Derecho Romano

TEMA 1

  1. Concepto del Derecho Romano

El Derecho Romano es el derecho que rigió Roma desde su fundación en el año 753 a. de C. hasta el año 565 d. de C. (13 siglos) momento en que desaparece en Oriente.

Este comenzó con unas instituciones muy básicas que posteriormente fueron desarrollándose.

El Derecho Romano es un ordenamiento jurídico perfecto (se conoce de principio a fin) y pervivió vigente en más lugares a parte de Roma (en Alemania por ejemplo estuvo vigente hasta el año 1900). Es un Derecho Histórico no vigente en la actualidad.

El Derecho Romano es:

  • El Derecho que se encuentra en la compilación de Justiniano (Corpus Iuris Civilis).
  • La tradición romanística, pero esta sufrirá influencias del derecho de otros lugares.
  • Es el conjunto de normas jurídicas que rigieron la vida social del pueblo romano desde su fundación hasta la muerte de Justiniano.
  • El Derecho Romano es entendido como la experiencia jurídica del pueblo romano.

Se debe tener un conocimiento histórico de las instituciones jurídicas romanas en su unidad sistemática y cómo ha influido este en el derecho actual. Se puede enfocar de 3 maneras:

  • Según la compilación de Justiniano: digesto, código e institución.
  • Según la tradición romanística: se mezclan elementos a partir de la muerte de Justiniano.
  • Conjunto de reglas jurídicas por las cuales se rigió el pueblo romano.

 

¡’. Razón y partes de su estudio.

 

El Derecho Romano es el alfabeto del derecho. Es el antecedente de nuestro ordenamiento jurídico y tiene una influencia directa en el actual derecho europeo.

Se puede observar todo su desarrollo y esto nos permite ver sus fallos y aciertos.

Desde el punto de vista de adaptabilidad a las nuevas circunstancias es un Ordenamiento Jurídico Perfecto.

El Derecho Romano es la manera tradicional de aprender los conceptos jurídicos básicos, nuestro Ordenamiento Jurídico actual es una proyección del Ordenamiento Jurídico Romano que se ha ido adaptando a las circunstancias.

Su estudio se divide en dos partes:

  • Derecho Público Romano y Sistema de Fuentes (11 temas).
  • Las Instituciones de Derecho Privado.

 

 

 

  1. Fuentes: concepto, clases y crítica.

FUENTE → Lugar de donde surge o emana algo (en este caso el Derecho).

Existen fuentes de conocimiento del derecho (aquellos instrumentos a los que acudimos para conocer el Derecho Romano, por ejemplo, una ley, un papiro, el Corpus Iuris Civilis de Justiniano, etc.) y fuentes de producción de organismos capaces de organizar el comportamiento social, por ejemplo, una Constitución, la distribución del Senado, etc.).

Las fuentes de conocimiento se dividen en:

  • Inmediatas: Nos proporcionan una información inmediata.
  • Mediatas: Nos permiten conocer el derecho a través de su comparación con otras fuentes.
  • Directas: Aquellas que por su proximidad nos conducen a la información.
  • Indirectas: Aportan información pero su intención no es aportarla directamente.
  • Técnicas: Documentos o escritos jurídicos.
  • Atécnicas: No dan información exclusiva dxe derecho sino que deriva de forma casual.

En la actualidad se entiende por FUENTES DEL DERECHO              Cualquier testimonio del mundo antiguo que se demuestre válido para aportar información sobre el ordenamiento jurídico romano.

 

  1. Etapas históricas del Derecho Romano.

Se distinguen 5 etapas:

  • Etapa arcaica desde 753 a. de C. al 367 a. de C. Comienza con la fundación de Roma y termina con la publicación de las leges liciniae sextiae (367 a. de C.). En esta época se producen dos regímenes políticos:
    • Monarquía, hasta el año 509 a. de C.
    • Periodo Republicano después.

En el 450 a. de C. se publica la Ley de las XII Tablas, se crea la figura del pretor (administrador de justicia).

  • Etapa republicana de 367 a. de C. al 27 a. de C. Dura hasta el momento en que se pasa de un régimen republicano democrático se pasa a un régimen imperial (sube al poder César Augusto). En Roma la jurisprudencia son las opiniones de los juristas. En esta etapa es fundamental la actividad de los juristas los cuales dan respuestas públicas. En el Imperio Romano dada su extensión se crea la magistratura del pretor peregrinus para resolver los conflictos entre romanos y extranjeros.
  • Etapa clásica de 27 a. de C. al 284 d. de C. Desde la ascensión de Augusto hasta que se pasa a una monarquía absoluta. El Ordenamiento Jurídico Romano alcanza la máxima perfección. El Derecho Romano ha llegado hasta nosotros gracias a la actividad de los juristas. En el año 212 d. de C. se concede la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio y a partir de ese momento el Derecho Romano se aplica a todos los ciudadanos, esto provocaría influencia de los derechos locales sobre el Derecho Romano, la llamada vulgarización del derecho.
  • Etapa postclásica de 284 d. de C. al 476 a. de C. En el 476 d. de C. se divide el Imperio Romano en dos: Imperio Romano de Occidente (capital Roma) y el Imperio Romano de Oriente (capital Constantinopla). En ese mismo año la parte Occidental cae en poder de los bárbaros y el rey Rómulo Augusto es sustituido por un rey bárbaro. En este momento nace la necesidad de codificar el derecho y así se van a compilar las constituciones imperiales, se compilan las leges y también se necesitan compilar los iura (escritos, opiniones de los juristas clásicos). En 426 d. de C. se crea el tribunal de los muertos (para intentar compilar el derecho a partir de este momento solo se pueden citar las opiniones de 5 juristas: Papiniano, Paulo, Ulpiano, Modestio y Gallo). En el 313 d. de C. el derecho se impregna de la religión cristiana tras el edicto de Milán, a partir de este momento se comienza a condenar la esclavitud y la poligamia.
  • Etapa justinianea de 476 a. de C. al 565 d. de C. El Emperador Justiniano toma el poder en 527 a. de C. y lo mantuvo en la parte oriental hasta el 565 d. de C., Justiniano intenta recuperar el viejo esplendor de Roma y componer un cuerpo jurídico igual para todo el Imperio y así crea el Corpus Iuris Civilis (Digesto, formado por las opiniones de los juristas, Instituciones, las enseñanzas, Código que recoge las leyes y Novelas).

 

TEMA 2

 

  1. Organizaciones precívicas y la fundación de Roma
  • Las poblaciones itálicas: llegaron en el segundo milenio a. de C. procedentes de pueblos cercanos al Danubio (pueblos indoeuropeos) y se asentaron en la península itálica. Los dos pueblos fundamentales fueron los latinos y los sabinos.
  • El segundo bloque de población fueron los etruscos que llegaron a la península itálica en el siglo VIII o IX a. de C. procedentes de Asia Menor a través del mar. Los etruscos poseían una cultura superior a la de los pueblos ya establecidos y dominaban la agricultura, la ganadería y la industria del hierro y del cobre. Políticamente estaban muy desarrollados y ya conocían la vida urbana. No construyeron un estado etrusco sino que crearon diferentes ciudades-estado independientes entre sí al frente de las cuales se situaba un monarca.
  • Los griegos llegaron en el s. VIII a. de C. Se situaron en el sur de Italia (Sicilia) en forma de colonias y mantenían relaciones con la metrópoli pero no dependían de ella. A estas colonias se las denominó Magna Grecia y desarrollaron un gran florecimiento económico y cultural.

 

Organizaciones precívicas → Organizaciones intermedias de llegar a la situación de ciudad-estado.

  • La familia es la organización más antigua (en origen patriarcal). La idea de familia es diferente a la de la actualidad. No era necesario mantener vínculos de sangre con el pater familias sino que el vínculo principal de unión era la sumisión al pater que era el cabeza de familia.
  • Las gens (grupos gentilicios), es más amplio que la familia. Cada gen tiene su propio nombre, cultos, dioses, sepulcros, territorios, etc. Se dedicaban a la agricultura y al pastoreo y se formaron debido a las uniones entre las familias (existía la figura de los “clientes”, ciudadanos libres que a cambio de una sumisión voluntaria se integraban en el grupo buscando protección y seguridad).
  • Las tribus, eran organizaciones existentes ya en la antigüedad, muy rudimentarias que poseían funciones políticas, militares y religiosas. En la fundación de Roma existían 3 tribus pero finalmente el número creció. También eran encuadramientos territoriales de donde surgía la población necesaria para la formación de ejércitos, en una palabra eran CIRCUNCISIONES ADMINISTRATIVAS. Actualmente sigue existiendo la duda de si Roma se fundó por la unión de tribus o las tribus se formaron tras la fundación de Roma.

 

 

La fundación de Roma

Existe la leyenda de Rómulo y Remo sobre la fundación de Roma, pero la verdad es que es Rómulo quien funda Roma en el 754-753 a. de C. y la organiza dividiéndola en 3 tribus, 30 curias y el Senado. Roma se funda a unos 20 kilómetros de la desembocadura del Tíber, en la zona de las 7 colinas o septimontium. A lo largo del tiempo Roma se va expandiendo. Su actividad principal es agropecuaria.

 

  1. El Estado Monárquico: fases y características de la constitución monárquica.

El primer régimen político fue la monarquía (754-509 a. de C.) y existen figuras que lo demuestran:

  • QRCE: quando rex comitiavit fas.
  • Interrex: figura política que gobierna tras la muerte de un rey y la coronación del rey siguiente.

La monarquía tuvo dos fases:

  • La monarquía latino-sabina → El rey es considerado primero entre los iguales respecto a la asamblea de pater familias. Es una monarquía popular, campesina y federalista.
  • Monarquía etrusca → Monarquía más perfecta en la que el rey tenía más poderes. Las características de esta son:
    • Monarquía vitalicia del rey.
    • Monarquía única (un solo rey).
    • Monarquía sin responsabilidades (el rey no respondía de sus actos).

No era una monarquía hereditaria ni electiva, el sistema de sucesión era político-religioso, muerto el rey el poder pasaba a un interrex (senador) que interpretaba la voluntad de los dioses y después proponía a la persona elegida por estos.

 

  1. Poderes del Rey

No son fijos y se van adquiriendo, van aumentando. En un principio el rey tenía un poder carismático (un humano aceptado por los dioses), pero en la fase etrusca el rey comienza a adquirir poderes militares. Los principales poderes de un rey son:

  • Militares

La función más importante de los reyes romanos era la función religiosa ya que todos los demás poderes derivan de los poderes religiosos ya que son un instrumento de poder. El rey es sumo sacerdote y regula la vida religiosa de la sociedad, es un intermediario entre los dioses y los hombres. El rey también tiene poderes militares pero están en directa relación con el poder religioso, este poder militar le permite dirigir al pueblo.

También poseía un poder legislativo (leges regiae → leyes rogadas por el rey y aprobadas por la Asamblea), y un poder jurisdiccional (capacidad de administrar justicia tanto civil como penal):

  • Civil → El Rey podía ejecutar leyes pero sobre todo tenía la función de controlar que se cumplan las leyes.
  • Penal → El Rey se encargaba de perseguir a los delincuentes (a través de órganos ciudadanos).

 

  1. El Senado

Era el consejo, la asamblea de los grupos gentilicios. En un principio eran 100 senadores aunque posteriormente este número fue aumentando.

Estaba compuesto por personas mayores, poderosas y respetadas, su función era la de aconsejar al rey (aunque el rey no estaba vinculado a seguir el consejo del Senado) y cuando éste moría se encargaba de la función de interrex (cinco días en el puesto cada senador).

Los senadores eran escogidos por el rey y se encargaban también de ratificar las decisiones de las asambleas.

 

  1. Comitia Curiata

Textualmente el significado es “unión de los combatientes”. Las curias eran divisiones de la población para realizar distintas funciones, eran lugares de reunión y existían 30 curias dentro de la ciudad- estado que poseían nombre propio.

3 tribus → 30 curias – 10 curias por tribu.

Sus fines eran religiosos, de defensa, militares y administrativos. Estas curias eran convocadas por el rey de manera ordinaria dos veces al año, el 24 de marzo y el 24 de mayo.

Funciones especiales de las Asambleas por curias:

  • Detestatio Sacrorum → admisión de renuncia a los dioses de una familia cuando se va a entrar en otra familia.
  • Ad Rogatio → cuando un pater familias pasaba a someterse a otro pater familias con todo su séquito.

La Comitia Curiata no tenía poder judicial y legislativo propiamente dichos.

 

  1. El Derecho Arcaico: mores maiorum, ius y fas.

El Derecho estaba constituido por mores maiorum               Todas aquellas normas, costumbres, usos sociales y modos de vida de los antepasados.

Estas costumbres poseían juricidad y se podía exigir su cumplimiento. Todas estas normas eran el ordenamiento no escrito de la estructura social. Si no se cumplían con los mores maiorum se estaba yendo contra la voluntad de los dioses. En un principio existía una interacción entre la norma religiosa y la norma jurídica, tanto que no se distinguen, pero posteriormente se produce una secularización que da lugar a:

  • Ius → Reglas de convivencia humana pero de acuerdo con la voluntad de los dioses.
  • Fas → Normas de voluntad divina, normas religiosas.

La paulatina secularización se produce por la vía procesal dando lugar a:

  • Iniuria → comportamiento opuesto al Ius (comportamiento contrario a un hombre).
  • Nefas → comportamiento opuesto al Fas (comportamiento contrario a la divinidad).

Las sanciones contra estos comportamientos eran diferentes.

 

  1. Ius Quiritium

Quirites → Hombres vigorosos físicamente.

Era un derecho de la aristocracia e interpretado por los sacerdotes, de cumplimiento por imperativo religioso sino se atentaba contra la voluntad de los dioses.

El Ius Quiritium es el antecedente del ius civile romanorum (derecho civil de los romanos por el que se regían los patricios), pero este no es aplicable al derecho primitivo y se encargaba de regular las relaciones interfamiliares (entre los jefes de cada familia).

Formaban parte del antiguo ordenamiento:

  • Los tratados internacionales (foederas).
  • Las Leges regiae (leyes del rey ante la asamblea).
  • Los mores maiorum.

Esta es la primera experiencia jurídica del Ordenamiento Jurídico del pueblo romano.

 

TEMA 3

 

  1. Tránsito de la Monarquía a la República

En el año 509 a. de C. se produce un cambio de sistema político pasando de la monarquía a la república.

Se barajan dos posibilidades para explicar este tránsito:

  • Un cambio violento → A partir de un levantamiento de la nobleza contra las reformas etruscas.
  • Un proceso lento y gradual → El rey acapara tantas funciones que comenzó a delegar poderes y esto provocó una pérdida tan grande de poder en el monarca que el sistema monárquico se fue diluyendo hasta que cambió al sistema de la república.

El nuevo régimen político trajo tres consecuencias importantes en los 3 pilares básicos: Magistratura, Senado y Asamblea.

El mando político y militar pasa a las magistraturas. El Senado se fortalece y adquiere mayor poder al igual que la asamblea del pueblo.

 

  1. Organización política, territorial, militar y social del Estado republicano

Esta fue una época con importantes tensiones políticas y económicas.

Mediante la organización tribal (en tribus) se organizaba la población del Estado, esta respondía a fines militares pero era escasa y el número de tribus fue creciendo, hasta llegar a 35 tribus (en la fundación de Roma solo existían 3 tribus).

La organización tribal servía para cuestiones administrativas y militares pero para cuestiones políticas no se organizaba el pueblo en tribus sino que la organización política se realizaba por centurias (de una organización por centurias del ejército derivan las asambleas por centurias para las funciones políticas).

El criterio que regía era un criterio timocrático (criterio económico) lo que lleva a la organización de la población por clases: 193 centurias:

  • 18 de caballería (los más ricos)
  • 170 de infantería:
    • 80 de primera clase (censo superior a 100.000 ases).
    • 20 de segunda clase (censo superior a 75.000 ases).
    • 20 de tercera clase (censo superior a 50.000 ases).
    • 20 de cuarta clase (censo superior a 25.000 ases).
    • 30 de quinta clase (censo superior a 12.500 ases).
  • 5 auxiliares (músicos, obreros, portadores de banderas, que no poseían capacidad económica para comprar armamento).

Al frente del estado republicano había dos cónsules y cada uno de ellos poseía todo el poder (el consulado era una magistratura). Debido a este hecho se produjo el desdoblamiento del ejército en dos bandos al frente de cada uno de los cuales se situaba un cónsul. El servicio militar era obligatorio para los ciudadanos romanos.

Funciones de los cónsules:

  • Declarar la guerra.
  • Reunirse para llevar a cabo las levas militares.
  • Elegir a los magistrados mayores (cónsules, pretores…).
  • Practicar la justicia criminal.

 

Estructura social

Había claros grupos sociales sin conciencia de clases:

  • Orden senatorial → Grupo social homogéneo de grandes y ricos terratenientes que controlaban la vida política y eran familiares de senadores. La nobilitas era el grupo más destacado. Hay dos grupos que pertenecen a este orden senatorial:
    • Los optimates → Defensores del orden establecido en el orden senatorial.
    • Los populares → Menos conservadores y a favor del pueblo.
    • Orden ecuestre → Formado por las familias de los que habían prestado el servicio militar en caballería, eran ricos y prestigiosos.
    • El pueblo → Grupo social muy heterogéneo que abarcaba a la aristocracia municipal, a los mercaderes, a los comerciantes, a los artesanos… (a todos los que no pertenecen a los dos primeros órdenes).

Por encima de estos tres grupos sociales hay que hablar de la división entre patricios y plebeyos. Esta división proviene de antiguo:

  • Patricios → Orden senatorial y ecuestre
  • Plebeyos → Pueblo (generalmente)

También se puede destacar a los clientes (eran los que se sometían a otra familia para buscar protección) y a los esclavos.

 

Patricios               Poseían todo el poder y los privilegios, son los titulares de las tierras de cultivo, interpretan la voluntad de los dioses, eran los dueños del dinero y se repartían entre ellos los terrenos conquistados en las guerras. No estaba permitido el matrimonio patricio-plebeyo.

Hasta el año 367 a. de C. se producirán luchas y grandes conflictos entre ambos grupos.

En el año 450 a. de C. (Ley de las XII Tablas) se consigue cierta estabilidad en esta lucha patricios-plebeyos debido a que se reducen las cargas militares y se reforma la ejecución personal sobre el deudor insolvente.

Los patricios eran descendientes de los antiguos 100 jefes que formaban el Senado.

 

Plebeyos               La aparición de los plebeyos no fue una creación artificial de los patricios sino que en su formación influyen muchos elementos:

Lo más probable es que se formase con personas de origen diferente.
  • Causas étnicas (extranjeros, libertos).
  • Razones económicas

 

No tenían conciencia de grupo. Es un colectivo residual formado por gentes de diferentes culturas, costumbres, lenguas, etc.

 

Luchas entre patricios y plebeyos

La plebe lucha contra los patricios en tres direcciones:

  • Reivindicaciones políticas → Pretendían que personas de su grupo pudieran ocupar magistraturas.
  • Socialmente → La abolición de la prohibición del matrimonio patricio-plebeyo (ius connubii).
  • Económicamente → Que los plebeyos insolventes no cayesen en la esclavitud, obtención de préstamos más baratos y obtener tierras conquistadas al enemigo.

Para lograr todo esto se produjo una revuelta social. En el 494 a. de C. los plebeyos se niegan a formar parte del ejército romano y a contribuir económicamente con este. Al final se llegaron a una serie de acuerdos y finalizó la secesión. En este momento la plebe toma conciencia de grupo (fuerza organizada y jefes políticos) y se forman los tribunos de la plebe.

  • Año 471 a. de C. → los tribunos comienzan a ser elegidos por asambleas plebeyas.
  • Año 450 a. de C. → Ley de las XII Tablas.
  • Año 448 a. de C. → Los tribunos plebeyos se convierten en magistrados estatales.
  • Año 445 a. de C. → Se permite el matrimonio patricio-plebeyo, abolición del ius connubii.
  • Año 367 a. de C. → (Leges Licineae Sextiae) Se permite que un plebeyo sea cónsul.
  • Año 339 a. de C. → Las decisiones de las asambleas vinculan a la población.
  • Año 286 a. de C. → Reunión de asambleas patricias y plebeyas.

 

 

 

 

 

 

  1. Las XII Tablas: narración tradicional

Las XII Tablas es un hito en la historia del Derecho Romano ya que cierran un periodo de inestabilidad política; pero no colmaron todas las peticiones de los plebeyos. Es la fuente de todo el derecho público y privado. Fueron elaboradas por una comisión de diez miembros (decenvirato legislativo) además de una comisión de 3 miembros (triunvirato) que visitaron la ciudad griega de Atenas para informar sobre las ideas jurídicas que fueran aprovechables y redactadas en 450 a. de C. (se redactan las 10 primeras tablas y en 448 a. de C. fue completada con 2 tablas más).

Esta ley surgió a partir de las constantes luchas entre patricios y plebeyos (revueltas de la plebe).

 

  1. Crítica
  • Se ha llegado a poner en duda la existencia de esta ley ya que no nos ha llegado directamente sino que se ha ido reconstruyendo a partir de diferentes citas.
  • La ley fue redactada por patricios con lo que no fue un triunfo total de la plebe.
  • Además de la lucha patricios-plebeyos esta ley surgió por el convencimiento de la necesidad de poseer un derecho (ordenamiento) escrito.

 

  1. Contenido jurídico fundamental

Con la Ley de las XII Tablas el derecho adquirió certeza (superación de las viejas costumbres y de la tradición oral).

Aparecen diferenciadas las normas jurídicas de las normas religiosas y se distingue entre normas antiguas y  normas actuales (tiene un cuerpo legal casi completo).

En las 10 primeras tablas se muestra el interés por conseguir la igualdad social, reconocimiento de los derechos personales, idea de protección de los derechos, reforma en el ámbito penal. Las dos últimas tablas hablan de normas diversas como por ejemplo la prohibición del matrimonio mixto (entre diferentes clases sociales).

  • Tablas I, II y III → Tratan de derecho procesal. Defienden los derechos patrimoniales de unos ciudadanos frente a otros (sistema procesal de las legis acciones). Se encauza la defensa privada a través del ordenamiento jurídico.
  • Tabla IV → Derecho de Familia. En esta época la familia es agnaticia (la familia se centra en la patria potestad, en el poder del padre de familia). La sumisión a un jefe (el pater familias) es el lazo de unión. Se regula el matrimonio y una forma de divorcio, la usurpatio trinoctii (la mujer obtiene el divorcio si pasa al menos 3 días al año fuera de casa).
  • Tabla V → Tutela, curatela (poderes a los que están sometidos los menores, las mujeres y los insanos) y se regula el derecho hereditario (casos de muerte sin testamento) heredando en primer lugar los hijos, en segundo la familia próxima y por último los miembros del grupo gentilicio.
  • Tabla VI → Regula los derechos jurídicos. Declaración de voluntad privada tendente a producir un efecto jurídico.
    • Nexum: auto entrega de uno a otro hasta cumplir la deuda para garantizar el cumplimiento de la obligación.
    • Mancipatio: Entrega de un bien a cambio de un precio, era una forma de adquirir las cosas.
  • Tabla VII → Se regula la propiedad y sus limitaciones. Estaba reflejada la figura del usucapio, es decir, coger por el uso, es adquirir la propiedad de una cosa por el uso continuado de la misma por un periodo de tiempo. Si el uso era de un inmueble (una finca) por dos años se pasaba a ser propietario de él y por un año si se trataba de un objeto mueble.
  • Tabla VIII y IX → Regulan el derecho penal. Los delitos podían ser castigados de dos formas:
    • Ley del Talión, ojo por ojo y diente por diente.
    • Penas pecuniarias (económicas).

Los delitos dolosos, las lesiones y el hurto son también regulados mediante estas tablas.

  • Delitos dolosos → Voluntad, intención de cometer actos contrarios al ordenamiento jurídico, por ejemplo el parricidio (muerte violenta de una persona libre).
  • Lesiones graves y leves.
  • Hurto → Apoderamiento de las cosas ajenas contra la voluntad de su dueño. 2 tipos de hurto:
    • Manifiesto → Cuando se coge al ladrón robando, en el lugar del delito, o con el objeto robado.
    • Ladrón libre → Es entregado a la víctima.
    • Ladrón esclavo → Pena de muerte.
    • No manifiesto → Cuando se llega al convencimiento de que alguien es el ladrón a través de pesquisas posteriores.
    • Ladrón libre → Pagar el doble del objeto sustraído.
    • Ladrón esclavo → Pena de muerte.
    • Tabla X → Derecho sacro. Se hacen alusiones a conjuros (reunión de varias personas para llevar a cabo una acción determinada), encantamientos (efectos producidos por seres animados), exorcismos (acción para hacer prestar juramento a alguien), hechizos (crear un maleficio sobre alguien).
    • Tabla XI → Regula el cobro excesivo de intereses, los falsos testigos, se prohíbe el exceso de lujo en los funerales y la presencia de plañideras.
    • Tabla XII → Se sigue prohibiendo la posibilidad de contraer matrimonio entre patricios y plebeyos.

TEMA 4

 

  1. Las Magistraturas: concepto, caracteres generales y clases

Magistrado                 Individuo elegido por una asamblea para ejercer el poder durante un periodo de tiempo, es la función pública de la que se enviste un ciudadano, aunque en sentido estricto solamente los patricios podían ser magistrados.

 

CARACTERES GENERALES:

  • Electividad → Las magistraturas son elegidas por las asambleas.
    • Magistrados mayores (elegidos en la Comitia Centuriata).
    • Magistrados menores (elegidos en la Comitia tributa).

El sistema de institución jurídica era un sistema de cooptacion (el magistrado saliente nombra al entrante, cosa que explica que el poder estuviera durante años en manos patricias) en donde unos tienen la facultad de elegir a los que les van a suceder (la asamblea solamente ratifica esta decisión). La elección se realizaba en la ceremonia de la renuntiatio (ceremonia que daba publicidad a los nuevos magistrados).

Durante el mandato de un magistrado nadie le podía exigir responsabilidades.

  • Anualidad → Para que todos pudieran ostentar cargos públicos se establece un periodo de tiempo en el mandato de un año. Las elecciones se realizaban antes del comienzo de año y los designados (designati) podían comenzar a realizar el programa para su futura gestión.

Hay 3 excepciones a esta anualidad:

    • Dictator → Magistratura que surgía para casos especiales como por ejemplo una revuelta social, duración de 6 meses o hasta la finalización del problema.
    • Censor → Persona encargada de hacer el censo, el mandato duraba 18 meses o hasta que terminaba el censo (elegidos cada 5 años). Eran los más respetados pues anteriormente habían sido cónsules.
    • La prorrogatio imperii → Mediante la cual se permitía al Cónsul mantener por más tiempo sus funciones en tiempo de guerra pero ya no era cónsul (procónsul) y estaba limitada a otro año más o hasta la finalización de la guerra.
  • Colegialidad → Cada magistratura es desempeñada por varias personas a la vez y cada una tiene todo el poder. Cuando existía discrepancia entre magistrados existía la intercessio o derecho de veto: cada uno de los magistrados puede paralizar la actividad de otro, esta figura no se utilizó con frecuencia. Esta intercessio se interponía a través de la voluntad de los dioses o manifestándolo ante el Senado o la Asamblea.

Los magistrados se repartían las actividades por días o por aspectos para que de esta manera la vida pública no se paralizase. Frente a los abusos de un magistrado existía otro que le podía vetar (ventaja para el pueblo), uno de los derechos de los tribunos de la plebe era el de la intercessio frente a los magistrados patricios.

  • Gratuidad → Los magistrados no cobran por su trabajo y en ocasiones era una carga, sin embargo las magistraturas eran muy deseadas lo que conllevó la aparición del:

Crimen de ámbito → Soborno de los votantes para salir elegido magistrado.

Ser magistrado conllevaba signos externos de poder que lo hacían atractivo (los magistrados iban acompañados por un séquito). A pesar de la gratuidad, en la práctica, cuando los magistrados se desplazaban a las provincias se les pagaba el viaje, el alojamiento y la comida, lo que hoy en día llamamos dietas.

  • Responsabilidad → El día que tomaban el poder los magistrados juraban fidelidad a las leyes (en un plazo máximo de 5 días) y al terminar debían jurar que habían cumplido con la legalidad porque su mandato nadie podía exigirles responsabilidades (salvo en el caso de la intercessio). Para evitar actos de exceso de poder existía:

La provocatio ad populum → Que significa llamada al pueblo. Cuando a un ciudadano se le había impuesto una sanción excesiva se acudía a la asamblea del pueblo para que ratificase o rectificase dicha sanción

 

CLASES DE MAGISTRATURAS

  • Una distinción es la de patricios y plebeyos (esta es antiquísima).
  • Ordinarias → Se dan en la vida normal de la ciudad.
    • Ordinarias permanentes → Cumplen el requisito de la anualidad (p.e. pretor, quaestor).
    • Ordinarias no permanentes → No cumplen el requisito de la anualidad (p.e. censor).

Extraordinarias → Para hacer frente a una situación excepcional por ejemplo el dictator.

  • Magistrados mayores → Elegidos por la comitia centuriata (cónsules, pretores).

Magistrados menores → Elegidos por la comitia tributa (estos tienen menor poder que los magistrados mayores).

  • Magistrados curules (patricios) con derecho a sentarse en la silla de marfil en los actos públicos.

Magistrados no curules (plebeyos) sin derecho a sentarse en la silla de marfil en los actos públicos.

  • Según el poder se distinguen magistrados cum imperium y sine imperium.
  • Por último magistrados con mayor, par o minor potestas (potestad).

 

  1. Poderes de los Magistrados

Todo el poder que tenga un magistrado se le denomina imperium o potestas.

Todos los magistrados tienen potestas pero solo unos pocos poseen imperium.

  • El Imperium:

Es la autoridad y el poder supremo de mando, teóricamente poder absoluto e ilimitado. Es el poder de mando supremo de los magistrados mayores (es un poder reconocido).

    • Imperium domi (poder en casa, en Roma).
    • Imperium militiae (poder militar en la guerra).

Funciones:

    • Ius auspiciorum, toma de los auspicia (interpretación de la voluntad de los dioses).
    • Tiene el mando militar (reclutamiento de tropas, reparte el botín, forma las legiones).
    • La coercitio (facultad de imponer y dar órdenes a los ciudadanos que si no las cumplen imponer sanciones personales y patrimoniales).
    • La iurisdictio o capacidad jurisdiccional (capacidad de resolver disputas entre particulares).
    • El ius edicendi (facultad de publicar edictos que más tarde pasará a ser el ius honorarium).
    • El ius agendi cum patribus (capacidad de convocar al senado).
    • El ius agendi cum populo (capacidad de convocar asambleas).
  • La Potestas:

Facultad que tiene un magistrado de expresar en cada momento la voluntad del Estado, es un poder inherente al cargo. Sirve para dirimir conflictos que surjan entre los magistrados, esta relacionada directamente con la intercessio o derecho de veto.

 

  1. Diversas Magistraturas
  • Cónsul: Posiblemente fue la primera magistratura. Es la de más alto rango dentro de las ordinarias, en el 367 a. de C. se establece la colegialidad perfecta. Los cónsules podían ser patricios o plebeyos, es una magistratura anual, elegidos en la comitia centuriata y tienen poder de imperio, los máximos honores.

Se da la eponimia → Los años se conocían por los nombres de los cónsules.

Competencias fuera de Roma: Dirigir la guerra (la guerra era declarada por la asamblea no por el cónsul).

Competencias en Roma: Facultad de convocar al Senado (ius agendi cum patribus), convocar la asamblea y presidirla (ius agendi cum populo), capacidad de dar órdenes, capacidad de coercitio y de iurisdictio (aunque el cónsul delegó esto último a los pretores).

El cónsul tenía el máximo poder político y prestigio social, provenían de la tradicional nobilitas. Con el tiempo el consulado fue perdiendo poderes y el Senado y las asambleas fueron ganándolos, al final de la república este magistrado termina por desaparecer.

 

  • Dictator: Magistratura extraordinaria suprema a caballo entre la monarquía y la república. El dictator es único por lo que no está sujeto a colegialidad. Tenía un imperio maius (poder sobre todos los magistrados). Era elegido para seis meses o hasta que se cumplía el problema al que se le asignaba. Sus decisiones no se podían discutir y estaba más allá de la intercessio. Era nombrado por el cónsul, no por las asambleas para hacer frente a peligros y problemas internos o externos (guerra, recueltas, etc.).

Dos tipos de dictator:

  • Dictator optima lege creatus (mayor poder).
  • Dictator inminuto iure (menor poder).

La dictadura se dio en muy pocos casos.

 

  • Censor: Es la magistratura de más alto rango político, la cima de la carrera política. Es una magistratura ordinaria, no permanente (no cumple la anualidad), apareció para descargar a los cónsules de llevar la tarea del censo, a pesar de su poder no poseían imperium pero sí potestas. Cada 5 años se elegía un censor para elaborar el censo y duraba en el cargo 18 meses.

Elaboraban el censo y al finalizar este se celebraba una ceremonia religiosa llamada Lustrum Condere Lustratio.

Los censores tienen la potestas maxima y no se les podía vetar mediante la intercessio.

Entre sus funciones a parte de elaborar el censo estaban también el control de las costumbres con las notas censorias y si el ciudadano poseía una conducta irregular (nota censoria) perdía la capacidad de voto, también administraban y arrendaban el terreno público y podían nombrar senadores. Normalmente los que llegaban a censores habían sido cónsules, esta magistratura desapareció al final de la república.

 

  • Pretor: Magistratura ordinaria permanente con imperium, probablemente su función principal pudo ser la militar. El pretor surge con las leges licineae sextiae en 367 a. de C. para ser un magistrado puramente jurisdiccional, en un principio era magistrado único pero después llegaron a ser hasta 6: pretor urbano, pretor peregrino, para Sicilia, para Cerdeña y dos para Hispania.

Su principal función era jurisdiccional (hacer de jueces). Podía convocar a la asamblea para nombrar magistrados menores y poseía la toma de auspicia (Ius auspiciorum).

Aparece un nuevo sistema procesal:

Ordo iudicidum privatorum      → legis acciones

                                                         → procedimiento per formulas    → in iure

                                                                                                                    → apud iudicem

El pretor podía publicar edictos (normas procesales por las que se iba a regir su mandato). Esta magistratura no desapareció al final de la república.

 

  • Ediles: Eran los encargados de custodiar un templo y era una magistratura plebeya pero con el paso del tiempo se crearon ediles curules (patricios). No hay colegialidad entre ellos y son nombrados de diferente manera: ediles curules elegidos por la comitia tributa, los ediles plebeyos elegidos por la asamblea de plebeyos. Los ediles no tienen imperium pero si potestas. Su función más importante: vigilancia de los mercados y hacían de policía de la ciudad y crearon una normativa para regular las compras y las ventas.

 

  • Cuestores: Es la magistratura de menor rango, es antiquísima y ya existía en la monarquía. Los primeros cuestores eran asesores del monarca para perseguir delitos (especialmente el de parricidio).

Durante la República eran asesores del cónsul en materia financiera y económica y son nombrados por la comitia tributa y anteriormente por el cónsul.

Después aparecen los cuestores militares (materia económica y financiera relacionada con el ejército) dependiendo siempre del cónsul.

Funciones:

  • Gestión económica de la ciudad.
  • Gestión del tesoro público.
  • Vigilar el pago de impuestos.
  • Perseguir a los deudores del Estado.
  • Perseguir a los autores de los parricidios.

 

  • Los tribunos de la plebe: Su origen está en el momento en que la plebe adquiere conciencia de grupo social (en el 494 a.C. con la primera secesión).

El tribuno de la plebe es un magistrado de la plebe, revolucionario y antipatricio en un principio, para pasar a ser posteriormente un magistrado del Estado (498 a.C.). Eran elegidos en las asambleas de la plebe y posteriormente en la comitia tributa (asambleas para elegir magistrados menores).

Funciones:

  • Auxilii latio adversus consules (defender al pueblo de las decisiones de los cónsules), de esta deriva la intercessio.
  • Summa coercendi potestas (facultad de obligar a los ciudadanos a pagar, poner multas, arrestar a los ciudadanos).
  • Ius agendi cum plebe (convocar asambleas plebeyas).
  • Cierta iurisdictio entre los plebeyos.

En el momento de su creación el tribuno se hizo con un halo de santidad, aquel que atacara a un tribuno podía ser matado, eran vistos como magistrados sacrosantos, terminaron por decaer al final de la época republicana.

 

  1. Las asambleas populares: concepto, clases y funciones

Asamblea = Comitia

Asambleas                  Reuniones del pueblo romano convocadas por quien tuviera la autoridad para la participación política popular para tomar decisiones. La asamblea más antigua es la comitia curiata que era un tipo de asociación por tribus o curias. A finales de la república este tipo de asamblea era solamente simbólica y fue sustituida por la comitia centuriata (asociación por centurias) y la comitia tributa (los plebeyos se reunían en la comitia plebis tributa).

Contiones               Asambleas no formales en las que no se hacía nada más que preparar la asamblea por centurias.

 

  1. Comitia centuriata

Es el tipo de asociación más importante, deriva de la organización por centurias (el ejército acaba por convertirse en una asamblea) desde el 450 a. de C. Con este sistema las clases más bajas no llegan nunca a tomar decisiones, son los más ricos los que deciden (patricios y algunos plebeyos). La convocaban los magistrados que tenían poder de imperium, la comitia centuriata las convocaban los cónsules.

Funciones:

  • Convocatoria comicial y rogaciones legislativas

Las asambleas se celebraban fuera de la ciudad, en el Campo de Marte, eran convocadas por el magistrado presidente en un día hábil (fasto).

El magistrado hace la propuesta de una ley, después se votaba oralmente. El voto podía ser afirmativo o negativo, cuando el voto era secreto se ponía en una tablilla “UR” (Uti Rogas) si era afirmativo o “A” (antiquor) si era negativo, esto en la aprobación de una ley (tema legislativo).

En el tema judicial el voto era “A” (absolvo) o “C” (condemna). Después se procedía al recuento y se hacía público el resultado.

Rogaciones legislativas → Son las propuestas de ley del magistrado presidente (capacidad para aprobar leyes).

En una ley se pueden distinguir 3 partes:

  • Praescriptio → Encabezamiento de la ley en el que aparece el nombre del magistrado y la fecha. Las leyes se solían conocer por el nombre de los magistrados proponentes, por su contenido o por ambas.
  • Rogatio → Es el contenido de la ley propiamente dicho.
  • Sanctio legis → Son las cláusulas que van al final de la ley.

La característica general de las leyes es la generalidad y la abstracción.

Una vez que la asamblea aprobaba una ley esta debía ser ratificada por el Senado.

 

  • Funciones electorales y jurisdiccionales (provocatio ad populum)
    • Funciones electorales → Es la función de elegir magistrados. Los magistrados mayores eran elegidos por la comitia curiata. El magistrado presidente observaba los requisitos e idoneidad de los candidatos para proponerlos ante la asamblea.
    • Funciones judicialesProvocatio ad populum (derecho de todos los ciudadanos de acudir ante la asamblea en el supuesto de que se les hubiera impuesto una multa superior a los 3020 ases o en caso de ser condenados a la pena de muerte. También tenían otras funciones judiciales con respecto al delito de alta traición contra el Estado.

 

  • La Reforma de la Comitia Centuriata

Bajo un  sistema democrático los resultados obtenidos en los comitia centuriata eran unos resultados antidemocráticos debido al sistema de votación. Debido a esto se necesitó urgentemente una reforma para reducir los privilegios de la clase superior.

Esta reforma cambió el orden de voto y se estableció por sorteo (en lugar de la clase social) además de adecuar el número de centurias el número de tribus para que todas las tribus tuvieran el mismo número de centurias.

 

  1. Comitia tributa

Son asambleas por tribus que poseen un origen civil y no militar. Las tribus se organizan por divisiones territoriales. En el año 241 a. de C. existían 35 tribus, las cuales 4 eran urbanas y 31 rústicas, en estas prevalecía el criterio de la riqueza, los más ricos eran aquellos que eran propietarios de las tierras (tribus rústicas).

Funciones →

  • Se elegían a los magistrados menores (electoral).
  • Se votaban las leyes (legislativo).
  • Funciones judiciales (multas menores a 3020 ases).
  • Funciones religiosas.

Esta asamblea por tribus era más fácil de convocar que las asambleas por centurias (ius agendi ad populo = derecho de convocar al pueblo, a las asambleas).

 

 

 

  1. Concilia plebis

La concilia plebis tributa era una asamblea por tribus pero solamente para plebeyos. Estas asambleas eran convocadas por el tribuno de la plebe.

Funciones →

  • Electorales (se eligen a los magistrados plebeyos, tribunos y ediles).
  • Legislativas (se votaban las leyes llevadas a cabo por los ediles y los tribunos de la plebe).

 

  1. El Senado: estructura y competencias

El Senado pervivió durante toda la historia de Roma, su nombre proviene de senes = anciano. En tiempos de Rómulo había 100 senadores pero posteriormente la cifra solía rondar los 300.

Sus principales funciones eran:

  • Interregnum.
  • Aconsejar al monarca.
  • Auctoritas patrum (ratificación del Senado de la decisión de la asamblea).

Durante la República es el órgano básico para dirigir la política de Roma.

Hasta el siglo IV solo eran senadores los patricios, para llegar a ser senador había que haber pasado previamente por una magistratura. Los senadores eran nombrados por el censor.

El cargo de senador podía ser abandonado por:

  • Nota censoria (el censor le expulsa del cargo).
  • Por no ser ciudadano romano.
  • Por muerte.

El Senado era convocado por un magistrado con imperium (ius agendi cum patribus) a través de edictos pregoneros y se reunían en un templo consagrado a Júpiter. El voto del senado era per decissionem y no se permitía la abstención.

El Senado no vinculaba a ningún magistrado, aunque vinculaba siempre ya que si algún magistrado se negaba a seguir el mandato del Senado a quien había pedido consejo estaba yendo contra el Senado y podía ser vetado.

Aparte del interregnum  y de auctoritas patrum el Senado tenía otras funciones como:

  • Financieras (el Senado fijaba los tributos, los impuestos, suministraba fondos para las campañas militares y acuñaba moneda).
  • Religiosas (solo cuando estaba en juego el interés público).
  • Militares (controlaba el desarrollo de la guerra, organización en provincias el territorio conquistado, fundación de colonias).
  • Política exterior (los magistrados no la podían llevar por su mandato anual, no siendo así con los senadores que su poder era vitalicio).
  • Política interior (control de la formación de sociedades y disuelve las peligrosas).
  • Jurisdiccional (el Senado podía suspender las garantías constitucionales en casos especiales).

El Senado lleva un estricto control de la vida política (los senadores no podían abandonar Roma).

 

  1. Interregnum y auctoritas
  • Interregnum Es una competencia del Senado desde la época monárquica y se prolonga durante la República.

República → Periodo de vacancia en la masgitratura suprema ordinaria republicana: el consulado, el poder vuelve al Senado y lo ocupa durante 5 días un exconsul.

Monarquía → Periodo de vacancia del rey.

Esta institución fue perdiendo importancia y terminó por desaparecer.

  • Auctoritas patrum Aprobación o convalidación de las disposiciones legislativas tomadas en las comitia centuriata. Sistema del Senado de controlar las decisiones tomadas en las asambleas (en todas menos en la concilia plebes tributa). La lex podía ser matizada por el Senado, esta institución decayó porque al final se convirtió en un visto bueno preventivo.

 

TEMA 5

 

  1. El Derecho republicano

Es el comprendido entre los años 367 y 27 a. de C. Es un derecho acorde con su época. Al principio el derecho tiene ciertas connotaciones religiosas pero lentamente se seculariza en tanto que este se hace público y en cuanto se desvincula de los aspectos religiosos.

Los juristas hacen evolucionar el derecho: lo interpretan y resuelven las dudas jurídicas de modo público y gratuito.

La labor jurisprudencial tenía dos vertientes:

  • Directa → Ofrece respuestas públicas.
  • Indirecta → Interpreta las normas, una ley, un edicto del pretor…).

 

  1. La Jurisprudencia pontificial

Durante los tres primeros siglos el saber jurídico estuvo reservado a los colegios pontificiales y a los colegios sacerdotales, su función era asesorar a los magistrados y a los jueces e interpretar las leyes, no se encargaba de divulgar el derecho. Controlaban los ritos y actos más importantes de los ciudadanos romanos. Para administrar justicia se debía elegir un día fasto (es decir hábil) y esto solo lo sabía el colegio pontificial.

Controlaban:

  • La detestatio sacrorum → La entrada de un ciudadano en una familia nueva renunciando a los dioses de la familia anterior.
  • La confareatio → Reforma del matrimonio solo entre patricios y dirigida por un Pontífice Máximo.
  • Las legis actio sacramento → Una forma procesal por la que se resolvían los conflictos entre particulares.

La función sacerdotal se alcanzaba a través de razones de nacimiento, riqueza y situación política, normalmente eran exmagistrados patricios de familias pudientes.

El Ordenamiento Jurídico romano comenzó a desarrollarse a través de la jurisprudencia pontificial.

Ser sacerdotes fue el último cargo que los patricios permitieron ocupar a los plebeyos.

 

  1. La jurisprudencia laica y sus funciones

El monopolio de la jurisprudencia pontificial se quiebra por:

  • La publicación de las XII Tablas.
  • El Ius Civile Flavianum. Gneo Flavio, escriba de un censor llamado Apio Claudio, en 300 a. de C. publica un calendario con los días hábiles y las fórmulas procesales que pretende hacer accesible su conocimiento en los estratos más bajos de la sociedad. El Ius Civile Flavianum coincide en el tiempo con la ley que permite a los plebeyos ser sacerdotes.

Siglo IV destacan dos juristas: Sempronio el Sabio y Gayo Scipio Nasica.

Siglo III Tiberio Coruncanio es el primer Pontífice Máximo de origen plebeyo, es el primero también en enseñar el Derecho públicamente.

Siglo II Sexto Elio escribe la obra “Tripertita” (las XII Tablas seguido por una interpretación suya). Esto último supone la secularización definitiva del Derecho.

Funciones de la jurisprudencia republicana laica:

  • Respondere → Dar respuestas públicas.
  • Agere → Actuación de estos juristas ante los tribunales diciendo qué norma debe aplicarse.
  • Cavere → Asesorar a los particulares para concluir negocios jurídicos.

Con todo esto se rompe definitivamente el hermetismo de la jurisprudencia pontificial y del monopolio del saber jurídico.

 

  1. La evolución del ordenamiento. Ius-Lex.

Ius y Lex son dos grandes modos de producción política.

  • Ius → Normas tradicionales del antiguo ordenamiento que van siendo reelaboradas o modo de producción espontánea del derecho.
  • Lex → Normas que publica un legislador y las cuales se pretende aplicar a todos.

Ambas son fuentes distintas de producción del derecho.

La diferencia entre Ius y Lex depende de tres cuestiones:

  • Del modo de producirse.
  • De su contenido.
  • De su modo de manifestarse.

Antítesis IUS ↔ LEX PUBLICAE                  – Ius: Es el medio de producción del Derecho por medio de los juristas.

  • Lex publicae: Ley aprobada por la asamblea comicial.

En la época imperial ius y lex van a tomar otro significado:

  • Ius → Escritos de los juristas clásicos. Cuando se codifican dan lugar a los iura.
  • Lex → Constituciones imperiales. Cuando se codifican dan lugar a los legis.

Tanto ius como lex encierran las normas fundamentales por las cuales se ha de regir la convivencia de los ciudadanos.

 

  1. Leges publicae: concepto, estructura y clases de leyes

Lex → Todos aquellos estatutos de una asociación.

  • Lex publica → Acto normativo de aprobación comicial.
  • Lex privata → Acuerdo entre particulares.

Origen: Las leges publicae aparecen cuando las asambleas por centurias se convierten en asambleas políticas. Eran leyes rogadas por un magistrado y que la asamblea aprobaba. Nacen cuando el pueblo se da cuenta que es objeto y sujeto de sus propias normas.

Definición:

  • Según Ateio Capitón: “Ley es la orden general del pueblo y de la plebe a ruego de un magistrado”.
  • Según Cayo: “La ley es lo que el pueblo manda y ordena”.
  • Según Papiniano: “La ley es precepto y pacto común de la República”.

En todas estas definiciones se observa el binomio PUEBLO-MAGISTRADO, además la ley debía ser aprobada por el Senado.

Clases de leyes:

En Derecho Romano existen unas 800 leyes de las cuales solo 30 son de Derecho Privado, lo que demuestra que las leges eran la regulación de la civitas, y el Ius quedaba en el ámbito del Derecho Privado.

  • Lex perfectae → Es perfecta cuando prohíbe, anula y castiga.
  • Lex minus quam perfectae → Prohíbe y castiga un acto pero no anula dicha actuación.
  • Lex imperfectae → Prohíbe pero no castiga ni anula.

 

  1. Los edictos y el ius gentium republicano

Edictos

La función de adaptación del ordenamiento a la actualidad la llevan a cabo los magistrados ya que estos poseen dicha capacidad (Ius edicendi). El Derecho que se va creando por parte de estos magistrados recibe el nombre de ius honorarium.

El Ius honorarium se desarrolló con el cambio del sistema procesal romano y trajo consigo un aumento en la publicación de edictos.

El pretor con la publicación del edicto va creando Derecho (ius honorarium) y así se va renovando el ius civile.

El edicto constaba de:

  • Una parte perteneciente al edicto del magistrado anterior (edictum traslaticium)
  • Una parte nueva introducida por el magistrado nuevo (pars nova).

En un principio los pretores no estaban obligados a seguir el programa publicado en su edicto (salvo por la intercessio), pero a partir del 67 a. de C. mediante la LEX CORNELIA, se obliga a los pretores a obrar conforme a las promesas (programas) recogidas en su edicto.

En el siglo II d. de C. el emperador Adriano mandó codificar el edicto (para que no se modificase más) y Salvio Juliano codificó el edicto para que permaneciese inalterable. Este edicto recibe el nombre de Edicto Perpetuo (edictum perpetuum).

 

Ius gentium republicano

DEFINICIÓN → Conjunto de normas aplicadas por el pretor peregrinus. Es totalmente distinto al ius civile.

Características:

  • Es un derecho común para todos los pueblos y está basado en la razón natural.
  • No plagiado de otros pueblos extranjeros.
  • Se basa en la buena fe respetando la palabra dada y sin formalidades.

Es enriquecedor del Derecho Romano y se adaptó perfectamente a las nuevas situaciones que se iban creando.

 

 

  1. La cuestión de la costumbre

La costumbre es una fuente del Derecho, ya que la costumbre puede llegar a ser ley (p.e. los pasos de servidumbre).

Es un derecho no escrito, heredado de los quirites y que en el Derecho Romano era el ius maiorum.

Esa costumbre es vinculante y por lo tanto tiene carácter obligatorio.

La costumbre es un acto repetitivo, una regla de convivencia o conducta que afecta a toda la sociedad. Dado el convencimiento de esa necesidad socio-jurídica y reconocida por el Estado se necesitaban dos requisitos para ser ley:

  • Conducta → carácter subjetivo.
  • Repetitividad → carácter objetivo.

 

La costumbre crea Derecho y por lo tanto es una fuente siempre y cuando no derogue, cuando sucede esto último no es fuente de Derecho.

 

  1. Senadoconsultos

DEFINICIÓN → Disposiciones del Senado de carácter normativo que no eran obligatorias jurídicamente de cumplir pero que se cumplían. Es lo que el Senado decide y establece.

El Senado era quien ratificaba las disposiciones de las asambleas y en ocasiones pedía a los magistrados que incluyese alguna modificación en sus edictos.

En la era REPUBLICANA las decisiones senatoriales no obligaban pero se acataban.

En el PRINCIPADO los senadoconsultos se convierten en fuentes del Derecho equiparables a las leges. Los emperadores se servían del Senado para hacer públicas sus disposiciones y el senadocunsulto manifestaba esta voluntad del emperador.

 

  1. El derecho penal de la época republicana

Se distinguen dos tipos de delito:

  • Delicta → Delitos privados que dan lugar a un proceso privado (civil).
  • Crimina → Delitos públicos que dan lugar a un proceso público (penal).

Ambos tienen una sanción o pena, la cual tenía las siguientes funciones:

  • Función retributiva → Devolución del daño causado.
  • Función preventiva → Para evitar que alguien lo haga y unida a la idea de venganza y satisfacción.
  • Función ejemplificadora.

Etapas del proceso penal romano:

  • Juicio magistratual → El magistrado es acusador, juez y ejecutor de la sentencia.
  • Juicio magistratual-comicial → El magistrado es acusador y juez y las Asambleas persiguen los crímenes (los cuestores, ediles o tribunos convocan la asamblea, presentan la acusación, las pruebas, las alegaciones y por último la Asamblea decidía la condena o absolución).
  • Procedimiento de los colegios jurados (como hoy en día).

Cabe destacar dentro del Derecho Penal de la época Republicana tres conceptos:

  • Norma penal → Norma que regula cualquier acto en contra del orden establecido siendo reprimido por la comunidad mediante los órganos creados a tal efecto.
  • Ilícito penal → Toda aquella ofensa grave. Acto punitivo que constituya una ofensa grave que esté dentro de los tipos ilícitos no legales, se puede subsumir dentro del Derecho Penal y debe estar tipificado.

De ambos conceptos surge…

  • El principio de legalidad → que es que no hay pena ni delito si no hay ley que lo estipule.

En un principio el principio de legalidad no existió en el Derecho Romano ya que las normas penales y los delitos previstos eran muy escasos y sobre todo a que fue suprimido por el poder que poseen los magistrados (coercio) a dar e imponer órdenes a los ciudadanos y a su cumplimiento, y en caso contrario de imponer sanciones personales o patrimoniales.

 

  1. Quaestiones perpetuae

DEFINICIÓN → Tribunales permanentes que arrebataron a los comicios sus actuaciones jurídicas, estaban presididos por el pretor (administración de justicia), es un tribunal que actúa en los procesos penales, es un órgano colegiado.

