CONFERENCIA DE INTERNACIONAL PRIVADO I: DILEMA DE LA COLABORACIÓN HUMANITARIA: HACIA UNA SIMBIOSIS SIN FISURAS

Es muy importante actualmente la cooperación de nuestras fuerzas armadas en los conflictos humanitarios que existen en el mundo. Este es un tema de mucho interés: la sociedad general global, incluyendo a aquellas sociedades que no pueden desarrollarse sin la colaboración del resto de naciones.

Nuestros ejércitos han llevado a cabo múltiples operaciones solidares en África, otorgando múltiples recursos, sobre todo médicos y alimenticios, para ayudar a mejorar las condiciones de vida de estos grupos más desfavorecidos a nivel global.

Los grandes conflictos, sobre todo provenientes de Oriente Medio (Siria e Irak). Lo que se oía ayer en las noticias sobre la ofensiva en Mosul va a provocar un nuevo éxodo, lo que va a exigir la necesidad de actuación conjunta de los países europeos para aportar recursos a aquella zona para dar alimentos a los desplazados y para la futura reconstrucción de las ciudades destruidas.

1.- Introducción.

Nuestro diccionario, al definir humanitario, dice que tiene como finalidad de aliviar los efectos que causan……*.

La misión principal del ejército no es la ayuda humanitaria, pero tiene una serie de misiones importantes, como el transporte estratégico, la escolta de convoyes y la reconstrucción de infraestructuras.

Hay que retroceder hasta los años 90 para encontrar esta acción humanitaria en todos los países. Encontramos en estas fechas el UNOSOM y el UNIPROPOR.

2.- Cometido de las Fuerzas Armadas.

Además del establecimiento inicial del ambiente nacional, también llevan a cabo estas acciones:

  • Reforma del sector de seguridad (RSS/SSR).
  • Diplomacia de defensa, asociacionismo y otros programas.
  • Desarme, desmovilización y reintegración (DDR), fundamental para la ayuda al desarrollo.
  • Desminado del suelo
  • …..*****

Hay que hablar aquí de si la cooperación cívico-militar (CIMIC) es ayuda humanitaria. Lo que se hace es reacción mediante impactos rápidos en zonas de peligro, pero en realidad eso no es en realidad cooperación humanitaria.

La finalidad del CIMIC es la obtención de una cooperación total de la población civil, autoridades, organizaciones y agencias en su área de responsabilidad con el fin de facilitar la misión y garantizar la seguridad de las tropas propias.

Hay que hablar también a continuación de confusión de roles. Esto se debe a que los militares muchas veces tienen que llevar a cabo las funciones de los demás grupos que intervienen en el conflicto y eso implica que se decantan por un bando.

3.- Coordinación cívico-militar en el contexto de las crisis humanitarias.

Esta coordinación es necesaria cuando existen impedimentos para la población para desplazarse lejos del conflicto debido a la existencia de minas en el camino, o a que se han destruido las vías de comunicación (puentes, carreteras, etcétera).

Las relaciones cívico-militares son el diálogo esencia y la interacción entre actores civiles y militares (OCHA). Para todo esto existen unas directrices de oro de la OCHA del año 2015. Toda intervención, según estas directrices, se tendrán que hacer según los principios de humanidad, neutralidad e imparcialidad. Y para las fuerzas militares se les exige intervenir como último recurso, así como evitar la asistencia directa (sí indirectas como logísticas y reconstrucción), así cmo siempre estar supeditadas a las organizaciones humanitarias, etc.

Naciones Unidas tiene una agencia para la asistencia humanitaria, que es la INTER-AGENCY STANDING COMMITEE, que agrupa a todas las agencias humanitarias en el mundo.

Por otro lado, también hay que hablar de la UN-CMCOORD FIELD HANDBOOK. También encontramos el CIVIL-MILITARY GUIDELINES & REFERENCED FOR COMPLEX EMERGENCIES.

Hay que tener presente también el Humanitarian Aid and Civil Protection (ECHNO).

4- La actuación de las fuerzas armadas españolas.

En primer lugar, hay que acudir a la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, y hay que tener en cuenta en particular los artículos 15 y 17 de esta Ley Orgánica. Por otro lado, hay que considerar las reales ordenanzas para las fuerzas armadas, concretamente su artículo 97.

¿En qué pueden contribuir? En ayuda, por ejemplo, en Afganistán, para el reparto de alimentos, y demás ayuda. Lo mismo en Mali.

El reto es encontrar un equilibrio entre lo militar y la presencia humanitaria, sin comprometer los fundamentos y la imparcialidad de la organización humanitaria. Por eso, se exige una precepción estereotipada, mediante la mejora de la comunicación entre el militar y la comunidad humanitaria. Para ello es necesaria una formación común en coordinación (desde el planeamiento a la ejecución).

Por otro lado también se exige la multilateralidad, más la privatización de la guerra (mayor complejidad y dificultad de la coordinación de la ayuda humanitaria).

JEROME LARCHE.

CORONEL JUAN MORA TEBAS. ANALISTA INSTITUTO ESPAÑOL DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS.

ALBERTO INFANTE CABALLERO.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s