Surgen para reprimir los delitos de repetundae, es decir abusos de poder y apropiaciones indebidas de los magistrados fuera de Roma. Para paliar estos delitos se crearon las Cuestiones extraordinariae presididas por el cónsul o por el pretor.

Estos tribunales pasaron a ser tribunales permanentes para la persecución de delitos.

PROCESO → Cualquier ciudadano podía presentar una acusación y pedir a un magistrado que comenzase un proceso, después pasaba a la acusación formal y si era aceptada se podían presentar pruebas y celebrar el debate (presidido por el magistrado) y por último se llevaba a cabo una discusión entre los miembros del jurado y se hacía pública la decisión (votación secreta).

Augusto reorganiza el procedimiento a través de la “ley de los juicios públicos” y amplió el número de crímenes:

  • Perduelio → Es el más importante, es un delito contra el Estado y el príncipe (alta traición).
  • Actos de violencia contra los magistrados o el Senado.
  • Contra los derechos de las personas como homicidio, asesinato, falso testimonio, falsificación en documento, etc…
  • Peculatu → Apropiación indebida de fondos públicos.
  • Coacción sobre particulares.
  • Ambitus o delito de ambicio → Soborno a particulares, delito de corrupción electoral.
  • Plagium → Secuestrar hombres libres para convertirlos en esclavos o secuestrar esclavos de otro.
  • Malversaciones de los magistrados.

Las sentencias a todos estos crímenes podían ir desde las simples multas hasta la pena capital, pena de muerte en cuyo caso podía cambiarse en ocasiones determinadas por el exilio.

 

  1. Organización política territorial

La historia de Roma es una historia de incorporación (de una pequeña ciudad se pasó a un gran Estado.

Una de las formas de incorporación por las que Roma se fue expandiendo fue la de anexionar ciudades próximas, convenciendo o conquistando.

Roma en un principio forma pare de la Liga Latina, que es un conjunto de 30 ciudades de las que Roma solamente era una de estas ciudades. Al final de la época etrusca Roma se separa del resto, como consecuencia se produce una guerra que concluyó con el foedius Cassianum por el que surgió la igualdad entre latinos y romanos.

Roma siguió conquistando territorios y realizando tratados (foedera) hasta convertirse en una gran potencia.

 

  1. Foedera

Es un pacto o tratado suscrito entre el pueblo romano y un pueblo aliado por medio del cual éste último se sometía voluntaria y pacíficamente a la autoridad romana.

Una vez vencida la Liga Latina, los foedera adquieren un nuevo carácter y los pueblos anexionados mediante los foedera ya no son tratados en igualdad con Roma.

Las nuevas condiciones son:

  • La política de las ciudades conquistadas tiene que ser la misma que Roma.
  • Se imponen las condiciones de rendición.
  • El territorio conquistado pasa a ser de Roma.
  • Se elimina la estructura política propia de cada ciudad.

 

  1. Municipios

Roma también se expandió ofreciendo a determinadas poblaciones la condición de civitas y a los ciudadanos ciertos derechos. Son ciudades que se agregan a Roma mediante alianzas, voluntariamente o mediante conquista, y que gozaban de mayores o menores privilegios según su tipo de anexión:

  • Municipia civum romanorum → Ciudades que pierden la soberanía y los habitantes adquieren la ciudadanía romana.
  • Municipia caerites → Conservan el régimen administrativo propio, los habitantes poseen todos los derechos parcialmente y reciben ayudas de Roma.
  • Municipia Aerarii → Se incorporan sin concesiones y están obligados a pagar tributos y a contribuir a las cargas sociales de Roma.

Durante el Principado todas las ciudades romanas reciben el nombre de municipios, poseen un régimen administrativo propio pero a imagen y semejanza de Roma: asamblea, senado, magistraturas, etc.

 

  1. Colonias

            Son poblados establecidos por Roma y constituidos por unos 300 ciudadanos (colonos), de carácter voluntario u obligados a ello.

Poseían una gran autonomía y al frente siempre había un magistrado romano.

Se regían por la Lex Data (estatuto fundamental de la colonia).

Había dos tipos de colonias:

  • Colonias de ciudadanos romanos → Poseían el ius civile y los mismos derechos políticos que en Roma, pero dependían de la lex data.
  • Colonias latinas → Formadas por ciudadanos latinos. Tenían autonomía administrativa, económica y de gobierno. Defendían las fronteras.

 

  1. Provincias

Eran la aglutinación de ciudades, comunidades, municipios y colonias.

La primera fue Sicilia, las que estaban fuera de Italia debían pagar tributo a Roma. Su creación se realizaba a través de la conquista de un gran territorio y se enviaba allí a un magistrado (pretor, expretor, exconsul) que se ponía al frente de la misma (el control del gobierno dependía del Senado).

Las provincias se dividían en dos:

  • Provincias imperiales → Dependían del Emperador.
  • Provincias senatoriales → Dependían del Senado.

La Lex provinciae era el estatuto fundamental de la fundación de una provincia. A parte de esta lex provinciae también estaba el edictum provinciae. La primera (lex provinciae) recogía el grado de autonomía de la provincia, la segunda (edictum provinciae) era el programa procesal que el gobernador de la provincia iba a seguir en la administración de justicia.

Las provincias desaparecen con Diocleciano (Dominado).

 

  1. El Imperialismo romano

Es difícil encontrar una sola explicación de por qué Roma llegó a convertirse en una gran potencia. Las razones son varias:

  • Razones económicas.
  • Razones demográficas.
  • Agitaciones sociales.
  • El orgullo nacional.

La razón que parece más acertada en la expansión por motivos económicos:

  • La ganancia de tierras y de minas
  • Auge que adquiere el comercio.

Hay una gran relación también entre lo económico y lo político.

Adquiere gran relevancia la esclavitud (mano de obra barata) que favorece el latifundismo, favorecido también por las grandes conquistas de territorio.

El comercio recibe un auge debido a:

  • Generalización del uso del dinero.
  • Espíritu de empresa.
  • Artesanía (facilita el cambio).
  • Auge de la navegación.
  • Comienza a funcionar la banca y las instituciones financieras.

 

 

TEMA 6

 

  1. Tránsito de la República al Imperio

Al final de la República (s. I a. de C.) la situación es caótica, hay crisis de todo tipo. Sila alcanza el poder y acogiéndose a la prorrogatio imperio se mantiene en el poder durante varios años. Tras su muerte aparece el primer triunvirato (Pompeyo, Cesar y Craso), de este triunvirato el que más perduró fue Cesar, quien tras su muerte es sustituido por el segundo triunvirato (Marco Antonio, Octavio y Lépido) que estuvo cinco años en el poder más otros cinco por la pororrogatio imperii.

Lépido se retira y comienza la lucha entre Marco Antonio y Octavio, resultando vencedor Octavio, dando comienzo al Principado (año 27 a. de C.) o Epoca Clasica.

 

  1. Augusto

Octavio (sobrino de César) es un político muy hábil y diplomático, que cuando veía que su poder flaqueaba realizaba un amago de irse del poder de este modo el pueblo le apoyaba y le concedía más poderes. Tras uno de estos amagos de retirarse del poder (en el año 27 a. de C.) el Senado le concedió el mando supremo durante 10 años y concediéndole el título de Augusto (este título le concedía la máxima autoridad aparte de ser el magistrado más alto del Imperio.

Año tras año acumulaba más y más poder, todos los años se le volvía a nombrar cónsul y se le concedió la potestas tribunicia (que pertenecía a los tribunos de la plebe) con carácter vitalicio, se le conceden una serie de privilegios:

  • Ius Auxilii → Evitar o aminorar sanciones o penas.
  • Coercitio → Poder y capacidad de sancionar.
  • Ius agendi cum populo
  • Se le exime de la intercessio.

Todos estos poderes le mantienen en el poder año tras año y llega a tener el halo de persona sacrosanta. Al acumular todos estos poderes sin pertenecer a una magistratura en concreto, el tema de la sucesión puede acarrear graves problemas al Imperio.

 

  1. Definición jurídica del Principado

El PRINCIPADO aparece como restaurador de la República, fue una monarquía con apariencia de República.

El Senado continúa existiendo pero Augusto lo tiene totalmente controlado: reduce el número de senadores y controla su acceso. En teoría el Senado tiene las mismas funciones que antaño, pero en la práctica esto no es así.

Las Asambleas pierden todas sus antiguas funciones ante la imposibilidad de llevarlas a cabo en un territorio tan vasto del Imperio.

Las LEYES COMICIALES son sustituidas por SENADOCONSULTOS y los magistrados son elegidos por los senadores con indicación del emperador. Las MAGISTRATURAS siguieron existiendo pero como título honorífico, las funciones de los magistrados las asumió el príncipe y se crean nuevas magistraturas como la de PREFECTO (asesor del emperador), las magistraturas eran remuneradas, nombradas por el emperador y perfectamente jerarquizadas, la magistratura que más tardó en desaparecer fue la de PRETOR.

 

  1. La Sucesión de Augusto

La gran cantidad de poderes adquiridos por Augusto no podían ser transmisibles y de ahí surge el problema en torno a su sucesión.

Augusto no tiene hijos varones por lo que fue sucedido por Tiberio (hijo de Livia con la que Augusto se casó) y casado con Julia (hija de Augusto), con esto el problema de la sucesión se solucionó momentáneamente, problema que volverá a surgir durante el Principado.

Al morir un príncipe los poderes volvían al pueblo y al Senado, los cuales tenían que transferir el poder al nuevo príncipe, el poder por lo tanto no pasaba directamente de un príncipe a otro sino que tenía que pasar a través de los órganos formalmente titulares del poder (el príncipe necesitaba del voto de investidura del senado y del pueblo).

Así se puede llegar a hablar de verdaderas dinastías:

  • Dinastía Julio-Claudia → El sistema de sucesión dinástico que mantuvo el poder fue dentro de la misma familia
  • Dinastía de los Antoninos → La sucesión dinástica no tiene nada que ver con los lazos familiares.
  • Dinastía de los Severos → Se vuelve al sistema dinástico de la Dinastía Julio-Claudia
  • Dinastía de los Flavios → Se produce un periodo de anarquía militar que dio paso en el 284 a. de C., el periodo conocido como el Dominado.

 

  1. La administración imperial

Con estos cambios políticos también se producen cambios en la administración. Surgen cinco cargos nuevos:

  • Los legati → Son enviados del gobierno que dirigen las provincias designadas para la administración de justicia.
  • Los prefectos → Son representantes del Emperador.
    • Praefectus Urbi → Jefes de la policía y sustituto del emperador en ausencia de este.
    • Praefectus Annonae → Encargados del abastecimiento de víveres en la ciudad, tenían el poder de castigar a aquellos que adulterasen los alimentos.
    • Praefectus Vigilum → Encargados de la prevención y extinción de incendios y de la vigilancia nocturna de Roma.
    • Praefectus praetorio → Guardia personal del príncipe, funcionario jefe de la administración civil y militar adjunto del Emperador
    • Los Procuratores → Se encargan de la hacienda del Emperador, administradores del fisco del príncipe.
    • Los Curatores → Desempeñan las mismas funciones de los antiguos cuestores, asesoraban al emperador en materia financiera.
    • El Consilium del príncipe → Consejo que asesora directamente al Príncipe formado por altos cargos funcionariales y con alto prestigio social.

Toas estas figuras tenían jurisdicción civil y penal.

 

 

  1. El Fisco

Era el Tesoro Público, el erario. Eran titulares todos los ciudadanos romanos y controlado por el Senado y administrado por los cuestores.

En la época Republicana existía el aerarium populi Romani.

En la época Imperial existen dos masas de bienes:

  • El FISCUS → La caja pública cuyos ingresos provienen de los impuestos, de la explotación de minas, de la acuñación de moneda, este término absorbió el aerarium populi Romani.
  • El PATRIMONIUM → Bienes propios del Emperador controlados por sus propios funcionarios (procuradores imperiales).

 

TEMA 7

 

  1. El Derecho Clásico y sus fuentes

El Derecho Clásico coincide cronológicamente con el Principado (27 a. de C. – 284 d. de C.). En esta época el Derecho Romano alcanza su máximo esplendor (tanto en el Derecho Privado como Público).

La evolución se produce por 3 motivos:

  • Implantación de un nuevo sistema procesal (la cognitio extra ordinem). Ya no existe bipartición, es un juez el que realiza todo el proceso, instruye, presenta pruebas y sentencia.
  • Jurisprudencia → Llega a su máximo esplendor, a los más altos grados de perfección, sigue la misma jurisprudencia que cuando la República.
  • La actividad legislativa del príncipe que en estos momentos acapara todos los poderes

A este Derecho Clásico se le denomina Ius novum (Derecho nuevo), y se le llama así porque existe una nueva fuente productora del Derecho y es la actividad legislativa del Emperador.

Fases del Derecho Clásico:

  • Principado de Augusto → (s. I d. de C.), se desarrolla principalmente debido a la actividad de dos escuelas jurídicas: la sabiniana y la proculeyana.
  • Principado desde Trajano hasta los Antoninos → (fin s. I hasta fin s. II d. de C.), desaparecen las escuelas jurídicas y se produce la codificación del Edicto (Ius Honorarii).
  • Época de los Severos hasta el 235 d. de C.

 

  1. Constituciones imperiales

Las disposiciones imperiales acaban siendo la única fuente de Derecho, el príncipe se convierte en legislador debido a sus plenos poderes y que era la autoridad máxima. El Emperador imponía constituciones imperiales que son normas obligatorias vinculantes que nacían de la voluntad  imperial.

Existían cinco tipos de constituciones:

  • Constitución Edicta → Constitución que emana del Emperador y que antes nacían de los magistrados. Son disposiciones de carácter general que se dirige a un grupo de personas, a un territorio, a un grupo de gentes o al imperio. El contenido es de carácter administrativo o judicial. Se redactaban por escrito y se habían públicas oralmente (se exponían durante un tiempo en donde se iban a aplicar).
  • Constitución Mandata → Instrucciones imperiales dirigidas a altos cargos (magistrados, funcionarios, gobernadores de provincia) que deben aplicarlas con carácter administrativo y que prohibían a los magistrados y funcionarios a aceptar regalos y ejercer el comercio.
  • Constitución Decreta → Decisiones judiciales del propio Emperador tanto en material civil como en Derecho jurídico. El Emperador emana justicia ya que sus decisiones son vinculantes y crean jurisprudencia, de manera relativa, es más una analogía con otros casos parecidos. Es una fuente permanente de creación de Derecho ya que se crean normas nuevas para casos que no están en la ley.
  • Constitución Rescripta → Son respuestas imperiales (del Emperador) a consultas jurídicas previamente formuladas por particulares, magistrados o funcionarios. El Emperador contestaba mediante un escrito en donde aparecía (encabezamiento) el nombre del magistrado, un saludo y el nombre del que realizaba la consulta, después venía el cuerpo de la consulta con los fundamentos de hecho y los fundamentos de derecho, y por último lo que responde el Emperador y el sello. Existen dos tipos de respuestas:
    • Epistulae: Cartas o documentos que se escribían en un documento distinto del documento donde se realizaba la formulación.
    • Rescripta: La pregunta y la respuesta están en el mismo escrito.

Estas consultas son vinculantes para el que las realiza y muchas veces el Emperador está creando Derecho además de que estas respuestas se convierten en antecedentes para otros casos similares.

  • Discursos ante el Senado → Eran discursos normales, propuestas realizadas como un senador más que posteriormente se convirtieron en órdenes y salen convertidas en senadoconsultos. Se puede decir que son disposiciones propias del emperador que hacen públicas el Senado.

Las constituciones imperiales cada vez vinculaban más debido a dos razones:

  • A la tradición del Imperio (razón bastante dudosa).
  • A la potestad del Emperador “lo que al príncipe le agrada es lo que vale”, razón bastante válida en la actualidad.

 

  1. La Jurisprudencia clásica: fases y funciones

En este momento (siglo II d. de C.) encontramos a los juristas romanos más importantes, en un momento de máximo esplendor jurídico y también económico. La jurisprudencia viene determinada por su metodología y por la búsqueda de una solución práctica a todos los problemas que se puedan plantear.

Se ditinguen 3 fases:

  • 1ª – desde Augusto (27 a. de C.) hasta Adriano (138 d. de C.). Se caracteriza por la existencia de dos escuelas de juristas, se crea el ius controversium (posibilidad de estar en contra de la opinión del Emperador).
  • 2ª – corresponde a la fase de los Antoninos (138 – 192 d. C.). Desaparecen las escuelas de juristas así como el ius controversium. Se hace una jurisprudencia de Estado.
  • 3ª – corresponde con la época de los Severos (193 – 235 d. C.), la jurisprudencia llega a estar muy burocratizada.

Las actividades básicas de la jurisprudencia clásica son prácticamente las mismas que las de la jurisprudencia republicana: agere (actuación de los juristas donde dicen qué norma debe aplicarse) , cavere (asesorar a los ciudadanos para cerrar negocios privados), respondere (dar respuestas públicas).

Se crearon centros estables para la enseñanza del Derecho que empezaron en la época de Augusto. Se escribían obras sobre cosas reales o imaginarias con las correspondientes respuestas (lo que hoy en día serían los casos prácticos de la carrera), otra actividad literaria importante son los comentarios de juristas anteriores y los comentarios sobre el edicto.

Abundan monografías sobre el fisco, testamentos… se hacen libros para principiantes para aprender Derecho.

En esta época aparece el ius respondendi, según este proporciona a los juristas dar respuestas públicas con la misma autoridad que el príncipe. Los responsa de algunos juristas estaban avalados por la autoridad imperial. A partir de este momento comienza la decadencia jurídica por la burocratización del poder central, el Emperador se convertirá en la única fuente del Derecho.

 

  1. Ius civile y Iurisprudentia

El ius civile se fue renovando por la actividad de los juristas. Es un derecho de claro carácter nacionalista (solo era aplicable a los ciudadanos romanos). El ius civile es el ordenamiento de la civitas, exclusivo de la ciudad de Roma.

Había distintas fuentes de Derecho: plebiscito, senadoconsultos… y los responsa prudentium (las respuestas de los juristas).

La interpretación del Derecho que hacen los juristas es fuente del Derecho (solo los que gozaban del ius respondendi y por lo tanto autorizados).

El ius civile progresó mucho gracias a la jurisprudencia que lo iba renovando, primero por la jurisprudencia pontificial y luego por la jurisprudencia laica y la jurisprudencia republicana.

La libertad de creación del Derecho se limitó en la época del principado cuando se vincula jurisprudencia y Estado en el que todo el poder recae en manos del Emperador (mediante el ius respondendi se limita a una parte de los juristas y con la codificación del edicto se priva a los juristas del comentario de dicho edicto).

La jurisprudencia decae debido a la tendencia  de unificación progresiva de criterios jurisprudenciales (desaparece el ius controversium), la finalidad era tener una jurisprudencia de Estado, las sentencias y los dictámenes de los juristas son las fuentes del Derecho.

 

  1. Ius publicum – ius privatum

Son dos meras posiciones dentro del Derecho. Se diferencian por su contenido, origen, utilidad y si son o no inderogables (inderogabilidad).

  • Ius publicum → Las normas se refieren a la organización del Estado, y su origen es estatal. Tienen una utilidad pública. Es inderogable por normas de Derecho Privado, es decir, predomina la norma del Derecho Público sobre la del Derecho Privado.
  • Ius privatum → Las normas regulas las relaciones entre particulares y su origen es la propia autonomía de los particulares (ius privatum = derecho de los particulares). Tienen utilidad para los particulares.

 

  1. Las escuelas jurídicas

Aparecen en tiempos de Augusto, siglo I a finales de la República (27. a. C.) y pervivieron hasta la época de Adriano (138 d.C.), en la época de los Antoninos (138 – 192 d.C.) desaparecen.

Juristas de la época de Tiberio (sucesor de Augusto)

Existían dos escuelas jurídicas:

  • La Sabiniana, que toma su nombre de Massurio Sabino.
  • La Proculeyana, que toma su nombre de Próculo

 

Según Pomponio (jurista de la época de Adriano) los verdaderos iniciadores de estas escuelas fueron dos juristas de la época de Augusto: Capitón (sabiniana) y Labeón (proculeyana). Según Pomponio el origen de estas escuelas fue la fuerte oposición y antagonismo (tanto personal como político) entre Capitón y Labeón, rivalidad continuada por sus discípulos.

Capitón ↔ Labeón                 Fuerte antagonismo personal como político. Capitón tuvo una brillante carrera política al ser amigo del poder central y más conservador, mientras que Labeón no quiso la protección imperial, no quiso nunca el consulado y más progresista.

Existía una diferencia pedagógica a la hora de enseñar Derecho entre ambas escuelas pero no hubo mucha divergencia entre ellas ya que se dedicaban a lo mismo, su motivo y finalidad eran las mismas: la enseñanza y aplicación del Derecho.

 

  1. Principales juristas clásicos

Los principales juristas clásicos desde la época de Augusto hasta Adriano (27 a. C. – 138 d. C.) son:

  • PROCULEYANOS → Labeón, Proculo, Nerva padre, Nerva hijo, Pegaso, Juvencio Celso padre, Juvencio Celso hijo, Nerazio Prisco.
  • SABINIANOS → Ateyo Capitón, Massurio Sabino, Cassio Longino, Javoleno Prisco, Aburnio Valente, Salvio Juliano.

Los principales juristas de la época ANTONINA (138 d.C. – 192 d.C.) → Sexto Pomponio, Sexto Cecilio Africano, Gayo, Marcelo, Quinto Cervidio Scevola, Claudio Saturnino, Terencio Clemente.

Principales juristas de la época SEVERA (192 d.C. – 235 d.C.) → Papiniano, Trifonino, Ulpiano, Paulo, Emilio Macer, Modestito.

De estos Gayo, Ulpiano, Paulo, Emilio Macer y Modestito formaron parte del Tribunal de Citas.

 

  1. Metodología de los juristas clásicos

 

La jurisprudencia clásica              

Se basaba en:

  • Casuística y práctica, busca la solución justa para un caso concreto y real, y prescinde de la teoría. De esta manera el Dº Romano permanece prácticamente inalterado con el paso del tiempo.
  • Utilizan un método inductivo (de casos concretos se pasa a la generalización), pero la regla solo es válida si resuelve más supuestos.
  • Se basa también en la intuición y en las definiciones concretas:
    • Los juristas romanos comprendían inmediatamente el caso debido a la experiencia que acumulaban (intuición).
    • Los juristas daban definiciones para ser entendidos es decir presentar un significado real en la práctica.

 

  1. La represión penal del Principado

El sistema penal de los tribunales de las quaestiones perpetuae quedó fijado por la lex Iulia iudiciorum publicorum votada en el año 17 a. de C. Augusto amplía los delitos públicos y crímenes.

Esta ley rogada dictaba normas sobre los procedimientos criminales y fue votada por las asambleas.

Se genera un nuevo procedimiento judicial, la cognitio extra ordinem, el mismo juez o magistrado sigue todo el procedimiento sin partición.

Este proceso penal tiene una función inquisitiva, se podía empezar a través de un oficio (inicio de un procedimiento por alguien autorizado) por parte de un magistrado (funcionario), y no a través de una de las partes.

El Emperador conocía, a veces, de aquellos supuestos que no fuesen recogidos por las quaestiones perpetuae, así como las apelaciones (se podía acudir al Emperador).

Los gobernadores de las provincias, por orden imperial, conocían de delitos capitales.

Desaparece la provocatio ad populum, aunque se puede apelar al emperador para rebajar o anular la pena.

El inicio de un procedimiento contra alguien solo lo podía hacer alguien que estuviese implicado directamente y retirar la acusación suponía ser penado. Si se declaraba a alguien culpable se le imponía directamente la sanción. Por último se empiezan a fijar las circunstancias modificativas del delito que matizan o modifican la sanción penal (agravantes, atenuantes, o eximentes como podían ser: el tipo de autoría, los antecedentes del hecho, la pretenintencionalidad o la clase social del delincuente).

El Senado, que también tiene competencias dentro de la función penal, conoció en materia de delitos (hasta el siglo II d.C.)

El proceso de los juicios era similar a los celebrados ante tribunal permanente (quaestiones perpetuae):

  • Acusación formal presentada ante los cónsules.
  • Intervención del Presidente del Senado.
  • Presentan pruebas acusador y acusado.
  • Debate del Senado (deliberación).
  • El Senado presenta la sentencia (condenatoria o absolutoria), en caso de ser culpable la sentencia se imponía en forma de senadoconsulto y aplicada a continuación.

TEMA 8

 

  1. Tránsito del Principado al Dominado

El Principado (27 a.C. – 284 d.C.) que en un principio tiene la pretensión de instaurar de nuevo la República, termina con un periodo de anarquía militar y controversias diversas (235-284 d.C.) tras el cual se pasa a un nuevo periodo: el Dominado.

El Dominado comienza con Diocleciano, instaura la monarquía absoluta pura (284-476 d.C. es decir el periodo postclásico), es un régimen absolutamente dictatorial, en el año 476 d.C. cae la parte occidental del Imperio.

Este cambio está provocado por:

  • Cambios en el interior del ejército romano (barbarización del ejército, tropas extranjeras y que las tropas seguían al último general victorioso).
  • Invasiones constantes de los pueblos germánicos y persas (sobre todo en las cuencas del Rhin y del Danubio).
  • Factores religiosos (cristianismo) y culturales así como cambio en los valores éticos y morales.
  • Luchas sociales pues no hay ninguna clase dirigente.
  • Factores demográficos.
  • Aumento de los esclavos manumitidos (liberados o libertos).
  • Crisis económica (gastos de la guerra, una enorme inflación sobre la que Diocleciano se vio obligado a emitir un edicto para rebajarla).

 

  1. El Dominado: Diocleciano, Constantino, Cristianismo y Derecho romano

Diocleciano (un personaje de corte nacionalista y conservador) sube al trono en el 284 d.C. estando en él hasta el 305 d.C. momento en el que le sustituye Constantino, más liberal y transigente que su antecesor (307 – 337 d.C.). Diocleciano rompe con el Senado (al que solo le queda una función residual para dar publicidad a las decisiones imperiales). En este momento surge el “cesaropapismo” (justificación religiosa del poder) y se separan los poderes civiles y militares.

El cesaropapismo es una figura autócrata, recoge la autoridad política y religiosa prevaleciendo la primera sobre la segunda.

Se produce una división del imperio debido a su gran amplitud:

  • Parte Oriental → capital Nicomedia
  • Parte Occidental → capital Milán.

Estas dos partes a su vez se dividieron en otras dos partes formando una tetrarquía y originando cuatro prefecturas: en la parte Occidental, Galia e Italia, en la parte Oriental, Illyrico y Oriente. El objetivo de estas divisiones era el control de toda la vida pública.

 

El Cristinanismo fue muy perseguido por Diocleciano pero Constantino y sus sucesores fueron bastante más tolerantes.

Constantino convoca y preside en 325 d.C. el Concilio de Nicea, es el primer concilio ecuménico que se celebra para favorecer la libertad religiosa. Este trae la tolerancia con la nueva religión. No abolió las religiones anteriores sino que dio libertad religiosa y se devuelven los bienes confiscados a la Iglesia (sometida al gobierno y el emperador se convierte en la autoridad suprema en cuanto a materia religiosa “cesaropapismo”).

El cristianismo influyó en el Derecho Romano pero no de un modo total, la Iglesia persigue la esclavitud pero no acabó totalmente con ella, lo mismo pasó con el matrimonio, el divorcio…

El Emperador autorizó una jurisdicción episcopal reconocida por el Estado para temas civiles, la episcopales audiencia (los obispos podían decidir en asuntos civiles), el cristianismo también influyó en temas políticos y sociales como dar asilo en las Iglesias en caso de revueltas, también se acepta que se den donaciones a la Iglesia, de ahí empieza a formarse su gran patrimonio.

 

  1. El Derecho Postclásico y sus fases

Abarca hasta el año en que llega al poder Justiniano (527 d.C.). Durante los siglos IV y V (Bajo Imperio) el Derecho pierde calidad y se empobrece, ya no se desarrolla ni resuelve de la misma manera que en el periodo clásico. Esto se debe a:

  • Los juristas pierden autonomía y se conviertes en simples ejecutores del Derecho (ya casi no quedan juristas).
  • La única fuente de producción jurídica es el Emperador. Se necesita compilar el derecho (lo que lleva a su burocratización), se rompe con el Derecho Clásico.
  • La iniciativa legislativa popular desaparece (no hay asambleas, ni plebiscitos, ni comicios).
  • Se anulan las iniciativas senatoriales en donde se elaboraban las leyes.
  • El imperio se divide en dos (en Oriente con capital en Bizancio subsiste y desarrolla, pero en Occidente cae totalmente).

Antonino Caracalla (mediante la constitutio Antoniniana en el año 202 d.C.) concede la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio, con lo que el Derecho Romano entra en colisión con los Derechos Locales.

La evolución jurídica es diferente en Oriente y en Occidente.

  • Occidente → Desaparecen las escuelas jurídicas y se empobrece el Derecho.
  • Oriente → (Con Constantino) Las escuelas jurídicas siguen llevando a cabo su labor ya que tienen medios para ello.

Se tiene una necesidad de compilar el Derecho y así aparecen las primeras colecciones de leges y de iuras (escritos de los juristas clásicos). El número de estos juristas clásicos queda reducido a unos pocos, para evitar las citas de juristas antiguos ante los tribunales, citas cuya pureza era incontrolable (ya que era imposible comprobar si se trataban de juristas existentes o inexistentes) se dictó en el 426 d.C. la célebre Ley de Citas o de los Muertos, que reducía las citaciones en juicio a cinco de los juristas clásicos: Papiano, Ulpiano, Paulo, Modestino y Gayo.

En definitiva, el Derecho Postclásico es el Derecho Clásico pero con las limitaciones impuestas por la decadencia de la época.

 

  1. Las constituciones y el Derecho vulgar

Las constituciones

Las constituciones son la única fuente del derecho y están monopolizadas por el Emperador.

El nuevo régimen político conduce todas las fuentes del Derecho a la voluntad imperial: “Lo que al príncipe le agrada tiene valor de ley”.

El Emperador emite constituciones imperiales (leges). Estas asumen formas nuevas:

  • Leges generales o edicta → Constituciones de carácter general y vinculantes dirigidas al Senado, a los prefectos o al pueblo. Escritos en latín (en la parte Occidental y en griego en el Oriental) que surgían en una parte del Imperio pero que también tenían validez en otra parte del Imperio.
  • Mandata → Disposiciones internas para los funcionarios o para los colectivos.
  • Rescripta → Son preguntas jurídicas limitadas a personas que lo habían solicitado. Sólo sirven para el caso concreto.
  • Los decreta No tienen sentido.
  • Aparecen los pragmatica-sanction → Constituciones imperiales (de carácter temporal) dirigidas a personas muy concretas y determinantes, o a una provincia, en las que se suelen recoger una disposición urgente o transitoria. Es como si fuesen los decretos-ley de hoy en día, para distinguirlas de las de carácter general Anastasio declaró nulas aquellas que fueren contra una de carácter más general.

El Derecho vulgar

Derecho Romano influenciado por los Derechos locales. Es un Derecho adulterado y empobrecido y surge como una respuesta jurídica a las situaciones habituales.

Hechos que propician la formación del Derecho Vulgar:

  • La propia renovación interna del Derecho romano.
  • La manera de resolver las nuevas situaciones.
  • La figura del Emperador como única fuente del Derecho.
  • Influencia de los Derechos locales.

En este fenómeno también influyó la propia jurisprudencia postclásica:

Características del Derecho vulgar:

  • Mucho menos técnico y preciso que el Derecho clásico.
  • Dominio de concepciones jurídicas más simples.
  • El Derecho pierde el carácter científico (retroceso).

Este fenómeno del Derecho vulgar se ha producido siempre, en esta época se nota más por la incapacidad de los legisladores y juristas para seguir desarrollando el Derecho. Se debe a la propia incapacidad de la jurisprudencia.

 

  1. Las compilaciones postclásicas

Ya que cada Emperador publica un gran número de constituciones imperiales y no existe un sistema eficaz de publicación del Derecho vigente, hay una descoordinación entre las normas antiguas y las nuevas lo que hace que no haya certidumbre sobre el Derecho vigente.

La insuficiencia de una jurisprudencia junto con todo lo anterior se hace necesario codificar el Derecho vigente, de este modo comienzan a surgir colecciones de leges, de iura y colecciones mixtas de leges y iura.

Colecciones de leges               Se llaman códigos porque tienen forma de libro. Recogen las constituciones imperiales, las dos primeras colecciones fueron:

  • El “Código Gregoriano” → Redactado (en Oriente) a finales del s. III por Gregorio. Solo recogen rescriptos y estuvo destinado a la práctica forense. Este código no lo conocemos directamente sino a través de la Lex Romana Wisigothorum.
  • El “Código Hermogeniano” → Publicado (en Oriente) por Hermogeniano en el 295 d. de C. Recoge todos los rescriptos del Emperador Diocleciano.

Tanto Gregorio como Hermogeniano no trabajaron por orden del emperador, pero si que lo hicieron con su visto bueno y consentimiento ya que los dos eran funcionarios imperiales en la administración central, en donde se preparaba la actividad legislativa y judicial imperial.

  • El “Código Teodosiano” → Fue la gran colección oficial de constituciones imperiales. Elaborada (en Oriente) por Teodosio II en 438 d. de C. aunque pervivió mucho tiempo en Occidente.

En 429 d. de C. Teodosio a través de una constitución nombra una comisión que recogiera todas las constituciones imperiales desde la época de Constantino, vigentes o no, ordenándolas en libros y títulos, pero esta comisión no funcionó. A través de otra constitución en 435 d. de C. nombra una comisión de 16 miembros. Esta comisión actuó rápido y en 16 libros divididos en títulos permitió publicar el Codex en Oriente en 438 d. de C. De estos 16 libros, 12 pertenecen a Derecho Público y 4 a Derecho Privado. Este código tuvo vigencia en las dos partes del Imperio.

  • Las “Constituciones Sirmondianas” → Conjunto de 16 leges o constituciones que hacen referencia a las relaciones Iglesia-Estado. Recogidas y publicadas juntas por Jacobo Sirmond.

 

Compilaciones de iura

Los iura son los escritos más sobresalientes de los juristas clásicos, estos influyen muy poco en el Derecho, cosa que está en manos totalmente del poder imperial.

Aparecen versiones abreviadas de las obras clásicas (epítomes), sobre todo de Papiniano, Ulpiano, Paulo, Modestito y Gayo, consecuencia, se simplifica el derecho clásico.

Otro motivo de la simplificación es que se empieza a sustituir los pergaminos (volumina) por los libros (codex).

Aunque simplificado, gracias a estos epítomes (resúmenes) se ha podido reconstruir en muchas ocasiones el verdadero Derecho clásico.

Los iura más importantes son los tres resúmenes realizados de “las Instituciones” de Gayo:

  • El “Epitome Gai” → Manual para la enseñanza recogido en dos libros.
  • Los “Fragmentos de Autum” → Resumen de los 3 primeros libros de las Instituciones de Gayo.
  • Los “Libri rerum cottidianarum sive aureorum” → Obra muy utilizada cuyo núcleo también fueron las Instituciones de Gayo.

Otras colecciones de iura:

  • El “Epítome de Ulpiano” → Obra basada en “las Regulae” de Ulpiano.
  • Las “Pauli Sentetiae” → Formada por 5 libros, obra bastante alterada de lo que es la obra de Paulo.

 

Colecciones mixtas de leges y iura

  • La “Consultatio veteris cuiusdam iurisconsulti” → Obra elaborada para la práctica forense que recoge rescriptos del Código Hermogeniano, Gregoriano, Teodosiano y alguna Pauli Sentetiae.
  • Los “Fragmenta Vaticana” → Recoge textos de Papiniano, Paulo y Ulpiano y constituciones imperiales.
  • La “Collatio legum Mosaicarum et Romanorum” → Colección de leyes judías y romanas, cada título está encabezado por un pasaje de la ley mosaica (Pentateuco).
  • Los “Scholia Sinaitica” → Comentarios en griegos de los comentarios desde Ulpiano hasta Sabino.
  • El “Libro Sirio-Romano” → Manual dedicado a la enseñanza en la parte oriental del Imperio destinado a los cristianos sometidos a dominio musulmán.
  • Las “Leyes romano-bárbaras” → Leyes dadas en la parte Occidental del Imperio que intentan compaginar leyes romanas y las de los pueblos invasores.
  • La “Lex Romana Wisigothorum” o “Breviario de Alarico” → Publicada por Alarico II en 506 a. de C. y aplicada en Galia y España, sus fuentes son abundantes: Código Teodosiano, Hermogeniano, Gregoriano, las Pauli Sentetiae, el Epítome Gai y los Responsa de Papiniano.

Otras fuentes del periodo son:

  • El “Código de Eurico”
  • El “Edicto de Teodorico”
  • La “Lex Romana Burgundionum”.

 

  1. Pensamiento político y actuación legislativa de Justiniano

En 476 d. de C. cae el último emperador romano (Rómulo Augusto) en Occidente y Roma pasa a ser centro de referencia del cristianismo, en Oriente la figura principal es Justiniano, nacido en 482 d. de C. en Tauresium, Yugoslavia (527-565 d. de C.) quien se propuso restaurar la grandeza que había tenido Roma, para lo cual llevó una actuación en 3 frentes:

  • Política exterior → Quiso restaurar la unidad territorial del Imperio, en un principio tuvo grandes avances pero no logró sus objetivos.
  • Política religiosa → Quiso eliminar todas las controversias dogmáticas y combatir las herejías (oposición a la Iglesia) aunque no lo consiguió, quería erigirse como Pontífice Máximo.
  • Unidad de los pueblos → Para esto era necesario una unidad legislativa así que se dispuso a realizar una gran obra compilatoria (Corpus Iuris Civilis) para tener el mismo ordenamiento jurídico cosa en la que triunfó.

 

  1. La compilación

Se realizó entre 528 y 534 d. de C. y tiene 4 partes fundamentales:

Corpus Iuris Civilis

(Se nutría principalmente de los leges y de los iura).

  • Codex → Recopilación de leges (constituciones imperiales).
  • Digesta o Pandectas → Recogen los iura (escritos de los juristas clásicos más eminentes poseedores del ius edicendi y de algunos republicanos).
  • Institutiones → Manual para el estudio del Derecho. Obra jurídica elemental con un fin pedagógico.
  • Novelas → Nuevas leyes que emitió desde 527 d.C. hasta su fallecimiento en 565 d.C.

 

Codex             En 528 d.C. encarga a una comisión la elaboración de una compilación. La primera de estas compilaciones termina en 529 d.C., la llamada Codex Vetus pero sus resultados no son los esperados por lo que encarga una segunda comisión que publica el Codex Repetitioni Praelectionis, que es un codex sistemático, coherente y consigo. Recoge las constituciones imperiales en orden cronológico, aparece el nombre del emperador que la emite, el destinatario, el lugar y fecha de la emisión y el contenido. La primera constitución imperial que recoge es de Adriano y la última de Justiniano. Está compuesto por 12 libros distribuidos de la siguiente manera:

  • 1º libro → Fuentes del Derecho, Funcionarios Públicos y Derecho Eclesiástico.
  • 2º-8º libro → Derecho Privado.
  • 9º libro → Derecho Penal y su procedimiento (proceso).
  • 10º-12º libro → Derecho Administrativo.

Aparecen 50 constituciones en las que el emperador daba solución o distintos problemas o regulaban situaciones no solucionadas. El 16 de diciembre de 534 d. de C. se publica a través de la constitución imperial Cordi Novis y el 30 de diciembre de 534 d.C. comienza a tener vigencia imperial.

 

Digesto                   Es la recopilación de los iura. Es el mayor caudal de conocimiento del Derecho Romano y sin este, éste no hubiese llegado a un nivel tan alto. El 15 de diciembre de 530 d. de C. Justiniano encarga la creación de una comisión formada por prestigiosos juristas con el fin de recopilar los textos más importantes de los juristas clásicos y poner fin a las contradicciones y repeticiones entre los textos. Todos los escritos recogidos en el Digesto pertenecen a juristas que gozaban del ius respondendi. El 16 de diciembre de 533 d.C. se publica el Digesto a través de una constitución imperial bilingüe (en latín y en griego) llamada Tanta que entra en vigor el 30 de diciembre de 533 d.C.

Está dividido en 50 libros y estos libros según su enseñanza didáctica se agruparon en 7 secciones con un contenido distinto cada una de ellas:

  • 1ª PARTE → Principios generales del Derecho como una fuente del Derecho (libros 1-4).
  • 2ª PARTE → Pas de iudicis → Derecho de acciones y Derecho Procesal (libros 5-11).
  • 3ª PARTE → Pas de rebus → Derecho de Acciones y contratos (libros 12-19).
  • 4ª PARTE → Umbilicus → Obligaciones (libros 20-22) y relaciones jurídicas de familia (libros 23-27).
  • 5ª PARTE → Detestamentis → Sucesión testamental (libros 28-36).
  • 6ª PARTE → Herencia pretoria, Derechos reales, posesión (libros 37-44).
  • 7ª PARTE → Derecho penal, Derecho municipal, Estipulatio (contrato verbal), definiciones y materias complementarias (libros 45-50)

El Digesto se caracteriza por dos cosas: respeto a la tradición e interés renovador o innovador.

  • Respeto a la tradición → Recoge partes del Derecho republicano no vigente para aplicar en el Derecho vigente.
  • Parte innovadora → Interpolaciones y adaptaciones del Derecho no vigente y haciéndolo vigente.

 

Institutiones                Manual de Derecho para estudiantes.

Las instututiones de Justiniano se ordenan en 4 libros:

  • 1º libro → Personas.
  • 2º libro → Propiedad y sucesión testamentaria.
  • 3º libro → Sucesión intestada (cuando no hay testamento), obligaciones en general.
  • 4º libro → Obligaciones cuyo origen es un delito.

 

Novelas

Significaban “nuevas leyes” (nova lex).

Justiniano emitió leyes nuevas para solucionar problemas de interpretación, al igual que la emisión de disposiciones que regulasen materias que no estuviesen reguladas. Constan de 3 partes: prefacio (exposición de motivos), parte dispositiva, y el epílogo.

Nunca existió una colección oficial de Novelas pero estas nos han llegado a través de colecciones privadas:

  • El “Epítome Iuliani” → Hecho en vida de Justiniano. Recoge las Novelas y sus destinatarios eran los países de lengua latina.
  • El “Authenticum” → 134 novelas publicadas en latín. Las 100-107 primeras están ordenadas cronológicamente y las demás en un apéndice.
  • La “Colección griega de Novelas” → 163 novelas de las que 158 son de Justiniano. Due publicada en Constantinopla.

Justiniano dejó en las Novelas (en sus prefacios) sus pensamientos políticos, económicos, religiosos, etc…

 

  1. El método compilatorio del Digesto

Un problema que ha preocupado a los romanistas es la rapidez con la que los comisarios de Justiniano parecen haber leído la enorme masa de libros clásicos. Los compiladores manejaron unos 2.000 libros, 3 millones de líneas y el Digesto tan solo lo componen 50 libros con unas 150.000 líneas.

La compilación planeó llevarse a cabo en 10 años y se realizó solo en 3. Para explicar cómo los compiladores llevaron a cabo tan enorme trabajo en tan poco tiempo hay diversas teorías:

  • Teoría de Bluhme → Las obras de los juristas clásicos se organizaron en tres grupos:
    • Textos que comentaban el edicto.
    • Comentarios a Sabino.
    • Textos de Papiniano.

Habría un cuarto grupo que lo englobaban todas las demás materias no incluidas en las tres anteriores.

  • Teoría de Hofmann → Criticó la teoría de Bluhme diciendo que era imposible.
  • Teoría de Peters → Esta teoría afirmaba la existencia de un verdadero Predigesto.
  • Teoría de Arangio-Ruiz → Afirmaba la existencia de una compilación anterior al Digesto de la que se sirvieron los compiladores.

 

  1. Las interpolaciones

Glosemas→ Errores involuntarios que se producen en la trascripción de un texto, alteraciones involuntarias que se introducen en los textos a medida que se realizan ediciones posteriores.

Interpolaciones → Alteraciones voluntarias que los comisarios de Justiniano introdujeron en los textos clásicos para adaptarlos al Derecho vigente de la época, estas interpolaciones surgen cuando, por orden de Justiniano, hay que adaptar el Derecho clásico al derecho de la época.

En el siglo XIX comienza una carrera por encontrar interpolaciones lo que llevó a la creación de un índice de interpolaciones en el que se recogían los textos que supuestamente se habían modificado y que eran la mayoría. Sin embargo, se intentó demostrar que no se modificaron tantos textos como se creía en un momento. Para descubrir si un texto tiene interpolaciones se siguen los siguientes criterios:

  1. Criterio histórico → Si hay incompatibilidades entre los principios que en la compilación se atribuyen al jurista y el Derecho de su época (p.e. pactum dotis, pacto de la dote).
  2. Criterio lógico → Si hay contradicciones o razonamientos no concluyentes dentro de las diferentes partes de un texto.
  3. Criterio lógico-jurídico → A una regla jurídica clásica le sigue una restricción, una conjunción adversativa, si pero…, aunque…
  4. Criterio legislativo → El criterio de un jurista se presenta como una disposición o norma general.
  5. Criterio sistemático → Cuando no hay correspondencia entre las palabras del texto y el título en el que está encuadrado dicho texto.
  6. Criterio lingüístico → Cuando al analizar la gramática, la lengua, el estilo… se ve que no es un latín clásico puro. Es el criterio más difícil para encontrar interpolaciones.
  7. Criterio exegético → Cuando hay dos textos de un mismo autor sobre un mismo tema dan soluciones contrarias.
  8. Criterio textual → Puede haber interpolaciones comparando los textos del Digesto con los textos de las fuentes postclásicas.
  9. Criterio diplomático → Se refiere a la lectura del “manuscrito florentino” del Digesto. El texto aquí está muy alterado, alteraciones provocadas por las dificultades del amanuense al copiar el texto que ya veían muy alterado.

 

  1. Represión penal postclásica justinianea

El único proceso penal de la época fue la “cognitio extra ordinem” (conocimiento fuera de lo normal), de carácter inquisitivo y el funcionario está obligado de oficio a perseguir los delitos.

La justicia está jerarquizada:

  • En provincias conocen los gobernadores.
  • En Roma los prefectos.                                                 Jurisdicción penal
  • En las diócesis los vicarios.

Las sentencias siempre pueden ser apeladas.

Los delitos son los mismos que en la época clásica:

  • Falto testimonio y documentos falsos.
  • Homicidio.
  • Perduelio → Alta traición al gobierno.
  • Peculato → Malversaciones.
  • Coacción sobre particulares.
  • Ambitus → Soborno a los votantes para salir elegido.
  • Plagium → Secuestrar a los esclavos de otro.
  • Malversaciones de los magistrados

Los juicios por delitos reciben el nombre de juicios públicos ya que los podía promover cualquier ciudadano y no se parecían en nada a los juicios privados tanto en su instrucción como en desarrollo.

 

  1. Tradición de la obra justinianea

La obra de Justiniano con sus 4 cuerpos (Corpus Iuris Civilis) será la base sobre la que se desarrollará el Derecho Público europeo una vez muerto el emperador.

Del Digesto se harán varias copias, entre ellas el manuscrito florentino (en Florencia) y de éste se harán más copias denominadas genéricamente como versión vulgata.

De las Instituciones se conservan manuscritos (uno en Turín), pero ninguno completo.

Del Código se conserva en Verona un palimpsesto (pergamino raspado sobre el que se ha vuelto a escribir) del siglo VI o VII.

Las novelas han llegado a través de colecciones privadas:

  • El epitome iuliani.
  • El authenticum.
  • La colección griega de novelas.

Todo esto fue recogido y unido por Dionisio Godofredo en el siglo XVI (1583) y a partir de este momento se conoce a la obra de Justiniano con la denominación genérica de “Corpus Iuris Civilis”.

 

  1. El Derecho bizantino

Justiniano intentó evitar bajo la amenaza de severísimas sanciones que volviese una oscuridad jurídica a través de cualquier comentario de su obra. Pero estas disposiciones no fueron respetadas ni siquiera en vida del Emperador porque el mismo Teófilo (formó la terna de la comisión de Justiniano junto con Triboniano y Juan) realizó una paráfrasis (interpretación) del Codex Vetus en la que intentó aclarar los puntos oscuros de las Instituciones.

También se realizaron numerosas obras de exégesis (análisis) y traducciones en griego de las 4 obras.

En 740 d.C. se publicó un extracto en griego de la obra de Justiniano, con lo que terminó de conculcar su deseo.

En el s. IX, Basilio I “el Macedonio” ordenó publicar dos nuevos manuales. El mismo emperador proyectó una obra ambiciosa terminada por su hijo en el siglo X, Los Basílicos, en la que se refundió el material justinianeo, fragmento a fragmento, según el Código y en lengua griega.

En el s. XI hay un nuevo florecimiento de la jurisprudencia y el último manual que adquirió fama fue el denominado Exabiblos, 1345 d.C. y que constituyó una síntesis del Derecho bizantino que ha estado vigente en Grecia hasta la promulgación del Código Griego actual.

El Exabiblos sirvió para conservar el Derecho Romano hasta la actualidad, se le conoce con otro nombre, el Promptuarium, redactado por Constantino de Tesalónica.

 

 

TEMA 9

 

  1. Supervivencia y recepción del Derecho romano

Para hablar de la supervivencia del Derecho Romano hay que hacer una distinción entre la parte Oriental y la parte Occidental.

  • Oriente → Siguió su evolución.
  • Occidente →
    • España y Francia → Continuó el Derecho Justinianeo a través de la Lex Romana Wisigothorum, la Lex Romana Burgundionum y otras leyes bárbaras.
    • Italia → Hasta el siglo X se mantienen vigentes el Código, las Instituciones y las Novelas, pero el Digesto se pierde en el s. VII.

En la práctica en Derecho Romano ha calado pero no se estudia excepto en las regiones profundamente romanizadas. No se trata de un Derecho Romano estricto sino que se ha visto modificado por medio de leyes, la Iglesia tiene un papel muy importante en la conservación ya que éste influyó mucho en la Iglesia, a partir del siglo XII se produce una eclosión en el Derecho Romano gracias a los Glosadores.

 

  1. La Recepción del Derecho justinianeo a partir del siglo XII: Glosadores

A partir del siglo XII se produce un renacimiento del Derecho Romano gracias al florecimiento económico, social y cultural de la época. Se forman la Universidades Medievales en las que los estudios jurídicos siempre están presentes (sobre todo en Roma), este hecho hizo resurgir el Derecho Romano.

El iniciador del estudio fue Irnerio (jurisconsulto de la Universidad de Bolonia), el cual formó un grupo de juristas como Accursio, Martino, Hugo, Jacobo, Azone…, que siguieron sus orientaciones. Estos pertenecen a la escuela de Bolonia y son los llamados glosadores.

Su tarea consiste en:

  • Trabajar los textos justinianeos, en especial el Digesto (el cual lo toman ignorando todo el proceso histórico de formación, es un estudio ahistórico.
  • Aclaran y explican estos textos mediante notas marginales o interlineales (glosas).
  • Plantean y resuelven cuestiones hipotéticas (casos) y presentan las obras justinianeas mediante resúmenes (summae).
  • Se encargan de formar jueces y abogados para la práctica.

La escuela de Bolonia ejerció un doble influjo:

  • Concentró en Bolonia a los estudiosos del Derecho de otros países.
  • Difundió sus métodos de trabajo sobre las fuentes justinianeas.

Algunos de los glosadores más famosos fueron: Placentino (Francia), Juan Hispano, Pedro Hispano y Bernardo de Compostela (España).

“Las VII Partidas” de Alfonso X el Sabio tienen una marcada influencia de los glosadores.

Es ahora cuando el Derecho Romano comienza a penetrar en Alemania.

 

  1. Concordia discordantium canonum

Textualmente → Concordancia de los cánones discordantes.

Durante la Alta Edad Media existieron fuertes discordancias entre el Derecho Civil y el Eclesiástico, la norma civil (lex mundana) y la eclesiástica (lex eclesiástica) estaban enfrentadas. Sin embargo a partir del siglo XII las relaciones entre Iglesia e Imperio se pacifican.

En 1140 se concluyó la obra “Concordia discordantium canonum” o “Decreto de Graciano” que representa la conciliación entre la norma civil y religiosa.

Este decreto fue documentado ampliamente en otras obras, eclesiásticas (Escrituras Sagradas, libros oficiales de la Iglesia, cánones conciliares, obras de los Padres de la Iglesia, etc.) como civiles (Codex Theodosianus, la compilación justinianea, la Lex Romana Wisigothorum, etc.).

Esto nos permite conocer el Derecho Romano.

 

  1. Postglosadores y comentaristas

El último representante de la escuela de Bolonia fue Accursio, y su “Magna Glosa” significó la culminación de esta tendencia.

En el siglo XIV surge una nueva orientación en los estudios de Derecho Romano:

  • Se aparta y se olvida del texto justinianeo ya que lo que se intenta es amoldar a la práctica el “Corpus Iuris Civilis”.
  • Se intenta comenzar una nueva elaboración jurídica tomando como base la glosa (especialmente la de Accursio) y se realizan extensos comentarios y prolijas distinciones (Comentaristas).

Esta tendencia de los postglosadores y comentaristas debe observarse desde una doble óptica:

  • Desde el punto de vista del conocimiento del proceso evolutivo de las instituciones jurídicas, representó un estancamiento respecto a los planteamientos de sus predecesores, los glosadores.
  • Desde el punto de vista del método empleado, puso las bases para una nueva ciencia, la del Derecho, porque la finalidad perseguida era la de buscar normas y principios aplicables a sus contemporáneos, y realizar un uso directo del Derecho Romano.

Entre los representantes más destacados figuran: Bartola de Sassoferrato, Cino de Pistoia y Baldo de Ubaldis. La influencia en la Europa culta fue enorme, en realidad se trató de un sistema construido sobre elementos romanos que, además, se introdujo en Alemania como Derecho común.

 

  1. El humanismo jurídico

En el siglo XV la ciencia jurídica comienza a declinar, fue en este momento cuando comenzó una nueva tendencia que conocemos como humanismo jurídico, éste trata de evitar de revivir la antigüedad clásica, a través de los libros, las obras literarias, el arte, etc.

Los estudiosos de los autores clásicos adoptaron una actitud nueva ante la compilación justinianea sometiéndola a un estudio crítico (para recuperar el esplendor del Derecho clásico), anteponiendo la razón a la actitud crítica que hasta entonces se había adoptado ante la norma. Los principales representantes son: Angelo Poliziano y Andrea Alciato.

Tras nueve siglos desde la muerte de Justiniano su obra era estudiada y comentada aplicándola en la práctica. El método utilizado era aplicar a los textos jurídicos, conocimientos históricos y filológicos. Se estudian los textos de la compilación igual que otros especialistas, filólogos o historiadores, hacían con el derecho clásico.

 

  1. La recepción en Francia

En Francia no se interrumpió nunca el estudio del Derecho Romano ya que coexistía el Derecho Romano vulgar y el Breviario de Alarico, aunque la verdadera recepción del Derecho Romano se produjo en los siglos XII y XIII cuando los juristas franceses van a estudiar en Bolonia.

En Francia existen dos zonas bien diferenciadas en cuanto a la recepción del Derecho romano:

  • Sur de Francia → Se asume ningún problema el Derecho Romano (derecho escrito).
  • Norte de Francia → Mayor oposición al Derecho Romano y continúan guiándose por su propia costumbre.

En Francia la Iglesia se opuso al estudio del Derecho Romano porque entendía que éste alteraba a los clérigos.

La monarquía puso trabas porque veían en el Derecho Romano el Derecho del pueblo germano (con los que estaban enfrentados).

Al final terminó calando, así se publicó un Código que era un resumen del Derecho Justinianeo que se usaba en los tribunales y en el que se nota la influencia de Bolonia.

 

  1. Mos italicus y mos gallicus iura docendi

Mos italicus → Manera de enseñar derecho de los postglosadores y comentaristas, y recibe este nombre porque surgió en Italia.

El humanismo trajo consigo el enfrentamiento entre el mos italicus y el mos gallicus iura docendi (manera italiana y manera francesa de enseñar el Derecho).

Si el humanismo había buscado el carácter crítico e histórico, ahora va a surgir el mos gallicus, el cual censura el hecho de que los juristas acepten absolutamente el Corpus Iuris Civilis.

El mos gallicus critica al mos italicus que hiciera un estudio de los textos sin hacer la menor referencia a la antigüedad romana.

Aparece la “Escuela culta” o “Escuela elegante” (mos gallicus), en la que todos sus representantes son galos. Esta línea será seguida por los juristas holandeses. Actividad científica (conocer la historia de los textos con profundidad sin buscar la práctica).

Mos italicus → Creadores del Derecho (Derecho para la práctica).

El mos gallicus influyó poco en la práctica ya que se dedicó al estudio del Derecho Romano como una manifestación más de la cultura clásica.

En Francia la corriente humanista arraigó profundamente.

 

  1. La recepción en Alemania

En el siglo XV el Derecho Romano recibe sanción oficial en Alemania y en el siglo XVI se convierte en el centro de la práctica jurídica.

Llegó a Alemania a través de los estudiosos que acudían a la escuela de Bolonia aunque en un principio hubo reticencias ya que chocaba con las costumbres germánicas (familia, posesión, el derecho sucesorio, etc.).

A Alemania llegó el Derecho Romano elaborado por glosadores y comentaristas (la Glosa de Accursio).

El Derecho Romano decae durante los siglos XVII y XVIII para resurgir de nuevo en el XIX, siglo durante el cual se crea la Escuela Histórica y la Escuela Pandectística.

  • Escuela Histórica: Su iniciador fue Savigny, para éste el Derecho es un producto del espíritu del pueblo y propugna el retorno al Derecho Romano porque éste es el máximo exponente de la cultura occidental. Pretende hacer un estudio histórico. Pero los estudios de Savigny cuanto más se acercaron a la práctica más se alejaron de la historia.

 

  1. Pandectística y Código Civil Alemán
  • Escuela de Pandectas: es la heredera de la Escuela Histórica (finales del siglo XIX). Esta escuela centraba su estudio en las Pandectas (Digesto) y basaba sus ideas en el Derecho Romano, proponiendo su estudio y buscando aplicación como Derecho vigente. La Pandectística intentó recuperar el Derecho Romano para la práctica (2ª recepción del Derecho Romano).

La Escuela de Pandectas elaboró las grandes teorías abstractas y generales a partir de los textos del Digesto, buscaron conceptos universalmente válidos que sirvieran para todos.

Existía un cierto enfrentamiento entre la doctrina pandectística (codificar el Derecho) y la Escuela Histórica (el Derecho era algo vivo que se hacía cada día para el pueblo). Este enfrentamiento se saldó con la victoria de la doctrina pandectística que se reflejó en la elaboración del Código Civil alemán del año 1900 (BGB).

 

  1. El Derecho Romano justinianeo en España

El Código Civil español es de clara influencia romanística, esta influencia proviene del Código Civil francés.

Hasta el s. VII d.C. rigió en España la Lex Romana Wisigothorum (para la población goda) y la tradición romana (para la población no goda).

En el siglo VII d.C. el “Liber iudiciorum” derogó todas las leyes vigentes pero no erradicó las viejas costumbres ni el Derecho Romano. El “Liber iudiciorum” era de inspiración romana y seguía el modelo del Código de Justiniano incluso en la forma.

Al mismo tiempo, junto a la tradición romana y los contenidos justinianeos del Liber iudiciorum, un acontecimiento contribuyó de manera definitiva a la fijación del Derecho Romano en la península: las “Etimologías” de san Isidoro de Sevilla.

El Derecho Romano también cuajó en “Las Siete Partidas” del rey Alfonso X el Sabio, y en las “Leyes de Toro”.

En el siglo XIX se publica nuestro Código Civil (1889), el cual se apoya en el trabajo de García Goyena (1851) que posee gran influencia del Derecho Romano y del Código Civil francés (de influencia romana).

El Derecho Romano ha influido sobre todo en la parte de contratos, obligaciones y sucesiones, incluso el Código de sucesiones catalán (1992) especifica en su preámbulo que “se respetan todos los principios del Derecho Romano”.

 

 

TEMA 10

 

  1. Principios teóricos fundamentales: la norma jurídica

El problema que plantean los principios teóricos fundamentales es el de deslindar la ciencia jurídica de las otras ciencias.

Los propios juristas romanos al hablar de los tria iuris preacepta (texto de Ulpiano) ponen en un mismo plano jurídico principios que guardan relación con la moral:

  • Honeste vivere → Vivir honestamente.
  • Alterum non laedere → No dañar al otro.
  • Suum cuique tribuere → Dar a cada uno lo suyo.
Tria iuris preceptae → Pautas de convivencia no coercitivas, no son reglas jurídicas

Existe dificultad para distinguir los principios jurídicos de los morales. El hombre en la sociedad acomoda su conducta a varios principios: morales, éticos, religiosos, usos de cortesía, etc…

Norma Jurídica → Reglas que surgen para solucionar conflictos entre los hombres. Funciona como imperativo categórico para la sociedad.

Características de las normas jurídicas:

  • Finalidad → Trata de mantener el orden social en una comunidad organizándola de acuerdo a las exigencias de esa comunidad. Busca la protección de los intereses comunes e individuales, trata de mantener el orden social, la estabilidad y de buscar la perfección y la equidad (es decir, dar a cada uno lo que le corresponde).
  • Obligatoriedad → Una norma tiene carácter coercitivo. Una norma será jurídica cuando se pueda imponer una sanción a quien la incumpla. Una norma conlleva la imposición de unos comportamientos positivos o negativos (permite o prohíbe). Las normas obligan por su origen estatal y porque son asumidas por la comunidad.
  • Generalidad → Se alude al carácter objetivo, no sólo a los que se dirige la norma sino también a su actitud y comportamiento. Las normas surgen para regular toda una serie de casos iguales o semejantes.
  • Abstracción → Busca la igualdad de todos los ciudadanos y contempla a todos. La norma busca una prohibición u orden general y abstracta para que sea norma jurídica.

 

  1. Derecho objetivo: aplicación de la norma en el tiempo y en el espacio

Derecho → Conjunto coordinado de normas relacionadas entre sí que forman un sistema judicial.

Derecho objetivo → Conjunto de normas que regulan la convivencia social. Emana del Estado aunque también de las costumbres, la jurisprudencia, de la respuesta de los juristas (ius respondendi, rescripta), y otras fuentes.

Derecho objetivo → Conjunto de reglas o normas aplicables en cada momento histórico determinado (lo que valía en un momento dado puede que no valga en la actualidad). Tiene dos caracteres fundamentales:

  • Coactividad → Las normas se pueden imponer por la fuerza (poder judicial, por lo tanto vinculantes).
  • Bilateralidad → Enfrenta un interés contra otro → Relación jurídica (vínculo que une y relaciona a un sujeto activo con otro sujeto pasivo).

Aplicación de la norma en el tiempo:

La norma solo es aplicable desde el momento de su emanación, cuando se promulga.

Principio de irretroactividad → las leyes no tendrán efecto retroactivo salvo que indiquen lo contrario. La norma no se crea para actos jurídicos del pasado sino para del futuro.

Aplicación de la norma en el espacio:

  • Principio de personalidad → El Derecho de un país sólo es aplicable a los ciudadanos de ese país (excepción: ius connubii e ius comercii). Los romanos (no romanos) no podían utilizar las normas de derecho hereditario ni de derecho familiar.
  • Principio de territorialidad → El Derecho de un país es aplicable a todos los residentes en ese país o territorio sin distinguir nacionalidades.

En Roma regía el principio de personalidad del Derecho hasta que en el 212 d.C. Antonino Caracalla concedió la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio.

 

  1. Interpretación de la norma

Ningún sistema jurídico es completo y como esto es así, no amparan todo el comportamiento humano por lo que habrá que acudir a la interpretación de la norma.

La norma tiene que ser general y abstracta, general para los destinatarios y abstracta para muchos casos.

Es necesario hacer una adecuación certera entre el contenido de la norma y el caso concreto en el que hay que aplicarla. La interpretación debe hacerse siempre de la norma, nunca de la ley, porque la ley es sólo una de las fuentes del Derecho.

Ningún ordenamiento jurídico puede regular toda una serie hipotética de casos concretos que se pueden plantear ya que sería imposible. Nunca se puede regular de forma casuística. Existen 5 criterios para la interpretación de la norma:

  1. Interpretación gramatical → Consiste en aclarar el contenido, buscar su sentido atendiendo a las normas gramaticales.
  2. Interpretación lógica → Consiste en analizar el origen, los fines y la manera como se desarrolla la norma, es decir lo que se proponía el legislador al emanar la norma. Dentro de esta interpretación lógica hay 2 vías:
    1. Interpretación lógica restrictiva → El contenido de la norma es menor del que se desprende de su letra.
    2. Interpretación lógica extensiva → El contenido de la norma es mayor del que se desprende de su letra.
  3. Interpretación analógica → En el caso de las “lagunas del Derecho”, es decir, aquellos casos para los cuales no está previsto aún una normativa. Sobre un supuesto concreto se proyectan los elementos de una norma completa para un caso idéntico o semejante, o se aplica el principio general por el que se rige el ordenamiento. Este tipo de interpretación del Derecho fue muy utilizado en Roma, sobre todo por los juristas.
  4. Interpretación judicial → Es la interpretación propiamente dicha, es la interpretación que realiza el órgano judicial.
  5. Interpretación auténtica → Es la interpretación que hace el legislador, los órganos legislativos del Estado. Realmente lo que hace el legislador más que una interpretación es dar una ley distinta. Es una actividad legislativa.

 

  1. Derecho subjetivo

El Derecho es el poder, la facultad que le reconoce a los particulares el ordenamiento jurídico. Es la facultad que concede el Derecho objetivo para exigir una determinada conducta.

            El Derecho subjetivo es el interés privado, reconocido y protegido por el Estado.

A parte de esta definición acepta muchas otras.

  • Interés privado → Se parte de que todas las personas poseen bienes que quieren disfrutar, que quieren utilizar y que normalmente son respetados pero, a veces, estos intereses son violados y hay que buscar protección en el Estado.
  • Reconocido por el Estado → Los intereses tienen que ser dignos de protección y el Estado tiene que ampararlos. Es Estado reconoce estos intereses si son dignos de protección, es decir, si no van en contra del interés público.
  • Protegido por el Estado → El Estado pone al servicio de sus ciudadanos los medios de defensa de los intereses particulares dignos de protección. Sin embargo los particulares tienen que realizar un esfuerzo para poner en marcha los medios de protección del Estado (el interponer una denuncia).

Se pueden distinguir dos tipos de Derechos subjetivos:

  • Derechos subjetivos absolutos → Buscan un comportamiento negativo de toda la sociedad. Es un Derecho exigible a todos (p.e. el Derecho de la propiedad, a la libertad).
  • Derechos subjetivos relativos → Cuando un sujeto que tiene el Derecho sólo puede hacer uso de él contra un particular o un grupo de particulares. Es un Derecho exigible a una persona o a un grupo de personas, pero no a todos (p.e. una deuda).

 

TEMA 11

 

  1. El negocio jurídico: concepto

El negocio jurídico se puede extraer de las fuentes romanas (pandectísticas), s. XIX.

El derecho privado es el conjunto de derechos subjetivos y el ordenamiento jurídico romano se compuso de casos particulares, de la iniciativa privada.

Es importante distinguir claramente entre los conceptos hecho jurídico, acto jurídico y negocio jurídico.

  • Hecho jurídico → Acontecimiento que no se ha producido por la voluntad humana y al que el ordenamiento jurídico otorga consecuencias jurídicas (p.e. un tiesto que se cae o la muerte de una persona).
  • Acto jurídico → Acontecimiento producido por la voluntad humana y al que el ordenamiento de otorga consecuencias jurídicas.
    • Acto jurídico lícito → comportamientos que se hacen conforme al Derecho.
    • Acto jurídico ilícito → comisión de un delito.
  • Negocio jurídico → Es todo acto jurídico lícito (como por ejemplo aceptar una herencia). Es un acto de voluntad humana dirigido al que la norma jurídica otorga tutela. Es una manifestación de voluntad encaminada a conseguir un fin práctico que es reconocido y está protegido por el ordenamiento jurídico (p.e. la realización de un testamento).

 

CONSECUENCIA

La consecuencia es la adquisición, modificación o pérdida de un Derecho (compra-venta, arrendamiento, etc.).

Por medio del negocio jurídico se encauzan estos intereses privados, los negocios jurídicos son protegidos y tutelados por el acto jurídico.

ORIGEN

La teoría del negocio jurídico fue elaborada por la pandectística alemana en el siglo XIX basándose en fuentes romanas. La principal característica de todo negocio jurídico es la voluntad, esta sería el eje de todo negocio jurídico. El Código Civil alemán y el Código Civil portugués son los únicos que recogen la materia del negocio jurídico.

La voluntad es importante porque:

  • Sale del cauce privado y se inserta en las relaciones sociales.
  • El ordenamiento solo protege el interés privado que es digno de protección.

 

  1. Clases de negocios jurídicos

Los negocios jurídicos pueden ser:

  • Negocios bilaterales → Se crean por la voluntad de dos sujetos (la voluntad de una parte coincide totalmente con la voluntad de la otra parte; p.e. matrimonio, compraventa, contratos, etc.).
  • Negocios unilaterales → Se crean por la voluntad de un solo sujeto, y no hace falta la voluntad de la otra parte para que surjan los efectos (p.e. un testamento).
  • Negocios jurídicos solemnes o formales → Aquellos para los que el ordenamiento jurídico tiene prevista alguna forma (p.e. mancipatio, la transmisión de la propiedad de una cosa).
  • Negocios jurídicos no formales o no solemnes → La manifestación de los cuales se puede hacer de cualquier modo, libremente (p.e. ius honorarium).
  • Negocios onerosos → Existe un intercambio de prestaciones (p.e. una compraventa).
  • Negocios lucrativos o gratuitos → Adquisición de una parte sin contraprestación económica de la otra (p.e. donación).
  • Negocios inter-vivos → Gozan de eficacia en vida de ambas partes (p.e. arrendamiento).
  • Negocios mortis-causa → Aquellos que exigen la muerte de una persona para desplegar sus efectos (p.e. testamento, legado).
  • Negocios causales → Aquel para cuya existencia el negocio exige la causa (lícita) (finalidad socio-económica) (p.e. compra-venta, intercambio de una cosa a cambio de dinero).
  • Negocios abstractos → Aquellos para los que solo se exige una manifestación de voluntad, no se manifiesta la causa (p.e. stipulatio). (Si se demuestra que la causa del negocio es ilícita éste no desplegará sus efectos).
  • Negocios condicionales → Sometidos a condiciones.
  • Negocios a término → Sometidos a un término.
  • Negocios modales → Sometidos a un modo.

 

  1. Elementos esenciales del negocio: forma, contenido y causa.

Dentro del negocio jurídico existen elementos esenciales, naturales y accidentales.

Elementos esenciales: Son aquellos elementos sin los cuales no puede existir un negocio (p.e. no puede existir una compra-venta sin un precio estipulado). Los elementos esenciales se pueden clasificar en generales o particulares.

  • Elementos esenciales generales: (en todos los negocios)
    • Capacidad de las partes:
      • Capacidad jurídica → actitud para ser titular de derechos y obligaciones.
      • Capacidad de obrar → capacidad para celebrar negocios jurídicos.
      • Voluntad interna → Un loco o demente no la tiene.
      • Exteriorización o manifestación de esa voluntad.
      • Concordancia entre lo querido y lo expresado.
      • Licitud de lo que se persigue.
      • Que las partes estén legitimadas para concluir el negocio.
      • Elementos esenciales particulares (varían en cada negocio):
      • La forma: Manera en cómo se presenta externamente la voluntad de celebrar un negocio. Puede hacerse como declaración o como comportamiento.
      • Declaración → Una persona lleva a cabo acciones para poner en conocimiento de otro la intención de concluir un negocio (puede ser oral, escrita, expresa, tácita, etc.).
      • Comportamiento → Cuando se realiza algún acto que no se comunica a otra persona. La declaración se hace mediante hechos.
      • El contenido: Arreglo lícito de intereses entre las partes, puede ser un interés material (concreto) o espiritual. En Roma la cuestión del contenido era fundamental, llevados a cabo unos comportamientos las consecuencias ya estaban determinadas).
      • La causa: Es la condición objetiva por la cual, una vez que se ha dado, el efecto pretendido es garantizado por el Derecho.

Elementos naturales → Aquellos que acompañan a un negocio jurídico y que las partes pueden eliminar, son aquellos cuya existencia no se ha pactado).

Elementos accidentales → Aquellos que las partes establecen por su propia voluntad y que, por lo tanto, pasan a ser esenciales.

 

  1. Elementos accidentales: condición, término y modo.

Elementos accidentales → Aquellos que las partes establecen por su propia voluntad y que, por lo tanto, pasan a ser esenciales. Son cláusulas accesorias que las partes introducen en un negocio jurídico para modificar su efecto.

Los elementos accidentales son tres: condición, término y modo.

  • Condición → Hecho futuro e incierto (p.e. te daré 100 si el barco llega a Asia). El negocio se puede llevar a cabo sin condición (p.e. te daré 100 por el transporte de la mercancía). Con esto el negocio está concluido y la voluntad no puede variar, lo que está pendiente es el hecho futuro e incierto.

Los negocios no sometidos a condición se denominan “negocios puros” (no todos los negocios admiten condición (actus legitimi).

Clases de condiciones:

  • Suspensivas → Se suspenden los elementos del negocio hasta que se cumpla la condición.
  • Resolutorias → Producido el hecho los negocios se resuelven. Los romanos no conocieron las condiciones resolutorias pero sí sus efectos.
    • Condiciones resolutorias puras.
    • Pactos resolutorios sometidos a una condición suspensiva (efectos contrarios al negocio puro). (p.e. una compra-venta podía ser pura o condicionada: que apareciese un comprador mejor, que no se hubiera pagado el precio dentro de un plazo, que dentro de un plazo la cosa no agradase al comprador, etc. en todos estos casos se anulaba el negocio haciendo cesar sus efectos).
    • Positivas → Prescriben un hecho (si vas a Madrid…)
    • Negativas → Prescriben una omisión (si no vas a Madrid…)
    • Potestativas → Aquellas cuyo cumplimiento requiere la voluntad de quien se beneficia.
    • Casuales → Dependen del azar, de un tercero, de la naturaleza… (si el río se desborda…).
    • Potestativas casuales → Voluntad de una parte del caso. (Te regalaré una bici si te casas con María, que te cases depende de ti).
    • Potestativas negativas → dependen de un “no hacer”. Podrían paralizar el negocio indeterminadamente. Esta situación se superó procurando garantizar el incumplimiento mediante una fianza (te dejo la novela su no vas a Madrid).
    • Expresas → Explícitamente queda supeditada a una condición (te dejo la moto si echas gasolina).
    • Tácitas → Implícitamente queda supeditada a una condición (te dejo la moto pero no tiene gasolina).
    • Impropias o aparentes → Son ineficaces (te daré dote si te contraes matrimonio).
    • Imposibles →
    • Físicas (toca el cielo con la mano).
    • Jurídicas (cásate con un esclavo).
    • Ilícitas (te daré 100 si matas).
    • Relativas a un hecho presente o pasado (te daré 100 si Pedro es aún diputado), hay una ignorancia.

Los negocios condicionales pasan por tres fases:

  • Cuando la condición está pendiente: el hecho no se sabe si se va a concluir, aunque la ley puede asegurar una serie de efectos a ese negocio. La ley asegura la condición y permite que los efectos del negocio pasen a los herederos. La ley impide también que alguien frustre los efectos de ese negocio.
  • Cuando la condición se cumple: el negocio adquiere eficacia. Se considera cumplida una condición aunque un tercero lo impida (cumplimiento ficticio).
  • Condición deficiente: cuando se sabe que no se va a realizar (te daré 100 si subes al capitolio, pero se sabe que éste se quemó).

 

  • Término → Hecho futuro y cierto (te daré 100 el 5 de enero). No hay incertidumbre, el término lo que hace es dilatar o retrasar un negocio:
  • Término inicial → (dies ab quo) Los efectos del negocio permanecen inertes hasta que se cumpla el plazo, día desde el cual…
  • Término final → (dies ad quem) Los efectos del negocio cesan cuando llegue la fecha prevista, día hasta el cual…

No se puede someter cualquier negocio a término (actus legitimi).

Tipos de término:

  • Dies certus an certus quando: se sabe que llegará y cuándo llegará (el precio será pagado el 30 de enero).
  • Dies certus an incertis quando: se sabe que llegará pero no cuándo llegará (la muerte de una persona).
  • Dies incertus an certus quando: no se sabe si llegará pero se sabe el momento de la llegada (el día en que el que negocia cumpla 80 años – la certeza del término es solo aparente porque no se sabe si llegará a la edad).
  • Dies incertus an incertus quando: no se sabe si llegará ni cuando llegará (el día en que mi heredero Ticio se case con Gala).

 

  • Modo → Carga que se impone a una persona cuando se beneficia de una liberalidad (generosidad), (te dono 60 millones y haces una estatua). El deber jurídico de cumplir ese modo es posterior al recibimiento del beneficio. La persona gravada con un modo primero adquiere y luego cumple. El cumplimiento de esta obligación lo puede exigir el donante, los terceros beneficiados o el magistrado (el pretor).

En todo negocio jurídico modal la voluntad del sujeto autor de la liberalidad (generosidad) se dirige a conseguir dos objetivos distintos e independientes entre ellos:

  • Hacer obtener un beneficio a una persona determinada.
  • Hacer cumplir a ésta una actividad gravosa para ella.

La diferencia entre modo y  condición es que la condición suspende pero no obliga y que el modo obliga pero no suspende.

 

TEMA 12

 

  1. Anormalidades de los negocios jurídicos

Los negocios jurídicos pueden presentar defectos en los elementos esenciales generales (fundamentalmente en la capacidad), o en sus elementos esenciales particulares (forma, contenido y causa) que alteren o que, en las hipótesis más graves, anulen los efectos del negocio (ineficacia, anulabilidad y nulidad).

Un negocio jurídico presenta anormalidades:

  1. Cuando en una o en ambas partes falta la capacidad de obrar, esto se suele deber a la edad:
    1. Infans: de 0 a 7 años.
    2. Impúberes: de 7 a 14 años en el caso de los varones y de 7 a 12 años en el caso de las mujeres.
    3. Puberes: de 14 a 25 años en los varones y de 12 a 25 años en el caso de las mujeres.
    4. Seniores: A partir de los 25 años.
  2. Cuando el negocio vaya contra la ley o la costumbre (el negocio ha de ser lícito).
  3. Si la forma exigida no se ha cumplido (un testamento exige la presencia de 5 testigos y si sólo hay tres ese negocio jurídico presenta una anormalidad).
  4. Por el contenido. Cuando lo que las partes pretendían no se ajusta al ius civile.
  5. Por la voluntad de las partes. Cuando la voluntad se presenta viciada (la manifestación de la voluntad se ha producido de forma errónea).

 

  1. Nulidad, ineficacia y anulabilidad

NULIDAD

Un negocio jurídico nulo se produce cuando la manifestación de voluntad no produce ninguno de los efectos jurídicos reconocidos en ese negocio porque hay algún vicio en los elementos (negocio inválido para el ius civile).

No hay reglas generales en la nulidad aunque si que hay casos:

  1. Cuando hay una imposibilidad de prestación (la venta de una persona libre).
  2. Cuando hay un contenido inmoral (prostitución).
  3. Cuando se infringe una norma legal.

 

INEFICACIA

Un negocio jurídico es ineficaz cuando  habiendo surgido algo válido no va a producir ningún efecto debido a un impedimento ajeno (p.e. un testamento en que el heredero no acepta la herencia).

 

ANULABILIDAD

Un negocio jurídico es anulable cuando adolece de algún vicio que puede servir de base para su impugnación.

Era el pretor quien, con los medios procesales al margen del ius civile, fue haciendo entrar en Roma la idea que hoy conocemos como anulabilidad a través de los edictos (ius honorarium), en el ius civile no existía la idea de anulabilidad.

Medios procesales por la vía pretoria:

  • El pretor concede una exceptio que paraliza la acción del demandante.
  • El pretor niega al demandante la concesión de la acción y relativa fórmula impidiéndole conseguir judicialmente los efectos del negocio jurídico.
  • El pretor concede al perjudicado en el negocio una restitutio in integrum que pone a las partes en la situación anterior a la manifestación de voluntad, con lo que impide la verificación de los efectos del negocio eliminando las consecuencias inicuas para la parte perjudicada.

 

  1. Vicios de la voluntad

En todo negocio jurídico debe haber concordancia entre la manifestación de voluntad y la voluntad interna (entre lo que se quiere y lo que se dice). Esta voluntad puede estar alterada por vicios.

Los vicios de la voluntad son todas aquellas situaciones que influyen en la voluntad de los sujetos que intervienen en un negocio jurídico consiguiendo que no haya concordancia entre lo querido y lo manifestado.

En la época republicana no se plantea el problema de divergencia entre la manifestación y la voluntad ya que sólo se daba validez a lo manifestado, este problema comienza a darse en la época clásica en la que se da validez a lo perseguido en los negocios mortis causa (no en los negocios inter vivos), mientras que finalmente en época postclásica se da validez a la voluntad.

Tipos de vicios:

  • Conscientes: declaración iocandi causa, simulación, reserva mental.

La declaración iocandi causa era la declaración hecha en broma. El declarante ha de asumir las responsabilidades si el que recibe la declaración se la cree.

La simulación son los negocios jurídicos aparentes. Se realizan actos que son generadores de un negocio pero en realidad las partes no quieren celebrar ese negocio:

    • Simulación absoluta → Las partes no quieren celebrar ningún negocio jurídico.
    • Simulación relativa → Las partes quieren celebrar un negocio jurídico distinto del manifestado (negocios disimulados). En el fondo puede haber causas ilícitas.

La reserva mental es un vicio consciente que no altera los efectos del negocio jurídico. Hay reserva mental cuando  se produce una manifestación de voluntad algo distinta a lo que se quiere de manera realmente intencionada (p.e. cuando se celebra un matrimonio en el que uno dice que quiere casarse pero realmente no quiere). La reserva mental no anula el negocio pero si que crea responsabilidades. En el Derecho Romano no hay muchos textos sobre la reserva mental, figura que encontrará un gran campo de aplicación en el Derecho Canónico en donde aparece mucho.

  • Inconscientes: error.

Error es el falso conocimiento de un hecho o de una norma jurídica, su ignorancia. Es un estado negativo de conciencia, el error consiste en conocer algo pero de manera equivocada (no en no conocer). El ius civile no tuvo en cuenta el error.

No hay una regla general sobre la aceptación de un negocio afectado con error porque hay distintas clases de errores:

  1. Error propio: Error que recae sobre la propia voluntad (es diferente del error impropio que es el que recae sobre la declaración de la voluntad).
  2. Error de Derecho: No se conoce la norma jurídica aplicable (ignorantia iuris). La ignorantia iuris no puede invocarse (los menores de 25 años, las mujeres y los soldados, personas que tienen menos posibilidades que otras para conocer las normas jurídicas, si pueden invocar en el Derecho Imperial la ignorantia iuris para evitar un daño, nunca para adquirir ventajas de su ignorantia).
  3. Error de hecho: No se conoce la existencia de una situación (suelen ser nulos). Existen 6 tipos de errores de hecho:
    1. Error in negotio → El error recae en el negocio que las partes están recreando, p.e. compra-venta por una donación.
    2. Error in persona → Cuando se negocia con una persona diferente de la que se piensa p.e. casarse con una persona que no se conoce (Juan por Pepe).
    3. Error in corpore → Error que pesa sobre el objeto (p.e. creer que voy a comprar el 5ºB y la inmobiliaria me vende el 5ºA).
    4. Error in substantia → Recae sobre las cualidades de una cosa (p.e. comprar plomo por oro).
    5. Error in qualitate → Recae sobre la calidad de algo (p.e. cuando se compra vino de mejor o peor calidad), este error no anularía el negocio porque es sanable.
    6. Error in quantitate → Recae sobre la cantidad de algo. El negocio no es válido, se anula.
  • En los motivos del negocio: dolo.

El dolo es el propósito de engañar a otro, y en los negocios jurídicos bilaterales dolo es toda actividad consciente para llevar a engaño o mantener en error a la persona con la que se entra en relación (malicia, fraude, engaño).

Estos negocios con dolo eran válidos para el ius civile ya que éste mantenía que si alguien se había dejado engañar era porque no había sido lo suficientemente desconfiado.

El dolo se suprimió por la actividad pretoria, la cual creó los medios necesarios para perseguir el dolo. De todas maneras, se debe hacer una distinción entre el dolo bueno (dolos bonus) y el dolo malo (dolos malus):

    • Dolo bueno → Engaños “lícitos”, permitidos en el comercio, no es perseguido por el Derecho.
    • Dolo malo → Comportamiento malicioso que se dirige a engañar a otro o a mantener en el engaño para concluir el negocio. El ordenamiento sólo considera relevante el dolo malo. Labeón define el dolo malo como: “Toda malicia, engaño o maquinación valiéndose de otro para engañarle”, se divide en dos:
      • Dolus dans: Engaño que se ha producido y que de haberse conocido el negocio no se hubiese concluido. Da lugar a un resarcimiento del daño.
      • Dolus incidens: Engaño que se ha producido y que de haberse conocido el negocio se hubiese concluido pero de otro modo, da lugar a una restitutio in integrum.

Elementos que configuran el dolo:

  1. Reflexión y conciencia de querer concluir una actividad fraudulenta.
  2. Se adopta la voluntad de engañar.
  3. Se realiza la voluntad de engaño.
  4. Se intenta concluir un negocio que de no haber sido doloso no se hubiese concluido. Se obtiene algún beneficio.

En el ius civile no existían medios para reprimir el dolo y tampoco se podía anular el negocio, salvo que en los negocios que daban lugar a iudicia bonae fidei (juicios de buena fe) en los que se permite al juez tener en cuenta las circunstancias que habían rodeado el delito.

Mediante la actividad pretoria el dolo se persiguió en un principio incluyendo al final del negocio una clausula doli (pacto por el que uno se compromete a no haber actuado dolosamente), si no se incluía esta clausula doli no se podía pedir responsabilidades. Pero el ordenamiento jurídico  fue evolucionando y se crearon remedios contra el comportamiento doloso:

En el año 68 a. C. Aquilio Gallo introdujo una acción (actio doli) y una excepción (exceptio doli) contra el dolo y posteriormente se introdujo la restitutio in integrum propter dolum.

  • Actio doli → Acción infame (priva a los sujetos del sufragio activo o pasivo) y subsidiaria (se exigía a posteriori de ser engañado). Existía un plazo de un año para exigirla y no era hereditaria.
  • Exceptio doli → Medio procesal que se concede al que ha sido engañado para poder repeler la acción del que ha engañado cuando éste reclame el cumplimiento del negocio.
  • Restitutio in integrum propter dolum → Remedio pretorio extraordinario que consiste en que el negocio vuelve al principio como si nunca se hubiera producido.
  • Por falta de voluntad: violencia, miedo.

La violencia es un vicio originado por falta de voluntad. Se entiende por violencia toda coacción física o psíquica ejercida sobre una persona para que realizara o se abstuviese de realizar un negocio jurídico.

El “metus”, miedo, es la coacción psíquica, mientras que la “vis animo illataes la intimidación y la “vis corpori illata” es la fuerza física, la violencia bruta que anula cualquier voluntad. El negocio jurídico realizado en estas condiciones no puede ser válido aunque para el ius civile si lo era salvo en los iudicia bonae fidei. El pretor es el que ofrece los medios para combatir la violencia:

  • Actio metus → Acción penal dirigida tanto contra la violencia física como contra la violencia psíquica. Se busca reponer el mal causado imponiendo una sanción del cuádruplo si se ejercitaba en ese año o una sanción simple si se ejercitaba pasado ese año. Esta acción va en contra de cualquiera que ejercite la violencia o cualquiera que se beneficie de ella.
  • Exceptio metus → Paraliza las pretensiones, retiene una agresión (al igual que la exceptio doli).
  • Restitutio in integrum propter metus → Remedio pretorio extraordinario que consiste en que el negocio vuelve al principio como si nunca se hubiese producido (al igual que la restitutio in integrum propter dolum).

 

  1. Convalidación y conversión de los negocios jurídicos

Todo negocio jurídico no surte efectos pero esta regla tiene excepciones, hay negocios jurídicos que aún afectados por algún vicio se les puede sanar o arreglar.

Convalidación:

Solo es posible en negocios jurídicos anulables (los que pueden ser impugnados), si el negocio jurídico no se impugna no se va a anular.

La convalidación es la curación, la sanación de aquellos efectos que anulan a un negocio o actividad jurídica anulable (impugnable).

Formas de convalidar:

  • Dejar pasar el tiempo señalado para la impugnación.
  • Ratificar o confirmar que no se van a utilizar los medios de impugnación.
  • Remover el vicio que afecta al negocio, sanar el defecto.
  • Por medio de juramento, dando validez al negocio a pesar de los vicios que pueda tener este.

Conversión:

Es posible cuando hay negocios jurídicos nulos.

Es la forma de hacer posible que un negocio jurídico inválido surta efectos rectificando a posteriori su calificación jurídica.

En la conversión las partes realizan un negocio jurídico que no es válido por un vicio y que no va a recoger efectos pero que aplicándolo a otra calificación jurídica distinta si que va a tener efectos, por ejemplo, la acceptilatio (negocio jurídico que extingue una obligación).

Es decir, la conversión transforma un negocio jurídico inválido en otro negocio jurídico válido de efectos similares, pero con una calificación jurídica distinta.

 

  1. La interpretación del negocio y la sustitución en la actividad negocial

Interpretar un negocio es interpretar el alcance y contenido de una intención de voluntad.

Se interpreta los verba (las palabras, lo que se dice), pero detrás hay una voluntas (la voluntad de la persona que lo dice).

Lo normal es que verbas y voluntas coincidan, lo extraño es que no coincidan. La clasificación de los negocios en bilaterales y unilaterales conlleva distintas interpretaciones, en los negocios bilaterales hay que tener en cuenta lo que ambas partes quieren, en los unilaterales hay que buscar la voluntad personal.

Evolución jurisprudencial:

  1. Línea de interpretación representada por Paulo, Servio y Celso. Conciben el lenguaje como un instrumento de comunicación, atienden al uso común y general del lenguaje como criterio interpretativo para hacer una interpretación crítica y objetiva. Paulo lo resume en tres cánones interpretativos:
    1. Cuando no hay ambigüedad en las palabras no se debe permitir la investigación de la voluntad.
    2. Cuando hablamos no queremos decir todas las cosas expresamos con esas palabras, sólo lo que concuerda con la voluntad.
    3. El que dice una cosa distinta de lo que quiere no dice lo que quiere, puesto que no lo expresa, y no quiere lo que dice.
  2. La otra línea de interpretación está representada por Marcelo, Tiberio y Papiniano. Se fijan en el lenguaje como un medio de expresión del pensamiento, buscan más la voluntad que las palabras, según Marcelo: “No hay que apartarse del significado de las palabras salvo que sea muy evidente que fue otra la voluntad del testador”.

Sustitución en la actividad negocial:

La autorregulación de un negocio normalmente se lleva a cabo por medio de las dos partes, pero también se puede actuar por medio de un representante (Representación), es este caso el representado es aquel ha quien han de ir los efectos del negocio mientras que el representante es el que concluye el negocio.

Existen dos tipos de representación:

  1. La representación legal → Es la propia ley quien autoriza y a veces manda, que una gestión la lleve a cabo un representante (por ejemplo la tutela).
  2. La representación voluntaria → Alguien otorga poderes a una persona para que actúe en su nombre.

¿Cómo se producen los efectos del negocio en el representado? Existen dos tipos de representación:

  1. Representación directa → El representante actúa en nombre y por cuenta del representado.
  2. Representación indirecta → Cuando los efectos del negocio jurídico recaen en el representante y con actos posteriores esos efectos llegarán al representado.

El Derecho Romano no reconoció la representación directa porque el titular único de todos los derechos era el paterfamilias y porque los efectos de la representación directa se conocían a partir de otros sucedáneos de representación directa (por ejemplo, la adquisición de posesiones a través de los procuradores). El paterfamilias podía adquirir por medio de los demás miembros de la familia pero nunca podía endeudarse por su culpa ya que lo prohibía el ius civile. Las acciones adiectitiae qualitatis obligaban al paterfamilias a responder en determinados supuestos:

  1. Cuando el paterfamilias concedía un pequeño peculio los hijos se podían endeudar y se le podía exigir responsabilidades al paterfamilias (a través del peculio).
  2. Cuando el pater daba una autorización o una orden a un hijo para que concluyese un negocio el pater era quien respondía (por medio de una actio quod iussu).
  3. Cuando un pater tenía una empresa terrestre y al frente colocaba a un hijo, de los resultados adversos que ese negocio podría tener respondía también el pater (a través de la actio institoria). Si la empresa era marítima a través de la actio exercitoria.

TEMA 13

 

  1. La persona

Se entiende por persona a todo aquel sujeto de Derechos y obligaciones.

Este concepto no fue conocido en el Derecho Romano Clásico, pero si en el bizantino.

Por personas entendemos todo ser o entidad capaz de ser titular de Derechos y obligaciones porque así lo reconoce el ordenamiento.

La actitud para ser titular de Derechos y obligaciones es lo que se llama capacidad jurídica, mientras que la capacidad de obrar es la capacidad de celebrar personalmente negocios jurídicos.

Esta capacidad de obrar más la capacidad jurídica constituyen la personalidad jurídica.

Existen dos tipos de personas:

  • Personas humanas.
  • Personas jurídicas.

En Roma no se puede hablar de persona con el significado actual. El término “persona” proviene del griego y era la máscara que usaban los actores para hacer resonar la voz, mientras que el “caput” (cabeza) era el que sostenía la máscara.

En Derecho Romano persona era todo aquel que podía ser sujeto activo del Derecho, en Roma para ser sujeto activo del Derecho se requería la confluencia de algunos requisitos que en Derecho Romano se traducen en la titularidad de tres estatus:

  1. Status familiae, se distingue:
  1. Los paterfamilias.
  2. Los sometidos a los pater familias.
  1. Status civitatis, los hombres podían ser clasificados según dos grandes grupos:
  1. Todos aquellos que son ciudadanos romanos.
  2. Todos aquellos que no son ciudadanos romanos.
  1. Status libertatis, este distinguía a dos tipos de hombres:
  1. Los hombres libres.
  2. Los esclavos, eran hombres no personas.

Solamente era titular de derechos plenamente aquella persona que era ciudadano romano, libre y paterfamilias.

En Roma, cuando se habla del término persona, no se utiliza con el significado de individuo humano, de hombre ya que existían hombres que no eran personas (los esclavos) así como personas que no eran hombres porque el Derecho Romano reconocía como personas jurídicas a diversas entidades (por ejemplo un municipio o provincia). Esto nos lleva a constatar la distinción entre persona física (humana) y persona jurídica.

 

  1. El papel del paterfamilias en el Derecho privado: el status familiae

El concepto de familia utilizado por el Derecho Romano no coincide con el que tenemos hoy en día. En Roma la familia era un grupo de personas sometido a un paterfamilias. Es necesario ver la familia desde el punto de vista de sumisión al pater.

Desde el punto de vista jurídico dentro de la familia se pueden distinguir dos tipos de ciudadanos:

  • Sui iuris → Todos aquellos no sometidos a ninguna potestas. Poseen plena personalidad jurídica.
  • Alieni iuris → Todos aquellos sometidos al poder del paterfamilias: hijos, esclavos, esposa, hijos comprados, hijos adoptados…

Desde el punto de vista jurídico todo gira en torno a los sui iuris.

El paterfamilias es el centro de la familia romana y tiene derecho a ejercer su patria potestas.

Patria potestas → Poder del Padre. Esta patria potestas daba al pater plenos poderes sobre los sometidos, como por ejemplo el derecho de vida y muerte, que es un poder de corrección sobre los hijos, o el Derecho de vender o abandonar a un hijo, o en el caso de que cometiese algún delito, de entregar ese hijo a la víctima).

Además el paterfamilias es el único sujeto que puede tener posesiones (el peculio es el patrimonio que, aún siendo propiedad del padre, pueden manejar los hijos, los esclavos…).

Todas estas distinciones son sólo para el ius privatum, no tienen nada que ver a efectos de ius publicum.

Tipos de familias:

  1. Agnaticia → Este concepto de familia es muy amplio. La formaban los esclavos, los hijos comprados, los adoptados, la esposa… En ocasiones, familia era sinónimo de patrimonio. El lazo de unión de estas familias agnaticias es la sumisión a la potestas  del pater.

Existen dos tipos de familia agnaticia:

  1. Familia propio iure: Cuando vive el pater.
  2. Familia común iure: La gran familia que estaría sometida a un paterfamilias si éste viviera (ya está muerto).

Funciones de la familia:

  • Protección frente a otros grupos familiares, gentilicios…
  • Educación de la prole.
  • Defensa contra el exterior, contra otras etnias.
  • Organismo político, las creencias les mantenía unidos.

La familia va a evolucionar y van a aparecer unos caracteres permanentes. Se va a convertir en una comunidad organizada de personas cuyos fines generales siempre se superponen a los individuales.

  1. Cognaticia → Este tipo de familia se desarrolla durante la época postclásica y jsutinanea. Es un tipo de familia parecida a la actual. La forman un grupo de personas organizadas por un parentesco natural, de consanguinidad (lazos de sangre) y poco a poco fue sustituyendo a la familia civil.

Las consecuencias de estas nuevas relaciones (consanguíneas) son muy importantes ya que el parentesco tendrá gran importancia para numerosos negocios (sucesiones, testamentos, etc.).

Se denomina línea a la serie de parientes que se suceden. Pueden ser:

  • Línea recta o directa: serie de individuos escalonadamente engendrados. Puede ser ascendente o descendente.
  • Línea colateral: parientes que descienden de un antepasado común (dos hermanos; el tío y el sobrino; …).

El grado es la distancia entre dos parientes (generación). Es la unidad en que se mide la relación de parentesco.

En línea recta el grado se expresa por las generaciones que hay entre ellos (entre el padre y el hijo, 1º grado).

En línea colateral se halla en grado sumando la distancia de ambos respecto a su antepasado común (entre hermano y hermano, 2º grado; entre tío y sobrino, 3º grado).

Se llama afinidad al parentesco que une a un cónyuge con los parientes sanguíneos del otro.

 

  1. La capacidad y sus modificaciones

La capacidad es el atributo de la personalidad. Es intransferible, una, irreductible e igual para todos los que gozan de los mismos status (status familiae, libertatis y civitatis) pero puede sufrir modificaciones.

            Modificaciones posibles:

  1. Edad. Influye directamente sobre la capacidad. Por el hecho de nacer ya hay existencia humana pero para tener derechos se necesitan ciertos requisitos:
  1. estar separado del seno materno, vivo y con forma humana.
  2. Que nazca vivo (que hubiese llanto para los proculeyanos y movimiento para los sabinianos).

Según su edad se clasificaban a las personas en:

  1. Infans: 0-7 años.
  2. Impúberes: de 7-14 años en los varones, de 7-12 años en mujeres.
  3. Púberes: 12-15 las mujeres, 14-25 los varones.

La muerte supone la extinción natural de las personas físicas, pero cuando varias morían a la vez se consideraba a efectos sucesorios que en primer lugar morían los impúberes, posteriormente los padres y por último los púberes (debido a la fortaleza física).

En época de Augusto se censaba inmediatamente al recién nacido, y en época de Marco Aurelio era obligatorio inscribirlo a los 30 días de su nacimiento.

  1. Enfermedad → Tener una enfermedad corporal no incluye sobre los derechos de las personas salvo que esta enfermedad sea permanente: ciegos, mudos, etc. (teniendo que hacer testamentos especiales y cumplir otros requisitos).

Las enfermedades mentales si tienen importancia sobre la capacidad de estas personas que ven reducidos sus derechos y el encargado de administrar sus bienes es un administrador.

  1. Sexo → La mujer tenía muchas limitaciones, no gozaba de Derecho político, no tenía patria potestas, no disponía de los bienes matrimoniales, no podían heredar cantidades superiores a los 100.000 ases, no tienen derechos privados.
  2. Religión → La pluralidad de religiones en Roma no influía en la capacidad de las personas, pero a finales del imperio romano sí que disminuyeron la capacidad (sobre todo a la hora de heredar).
  3. InfamiaEs la falta de honradez. Quien cae en infamia se le retiran los derechos políticos (no puede votar, no puede representar a terceros, no se le permite ejercer la abogacía, pierde el ius connubi). Se cae en infamia bien por ejercer determinadas profesiones (gladiador) o por cometer delitos públicos, alta traición, etc.
  4. Capitis deminutioEs la extinción civil de las personas físicas. Supone la pérdida de alguno de los status y por tanto la pérdida de capacidad jurídica. Esta puede ser de tres grados:
  1. Máxima → Cuando se cae en la esclavitud. Se pierden los tres status, libertatis, familiae y civitatis.
  2. Media → Pérdida de status civitatis, no se pierde el status libertatis pero si se pierde el status familiae.
  3. Mínima → Pérdida del status familiae, se mantiene el status libertatis y el civitatis.

TEMA 14

 

  1. Status libertatis: consideración del esclavo en el Mundo antiguo

En Roma tuvo gran importancia la esclavitud. Un esclavo era una persona que estaba al servicio de otra, tenía la consideración de cosa (res) y solo los hombres libres tenían capacidad jurídica. Con el paso del tiempo los esclavos dejan de ser considerados así y pasarán a ser personas libres con lo que se distinguirán dos clases de personas libres:

  1. Ingenuos → personas libres de nacimiento.
  2. Libertos → esclavos liberados (manumitidos).

Con el cristianismo la esclavitud se fue atenuando aunque no desapareció nunca totalmente en el imperio romano.

Esclavo: no tenía propiedades, no tenía herederos, no podía hacer testamento y si se le hacía algún daño, era su dueño el que tenía que reclamar.

Esclavo: podía adquirir (para su dueño), podía ser nombrado heredero (para su dueño), podía recibir un peculio, era enterrado en terreno santo, podía cometer delitos y no se le podía matar sin motivo aparente (en cierta forma recibía tratos humanos).

El esclavo nace o se hace:

  1. Por nacimiento → Descendiente de madre esclava, con independencia del padre, ya libre o esclavo. El hijo de una madre libre, era libre, aunque su padre fuese esclavo. Si durante algún momento durante la gestación la madre fue libre, el hijo será libre.
  2. Se puede caer en esclavitud por diversos motivos.

 

  1. Causas de caída en la esclavitud
  1. Siendo prisionero de guerra (cautivus). También existía la figura del postliminium, que era el prisionero liberado con la posibilidad de retornar a Roma.
  2. Noxae deditio → Cuando el paterfamilias entregaba a un delincuente a su víctima.
  3. Venditio trans Tiberim → Es la venta del confesus, ciudadano insolvente que ha sido ganado en juicio puede ser vendido como esclavo.
  4. Indelectus → Persona que no quiere prestar el servicio militar.
  5. Incensus → Persona que no quiere estar censada (para no estar controlado).
  6.  La mujer que mantenía relaciones sexuales con un esclavo (hasta ser advertida 3 veces) podía pasar a ser esclava del dueño del esclavo.
  7. Aquel que se deja vender como esclavo para repartirse el precio obtenido.
  8. Los condenados a penas capitales, a trabajar en minas, en galeras o los deportados, todos estos pasaban a ser esclavos sin dueño.

 

  1. Manumisiones: clases y efectos, los libertos.

Las manumisiones son actos jurídicos según los cuales el dueño da la libertad a un esclavo renunciando a la propiedad que sobre él tenía. Se unen dos voluntades por parte del dueño: dar la libertad y renunciar a la propiedad.

Existían dos formas para extinguir la esclavitud:

  1. Por manumisión: El dueño concede al esclavo la libertad y este adquiere el status libertatis. Puede ser de dos tipos:
    1. Solemnes o reconocidas: 4 tipos.
  1. Manumissio vindicta: Es un proceso fingido en el que un ciudadano romano acude a un magistrado y pide la libertad de un esclavo. Si el dueño no se opone al magistrado le concede la libertad (en este caso existe un acuerdo previo entre el dueño y el ciudadano que acude al magistrado).
  2. Manumissio censu: Consiste en la inscripción en el censo de un esclavo por parte de su dueño.
  • Manumissio testamento: Consiste en conceder la libertad al esclavo por medio del testamento efectuado por su dueño. El testamento podía estar sometido a una condición o término en el que se podía considerar al esclavo libertus orcinus, cuando se cumplía la condición el esclavo pasaba a una situación de status liber (estado de libertad).
  1. Manumissio in eclesia: El dueño declara ante las autoridades eclesiásticas o ante los fieles (populus fidelium) reunidos que concede la libertad al esclavo.
    1. No solemnes o no reconocidas: 3 tipos.
  1. Manumissio inter amicos → Entre amigos.
  2. Manumissio en mensam → sentando al esclavo a la mesa.
  • Manumissio per epistulam → A través de cartas.
  1. Por Ley: No solemnes o no reconocidas.
    1. Lex Fufia Caminia: Ley del año 2 a.C. que limita el número de esclavos que se podían manumitir a través de mortis causa:
  1. Entre 3 y 10 esclavos se podían manumitir la mitad.
  2. Entre 11 y 30 esclavos se podían manumitir hasta un tercio.
  • En ningún caso más de 100 esclavos.
    1. Lex Aelia Sentia: Ley del año 4 d.C., esta ley exponía que el que manumitía tenía que ser mayor de 20 años (si era menor necesitaba consejo de la familia) y el manumitido tenía que ser mayor de 30 años.

Los libertos: Son los esclavos que han sido manumitidos, aunque con restricciones en sus derechos: no podían ocupar magistraturas, no podían contraer matrimonio, no podían demandar a su patrono y debían dar a su dueño prestaciones y servicios establecidos por costumbre, a cambio el patrono les debía suministrar alimentos hasta que pudiese valerse por sí mismo y no podía llevar al liberto a la pena capital.

 

  1. Status civitatis: las categorías de hombres en Derecho romano

Existían 4 categorías de ciudadanos:

  1. Ciudadanos romanosCiber romanos, gozaban de todos los derechos, podían celebrar cualquier negocio civil, tenían derecho a ocupar cargos públicos, derecho a votar y ser votado, derecho a casarse, derecho a comerciar.
  2. Peregrini → Son los extranjeros, se distinguen tres tipos:
    1. Los extranjeros sin más, no tenían ningún derecho.
    2. Los extranjeros de localidades con foederas (tratados internacionales), gozaban de más derechos; eran libres, poseían ciudadanía, podían realizar actos jurídicos, gozaban del ius comercii, aunque no podían ser herederos, ni formar parte de los tribunales romanos.
    3. Los peregrini dediticii, los que se habían rendido a Roma por las armas, son los que estaban en peor situación, su situación era la de los esclavos manumitidos de forma no solemne.
  3. Latini → Es la categoría intermedia entre los ciudadanos romanos y los extranjeros, existen 3 tipos:
    1. Latini veteres → gozaban del ius comercii, ius connubii, ius migrandi (derecho a adquirir la ciudadanía romana si emigraba a Roma), y el ius sufragii (derecho a votar si se residía de forma accidental en Roma), podían ser nombrados herederos de un ciudadano romano.
    2. Latini colonialii → Habitantes de las colonias de Roma, gozan del ius comercii pero no pueden ocupar cargos públicos.
    3. Latini iunaru → Esclavos manumitidos de forma no solemne, no podían testar ni heredar.
  4. Enemigos → Eran considerados esclavos sin más. Son los habitantes que Roma encontraba en los territorios conquistados en situación bélica (hostis publicum = enemigos públicos).

 

  1. Adquisición y pérdida de la ciudadanía

La ciudadanía romana se podía adquirir de 4 formas:

  1. Por nacimiento → Los procreados en justas nupcias y aquellos nacidos de madre romana aunque fuese fuera del matrimonio.
  2. Por manumisión → Los manumitidos de forma solemne dentro de una de las 4 clases de manumisión solemne o reconocida.
  3. Por concesión de la Ley → La Lex Aelia Repetundarum concedía la ciudadanía romana al extranjero (peregrini) que hubiera acusado a un magistrado y logrado su condena por abuso de poder.

A un latini cuando se iba a vivir a Roma, como premio a los servicios militares, cuando desempeñaban magistraturas locales, etc.

Cuando se quería favorecer la natalidad legítima.

  1. Por concesión del poder público → Cuando un general victorioso o un emperador quería ampliar el ejército o quería recaudar más impuestos.

La ciudadanía también se podía perder mediante 4 formas:

  1. Cayendo en esclavitud (incensus, deudor insolvente, indelectus, etc.).
  2. Al adquirir otra ciudadanía.
  3. Al ser entregado al enemigo.
  4. Al ser deportado, extraditado.

Existían dos excepciones a la pérdida de la ciudadanía:

  1. En el caso de destierro por un tiempo determinado, terminado el cual se volvía a ser ciudadano.
  2. En el caso de cautiverio de guerra, la figura del postliminium.

TEMA 15

 

  1. La idea de persona jurídica en el pensamiento romano: clases y régimen de los sujetos impersonales del derecho

Denominación persona jurídica Todo ente o toda entidad distinta del hombre a la cual el ordenamiento le concede la capacidad de ser titular de derechos y obligaciones (sujeto de derecho).

En el tráfico jurídico intervienen tanto las personas físicas como las personas jurídicas, el sujeto final que existe detrás de una personas jurídica es el hombre pero la persona jurídica tiene pretensiones que van más allá del hombre.

Para la existencia de una persona jurídica se tienen que cumplir dos requisitos:

  1. Ser una entidad independiente y diferente de los miembros que la componen.
  2. Que el ordenamiento le reconozca la capacidad de ser titular de derechos y obligaciones.

Tipos de personas jurídicas:

  1. Universitas personarum → Corporaciones o reuniones de personas cuyos objetivos se extienden más allá de los intereses de una persona normal.
  2. Universitas rerum → Conjunto de bienes dirigidos para un fin (FUNDACIONES).

 

UNIVERSITAS PERSONARUM

Agrupaciones de personas dirigidas para la consecución de un fin.

Hay figuras de Dº Público y de Dº Privado

  • Figuras de Dº Público:
  1. El Estado → Ente colectivo titular de derechos y obligaciones con patrimonio propio, puede recibir herencias, comprar, vender,… está por encima de las personas que lo componen.
  2. La civitas, los municipios, las colonias, las provincias → Su capacidad jurídica era tan amplia que se puede comparar a la del Estado.
  • Figuras del Dº Privado:
  1. Las societates publicanorum → Se dedicaban a arrendar el cobro de impuestos. Era una sociedad en la que no se especificaban quienes eran los miembros individuales. Tenían una caja común y un representante que actuaba en nombre de las societas publicanorum.
  2. Asociaciones funerarias.
  3. Empresas de transporte marítimo.

Todas estas deben cumplir unas reglas sobre su constitución:

  • Constituidas por un mínimo de tres individuos (una vez constituido bastaba con uno).
  • Se ha de perseguir un fin lícito.
  • Se necesitaban para la constitución una lex Colegii (unos ESTATUTOS).
  • Finalmente se necesitaba autorización del Senado.

Sobre su organización:

  • Había cargos directivos.
  • Una caja común.
  • Un representante.
  • El resto de los miembros.

Formas de disolver las UNIVERSITAS PERSONARUM:

  • Por la muerte de uno de los miembros.
  • Por la renuncia de sus miembros.
  • Por haber conseguido ya su fin.
  • Por decisión de la autoridad (al considerar ésta que persigue un fin ilícito).

 

UNIVERSITAS RERUM

Conjunto de bienes dirigidos a un fin de acuerdo con la voluntad de la persona física que lo constituyó.

Figuras:

  • Herencia adyacente → Es la situación de la herencia desde que muere el testador hasta que lo aceptan los herederos, los aumentos o disminuciones de la herencia durante este periodo de tiempo repercuten en el patrimonio hereditario (la herencia es en sí una persona jurídica).
  • Fundaciones → Patrimonio destinado a un determinado fin, este patrimonio es calificado como persona jurídica. Las normas de las fundaciones las establecían sus fundadores. Las fundaciones solían ser a perpetuidad, pero si el fin para el que surgen se extingue, la fundación se extinguía con él.

 

TEMA 16

 

  1. Protección de los derechos

Existen dos tipos de limitaciones al ejercicio de los derechos:

  1. Las que impone el ordenamiento.
  2. Las que surgen de la concurrencia de derechos entre particulares.

A veces en el ejercicio de un derecho somos perturbados por un tercero, ante esto el ordenamiento interviene para sancionarlo.

Denominación de PROCESOConjunto de normas y actuaciones que se realizan para defender los derechos frente a terceros perturbadores.

 

En Roma el proceso comenzó como un sistema de autodefensa (ley del Talión, defensa privada) y posteriormente se fue creando un sistema procesal estatal para defender los derechos a través del aparato judicial.

La protección de los derechos se puede llevar a cabo mediante 2 sistemas:

  • Autodefensa → El titular intenta defender sus derechos y reaccionar frente a los ataques externos.
  • A través del Estado → El Estado pone en manos de los particulares los medios procesales necesarios para la defensa de sus derechos.

 

  1. Actio y derecho subjetivo

Actio → Instrumento por el que se inicia un procedimiento, es el medio de hacer valer judicialmente una pretensión.

  • Actio en Dº Público → Es el medio de petición de amparo del particular al Estado.
  • Actio en Dº Privado → Facultad (acción que tiene una persona sobre otra) que se tiene frente a otro particular.
    • En sentido formal → Abre las puertas de un proceso, el acto de demandar ante el magistrado.
    • En sentido material → Es la pretensión, el derecho a reclamar algo.

 

Derecho Subjetivo → Interés privado reconocido y protegido por el ordenamiento.

En Roma cada derecho subjetivo tenía su propia acción. En el Derecho Romano no se podía establecer una pretensión (derecho subjetivo) si no existía una acción. Las acciones se podían crear por ley, por la costumbre y usos y por medio del pretor.

 

  1. Orígenes del proceso civil romano

Teoría de Wlassak

El proceso tiene un origen privado, en un principio las partes buscaban a un árbitro para solucionar la controversia entre ellas, posteriormente el Estado actuará como árbitro.

Teoría de Jhering

El proceso romano nació de la defensa privada, de la necesidad de todo sujeto a defender sus derechos, principalmente por dos motivos:

  1. La debilidad del Estado
  2. La falta de órganos

El proceso se vio impulsado por:

  • Estabilización del proceso civil con las XII Tablas (las tres primeras hablan del proceso).
  • Creación de la pretura (figura del pretor) con las leyes liciniae sextae en 367 a. de C.

 

  1. Etapas históricas del proceso civil romano

Existen dos etapas históricas pero tres sistemas procesales diferentes:

  • Procedimiento de las legis actiones → Es anterior a las XII Tablas, se usó hasta mediados del siglo II a. de C. hasta la lex Lebutia en 126 a. de C.
  • Procedimiento formulario o per formulam → Coexistió con el anterior por algún tiempo y permaneció hasta el siglo III d. de C.
  • Cognitio extra ordinem → Coexistió con el proceso formulario durante dos siglos y que en el siglo III d. de C. se impuso como sistema procesal único hasta el final del Imperio Romano.

Los dos primeros sistemas procesales se caracterizan por la bipartición, el proceso se lleva a cabo en dos partes, la primera denominada in iure (ante el magistrado) y la segunda apud iudicem (ante el órgano judicial, el juez, que es el que va a sentenciar).

In iure

Legis Actiones

Apud iudicem

Ordo Iudiciorum Privatorum

                                                                                                             In iure

                                                       Procedimiento per formulam

                                                                                                             Apud iudicem

 

Razones de la bipartición:

  • Objeto de abreviar el proceso.
  • Aligerar de trabajo al magistrado.
  • Una mayor especialización judicial.
  • Evitar determinados abusos.

La Cognitio Extra Ordinem no va a tener bipartición, se va a desarrollar de principio a fin frente a un órgano judicial.

 

  1. La bipartición del proceso
  • In iure → Ante el magistrado (normalmente el pretor).
  • Apud iudicem → Ante el que va a dictar sentencia (normalmente el juez).

Existen varias teorías sobre la bipartición:

  • El poder de juzgar pleno lo tendría el rey y que con la república se reenvió la decisión final a un juez privado.
  • Otros autores creen que quien decide la norma a aplicar es el monarca y el que decide al final es el árbitro.
  • Según Betti era el rey quien dictaba los criterios jurídicos por los cuales se tenían que regir los árbitros.
  • De Martino cree que quien dictaba los criterios jurídicos no era el rey sino un órgano sacerdotal: el colegio de los pontífices.

 

  1. La iurisdictio

Iurisdictio procede de ius dicere que significa mostrar, declarar derecho.

La jurisdicción es la facultad estatal para decidir controversias entre particulares, es un poder del Estado, en otras palabras toda actividad de tutela o protección que puede tener un magistrado.

 

 

Do – Conceder un derecho.

Tría Verba Solemne       Dico – Derecho a aplicar.

(Tres verbos solemnes     Addico – Actos que atribuyen derechos a las partes.

Del ius dicere)

 

La jurisdicción no siempre fue un poder del Estado sino que experimentó una evolución. El pretor se convirtió en el órgano fundamental del proceso ya que era él su iniciador y es quien da y deniega acciones.

La iurisdictio pasa por una serie de etapas:

  • Secularización del Derecho (XII Tablas) → El Derecho se hace público y pierde las connotaciones religiosas, pasa a ser un poder de los magistrados (3 primeras tablas).
  • Leges Liciniae Sextiae (367 a. de C.) → Se crea la pretura. La iurisdictio pasa a ser una función del pretor.

 

Clases de procesos:

  1. Iurisdictio contenciosaIntervención del magistrado cuando existe un verdadero litigio.
  1. Plena → Cuando el magistrado resuelve un contencioso de principio a fin.
  2. Menos plena → El magistrado limita su intervención a la fase in iure.
  1. Iurisdictio voluntariaIntervención del magistrado cuando no existe un verdadero litigio, el magistrado actúa voluntariamente.
  2. Iurisdictio propiaLa poseen los magistrados mayores con imperium (pretor, cónsul, dictator).
  3. Iurisdictio delegadaLa poseen los magistrados que no gozan de imperium.

 

 

  1. Organización de la justicia

La justicia se desarrolla paralelamente al Imperio Romano.

En un principio el monarca es el único encargado de conocer en el ámbito de la justicia, por sí mismo o a través de delegados. A partir de 367 a. de C. la fase in iure es presidida por el pretor urbano y a partir de 241 a. de C. por el pretor peregrino (para controversias entre romanos y peregrinos).

La actividad jurisdiccional estaba constituida por dos pretores, el urbano y el peregrino y en un ámbito especial por los ediles curules. Con la progresiva extensión de Roma, para conocer los litigios ocurridos fuera de la urbe (Roma), los pretores enviaban praefecti iure difundo con jurisdicción delegada del propio pretor.

La fase apud iudicem se desarrolla ante jueces particulares encargados de emitir una opinión, pero no tienen imperium y por lo tanto tampoco iurisdictio, tan solo cumplen con su oficio, dan una opinión conforme al mandato que les ha dado el pretor o el magistrado. Estos jueces son designados por las partes, y en caso de no estar de acuerdo las partes sobre el juez se realizaba un sorteo.

Los jueces podían ser:

  • Organos colegiados:
    • Recuperatores → Tribunal de ciudadanos particulares formado por 3 o 5 miembros.
    • Decemveri → 10 miembros particulares nombrados por la asamblea.
    • Centumviri → Formado por 105 miembros y más tarde por 130, se dedicaban a temas de propiedad, herencia y familia.

En la etapa Cognitio extra ordinem desaparece la bipartición y el mismo magistrado es el que se encarga de principio a fin del pleito.

En Roma el emperador se encuentra en la cúspide de la justicia y por detrás de él están los prefectos; en las provincias los rectores; en las diócesis los vicarios; y en los municipios los magistrados municipales.

 

  1. Lugar y tiempo en la administración de justicia

LUGAR: En el comitium, un lugar del Foro en su parte noroeste.

TIEMPO: Se podía administrar justicia en horas diurnas y además sólo en días hábiles (con Justiniano se podía administrar justicia unos 240 días al año). El juez podía actuar en días no fastos, pero los magistrados no. La consideración de día fasto o no fasto dependía de las vendimias, de las cosechas, etc.

La justicia debía realizarse en lugares públicos.

La competencia supone el problema de la atribución de un determinado asunto a una autoridad. La asignación de los litigios obedece a determinados criterios:

  1. A la conveniencia económica de las partes.
  2. A la naturaleza de la condición jurídica.
  3. A la extensión del territorio.
  4. A la especialidad de los magistrados.

 

  1. Las partes y sus representantes

Las partes del proceso son dos: el demandante o actor y el demandado.

Sujetos individuales o una pluralidad de sujetos.
  • Demandante → Es el que actúa.
  • Demandado → Es contra quien se actúa.

En las legis actiones  no se admitía la representación, sino que deben comparecer las partes.

Con el paso del tiempo aparecen dos tipos de representantes:

  • Cognitor → Representante nombrado directamente por el representado de forma solemne ante el tribunal y ante la otra parte.
  • Procurator → Inicialmente, administrador general de los bienes, es más fácil de nombrar que el cognitor por lo que será la figura que acabará imponiéndose.

Si el  procurator  actuaba por medio del demandante se le exigía a dicho procurator una fianza para garantizar que si perdía el juicio el demandante no lo iba a intentar de nuevo.

Si el procurator actuaba por medio del demandado también se le podía exigir una fianza para que en el caso de que el demandado fuese vencido, se pudiese garantizar el resultado del juicio.

La figura del cognitor no existió en la época justinianea.

 

  1. Citación y comparecencia

4 tipos de citación:

  1. In ius vocatioEl demandante requería e intimidaba al demandado para que acudiese al tribunal, este podía o no asistir o presentar un sustituto (vindex), si el demandado no acudía y no presentaba a un sustituto el demandante podía llevarle a la fuerza ante el magistrado (haciéndolo ante testigos).
  2. Mediante el acuerdo entre las partes.
  3. Litis denuntiatio → Escrito que el demandante dirigía al demandado para acudir ante el magistrado. Este sistema es de la época clásica y aunque en un principio era privado posteriormente se hizo público.
  4. Libellus conventioinis → Escrito que el demandado dirigía al magistrado exponiendo sus pretensiones, el magistrado ponía en conocimiento del demandado el escrito y lo hacía comparecer.

En todos estos casos el demandado tenía la opción de comparecer o no hacerlo. Si el demandado no comparecía se autorizaba al demandante a que tomara en posesión la cosa litigiosa. En la fase apud iudicem si alguna de las partes no comparecía se daba la razón a la parte que sí había comparecido.

En la cognitio extra ordinem se puede comenzar el proceso con la presencia única de la parte demandante, en este caso se podía dar la razón al demandado, al indefenso.

 

TEMA 17

 

  1. El procedimiento de las legis actiones

Legis actiones → Procedimiento oral en el que no se permitía la representación y solamente era válido para los cives romanos. Es la forma más antigua del ordo iudiciorum privatorum (recogido en las 3 primeras tablas). Las Legis actiones son declaraciones solemnes formales que las partes tienen que hacer. Este formalismo se manifiesta sobre todo en la fase in iure (ante el magistrado).

Requisitos para utilizar una legis actiones:

  • Que se reconozca el derecho para una pretensión (derecho subjetivo).
  • Ser ciudadano romano.

Cualquier error en la formulación suponía la pérdida del proceso, las “acciones de ley” son 5:

  • Tres declarativas, sirven para esclarecer una determinada disputa sobre quien tiene el derecho:
  1. Legis actio sacramento → Acción ritual sacramental, acción de ley general.
    • Legis actio sacramento in rem → Con el objeto de la disputa presente, el demandado y el demandante simulan una pelea por el objeto, el magistrado les separa y realizan un sacramentum (apuesta económica por el objeto), las partes entregan una cantidad de dinero si quieren seguir el proceso. Depositado el dinero se continúa el pleito y la parte derrotada pierde la cantidad depositada, la cual se entrega al erario público o al templo.
    • Legis actio sacramento in personam → Solamente se sabe que existieron. Una vez entregado el dinero se llamaba a los testigos que lo hubiesen presenciado y se les invitaba a que dieran fe de cómo había transcurrido la fase in iure.
  2. Legis actio per iudicis arbitrive postulationem. → Es la acción para la petición de un juez o árbitro. Empezó con la promulgación de las XII Tablas. Antes de designar a un juez existía un diálogo entre las partes y se hacían tres cosas:
    • Explicar de dónde procedía el crédito demandado.
    • El alcance del mismo.
    • Y en el caso de una acción divisoria, se decía la causa por la que se quería dividir la cosa.
  3. Legis actio per condictionem. → Es una acción (en la que no se decía la causa) que se introdujo para hacer más rápidos los trámites, se realizaba ante un magistrado, no se nombra a un juez sino que se emplaza a las partes a los 30 días para que el demandado pudiese hacerse con el dinero. A los 30 días se nombraba a un juez (litis contestatio) y el pleito seguía. Con la litis contestatio finalizaba la fase in iure y comienza la etapa apud iudicem. Durante esta fase se practican las pruebas y el juez las valora y emite una sentencia. Si no se cumplía la sentencia se pasaba al procedimiento de ejecución por medio de una de las legis actiones ejecutivas.
  • Dos legis actiones ejecutivas, sirven para realizar de forma efectiva una sentencia.
  1. Legis actio per manus iniectionem → Acción de ley ejecutiva a la que se podía llegar por tres motivos:
    • Por una sentencia declarativa incumplida.
    • Cuando el demandado no sigue el pleito normal a pesar de que reconoce lo que pide la otra parte.
    • Cuando el deudor se niega a cumplir y se compromete a demostrar en otro pleito que tiene razón (riesgo de pagar el doble).

Respecto a la ejecución en el plazo de 30 días el acreedor se presentaba ante el magistrado con el deudor, este podía pagar o presentar a un sustituto (vindex) el cual intentaría demostrar que el deudor tenía razón, pero si no pagaba ni presentaba un sustituto el acreedor tomaba derecho sobre la persona deudora y esta caía en esclavitud durante un plazo de 60 días, expirados los cuales el acreedor podía matar al deudor o venderlo como esclavo en la otra orilla del Tíber. La Lex Poetelia Papiria modificó esta situación de matar o vender por esclavos a los deudores y el acreedor pasó a cobrar la deuda mediante los trabajos personales del deudor.

  1. Legis action per pignoris capionem → Acción de ley por medio de la toma de prenda, esta acción no se llevaba a cabo ante el magistrado y solo se utilizaba para cobrar algunos créditos, es el derecho a tomar algo de alguien para venderlo y saldar la deuda, este hecho se realizaba con palabras solemnes.

 

  1. El procedimiento formulario: orígenes y características

Constituye la segunda etapa en la historia del proceso romano.

FORMULA → Pequeño escrito redactado al final de la fase in iure y que contiene un extracto de lo acontecido en esta primera fase.

El procedimiento formulario estaba dividido en dos fases (bipartición):

  • In iure → Ante el magistrado, el proceso se concretaba en la redacción de la una fórmula.
  • Apud iudicem → Ante el órgano judicial, se procedía a la defensa de las pretensiones, las pruebas y la emisión de una sentencia.

ORIGEN:

  • En la Lex Aebutia, esta pudo haber introducido el sistema procesal, aunque no está claro.
  • Origen en la práctica del pretor peregrino al resolver los problemas entre los extranjeros.
  • Origen a través de una evolución de las propias legis actiones.
  • Origen en la legis actio per condictionem.
  • La hipótesis más clara es que nació del odium por el proceso arcaico, el formalismo de las legis actiones llegó a un punto en el que cualquier error en el planteamiento de la causa hacía perder el litigio y este rígido formalismo llevó a la búsqueda de otro sistema procesal.

Este sistema procesal quedó instaurado en el año 17 a. de C. por la Lex Iulia de Iudicis Privatis. Características:

  1. Menos rigidez formalística.
  2. El magistrado (el pretor) interviene bastante más: va a crear muchas acciones.
  3. Las alegaciones se recogen en un escrito (en una fórmula).

 

  1. Estructura de la fórmula

FORMULAEs un escrito breve redactado al final de la fase in iure por el magistrado y las partes y que constituye la instrucción del juicio.

Podemos dividir la estructura en dos grandes partes:

PARTES ESENCIALES:

  • Intentio → El demandante expone sus pretensiones. De dos tipos:
    • In ius → Se basa la pretensión en el ius civile.
    • In factum → Pretensión basada en un hecho.

Otra clasificación posible es:

  • Certa → El demandante indica una pretensión concreta.
  • Incerta → El demandante no establece un objeto o una cantidad determinada.
  • Demonstratio → Parte que sirve para aclarar, para explicar la pretensión, suele comenzar con la palabra “quod” (ya que, puesto que, en tanto que).
  • Condemnatio → Parte que le permite al órgano judicial condenar o absolver. La condena siempre es en dinero, puede ser:
    • Certa → El juez condena a una cantidad de dinero determinada.
    • Incerta → No viene especificada la cantidad de condena, se le atribuye al juez la libertad para precisar la condena.
    • Incerta cum taxatione → Se le da libertad al juez pero le marcan una serie de pautas en la cuantía (se le establece un máximo).

Cuando el demandante no quería el dinero sino la cosa concreta se establecía una cláusula en la que se decía al demandado que si devolvía la cosa no se le condenaría.

  • AdiudicatioReemplaza la Condemnatio. Parte esencial cuando se trata de juicios divisorios, cuando haya adiudicatio no hay condemnatio.

Hay juicios divisorios cuando se ejecuta una:

  • Actio común individundo → Dividir una cosa común.
  • Actio finium regundorum → Establecer los límites de una finca.
  • Actio familiae erciscundae → Dividir una herencia.

PARTES ACCESORIAS

  • Praescriptio → Parte accesoria de la fórmula que aparece antes de la intentio (praescriptio: escribir delante), se señalaba al juez que tuviese en cuenta unas circunstancias decisivas pro reo (a favor del demandado) o pro actore (a favor del demandante). La finalidad es ordenar al juez que investigue sobre la existencia de un hecho previamente a comenzar la cuestión litigiosa.
  • Exceptio → Las excepciones siempre se imponen al demandante. Es un mecanismo procesal propuesto siempre por el demandado que aún admitiendo la verdad de la base de la demanda, elimina o limita su eficacia. Clases:
    • Civiles → Previstas por la ley.
    • Honorarias → Las concede el pretor en su edicto.
    • Utiles → Aquellas que se aplican a supuestos análogos o parecidos.

Otra clasificación posible sería:

  • Excepciones perentorias → Excepciones perennes, para siempre.
  • Excepciones dilatorias → Dilatan la acción en el tiempo.

Finalmente las excepciones pueden ser:

  • In personam → Se puede imponer a ciertos demandantes.
  • In rem → Se pueden imponer a cualquier demandante.
  • Replicatio → Alega el demandante frente a las excepciones del demandado.
  • Duplicatio → Contestación del demandado a las alegaciones del demandante.


TEMA 18

 

  1. Diversas clases de actiones

Actio → Instrumento por el que se inicia un procedimiento, es el medio de hacer valer judicialmente una pretensión.

  • Actio en Dº Público → Es el medio de petición de amparo del particular al Estado.
  • Actio en Dº Privado → Facultad (acción que tiene una persona sobre otra) que se tiene frente a otro particular.
    • En sentido formal → Abre las puertas de un proceso, el acto de demandar ante el magistrado.
    • En sentido material → Es la pretensión, el derecho a reclamar algo.

Hay tantas clases de actiones como derechos dignos de protección.

La clasificación más evidente es:

  1. Actiones in rem reales → Protegen los derechos absolutos sobre las cosas, siempre son sobre una propiedad, siempre hay una cosa sobre cuya propiedad se discute, se reclama el derecho sobre una cosa.
  2. Actiones in personam personales → Siempre hay un demandante, un demandado y un crédito.
  3. Actiones mixtas → Actiones que son reales y personales a la vez, las más importantes son las actiones divisorias: discute la propiedad de una cosa y se reclama al demandado cumplir una obligación.

Otros tipos de actiones son:

  1. Actiones in rem scriptae → Reclaman un derecho  de obligación pero no hay un deudor preestablecido.
  2. Acciones de derecho estricto y acciones de buena fe.
    1. De derecho estricto → Obligan al juez a ajustarse estrictamente a lo establecido en la fórmula.
    2. Acciones de buena fe → Se le deja al juez un campo de aplicación más amplio (acciones de compra-venta).
  3. Actiones in bonum et aequum conceptae → Similares a las actiones de buena fe :
    1. Actio sepulcro violatio (la violación de una tumba).
    2. Actio rei uxoriae (reclamar la mujer al morir su esposo la dote del matrimonio).
    3. Actio de effusis (tirar por la ventana algo que pudiera dañar a los viandantes).
  4. Actiones privadas y acciones públicas o populares:
    1. Acciones privadas → Protegen un interés privado.
  1. Acciones rei persecutorias → Restitución de una cosa o su equivalente económico.
  2. Acciones penales → Imposición de una pena, se caracterizan por:
    1. Intransmisibilidad pasiva → las acciones penales sólo se dirigen frente al culpable, nunca contra sus herederos.
    2. Intransmisibilidad activa → los herederos del ofendido no pueden hacer valer la acción contra el reo.
    3. Noxalidad → Cuando un hijo de familia o un esclavo había cometido un acto ilícito el paterfamilias lo podía entregar a la víctima para no tener que pagar él la pena.
  • Acciones mixtas → Acciones rei persecutorias y penales a la vez (acciones divisorias).
    1. Acciones públicas o populares → Protegen un interés público (actio de positis et suspensis – objeto colocado y suspendido fuera que puede dañar si se cae a los viandantes).
  1. Actiones ex contractu y actiones ex delicto
    1. Actiones ex contractu → Derivan de un contrato.
    2. Actiones ex delicto → Derivan de un delito.
  2. Acciones perpetuas y acciones temporales
    1. Acciones perpetuas → No están sometidas a ningún plazo temporal.
    2. Acciones temporales → Tienen un plazo.
  3. Acciones prejudiciales → Tienen como finalidad preparar un juicio posterior.
  4. Acciones infamantes → Contra la infamia.
  5. Acciones arbitrarias → Se insta al demandado a devolver la cosa y solo en el caso de que no lo haga, dictaría la sentencia pecuniaria.
  6. Acciones directas y acciones contrarias → Las pueden usar ambas partes y según cual la utilice, cambia de nombre.
    1. La actio directa → Acción utilizada por el demandado.
    2. Actio contraria → Acción utilizada por el demandante.
  7. Acciones civiles → Derivan de la ley.
  8. Acciones honorarias → Creadas por el magistrado, pueden ser:
    1. Acciones pretorias → Si están dadas por el pretor.
    2. Acciones edilicias → Si derivan del edicto del edil curul.

 

  1. La litis contestatio. Efectos.

Es la última etapa de la fase in iure, es el momento en que las partes acuerdan el origen privado del compromiso.

Funciones de la “litis contestatio” en la época de las “legis actiones”:

    1. Fijar con absoluta precisión los términos del litigio, lo que se litiga.
    2. Llegar ambas partes a un acuerdo para someterse al órgano judicial.

Funciones de la “litis contestatio” en la época del “procedimiento formulario”:

La primera función pierde importancia, los términos del litigio están recogidos en la fórmula y la segunda función va a cobrar una especial relevancia (ambas partes se someten al fallo del juez).

Efectos de la “litis contestatio” en las “legis actiones”:

  1. Impedir que las partes cambiasen las posiciones que habían tomado en la fase in iure.
  2. Imposibilitar que se modificaran las actuaciones de la fase in iure.
  3. Obligar a las partes a someterse a la decisión judicial.

Efectos de la “litis contestatio” en el “procedimiento formulario”:

  1. Efectos extintivos → Aquello que ha llegado hasta la litis contestatio no puede discutirse una vez más, si se intenta volver a ejercer la acción, el magistrado lo va a denegar. Las acciones únicamente se podían hacer valer una vez.
  2. Efectos conservadores
    1. Numerosas acciones que no eran transmisibles a los herederos se hacen transmisibles por haber llegado a la “litis contestatio”.
    2. Interrumpe la prescripción → Interrumpe los plazos establecidos para poder litigar por el derecho reclamado.
    3. Fija los términos de la relación litigiosa de una manera definitiva.
  3. Efectos novatorios → La relación jurídica entre demandante y demandado se cambia por la que decide la sentencia.

 

  1. Etapa apud iudicem

Es el acto procesal que se lleva a cabo ante el órgano judicial.

Funciones del órgano judicial:

  • El juez tiene que escuchar y dirigir las alegaciones de las partes. Esta actuación recibe el nombre de altercatio.
  • Decidir la solicitud de pruebas propuestas por las partes, llevarlas a cabo y examinarlas. A esta segunda actuación se la llama probatio.
  • Ponderar los resultados de las pruebas.
  • Emitir la sentencia, siempre y cuando no tanga dudas sobre la decisión que tiene que tomar. Cuando tenga dudas puede jurarlo y se le permite desligarse del proceso, con lo que el magistrado pasa a nombrar a otro juez.

La sentencia debe acomodarse a lo previsto en la fórmula.

Este proceso tiene unos límites temporales que son:

  • 18 meses para los iudicia legitima.
  • 1 año para los iudicia imperio continentia.

Las sesiones eran orales y públicas y terminaban antes de la puesta de sol. El pretor en teoría se desliga del proceso en la etapa apud iudicem, pero interviene puntualmente para controlar y fiscalizar lo que haga el órgano judicial, para ampliar el plazo temporal del proceso o para resolver que puede plantear el juez, todas estas intervenciones son puramente puntuales.

 

  1. La Prueba: medios de prueba

De los resultados de la prueba depende la sentencia.

La prueba se basa en hechos, no en derechos, ya que se parte de que los derechos son conocidos por el tribunal.

Los medios de prueba son:

  • Confessio → Las partes llevan a cabo una confesión.
  • Juramento → Ambas partes realizan por separado un juramento. Cuando no haya coincidencia el juramento será rechazado, si coinciden pasará a emitirse la sentencia.
  • Testigos → Los aportan las partes. Se concedía gran honorabilidad a las declaraciones de los testigos ya que se suponía que actuaban honestamente. El testigo infiel era sancionado duramente. Al principio no había limitación al número de testigos pero al final hubo que poner un límite de 10.
  • Prueba documental → Al principio su importancia fue escasa pero poco a poco se fue imponiendo. En un principio se trataban de documentos privados, pero posteriormente se impusieron los documentos públicos sobre los privados.
  • Inspección judicial → El juez podía trasladarse (con peritos) al lugar de los hechos para obtener pruebas.
  • Presunciones → Es una actividad que lleva a cabo el juez. A partir de algo notorio se deduce la probable veracidad de otros hechos.

Tipos de presunciones:

  • Praesumptiones iuris et de iure → Prueban por sí mismas.
  • Praesumptiones iuris tantum → Se refieren a hechos que prevalecen mientras no se demuestre lo contrario.

¿Tenía el juez plena libertad para valorar una prueba o tenía que someterse a unas reglas?

En la época clásica el juez tenía libertad para valorar las pruebas, pero paulatinamente se fue imponiendo el sistema de la prueba reglada.

¿El juez puede proponer pruebas o debe limitarse a las pruebas que le propongan?

En la época clásica el juez no podía indagar por su cuenta sino que debía limitarse a las pruebas propuestas por las partes.

 

  1. La sentencia: presupuestos, contenido, efectos, remedios y ejecución

La sentencia es la decisión, opinión, o fallo pronunciado por el juez, por el órgano judicial que ha conocido el litigio y que pone fin a dicho litigio. Es la parte final de la etapa apud iudicem.

  • Requisitos necesarios para la emisión de la sentencia:
  • Que el juez no tenga ninguna duda.
  • Que se hallan practicado antes todas las pruebas.

La sentencia pone fin a la cuestión litigiosa, era normal que el juez antes de emitir sentencia se reuniese con el consilium para recibir distintas impresiones.

  • Consecuencias de la sentencia:

La sentencia o bien crea derechos, o bien modifica derechos, o bien anula. Se tenía que pronunciar oralmente y en presencia de las partes. Además tenía que ser congruente (el juez tiene que dar una respuesta acorde con lo que se ha juzgado) y estar motivada (tiene que explicar por qué toma esta decisión).

En las legis actiones las decisiones no están motivadas, pero en el procedimiento formulario empiezan a estar motivadas, y en la cognitio extra ordinem es obligatoria esta motivación.

 

PRESUPUESTOS Y CONTENIDO DE LA SENTENCIA

  • PRESUPUESTOS: La Sentencia va a descansar en determinados presupuestos, de los cuales unos son materiales y otros formales:
    • Presupuestos materiales: Hechos materiales, resultado de las investigaciones llevadas a cabo en la fase in iure.
    • Presupuestos formales: Plazos, el juez, el órgano judicial, etc. Son exigencias de tipo procesal que deben concurrir en la sentencia. Si es un juez único tomará la decisión por sí mismo, si es colegiado la sentencia será tomada por la mayoría de votos, contando las abstenciones como votos en contra, en caso de igualdad de votos la sentencia es absolutoria.
  • CONTENIDO: Depende del tipo de la sentencia que sea:
    • Sentencias declarativas: Tan solo conllevan un pronunciamiento y su contenido es declarativo.“¿Ticio es heredero? Sí o no”.
    • Sentencias condenatorias o absolutorias: De contenido patrimonial (determinada cantidad de dinero)..
    • Sentencias constitutivas: Derivan de las acciones divisorias. El juez puede constituir una modificación sobre la propiedad.

 

EFECTOS DE LA SENTENCIA

La sentencia es una opinión emitida por el iudex y que las partes acatan.

Efectos (constituir la cosa juzgada):

  • Efectos negativos o excluyentes: Son comunes a todas las sentencias. Efecto: no se puede volver a ejercer la misma acción para la misma situación.
  • Efectos positivos: Lo pronunciado por el órgano judicial se debe llevar a cabo. Ampliación de la regla anterior, que viene a decir que no solo no se puede interponer en ocasiones la misma acción, sino tampoco una acción distinta sobre el mismo asunto litigioso.

 

REMEDIOS CONTRA LA SENTENCIA

La sentencia debía ser acatada por 2 motivos:

  1. Por la naturaleza autoritaria del iussum iudicandi (mandar juzgar) → orden de juzgar dada por el magistrado al juez.
  2. Sometimiento de las partes en la litis contestatio (las partes se comprometieron a acatar la sentencia).

La sentencia no podía ser apelada (en la cognitio extra ordinem si) pero, los litigantes disponían de unos medios semejantes a los actuales recursos:

  • Una sentencia puede ser nula por vicios de forma o defectos sustanciales. En estos casos no es preciso acatarla.
  • La sentencia emitida por el iudex no la puede modificar ni el propio juez, pero existe la posibilidad de interponer el derecho de veto o intercessio al magistrado que intervino en la fase in iure.
  • En la cognitio extra ordinem se podía apelar.
  • Se podía imponer una actio contra el juez que se hubiese dejado sobornar o corromper. En este caso tampoco era necesario cumplir la sentencia.

 

EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA

A lo largo del ordo iudiciorum privatorum la sentencia era declarativa.

En las legis actiones se resolvía por medio de dos acciones de ley ejecutivas:

Legis actio per manus iniectionem

Legis action per pignoris capionem

En el procedimiento formulario se crea una acción especial actio iudicati, acción que se impone al vencedor para pedir la ejecución de la sentencia.

El demandado podía confesar que fue vencido y que va a cumplir la sentencia, o no confesar su derrota y continuar el proceso hasta la litis contestatio bajo el riesgo de pagar el doble, ahora el demandado deberá prestar una garantía especial de que cumplirá la nueva sentencia.

El pretor crea fórmulas nuevas para la ejecución de las sentencias:

Bonorum venditio → Venta de todo el patrimonio del deudor para hacer frente a los acreedores (el moderno embargo de los bienes).

Curator bonorum → Persona que hacía de custodio de los bienes del deudor frente a los acreedores.

 

TEMA 19

 

  1. Protección jurídica extraprocesal: los remedios pretorios

La protección de los derechos en Roma no se llevaba a cabo solamente a través del proceso, sino que frecuentemente el pretor defendía un derecho sin que ello implicara un proceso.

REMEDIO PRETORIO → Protección jurídica ejercida por el pretor al margen del un proceso.

La finalidad es la de evitar el proceso.

Estos remedios pretorios son actos apoyados más en el imperium del magistrado que en la capacidad de iurisdictio.

Con estos remedios “extra ordinem” el pretor tiende a proteger situaciones aún no tuteladas por una acción pero que él considera merecedora de protección.

Categorías de remedios pretorios:

  • INTERDICTOS
  • STIPULATIONES PRAETORIAE
  • RESTITUTIONES IN INTEGRUM
  • MISSIONES IN POSSESSIONEM

1) INTERDICTOS

            Son órdenes del magistrado en las que, antes de entrar a conocer a fondo alguna cuestión, manda restituir, prohibir o exhibir algo.

Es un modo de protección extraprocesal, un particular intenta lograr protección para una determinada situación pero sin entrar en el fondo de la cuestión.

Nacieron cuando el pretor protegía a los poseedores del ager publicus, la persona que sólo tenía ese trozo de ager publicus y era desalojada pedía protección ante esa situación y el pretor le protegía a través del interdicto. El interdicto sobre el hecho posesorio más antiguo se le denomina interdicto uti possidetis ita possideatis (así como posees, continúa poseyendo).

Los interdictos tiene dos valores fundamentales:

  • Son una orden del magistrado.
  • Protegen una situación de hecho.

Las acciones protegen un presunto derecho y los interdictos una situación de hecho.

Según la forma:

  • Interdictos prohibitorios → Prohíben algo.
  • Interdictos restitutorios → Mandan devolver una cosa.
  • Interdictos exhibitorios → Mandan que se presente o se exhiba algo.
  • Interdictos simples → Una parte es demandante y otra parte es demandado.
  • Interdictos dobles → Ambas partes hacen a la vez de demandante y demandado (acciones divisorias).
  • Interdictos primarios → Como consecuencia de la primera demanda.
  • Interdictos secundarios → Cuando no se ha cumplido la orden y se reclama de nuevo.
  • Interdictos originarios → Surgen para una situación de hecho única.
  • Interdictos útiles → Se aplican a una situación paralela, análoga, semejante pero distinta a la original.
  • Interdictos privados → Sólo los puede solicitar una persona privada.
  • Interdictos públicos → Los pueden solicitar cualquier persona en busca de un interés general.
  • Interdictos temporales → Hay un periodo de tiempo limitado para su ejercicio.
  • Interdictos perpetuos → No hay un plazo de tiempo.

 

2) STIPULATIONES PRAETORIAE

Es un acuerdo de las partes ante el pretor, su finalidad era asegurar la prosecución de un procedimiento iniciado ante el magistrado para que llegue hasta la sentencia.

La estipulación es un contrato verbal del que deriva una acción la actio ex stipulatu, con determinados fines:

  • Garantizar la buena marcha del proceso.
  • Garantizar el cumplimiento de la sentencia.
  • O incluso garantizar cosas sin tener relación con el proceso.

Por lo tanto las stipulationes praetoriae pueden ser:

  • Procesales: Aquellas que obliga el pretor a realizar en relación con un proceso.
  • Extraprocesales:
    • Cautio usufructuaria → Devolver los bienes cedidos en usufructo.
    • Cautio damni infecti → Garantizar una indemnización por un daño futuro.
    • Operis movi nuntiatio → Denuncia de obra nueva al edificar o tirar un edificio que puede conllevar la suspensión de la obra, y una caución por posibles daños.

3) RESTITUTIONES IN INTEGRUM

Significa una reintegración, una restitución del caso al estado anterior, las restituiones van a considerar los hechos, aunque para el ius civile sean válidos, sin embargo injustos, hay 6 clases:

  • Restitutio in integrum ob metum → Cuando una persona ha sido coaccionada para celebrar un negocio por la fuerza.
  • Restitutio in integrum ob dolum → Cuando ha habido un engaño en el negocio para beneficio propio.
  • Restitutio in integrum ob aetatem → Cuando un menor de 25 años había sido perjudicado en un negocio.
  • Restitutio in integrum ob capitis diminutionem → Cuando alguien había perdido intencionadamente el estatus para no responder ante los acreedores.
  • Restitutio in integrum ob absentiam → Cuando alguien ha sufrido perjuicios durante su ausencia, volverá a recuperar los bienes perdidos.
  • Restitutio in integrum ob errores → Se daba en el caso de que se comprobase que un negocio jurídico había sido realizado con error.

4) MISSIONES IN POSSESSIONEM

Para favorecer los derechos de una persona llegando incluso a lo que hoy en día es el embargo de bienes, conllevaba:

  • La custodia de bienes
  • El derecho a administrarlos
  • Otorgamiento de una posesión.

Pueden ser de dos clases:

  • Edictares → En el edicto del pretor.
  • Decretares → Autorizadas por imperativo.

La más importante fue la bonorum possessio → Frente al heredero civil el pretor corrige situaciones injustas por medio de estas y da la herencia al “buen poseedor”, cuando era una situación injusta por encima de lo establecido en el ius civile.

5) PROCEDIMIENTOS ESPECIALES

Son procedimientos que no van a seguir el procedimiento formulario, estos procedimientos son:

  • El arbitraje → Las partes se ponen en manos de un árbitro.
  • Las resoluciones que adopta el pretor cuando él mismo analiza las pruebas de las partes y toma una decisión personal.
  • Los que están exentos de plazos de tramitación o bien por que éstos son más cortos, como por ejemplo la reclamación de crédito a la Iglesia, fiscales, tutela, curatela…
  • El procedimiento “per scriptum” → Es someter las diferencias entre los litigantes ante el emperador para que éste lo resuelva directamente o a través de un “consilium”. Para acudir ante el emperador se necesitaban unos requisitos:
    • Que no se trate de un pleito pendiente de resolución.
    • Que exista una sentencia que se halla apelado.
    • Que la cuestión no esté definitivamente juzgada.
  • La episcopales audientia → Los obispos resolvían controversias, en principio entre seglares y después entre laicos, tienen una serie de criterios:
    • No se basa en normas civiles sino en los principios de la norma cristiana.
    • Las partes se tenían que haber puesto de acuerdo para someterse al obispo.
    • Las sentencias del obispo las llevaban los jueces estatales.

 

  1. La Cognitio Extra Ordinem: orígenes, características y tramitación

ORIGENES:

En el procedimiento formulario empezaron a aparecer casos en los que el magistrado iba a conocer la causa de principio a fin. Comienza por lo tanto la desaparición de la bipartición, y esto se produce por el desarrollo de una serie de circunstancias políticas y jurídicas:

  • Concentración del poder político en manos del emperador (Augusto).
  • La jurisprudencia a través del ius respondendi (los magistrados dan respuestas públicas en nombre del emperador).
  • Augusto y la promulgación de las leyes Iulia empiezan a dar protección a nuevas situaciones como la de los “fideicomisos” (disposiciones testamentarias en las que se deja la herencia para transmitirla a otro o invertirla en una fundación).
  • La posibilidad de apelar al princeps.
  • La forma de resolver las controversias que había en las provincias, los gobernadores resolvían de principio a fin por sí mismos.

CARACTERÍSTICAS:

  1. No existen las dos etapas, in iure y apud iudicem, todo se tramita ante un magistrado, el cual va a conocer el litigio y también a resolverlo.
  2. Predomina la actividad realizada por el magistrado frente a las partes.
  3. Al ser la administración judicial estatal, se somete a un régimen burocrático y jerarquizado, este sistema jerarquizado va a favorecer la apelación.
  4. La Cognitio ha dejado de tener formalismos.
  5. El magistrado tiene un margen de libertad más amplio que en el procedimiento formulario.

TRAMITACIÓN:

  1. Muchos institutos procesales se modifican, el principio de ne bis in eadem sit actio (la misma acción no vale para la misma situación), desaparece.
  2. La acción cambió. Esta ya no va a ser un concepto individualizado sino un medio general de protección jurídica. La acción es el derecho a reclamar judicialmente aquello que se nos debe.
  3. También se transforma el concepto de “exceptio”, ahora su significado va a ser toda alegación defensiva que alegue el demandado.

 

  1. La apellatio

Definición → Acto por el que una de las partes en un litigio recurre a una instancia superior para la revisión de una sentencia contraria a sus intereses.

La apelación sólo puede tener lugar dentro de un proceso jerarquizado. La “apellatio” va a ser un medio contra la sentencia.

La apelación tiene valor sobre sentencias definitivas pero no sobre sentencias interlocutorias (cuando un juez decide sobre cuestiones preliminares al proceso), ni sobre aquellas sentencias que se han dado en procedimientos contumaciales (sentencias hechas cuando una parte no está presente.

TRAMITACIÓN DE LA APELACIÓN:

El apelante tiene que formular la apelación ante el mismo juez que dictó la sentencia y dentro de un plazo determinado.

La apelación tiene que hacerse bien de manera oral o de forma escrita.

Pasado el plazo la sentencia se convertirá en sentencia firme.

La apelación tiene efectos suspensivos, lo cual significa que se suspende la ejecución de la sentencia.

La apelación se desarrolla como un proceso totalmente nuevo.

El apelado va a poder sumarse a la apelación, aunque haya vencido, puede reclamar una sentencia incluso más beneficiosa para él.

Si al apelante se le rechaza la apelación, éste tendrá que pagar el cuádruplo de lo que se le había impuesto en la sentencia original (reformatio in peius).

TEMA 20

 

  1. CONSIDERACIÓN DE LAS COSAS EN EL PENSAMIENTO JURÍDICO ROMANO

El término “cosa” (res en latín) tiene, en el ámbito del Derecho, un significado específico.

El concepto jurídico de cosa, en cuanto bienes accesibles al hombre que pueden producirle un beneficio, es la base fundamental sobre la que se estructuran los derechos reales (Derechos reales = Derechos sobre las cosas).

Según las fuentes romanas “res” equivale a patrimonio, a objeto de Derecho, a cosas corporales.

  • Cuando hablamos de “res” como patrimonio nos referimos al conjunto de cosas y de derechos que posee una persona y se puede evaluar en dinero (es concepto no nos interesa).
  • Cuando hablamos de “res” como objeto de Derecho nos estamos refiriendo al conjunto de cosas corporales e incorporales (es concepto tampoco nos interesa).
  • Por último, cuando hablamos de “res” como cosa corporal nos referimos a toda aquellas cosas independientes, concretas, susceptibles de proporcionar una satisfacción, una compensación económica (este es el concepto que nos interesa).

 

  1. CLASIFICACIONES MÁS IMPORTANTES DE LAS COSAS

La clasificación más importante de las cosas es aquella que distingue entre res mancipi y res nec mancipi.

  • Res mancipiFundos en suelo itálico, animales de tiro y carga, esclavos y servidumbres rústicas.
  • Res nec mancipiTodas las demás.

Todo el mundo está de acuerdo con esta distinción.

La economía de Roma era una economía agropecuaria con lo cual las cosas más importantes eran las res mancipi.

Las res mancipi y las res nec mancipi están sometidas a un régimen jurídico distinto y se transmiten de maneras diferentes (las res mancipi se transmiten por medio de la mancipatio o la in iure cessio; mientras que las res nec mancipi se transmiten mediante la traditio.

Esta distinción entre cosas mancipi y las cosas nec mancipi perdió importancia en la época postclásica y en la época justinianea ya no existió.

Además de ésta existen otras muchas clasificaciones de las cosas:

  • La que distingue entre res in patrimonium y res extra patrimonium.
    • Res in patrimonium → Todas aquellas cosas susceptibles de formar parte de un patrimonio, de ser objeto de propiedad.
    • Res extra patrimonium → Las que no son susceptibles de formar parte de un patrimonio.
      • La que distingue entre res intra commercium y res extra commercium.
    • Res intra commercium → Todas aquellas cosas que pueden ser objeto de tráfico comercial.
    • Res extra commercium → Las que no pueden ser objeto de tráfico comercial. A su vez estas res extra commercium se pueden clasificar en humani iuris o divini iuris:
      • Humani iuris → Por voluntad de los hombres.
        • Res publicae → Cosas públicas (los ríos, las riberas, las vías públicas…).
        • Res communes → Cosas comunes a todos (los mares, el aire…).
        • Res universitatis → Cosas que pertenecen a un municipio, a una colonia (los teatros, las calles…).
        • Divini iuris → Por voluntad de los dioses.
        • Res sacrae → Cosas consagradas a los dioses (los templos, los altares…).
        • Res religiosae → Cosas a las que la religión da un significado especial (cementerios, sepulcros…).
        • Res sanctae Cosas santas, cosas que pertenecen a la ciudad (la puerta de una ciudad, la muralla de una ciudad…).
      • La que distingue entre cosas consumibles y no consumibles.
        • Cosas consumibles → Aquellas cosas de las cuales no se puede hacer un uso correcto si no son consumidas (el vino, la leche…).
        • Cosas no consumibles → Las que son susceptibles de un uso repetido (un libro, una mesa…).

Desde el punto de vista práctico se distingue entre la consumibilidad física y la jurídica (el dinero se puede consumir jurídicamente – cuando me lo gasto – pero no se consume físicamente).

  • La que distingue entre cosas fungibles y no fungibles.
    • Cosas fungibles → Aquellas cosas que son susceptibles de ser sustituidas por otras debido a su identificabilidad natural, es decir, da igual una que otra (dos mesas, dos libros…).

Se toman en consideración por su medida, por su peso…, pero no por su individualidad concreta.

  • Cosas no fungibles → Las que no pueden ser sustituidas por otras (dos cuadros, dos caballos de carreras…).
  • La que distingue entre cosas genéricas y cosas específicas.
    • Cosas genéricas → Aquellas cosas que son de la misma naturaleza y que presentan los mismos caracteres.
    • Cosas específicas → Las que están determinadas por una individualidad concreta (el esclavo Estico, el fundo Siciliano…).

Normalmente coincide cosa genérica con cosa fungible y cosa específica con cosa no fungible, pero el criterio de distinción es diferente. El criterio de distinción entre cosas fungibles y no fungibles es un criterio objetivo; mientras que el criterio de distinción entre cosas genéricas y específicas es un criterio subjetivo, depende de la voluntad de las partes (para un ganadero no es igual una vaca que otra).

  • La que distingue entre cosas divisibles e indivisibles (esta clasificación no se refiere a su divisibilidad física).
    • Cosas divisibles → Las que se pueden fraccionar, dividir, pero sin que mengüe su valor económico (100 litros de vino, 100 kg. de harina…).
    • Cosas indivisibles → Las que no se pueden fraccionar, dividir físicamente, sin que mengüe su valor económico (una piedra preciosa).
  • La que distingue entre cosas corporales y no corporales.
    • Cosas corporales → Aquellas cosas que se pueden tocar, que son tangibles (una mesa, una cartera…).
    • Cosas no corporales → Las que no se pueden tocar, las que son intangibles (un derecho…).
  • La que distingue entre cosas fructíferas y no fructíferas.
    • Cosas fructíferas → Aquellas cosas que producen frutos.

Frutos son todos aquellos productos de una cosa matriz, es decir, una cosa madre, produce y reproduce periódicamente sin detrimento de su sustancia (leche y lana de una oveja).

Pero también debemos entender por frutos los rendimientos de una relación jurídica (un arrendamiento).

Los romanos no definieron lo que eran frutos naturales y frutos civiles pero si que lo aceptaron.

Los frutos se pueden clasificar según sigan unidos a la cosa que los origina o ya se hayan separado, según se hayan percibido o no, o según se hayan consumido ya o no.

  • Cosas no fructíferas → Las que no producen frutos.
  • La que distingue entre cosas simples y cosas compuestas.
    • Cosas simples → Aquellas cosas que forman una unidad orgánica independiente (un ladrillo, un libro…).
    • Cosas compuestas → Las que están formadas por cosas simples (un edificio, una biblioteca…).
  • La que distingue entre cosas principales y cosas accesorias.
    • Cosas principales → Aquellas cosas que son servidas por una cosa accesoria.
    • Cosas accesorias → Las que sirven a una cosa principal.

Entre éstas existe una relación de subordinación, la cosa accesoria está subordinada a la principal (cosa accesoria → instrumenta fundi: cosas que sirven para la labranza de una finca; cosa principal → el fundo).

¿Las cosas accesorias tienen el mismo régimen jurídico que las cosas principales?

Lo accesorio sigue las mismas eventualidades jurídicas que lo principal si las partes lo quieren. En cada caso hay que interpretar la voluntad de las partes.

  • La que distingue entre cosas muebles y cosas inmuebles. Esta distinción apareció al final de la época romana, cuando desapareció la distinción entre cosas mancipi y nec mancipi. En esta distinción entre cosas muebles e inmuebles es en la que se basa el ordenamiento jurídico actual.

(Las pertenencias son las cosas muebles que sirven a un inmueble. Este es un término moderno, desconocido para los romanos).

  • Cosas muebles → Aquellas cosas susceptibles de ser trasladadas de un lugar a otro sin que sufran ningún deterioro. Los semovientes son aquellas cosas muebles que se pueden trasladar por su propio pie, seres animados capaces de moverse por si mismos (animales).
  • Cosas inmuebles → Las que están adheridas de forma perpetua al suelo y no pueden ser trasladadas sin detrimento de su esencia.

 

  1. LOS DERECHOS REALES

Los derechos reales son las facultades jurídicas cuyo objeto directo e inmediato son las cosas que para su ejercicio no requieren de una relación con otra persona.

El primer derecho real fue la propiedad. La propiedad es el patrón de los demás derechos reales.

El contenido de la propiedad está integrado por dos grandes bloques de facultades: el que se refiere al uso y disfrute de esa cosa y el de disposición de la cosa.

Poco a poco se fueron formando los iura in re aliena, derechos sobre cosas ajenas.

Existen dos grandes tipos de derechos reales:

  • Derechos reales de goce y disfrute → Servidumbres prediales (sobre fincas), servidumbres personales (usufructo, uso y habitación) y enfiteusis y superficie.
  • Derechos reales de garantía (afectan a la disponibilidad) → Fiducia, pignus e hypohteca.

Los derechos reales se protegen a través de una actio in rem, y esta acción se utiliza contra cualquiera que perturbe el uso o el disfrute de una cosa a alguien.

 

  1. CARACTERES DIFERENCIALES FRENTE A LAS OBLIGACIONES

Derecho real Derecho sobre una cosa.

ObligaciónFacultad de una parte de poder exigir a otra el cumplimiento de una determinada actuación.

Diferencia entre derechos reales y obligaciones:

  1. Acciones:
    1. Derechos reales → Protegidos por actiones in rem.
    2. Obligaciones → Protegidos por actiones in personam.

Los derechos reales se pueden hacer valer frente a todo el mundo mientras que las obligaciones sólo van contra el deudor, sólo él está obligado a pagar la obligación, a la que permanece ajena el resto de la comunidad.

  1. Sujetos:
    1. Obligaciones → Existencia de sujeto activo y sujeto pasivo. Hay un acreedor y un deudor.
    2. Derechos reales → Aparece de inmediato el sujeto activo, siempre está claramente definido; sin embargo, el sujeto pasivo es universal, e indeterminado.
  2. Objetos:
    1. Derechos reales → Sabemos de inmediato cual es la cosa, es tangible.
    2. ObligacionesPuede ser algo inmaterial (nos hemos comprometido a que no hagas nada).
  3. Publicidad:
    1. Derechos reales → Requieren publicidad, deben hacerse públicos (el registro de la propiedad).
    2. Obligaciones → No requieren publicidad, no es necesario hacerlas públicas (en derecho romano no hubo un registro de la propiedad, pero actualmente sí que lo hay).
  4. Duración:
    1. Derechos reales → Normalmente son de larga duración o a perpetuidad (salvo en el caso del usufructo).
    2. ObligacionesTienden a extinguirse.
  5. Configuración legal:
    1. Derechos reales → Obedecen a una cuestión de orden público.
    2. Obligaciones → Obedecen a principios de autonomía de la voluntad de las partes.

 

 

 

 

 

TEMA 21

 

  1. LA POSESIÓN: CONCEPTO Y CLASES

El término posesión es un término equívoco y a veces existen problemas para distinguir entre propiedad y posesión (en época romana no se distinguían estos dos conceptos).

La posesión es un señorío, una dominación sobre una cosa. Es un dominio de hecho sobre una cosa, pero no un dominio de Derecho.

En definitiva, la posesión es la tenencia material de una cosa, dejando de lado el Derecho que tenga o no tenga sobre él.

La propiedad es el sentido jurídico pleno y efectivo. Es un título jurídico totalmente protegido por el ordenamiento.

La posesión es un medio de publicidad de la propiedad. El propietario puede ser poseedor, pero puede haber propiedad sin posesión y puede haber posesión sin propiedad.

La posesión es protegida por el ordenamiento, el cual tutela las facultades de una persona sobre una cosa sin necesidad de probar el Derecho de propiedad.

Esto se debe a que es necesario mantener la paz social y si hubiese que indagar en cada momento el Derecho de propiedad se perdería esta paz social.

El ordenamiento reprime todos los actos que vayan contra la disponibilidad de hecho, contra la disponibilidad fáctica.

PROPIEDADDisponibilidad conforme al Derecho de una cosa. Se defiende mediante acciones.

POSESIÓNDisponibilidad de hecho de una cosa. Se defiende mediante interdictos.

Los interdictos son órdenes del magistrado (pretor) dadas para proteger una situación de hecho.

Aunque mediante esta tutela interdictal se proteja la posesión no se está reconociendo el Derecho real sobre una cosa; no porque a uno se le mantenga en una situación de hecho a través de un interdicto se le asegura una defensa judicial absoluta. No se está llevando la disponibilidad actual a una relación jurídica, tan solo se mantiene dicha disponibilidad.

A veces también se puede proteger la posesión por medio de acciones pero esto sólo es posible cuando coincida propietario y poseedor en la misma persona (en este caso se protege a través de las acciones propias del propietario).

Cuando la posesión no coincide con la propiedad solamente puede ser protegida mediante interdictos.

Existen tres clases distintas de posesión: posesión civil, posesión natural y posesión interdictal.

 

  1. Posesión civil:

Es aquella que goza de protección interdictal porque se basa en una justa causa y en la buena fe. Este tipo de posesión está defendida por una acción (coincide la propiedad y la posesión).

  1. Posesión natural:

Es aquella que consiste en la mera tenencia de una cosa pero no se encuentra protegida no siquiera por la protección interdictal (arrendatario, inquilino, posesión del usufructuario).

  1. Posesión interdictal:

Posesión que se protege con interdictos otorgados por el pretor para mantener la situación de hecho y en los que se pedía la existencia en el sujeto del animus domini (la intención de ser dueño).

 

  1. POSESIÓN DE BUENA FE

La posesión de buena fe es lo mismo que la buena fe en la posesión.

Hay buena fe en la posesión cuando existe conciencia de legitimidad por parte del poseedor.

La buena fe va a ser uno de los requisitos esenciales para la adquisición de la posesión.

La bonae fidei possessio es la convicción en el poseedor desde que inicia la posesión de que no está lesionando el derecho de ningún propietario, es la que tiene una persona que se cree propietaria de una cosa pero que jurídicamente no lo es.

Un problema muy discutido en torno a este tema de la buena fe es el de si es suficiente la buena fe inicial o si hay que mantenerla de manera perpetua. Pomponio, Ulpiano y Paulo se inclinan por requerir la buena fe a lo largo de toda la posesión; por el contrario, Juliano defiende que es suficiente la buena fe inicial.

 

  1. POSSESSIO IURIS

La possessio iuris es la quasi possessio, es la posesión de derechos sobre una cosa incorporal, intangible. Este es un caso de posesión muy evolucionado.

La possessio iuris es el ejercicio de hecho de un derecho.

Poseedor de derechos es aquel que de hecho ejercita las facultades inherentes a un derecho (derecho de paso).

Suele coincidir la possessio iuris con el ejercicio de Derechos reales distintos del de la propiedad, por ejemplo las servidumbres.

 

  1. CARACTERES DE LA POSSESSIO

Para que hubiera posesión era necesaria una disponibilidad efectiva de la cosa y la pretensión de tener esta posesión (corpus y animus).

El corpus es la relación física con la cosa, la disponibilidad material; mientras que el animus es la intención de poseer, es la intención de ejercer los derechos que tiene la cosa.

Al principio la posesión se concibió como la mera tenencia de la cosa y no se estableció ningún tipo de protección a esta posesión. Posteriormente se añadió la obligatoriedad del animus y la protección interdictal.

Todo esto permitía que la posesión se transformase en propiedad mediante el uso continuado a lo largo del tiempo (usucapio).

 

  1. PROTECCIÓN, ADQUISICIÓN Y PÉRDIDA DE LA POSSESSIO

ADQUISICIÓN DE LA POSSESSIO

La posesión se adquiere cuando concurren dos caracteres: corpus y animus.

CORPUS → Elemento exterior, objetivo, la mera tenencia de la cosa.

En un principio se exigía para tener la cosa la posesión material de la misma pero posteriormente no va a ser necesario un contacto directo con la cosa (se va a espiritualizar), es decir, el concepto poco a poco se va a ir flexibilizando (para adquirir un fundo, una finca, en un principio había que recorrerla, pero posteriormente con señalarla era suficiente. Del mismo modo, para adquirir la propiedad de un animal cazado, en un principio había que cogerlo pero posteriormente con poner el cepo o herir al animal era suficiente).

Formas simbólicas de adquirir la posesión:

  1. Traditio longa manu → Con señalar el objeto a lo lejos es suficiente para adquirir la posesión.
  2. Traditio brevi manu → Es también una figura simbólica. Consiste en adquirir la propiedad de algo que se tenía ya en posesión (si se posee algo en arrendamiento y posteriormente se compra. En este caso no es necesario señalar cual es la cosa que se ha comprado puesto que resulta claro).
  3. Constitutum possessorium → Es lo contrario a la traditio brevi manu. Consiste en la venta de algo propio pero sin desprenderse de su posesión (vender una casa y seguir viviendo en ella mediante arrendamiento).

ANIMUS → Elemento interno, subjetivo, la intención de poseer.

No todo el mundo puede poseer, es necesaria una capacidad intencional y quien no cuenta con dicha capacidad intencional (como los menores, los locos, los esclavos…) no pueden poseer.

La intención sola no es suficiente para poseer sino que es necesario también el corpus. “Ni solo con el animus, ni sólo con el corpus se posee”.

La posesión se puede adquirir por medio de un representante, de esta manera se les permitía a los hijos o a los esclavos adquirir para el paterfamilias por medio de un representante. El tutor podía adquirir la posesión por medio del pupilo.

La posesión se podía adquirir directamente por el paterfamilias, por persona sometida a su potestad o por el procurator omnium bonorum o administrador general de sus bienes, que actuaba en nombre de aquel.

Para mantener la posesión se necesita teóricamente la confluencia del corpus y el animus, es decir, si se adquiría corpore et animo, se mantenía del mismo modo. Sin embargo se llegó en la misma época clásica, por necesidades especiales, a admitir que se mantenía la posesión por el simple animus en algunos casos, como en el caso de explotaciones agrícolas lejos de Roma, los llamados saltus hibernus, explotaciones que no podía atender el propietario en la época invernal, para las que se supone que aunque no tuviese contacto con la tierra, la seguía poseyendo. Lo mismo ocurre con el saltus aestivus, explotaciones que sólo servían para el verano; serían terrenos de pasto para el ganado que se abandonaban en el invierno y que a pesar de esto, continuaba la posesión sobre ellos.

 

PROTECCIÓN DE LA POSSESSIO

La posesión se protege por medio de interdictos dados por el pretor. Los interdictos fueron el medio típico y riguroso de protección de la posesión, que nacieron precisamente para proteger esta situación, y el término possessio aparece en el primer interdicto que conocemos, el interdicto uti possidetis ita possideatis.

Los interdictos eran órdenes del magistrado en la fase in iure que no se referían a situaciones previstas por el ius civile, sino que el pretor apoyado en una situación de hecho, da una orden para mantener, restituir o permitir a alguien la posesión.

Existen 3 tipos de interdictos :

  1. Interdicta retinendae possessionis.

Interdictos dirigidos a retener a alguien en la posesión.

Conocemos 2 versiones:

  1. Interdictio uti possidetis → Para los bienes inmuebles.
  2. Utrubi → Para los bienes muebles.

El plazo para poder proteger la posesión a través de estos interdictos era de un año.

Mediante el interdicto uti possidetis el pretor mandaba que el bien (inmueble) se siguiese poseyendo por quien lo venía haciendo siempre que fuese una posesión no viciosa, es decir, que la posesión no se produjese ni por la fuerza, ni clandestinamente, ni a título de precario (nec vi nec clam nec precario).

Por su parte, el interdicto utrubi no se daba a favor de quien poseía el bien mueble en el momento en el cual se daba la orden sino a favor de quien en el último año hubiera poseído más tiempo, siempre que fuese una posesión no viciosa.

  1. Interdicta recuperandae possessionis.

Interdictos dirigidos a recuperar, a restituir a alguien la posesión de una cosa.

Es un tipo de interdicto dado a favor de quienes han sido despojados de algún bien inmueble mediante la violencia.

  • Interdicto de vi → Debía ejercitarse antes de un año. Se daba a favor de quien había sido expulsado de un fundo, de una finca, por la fuerza. A través de este interdicto se recuperaba la posesión y además se imponía una indemnización.
  • Interdicto de vi armata → Se daba cuando alguien había sido despojado de la posesión por una banda armada. Este interdicto se podía ejercer incluso pasado el año y aunque tuviese una posesión viciosa.
  1. Interdicto adipiscendae possessionis.

Interdictos dirigidos a permitir la adquisición ex novo de una situación posesoria frente a poseedores que el pretor considera con menores méritos (no podemos decir técnicamente, con menor derecho), frente a quienes concede su protección.

Se trata, en definitiva, de un interdicto de asumir la posesión. Un ejemplo.

  • Interdicto quórum bonorum → Interdicto dirigido a conseguir la posesión de los bienes de una herencia frente a otros que también lo intentan.

 

PÉRDIDA DE LA POSSESSIO

  • La posesión se pierde cuando falta uno de los dos requisitos, el corpus o el animus, aunque acabamos de ver que en algunos casos la posesión se mantenía sólo con el animus.
  • Si se abandona conscientemente una cosa o se dejaba de custodiar se perdía la posesión.
  • La posesión se pierde por la muerte del poseedor ya que la posesión no se transmite a los herederos, excepto en un caso anómalo, que es el caso de sui heredes, en que automáticamente pasa la posesión a sus herederos.
  • También se pierde por ausencia o por cautividad. El ciudadano romano que caía prisionero de guerra perdía la posesión (al igual que el matrimonio) y no la recuperaba al retorno en patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 22

 

  1. LA PROPIEDAD EN SU EVOLUCIÓN HISTÓRICA: DOMINIUM EX IURE QUIRITIUM: IN BONIS HABERE, PROPIEDAD PROVINCIAL

En cabeza de los Derechos reales figura la propiedad, pero el decir que la propiedad era un Derecho real en Roma desde los primeros tiempos es un tanto inexacto.

Los romanos propiamente no operaron en principio con el concepto de derecho de propiedad, sino que lo confundían con la cosa misma.

Al principio el que reclamaba algo no decía que la cosa era de su propiedad, sino simplemente que la cosa era suya; se confundía con el concepto abstracto de propiedad con la tenencia de la cosa misma.

El concepto de propiedad como concepto abstracto surgió en Roma a partir del siglo I d.C.

Se entiende por propiedad:

  • El derecho a disponer de una cosa a menos que lo impida la fuerza o el propio ordenamiento.
  • Es el derecho a usar y a abusar de una cosa hasta donde lo permita la razón jurídica.
  • Es el señorío más amplio en potencia de una cosa.
  • Es el poder pleno y directo sobre las cosas.

Características de la propiedad:

  1. Generalidad a El Derecho de propiedad abarca todas las facultades que pueden ejercerse sobre una cosa.
  2. Abstracta a Poder distinto e independiente de la cosa misma.
  3. Elasticidad a Poder mayor o menor según otros tengan o no derechos sobre esa cosa.
  4. Perdurable a Tienden a ser perennes, no se extinguen.
  5. Exclusividad a Poder exclusivo del dueño, del propietario.

Denominaciones técnicas o términos para referirse a la propiedad en las fuentes:

  1. Mancipium a Procede de “manus capio” (coger con la mano). Es la aprehensión total de las cosas aunque sea por la fuerza. Es propia de los tiempos antiguos.
  2. Dominium a Procede de “domus” (casa) ↔ “dominus” (dueño de la casa) ↔ “dominium” (poder sobre la casa).

Comporta la idea de dominación. Es el señorío del señor sobre la casa pero que se aplica no sólo a la casa sino a cualquier cosa que le pertenezca.

  1. Propietas a Procede de “proprius” (propio, de uno mismo). Es lo que uno tiene como propio frente a los demás. El uso de este término empezó en el Principado y es el que ha triunfado y ha llegado a nuestros días.

 

Dominium ex iure Quiritium:

Es la única forma de propiedad reconocida por el ius civile.

Según el ius civile hay dominium cuando:

  • El sujeto titular sea ciudadano romano (discusión en el caso de los latinos con el ius commercii).
  • La cosa debe tener carácter romano (estar en suelo itálico, ya sea una cosa mueble o inmueble).
  • La adquisición de las cosas debe hacerse de un modo civil. De 3 modos:
    • Mancipatio → Para las cosas
    • Traditio → Para las cosas nec mancipi.
    • In iure cessio → Para ambas (cosas mancipi y nec mancipi).
  • Para la tutela procesal de este derecho se realiza una rei vindicatio.
  • Para que haya transmisión de una cosa el transmisor necesita de los requisitos señalados anteriormente.

 

El dominium ex iure quiritium es el poder absoluto sobre las cosas. En Roma no había límite de espacio aéreo, sino que la propiedad llegaba hasta las estrellas (usque ad sideras), y hasta los infiernos (usque ad inferos), pero con el tiempo se fue creando la idea de limitaciones de la propiedad.

Existían una serie de requisitos que caracterizaban la propiedad rústica romana en el sentido de que los fundos debían tener una separación determinada, límites sagrados, etc.

La concepción absolutista desapareció en la época clásica.

 

In bonis habere:

También llamada propiedad bonitaria, propiedad pretoria o situaciones pretorias protegidas por la actio Publiciana.

In bonis habere es un tipo de propiedad que surgió cuando el pretor creó la actio Publiciana, fórmula de acción por la que se protegía a todo aquel que había recibido una cosa ex iusta causa, y la fórmula tenía una ficción, la ficción de que el demandado había poseído el tiempo suficiente para verificarse la usucapio.

La propiedad normal se transfiere por medio de actos solemnes. Por ejemplo, la transmisión de un caballo (res mancipi) para que sea válida ha de realizarse de un modo civil: a través de la mancipatio (acto solemne y rígido), y si no se realizaban estos actos formales, la transmisión no era válida.

Sin embargo, ocurría en muchas ocasiones que en los mercados no se llevaba a cabo esta mancipatio, por lo cual la transmisión de la propiedad no había sido perfecta y la propiedad continuaba en el vendedor a pesar de que ha había cobrado. Para solucionar este problema se dieron dos soluciones:

  1. La solución que dio el ius civile fue la de dejar que transcurriera tiempo necesario para la usucapio y poder de este modo adquirir la propiedad. El tiempo necesario era de un año para las cosas muebles y de dos años para las inmuebles. De esta manera se subsanan los defectos formales de la transmisión con el paso del tiempo.
  2. Otra solución que se dio fue a través del ius honorarium. El pretor concedía en estos casos una acción ficticia, la actio Plubiciana, que consistía en que en estas situaciones el pretor consideraba que el tiempo necesario para la usucapio había transcurrido de forma inmediata, al instante. Esto no era válido para el ius civile pero sí para el pretor y el administrador de justicia.

 

Propiedad provincial:

En un principio la propiedad sólo cabía, sólo era posible, sobre inmuebles situados en suelo romano.

A mediados de la época republicana, todo el enorme terreno que se iba conquistando pasaba directamente a manos del Estado (ager publicus) y no se permitía la propiedad privada, sino que dichos terrenos solían ser concedidos a particulares para que éstos los disfrutasen a cambio del pago de una renta.

Esta situación comenzó a desaparecer con el paso del tiempo y posteriormente todas aquellas personas que disfrutaban de porciones de ager publicus en suelo itálico pasaron a convertirse en propietarios.

Sin embargo, en las provincias el ager publicus seguía perteneciendo al Estado.

Los sujetos que disfrutaban del ager publicus en las provincias gozaban de los mismos efectos que los propietarios en suelo itálico, salvo por el hecho de que debían pagar un canon. Además, aunque para el ius civile no eran propietarios, disponían de una acción reivindicatoria útil (rei vindicatio utilis).

De este modo, salvo por la excepción del pago del canon y la rei vindicatio utili se puede hablar de propiedad provincial.

Esta distinción entresuelo itálico y suelo provincial terminó desapareciendo, de tal forma que para todos los terrenos cabía la propiedad y todos pagaban un canon al Estado.

 

  1. MODOS ORIGINARIOS DE ADQUISICIÓN DE LA PROPIEDAD

Los modos de adquisición de la propiedad son hechos jurídicos que permiten la atribución del Derecho real de posesión a una persona.

Estos modos de adquisición de la propiedad pueden ser originarios o derivativos:

  • Originarios a Suponen la adquisición ex novo (por primera vez). No existe ninguna vinculación con el titular anterior del derecho (por ejemplo: pescar un pez).
  • Derivativos a Son aquellos en los que hay un nexum (una relación) entre el que adquiere y del que se adquiere. Existe una relación jurídica entre el que adquiere el derecho y el que transmite el derecho (por ejemplo: comprar un libro al librero).

 

  1. OCUPACIÓN

Es un modo originario de adquirir la propiedad. Como momo de adquisición originaria consiste en la aprehensión por parte del sujeto adquiriente de una cosa que no pertenece a nadie (res nullius) con la intención de hacerla propia.

Los requisitos de la ocupación son:

  • La voluntad por parte de la persona de coger la cosa.
  • Que la cosa (res nullius) no sea de nadie y que además sea intra commercium, es decir que se pueda comerciar con ella (por ejemplo: un pescador pesca 10 truchas).
  • En lo que respecta al acto, hay que llevar a cabo la aprehensión de la cosa (el acto material).

Casos de ocupación (6):

  1. Insula in mari nata a La isla descubierta en el mar era de aquel que antes la ocupase, siempre que no tuviese dueño anterior. En la antigüedad dicha isla pasaba a ser del Estado que la ocupase.
  2. Insula in flumine nata a La isla nacida en el río obliga a distinguir según los juristas romanos si el río era público o privado. En el caso de que el río fuese privado el dueño de la tierra era el dueño del río, y si por el contrario el río era público la tierra se reparte entre los dueños de los fundos vecinos (este último es un caso de accesión).
  3. Caza y pesca a El cazador hace suyo el animal cazado. En Roma no existieron los cotos vedados y los animales cazados o pescados eran de quien los capturaba, siempre y cuando se tratase de animales que no fuesen de nadie. El cazador hacía suyo el animal cazado a pesar de que lo hubiese cazado en finca ajena, pero si se causaban daños a la finca estaba obligado a responder de esos daños. Existió discusión sobre cuando se pasaba a adquirir el animal. La opinión que prevaleció fue que no era suficiente con herir al animal sino que hay que capturarlo (Justiniano).

Los animales domésticos no podían ser objeto de ocupación, aunque hubiesen huido de la custodia de su dueño. Pero si eran ocupables los animales domesticados que hubiesen huido de la custodia de su dueño y hubiesen perdido el animus revertendi (la costumbre de volver al lugar).

  1. Res Hostium a (las cosas de los enemigos). Era el botín de guerra arrebatado al enemigo. Este concepto se aplicaba igualmente en contra de los ciudadanos romanos, estos consideraban que las cosas suyas que habían caído en manos del enemigo eran una res nullius (el símbolo de la propiedad en Roma era la lanza).
  2. Res derelictae a (las cosas abandonadas). Son las cosas sobre las que se ha producido la derelictio, el abandono. Estas son susceptibles de ocupación. El matiz especial de este tipo de ocupación es que se trata de cosas que en algún momento tuvieron dueño y el problema radica en distinguir cuando esa cosa había sido realmente abandonada. Sabinianos y Proculeyanos tenían posturas diferentes. Para los Proculeyanos el momento del abandono de la cosa, el momento en que pasaba a ser una res nullius, coincidía con el acto de aprehensión mientras que para los Sabinianos, una cosa estaba abandonada cuando su dueño perdía la intención de poseer, cuando se desprendía de ella intencionadamente.

Lo que si está claro es que las res derelictae necesitan 3 requisitos para ser susceptibles de ocupación:

    1. Que el dueño abandone la cosa.
    2. Que quede probada su voluntad de abandono.
    3. Que otro ocupe la cosa.
  1. Tesoro a Son cosas de alto valor económico, no sólo el dinero, de las cuales ya no existe recuerdo y por lo tanto es como si no tuvieran dueño.

El régimen del tesoro como objeto de ocupación tiene dos momentos de regulación diferentes:

    1. Antes de la constitución de Adriano, el que lo encontraba se hacía con él, se hacía dueño.
    2. A partir de la constitución de Adriano:
  1. Cuando el descubrimiento tuviera lugar en un fundo ajeno la mitad sería para el descubridor y la otra mitad para el dueño del fundo.
  2. Si el fundo fuera propio todo sería para el descubridor.
  • Si el fundo fuera sacro o religioso todo sería para el descubridor.
  1. Si el fundo fuera público la mitad sería para el descubridor y la otra mitad para el erario público o para el fisco.

 

  1. ACCESIONES

Son un modo originario de adquisición de la propiedad. La accesión se produce cuando dos cosas (una principal y otra accesoria) que pertenecen a propietarios distintos se unen de forma natural o de forma artificial, de tal manera que por principio el dueño de la principal adquiere también la accesoria.

El problema está en saber cual es la cosa principal y cual la accesoria porque si no pueden separarse se creará un régimen de copropiedad. Si pueden separarse se ejercitará la actio ad exhibendum para su separación, y cada uno reivindicará su parte y recuperará su cuota.

La accesión puede ser provisional (se puede separar) o definitiva (no se puede separar, se crea un régimen de copropiedad y para salir de ella se ejercita la actio communi dividundo).

Las accesiones pueden ser de 3 tipos:

  1. Accesiones de inmuebles a inmueble:
    1. Alluvio (aluvión) a Son aquellos supuestos de incremento paulatino de tierra que experimentan los fundos ribereños debido a los sedimentos que la corriente de las aguas va depositando en las orillas. Adquiere la propiedad de esta tierra el propietario del fundo.
    2. Avulsio a Es el incremento de un fundo ribereño por el acarreo hacia este de trozos de tierra transportados por las aguas desde fundos superiores. Para que el propietario del fundo incrementado tenga la propiedad sobre estas tierras era necesario, según las fuentes, la coalitio, es decir que la adhesión sea orgánica y eche raíces la tierra aportada.
    3. Alveus derelictus (cauce abandonado) a Se produce cuando, por una crecida de un río, cambia el curso de las aguas y queda vacío el cauce. Este cauce accede a los fundos colindantes, a las fincas situadas al lado del río.

Para su división entre los propietarios de los fundos colindantes se traza un eje imaginario por el centro del cauce y después se trazan unos ángulos rectos al eje que dividen dicho cauce.

    1. Insula in flumine nata a Se produce cuando el río termina formando una isla. En este caso se hacen propietarios los propietarios de los fundos colindantes dividiéndose como en el caso anterior.
  1. Accesiones de mueble a mueble:
    1. Ferruminatio a Soldadura, unión de trozos de un mismo metal por efecto del calor, del fuego, con lo que se crea una unidad indistinguible.

Por ejemplo, unir un asa a una jarra. En este caso el dueño pasa a ser propietario de la cosa principal (la jarra), y tendrá que indemnizar al dueño de la cosa accesoria (el asa).

    1. Plumbatio a Unión a través de un metal intermedio, con plomo o con estaño. Los materiales son fácilmente separables.

En estos casos se ejercita la actio exhibitoria, se separan las cosas y los propietarios reclaman cada uno lo suyo.

    1. Scriptura a Cuando se escribe sobre material ajeno (papel, tabla, pergamino) el dueño del material adquiere lo escrito en él pero tiene que indemnizar a quien lo ha escrito.
    2. Pictura a Respecto a esto hubo una discusión entre sabinianos y proculeyanos. Los sabinianos consideraban que cuando se pinta sobre material ajeno lo pintado accede a la tabla, es decir, que se debía quedar con el cuadro el dueño de la tabla; mientras que los proculeyanos por el contrario atribuían al cuadro pintado al pintor, el cual debía indemnizar al dueño de la tabla.
    3. Textura  Cuando los hilos de un propietario se han incorporado al vestido de otro el dueño del tejido adquiere la propiedad de lo que ha accedido al tejido. El dueño de la materia se hace dueño del añadido.
  1. Accesiones de mueble a inmueble:

Los romanos mantuvieron el principio de superficies solo cedit, todo lo que se une a una base estable accede al dueño de esa base estable, de ese suelo.

    1. Satio (Siembra de suelo ajeno) a Lo sembrado y su producto pertenecen al dueño de la tierra, que deberá indemnizar al otro.
    2. Implantatio (Plantar árboles en fundos vecinos) a El propietario del fundo en el que se ha plantado se convertirá en el dueño, pero tendrá que indemnizar.
    3. Inaedificatio (Construcción de modo estable de un edificio en suelo ajeno) a El dueño será el propietario del suelo y tendrá que indemnizar.

 

  1. ESPECIFICACIÓN

Es la creación de una cosa nueva mediante la elaboración de una materia ajena (transformar un lingote de oro en anillos; o transformar las olivas en aceite; o las uvas en vino…).

¿Quién es el dueño en estos casos? ¿El dueño es el propietario de la cosa o el especificador?

Hubo discusión entre sabinianos y proculeyanos. Para los sabinianos el propietario será el dueño de la materia, y para los proculeyanos el especificador.

Justiniano adoptó una solución intermedia:

  • Si la cosa puede volver a su estado anterior el propietario será el dueño de la materia.
  • Si la cosa no puede volver a su estado anterior el propietario será el especificador (con la obligación de indemnizar).

 

  1. CONFUSIO. CONMIXTIO

Confusio es la mezcla de líquidos de una misma especie.

Conmixtio es la mezcla de sólidos de una misma especie.

En estos casos no hay accesión porque no hay cosa principal y otra accesoria.

Tampoco se puede hablar de una especificación porque no surge una cosa nueva. ¿Cuál es entonces su régimen? Su régimen depende de cómo se haya hecho la mezcla:

  • Si la mezcla se ha hecho con consentimiento de los dueños hay un régimen de copropiedad (si quieren dividirlo se ejercita la actio communi dividundo).
  • Si la mezcla se ha hecho sin consentimiento de los dueños pueden suceder 2 cosas:
    • Si la mezcla es separable se ejercita la actio ad exhibendum para la separación y luego se reparte.
    • Si la mezcla no es separable surge un estado de copropiedad y se ejercita la actio communi dividundo.
  • El régimen especial del dinero:

Cuando el propietario de unas monedas las mezcla con las de otra persona las pierde, porque se supone que las monedas son iguales, genéricas, y no hay reivindicatio sobre el dinero. El dinero tiene un valor en cambio, y mezclarlo con dinero ajeno supone perderlo. Como el dinero no puede identificarse porque es fungible, no podía reivindicarse, y se supone que el dinero se consume. El dinero no puede reclamarse como cosa, porque no es una cosa, es un valor.

 

 

  • La litis aestimatio:

En virtud de una sentencia se le atribuye la propiedad. Es otro caso de adquisición de la propiedad, por adquisición judicial. Cuando el juez en el procedimiento formulario no condena a dinero sino a la entrega de la cosa.

  • Adquisición de la propiedad ex lege:

Es la adquisición de la propiedad por la ley (la ley atribuye la propiedad).

 

  1. MODOS DERIVATIVOS DE ADQUISICIÓN DE LA PROPIEDAD

Los modos derivativos suponen que la propiedad viene transmitida de un sujeto a otro: suponen un nexo, una relación jurídica, entre el transmisor y el adquiriente, con cuya base se considera perfectamente realizada esa transmisión. Son por tanto, modos jurídicos, formales, aunque las formalidades se fueron atenuando a lo largo del desarrollo histórico del Derecho romano.

Estos modos derivativos para la adquisición de la propiedad son 4:

  • In iure cessio
  • Traditio
  • Usucapio

Dichos modos suponen la transmisión de la propiedad a título personal y de la manera que el ordenamiento exija.

En Roma, para la transmisión de la propiedad era necesario un título y un modo (teoría jurídica del título y del modo).

El título es la relación jurídica entre el transmitente y el adquiriente; es el pacto, el acuerdo, el contrato (la compraventa de un vehículo).

El modo es el instrumento jurídico apto para que tenga validez ese título. Es el instrumento jurídico apto que permite que el adquiriente ocupe la posición jurídica del transmitente (la entrega de las llaves).

Con el tiempo se flexibilizarán estos modos de propiedad y así la venta en escritura pública equivaldrá a la entrega de la cosa.

 

  1. MANCIPATIO

Es un modo de transferencia de la propiedad de las res mancipi. Es un acto legítimo (no admite condición ni término) y propio de los ciudadanos romanos (las muejeres y los pupilos no podían llevarla a cabo sin la autorización del pater).

La estructura de la mancipatio es descrita por Gayo en sus Instituciones como una imaginaria venditio ante cinco testigos, que eran ciudadanos romanos púberes, y un sexto ciudadano que tenía la balanza, el libripens.

El proceso era muy simple. El transmisor y el adquiriente, con la cosa comprada y en presencia de los cinco testigos y el libripens que sostenía una balanza, van a pronunciar unas palabras solemnes. Posteriormente con un trozo de bronce no acuñado el adquiriente golpeaba la balanza y le entregaba el trozo de bronce al transmitente como si fuese el precio.

Muchas veces este acto solemne no se realizaba con todas las formalidades pero el pretor salva esta circunstancia por medio de la actio publiciana.

Numerosas fuentes informan que de la mancipatio surgía la obligación del vendedor de garantizar al comprador que la cosa era suya y no le había vendido una cosa ajena.

El transmisor queda obligado con el adquiriente a que si un tercero le reclama la cosa van a ir a juicio, y si el reclamante consigue quitarle la propiedad de dicha cosa el transmisor estará obligado a pagarle el cuádruplo del valor de la cosa. Esta garantía que había de ofrecer al vendedor se denomina auctoritas.

El cumplimiento de las obligaciones que se derivan de la auctoritas estaba asegurado por la actio auctoritatis, concedida al adquiriente contra el vendedor.

En la antigüedad la mancipatio era el modo mediante el cual los romanos llevaban a cabo una compraventa. Era un negocio jurídico bilateral, válido solamente para cosas mancipi. Con la mancipatio se transmitía la propiedad plena quiritium.

Este modo derivativo de adquisición de la propiedad duró hasta el siglo IV d.C. y desapareció cuando desapareció la distinción entre cosas mancipi y nec mancipi. Su desaparición se vio favorecida por la aparición de un documento ab probationem (para probar) donde constaba todo el hecho de la mancipatio. Tanto es así que llegó un momento en que la mera redacción del documento eliminaba todo el ritual de la mancipatio.

 

  1. IN IURE CESSIO

Es un negocio jurídico bilateral y formal que sirve para transmitir la propiedad.

Es una reivindicación ficticia para poder obtener a través de ella la transmisión de la propiedad.

Aparece  como demandante el que quería adquirir la cosa, y como demandado el poseedor. Ambos se presentan ante el magistrado (el pretor en Roma, o el gobernador en las provincias) y el que quería adquirir la cosa simulaba cogerla por la fuerza y pronunciaba unas palabras solemnes. A continuación el magistrado le preguntaba al transmisor si tenía algo que decir y éste callaba (es decir, no se oponía), con lo que se le entregaba de este modo el dominio ex iure Quiritium.

Por esto se puede calificar la in iure cessio como un proceso fingido, en el que una de las partes se allana a la pretensión de la otra, que adquiere la propiedad. Consiste por lo tanto en ceder in iure, sin oponerse.

En la in iure cessio intervienen 3 sujetos:

  1. El propietario a el que cede la propiedad in iure.
  2. El adquiriente a el que ha hecho la vindicatio.
  3. El magistrado a el que otorga la propiedad.

El fuliusfamilias no puede adquirir para su pater por medio de in iure cessio.

Este es un modo de adquisición de la propiedad que sirve indistintamente para cosas mancipi o cosas nec mancipi y sirve también para la constitución de otros Derechos reales (por ejemplo, servidumbres).

La in iure cessio desapareció cuando desapareció el procedimiento formulario, cuando desapareció la bipartición.

 

  1. TRADITIO

La traditio es la entrega o la puesta a disposición de la cosa mediante un acuerdo entre el que entrega y el que recibe (tradens y accipiens), por medio del cual se transmite la propiedad.

La traditio vale como modo de adquisición de la propiedad sobre las res nec mancipi, tanto en Derecho arcaico como en el clásico. En Derecho justinianeo, desaparecida la distinción entre res mancipi y res nec mancipi, la traditio aparece como un modo general de adquisición.

Un elemento fundamental de la traditio es la intención en el acto de entrega de la cosa del enajenante al adquiriente. Es necesario que el transmitente quiera deshacerse de la cosa y que el adquiriente pretenda conseguir su dominio (existe un acuerdo previo).

Requisitos para que se realice la transmisión de la cosa:

  • Para el enajenante (vendedor):
    • Que tenga capacidad de obrar, capacidad de concluir actos jurídicos.
    • Que sea propietario de la cosa (nadie puede dar lo que no tiene).
    • Que pueda disponer de ella.

Hay muchas personas que no pueden ser enajenantes: los locos, los prófugos, los menores sin autorización, las mujeres sin autorización. En ocasiones, la traditio se puede llevar a cabo por medio de representantes.

  • Para el adquiriente:
    • Que tenga capacidad de adquirir personalmente. En un principio nadie podía adquirir la propiedad indirectamente, a través de otras personas. Posteriormente se permitió adquirir a través de representantes (procuratores, hijos, esclavos…).
  • Para la cosa:
    • Tiene que ser de algún modo puesta en posesión del adquiriente (traditio longa manu y traditio brevi manu → formas espiritualizadas para la transmisión de la propiedad).
    • Se exige que el enajenante quiera despojarse de la cosa.
    • Que el adquiriente tenga la intención de adquirirla permanentemente (esta intencionalidad se transmite del contrato).
    • También se exige que entre el enajenante y el transmitente exista una previa relación jurídica (título).

Para que el ordenamiento jurídico reconozca como apto el traspaso del dominio se necesita la iusta causa traditionis.

Iusta causa traditionis → Relación previa que justifica la transmisión de la voluntad.

Esta iusta causa traditionis es un requisito enunciado por los juristas clásicos; lo normal es que la iusta causa traditionis se entienda como un negocio jurídico precedente, sin embargo otros entienden que se trata de la voluntad de las partes.

La iusta causa traditionis está en relación con las fuentes negociales que puede cumplir la traditio, y que resumiendo noticias de las fuentes pueden centrarse fundamentalmente en 3:

  • Causa solvendi → para pagar algo.
  • Causa credendi → para dejar algo y que después te lo devuelvan.
  • Causa donandi → para regalar algo.

 

  1. LA USUCAPIO

La usucapio consiste en adquirir la propiedad de una cosa por el uso continuado y de forma no interrumpida de la misma durante un tiempo determinado.

Etimológicamente usucapio procede de capere, coger por el uso.

El primer problema que se plantea es el de si se trata de un modo originario o de un modo derivativo. En principio parece un modo originario ya que no hay relación de traspaso entre el antiguo propietario y el poseedor porque para usucapir era necesario que la cosa fuese una res nullius; sin embargo, sí es un modo derivativo de adquisición de la propiedad (aún cuando parece originario) por 2 razones:

  • Porque el origen de esa posesión está basado en una relación con alguien que se supone dueño.
  • Porque las cargas reales que tuviera, por ejemplo una finca, no desaparecen con la usucapio sino que se mantienen.

Ha habido también quien ha dicho que es un modo especial y distinto de adquisición de la propiedad.

La usucapio fue evolucionando en Derecho romano y la adquisición por el uso pasó por 3 fases:

  1. Ius civile: Ya en la época de las XII Tablas se admitía esta situación, la usucapio. Lo que se adquiría era el dominio quiritario. Esta usucapio servía incluso para corregir otros modos de transmisión defectuosos (por ejemplo, la mancipatio de una res nec mancipi).

Ulpiano define en su epítome la usucapio y dice que es la adquisición del dominio por la posesión continuada durante 1 o 2 años (1 año para cosas muebles y 2 años para cosas inmuebles), transcurrido este tiempo sin interrupción en la posesión se adquiere la propiedad.

Hay cosas que no se pueden usucapir: cosas extra commercium, cosas religiosas, cosas robadas, cosas públicas, etc.

Para poder usucapir, según el Derecho civil, eran necesarios varios requisitos:

    1. Ostentar la posesión durante un tiempo (1 o 2 años).
    2. La iusta causa, el justo título, el justo comienzo de la posesión.
    3. La bona fides, la buena fe.

Este modo de adquisición de la propiedad únicamente era válido para los ciudadanos romanos.

  1. Ius honorarium: Recibe el nombre de prescripción por transcurso de tiempo (praescriptio longi temporis).

Esta forma de adquisición de la propiedad se originó en las provincias, donde los propietarios provinciales pagaban un canon por los fundos. No obstante, podía suceder que alguien comenzase a poseer esos fundos provinciales sin pagar el canon y con el paso del tiempo se le reconocerá la adquisición de la propiedad. El plazo es de 10 años entre presentes y de 20 años entre ausentes, y siempre sobre bienes inmuebles.

Estas situaciones eran protegidas por el pretor.

Además del plazo se exigen también otros requisitos:

  1. Una iusta causa (el justo título que legitima el comienzo de la posesión).
  2. La buena fe (bona fides).

Tanto la usucapio del ius civile como la usucapio del ius honorarium consiste en adquirir la propiedad de una cosa por el uso continuado de la misma durante un tiempo determinado, con una iusta causa y bona fides.

  1. Derecho justinianeo: Desapareció la diferencia entre el Derecho civil y el Derecho honorario, por lo tanto los dos modos de usucapir anteriores se fusionan. La usucapio justinianea es la fusión de los dos anteriores modos de usucapir.

Ahora se va a llamar usucapio en el caso de los bienes muebles y praescriptio en el caso de bienes inmuebles.

Requisitos: “Res habilis, titulus, fides, possessio, tempos”.

  1. Res habilis ¨ Que la cosa pueda ser objeto de usucapio, que sea susceptible de usucapio. (hay muchas cosas que no lo son: res extra commercium, cosas poseídas por la fuerza, cosas del Estado, cosas de la Iglesia…).
  2. Titulus ¨ Es lo mismo que iusta causa. Se necesita una relación jurídica que justifique el comienzo de la posesión.

Es aquella condición objetiva que por si sola hubiera sido suficiente para transmitir la propiedad, pero que por algún defecto (bien de forma o bien de fondo) conllevó una transformación defectuosa de la propiedad.

La iusta causa es el título que justifica el comienzo de la posesión, título que en los textos se indica con la partícula “pro” seguida de la indicación de la relación:

  • Pro soluto e Cuando a alguien se le ha entregado una cosa en concepto de pago de algo.
  • Pro emptore e Cuando a alguien se le ha entregado una cosa porque la ha comprado, Esto justifica el comienzo de la posesión.
  • Pro donato e Cuando a alguien le han donado, le han regalado una cosa.
  • Pro derelicto e Cuando el adquiriente inicia la posesión sobre una cosa abandonada.
  • Pro suo e Cuando la iusta causa (título) no tiene nombre específico (es un nombre general) y el poseedor considera la cosa como suya.
  1. Fides ¨ La buena fe. Es la honesta convicción de que no se están lesionando intereses jurídicos ajenos al estar en posesión de esa cosa. Esta buena fe sólo se exige al comienzo de la posesión (la mala fe sobrevenida no daña).

Además la buena fe se presume siempre y la falta de buena fe tiene que ser probada por el contrario.

  1. Possessio ¨ Hay que tener la posesión de la cosa. Es necesario el corpus y el animus.
  2. Tempus ¨ Es el tiempo exigido por el ordenamiento jurídico. En Derecho justinianeo se establecieron los mismos plazos que establece nuestro código civil: 3 años para muebles, y para los inmuebles 10 años entre presenten y 20 entre ausentes.

La posesión durante este tiempo tiene que ser ininterrumpida. Las interrupciones podían ser naturales (cuando se pierde el contacto con la cosa o la posesión del objeto) o civiles (cuando antes de consumirse los plazos alguien reclama la cosa, interpone una acción).

Hay una figura muy especial unida a la usucapio justinianea que es la praescriptio longi temporis. Es una figura postclásica que consiste en una excepción que puede alegar el demandado cuando haya venido poseyendo durante treinta años. La especialidad está en que en el comienzo de la posesión no se exige ni justo título ni buena fe. Además se adquiría la propiedad libre de cargas.

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 23

 

  1. LIMITACIONES A LA PROPIEDAD.

Frente a la concepción absolutista de la propiedad romana pronto empezaron a surgir una serie de limitaciones.

Estas limitaciones a veces eran impuestas por el ordenamiento (limitaciones de Derecho público) y otras veces eran impuestas por las relaciones de vecindad (limitaciones de Derecho privado).

  1. Limitaciones de Derecho Público: (Se conceden desde la época más antigua).
    1. La más importante es la expropiación.
    2. Limitaciones por motivos religiosos: las XII Tablas prohibían sepultar o quemar cadáveres en el centro de la ciudad.
    3. Limitaciones impuestos a los fundos ribereños: muchas veces el transporte era fluvial y los transportes eran tirados por animales desde las orillas, con lo que las orillas quedaban reservadas para uso público.
    4. Limitaciones por tránsito público: por arreglos de pasos públicos, etc.
    5. Limitaciones por motivos urbanísticos: distancia entre los edificios, estética de los edificios, altura de los edificios…
    6. Limitaciones por explotaciones de minas: (s. IV) A una persona se le permitía excavar en las fincas de otra compensando con un 10% del material extraído al dueño del fundo y pagando otro 10% al fisco.
    7. Limitaciones por los impuestos: A partir del siglo III pagaban impuestos todos los que tenían terrenos.
  2. Limitaciones de Derecho Privado: (Son las propias de las relaciones de vecindad).
    1. Desde las XII Tablas aparece recogido que el propietario de un fundo sobre el que se extienden las ramas de un árbol de un vecino podía cortar dichas ramas hasta una altura de 15 pies y aprovecharse de la madera. Esto se hacía si el propietario del árbol no lo quería hacer. Este derecho era protegido por la actio de arboribus caedendis (acción de los árboles que han de cortarse).
    2. Desde las XII Tablas se permitía al dueño de los árboles frutales pasar al fundo vecino cada tres días a recoger los frutos que cayesen de las ramas que se proyectaban sobre aquel (interdictum de glande legenda: interdicto de las bellotas que caen), pero debía garantizar que al pasar a recogerlos no iba a causar daños. El medio de defensa del que disponía el propietario del fundo para evitar los posibles daños que pudiera causar era la actio damni infecti (caución de daño temido).
    3. Había que guardar las distancias necesarias en la plantación de árboles respecto a las lindes.
    4. La limitación de paso necesario. Los propietarios de los fundos tenían que permitir que otras personas pasasen por sus fundos.
    5. En las eras no se podían construir edificios para no cortar el aire a la siguiente (época justinianea).
    6. La actio aquae arcendae (acción del agua de lluvia que ha de ser retenida) era una acción concedida al propietario de un fundo rústico contra el propietario vecino que haya alterado la caída natural de las aguas en el fundo demandante.

En la época clásica el ejercicio de esta acción se dirige a evitar que se realicen obras en los fundos vecinos que lleven a un aumento del caudal o que provoquen la caída violenta de las aguas sobre el fundo propio.

El Derecho justinianeo, el ejercicio de esta acción se dirigía a favor de los propietarios de los fundos inferiores para evitar que los propietarios de los fundos superiores abusasen de las aguas de los arroyos más allá de las propias necesidades (Agricultura basada sobre el riego).

  1. Limitaciones a los actos de amulación. La doctrina del Derecho común medieval creó una categoría doctrinal de actos de amulación: actos dispositivos sobre la cosa propia que podían perjudicar derechos ajenos.
  2. Limitaciones a la manumisión de esclavos. A este fin sirvieron tres leyes sucesivas:
    1. Lex Furia Caninia e que estableció que se podía manumitir por testamento sólo un número proporcional a los esclavos propiedad del testador. Además el número de esclavos manumitidos por testamento nunca podía ser mayor de 100.
    2. Lex Aelia Sentia e estableció edades mínimas para manumitir (el que manumitía tenía que ser mayor de 20 años y el manumitido tenía que ser mayor de 30 años), y prohibió manumisiones realizadas en fraude de los acreedores del dominus.
  • Lex Iunia e estableció que no se harían romanos, sino latinos, los esclavos manumitidos fuera de las formas solemnes de manumisión.

 

  1. LA EXPROPIACIÓN

Limitación más importante de la propiedad establecida por la ley (Dº Público).

La expropiación es el derecho que tiene la autoridad pública de apropiarse de una cosa de un particular, previa indemnización, para satisfacer un interés público.

Características de la expropiación:

  • Se dispone de una cosa privada.
  • Siempre tiene que haber una indemnización.
  • Va ir destinada al interés público.

En Roma no se dio la expropiación con estas formalidades hasta la época postclásica. Antes de la época postclásica cuando colisionaba el interés privado con el interés público lo más probable es que fuese el propio magistrado quien solucionase el problema a través de su autoridad, de su imperium.

Hasta la época postclásica no se puede hablar de expropiación porque hay mucho suelo provincial y porque muchas veces los particulares se negaban. Únicamente se puede hablar de que se producía una compraventa forzosa.

En la época postclásica (absolutismo del poder público) fue cuando se produjeron los casos más frecuentes de expropiación y es cuando se produjo la unificación de la condición jurídica de todos los territorios.

A partir del bajo imperio (siglo V) se comienzan a producir expropiaciones con indemnización para utilidad pública.

 

 

  1. DEFENSA DE LA PROPIEDAD

La propiedad es el Derecho real por excelencia, y como tal exige la existencia de medios para su defensa. La propiedad es un derecho defendible erga omnes; el propietario puede defenderse contra cualquiera que perturbe su situación.

Formas típicas de defender la propiedad:

  1. Reivindicatio e Es el medio fundamental para proteger la propiedad. Existen dos sujetos: el demandante y el demandado. El demandante es el propietario que se ha visto privado de la posesión de la cosa. Este tiene que probar su Derecho de propiedad.

El demandado es aquel que tiene la posesión de la cosa con el propósito de disponer de ella como si fuese el dueño pero sin ser el propietario.

En la época clásica está acción se dirige por el propietario no poseedor contra el poseedor no propietario. El demandado es, en época clásica, solamente el poseedor, no el mero detentador de la cosa.

Sin embargo, la posibilidad de demandar se fue extendiendo cada vez más, y en la época postclásica el demandado podía ser el simple detentador de la cosa, a quien se obligaba a declarar en nombre de quien poseía.

En la época justinianea, podía también dirigirse la acción contra aquel que dolosamente ha dejado de poseer la cosa al objeto de no ser demandado (intención de defraudar al propietario) y contra el que se ofrece dolosamente a aparentar ser poseedor, engañando al propietario, para que otro mantenga la posesión (poseedor ficticio).

En la reivindicatio, la cosa, el objeto de reivindicación, debe estar determinado individualmente. Si lo que se reclama es una cosa compuesta sólo se reclama en su unidad, no en cada uno de sus elementos. Del mismo modo, las cosas accesorias no pueden reivindicarse separadamente de la cosa principal. Sin embargo puede pedirse mediante la actio exhibendum la separación de las cosas singulares y sucesivamente intentarse sobre éstas la reivindicatio.

El efecto positivo de la reivindicatio es la restitución de la cosa reclamada con todos los frutos y accesiones que habría tenido la cosa si hubiera sido entregada en el momento de la litis contestatio (restitución cum omni causa).

Puede suceder que se haya perdido la posesión de la cosa y de los frutos porque la cosa haya perecido o se haya deteriorado. En estos casos hay que tener en cuenta dos detalles: por un lado, si todo esto sucede antes o después de la litis contestatio; y por otro lado, la situación de buena o mala fe del poseedor.

La responsabilidad va a ser mayor si la pérdida de la posesión de la cosa reclamada se ha producido después de la litis contestatio y si se poseía de mala fe.

Puede ocurrir que alguien sea poseedor de una cosa creyéndose el propietario pero sin serlo y que tenga unos gastos en esa cosa. Si el auténtico propietario reclama la cosa surge un problema en torno a quien debe hacerse cargo de dichos gastos. Dada esta situación, la solución depende de que tipos de gastos sean. Los gastos pueden ser:

  • Necesarios Ò Gastos realizados para el mantenimiento y la conservación de la cosa.
  • Útiles Ò Aquellos que aumentan el valor de la cosa.
  • Superfluos Ò Aquellos que sirven para embellecer pero que no aumentan el valor de la cosa.

En Derecho clásico se estableció que el poseedor de buena fe tenía derecho a que se le resarciesen los gastos necesarios y los gastos útiles (estos últimos solamente en la medida menor entre lo gastado y lo mejorado), sin embargo no tenía ningún derecho a los gastos superfluos (pero se les puede llevar si no causa ningún perjuicio y si se pueden quitar). En el Derecho justinianeo no cambia nada.

Si el poseedor era de mala fe no tenía ningún resarcimiento en Derecho clásico, pero en Derecho justinianeo se procedía igual que si el poseedor era de buena fe.

  1. Actio negatoria e La puede utilizar el propietario para rechazar que sobre una cosa propia existan derechos a favor de terceros. El demandante tiene que probar que es propietario y que el demandado le está causando un daño, una lesión. El demandado deberá probar que tiene derecho para gravar la propiedad ajena; si no lo prueba, el propietario conseguirá que cese aquella perturbación (por ejemplo: en una finca por la que alguien está pasando, el demandante tendrá que demostrar que es el propietario y que ningún tercero tiene derecho de paso).
  2. Actio aquae arcendae e Acción por la cual el propietario de un fundo puede conseguir que las obras impidan o alteren la caída natural del agua sean demolidas.
  3. Cautio damni infecti e Acción que ejercita el propietario para que se le garantice el amparo por daños que aún no se han producido pero se teme que se produzcan.
  4. Operis novi nuniatio e (Anuncio o denuncia de obra nueva). Cuando de las obras de un fundo vecino se teme un daño y se exige la paralización de las obras o la compensación de los daños.
  5. Interdicto quod vi aut clam e Quien se había visto sorprendido en su propiedad con la realización de un daño hecho con violencia o clandestinidad, pedía al pretor este interdicto prohibitorio para ver restaurado su derecho.
  6. Actio de arboribus caedendis e Tutelaba el derecho del propietario a que se cortasen las ramas de los árboles del fundo vecino que se entrometían en su fundo.
  7. Interdicto de glande legenda e Interdicto con el que el pretor permitía al propietario del fundo vecino que pudiese entrar en él el propietario contiguo para recoger los frutos de los árboles propios que caían en su fundo.
  8. Actio finium regundorum e Acción para fijar los límites entre fincas rústicas.

 

  1. EL CONDOMINIO: ESTRUCTURA Y CARACTERÍSTICAS

(Copropiedad, comunidad de la propiedad)

En un principio no era posible en Roma la existencia de un derecho de propiedad que pudiese ser ejercido por dos o más propietarios de una misma cosa.

Según Celso: “No puede darse la propiedad por entero en cada uno de los dos”. Pero esta primitiva idea fue superada y se acabó admitiendo la comunidad de la propiedad.

El condominio o la copropiedad (communio) supone una pluralidad de propietarios sin atribuciones de partes físicas. La copropiedad funciona por cuotas ideales, por participaciones numéricas abstractas de las cosas (un porcentaje).

Esta communio puede ser voluntaria o incidental:

  • Voluntaria: cuando proviene de la voluntad concorde de varias personas.
  • Incidental: cuando proviene de un hecho que queda al margen de la voluntad (una donación, una herencia…).

El primer régimen de comunidad de bienes que se dio en Roma fue el llamado consortium ercto non cito. Este es un régimen por el cual a la muerte del paterfamilias las propiedades pasaban a los hijos, quienes podían disponer de cualquier cosa por entero ya que cada consorte era dueño de la totalidad de la cosa (es un dominio no dividido).

Cada uno de los condóminos podía disponer de todo, pero aquella disposición o la venta de la cosa llevada a cabo por uno de ellos podía ser detenida por los otros condóminos mediante el ius prohibendi (a semejanza del Derecho de veto que se daba entre los magistrados). Este régimen es anterior a la época clásica.

En época clásica se impuso un condominio por cuotas en el que cada uno es propietario de una cuota ideal, de un porcentaje.

El ordenamiento les ofrece unas facultades que dependen de si son disposiciones jurídicas o disposiciones de hecho.

  • Facultades de disposición jurídica: vender, donar, hipotecar, dar en dote…
  • Facultades de disposición material: cultivar el fundo, determinar a quien corresponden los frutos…

Lo normal es que para la disposición material de las cosas funcione el régimen del consenso, el acuerdo de los copropietarios. Si dichos copropietarios no llegan a ningún acuerdo se divide la cosa y se pone fin al régimen de copropiedad.

Cuando la cosa común es divisible se reparte entre cada uno de los propietarios, pero no siempre las cosas son divisibles. Cuando se trata de una cosa indivisible o bien se vende a un tercero y se reparte el dinero, o bien una de las partes se queda con la cosa e indemniza a las demás.

La communio es por tanto un estado transitorio y tiende a disolverse. La acción de división del condominio es la actio communi dividundo (para dividir una herencia se utiliza la actio familiae erciscundae)

Maneras de poner fin a una copropiedad:

  1. División voluntaria pactada e Los copropietarios se ponen de acuerdo para dividir la copropiedad.
  2. División arbitral e Los copropietarios se ponen de acuerdo en buscar a un tercero para que la divida.
  3. División judicial e No hay ningún acuerdo y se divide por vía judicial. La adjudicatio del juez es un modo de adquisición de la propiedad.

Relacionado con el condominio está el ius adcrescendi. Si un condominio no puede o no quiere adquirir su parte no se va a nadie más que a los otros propietarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 24

 

  1. LAS SERVIDUMBRES

Una servidumbre es un Derecho real sobre cosa ajena.

Etimológicamente la palabra servidumbre proviene de servitus que significa esclavitud, estar sometido a algo o a alguien.

De este modo, se habla de servidumbre cuando un fundo se encuentra sometido a otro.

Clasificación de las servidumbres:

  • Prediales e Recaen sobre predios, sobre fundos.
    • Rústicas e Fundos de suelo rústico.
    • Urbanas e Fundos de suelo urbano.
  • Personales e Derechos de una persona.
    • Habitación.
    • Operae servorum.

Con todo esto, podemos definir la servidumbre como un Derecho real sobre cosa ajena que consiste en el poder de impedir ciertos actos al dueño de una cosa, o en la facultad de utilizar una cosa ajena de una determinada manera.

 

  1. PRINCIPIOS Y REQUISITOS

Son 8 máximas, aforismos, o reglas generales que dieron los intérpretes y que sirven para todas las servidumbres. Hoy en día aún están vigentes.

  1. Nemini res sua servit e A nadie le sirve la propia servidumbre. Una servidumbre constituida sobre una cosa propia es un contrasentido.
  2. Servitus in faciendo consistere nequit e La servidumbre no consiste en un hacer por parte del dueño; sino en tolerar, en aguantar que otro haga (por ejemplo en el derecho de paso). Pero hay una excepción a este principio, que es la servitus honréis ferendi, que consiste en la servidumbre de apoyo de la viga en la casa del propietario del fundo sirviente, quien está obligado a mantener el muro en condiciones idóneas para que el vecino apoye la viga en su casa.
  3. Servitus servitutis esse non potest e No se puede constituir una servidumbre sobre otra, un derecho sobre otro derecho. Las servidumbres siempre han de constituirse sobre una cosa.
  4. Utilidad e Las servidumbres tienen que proporcionar una utilitas. Esta tiene que ser una utilidad ejercida dentro de los límites de la necesidad del fundo y no puede desligarse de dicho fundo. La utilidad tiene que ser permanente.
  5. Inalienabilidad e La servidumbre es inalienable. No se puede vender la servidumbre al margen del propio fundo.
  6. Indivisibilidad e La servidumbre es indivisible. No se puede dividir en fracciones.
  7. Posibilidad e El ejercicio de la servidumbre tiene que ser posible.
  8. Los fundos tienen que ser vecinos, pero no necesariamente han de ser contiguos. Esto es necesario para que la servidumbre sea posible.

 

  1. CLASES DE SERVIDUMBRES

Servidumbres prediales: Se dan entre dos fundos, el fundo dominante y el fundo sirviente.

  • Fundo dominante e Tiene a su favor la servidumbre.
  • Fundo sirviente e Está agravado por la servidumbre.

Al principio las servidumbres estaban relacionadas con la agricultura (servidumbres de paso y de agua), pero posteriormente se fueron sumando más servidumbres.

Tipos de servidumbres prediales:

  • Servidumbres rústicas (4):
    • Servidumbres de paso e Las más importantes son:
      • El iter e Facultad de pasar al fundo propio, por el fundo vecino, andando o a caballo.
      • El actus e Facultad de pasar al fundo propio, por el fundo vecino, en carruaje.
      • La via e Facultad de atravesar el fundo vecino por un camino que debía tener una amplitud mínima de 8 pies en los tramos rectos y de 16 pues en los tramos curvos.
    • Servidumbres de agua e Dentro de estas están:
      • Servitus aquaeductus e Permite pasar el agua por el fundo vecino a través de una acequia descubierta (rivus), a través de una vía subterránea (specus), o a través de una cañería (fistulae).
      • Servitus aquae haustus e Permite extraer agua del fundo vecino.
      • Servitus navigandi e Permite navegar por aguas de otro.
    • Servidumbres de pasto (servitus pascendi) e Derecho a que el ganado peste en el fundo vecino.
    • Servidumbres para extraer arena, cal, grava o piedra del fundo vecino.

Todas estas servidumbres se constituían tan sólo en la medida de las necesidades del fundo vecino, pero nunca con el fin de enriquecimiento.

  • Servidumbres urbanas (3):
    • Servidumbres referidas a las aguas e Dentro de este grupo podemos encuadrar a las siguientes:
      • Derecho de descargar el agua de lluvia, directamente o a través de un canal, en el fundo vecino.
      • Caso inverso al anterior: derecho de no recibir el agua de lluvia en el fundo propio.
      • Derecho de descargar las aguas pútridas en el fundo vecino (servitus cloacae).
    • Servidumbres referidas a la construcción e Dentro de este grupo se encuentran las siguientes:
      • Derecho de apoyar soportes de la casa propia (vigas) en el fundo del vecino.
      • Derecho de apoyar la propia construcción sobre la del vecino.
      • Derecho de sobrevolar con propias construcciones (balcones, terrazas) el fundo vecino.
    • Servidumbres relativas a luces y vistas e En este grupo destacan las siguientes:
      • Derecho a que el vecino no eleve sus construcciones por encima de una determinada altura (privándote de luces y vistas).
      • Derecho de abrir en ventaja del fundo dominante huecos sobre el muro ajeno para que entre la luz.
      • Derecho de abrir huecos sobre el muro común para que entre luz.
      • Derecho a vuelo en los aleros de los tejados.

 

  1. MODOS DE CONSTITUCION

Todas las servidumbres dependen del modo en que estén constituidas.

Modos de constituir las servidumbres:

  • Dado que las servidumbres eran res mancipi, podían ser constituidas por mancipatio o in iure cessio.
  • Para las cuatro servidumbres rústicas más antiguas, se admitía la usucapio servitus posteriormente abolida por la lex Scribonia del 69 a. de C.
  • En época clásica, las servidumbres podían constituirse por vetustas (antigüedad).
  • Una forma muy corriente de constitución de la servidumbre fue en la que el propietario de dos fundos limítrofes, al enajenar uno de ellos creaba servidumbre a favor del fundo que se queda en propiedad.
  • Las servidumbres sobre res nec mancipi podían ser constituidas mediante la constitutum possessorium (vender un fundo propio y continuar teniéndolo mediante arrendamiento).
  • Otro modo de constitución de servidumbres es por decisión del paterfamilias. El pater entrega los fundos a sus hijos y constituye servidumbres, son del tipo predial rústico.
  • En los fundos provinciales (que eran propiedad del Estado) no se podían constituir servidumbres con los medios propios realizados en los fundos particulares sino que se hacía a través de un pacto o un contrato verbal; a través de la stipulatio. Cuando desapareció la distinción entre los suelos, la stipulatio quedó como un modo más de constitución de las servidumbres.
  • En Derecho justinianeo, desaparecidas la mancipatio y la in iure possessio la servidumbres se podían constituir de cualquier forma.
  • También en Derecho justinianeo se admitió que la constitución de las servidumbres se produjera por patientia servitutis; por la paciencia tenida al dueño del fundo siguiente que constituyese la servidumbre.
  • Otro modo más de constitución de las servidumbres fue por medio de la adiudicatio.

 

  1. EJERCICIO, PROTECCIÓN Y EXTINCIÓN DE LAS SERVIDUMBRES

Ejercicio:

El ejercicio de una servidumbre es su uso normal y típico. No se puede utilizar una servidumbre de pastos para sacar agua.

El modus servitutis era el acuerdo, llevado a cabo entre las partes, respecto a cuándo se debe ejercitar esa servidumbre. Son las limitaciones de utilización que las partes ponen al ejercicio de una servidumbre.

Protección:

En Derecho romano existieron varios medios para proteger al dueño del fundo dominante. El principal medio de defensa del derecho de servidumbre en el derecho clásico era la vindicatio servitutis.

Esta vindicatio en origen sólo podía dirigirse contra las perturbaciones del dueño del fundo sirviente; sin embargo, como las perturbaciones también podían ser causadas por terceros se amplió la aplicación de esta vindicatio contra quien perturbase el ejercicio de la servidumbre.

Con esta acción el demandante conseguía el restablecimiento de su derecho con resarcimiento del daño. El demandado vencido en juicio podía ser obligado a prestar la cautio de amplius non turbando, con la que se obligaba bajo la amenaza del pago de una suma a título de pena, a no realizar posteriores perturbaciones.

Otros medios de protección de las servidumbres fueron los interdictos, concedidos por el pretor. Estos interdictos eran de distintos tipos según fuesen las servidumbres prediales rústicas o urbanas.

Extinción:

Existen 5 maneras para extinguir las servidumbres:

  1. Por confusión e Cuando coinciden en una misma persona la propiedad del fundo dominante y del fundo sirviente.
  2. Por renuncia del titular del fundo dominante.
  3. Por acuerdo de las partes.
  4. Por non usus (por el no uso) durante un periodo de dos años en el Derecho clásico; de diez años entre presentes y 20 entre ausentes en el postclásico. Es lo que se llama prescripción extintiva, y en el caso de las servidumbres, usucapio libertatis.
  5. Por la destrucción del fundo dominante o del fundo sirviente o de ambos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 25

 

  1. USUFRUCTUS: CONCEPTO

Paulo en D. 7, 1, 1, define el usufructo como un derecho que consiste en usar y percibir frutos sobre cosas ajenas conservando su sustancia.

En parecidos términos a los utilizados por Paulo, el artículo 467 de nuestro Código Civil define lo que es usufructo y apostilla: “conservando su sustancia y su forma”.

El usufructo se concibió como un derecho personal, no enajenable, limitado en el tiempo, y llevado a cabo sobre una cosa ajena e inconsumible.

El usufructo es un derecho ejercitado por el titular directamente sobre la cosa y erga omnes, tutelado con medios judiciales contra cualquiera que impidiera el uti o el frui.

Uti e indica la plenitud del uso de la cosa.

Frui e percibir los frutos de la cosa, tanto naturales como civiles.

Hay dos tipos de sujetos en el usufructo:

  • Usufructuario e Persona que tiene el derecho a usar y percibir los frutos. El usufructo cesa cuando se muere dicho usufructuario o cuando existe una extinción civil (capitis deminutio), ya que el derecho de usufructo se constituye sólo a favor del usufructuario.
  • Nudo propietario e Propietario de la cosa que se ha dada en usufructo (de la cual no puede disponer).

 

  1. RÉGIMEN JURÍDICO DEL USUFRUCTO

El usufructuario no puede hacer ninguna transformación en la cosa recibida en usufructo ni aún para hacerla más rentable. Es indispensable mantener la función económico-social de la cosa. Tan sólo existe una excepción a este hecho: la explotación de las minas en usufructo. En este caso es imposible conservar la cosa porque las minas se agotan.

La cosa debía ser devuelta al finalizar el usufructo en el mismo estado en que se recibió. Por eso, en determinados usufructos el problema de la restitución plantea algunas peculiaridades; como el caso del usufructo de un rebaño, en que el usufructuario no adquiere las cabezas de ganado nuevas, sino que ha de sustituir con los nuevos nacidos los animales que van pereciendo, de modo que se mantenga siempre la consistencia del rebaño. Lo mismo ocurre con el usufructo de un bosque, en que se pueden talar árboles en la medida que se van reproduciendo.

Objeto del usufructo es el aprovechamiento para el usufructuario de todo lo que produzca naturalmente la cosa; todas las ventajas que la cosa produce de modo natural, y por eso hace suyos los frutos tanto naturales como civiles.

El usufructo no se extiende a las accesiones; la insula in flumine nata, la avulsio, acrecen al propietario, no al usufructuario. Del mismo modo, los derechos sobre el tesoro descubierto en un fundo usufructuado, pertenecen al propietario, no al usufructuario.

El usufructuario tiene que soportar una serie de gravámenes (impuestos) que pesan sobre la cosa, los gastos de conservación, los gastos de reparación de la cosa…

El usufructo es un derecho inalienable e intransferible: no se puede enajenar el usufructo no cederlo a otros; solamente pueden cederse el uso y el goce de la cosa a otra persona (arrendador, comprador), pero no el derecho de usufructo. La renuncia por parte del usufructuario supone la extinción del usufructo.

Pero si todas las ventajas que pueda proporcionar la cosa pertenecen al usufructuario quedando para el propietario la nuda propiedad, no por eso quedan desamparados los derechos del propietario. Para defenderse frente a terceros el nudo propietario goza de las acciones propias de su derecho de propiedad, mientras que para defenderse frente al usufructuario dispone de una acción arbitraria mediante la cual se nombraba a un árbitro para que estableciese cuales eran los daños producidos.

Del mismo modo las relaciones entre el propietario y el usufructuario quedaron delimitadas desde que el pretor introdujo la cautio usufructuaria. Esta cautio usufructuaria es una garantía que el usufructuario da al nudo propietario cuando se constituye el usufructo, de que va a usar la cosa como se debe y que la va a devolver cuando acabe el usufructo.

La importancia de la cautio usufructuaria aumentó tanto que llegó a considerarse como un requisito para la constitución del usufructo; si no se daba, nadie podía exigir nada porque el usufructo no se había constituido. Aunque ambas partes renunciasen a ella de mutuo acuerdo el usufructo no era válido.

 

  1. CONSTITUCIÓN

Por voluntad de las partes:

  1. Por medio de una in iure cessio.
  2. Cuando las cosas se transmitían por mancipatio se constituía el usufructo por medio de una deductio.
  3. Por un legado per vindicationem, disposición hecha en testamento y en la que se deja a alguien el usufructo y al heredero la nuda propiedad o viceversa.
  4. A través de la adiudicatio hecha por el juez en los juicios divisorios.
  5. Por medio de pactos y stipulationes.
  6. Una vez desaparecida la distinción entresuelo itálico y suelo provincial, se podía constituir un usufructo por acuerdo entre las partes.
  7. Por acuerdo tácito: por la paciencia, por la tolerancia (en la época postclásica-justinianea).
  8. Por medio de la traditio (en la época postclásica-justinianea).
  9. En Derecho justinianeo se admitió también la praescriptio longi temporis (ejercitar de hecho el uso del usufructo durante un largo periodo de tiempo).

Usufructos legales e Es la ley quien constituye los usufructos. Por ejemplo, según la ley, el marido tiene el usufructo de los bienes dotales de la mujer. En este caso el usufructo no es establecido por la voluntad de las partes, sino por ministerio legal, porque así lo manda la ley.

 

  1. MEDIOS DE DEFENSA
  • El usufructuario podía defender su derecho con la legis actio sacramento in rem.
  • Con la llegada del procedimiento formulario se podía defender el derecho de usufructo a través de la vindicatio ususfructus o la petitio ususfructus (en un principio esta acción sólo se podía utilizar contra el nudo propietario, pero posteriormente se permitió utilizarla contra cualquiera que molestase el ejercicio del usufructo).
  • Otro medio indirecto de garantizar el ejercicio del derecho era la exigencia de la cautio de non turbando al demandado (por medio de dicha cautio de non turbando se le obliga a abstenerse de volver a perturbar el derecho de usufructo).
  • En Derecho jsutinianeo se utilizaba la actio confessoria (la antigua vindicatio servitutis).
  • También tenía a su favor el usufructuario los interdictos posesorios uti possidetis y unde vi.
  1. EXTINCIÓN

Al igual que otras servidumbres, el usufructo se puede extinguir por:

  1. Renuncia.
  2. Destrucción o transformación de la cosa.
  3. Por no uso e 2 años en Derecho clásico y 10 o 20 años en Derecho postclásico (10 años entre presentes y 20 entre ausentes).
  4. Por muerte o extinción civil (capitis deminutio).
  5. Por cumplirse el plazo.
  6. Por consolidación: Unión en la misma persona del título de usufructuario y de nudo propietario.

 

  1. QUASI USUSFRUCTUS

Existe una figura especial que tiene por objeto cosas cuyo uso implica su destrucción, como el vino, el aceite o el dinero. A este tipo de usufructo se le conoce con el nombre de quasi ususfructus.

El usufructo es un derecho que recae siempre sobre cosas corporales, fructíferas e inconsumibles; sin embargo, ocurría con frecuencia que con las sucesiones mortis causa se dejase en usufructo todo o parte del patrimonio de una persona, y este patrimonio abarcaba tanto cosas consumibles como inconsumibles.

Para solucionar este problema un senadoconsulto de la época de Tiberio admitió que las cosas consumibles podían ser usufructuadas, mediante la prestación de una cautio, para estos casos de legado de usufructo. Las cosas consumibles se hacían propiedad del usufructuario obligándose en el momento de extinción del usufructo a restituir otras tantas del mismo género, peso y medida. La cautio precisamente garantizaba esta restitución.

 

  1. USUS

El usus es un derecho análogo al usufructo pero tiene un contenido más limitado en cuanto no comprende el frui, la adquisición de los frutos.

Por usus hay que entender un derecho real e intransferible, que consiste en usar una cosa inconsumible ajena para ventaja propia, y sin alterar la esencia material y el destino económico-social de la cosa.

El ejercicio del usus no es cesible a terceros. El usuario debe prestar la cautio usuaria. La figura está protegida con una acción análoga a la del usufructo que es la vindicatio usus y también tiene la actio confessoria (derecho justinianeo) y el interdicto unde vi.

 

  1. HABITATIO

La habitatio es una modalidad especial del usus, es una servidumbre personal que otorga el derecho a habitar una casa.

Se trata de un derecho real e intransferible, que se concede para habitar una casa ajena e incluso para arrendarla.

Se constituye y se protege de la misma manera que el usufructo. La única diferencia estaba en que no se extinguía la habitatio por el no uso, ni por la capitis deminutio. Había también que prestar una cautio (una garantía).

 

  1. OPERAE SERVORUM

Las operae servorum constituyen una figura de servidumbre personal autónoma consistente en el derecho de usar en propia ventaja las obras de los esclavos y de animales ajenos. Figura que como tal derecho real sobre cosa ajena, fue introducida en la época justinianea.

Las operae servorum se extinguen, aparte de los mismos modos de extinción del usufructo, por la muerte del esclavo o de los animales y los demás modos análogos a los otros derechos reales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 26

 

  1. LAS NUEVAS FIGURAS: ENFITEUSIS Y SUPERFICIES

Tanto la enfiteusis como la superficie son derechos reales sobre cosa ajena, que se configuraron en el Derecho Postclásico, pero que los justinianeos dejaron al margen de las servidumbres personales. Estas figuras estaban excluidas de las servidumbres porque otorgaban un conjunto de facultades tan amplias que llegaban a ser casi tantas como las del propietario.

La enfiteusis y la superficie tienen como objeto directo un fundo.

Ambas figuras son derechos enajenables y transmisibles que se dieron en época romana, que tuvieron un gran desarrollo en la época medieval y que hoy en día casi no existen.

Enfiteusis:

La enfiteusis, figura que aparece por primera vez delineada en el Derecho postclásico, es un derecho real, enajenable y transmisible (el derecho, no el fundo) tanto por actos mortis causa como inter vivos, que consiste en tener el goce pleno y exclusivo de un fundo ajeno con la obligación de no deteriorarlo y pagar un canon anual. Su reconocimiento como derecho real autónomo es del año 480 d. C. al reflejarla por primera vez en una constitución del emperador Zenón.

ORÍGENES ] Si la primera consagración legal de la figura es del 480 d. C., mucho más problemática es la cuestión de sus orígenes, tema debatido en la romanística.

Fundamentalmente son dos las líneas en que pueden rastrearse los orígenes de la figura. Una primera explicación considera que la enfiteusis surge en los arrendamientos del terreno público concedido a los particulares durante un largísimo periodo de tiempo (casi a perpetuidad).

La segunda explicación trata de buscar el origen de la enfiteusis en la figura enfiteútica helenística. En Roma, a imagen de Grecia, se arrendaban terrenos públicos o privados, cultivados o sin cultivar (con el fin de que fuesen cultivados si estaban baldíos, o de mejorarlos si ya estaban cultivados), y a cambio se pagaba un canon anual.

A esta práctica se la comenzó a denominar derecho de enfiteusis (palabra griega que significa plantación), y tras la constitución del emperador Zenón se estableció la unidad de denominación de estas prácticas existentes y se constituyó su régimen.

El emperador declaró que el acuerdo entre el propietario y el enfiteuta, que le permite disponer de un fundo permanentemente a cambio del pago de un canon no debía ser considerado no como un arrendamiento ni como una venta, sino como un derecho real, autónomo e independiente.

La obligación de pagar el canon se seguía manteniendo en todo momento, salvo en los casos de destrucción total del fundo.

De este modo se configura la enfiteusis como un derecho real como cosa ajena que le atribuye el goce pleno y exclusivo de un fundo ajeno, obligándose a pagar un canon y a no deteriorar el fundo.

DERECHOS DEL ENFITEUTA:

  1. El enfiteuta puede ejercitar sobre el fundo todas las facultades que corresponden al propietario: constituir servidumbres, darlo en usufructo, hipotecarlo.
  2. Tiene derecho a los frutos, y los hace suyos desde el momento de la separación.
  3. Está obligado a pagar al propietario un canon periódico e invariable. SI durante 3 años consecutivos no pagaba dicho canon perdía su derecho y el propietario readquiría la plenitud del fundo.
  4. Posee el llamado derecho de rescate. El enfiteuta podía adquirir la propiedad plena del fundo pagando al propietario la suma correspondiente a la capitalización del canon; es decir, pagando de una sola vez todos los cánones invariables que se tendrían que pagar a lo largo del tiempo.
  5. El enfiteuta puede ceder a otro su derecho. Podía colocar a otro como enfiteuta siempre que notificase esta cesión al propietario, a quien se reconocía un derecho de opción (ius praelationis) por el que, pagando al enfiteuta el precio ofrecido por el comprador, liberaba al fundo de la enfiteusis. Si el concedente no ejercitaba esta opción, tenía derecho a una participación del 2% en el precio de venta de la enfiteusis. Si el enfiteuta no anunciaba al propietario su intención de enajenar la enfiteusis mediante una previa notificación, perdía su derecho.
  6. Puede crear subenfiteusis. El enfiteuta podía constituir a su vez una nueva enfiteusis sobre el fundo; en este caso el subenfiteuta le tenía que pagar un canon al enfiteuta.

MODOS DE PROTECCIÓN DEL DERECHO DE ENFITEUSIS: El enfiteuta tiene los mismos modos de protección que el propietario pero de un modo utilis.

  • Reivindicatio utilis.
  • Actio confessoria utilis.
  • Actio negatoria.
  • Interdictos possessorios.
  • Acciones nacidas de las relaciones de vecindad.

CONSTITUCIÓN DE LA ENFITEUSIS: Mediante el mero acuerdo de las partes se podía crear un contrato de enfiteusis. Las partes podían establecer cuales iban a ser los derechos y las obligaciones, pero no podían acordar el renunciar al pago del canon.

MODOS DE EXTINCIÓN DEL DERECHO DE ENFITEUSIS:

  1. Por destrucción del fundo.
  2. Por renuncia del enfiteuta.
  3. Por el ejercicio del derecho de rescate por parte del enfiteuta.
  4. Por no notificar la venta.
  5. Por ejercitar el derecho de prelación (ius praelationis).
  6. Por confusión (unión en la misma mano del dominio eminente y útil).
  7. Por prescripción del derecho: Si el propietario directo ejercita actos contrarios al derecho de la enfiteusis, disponiendo del fundo sin oposición por parte del enfiteuta durante el tiempo exigido para la usucapión, se extingue la enfiteusis (usucapio libertatis).
  8. Por el no pago del canon durante 3 años consecutivos.

 

Superficie:

El Derecho de superficie es un derecho real, transmisible inter vivos y mortis causa, que consiste en el pleno disfrute de un edificio levantado en suelo ajeno a cambio del pago de un canon o solarium al propietario del suelo.

En Roma rigió el principio de superficies solo cedit, en virtud del cual todo aquello construido sobre base estable accede en propiedad al dueño del suelo. El propietario del terreno se convierte en el dueño de lo construido por accesión.

Sin embargo, aún permaneciendo formalmente intacto el principio de superficies solo cedit, no se pudo impedir que surgiera en determinadas situaciones la necesidad práctica de construcciones sobre suelo ajeno, hechas con asentimiento del propietario, y con la intención concorde del propietario y constructor de que se garantizara a este último la mayor libertad de acción respecto al edificio. De esta forma se llegó a la creación del derecho de superficie.

Este derecho de superficie es una figura distinta al arrendamiento ya que las facultades dispositivas del superficiario superan a las del arrendamiento. Tampoco es una compraventa porque existe la obligación de pagar un canon (solarium) al propietario del terreno. El pago de este canon es eludible; es decir, las partes pueden renunciar a él. Finalmente, en Derecho justinianeo, este derecho de superficie terminó encuadrándose dentro de los  iura in re aliena.

CONSTITUCIÓN DEL DERECHO DE SUPERFICIE: Mediante el mero acuerdo de las partes se podía constituir este derecho. Lo podían constituir tanto entes públicos como particulares.

MEDIOS DE DEFENSA: El superficiario disponía de las mismas acciones y medios que le corresponden al propietario. En concreto, dispone del interdicto de superficiebus (interdicto en el fondo similar al uti possidetis).

DERECHOS DEL SUPERFICIARIO:

  1. Podía constituir servidumbres.
  2. Podía modificar el edificio.
  3. Podía demoler el edificio.
  4. Podía transmitir su derecho a terceros.

(Todo ello sin la necesidad del consentimiento del propietario).

MODOS DE EXTINCIÓN DEL DERECHO DE SUPERFICIE:

  1. Por renuncia.
  2. Por confusión (que coincida en la misma persona la figura del superficiario y la del propietario).
  3. Por prescripción del derecho: Si el propietario del fundo dispone de él sin que el superficiario se oponga durante el tiempo necesario para la usucapion, se extingue el derecho de superficie (ususcapio libertatis).

 

  1. DERECHOS REALES DE GARANTÍA: FIDUCIA, PIGNUS, HYPOTHECA

La propiedad es el derecho real por excelencia, es el patrón de los demás derechos reales.

Como ya hemos visto, el contenido de la propiedad está integrado por dos grandes bloques de facultades: aquellas referidas al uso y disfrute de las cosas, y aquellas que afectan a la disponibilidad. Dentro de los derechos reales de uso y disfrute se encuadran las servidumbres, la enfiteusis y la superficie; mientras que en el grupo de los derechos reales que afectan a la disponibilidad de la cosa se encuentran los derechos reales de garantía (fiducia, pignus e hypotheca).

En el caso de los derechos reales de garantía existe siempre una obligación principal cuyo cumplimiento se va a garantizar. Por ejemplo en el caso de que un deudor le deba 1000 sestercios a un acreedor y le entregue una cosa como garantía.

Si la obligación principal (pagar la deuda) no se cumple, de acuerdo con el Derecho romano, el acreedor podía hacer dos cosas: o bien quedarse con la cosa en propiedad, o bien podía venderla para pagarse a sí mismo y posteriormente devolver lo que sobre.

El acreedor tiene un derecho real potencial sobre la cosa dada en garantía; es decir, si no se le satisface la obligación principal podrá disponer de la cosa tomada en garantía. De este modo, los derechos reales de garantía están siempre vinculados a una obligación principal.

En Derecho Romano se conocieron 3 figuras que están englobadas dentro de estos derechos reales de garantía: fiducia, pignus  e hypotheca.

Estas figuras era denominadas por los juristas clásicos como res obligata u obligatio rei.

Fiducia:

(Fides = Confianza). La fiducia fue un negocio que tuvo un amplísimo campo de aplicación. Desde un punto de vista de la forma la fiducia consiste ante todo en un acto solemne de transmisión de la propiedad a través de una mancipatio o una in iure cessio.

El deudor transmite la propiedad de una cosa suya al acreedor, añadiendo un pactum fiduciae, pacto añadido y autónomo, no formal, por el cual el acreedor se obliga a remancipar la cosa al deudor cuando le fuere pagada la deuda para que el deudor recuperase su dominium ex iure Quiritium. Se transmite la propiedad del objeto al acreedor hasta que el deudor pague.

Lo normal era que el deudor cumpliese con su obligación y que el acreedor le devolviese la cosa. Sin embargo, con cierta frecuencia ocurría que el acreedor no entregase la cosa sino que continuaba con ella y con el paso del tiempo se volvía a convertir de nuevo en el propietario (usucapio anómala). Para solucionar este problema se admitió que el acreedor continuase con la posesión de la cosa pero a título de arrendatario.

A pesar del pactum fiduciae el acreedor podía disponer de la cosa e incluso venderla a un tercero sin ningún tipo de autorización ya que era el propietario, pero se exponía a ser condenado mediante el ejercicio de la actio fiduciae por parte del deudor una vez que éste hubiese cumplido la obligación.

Si el deudor no pagaba en los plazos fijados se le concedía al acreedor la facultad de vender la cosa para satisfacerse con el precio. Obviamente la liberación del deudor estaba condicionada a la obtención de un precio de venta igual al importe del crédito. Si es inferior, la liberación del deudor sólo será parcial. Por el contrario si el importe obtenido es superior a la deuda contraída el acreedor estaba obligado a devolver al deudor la diferencia (superfluum).

La fiducia fue una figura que ofrecía muchas ventajas para el acreedor y muy pocas para el deudor:

  • El acreedor tiene derecho a los frutos.
  • El acreedor es el dueño de la cosa y como tal puede venderla, enajenarla.
  • Si el acreedor ha vendido la cosa a un tercero sin autorización, cuando el deudor cumpla la obligación principal no recuperará la cosa sino que será indemnizado.

Esta figura desapareció y actualmente no existe.

 

Pignus:

(Pignus o servicio de prenda).

Los orígenes de esta figura son muy discutidos. Se ha querido ver una relación con la legis actio per pignoris capionem.

El pignus es un derecho real de garantía constituido sobre una cosa del deudor para garantizar una obligación principal. Es un derecho real de garantía sobre cosa ajena que consiste en la transmisión de la posesión de una cosa al acreedor, el cual la conservará hasta que se cumpla la obligación.

En este caso, a diferencia que en la fiducia, no se transmite la propiedad sino tan sólo la posesión.

Estaba protegido por interdictos posesorios.

Facultades del deudor:

  1. El deudor sigue conservando el derecho de propiedad.
  2. El deudor, como propietario que es, podrá ejercer la reivindicatio contra terceros que posean la cosa ilegítimamente.
  3. Puede disponer del derecho de propiedad pero respetando el servicio de prenda.
  4. El deudor dispone también de la actio furti y de la actio iniuriarum contra el acreedor pignotaricio.

Facultades del acreedor:

  1. El acreedor tiene la posibilidad de convertirse en propietario de la cosa dada en prenda si el deudor no cumple la obligación principal (lex commissoria).
  2. También tiene la facultad de vender la cosa dada en prenda, previa comunicación al deudor, para satisfacer con el precio obtenido la deuda existente. En este caso tiene la obligación de devolver al deudor la hyperocha, es decir el sobrante (ius distrahendi).

Esta facultad, que en principio debía de ser pactada entre acreedor y deudor en el momento de constitución de la prenda, con el tiempo acabó convirtiéndose en un elemento natural del negocio pignotaricio que corresponde a todo acreedor pignotaricio.

La lex commissoria va a desaparecer con el paso del tiempo y el ius distrahendi se va a imponer a partir del siglo II o III d.C.

Como todos los derechos reales de garantía, el pignus es un derecho accesorio, que se extingue cuando se extinga la obligación principal. A partir de este momento y en caso de que el acreedor no quisiese devolver la cosa, el deudor podía accionar contra él para obtener la restitución de la cosa pignorada con la actio pigneraticia directa.

Pignus Gordianum: El emperador Gordiano estableció que quien tenía diversos créditos contra una misma persona de los cuales unos estaban garantizados con prenda y otros no, pudiese retener la cosa pignorada aunque se hubiera pagado el crédito que garantizaba hasta el pago total de todos los créditos. Es una extensión del derecho de prenda, que por el nombre del emperador que la sancionó, se llama pignus Gordianum.

Un pacto que podía darse entre deudor y acreedor en la prenda es la llamada anticresis. Consiste en que cuando la cosa pignorada producía frutos, el acreedor podía apropiárselos imputándolos en disminución de los intereses y del capital.

El servicio de prenda recae sobre cosas corporales, aunque se puede dar sobre cosas futuras o ajenas, Sólo en Derecho justinianeo se admitió la prenda de cosas incorporales, como el derecho de servidumbre, usufructo, enfiteusis.

 

Hypotheca:

Hypotheca es un término griego que designa un derecho real de garantía que surgió como una variante del pignus (pignus conventum = hypotheca).

Es un derecho real sobre cosa ajena dada en garantía, mediante el cual se garantiza una obligación personal sin que sea necesaria la transmisión de la posesión o de la propiedad de la cosa, es decir, el propio deudor continúa con la cosa en propiedad y en posesión. Mientras que en la fiducia se transmite la propiedad de la cosa y en el pignus la posesión, en la hipoteca no se transmite nada (ni la propiedad no la posesión).

El origen de esta figura hay que buscarlo en la garantía que el arrendatario (deudor) daba al arrendador (acreedor) para asegurar el pago de la renta mediante un derecho concedido sobre los animales y los instrumentos de labranza (la cosa pignorada). El pretor concedió al acreedor el interdicto Salvianum para obtener en caso de impago de la renta de la cosa pignorada, cuya posesión hasta ese momento tenía el deudor.

Muy pronto se pasó del campo de los arrendamientos de fundos rústicos a otros campos de la actividad económica, sirviendo para garantizar cualquier tipo de obligación sin necesidad de desplazamiento de la posesión, y finalmente a este derecho se le terminó conociendo con el nombre de hipoteca.

Para defender este derecho el acreedor pudo disponer de la actio Serviana, también llamada quasi Serviana, hypothecaria o pignoraticia in rem.

A partir de la creación de esta acción en el pignus se transmite la posesión de la cosa y en la hipoteca no, ambas figuras se diferencian también en que la hipoteca suele recaer sobre bienes inmuebles y la prenda suele recaer sobre bienes muebles, pero hay excepciones.

Modos de extinguir la hipoteca o la prenda:

  • Por la extinción de la obligación principal.
  • Por destrucción de la cosa.
  • Por confusión.
  • Por renuncia del titular.
  • Por usucapio (un tercero en buena fe puede llegar a usucapir).
  • Por el ejercicio del ius distrahendi (o ius vendendi), como consecuencia del incumplimiento de la obligación principal.

Ciertamente el deudor no perdía sus facultades sobre la cosa hipotecada, pudiendo venderla, o incluso gravarla con otra hipoteca. Pero el carácter absoluto de este derecho real hacía que la hipoteca prevaleciese siempre frente al nuevo propietario, o frente a un posterior acreedor hipotecario. El deudor podía constituir diversas hipotecas sobre un mismo bien, presentándose el problema de las hipotecas sucesivas y del rango hipotecario. Si diversas personas eran titulares de una hipoteca sobre la misma cosa a la hora de intentar cobrar sus créditos sobre la misma cosa hipotecada se hizo necesaria una prelación, que en Roma (como hoy) se rige por el principio prior in tempore potior in iure: tiene derecho a satisfacerse en primer lugar el que primero haya constituido la hipoteca y cada hipoteca solo se puede hacer valer cuando las anteriores se hayan satisfecho.

Este principio de prior in tempore potior in iure tiene dos excepciones: el caso del ius offerendi y el de los créditos privilegiados.

El primero hace referencia a que cualquier acreedor hipotecario puede satisfacer las deudas de los anteriores y colocarse en su posición (incluso contra la voluntad de éste) para obtener así su lugar de prioridad.

Los créditos privilegiados son determinados créditos que por diferentes razones (por la naturaleza del crédito, o por las características de la persona del acreedor) tienen preferencia sobre cualquier otro. Tal es el caso de los créditos a favor del fisco, los créditos a favor de la Iglesia, o los créditos de la mujer para obtener la restitución de la dote.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 27

 

  1. LA OBLIGATIO ROMANA: CONCEPTO

El término obligación procede del latín ob ligare que significa atar alrededor, sujetar algo. De este modo se puede decir que una obligación consiste en aquella facultad que tiene un sujeto de poderle exigir a otro una determinada conducta debido a una relación entre ellos (un contrato).

Una obligatio es una relación jurídica en virtud de la cual una persona (acreedor) tiene la facultad de exigir a otra (deudor) un determinado comportamiento positivo o negativo (prestación), de cuyo cumplimiento responderá su propio patrimonio.

En palabras de Paulo: la naturaleza de las obligaciones no consiste en hacernos adquirir una cosa corporal o una servidumbre, sino que otra persona quede constreñida a darnos algo, o hacer algo, o responder por algo.

A partir de esto podemos distinguir entre diferentes tipos de obligaciones:

  • Obligaciones de dare ] Obligación de dar, de entregar algo.
  • Obligaciones de facere ] Obligación, compromiso de hacer algo.
  • Obligaciones de praestare ] Obligación de asumir una responsabilidad, de responder por algo.

CONCEPTO DE OBLIGATIO:

En las propias fuentes romanas encontramos un concepto de obligación, concepto tardío, pues aparece en las Instituciones de Justiniano 3, 13, pr.: obligatio est iuris vinculum, quo necesítate adstringimur alicuius solvendae rei secundum nostrae civitatis iura (la obligación es un vínculo jurídico por el que estamos constreñidos – exigidos, forzados – necesariamente a realizar una determinada prestación según el ordenamiento jurídico de nuestra ciudad).

Justiniano define la obligación como un “vínculo jurídico” y lo hace así porque ya no se trata de un vínculo material como antiguamente. Ahora se trata de un vínculo establecido por el Derecho, no por la fuerza: es un vínculo jurídico, no físico. Es una obligación amparada por el ordenamieto.

También se señala en esta definición que este vínculo tiene “carácter necesario”, es decir, que el deudor no puede zafarse de cumplir la obligación. Además hay que llevar a cabo el contenido de la obligación tal cual, no se puede modificar.

Finalmente, en la última parte de la definición se añade que “la realización de esta prestación ha de ser según el ordenamiento jurídico de nuestra ciudad”. Con esto Justiniano se está refiriendo al ius civile. La realización de la prestación se ha de llevar a cabo conforme al ius civile.

ORÍGENES:

Los orígenes de la obligatio se encuentran muy relacionados con el tema de la religiosidad.

 

  1. FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

Se define como fuente al lugar de donde surge o emana algo. De este modo se consideran fuentes de las obligaciones a todos aquellos hechos jurídicos de los cuales surgen obligaciones.

Fuentes de obligatio en Derecho Clásico, sólo podían ser aquellos hechos específicamente determinados por el ius civile, puesto que las obligaciones protegidas por el pretor no son técnicamente obligatio, sino que sólo se encuadran dentro de las llamadas actione teneri.

En Derecho Clásico el vínculo obligatio sólo se reconocía a determinadas figuras reconocidas por el ius civile, y sólo a ellas. Quedaban fuera de este reconocimiento civil una serie de relaciones obligatorias únicamente tuteladas por la iurisdictio praetoria y cuyo vínculo no se definía propiamente como obligatorio, las denominadas actione teneri. Sin embargo, a todas aquellas obligaciones reconocidas y perfectamente tasadas por el ius civile se las designaba como obligatione teneri.

Esta distinción entre actione teneri y obligatione teneri desapareció con la fusión del ius civile y el ius honorarium.

Respecto a las fuentes de las obligaciones, en Instituciones 3, 88, Gayo señala tajantemente: “ovnis obligatio vel ex contractu nascitur vel ex delicto” (todas las obligaciones nacen de un contrato o de un delito).

Gayo cita en primer lugar como fuente de obligaciones a los contratos, es decir a aquellos acuerdos de voluntades entre personas. No obstante, existen unas figuras en las cuales no se da dicho acuerdo de voluntades y que sin embargo engendran una obligación, los llamados cuasicontratos.

En segundo lugar, cita como fuente de obligaciones a los delitos, es decir, a aquellos actos ilícitos que el ordenamiento reconoce y que engendran una obligación (furtum, iniuria, damnum iniuria datum y rapina). Sin embargo, también existen hechos ilícitos sancionados por el pretor pero que no son intencionados y que no se encuadran dentro de ninguno de los delitos señalados, los llamados cuasidelitos.

De este modo, en una obra postclásica basada en las Instituciones de Gayo, los “libri rerum cottidianarum sive aureorum, las fuentes de las obligaciones aumentan, y se citan como fuentes los contratos, los delitos y varias figuras de causas. A la bipartición clásica, sucede esta tripartición postcláscica, al añadirse las varias figuras de causas que nacen de actos y hechos diversos.

Finalmente en época justinianea la antigua bipartición clásica se sustituye por una cautripartición, pues las Instituciones de Justiniano 3, 13, 2, recogen como fuentes de las obligaciones los contrstos, cuasicontratos, delitos y cuasidelitos.

Sin embargo, Justiniano apuntó una quinta fuente de obligaciones: la ley (existen obligaciones que nacen por mandato expreso de la ley y que no se pueden encuadrar en ninguna de las fuentes de obligaciones anteriores).

 

  1. SUJETO Y OBJETO DE LAS OBLIGACIONES

El SUJETO de la obligación por el lado activo es el acreedor, y por el pasivo el deudor. Mientras que el acreedor (sujeto activo) es el que puede exigir un determinado cumplimiento, el deudor (sujeto pasivo) es el que ha de cumplir la obligación.

Inicialmente en Derecho Romano sólo podía existir un único deudor y un único acreedor, pero con el paso del tiempo se admitió que pudiese haber una pluralidad de acreedores, o de deudores, o de ambos.

Aparte de los sujetos, la obligación tiene un OBJETO que se llama jurídicamente en términos modernos, prestación; entendiendo como tal el comportamiento que tiene que realizar el deudor.

Partiendo del célebre texto D. 44, 7, 3 de Paulo, se ha venido a identificar la prestación con una de estas tres posibilidades: dare, facere, praestare. Es decir, el objeto de las obligaciones puede consistir en un dar, en un hacer o en responder por una obligación.

  • Dare ] en sentido técnico significa la entrega de la propiedad o constitución de un derecho real; el deudor debe llevar a cabo los actos jurídicos necesarios para que se efectúe esta transmisión.
  • Facere ] es un hacer, un comportamiento al que está obligado el deudor (hacer positivo), comprendiendo también una abstención: non facere.
  • Praestare ] procede etimológicamente de praes stare y viene a significar la obligación de responder por algo, de asumir una responsabilidad. Es la garantía.

 

  1. CONTENIDO Y ESTRUCTURA DE LA PRESTACIÓN

Conjunto de requisitos que hacen que la obligación sea válida.

  1. La prestación tiene que ser posible.
  2. No puede ser una prestación ilícita o inmoral.
  3. No puede ser indeterminada. Tiene que ser determinada o determinable.
  4. Tiene que representar un interés para el acreedor (no tiene por qué ser necesariamente un interés patrimonial).
    • La prestación tiene que ser posible:

Nadie se puede obligar a lo imposible: “impossibilium nulla obligatio est” (es nula la obligación imposible), dice Celso.

Existen varias clases de imposibilidad:

  • Originaria o sobrevenida:
    • Originaria ] Cuando alguien se compromete a algo que es imposible en sí mismo. La obligación no llega a surgir.
    • Sobrevenida ] Cuando la imposibilidad de cumplir la obligación se produce a posteriori de contraer dicha obligación. Toda obligación que no se puede cumplir por causas sobrevenidas exige una responsabilidad (teoría del riesgo: reparto de la responsabilidad para asumir el riesgo).
      • Física o jurídica:
      • Física ] Cuando se promete una cosa que no existe (Ej.: entregar en propiedad cosas divinas).
      • Jurídica ] Cuando la prestación prometida está prohibida jurídicamente (Ej.: vender a un hombre libre como esclavo).
      • Objetiva o subjetiva:
      • Objetiva ] Aquella cuya prestación es imposible para todo el mundo (erga omnes).
      • Subjetiva ] Aquella cuya prestación es imposible para un determinado deudor, no para todo el mundo sino para alguno o algunos en concreto. Las fuentes distinguen entre esta imposibilidad efectiva, y lo que se llama el incommodum debitoris, las posibles dificultades que pudiera tener el deudor para cumplir la prestación, y que cuando se presenta como imposibilidad subjetiva, no tiene relevancia alguna. De este modo, es válida la obligación de dar una cosa que no está en propiedad del deudor (éste habrá de adquirirla de su propietario para entregarla al acreedor).
    • La prestación tiene que ser lícita o moral:

La prestación no puede ser contraria a la ley, a la moral o a las buenas costumbres.

El problema respecto a este tema radica en saber cuándo una prestación es contraria a la moral o a las buenas costumbres, ya que estos son conceptos relativos, subjetivos.

El derecho no se ocupa de proteger la moralidad, pero no puede defender la inmoralidad.

Por todo esto, estamos ante conceptos jurídicos indeterminados que habrá que analizarlos caso por caso y decidir para cada caso en concreto si son o no son contrarios a la moral o a las buenas costumbres.

  • La prestación tiene que ser determinada o determinable:

Se tiene que saber claramente en que va a consistir la obligación a la que se compromete el deudor.

La prestación no tiene por qué estar en un principio absolutamente determinada, basta con que sea DETERMINABLE, es decir, basta con que sean posibles una serie de razonamientos que permitan determinarla a posteriori. Se deriva el cumplimiento de la obligación respecto a otras cosas, como por ejemplo la voluntad de un tercero.

La determinación se puede dejar al arbitrio del deudor o del acreedor (la elección entre un género de cosas), lo que no se puede dejar al arbitrio del deudor es el cumplir o no cumplir la obligación.

  • La prestación ha de tener un interés para el acreedor:

Este ha sido un tema muy debatido por los romanistas ya que unos han mantenido que éste es uno de los requisitos de la prestación y otros han defendido lo contrario.

  • Teoría de Savigny ] Toda prestación tiene que ser patrimonial. Savigny basa su teoría en un texto del propio Digesto (D. 40, 7, 9, 3): “ea enim in obligatione consistunt, quae pecunia praestarique possunt” (la obligación sólo puede consistir en lo que se puede pagar en dinero). Sin embargo, ésta es una interpretación errónea de Savigny ya que se trata de una frase sacada de contexto.
  • Teoría de Jhering y de Windscheid ] La prestación ha de mostrar un interés digno de protección. Esta teoría es incompleta.
  • La prestación en sí misma considerada siempre es patrimonial porque en caso de incumplimiento es valuable en dinero, y además tiene que presentar un interés para el acreedor.

La prestación debe representar un interés para el acreedor. Este interés no tiene por qué ser necesariamente patrimonial, sino que el acreedor puede tener distintos intereses, patrimoniales o no. Además, no hay ninguna obligación que en caso de incumplimiento no se pueda valorar en dinero.

 

  1. DIVERSAS CLASES DE OBLIGACIONES

A partir de la Edad Media los juristas comenzaron a hacer una clasificación sistemática de las obligaciones, ya que anteriormente los juristas romanos no habían elaborado ningún tipo de clasificación de las obligaciones.

                                                                                   – Honorarias / Civiles

                                          Vínculo (eficacia oblig.)

                                                                                   – Civiles / Naturales

                                                           – Divisibles / Indivisibles

Clases de obligaciones         Objeto     – Genéricas / Específicas

                                                           – Alternativas / Facultativas

                                                           – Mancomunadas

                                             Sujeto     -Solidarias

                                                           – Ambulatorias ] propter rem

 

 

  1. Atendiendo al vínculo, a la eficacia:
    1. Obligaciones civiles u honorarias.

La distinción entre obligaciones civiles y honorarias depende del tipo de acción que las produce, de si es una acción civil u honoraria.

Lo más curioso de esta clasificación es que se trata de una división realizada en una época tardía, curiosamente cuando desaparece la distinción entre ius civile – ius honorarium.

Puede que esta clasificación sea el producto de un proyecto doctrinal llevado a cabo por una escuela postclásica.

    1. Obligaciones civiles o naturales.

Es una contraposición muy sencilla.

Las obligaciones NATURALES son todas aquellas relaciones por medio de las cuales alguien se compromete a realizar una prestación, pero que desde el punto de vista del Derecho Civil no creaba ninguna obligación. No estaban tuteladas por acciones pero eran unos compromisos a los que el Derecho Positivo le va a otorgar algunos efectos secundarios.

Las obligaciones CIVILES son aquellas que se encuentran perfectamente tuteladas por el ius civile.

Existió entre los juristas una importante discusión acerca de su las obligaciones naturales eran realmente obligaciones o no, ya que las obligaciones naturales son compromisos particulares pero con connotaciones muy especiales.

Los compiladores justinianeos intentaron reunir todo un elenco de obligaciones naturales (posteriormente tuvieron que ser reducidas) y realizar su clasificación.

Clasificación de las obligaciones naturales:

  1. Relaciones patrimoniales del siervo en relación con otros siervos, o con su dueño, o con otros sujetos libres.

El servís no tiene capacidad jurídica ni capacidad de obrar por lo que no hay realmente una obligación y no se puede exigir su cumplimiento, pero si que va a tener algún efecto secundario.

  1. Relaciones patrimoniales del filii familias (que tampoco tenía ninguna facultad) con otros filii familias, o con el pater, o con otros sui iuris.
  • Obligaciones extinguidas por la litis contestatio. Son obligaciones naturales porque si alguien la cumple no puede volverse atrás.
  1. Obligaciones extinguidas por capitis deminutio.
  2. Obligaciones contraídas por el pupilo son el conocimiento y la autoridad del tutor (sine tutore auctoritate).
  3. Compromisos adquiridos por los menores de 25 años, después de haber recibido una restitutio in integrum.
  • El pago de una deuda que se ha extinguido por prescripción.

Efectos secundarios de las obligaciones naturales:

  1. Si alguien que no esté obligado a cumplir la obligación la cumple, ese cumplimiento no da lugar a una solutio indebiti (para pedir la restitución de lo pagado).
  2. Las obligaciones naturales pueden estar garantizadas por derechos reales sobre cosa ajena.
  • Puede ser objeto de cambio por otra obligación. Se pueden cambiar por una obligación civil.
  1. Puede ser objeto de un pacto pretorio por medio del cual un tercero cumpla la obligación (constitutum debiti).
  2. Pueden ser tenidas en cuenta en los iudiciae bonae fidei (juicios de buena fe). Si alguien reclama a un deudor una cuantía y ese deudor hace saber que el otro también le debe a él, el juez puede tenerlo en cuenta y puede compensarse.

Con el paso del tiempo el índice justinianeo de obligaciones naturales se depuró y se crearon las obligaciones naturales impropias. Estas obligaciones naturales impropias son obligaciones en las cuales los campos del deber jurídico y del deber moral se confunden:

  • Deber de liberto (del esclavo manumitido) de prestar trabajos a su antiguo dueño.
  • Deber social que tenía la mujer de constituir la dote.
  • Deber de dar alimentos a un pariente.
  • Deber de entregar sumas de dinero para rescatar a un hijo de la esclavitud.
  • Deber de pagar los gastos del funeral de un familiar.
  • Deber social de corresponder a un donativo.
  • Deber del padre de hacer heredar a sus hijos.
  1. Atendiendo al objeto:
    1. Obligaciones divisibles o indivisibles.

La obligación es divisible cuando se puede realizar en diversos tiempos sin alterar su naturaleza; es decir, si se puede realizar parcialmente, si se pueden hacer prestaciones más pequeñas de cuya suma se obtenga la prestación total.

La obligación es indivisible cuando todo esto no es posible (es diferente la distinción entre obligaciones divisibles e indivisibles de la distinción entre cosas divisibles e indivisibles).

La divisibilidad o indivisibilidad de las obligaciones es distinta según se trate de obligaciones de dare o de facere (o de non facere).

En las obligaciones de dare la obligación será divisible si consiste en transferir cosas fungibles, genéricas; mientras que si dicha obligación consiste en transmitir cosas específicas será divisible o no dependiendo de la naturaleza del derecho real que se transmite (si el derecho real es divisible la obligación será divisible: usufructo, prenda, propiedad…; por el contrario si el derecho real es indivisible la obligación será indivisible: servidumbre de uso, servidumbre de habitatio…).

En las obligaciones de facere la obligación será divisible si dicho facere tiene por objeto el prestar trabajos (operare), mientras que será indivisible si la prestación del facere consiste en un resultado, en una obra completa. Cuando la obligación es de non facere su divisibilidad depende de la naturaleza de la omisión. Si uno se compromete a no reivindicar, la obligación será divisible; mientras que si la obligación consiste en no intentar una actio confessoria, la obligación será divisible.

La divisibilidad de las obligaciones permite cumplimientos parciales que sumen la totalidad, pero cuando la obligación es indivisible obliga a un cumplimiento unitario, de una sola vez.

El interés de que la obligación sea o no sea divisible se encuentra cuando hay pluralidad de sujetos en la misma obligación porque va a haber que dividir y va a ser mucho más fácil si la obligación es divisible.

    1. Obligaciones genéricas o específicas.

Las obligaciones genéricas son aquellas que recaen sobre un género de cosas, sobre una serie de objetos no determinados individualmente sino determinados por unos rasgos generales (mesas, carteras…).

La elección del objeto hay que hacerla entre un género y en un principio esta elección le corresponde al deudor.

En Derecho Clásico también el acreedor podía realizar la elección de la cosa y éste podía elegir la de calidad óptima. Sin embargo, en Derecho Justinianeo no el deudor puede liberarse de la obligación entregando la de calidad pésima, ni el acreedor podía elegir la de calidad óptima, sino que se escoge una calidad media.

El derecho de elección era transmisible a los herederos. No se concibe la extinción de la obligación genérica por la extinción o el perecimiento del objeto. El género nunca parece, salvo en el caso de que sea muy limitado.

Las obligaciones específicas son aquellas que versan sobre un objeto cierto, individual, concreto, determinado… (una mesa y no otra).

En caso de perecimiento se puede extinguir la obligación pero se deberán asumir responsabilidades.

    1. Obligaciones alternativas o facultativas.

Las obligaciones alternativas son aquellas en las que el deudor tiene que cumplir una prestación entre dos, tres o más disyuntivamente indicadas. El deudor se libera cumpliendo una de esas prestaciones (la que quiera), ya que para el cumplimiento de las obligaciones alternativas basta con el cumplimiento de una de las prestaciones.

Normalmente la elección corresponde al deudor, salvo en el caso de que se haya constituido que sea el acreedor quien lleve a cabo la elección.

¿Hasta cuándo puede elegir el deudor? ¿puede cambiar de opinión? El deudor posee el ius variando; es decir, el derecho a cambiar de opinión hasta el momento de hacer el pago efectivo.

Si es el acreedor quien tiene el derecho de elección, éste podrá cambiar de opinión hasta el momento del cumplimiento. Si el acreedor ha reclamado judicialmente, podrá cambiar de opinión hasta el momento de la litis contestatio.

El derecho de elección es transmisible a los herederos.

Un problema muy discutido fue el relativo a quien tiene el derecho de elección cuando el deudor paga por error dos, tres, o más prestaciones entre las disyuntivamente indicadas, convirtiéndose de este modo el antiguo acreedor en nuevo deudor y viceversa.

Según Celso, Marcelo y Ulpiano el que tiene el derecho de elección es el antiguo acreedor, que es el nuevo deudor y que tiene que devolver una cosa.

Por otra parte, Paulo y Papiniano mantienen que el derecho de elección lo sigue manteniendo el antiguo deudor, que es el nuevo acreedor.

En Derecho Clásico, si una de las cosas era destruida se le permitía al deudor pagar con las otras prestaciones indicadas, y en el caso de que todas las cosas fuesen destruidas se examinaba la responsabilidad del deudor y si éste no era responsable se le eximía de pagar la obligación.

En Derecho Justinianeo, si el derecho de elección era del deudor y una cosa perecía sin su culpa se le permitía pagar el precio equivalente a la cosa (pagar la aestimatio), y si una cosa perecía sin su culpa y otra perecía por su culpa el deudor no se liberaba de la obligación y tenía que pagar la aestimatio.

Otra clase de obligaciones son las obligaciones facultativas. Las obligaciones facultativas son aquellas cuya característica principal es que la prestación es un objeto determinado pero se le permite al deudor liberarse de la obligación entregando otro objeto que no sea el debido. La diferencia entre éstas y las obligaciones alternativas es muy clara: en las obligaciones alternativas la acción no se extingue por perecimiento de los objetos, mientras que en las obligaciones facultativas sí se extingue por perecimiento del objeto.

En las obligaciones facultativas el objeto es único, pero se le permite al deudor pagar con otro objeto distinto. En este tipo de obligaciones la prestación es única, es decir, si el objeto perece la acción se extingue.

  1. Atendiendo al sujeto (las más importantes).
    1. Obligaciones mancomunadas, solidarias o ambulatorias.

En las obligaciones mancomunadas y en las solidarias existe pluralidad de sujetos (bien en la parte activa, bien en la parte pasiva, o bien en ambas).

Las obligaciones mancomunadas son aquellas en las que cada acreedor sólo tiene derecho a exigir su cuota, y cada deudor sólo está obligado a pagar su parte o su porción correspondiente (estas obligaciones también son llamadas obligaciones parciarias o parciales).

En las obligaciones mancomunadas existen tantas obligaciones como sujetos haya.

Cada sujeto sólo puede pretender su parte, ningún sujeto puede pretender toda la deuda.

En las obligaciones solidarias también hay pluralidad de sujetos, pero la diferencia con las mancomunadas es que cada acreedor puede exigir el pago de la totalidad de la prestación, y cada uno de los deudores debe cumplir (si se lo exigen) la totalidad de dicha prestación.

Existen obligaciones solidarias activas (cuando hay pluralidad de acreedores), obligaciones solidarias pasivas (cuando hay pluralidad de deudores), y obligaciones solidarias activas y pasivas (cuando hay pluralidad de acreedores y de deudores).

En las obligaciones solidarias, la totalidad de la prestación pagada por un solo deudor extingue la obligación para el resto de deudores, sin embargo se forma una nueva obligación entre los deudores. Del mismo momo, la totalidad de la prestación pagada a un solo deudor extingue la obligación pero se forma una nueva obligación entre los acreedores. De este modo cada deudor solidario o cada coacreedor posee la facultad de exigir su parte a través de la acción o el derecho de regreso (esta acción como tal, sólo existió en época justinianea).

En época clásica, en virtud de la voluntad interna de los coacreedores o de los deudores solidarios, se conseguían los mismos efectos utilizando la acción pertinente según el tipo de relación que los uniese:

  • Si eran copropietarios (una comunidad, una copropiedad) ] Actio communi dividundo.
  • Si eran coherederos (una herencia) ] Actio familiae erciscundae.

Las fuentes de la solidaridad son o bien la voluntad de las partes (por medio de un contraro o de un testamento), o bien la ley.

La solidaridad puede surgir a través de un contrato (una stipulatio), a través de un testamento (el que hace testamento, el testador, puede dejar una obligación a sus herederos), o a través de la ley: el caso más típico es el de los delitos cometidos por varias personas (solidaridad pasiva), pero también puede ser que los que sean varios sean los perjudicados, los que pueden reclamar (solidaridad activa).

Las obligaciones solidarias se pueden extinguir para todos los sujetos o sólo para algunos de ellos.

Modos de extinción para todos los sujetos:

  • Por el cumplimiento de un solo deudor o por el cumplimiento a un solo acreedor.
  • Por acceptilatio (medio de extinción de las obligaciones).
  • Por novatio (novación).
  • Por la litis contestatio.
  • Por la praescriptio longi temporis.
  • Por perecimiento de la cosa de modo fortuito.

Modos de extinción para alguno de los sujetos, pero no para todos:

  • Por capitis deminutio.
  • Por confusión.
  • Por el pactum de non petendo (pacto entre los acreedores de no pedir).
  • Por concesión de la restitutio in integrum.

Las obligaciones ambulatorias o propter rem (a causa de la cosa) son aquellas en las que el acreedor, el deudor, o ambos a la vez, no se sabe quienes son en el momento en el que surge la obligación. No se sabe que acreedor puede exigir la obligación, o que deudor la tiene que cumplir, pero la obligación existe.

Respecto a esto existen varios supuestos:

  • La obligación de resarcir un daño causado por un animal o por un esclavo: la puede exigir aquel a quien se le haya causado el daño, y responde por ella aquel que sea el dueño de dicho animal o de dicho esclavo en el momento en que se exija la reparación del daño causado.
  • La obligación de reparar un muro en el caso de la servitus honréis ferendi: puede exigir (o debe cumplir) la obligación de mantenimiento de la pared aquel que tanga el derecho en ese momento.
  • La obligación de restituir lo adquirido por medio de la violencia: corresponde a aquel que lo tenga en su poder en ese momento (se le pedirá responsabilidades al ladrón).

 

 

 

TEMA 28

 

  1. INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES Y RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL

En las obligaciones, si el deudor cumple la prestación, paga, se cierra el ciclo normal y se extingue la obligación, pero si ésta se incumple, si no se paga, entonces entra en juego la responsabilidad contractual del deudor (el término “responsabilidad contractual” hace referencia también a las obligaciones, no sólo a los contratos).

A pesar de que lo normal es el cumplimiento de las obligaciones, hay casos en que éstas no se cumplen en el lugar, en el plazo, o con las modalidades exigidas y cuando esto ocurre se hace necesaria la imputabilidad de la responsabilidad, es necesario atribuir a alguien la responsabilidad por el incumplimiento.

En ocasiones el incumplimiento de la obligación puede ser debido al deudor (por dolo, por mora,…), mientras que en otras ocasiones las obligaciones son imposibles por causas ajenas al deudor (acontecimientos fortuitos).

Criterios utilizados para medir la responsabilidad del deudor:

  1. Dolo:

Existen dos tipos de dolo: dolo bueno y dolo malo.

Dolo malo es toda malicia, engaño o maquinación para, valiéndose de la ignorancia de otro, engañarlo o defraudarlo.

El artículo 1269 de nuestro Código Civil dice: “Hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho”.

El deudor, por tanto, concurre en dolo cuando lleva a cabo una conducta antijurídica, consciente y querida.

Del dolo se responde siempre (aún cuando exista un pacto de no pedir responsabilidad por dolo, ya que dicho pacto sería nulo) y la obligación subsiste en los casos de dolo aunque la prestación sea imposible, porque existe la posibilidad de indemnización (hay que resarcir el daño causado). El dolo se perseguía mediante la actio doli, la exceptio doli y la restitutio in integrum ob dolum.

  1. Culpa:

Es la falta de cuidado, la negligencia. Un deudor concurre en culpa cuando no pone en el cumplimiento de la obligación la diligencia debida.

En los casos de culpa no hay deseo de dañar al otro sino un descuido, a pesar de ello el deudor ha de responder por culpa ya que se ha llegado a unas consecuencias que no se debieron dar.

Dentro de los casos de culpa debe distinguirse la culpa contractual de la culpa extracontractual (o culpa aquiliana). La culpa contractual es la culpa del deudor respecto del acreedor cuando hay una obligación pendiente. La culpa extracontractual es aquella responsabilidad que surge entre personas no vinculadas por una obligación contractual.

El artículo 1104 del Código Civil se expresa en los siguientes términos: “La culpa o negligencia del deudor consiste en la omisión de aquella diligencia que exija la naturaleza de la obligación y corresponda a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar”.

Consiguientemente culpa es la falta de diligencia debida en el cumplimiento de una obligación, pero de las propias fuentes romanas, se desprende que dentro de la culpa cabía todavía algunas matizaciones, y así puede hablarse de una culpa lata, una culpa levis, y una culpa levissima (matización de época justinianea).

La culpa lata es la culpa máxima, la negligencia total, la falta total de cuidado.

La culpa lata se equipara al dolo, la responsabilidad exigida en caso de culpa lata es la misma que si se tratase de un comportamiento doloso.

La culpa levis es la negligencia media. Como tal negligencia medio no deja de ser un concepto Standard que necesita un modelo con el que confrontarse, y desde este punto de vista los juristas romanos operaron con la distinción entre culpa levis in abstracto y culpa levis in concreto. Se operaba con culpa levis in abstracto cuando se medía la responsabilidad tomando como referente el comportamiento de un buen padre de familia (un hombre normal, cuidadoso, meticuloso…).

Se operaba con culpa levis in concreto cuando se medía la negligencia del deudor comparándola con la diligencia que él suele poner en sus propios asuntos, comparando si había puesto la misma atención o no.

La culpa levíssima es la culpa mínima. Se lleva a cabo una imputación de responsabilidad cuando no se ha sido lo suficientemente diligente respecto a lo que se exigía porque se exigía una diligencia especial, distinta, más meticulosa.

La responsabilidad del deudor era diferente según se tratase de culpa lata, culpa levis o culpa levíssima.

En otras ocasiones se hace referencia también a la diferencia entre culpa in faciendo y culpa in non faciendo, según se trate de la culpa que se hace posible por un hecho, o por un no hacer, respectivamente.

FUERZA MAYOR Y CASO FORTUITO:

No siempre el incumplimiento de las obligaciones se debe a conductas atribuidas al deudor, sino que existen también toda una serie de causas sobrevenidas que hacen imposible el cumplimiento de la obligación y que no son imputables al deudor, éste es el caso de la fuerza mayor y del caso fortuito. Normalmente en estos casos el deudor se libera de la responsabilidad.

Existen toda una serie de hechos naturales (inundaciones, terremotos, ruinas, naufragios de barcos…), de hechos jurídicos (hechos en los que no hay voluntad humana), o de actos humanos (el robo por un tercero) que hacen imposible el cumplimiento de la obligación pero que no son imputables al deudor, y por lo tanto éste se ve liberado de la obligación. Se entienden como CASOS FORTUITOS aquellas circunstancias que se pueden prever pero que no se pueden evitar (por ejemplo: la muerte).

Por otro lado, se conocen como casos de fuerza mayor a aquellas circunstancias que ni se pueden prever ni se pueden evitar (por ejemplo: un terremoto).

RESPONSABILIDAD POR CUSTODIA:

Hay ocasiones en las que la obligación consiste en conservar una cosa durante un tiempo y luego devolverla; es decir, que la obligación consiste en custodiar la cosa.

Este tema de la responsabilidad por custodia es muy complicado porque las fuentes romanas no son muy claras al respecto.

El significado del término custodia no es unívoco en las fuentes romanas. Unas veces se usa con significado no técnico para indicar genéricamente la actividad dirigida a preservar una cosa de daños externos sin referirse a un grado de responsabilidad, y otras, se usa con significado técnico en determinadas relaciones contractuales para indicar un grado de responsabilidad objetiva, en el sentido que el deudor va a estar obligado a responder del incumplimiento de la obligación aún cuando dicho incumplimiento sea ajeno a su voluntad.

Además no es posible decir con seguridad que la custodia fuera un concepto específico general de la responsabilidad contractual fuera de un grupo de casos concretos como son los casos del tintorero (fullo), del transportista, del almacenista, del depositario, del comodatario, del precarista, u otros que son menos seguros como el caso del arrendatario de trabajo o el del arrendatario de cosas.

El contenido de la custodia se basa en que hay determinados eventos que no van a excluir al deudor de su responsabilidad, como son el robo, la fuga de esclavos, o el damnum iniuria datum.

La doctrina moderna ha reducido mucho los casos de custodia a casos como el del posadero o el stabularii (el que alquila establos para animales) en los cuales la responsabilidad que se les exige es superior a la que tendrían los demás, se les exige una diligencia más cuidadosa y más meticulosa.

En Derecho justinianeo se recondujo este tema de la custodia a la culpa levíssima, ya que en ambos casos se le exige al deudor un cuidado, una atención, una diligencia especial.

 

  1. LA MORA

Otro criterio para medir la responsabilidad por el incumplimiento de las obligaciones es la mora.

Mora significa literalmente retraso, tardanza y con ello se hace referencia a todos aquellos deudores o acreedores morosos.

La mora tiene dos variantes:

  • La mora debitoris ð es el retraso injustificado en el cumplimiento de una obligación por parte del deudor.
  • La mora creditoris ð es la obstaculización por parte del acreedor a recibir la prestación ofrecida por parte del deudor en tiempo oportuno.

¿Cuándo incurre el deudor en mora?

En Derecho Clásico, si la obligación era pura (no está sometida ni a término no a condición) se consideraba que el deudor concurría en mora una vez que se verificaba el incumplimiento, y si era una obligación no pura se consideraba que el deudor concurría en mora tan pronto como cumplida la condición o el término el deudor no hubiese llevado a cabo la prestación.

En Derecho justinianeo, si la obligación era pura se consideraba que el deudor concurría en mora una vez se produjese la interpellatio (el requerimiento del acreedor), y si la obligación se había fijado a término, es decir, para ser cumplida un día determinado, no era precisa dicha interpellatio sino que el deudor concurría en mora tan pronto como cumplido el término el deudor no hubiese llevado a cabo la prestación exigida.

La mora produce 2 efectos fundamentales fundamentales:

  • Por un lado la obligación subsiste, se perpetúa (perpetuatio obligationis).
  • Por otro lado el deudor moroso no sólo sigue obligado a restituir la prestación debida, sino que desde la mora debe además los intereses moratorios.

El deudor puede salir de este estado de mora ofreciendo al acreedor la prestación que debe aún incluso  cuando el acreedor no la acepte (salvo cuando el acreedor tenga una justa causa para rechazarla).

En derecho justinianeo, si se operaba ipso iure, no sólo se liberaba el deudor del estado de mora sino que se liberaba también del cumplimiento de la obligación.

La mora creditoris se producía cuando el acreedor se negaba a recibir la prestación debida. Ciertamente el acreedor no tiene una obligación específica de cooperar al cumplimiento de la obligación, pero tampoco puede poner obstáculos a este cumplimiento, por lo que no recibiendo la prestación, ciertamente el deudor no se libera de su obligación, pero purga la eventual mora en que podía incurrir, y si la cosa perecía entre tanto en manos del deudor, el riesgo del perecimiento lo soportaba el acreedor, a menos que el deudor hubiese actuado con dolo. Otro efecto de la mora creditoris es que el deudor tiene derecho al reembolso de los gastos que hubiera ocasionado la custodia de la cosa desde que el acreedor se puso en mora. Se extingue esta mora (purgatio morae) cuando el acreedor se ofrece a aceptar la prestación y a pagar los gastos que hubiera ocasionado al deudor su mora.

La purgatio morae consiste en la aceptación del acreedor del cumplimiento de la prestación por parte del deudor. El cumplimiento de la prestación se efectúa ofreciendo solemnemente dicha prestación en un lugar público y pronunciando unas palabras solemnes, por último se depositan las cosas y el deudor queda así liberado de la obligación.

Criterios por los que se mide la responsabilidad por mora:

  • Lucro cesante (lucrum cessans) ] Es la ganancia que no se obtiene a causa de un hecho prejudicial en tanto en cuanto en hechos normales se hubiese obtenido. Es lo que se ha dejado de ganar.
  • Daño emergente (damnum emergens) ] Es el menoscabo, el perjuicio sufrido en bienes patrimoniales o ideales. Es la pérdida que el deudor ha sufrido por causa de la mora.

 

  1. CONCEPTO DE SOLUTIO Y EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES

¿Cómo se extinguen las obligaciones?

Los modos de extinción de las obligaciones son todos aquellos hechos jurídicos que destruyen las relaciones obligatorias entre acreedor y deudor.

El término general usado para hablar de las obligaciones es el de “solutio” (pago en dinero). Este término en principio, significaba lo contrario de obligatio, ya que etimológicamente obligatio significaba atar alrededor y solutio significaba soltar. Solutio tenía un sentido material de disolución del vínculo primitivo y material que relacionaba acreedor y deudor (nexum). La solutio primitiva era el acto solemne con el que se declaraba extinguido el vínculo.

Cuando la obligación se convirtió en abstracta, en vinculum iuris, el término solutio pasó a indicar cualquier acto que extinguía la obligación a través de su cumplimiento. Solutio significa el cumplimiento de la prestación acordada, pero esta prestación no necesariamente ha de ser siempre un pago en dinero, sino que existen obligaciones de otros tipos (de facere, de non facere).

Respecto a este tema de la extinción de las obligaciones se nos plantean inmediatamente toda una serie de cuestiones: ¿quién tiene que cumplir la obligación?, ¿a quién?, ¿cuándo ha de hacerse el pago?, ¿cómo?, ¿dónde?…

  • ¿quién? ] Hay casos en que lo tiene que hacer exclusivamente el deudor (actividades personales del deudor), pero salvo en estos casos, la obligación la puede cumplir cualquiera que quiera extinguir la obligación, incluso aunque sea en contra de la voluntad del deudor.
  • ¿a quién? ] Al acreedor, aunque en ocasiones también se puede pagar a un representante legal (tutor), e incluso a un representante voluntario (administrador, procurador).
  • ¿cuándo? ] El momento del pago será aquel que se haya fijado en la obligación, pero el deudor podía pagar antes de ese momento. Por el contrario si no se paga en el día en que vence el término (o antes) se incurre en mora.
  • ¿dónde? ] El lugar del pago será aquel que hayan fijado las partes. Si no se ha acordado nada:
    • Se paga en el domicilio del deudor, salvo que se tratara de una obligación de dare, en este caso…
    • Se pagaba entregando las cosas donde éstas se hallaran.
      • ¿cómo? ] El objeto del pago ha de ser la concreta y plena prestación acordada en su momento. Sin embargo, existen varios casos que modifican este objeto de pago:
    • Datio in solutum ¨ Cuando el deudor carece de las cosas con las que tiene que pagar se le permite pagar con otras, aún cuando sea solvente. Si el acreedor quiere, se produce la datio in solutum, que no es una obligación alternativa ni facultativa, sino que en el momento de cumplir la obligación el deudor que no tiene dinero o que no encuentra facilidad por ejemplo para vender un inmueble y conseguir dinero para el pago, podía dar en pago ese inmueble al acreedor.
    • Beneficium competemtiae ¨ Aquellos casos en los que al deudor se le dispensa de hacer el pago total: cuando su patrimonio no alcanza para hacer frente a la totalidad de la deuda, o cuando se va a quedar sin los medios necesarios para su subsistencia.
    • Pactum quo minus solvatur ¨ (Pacto de pagar menos). Es un pacto que podía darse entre los herederos del deudor insolvente y los acreedores hereditarios, aceptando estos últimos limitar proporcionalmente sus créditos para que todos puedan cobrar.

 

IMPUTACIÓN DE PAGOS ] Este problema se produce cuando el deudor tiene varias deudas con un mismo acreedor, presentándose el problema cuando se paga a una de ellas. ¿A qué deuda se refiere el pago? ¿qué deuda queda liberada?

El deudor tenía la facultad de imputar el pago a la deuda que quisiere extinguir, pero en caso de que el deudor no indicase a que deuda se refiere el pago, correspondía esta facultad al acreedor.

A falta de imputación por cualquiera de los dos, el Derecho suministró unos criterios que podemos llamar de jerarquía en la imputación:

  1. En primer lugar, en las obligaciones que producían intereses, el pago se imputa antes a los intereses que al capital.
  2. En segundo lugar, se considera pagada la deuda más onerosa, que en Roma normalmente eran las que implicaban infamia como consecuencia de la inejecución de la obligación.
  3. Finalmente se consideraba pagada la deuda más antigua de las que tuviera el deudor.

 

  1. DIVERSOS MEDIOS DE EXTINCIÓN

En Derecho Romano existieron diversos medios de extinción de las obligaciones.

La clasificación por excelencia de los medios de extinción es aquélla que los diferencia según produzcan sus efectos ipso iure, quedando la obligación extinguida auomáticamente, o bien ope excepcionis, a través de una vía procesal en que la excepción opuesta por el deudor a la demanda del acreedor, extingue la obligación, distinción que tiene mucho que ver también con el dualismo clásico ius civile – ius honorarium.

  • Ius civile ¨ Extinción ipso iure.
  • Ius honorarium ¨ Extinción ope excepcionis.

Cuando una obligación se extingue para el Derecho civil, lo hace para siempre y además desaparece la acción que deriva de ella para poder reclamar.

Si la extinción se hace en virtud del Derecho honorario, la obligación va a seguir subsistiendo pero el acreedor no va a poder seguir exigiéndosela al deudor porque el pretor le va a otorgar a éste último una excepción para impedírselo.

Medios ipso iure (medios propios del ius civile):

  • Solutio ] Cuando el pago es en dinero.
  • Solutio per aes et libram ] Es el medio ipso iure de extinción de las obligaciones más antiguo. Se trata de un ritual antiquísimo para la liberación de la obligación por parte del deudor. Dicha liberación se producía a través del rito del cobre y de la balanza (el mismo rito que se empleaba en la mancipatio pero cambiando las palabras solemnes son el fin de que éste se dirija a extinguir la obligación).
  • Acceptilatio ] Es el acto contrario a la stipulatio. La acceptilatio es un acto verbal solemne por medio del cual el deudor preguntaba al acreedor si había recibido el pago, y al contestar éste afirmativamente, extinguía la obligación. El deudor le preguntaba solemnemente al acreedor (¿lo que prometí lo han recibido?) y el acreedor contestaba afirmativamente, con lo que quedaba extinguida la obligación.

Tanto la acceptilatio como la solutio per aes et libram pueden servir para enmascarar negocios gratuitos ya que ambos extinguen la obligación con independencia de que realmente se haya pagado o no (puede que se trate de una donación y que el acreedor le esté perdonando la deuda).

  • Novatio ] La definición de la novación la ofrece Ulpiano en D. 46, 2, 1: “Novación es la transfusión y translación del débito primitivo a otra obligación”.

Lo que hay en la novación es una obligación que se extingue y otra obligación que surge posteriormente. La extinción de la obligación opera ipso iure. El mismo contenido económico, social y jurídico se vierte de una obligación a la otra.

La novación puede ser de 2 tipos:

  1. Subjetiva ¨ Cuando cambia la figura del acreedor o del deudor.
  2. Objetiva ¨ Cuando el acreedor y el deudor siguen siendo los mismos, pero hay algo nuevo (el lugar, el momento, la forma del cumplimiento…). Al modificarse algo en la antigua obligación ésta se extingue y surge una nueva.

La gran novación se produce cuando hay un cambio en la causa.

La novación es muy útil cuando se trata de garantizar el cumplimiento de la obligación.

La novación exige cuatro requisitos:

  1. Tiene que existir una obligación anterior válida, la cual puede derivar de cualquier fuente y puede ser de cualquier tipo.
  2. Que la nueva obligación sea válida. Sólo puede cambiarse una obligación válida por otra que también lo sea.
  3. Que la nueva obligación sea sustancialmente igual a la primera salvo algo nuevo (aliquid novi) relativo a los sujetos, o a las circunstancias y carácter de la prestación.
  4. En la época postclásica – justinianea se exigía también como requisito el animus novandi; es decir, se exigía la intención de novar, de cambiar.
    • Litis contestatio ] La litis contestatio posee efectos novatorios ya que con ella se extingue la primitiva obligación y las partes tendrán que acatar la nueva obligación que surja de la sentencia.
    • Muerte de los sujetos ] Es otro medio de extinción de las obligaciones, sobre todo de aquéllas que consisten en un facere. Sin embargo, hay obligaciones que no se extinguen con la muerte de un sujeto, como por ejemplo las obligaciones que derivan de un contrato, o en ocasiones las que derivan de un delito.

La muerte civil, la capitis deminutio, también puede ser un medio de extinción de las obligaciones.

  • Imposibilidad sobrevenida de la prestación ] Una obligación se extingue cuando se hace imposible. Si hay una imposibilidad sobrevenida no imputable al deudor, se extingue la obligación.
  • Contrarius consensus ] Supone otra aplicación más del principio del actus contrarius, en este caso referido al campo de los contratos consensuales: aquellos que surgían del mero consentimiento expresado de cualquier modo y dirigido a la constitución de un vínculo obligatorio. En el Derecho clásico los contratos consensuales abarcaban cuatro figuras fundamentales: sociedad, mandato, arrendamiento y compraventa. Si la obligatio nacía del consensus, del mismo modo se extinguían si las partes acordaban la extinción de la obligación expresando esta contraria voluntas. El consentimiento contrario de las partes extinguía la obligación.
  • Concursus causarum ] En las obligaciones de dar se entiende extinguida la obligación cuando la cosa debida para a hacerse propiedad del acreedor antes del cumplimiento de la obligación, de tal manera que el deudor ya no puede entregar ese objeto porque ya es propiedad del acreedor. Justiniano limitó esta extinción a los negocios lucrativos, a los negocios gratuitos.
  • Confusión ] Cuando se produce una confluencia en una misma persona de las condiciones de acreedor y deudor, la obligación se extingue. Este hecho suele producirse por vía hereditaria.

La confusión puede ser total o parcial según el patrimonio confundido sea igual, mayor, o menor que el patrimonio debido.

Medios ope excepcionis (propios del ius honorarium):

  • Compensatio ] Modestito en D. 16, 2, 1 define la compensación como “saldo recíproco entre débito y crédito”. La compensación extingue la obligación cuando dos personas son recíprocamente acreedor y deudor, respecto a obligaciones homogéneas, extinguiéndose la obligación en la medida de sus créditos y deudas recíprocas.

La compensación es necesaria porque interesa más no pagar que tener que reclamar lo pagado. De lo que se trata es de saldar deudas hasta la cantidad concurrente.

En Derecho clásico la compensación no funcionaba de un modo tan fácil. Según el ius civile, el juez solamente podía llevar a cabo la compensatio en los juicios de buena fe (iudicia bonae fidei).

El pretor (ius honorarium) también imponía la compensatio en ciertos casos, como por ejemplo en el caso del banquero (argentarius), el cual antes de reclamar a un cliente el crédito que tuviera con él, debía descontar previamente lko que él le debiese a dicho cliente.

En Derecho Justinianeo se modificó todo esto y la compensatio se convirtió en una institución general.

  • Prescripción ] En el año 424 d.C. el emperador Teodosio II aplicó la praescriptio longi temporis, propia de las actiones in rem, a las actiones in personam, en cuya virtud el crédito se consideraba extinguido si no había sido exigido en un periodo de 30 años desde que era exigible. La inacción del acreedor durante este periodo extinguía la obligación, y si reclamaba el crédito, el deudor le oponía esta exceptio o praescriptio longi temporis que paralizaba la acción del demandante extinguiendo la obligación, que en definitiva se extinguía por prescripción.
  • Pactum de non petendo ] Pacto por el cual el acreedor se compromete con el deudor a no pedirle el pago de una deuda. Su cumplimiento no puede ser exigido por medio de una acción, sino que en este caso va a surgir una excepción, la exceptio pacti conventi. Esta excepción podía ser peremptoria (vale para siempre) o dilatoria (aplaza la obligación durante un cierto tiempo).
  1. FRAUS CREDITORUM

El fraude de los acreedores (fraus creditorum) se produce cuando un deudor disminuye intencionadamente su patrimonio con cualquier tipo de acto (enajenaciones, donaciones,…), buscando su empobrecimiento con el fin de que sus acreedores no puedan cobrar o cobren menos.

La lex Poetelia Papiria del 326 d.C. establecía que de las deudas pasa a responder el patrimonio del deudor, pero con frecuencia los deudores pretendían sustraerse a sus acreedores provocando una situación de insolvencia; el deudor voluntariamente se hacía pobre, enajenaba sus bienes, con lo que los acreedores no contaban con una masa patrimonial de su deudor de la cual pudieran obtener satisfacción de sus créditos. Ante esta situación el Derecho Romano tuvo que tomar ciertas medidas:

  • Interdictum fraudatorium ] Interdicto destinado a conseguir que los acreedores recobrasen los bienes de los cuales habían sido fraudulentamente privados.
  • Restitutio in integrum of fraudem ] Produce una vuelta del negocio al principio como si este no se hubiese realizado.

En la época justinianea estos dos medios se unificaron en una acción, la acción Pauliana o revocatoria, la cual revoca todos los actos fraudulentos que el deudor ha cometido. Requisitos para esta acción:

  • Que existan actos que realmente disminuyan el activo patrimonial del deudor.
  • Que haya un consilium fraudis, es decir, que el deudor sea consciente de lo que está haciendo, que sea consciente de que está aumentando su insolvencia.
  • Que haya una imposibilidad cierta y manifiesta de que con lo que queda pueda satisfacer la deuda.

El éxito de esta acción Pauliana va a consistir en anular, en revocar, en dejar sin valor los actos fraudulentos que ha llevado el deudor. Por medio de esta acción el patrimonio del deudor volverá al estado anterior y los acreedores podrán cobrar sus deudas.

 

  1. GARANTÍA DE LAS OBLIGACIONES

Existen 2 modos de garantía de las obligaciones:

  1. Garantías reales ² Fiducia, pignus, hipoteca.
  2. Garantías personales ² Son aquellas en las que además de un deudor principal hay un deudor accesorio que garantiza el cumplimiento de la obligación.
    1. Sponsio Ü Garantía personal propia de los ciudadanos romanos. Solía emplearse para garantizar las obligaciones que surgían de contratos verbales. Una vez constituida la obligación entre el acreedor y el deudor principal, el acreedor se dirigía a un tercero (fiador o garante) para que se comprometiese a dar lo mismo que debía el deudor principal en caso de que éste no cumpliese.
    2. Fidepromissio Ü Figura similar a la sponsio que era accesible también a los peregrinos. La diferencia principal  con la sponsio son las palabras utilizadas en el diálogo entre el acreedor y el garante.
    3. Fideiussio Ü Es la figura más importante. Es una garantía personal que apareció en la época de la república y duró hasta el fin del imperio, y que sirve tanto para romanos como para extranjeros.

Se utiliza para garantizar todas las obligaciones contractuales. Es un medio de garantía transmisible a los herederos y que no se extingue a los 2 años (tanto la sponsio como la fidepromissio se extinguían a los 2 años).

En la fideiussio el garante podía comprometerse en la misma o en menor cantidad que la deuda principal. Justiniano introdujo a esta figura un matiz especial, el llamado beneficium excussionis: el acreedor no podía actuar contra el fiador sin haberlo intentado previamente contra el deudor principal. También introdujo el llamado beneficium divisionis: cuando existan varios cofiadores ninguno de ellos deberá responder por una cuantía superior de la que resulte de la división.

Todas las acciones que existen para ir contra el deudor principal pasan al garante una vez que éste ha pagado al anterior acreedor.

    1. Mandatum pecuniae credendae Ü Mandato de crédito. Consiste en ordenar a una persona, previo acuerdo con ella, que preste a otro una cantidad. Si el que ha prestado el dinero no consigue resarcir la deuda del deudor principal podrá dirigirse contra el mandante.
    2. Constitutum debiti alieni Ü Acuerdo de deuda ajena. Consiste en un pacto entre las partes, por medio del cual una de ellas se compromete a satisfacer a la otra una deuda en un día determinado.
    3. Receptum argentariorum Ü Es una figura por la cual un banquero (argentarius) se obligaba con una determinada persona a pagar las deudas presentes o futuras de un cliente. Esta figura fue abolida por Justiniano.
    4. Arras Ü Figura de derecho preclásico. Consiste en dar una cosa de valor (dinero) como señal acreditativa de un contrato. Sirve para probar que se ha perfeccionado dicho contrato.

En época justinianea se admitió que tuviera una función penitencial. Si la parte que había entregado las arras no cumplía el contrato perdía la señal y si quien incumplía era la orea parte debía entregar el doble. La diferencia de esta figura con la prenda es que sobre el objeto de las arras no se obtiene un derecho real sino que es sencillamente un pago anticipado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 29

 

  1. LA IDEA DE CONTRACTUS EN EL PENSAMIENTO ROMANO

Un contrato es un acuerdo de voluntades entre dos o más personas, que es reconocido y amparado por el Derecho, y que se dirige a crear una obligación.

Es una manifestación de voluntad que busca una respuesta en la otra parte, y que va a ser amparada por el ius civile.

Hoy en día el término contrato es un concepto abstracto. Se entiende por contrato a todo aquel acuerdo de voluntades, siempre que no vaya contra la ley o la costumbre. Se puede llegar a confundir los términos “contrato”, “convenio”, “pacto”…

En Derecho Romano no todos los acuerdos de voluntades generaban una obligación, sino que sólo generaban obligaciones aquellos acuerdos de voluntades que estaban previstos por el ius civile (existe toda una lista de contratos que son reconocidos por el Derecho Civil). En Derecho Romano, del simple pacto no nacía un contrato.

De toda obligación deriva una acción para exigir su cumplimiento, pero del simple pacto no nace una acción sino una excepción.

Un requisito esencial para que el simple acuerdo se eleve a la categoría de contrato es la llamada causa civil (Contrato = Acuerdo de Voluntades + Causa Civil).

Esta causa civil depende de las modalidades del contrato, y puede consistir en:

  • Una forma especial Ü Contratos formales: verbales o literales.
  • Una datio res (la entrega de una cosa) Ü Contratos reales.
  • Un simple consentimiento Ü Contratos consensuales.

Además de los diferentes tipos de contratos existen otras figuras como los cuasicontratos o los contratos innominados.

En Derecho Justinianeo se alcanzó la idea abstracta de contrato.

 

  1. CLASES DE CONTRATOS

 Atendiendo a la causa civil:

  1. Contratos verbales

Contratos formales

  1. Contratos literales
  2. Contratos reales.
  3. Contratos consensuales.

‚ Atendiendo a las acciones que originan:

  1. Contratos en Derecho estricto ¨ Generan acciones de Derecho Estricto (stipulatio).
  2. Contratos de buena fe ¨ Generan acciones de buena fe (compraventa).

ƒ Atendiendo a las obligaciones que derivan de ellos:

  1. Contratos unilaterales ¨ Sólo generan obligaciones para una parte (préstamo).
  2. Contratos sinalagmáticos o bilaterales ¨ Generan obligaciones para ambas partes (compraventa).

Dentro de los contratos sinalagmáticos hay que distinguir entre:

    1. Contratos sinalagmáticos perfectos ¨ Siempre generan obligaciones para ambas partes (compraventa).
    2. Contratos sinalagmáticos imperfectos ¨ Siempre generan obligaciones para una parte y eventualmente pueden generar obligaciones para la otra parte (contrato de depósito).

„ Atendiendo a la existencia o falta de contraprestaciones (ventajas o cargas):

  1. Contratos a título oneroso ¨ Hay contraprestaciones para ambas partes.
  2. Contratos a título lucrativo ¨ No existen contraprestaciones.

 

  1. CONTRATOS A FAVOR DE TERCEROS

En numerosos textos clásicos aparecen prohibidos los contratos a favor de terceros. Era nulo el contrato cuya prestación causase ventajas económicas a una persona distinta de los contratantes (acreedor y deudor). El ordenamiento no permitía que los actos solemnes que desplegaba el contrato fuesen a favor de una persona ajena a ambas partes.

Esta nulidad se justificó en que el objeto de ese contrato no ofrecía ninguna ventaja a los contrayentes.

Siendo nulos estos contratos, el problema se traslada a averiguar si todo el contrato es ineficaz, o si sólo lo es para el tercero.

Al principio, en Derecho Romano, los contratos a favor de terceros eran nulos no sólo para las terceras personas, sino que todo el negocio era nulo. Poco a poco se fue produciendo una atenuación en la prohibición y así posteriormente se consideraba que el contrato era válido entre las partes aunque para el tercero fuese nulo. Al llegar al Derecho justinianeo ya empieza a admitirse alguna intervención del tercero, y se le concede una acción para hacer valer los efectos del contrato en algunos casos, como en los contratos a favor del propio heredero, cuando el padre constituyente de la dote de una hija pacta con el futuro marido la restitución de la dote en caso de disolución del matrimonio a favor de la hija o de los nietos si los hubiera, cuando el vendedor llega a un acuerdo con el comprador para que éste prolongue el contrato de arrendamiento de una finca a favor de un tercero, o cuando un donante llega a un acuerdo con el donatario para que transcurrido un tiempo restituya la cosa donada a un tercero.

 

  1. PACTOS

Un pacto es un acuerdo de voluntades desprovisto de forma y que no está tipificado como contrato por el ius civile.

Ulpiano definió el pacto como “el acuerdo y consentimiento de dos o más personas en una misma cosa”.

La palabra “pacto” proviene de pacere que significa hacer la paz, eliminar las diferencias y las controversias. Este término ya aparecía en las XII Tablas con un significado muy relacionado con la guerra, pero poco a poco va a ir evolucionando hasta alcanzar el sentido de pacto como acuerdo de voluntades.

De un pacto no deriva una acción, sino que lo que deriva de ellos son excepciones.

Los pactos eran tutelados por el pretor siempre y cuando respetase el ordenamiento jurídico y no se actuase con dolo, violencia, etc.

Esta regla general (del simple pacto no nacen obligaciones sino excepciones) tiene muchas salvedades recogidas por el ius civile, el ius honorarium, o las constituciones imperiales.

Clases de pactos:

  • Pactos nudos ¨ Pactos que no generan acciones.
  • Pactos vestidos ¨ Pactos que, excepcionalmente, están dotados de una acción. Están fuera de la norma general. Tipos:
    • Pacta adiecta Ü Pactos añadidos como cláusulas adicionales a ciertos contratos, sobre todo a los contratos de buena fe.
      • Pacta ex continenti: Pactos que se concluyen a la vez que el contrato, y que van a estar protegidos con la misma acción que éste.
      • Pacta ex intervallo: Pactos que se establecen después de la conclusión del negocio principal, y que sólo son tutelados a través de una excepción (pactum displicentiae, pactum in diem addictio).
    • Pacta praetoria Ü Pactos a los que el pretor les va a conceder, de modo excepcional, una acción, una actio in factum. Son actos que van a estar perfectamente tipificados:
      • Constitutum: Pactos por medio de los cuales una persona promete a otra pagar una deuda propia (constitutum debiti propii) o ajena (constitutum debiti alieni) en una fecha determinada. El pretor otorga una actio in factum para el caso de incumplimiento (actio de pecunia constituta).
      • Receptum: Tres casos:
        • Receptum argentarii: Pacto por el cual un banquero se compromete a garantizar por cuenta de otro la entrega de una cantidad de dinero. El acreedor disponía de una actio recepticia para reclamar al banquero lo debido y no pagado por el cliente.
        • Receptum nautarum, cauponum y stabulariorum: Pacto que obliga a los armadores de barco, a los posaderos, y a los dueños de establos a responder de las cosas que les han dejado a su cuidado los clientes. Al principio esto se pactaba, pero finalmente se convirtió en una cláusula de estilo.
        • Receptum arbitrii: Pacto en virtud del cual una persona acepta actuar como árbitro en un conflicto entre dos litigantes.
          • Pacta legitima Ü Surgieron en la época imperial. Hay tres tipos:
        • Compromissum: Pacto por medio del cual unas partes en conflicto acuerdan someter sus diferencias a un árbitro. La diferencia con el receptum arbitrii es que mientras en el compromissum las partes acuerdan buscar un árbitro, en el receptum arbitrii el árbitro se compromete a resolver el conflicto.
        • Pactum dotis: (Pacto dotal). Pacto por medio del cual alguien se compromete a entregar la dote (bienes que aportaba al matrimonio la mujer, o un pariente de la mujer, o un tercero a favor de la mujer). En el caso de incumplimiento se podía exigir.
        • Pactum donatiotis: (Pacto de donación). Pacto por el cual alguien se compromete a hacer una donación. En el caso de incumplimiento se podía exigir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 30

 

  1. CONTRATOS VERBALES: NEXUM, SPONSIO Y STIPULATIO

Los contratos formales son aquel tipo de contratos que tienen como causa civil una formalidad (contratos verbales y contratos literales).

Los contratos verbales son unos negocios formales en los que la manifestación de voluntad se hace por medio de palabras solemnes (prefijadas por el ius civile).

En alguno de los contratos verbales romanos esta pronunciación de las palabras solemnes la realiza una sola parte (por ejemplo, en la dotis dictio: promesa del esclavo manumitido de hacer trabajos a favor de su antiguo dueño).

Estos contratos unilaterales son figuras que desaparecieron pronto, pero que produjeron varias controversias doctrinales ya que los contratos han de ser bilaterales.

La existencia de estos contratos unilaterales puede explicarse mediante el hecho de que el requisito solemne es precisamente el de guardar silencio y este silencio se considera como una manifestación de voluntad, quien calla otorga.

Existen varios tipos de contratos verbales, pero los 3 más importantes son:

  • El nexum.
  • La sponsio.
  • La stipulatio.
  1. NEXUM:

El nexum es una figura antiquísima de la cual se sabe muy poco y sobre la que existen numerosas conjeturas.

Se sabe que el nexum es un contrato que se dio en las épocas más antiguas de Roma y que estaba unido a la observancia de ciertos ritos (rito del cobre y de la balanza), pero a partir de aquí todo son conjeturas.

El nexum no podía ser un préstamo de dinero ya que este aún no existía.

Parece ser que el nexum antiguo era una especie de automancipación que hacía el deudor para pagar la deuda al acreedor con su trabajo.

Las fuentes antiguas también hablan de una nexi liberatio, de la liberación del nexum cuando éste se terminaba.

  1. SPONSIO:

(Ya vimos la sponsio como una garantía personal de las obligaciones que era propia de los ciudadanos romanos. Ahora vamos a verla como un contrato verbal).

La sponsio fue el precedente de la stipulatio, y consistía en una pregunta del acreedor y una respuesta del deudor (¿Prometes darme 100? – Prometo).

El origen de esta figura ha sido muy discutido. Existen 2 teorías al respecto:

  1. La sponsio tiene un origen sagrado. Era un juramento con vinculaciones religiosas.
  2. La sponsio surgió como una garantía. Surgió para garantizar el desarrollo y el cumplimiento de una obligación.

Seguramente ambas teorías son ciertas.

  1. STIPULATIO:

Es un contrato formal, abstracto, unilateral y de Derecho estricto, en virtud del cual una persona (promitente) promete oralmente la realización de una prestación a favor de otra persona (estipulante) que la acepta.

  • Es un contrato formal porque requiere formalidades para su validez, en este caso la oralidad.
  • Es un contrato abstracto porque está desconectado de una causa económico-social concreta. La stipulatio sirve para revestir de forma jurídica a cualquier tipo de acuerdo.
  • Es unilateral porque solamente hace surgir obligaciones para una de las partes, en este caso el promitente. Si queremos que la otra parte también se obligue hay que llevar a cabo otra stipulatio (estipulaciones recíprocas).
  • Es un contrato de Derecho estricto porque de él derivan acciones de Derecho estricto (actio certae creditae pecuniae).

Elementos:

  1. Personales ª El promitente y el estipulante.
  2. Reales ª Al principio estos contratos sólo podían recaer sobre un “certum” (algo completamente determinado), sin embargo, muy pronto se aceptó que el objeto no estuviese determinado pero fuese determinable (por ejemplo: las crías que tenga esta vaca, las manzanas de este árbol… – un hecho futuro).
  3. Formales ª La stipulatio requiere como formalidad:
    1. La oralidad, con el paso del tiempo la stipulatio fue perdiendo rigor formal y se fueron admitiendo por razones lingüísticas otro tipo de frases no solemnes (la stipulatio era un contrato accesible no sólo a los ciudadanos romanos, sino también a los peregrinos).
    2. La unidad de acto, lo que requiere de la presencia simultánea de las dos partes. Este tipo de contrato no es válido entre ausentes.
    3. Congruencia entre la pregunta y la respuesta, y únicamente es posible la respuesta afirmativa.

Obligaciones: Sólo surgen obligaciones para el que se ha comprometido. A la vez que surge la obligación surge una acción para reclamar su cumplimiento, la cual recibe diversos nombres:

  • Si se reclama dinero ª Actio certae creditae pecuniae.
  • Si se reclama una cosa concreta ª Condictio certae rei.
  • Si se reclama una cosa fungible ª Condictio triticaria.
  • Si se reclama una cosa incierta ª Actio incerta ex stipulatu.
  1. CONTRATOS LITERALES: NOMEN TRANSCRIPTICIUM, CHIROGRAPHA Y SYNGRAPHA

Los contratos literales no son muy bien conocidos. Este tipo de contratos aparecen en las Instituciones de Gayo, sin embargo su reconstrucción es difícil por la escasez de información sobre ellos.

Los contratos literales son (junto con los verbales) contratos formales. En estos contratos la obligación surge de redactar por escrito el acuerdo.

Principales contratos literales:

NOMEN TRANSCRIPTICUM (Transferencia de Créditos)

Contrato formal, abstracto, unilateral y de Derecho estricto, en virtud del cual una persona queda obligada frente a otra por una anotación que la hacía en su libro de entradas y salidas, haciendo constar una cantidad como si le hubiera sido entregada por a otra persona.

La formalidad del contrato es la escritura. Los romanos solían llevar un libro de registro donde anotaban las entradas y las salidas de los bienes (he recibido de Ticio 2000 sestercios). El hecho de anotar una entrega de dinero a una persona determinaba no creaba una obligación; el acreedor debía probar su relación de crédito por otros medios. La obligación si surgía cuando en los libros del deudor aparecía en el acceptum la entrega de dinero por parte del acreedor. Las anotaciones en estos libros de registro se tenían que hacer siempre con el consentimiento de la otra parte.

El nomen transcripticium es un contrato abstracto porque está desconectado de una finalidad socio-económica. La finalidad que se persigue es una finalidad novatoria. Respecto a esta función novatoria hay dos formas de nomen transcripticium:

  1. Transcriptio a re in personam ª (De la cosa a la persona). Novación objetiva. Se modifica una obligación anterior (normalmente procedente de un contrato consensual) en una obligatio litteris entre los mismos acreedor y deudor.
  2. Transcriptio a persona in personam ª (de la persona a la persona). Novación subjetiva. Se produce, previo acuerdo, un cambio de deudor o de acreedor.

Es un contrato unilateral porque sólo derivan obligaciones para una parte, sólo derivan obligaciones para el deudor.

Por último, el nomen transcripticium es un contrato de Derecho estricto porque de él derivan acciones de Derecho estricto (actiones stricti iuris).

CHIROGRAPHA Ü Figura de origen heleno que los romanos acogieron. Era un documento, firmado y sellado por el deudor, que quedaba en manos del acreedor y que equivalía al moderno pagaré. Esta es una figura propia de los extranjeros.

SYNGRAPHA Ü Documento a doble ejemplar, firmado y sellado por acreedor y deudor, en el que el deudor reconoce solamente su deuda. Uno de estos ejemplares quedaba en manos del deudor y el otro en manos del acreedor. Los medios para exigir su cumplimiento eran la legis actio per condictionem (durante el sistema procesal de las legis actiones), y la actio certae creditae pecuniae o la conditio certae rei (durante el procedimiento formulario).

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 31

 

  1. LOS CONTRATOS REALES

En los contratos reales la causa civil va a ser una datio rei (la entrega de una cosa). Estos contratos surgen cuando al acuerdo de las partes se le une la entrega de una cosa. Es necesario que una parte traspase la cosa:

Tipos de contratos reales:

  1. Mutuo.
  2. Depósito.
  3. Pignus.
  4. Comodato.

En el mutuo se entrega la propiedad, en el pignus se entrega la posesión, y en el depósito y en el comodato se entrega la simple detentación de la cosa.

En estos contratos la cosa que se entrega ha de ser restituida ya que si no se produce la restitución de la cosa se da un enriquecimiento sin causa, un enriquecimiento injustificado. En estos casos se puede reclamar la restitución de esa cosa a través de una condictio que va a tomar nombres distintos en cada uno de los contratos. Con esta condictio se persigue la restitución de aquello que debería haber sido devuelto.

 

MUTUO

El mutuo es un préstamo de consumo.

En un contrato real, unilateral y de Derecho estricto, en virtud del cual una persona (mutante) entrega a otra (mutuario) una cantidad de dinero u otras cosas fungibles, asumiendo el mutuario la obligación de restituir al mutante otra cantidad igual del mismo género y de la misma calidad. Es un contrato gratuito.

  • El mutuo es un contrato real porque se perfecciona con la entrega de la cosa. Lo que se transmite es la propiedad de la cosa ya que si no fuese así no sería posible la causa de este contrato (ser préstamo de consumo).
  • Es un contrato unilateral porque sólo surgen obligaciones para una parte, sólo surgen obligaciones para el mutuario.
  • Es de Derecho estricto porque la acción que deriva de él es una acción de Derecho estricto (condictio ex mutui).

ELEMENTOS:

  1. Personales ¨ Mutante y mutuario. Se exige que el mutante tenga la capacidad de disponer de la cosa, por esta razón las mujeres o los pupilos muchas veces no podían hacerlo. La entrega de la cosa no era necesario que la hiciese el propio mutante, sino que lo podía hacer un tercero.
  2. Reales ¨ El objeto del mutuo recae sobre el dinero o las cosas fungibles que sean restituibles genéricamente.
  3. Formales ¨ No hay. Lo que si se necesita es el acuerdo de las partes.

La obligación que deriva del contrato consiste en devolver la misma cantidad y calidad de esa cosa fungible recibida.

ACCIONES:

El mutante, para tutela de su derecho a la restitución de la cosa tenía a su favor una condictio ex mutui, también llamada actio certae creditae pecuniae, para los mutuos de dinero; y condictio certae rei, o condictio triticaria para los mutuos de cosas fungibles.

Incluso la relación nacida del mutuo podía ser hecha valer por medio de una exceptio, siendo el caso más claro la exceptio del senadoconsulto Macedoniano, que prohibía los préstamos a los hijos de familia (debido a un filiusfamilias que había asesinado a su padre para heredarle y pagar de esta manera las deudas que había contraído). La razón de esta prohibición está en garantizar la seguridad de los padres de familia.

El contrato real de mutuo es esencialmente gratuito. Es un contrato excepcional en el mundo de los negocios.

En Roma el préstamo con intereses se hacía a través de un contrato híbrido, un contrato real y verbal, pues para pagar intereses debía establecerse entre las partes un contrato formal aparte como la stipulatio. Estos intereses se situaban en torno al 12%.

Una figura especial de mutuo es el llamado foenus nauticum o pecunia traiecticia, que se corresponde con el préstamo marítimo o préstamo a todo riesgo del Derecho moderno.

El foenus nauticum es un préstamo marítimo con interés (foenus = cualquier préstamo con interés). Consiste en que una persona daba dinero al armador o capitán de una nave para que comprase mercancía en un puerto y la llevase a otro. La persona que daba el dinero para la compra era quien asumía el riesgo de la pérdida de la mercancía en caso de naufragio. Los intereses de este préstamo eran muy altos (superiores al 12% habitual).

En realidad el foenus nauticum es un seguro marítimo.

 

DEPÓSITO

El depósito es un contrato real, bilateral imperfecto, de buena fe y de carácter gratuito, en virtud del cual una persona (depositante) hace entrega de una cosa mueble a otra (depositario) para que la guarde durante un cierto tiempo y la devuelva cuando le sea requerida.

  • Es un contrato real porque se perfecciona con la datio rei (con la entrega de la cosa). En este contrato no se entrega la propiedad sino la simple detentación.
  • Es un contrato bilateral imperfecto porque siempre hay obligaciones para una parte (para el depositario) y eventualmente para la otra (para el depositante).
  • Es un contrato de buena fe porque se encuentra protegido por una acción de buena fe (actio depositi).
  • El depósito tiene carácter gratuito ya que su función económico-social es la de custodiar, guardar y devolver la cosa.

ELEMENTOS:

  1. Personales ¨ En el contrato de depósito hay dos sujetos: depositante y depositario.

El depositante es aquella persona que confía a otra una cosa para que la guarde, y el depositario es quien recibe la cosa con obligación de custodiarla, quien recibe la mera detentación de la cosa. Al depositario sólo se le exige tener la capacidad suficiente para custodiar y devolver la cosa.

  1. Reales ¨ El objeto de la obligación ha de ser una cosa mueble y no fungible.
  2. Formales ¨ No hay.

El depósito, al ser contrato bilateral, crea obligaciones para ambas partes, tanto para el depositario como para el depositante. (El depositante sólo tiene obligaciones eventualmente ya que el depósito es un contrato bilateral imperfecto).

Obligaciones para el depositario: Custodiar la cosa, no usarla (de lo contrario estaría cometiendo un hurto de uso), y restituirla con todos sus frutos y sus accesiones cuando se lo pida el depositante. Al depositario se le podía exigir responsabilidad por dolo y por culpa cuando ese depósito le hubiese producido a él alguna ventaja, o cuando él se hubiese prestado voluntariamente, o cuando se hubiese pactado, cuando así se hubiese convenido.

Obligaciones para el depositante: (no siempre). Resarcir los gastos ocasionados por la conservación del objeto dado en depósito. En Derecho justinianeo el depositario se podía negar a restituir la cosa si no se le habían satisfecho los gastos de conservación.

ACCIONES:

En Derecho clásico el depósito no estaba protegido por el ius civile sino que era protegido por el pretor a través de una actio in factum (acción honoraria basada en el hecho). Posteriormente también fue protegido por una actio in ius ex fide bona.

En el Derecho justinianeo el depósito era sancionado por la actio depositi, la cual podía ser directa o contraria. Actio depositi directa si la usaba el depositante, o actio depositi contraria si la usaba el depositario. La actio depositi directa es una acción infamante. Ambas, tanto la directa como la contraria, son acciones de buena fe.

Existen 3 figuras especiales de depósito:

  1. Depósito necesario o miserable Ü Es aquel que se ve obligado a realizar una persona que se encuentran en unas condiciones extremas (terremoto, naufragio…). El depositante no tiene tiempo de examinar las facultades del depositario. En el supuesto de la no restitución, y tras el ejercicio de la acción, la condena va a ser in duplum (al doble de lo normal). En este caso del depósito necesario o miserable la acción podía dirigirse no sólo contra el depositario sino también contra sus herederos si éstos hubiesen recibido algún beneficio.
  2. Depósito irregular Ü Transferencia de cosas fungibles en propiedad de una persona a otra, acordando que quien lo recibe va a restituir la misma cantidad y calidad al simple requerimiento. Es una figura que procede del Derecho heleno y que normalmente consiste en la entrega de sumas de dinero de un particular a un banco.

Diferencias con el mutuo:

  • La condena en el caso de mutuo no conlleva la nota de infamia, pero en el depósito sí.
  • Al ser un depósito irregular el depositario podía usar la actio depositi contraria (el mutuo es un contrato unilateral).
  • Si el depósito irregular lo ha celebrado un filiusfamilias no se podrá interponer la excepción que derivaba del senadoconsulto Macedoniano.
  1. Secuestro Ü Figura que surge cuando varios sujetos que son contendientes en un juicio en el que hay una cosa en litigio deciden entregar dicha cosa a una tercera persona de común elección (secuestratario) para que la custodie. Esta tercera persona tendrá que entregar la cosa a aquel que resulte victorioso en el juicio o a aquel que reúna una serie de condiciones previamente establecidas.

Lo importante es la circunstancia de la entrega, la cual se lleva a cabo por varias personas a la vez para que la cosa sea custodiada y restituida a una sola persona. De este modo sólo uno de los depositantes va a tener la acción pertinente para poder reclamar.

Es secuestratario, a diferencia del depositario, posee protección por medio de interdictos.

Para estos casos de secuestro va a surgir una acción análoga a la actio depositi que es la actio sequestraria.

Otra diferencia es que mientras el depositario no podía desligarse de su obligación antes del término del contrato el secuestratario podía, previa autorización del pretor, liberarse de la obligación mucho antes.

 

PIGNUS:

La prenda (pignus) es un contrato real y bilateral imperfecto, en virtud del cual una persona (deudor pignoraticio) entrega a otra (acreedor pignoraticio) una cosa en garantía de préstamo, quedando obligado el acreedor a devolverla cuando le sea satisfecho su crédito. De este modo se produce una mutación en la condición de acreedor y de deudor, convirtiéndose al antiguo acreedor en nuevo deudor y el antiguo deudor en nuevo acreedor.

  • Es un contrato real porque se perfecciona con la entrega de la cosa.
  • Es un contrato bilateral imperfecto porque siempre surgen obligaciones para el acreedor y eventualmente para el deudor.
  • No es un contrato de buena fe, aunque este es un tema discutido. No es un contrato de buena fe porque la actio pignoraticia no es una acción de buena fe.

ELEMENTOS:

  1. Personales ¨ Dos sujetos: el acreedor pignoraticio y el deudor pignoraticio. El acreedor pignoraticio es aquella persona que ha recibido una cosa en garantía del cumplimiento de una obligación. Una vez satisfecho el crédito sufre una mutación y se convierte en deudor.

El deudor pignoraticio es aquella persona que entrega una cosa en prenda. Una vez que cumple el crédito garantizado sufre una mutación y se convierte en acreedor.

  1. Reales ¨ El objeto de la obligación puede ser cualquier tipo de cosa, incluso inmuebles.
  2. Formales ¨ No hay.

El pignus, al ser un contrato bilateral, crea obligaciones para ambas partes, tanto para el acreedor como para el deudor pignoraticio (el deudor sólo tiene obligaciones eventualmente ya que el pignus es un contrato bilateral imperfecto).

Obligaciones para el acreedor: Restituir la cosa dada en prenda cuando se haya satisfecho el crédito garantizado. En el caso de que no se haya satisfecho el crédito garantizado deberá vender la cosa y devolver al deudor lo que sobre.

Obligaciones para el deudor: (no siempre). Rembolsar los gastos por vicios ocultos o los gastos de conservación.

ACCIONES:

El deudor pignoraticio (el nuevo acreedor) tiene una acción para poder reclamar la devolución de la cosa o el sobrante de lo obtenido en su venta, la actio pigneraticia directa.

El acreedor pignoraticio (el nuevo deudor) eventualmente posee la actio pigneraticia contraria.

No se pueden confundir estas acciones con la actio pigneraticia in rem (acción que deriva del derecho real de garantía). Responsabilidad por custodia.

 

COMODATO:

El comodato (o préstamo de uso) es un contrato real, bilateral imperfecto, de buena fe y gratuito, en virtud del cual una persona (comodante) entrega a otra (comodatario) una cosa (normalmente mueble y no fungible) para que la use durante cierto tiempo y la devuelva cuando le sea reclamada.

  • Es un contrato real porque se perfecciona con la entrega de la cosa.
  • Es un contrato bilateral imperfecto porque siempre surgen obligaciones para el comodatario y eventualmente para el comodante.
  • Es un contrato de buena fe porque se encuentra protegido por una acción de buena fe.
  • Es gratuito porque este contrato está basado, más que otros, en las relaciones de amistad.

ELEMENTOS:

  1. Personales ¨ Dos sujetos: el comodante y el comodatario. El comodante es aquella persona que entrega una cosa en préstamo de uso. El comodatario es quien recibe la cosa para usarla.
  2. Reales ¨ El objeto de la obligación puede ser tanto una cosa mueble (muy específica) como una cosa inmueble. Lo más frecuente es que sea una cosa mueble y no fungible. Al ser un préstamo de uso las cosas tienen que ser inconsumibles (comodato para la ostentación: se prestan cosas para aparentar).
  3. Formales ¨ No hay.

El comodato, al ser un contrato bilateral, crea obligaciones para ambas partes, tanto para el comodante como para el comodatario (el comodante sólo tiene obligaciones eventualmente ya que el comodato es un contrato bilateral imperfecto).

Obligaciones para el comodatario: Usar la cosa debidamente, responder por custodia (el comodatario responde en caso de pérdida o deterioro de la cosa), y restituir la cosa cuando se haya acordado.

Obligaciones para el comodante: (no siempre) pagar los gastos necesarios para la conservación de la cosa.

ACCIONES:

En principio el comodato era protegido por el pretor mediante una actio in factum y posteriormente se concedió también una actio in iuris.

Por último, en Derecho justinianeo apareció la actio comodati, acción que podía ser directa o contraria.

 

TEMA 32

  1. CONTRATOS CONSENSUALES

Los contratos consensuales son aquel tipo de contratos que nacen del acuerdo de las partes y que para su perfección basta el simple consentimiento expresado de cualquier modo.

En Derecho romano los contratos consensuales están rígidamente tipificados. Sólo hay 4 tipos de contratos consensuales:

  1. Compraventa (emptio-venditio).
  2. Arrendamiento (locatio-conductio).
  3. Mandato (mandatum).
  4. Contrato de sociedad (societas).

Gayo en Instituciones 3, 136-137 dice que los negocios consensuales son “negocios jurídicos que pueden ser no sólo realizados por ciudadanos romanos, sino también por extranjeros”.

En torno al siglo IV comenzó a surgir el dinero y se convirtió en un elemento fundamental (por ejemplo en el caso de la compraventa, que es el cambio de cosa por precio).

Las 4 figuras clásicas de contratos consensuales eran practicadas en la sociedad romana antes de su reconocimiento por el ius civile. Las fuentes clásicas nos dicen además que estos 4 contratos eran clasificados como negocios del ius gentium, accesibles tanto para romanos como para peregrinos y que incluso podían concluirse entre ausentes. El contrato era válido en cuanto la voluntad de los contratantes podía manifestarse mediante nuntius o per epistulam (por nuncio o por carta). Lo único necesario para que tuvieran existencia jurídica era el consensos, necesario porque si faltaba el consentimiento, o las partes se separaban de un consentimiento prestado inicialmente (contrarius consensos) no producía efectos el contrato.

 

  1. LA SOCIETAS: CONCEPTO Y CARACTERES

La societas es un contrato consensual, bilateral o plurilateral perfecto, y de buena fe, en virtud del cual dos o más personas se obligan a cooperar con bienes o con actividades para conseguir un fin común, lícito, y que sea de interés para todos los contratantes.

  • Es un contrato consensual porque se perfecciona por el mero consentimiento. Existe una relación interna entre los socios. En este contrato el interés es el mismo para todos los socios, a diferencia de otros contratos en los que los intereses entre los sujetos son opuestos.

La sociedad no actúa como persona jurídica frente a terceros. No existen créditos a favor o en contra de la sociedad, sino créditos a favor o en contra de los socios.

El mero consentimiento inicial constituye la sociedad, pero es necesaria una voluntad continuada para que subsista la sociedad. Por esto se ha comparado la sociedad con el matrimonio.

  • Es un contrato bilateral o plurilateral perfecto porque como mínimo tiene que haber dos miembros, aunque puede haber más, y siempre surgen obligaciones para todos ellos.

Lo normal es que las obligaciones y las prestaciones de los socios sean homogéneas porque los socios no persiguen intereses contrapuestos.

  • Es un contrato de buena fe porque del contrato de societas deriva la actio pro socio que es una acción de buena fe.

ELEMENTOS:

  1. Personales ¨ Los socios.
  2. Reales ¨ Los bienes o el trabajo que los socios quieran poner.
  3. Formales ¨ No hay.

El objetivo que persigan los socios tiene que ser lícito y común.

No existe sociedad cuando para una de las partes haya un interés y para la otra parte solamente existan cargas (sociedad leonina). Este tipo de sociedad estaba prohibida en Derecho romano.

  1. CLASES DE SOCIEDAD
  • Según los medios que se aportan:
    • Societas rerum ¨ Sociedad en la que se aportan bienes.
    • Societas operarum ¨ Sociedad en la que se aportan actividades.
    • Sociedad mixta ¨ Sociedad en la que se aportan bienes y actividades.
    • Societas omnium bonorum ¨ Sociedad en la que se aporta todo el patrimonio, todos los bienes que se tienen.
    • Societas lucri ¨ Sociedad en la que se aportan los beneficios obtenidos.
    • Societas unius rei ¨ Sociedad en la que sólo se aporta una cosa.
  • Según los fines que persiguen:
    • Societas quaestuaria ¨ Sociedad en la que se persigue una ganancia (societas publicanorum: sociedad para arrendar el cobro de impuestos).
    • Societas no quaestuaria ¨ Sociedad en la que no se persigue un fin económico.
    • Societas omnium bonorum ¨ Sociedad en la que se persigue todo tipo de beneficios.
    • Societas unius rei ¨ Sociedad que se dedica a un solo negocio.

 

  1. DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS SOCIOS

El socio debe aportar a la sociedad aquello que se acordó, y debe aportarlo en los términos acordados y comportándose conforme a la buena fe.

Los socios deben aportar lo acordado al fondo común, pero tienen derecho a ser indemnizados por los daños y los perjuicios que sufra.

Dentro de la actividad de los socios hay que distinguir entre la gestión y la representación:

  • GESTIÓN Ü Cada uno de los socios tiene la facultad de gestión siempre que ésta sea útil para la societas, pero tiene que poner en conocimiento de los demás esta gestión.

El socio que lleva a cabo una gestión tiene derecho a que se le reembolsaran los gastos. Además se le podía exigir responsabilidad por dolo, e incluso en Derecho clásico se le podía exigir responsabilidad por culpa in concreto.

  • REPRESENTACIÓN Ü En la sociedad romana no hay representación del socio frente a terceros porque el Derecho romano no reconoció la representación directa debido a que tenía numerosos sucedáneos. Las relaciones con terceros las llevaban a cabo cada uno de los socios.

Las prestaciones solían ser homogéneas, pero es posible que un socio pusiese el trabajo y otro se encargase de poner el dinero.

Lo que si es normal es que las ganancias sean proporcionales a las prestaciones.

Para exigir el cumplimiento de las obligaciones estaba la actio pro socio, que era una acción de buena fe y que podía ser ejercitada por cualquier socio. El ejercicio de esta acción tenía una función liquidadora en el sentido de que disolvía la sociedad, ya que en este caso la intención de continuar siendo socio ha desaparecido, y por lo tanto si ha desaparecido la intención interna, el contrato se disuelve.

 

  1. EXTINCIÓN

Las causas de extinción del contrato de sociedad están muy ligadas al vínculo de confianza mutua.

Causas de extinción:

  1. Por acuerdo de los socios. También por la separación de uno sólo de los socios, salvo en el caso de la societas publicanorum.
  2. Por muerte o por capitis deminutio, salvo en el caso de la societas publicanorum.
  3. Por la confiscación de los bienes de algún socio.
  4. Por perecimiento del patrimonio social o porque se convierta en res extra commercium.
  5. Por cumplimiento del término, del plazo.
  6. Por haber alcanzado el fin propuesto.
  7. Por imposibilidad sobrevenida o porque el fin social que se persigue sea ilícito (en este último caso la sociedad no se habría extinguido porque ni siquiera habría surgido).

 

  1. CONTRATO DE MANDATO

El contrato de mandato es un contrato consensual, bilateral imperfecto, y de buena fe, en virtud del cual una persona (mandatario) se compromete a realizar una gestión, un encargo por cuenta de otro (mandante) y de forma gratuita.

  • Es un contrato consensual porque se perfecciona por el mero consentimiento. Este consentimiento se puede manifestar de forma explícita, tácita, por medio de un nuncio, por epístola… Es un contrato propio del ius gentium y es accesible a los extranjeros.
  • Es un contrato bilateral imperfecto porque siempre surgen obligaciones para el mandatario (llevar a cabo la gestión) y eventualmente para el mandante (resarcir los gastos) dependiendo del tipo de mandato.
  • Es un contrato de buena fe porque sólo tiene sentido dentro de una relación de amistad y confianza, y porque la acción que va a derivar de él es una acción de buena fe.
  • Es un contrato gratuito porque se basa en relaciones de amistad. Si hubiera que pagar por llevar a cabo esa acción sería un arrendamiento de trabajo (locatio conductio operis).

Respecto a este tema hay alguna discusión porque a veces se permitió cobrar, pero esto se hizo de forma extraoficial y además no es lo normal.

ELEMENTOS:

  1. Personales ] Hay dos sujetos: mandante y mandatario. El mandante es aquella persona que encarga la gestión, y el mandatario es quien se compromete a llevarla a cabo.
  2. Reales ] El objeto de la obligación puede ser realizar cualquier tipo de actividad o llevar a cabo una simple gestión material.
  3. Formales ] No hay.

El mandato tiene que ser determinado y el mandatario debe de tener muy claro en que va a consistir la gestión. Dicha gestión tiene que ser a favor del mandante o de un tercero, pero no a favor del mandatario porque en este caso no sería un mandato sino que estaríamos hablando de un simple consejo.

ACCIONES: El mandante dispone a su favor de la actio mandato directa, mientras que el mandatario cuenta con la actio mandato contraria.

 

  1. ORÍGENES

El origen del contrato de mandato es un origen familiar. Es un contrato consensual, que surge previo acuerdo de las partes.

 

  1. CLASES

Clasificación de los diversos tipos de mandato atendiendo al interés que la parte o las partes podían tener en el contrato:

  • Mandatum mea gratia: El encargo sólo tiene interés para el mandante. Es a favor del mandante.
  • Mandatum aliena gratia: Es el mandato en beneficio de un tercero. No se trata de un contrato a favor de terceros (prohibido en Roma) ya que el mandatario deberá rendir cuentas de su gestión al mandante, y no al tercero beneficiado con su actividad.
  • Mandatum mea et aliena gratia: En beneficio del mandante y de un tercero.
  • Mandatum tua et aliena gratia: En beneficio del mandatario y de un tercero. No es posible un mandatum tua gratia; es decir un mandato en interés exclusivo del mandatario. Este mandato sería nulo ya que es una figura absurda, pues si el mandato tiene interés sólo para el mandatario no es un mandato, sino un consejo.

 

  1. DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LAS PARTES
  • Obligaciones para el mandatario:
    • Llevar a cabo la gestión según las instrucciones del mandante o según la naturaleza del caso.
    • Dar cuenta al mandante de la gestión realizada.
    • El mandatario puede encomendar la gestión a unas terceras personas, pero la responsabilidad frente al mandante la tiene el primer mandatario.

El mandatario respondía por dolo, pero no por culpa. En Derecho justinianeo el mandatario respondía por culpa.

  • Obligaciones para el mandante (eventualmente):
    • Resarcir los gastos (derecho de regreso), e incluso a indemnizar al mandatario por los daños que deriven directa o indirectamente de la gestión.

En el caso del exceso de mandato, cuando el mandatario se excede en sus obligaciones, ¿hasta dónde llega la obligación del mandante?, ¿tiene el mandatario algún derecho de regreso?

En Derecho romano se dieron dos posturas:

  • Sabinianos Ü Niegan al mandatario el derecho de regreso. El mandante no responde por nada.
  • Proculeyanos Ü El mandante no responde por aquello que supere el mandato. Esta es la postura que trinunfó.

 

  1. EXTINCIÓN

El mandato se extingue por las siguientes causas:

  1. Por el cumplimiento del encargo. El mandato se extingue normalmente cuando el mandatario ha terminado su misión.
  2. Por el cumplimiento del término acordado por las tres partes, aunque también se admite la renovación expresa o tácita de acuerdo por las partes.
  3. Por la voluntad concorde de las partes. Siendo un contrato consensual, las partes pueden separarse de él en cualquier momento de mutuo acuerdo.
  4. Por muerte de alguna de las partes, salvo que se ignore el hecho de la muerte. Si ha muerto el mandante y el mandatario no se ha enterado, lo que gestione hasta que conozca la muerte es válido, puesto que se supone que hay buena fe. Por eso no se admitió en Derecho romano la validez del mandato post mortem. Desde luego el mandato a realizar después de la muerte del mandatario por sus herederos, era nulo (Gayo 3, 158). Sobre el mandato para después de la muerte del mandante, la cuestión es muy discutida.
  5. Por revocación del mandante. El mandato se extingue por la revocación, que puede producirse por parte del mandante en todo momento, y cesa el mandato en el momento en el que el mandatario se entere de esta revocación; hasta este momento el mandatario actúa válidamente.
  6. Por renuncia del mandatario. Al ser un contrato consensual, el mandatario puede mostrar una voluntad contraria a la realización del mandato, y puede renunciar siempre y cuando se pruebe buena fe en la renuncia. Si renuncia en el curso de una gestión en la cual dicha renuncia puede perjudicar al mandante, puede responder por dolo.
  7. Por imposibilidad material o jurídica sobrevenida de cumplir el encargo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 33

 

  1. EMPTIO – VENDITIO

EMPTIO – VENDITIO = COMPRAVENTA

EMPTIO = COMPRA

VENDITIO = VENTA

La compraventa es un contrato consensual, bilateral perfecto, y de buena fe, en virtud del cual una de las partes (vendedor) se compromete a entregar a otra (comprador) una cosa y garantizarle su pacífica posesión a cambio de un precio cierto en dinero.

  • Es un contrato consensual porque se perfecciona por el mero consentimiento, no se requiere una forma no oral, ni escrita, ni la entrega de una cosa.
  • Es un contrato bilateral perfecto porque de él derivan obligaciones para las dos partes. Hay simultaneidad en las prestaciones. Este contrato puede realizarse entre ausentes por medio de nuncio o de carta.
  • Es un contrato de buena fe porque de él derivan acciones de buena fe (actio empti y actio venditi). El juez puede tener en cuenta todas aquellas circunstancias que rodearon a este contrato.
  • La compraventa es un contrato obligacional, no crea derechos reales sino que surgen obligaciones entre las partes (compra por catálogo).

El artículo 1445 del Código Civil señala: “por el contrato de compraventa uno de los contratantes se obliga a entregar una cosa determinada y el otro a pagar un precio determinado”.

La mera compraventa no transfiere la propiedad, esta deriva a posteriori.

Elementos:

  1. Personales ¨ Dos sujetos: comprador y vendedor.
  2. Reales ¨ El precio y la cosa.
  3. Formales ¨ No hay.

 

  1. REQUISITOS DE LA COSA Y DEL PRECIO

Requisitos de la cosa:

La cosa es la mercancía, lo que se vende, y como tal tenía que consistir en un bien patrimonial (tenía que ser lícito su comercio, tenía que estar determinada, tenía que ser física y jurídicamente posible…).

La única limitación es que tenían que ser cosas intra commercium. Si lo que se vendía era una res extra commercium la compraventa era nula, de igual modo que si la cosa había perecido.

El objeto de la compraventa pueden ser tanto cosas corporales (cosas muebles e inmuebles, cosas individuales y colectivas) como incorporales (un derecho: una herencia, un derecho de servidumbre…, en estos casos se entendía no tanto que se vendía el derecho, sino el ejercicio de ese derecho).

En Derecho romano era posible la compraventa de cosa futura. Los romanos distinguieron en orden a la compraventa de cosa futura entreemptio spei (la compra de esperanza, de una mera expectativa, que se debe pagar aunque luego exista o no) y emptio rei speratae (la compraventa de cosa futura en caso de que esa cosa llegue a existir, y cuyo precio sólo se pagará en el momento en el que llegue a existir).

La cosa que se vende tiene que ser lícita. Gayo pone el ejemplo de la venta de veneno, entendiendo que esta venta sería nula. Tampoco es válida la compraventa de una cosa propia, ni la venta de un hombre libre. Sin embargo sí es válida la venta de una cosa ajena, pero en este caso el vendedor se obliga a procurarse dicha cosa para poder ponerla después a disposición del comprador.

Requisitos del precio:

El precio tiene que ser dinero, tiene que ser cierto, tiene que ser verdadero, y por último tiene que ser justo.

  • El precio tiene que ser en dinero ¨ La compraventa sólo existe cuando hay un intercambio de cosa por dinero. Si no se cambia una cosa por dinero podremos estar hablando de una permuta (cambio de una cosa por otra), pero no de una compraventa. Los sabinianos negaban este requisito alegando que una de las cosas servía de precio.
  • El precio tiene que ser determinado o por lo menos determinable ¨ Debe fijarse cual es el precio de la cosa, o por lo menos cuales van a ser los criterios para la determinación del precio.
  • El precio tiene que ser verdadero ¨ El precio no puede ser fingido o simulado porque en este caso se trataría de una donación, no de una compraventa.
  • El precio tiene que ser justo ¨ En un principio rigió en Roma el criterio de economía de mercado: las cosas valen lo que se paga por ellas. Sin embargo a partir de Diocleciano se estableció la idea de que las cosas tenían un precio justo para así evitar abusos. Justiniano recogió la posibilidad de rescindir un contrato de compraventa por medio de la figura de la lessio aenormis cuando se vendía algo por un precio inferior a la mitad de su valor.

 

  1. OBLIGACIONES DEL VENDEDOR

De la compraventa surgen obligaciones y acciones para las dos partes.

Obligaciones para el vendedor (Paulo, D. 18, 4, 1, pr.):

  • Transferir la posesión de la cosa vendida ¨ Una compraventa va dirigida a una transmisión de la cosa libre de vicios.

El comprador quiere hacerse propietario de la cosa, pero cuando se negocia con extranjeros existe un problema. A los extranjeros no se les puede vender cosas mancipi, y por lo tanto al no poderse transmitir la propiedad se transmite la posesión. Para solucionar el problema, el vendedor se obliga a garantizarle al comprador la pacífica posesión de la cosa para que con el paso del tiempo ésta se pudiera usucapir (un año para bienes muebles y dos años para inmuebles).

La propiedad se adquiría por usucapio y por esta razón se le obliga al vendedor a garantizar la posesión.

Si el comprador no era extranjero podía llegar a un acuerdo con el vendedor para realizar una mancipatio, una in iure cessio, o una traditio y que se transmitiese la propiedad de la cosa.

  • Responsabilidad por evicción ¨ Responsabilidad por vicios jurídicos.

Tiene lugar cuando alguien ha vendido una cosa que no era suya. En estos casos el comprador se podrá dirigir contra el vendedor y éste tendrá que responder. La evicción podía suponer la privación de la propiedad o de la posesión.

Por lo tanto se produce la evicción cuando alguien ha vendido algo que no era propio y el comprador se ve despojado de la posesión o de la propiedad de la cosa en un juicio.

Todo esto fue fruto de un proceso evolutivo. En un principio la responsabilidad por evicción era un elemento accidental que en caso de no ser estipulado no se podía exigir, sin embargo con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en un elemento natural.

El instrumento para exigir la responsabilidad por evicción era la actio empti.

  • Responsabilidad por los vicios materiales de la cosa (vicios ocultos) ¨ Es la responsabilidad por falta de calidad, o por los defectos que pueda tener la cosa. En estos casos el vendedor deberá responder, pero esto no siempre fue así. Al principio para poder exigir responsabilidad al vendedor por los vicios ocultos de la cosa se tenía que haber acordado previamente entre el comprador y el vendedor. Si no se había pactado esta responsabilidad por vicios ocultos el vendedor no respondía por ello.

Los ediles curules hicieron avanzar a esta figura de la compraventa obligando a los vendedores a responder de las cualidades que decían que tenía la cosa y que luego realmente no tenía.

Para exigir la responsabilidad por vicios ocultos surgieron dos acciones:

    • La actio redhibitoria ¨ para conseguir la restitución de la cosa a cambio del precio pagado.
    • La actio quanti minoris ¨ para reducir el precio.

En la época postclásica-justinianea se podía exigir la responsabilidad con el ejercicio de la actio empti.

 

  1. OBLIGACIONES DEL COMPRADOR
  • Transmitir en propiedad al vendedor el precio acordado (pagar). Pagar el precio es la principal obligación del comprador.

El comprador deberá pagar al vendedor tan pronto como se le entregue la mercancía, y si tarda en pagar se le cobrarán unos intereses por demora.

  • Recoger la cosa a petición del vendedor. Si hay un retraso tendrá que pagar los daños que cause la demora.
  • Rembolsar al vendedor todos los gastos de conservación de la cosa.

Entre las obligaciones tiene que haber simultaneidad: una parte no puede obligar a la otra a cumplir sus obligaciones si ésta no se compromete también a cumplir las suyas.

 

  1. PERICULUM

El periculum es el riesgo de la compraventa.

La cuestión consiste en determinar si el comprador tiene o no tiene que pagar el precio en el caso de que la cosa perezca antes de que la reciba.

La regla general es que el riesgo es para el comprador (periculum est emptoris), sin embargo esta regla general tiene matizaciones.

El riesgo lo soporta el comprador cuando el deterioro, perecimiento o menoscabo se produce en casos fortuitos o de fuerza mayor.

En contrapartida el vendedor asume la pérdida en los casos en los que se le pueda exigir por custodia (por robo, si se le escapa un animal…)

¿Desde cuándo asume el riesgo el comprador?

El comprador asume el riesgo desde el momento de la perfección de la compraventa, desde el momento que se produce el acuerdo en la mercancía y en el precio.

Si la venta es condicional el riesgo lo asume cuando se cumpla la condición, y lo mismo ocurre con el término.

 

  1. PACTOS AÑADIDOS A LA COMPRAVENTA

La compraventa es un contrato de buena fe.

A la compraventa se le pueden añadir pactos in continenti. El cumplimiento de estos pactos in continenti se pueden exigir mediante la actio empti o la actio venditi.

Pactos que benefician al vendedor:

  1. Pactum in diem addictio ¨ El vendedor puede apartarse de la compraventa si en un plazo determinado encuentra un comprador que le ofrezca mejores condiciones.
  2. Lex commissoria ¨ Se le concede al vendedor la facultad de rescindir el contrato si no se paga el precio en un determinado plazo.
  3. Pactum de retro vendendo ¨ El vendedor se reserva durante un determinado periodo de tiempo, rescindir la compraventa si la cosa no es de su agrado.

Pactos a favor del comprador:

  1. Pactum displicentiae ¨ Es la compra a prueba. Se le permite al comprador, dentro de un periodo de tiempo, rescindir la compraventa si la cosa no es de su agrado.
  2. Pactum de retro emendo ¨ Pacto a favor del comprador mediante el cual puede recuperar el precio a cambio de la cosa (pacto opuesto al pactum de retro vendendo).

 

  1. LOCATIO-CONDUCTIO: CONCEPTO Y CARACTERES

Se llama en Roma locatio-conductio al contrato que hoy llamamos arrendamiento, expresión compuesta de los verbos locare (colocar, poner a disposición) y conducere (llevar consigo, utilizar).

El arrendamiento es un contrato consensual, bilateral perfecto y de buena fe, en virtud del cual una parte se obliga a ceder a la otra una cosa (locatio-conductio rei), o se obliga a la prestación de unos servicios (locatio-conductio operarum), o se obliga a la realización de una obra (locatio-conductio operis), todo ello a cambio de un precio convenido, del pago de una merced (normalmente en dinero).

  • Es un contrato consensual porque se perfecciona por el mero consentimiento, no requiere ninguna formalidad.
  • Es un contrato bilateral perfecto porque de él derivan obligaciones para las dos partes.
  • Es un contrato de buena fe porque las acciones que derivan de él son acciones de buena fe.

 

  1. CLASES

A pesar de que los juristas romanos nunca teorizaron sobre ninguna clasificación en la práctica se dieron tres clases de arrendamiento:

 Locatio-conductio rei ¨ Arrendamiento de cosa (por ejemplo el arrendamiento de una casa).

De este tipo de arrendamiento no nace un derecho real, sino un derecho de crédito.

El arrendatario (conductor) es un simple detentador y no gozaba de protección interdictal.

El arrendamiento podía recaer sobre todo tipo de cosas siempre y cuando fuesen insonsumibles. También se podía arrendar el ejercicio de un derecho.

Si el arrendamiento recae sobre casas el arrendatario recibe el nombre de inquilino, mientras que si se trata del arrendamiento de terrenos el arrendatario se le conoce como colono.

El arrendatario está obligado a pagar una merced, un canon en dinero. Si no se pagara dicho canon no se trataría de un contrato de arrendamiento, sino de un contrato innominado. La excepción a todo esto se encuentra en el caso de la colonia parciaria, ya que en este contrato se pagaba con un porcentaje de los frutos obtenidos del fundo en lugar de pagar con dinero.

‚ Locatio-conductio operis ¨ Arrendamiento de obra (por ejemplo, mandar hacer un traje).

El arrendamiento recae sobre el resultado de un trabajo.

La obra se ha de llevar a cabo con los materiales de quien la contrata, por eso el arrendador es el conductor, y el locator es quien va a recibir la obra y quien ha pagado el material. Si esto no fuese así no sería un arrendamiento, sería una compraventa.

ƒ Locatio-conductio operarum ¨ Arrendamiento de servicios.

Consiste en prestar unos servicios por un tiempo determinado y a cambio de una remuneración.

El locator (arrendador) presta unos servicios y el conductor (arrendatario) percibe la utilidad por la cual paga una merced.

El arrendador ofrece sus servicios al arrendatario y a cambio está obligado a pagar, sin importar que el arrendatario haga uso o no de sus servicios. Por ejemplo, si se contratan los servicios de un médico privado habrá que pagarle a pesar de no estar enfermo.

RESUMEN:

                                               Arrendador = locator = dueño de la cosa

(1) LOCATIO CONDUCTIO REI

     (Arrendamiento de cosa)            Arrendatario = conductor = el que usa y paga la merced.

                                                           Arrendador = conductor = el que realiza la obra.

(2) LOCATIO CONDUCTIO OPERIS

                                                           Arrendatario = locator = el que recibe la obra y paga la merced

                                                           Arrendador = locator = el que ejecuta (arrienda) el servicio.

(3) LOCATIO CONDUCTIO OPERARUM

Arrendatario = conductor = el que percibe la utilidad del servicio prestado  y paga la merced.

 

  1. ELEMENTOS

Los elementos necesarios son 4:

  1. Acuerdo ¨ Puede realizarse de cualquier manera. Mediante el acuerdo de las partes se cede el uso de una cosa, se lleva a cabo la prestación de un servicio, o se lleva a cabo la realización de una obra, a cambio de una determinada cantidad de dinero.
  2. Cosa ¨ Dependen del tipo de arrendamiento. En la locatio-conductio rei se cede el uso o el uso y disfrute de una cosa que puede ser mueble o inmueble (rústica o urbana). En la locatio-conductio operis se trata de una obra, del resultado de un trabajo. Por último, el la locatio-conductio operarum es la propia actividad, el propio trabajo (no se arrienda el resultado de una actividad, sino la propia actividad).
  3. Precio ¨ La merced es normalmente en dinero y además el precio está determinado o será determinable. La excepción está en los arrendamientos rústicos (colonias parciarias) en los cuales se puede pagar con los frutos del propio fundo. En estos casos podían darse dos tipos de pago:
    1. Una pars cuota de los frutos, un tanto por ciento.
    2. Una pars quanta, una cantidad fija establecida de antemano y que no tiene en cuenta los frutos obtenidos.
  4. Duración ¨ El tiempo de duración será el que las partes acuerden. Si las partes no lo establecen será el que marque la costumbre. Sin embargo, existieron en Roma arrendamientos perpetuos, que fueron los que originaron la figura de la enfiteusis.

Lo normal en los arrendamientos era una duración de 5 años. Si una vez concluido el contrato ninguna de las partes ponía impedimentos, se producía una renovación tácita del contrato por plazos anuales.

 

  1. DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LAS PARTES

En todos los casos lo que son obligaciones para una parte son derechos para la otra.

ô Locatio-conductio operis:

  • Obligación del conductor ¨ Realizar la obra convenida (sólo se liberaría en caso de fuerza mayor).
  • Obligación del locator ¨ Suministrar los materiales y pagar el precio.

ô Locatio-conductio operarum:

  • Obligación del locator ¨ Ejecutar de la mejor manera posible el servicio para el que ha sido contratado.
  • Obligación del conductor ¨ Pagar la merced convenida (aunque no utilice los servicios del locator).

ô Locatio-conductio rei:

  • Obligaciones del locator (arrendador):
    • Procurar el uso o el uso y disfrute de la cosa. Si existe imposibilidad de uso, o de uso y disfrute, el conductor no estará obligado a pagar la renta y además el locator tendrá que indemnizarle por los daños sufridos. El locator no puede introducir cambios en la cosa que hagan imposible su uso o su uso y disfrute.
    • Llevar a cabo todas las reparaciones necesarias para la conservación de la cosa.
    • Rembolsar al conductor todos los gastos necesarios y útiles que éste, haya hecho en la cosa.
    • Soportar las cargas que pesen sobre la cosa (impuestos).
  • Obligaciones del conductor (arrendatario):
    • Pagar la merced, la renta convenida. El conductor puede liberarse de este pago en caso de eventos graves (en los casos de arrendamientos rústicos el conductor tiene derecho a la llamada remmissio mercedis, que consiste en que en los años de malas cosechas se le permitía pagar menos renta y cuando viniesen las buenas cosechas se pagaba lo que se debía).
    • Usar la cosa del modo convenido. El arrendatario podría llegar a responder por culpa.
    • El conductor tiene que restituir la cosa al término del arrendamiento. La oposición a esta devolución estaba castigada y se consideraba como una invasión de la propiedad ajena.

En esta materia de responsabilidad derivada del contrato de arrendamiento, merece ser destacada la regulación de la lex Roída de iactu, ley que surgió en la isla de Rodas y que regulaba la situación del arrendamiento en los casos en los que durante el transporte marítimo de varias mercancías hubiese que arrojar parte de la mercancía por la borda debido a razones marítimas (una tempestad, riesgo de hundimiento…). Esta ley permitía que el dueño de las mercancías arrojadas al mar (locator) pudiese dirigirse contra el dueño del barco (conductor) y contra el resto de los dueños cuyos bienes se hubiesen salvado para que le indemnizasen. En estos casos había que ejercitar la actio locati (acción a favor del locator para reclamar contra el dueño del barco) o la actio conducti (acción a favor del conductor para reclamar contra los demás dueños cuyos bienes se hubiesen salvado).

Requisitos para poder ejercitar estas acciones:

  • Que el perjuicio lo hubiese soportado una o varias partes, pero no todas.
  • Que el perjuicio se debiese a causas de navegación.
  • Que por el aligeramiento de parte de las mercancías se hubiese obtenido una ventaja para la otra parte.

Ambas acciones, tanto la actio locati como la actio conducti, son acciones de buena fe. El juez analizará la interrelación de las prestaciones del locator y del conductor.

 

  1. EXTINCIÓN

Causas de extinción del contrato de arrendamiento:

  1. Por consentimiento contrario.
  2. Por destrucción material de la cosa o por la conversión de dicha cosa en una res extra commercium.
  3. Por la finalización del plazo (aunque podía darse la reconducción tácita).
  4. Por muerte del locator en el caso de la locatio-conductio operarum o por la muerte del conductor en el caso de la locatio-conductio operis. Esto no se produce en el caso de la locatio-conductio rei porque el derecho de crédito es transmisible a los herederos de ambas partes.
  5. En el arrendamiento de los fundos:
    1. Por venta de la cosa arrendada. “Venta quita renta” (aunque esto trae muchos problemas y no siempre es así).
    2. Por falta de pago del precio (normalmente durante dos años).
    3. Por usar la cosa de forma distinta a lo pactado.
  6. El arrendatario puede extinguir el contrato:
    1. Cuando el arrendador entre en mora.
    2. En caso de evicción.
    3. Por vicios ocultos de la cosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 34

 

  1. LA CATEGORÍA DE LOS CONTRATOS INNOMINADOS EN DERECHO ROMANO

Pronto se observó en Derecho romano que la sistematización de los contratos tenía lagunas, y que existían acuerdos lícitos al margen del sistema contractual en los que no existía ninguna forma para poder reclamar su cumplimiento.

La solución para evitar en estos casos los enriquecimientos injustificados fue la de conceder una condictio (condictio causa data causa non secuta).

Con el paso del tiempo se concedió, por obra del pretor, una actio in factum (actio praescriptis verbis).

La actio praescriptis verbis es la acción típica con la cual se puede exigir el cumplimiento de cualquier contrato innominado.

En época justinianea se creó la categoría de los contratos innominados. Justiniano sistematizó esta nueva categoría de contratos dependiendo de si se trataba de un dare o de un facere y generalizó la actio praescriptis veris.

Los contratos innominados se clasificaron en 4 categorías:

  1. Do ut des ¨ Doy para que des. A la prestación de uno que da le corresponde la prestación de otro que también dé (permuta).
  2. Do ut facias ¨ Doy para que hagas. Uno da a otro una prestación de dar a cambio de una prestación de hacer.
  3. Facio ut des ¨ Hago para que des.
  4. Facio ut facias ¨ Hago para que hagas. Las dos prestaciones de las dos partes son para hacer algo.

 

  1. PRINCIPALES CONTRATOS INNOMINADOS
  • Permuta ¨ Es el contrato innominado más importante. Es el prototipo de contrato innominado do ut des.

La permuta consiste en el cambio de una cosa por otra. No es un contrato consensual porque la base de la permuta está en la entrega recíproca. Aunque es un contrato parecido a la compraventa, es diferente.

A la permuta se le aplican todas las reglas de la compraventa salvo el precio.

  • Precario ¨ (Contrato a título de favor)

Este es un contrato por el cual una persona le concedía gratuitamente a otra la posesión de una cosa (corporal o incorporal) con la obligación por parte del precarista de devolverla a simple petición del que ha hecho la cesión. No es un arrendamiento porque es gratuito. Tampoco es un comodato.

Se le atribuye al precarista un goce más amplio que al arrendatario y al comodatario.

El cedente puede retirar la cesión en el momento que le agrade.

  • Aestimatum ¨ Contrato estimatorio. Consiste en que una persona entregue a otra una cosa para que la venda a un precio estimado. Si esta persona consigue vender la cosa a un precio superior al estimado se lucra, y si no la consigue vender se la deberá devolver a la persona que se la entregó. Nunca se puede vender por menos dinero del acordado.
  • Transactio ¨ Transacción. Acuerdo por el cual las partes hacen concesiones recíprocas (deciden ceder un poco) respecto a un litigio que ha comenzado o que se teme que comience. La acción por la cual se podía exigir el cumplimiento era la actio praescriptis verbis.
  • Donatio sub modo ¨ Donación con carga. Mediante este contrato innominado se le impone al donatario carga (se le impone que cumpla algo) bien a favor del donante o bien a favor de un tercero. En Derecho justinianeo se tuteló con la actio praescriptis verbis.

 

  1. CUASICONTRATOS

Los cuasicontratos son contratos a los que les falta la conventio, a los que les falta el acuerdo de las partes.

La categoría de los cuasicontratos no es una categoría clásica, sino que se formula por primera vez en las Instituciones de Justiniano.

Existen determinadas relaciones que generan obligaciones pero que no se apoyan en el acuerdo de las partes, los cuasicontratos.

Los cuasicontratos son promesas unilaterales que están tuteladas por acciones.

Hay distintas figuras:

  • Negotiorum gestio alieni â Gestión de negocio ajeno.

El origen de este cuasicontrato se debe al carácter extrovertido de los pueblos latinos.

Consiste en la gestión de un negocio ajeno por iniciativa personal, sin mandato de la otra parte. La gestión de un negocio ajeno exige unos requisitos:

  1. La gestión de un negocio: Esto puede consistir en una gestión humana dirigida a obtener un efecto material, en una gestión dirigida a obtener un efecto negociador determinado, o en una gestión dirigida a todo un conjunto de negocios.
  2. Que sea un negocio ajeno.
  3. Que la gestión que se realice para el otro sea útil: Esto es lo único que puede justificar la gestión de un negocio ajeno. Según las fuentes basta con que la gestión útil sea necesaria aunque no imprescindible. También es suficiente con que la gestión hubiese comenzado siendo útil, aunque luego se malogre.
  4. Ratificación del negocio por el dueño del mismo: Si no lo ratifica no ocurre nada. Una vez ratificado el negocio se crean obligaciones para ambas partes, para el gestor y para el dueño del negocio.
    1. Obligaciones para el gestor: Concluir la gestión que comenzó, llevándola a buen término, y hacer entrega al dueño de los resultados del negocio.

 

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

  1. FURTUM

En derecho romano los conceptos de hurto o robo difieren un poco de nuestros conceptos actuales.

Paulo en D. 47, 2, I, 3 señala: “Hurto es la sustracción fraudulenta y con ánimo de lucro, bien sea de una cosa, del uso de esa cosa o de su posesión”.

De la definición de Paulo se obtiene que esta apropiación indebida puede ser de 3 tipos:

  • Furtum rei ¨ Sustraer una cosa propiamente dicha.
  • Furtum usus ¨ Utilizar algo de forma distinta a lo pactado. Usar algo contra la voluntad de su dueño.
  • Furtum possessionis ¨ Sustraer la posesión (por ejemplo en el pignus).

El furtum consiste en apoderarse de una cosa ajena para considerarla como propia contra la voluntad de su dueño.

El hurto podía ser manifiesto o no manifiesto. Se consideraba que el hurto era manifiesto cuando el delincuente era descubierto in fraganti cometiendo el delito. Por el contrario el hurto se consideraba no manifiesto cuando se descubría al delincuente tras pesquisas posteriores.

En caso de hurto se podían ejecutar dos tipos distintos de acciones:

  • Actio furti ¨ Acción penal no transmisible a los herederos del ladrón pero sí a los de la víctima.
  • Condictio furtiva ¨ De carácter reipersecutorio.

Las sanciones que se imponían en caso de hurto variaban según la condición del ladrón. Si éste era un hombre libre y mayor de edad se le imponía una pena de azotes y se le entregaba a la víctima (pudiéndose la víctima quedar con él en condición de esclavo), si se trataba de un impúber se le imponía la pena de azotes pero de forma controlada, por el contrario si era un esclavo se le imponía también la pena de azotes y se le daba muerte arrojándole por la roca Tarpeya.

 

  1. RAPINA

Consiste en sustraer violentamente una cosa ajena. A la rapina se le consideraba como un hurto calificado por la violencia.

Es la sustracción de las cosas ajenas pero empleando la fuerza física.

Al principio se exigía que esa violencia fuese ejercitada por un grupo de hombres para que fuese considerada como rapina, pero posteriormente se admitió que la podía ejercitar una única persona.

En el año 76 a. C. el pretor Terencio Lucullo introdujo en su edicto la actio vi bonorum raptorum (acción de los bienes raptados por la fuerza) para perseguir este delito. Esta actio vi boinorum raptorum es una acción mixta.

 

  1. INIURIA

La iniuria es una ofensa contra la integridad física o moral de las personas.

En las XII Tablas la iniuria se refería únicamente a los casos de lesión o violencia corporal.

Se puede cometer de 3 maneras:

  1. Con hechos ¨ Pegando a alguien un puñetazo, azotándole…
  2. De palabra ¨ Declarando públicamente la imputación de una falsedad.
  3. Por escrito ¨ Por ejemplo a través de una carta.

La iniuria puede acarrear una serie de agravantes:

    • Por la propia condición de la persona injuriada: si se trata de una autoridad pública.
    • Por el lugar en el que se injuria: si se injuria a una persona en un foro público y ante muchísimas personas.

Además se puede sufrir directa o indirectamente. Directamente cuando sea la propia víctima quien reciba la ofensa, e indirectamente cuando se ofenda al hijo, a la esposa, al padre, a la madre, al novio, al heredero… Incluso se considera como una injuria indirecta la que recibe un esclavo, siempre y cuando lo que se pretendía fuese ofender al dueño.

Existen dos tipos de injuria (con independencia de los agravantes):

  • Graves: La rotura de un miembro.
  • Leves: Si había recibido golpes pero no habían causado ninguna herida.

La injuria fue perseguida y sancionada por la Lex Cornelio de iniuris del año 80 a. de C., que permitía a las víctimas valerse de la actio iniuriarum (de carácter mixto), o de la ley del talión (ojo por ojo y diente por diente) o la venganza privada.

 

  1. DAMNUM INIURIA DATUM

El damnum iniuria datum es el daño causado injustamente en cosas ajenas. En las XII Tablas el damnum iniuria datum hacía referencia a todo acto o hecho ilícito que ocasionaba un daño o un perjuicio en el patrimonio de otra persona.

Este delito consiste en un daño causado culposamente sobre cosas, no sobre personas (cortarle los árboles frutales a un vecino, quemarle la cosecha, romperle los brazos al esclavo de un vecino…).

Se caracteriza por la culpabilidad por la intención de causar daño por parte del agente. Este delito fue regulado por la lex Aquila, y de aquí va a derivar la llamada responsabilidad aquiliana o responsabilidad extracontractual.

Esta lex estableció 3 modos de causarlo:

  • El daño debía causarse corpore corpore ¨ El daño tenía que ser causado directamente por el agente y tenía que haber algo dañado. Se requería la acción del hombre. No se respondía por omisión.
  • Posteriormente se estableció que los daños causados podían ser corpore non corpore ¨ Que hubiese un daño que no fuese ocasionado directamente por la persona sobre la cosa (ahuyentar a un animal, el cual sale huyendo, se despeña y muere).
  • Se llegó incluso a aceptar en los casos de daños causados nec corpori nec corpore ¨ Dejar fácil que se produzca un daño.

La acción que se podía ejercer en estos casos era la actio legis Aquilae, acción mixta derivada de la lex Aquilia.

 

  1. CUASIDELITOS

No hay una definición válida para todos los casos de cuasidelitos (4 casos).

En ocasiones se ha definido a los cuasidelitos como aquellos ilícitos perseguidos por el pretor, sin embargo esto no siempre es así. Otras veces se ha dicho que en los cuasidelitos falta la intención dolosa, pero esto tampoco es verdad en todos los casos. La categoría de cuasidelitos comenzó a considerarse en época justinianea.

Los cuasidelitos también son figuras generadoras de obligaciones y por las cuales el ofensor va a tener que responder.

Estas figuras son 4:

  • Si iudex litem suma fecerit ¨ Cuando un juez se inclinaba de forma intencionada o negligente hacia una de las partes.
  • Effusum vel deiectum ¨ Derrame y arrojo. Es el caso de los daños que se podían causar al arrojar, de forma dolosa o no, objetos líquidos y sólidos desde los edificios. El habitante debía responder de ello siempre y cuando se diesen 2 requisitos:
    • Que lo lanzado cayese en lugar transitado.
    • Que no se hubiese avisado.
  • Positum vel suspensum ¨ Responsabilidad en la que incurre aquella persona que cuelga en la fachada de una casa algo que constituye un riesgo para los transeúntes.
  • Actio in factum contra nautas, caupones, stabularios ¨ Responsabilidad que atañe a los armadores, posaderos y dueños de establo, por las sustracciones o daños causados por sus empleados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 35

 

  1. CONCEPTO Y ESTRUCTURA JURÍDICA DE LA FAMILIA

El concepto romano de familia y de matrimonio difiere bastante del concepto actual.

Ulpiano define familia como “un grupo de personas unidas entre sí por la común sumisión a un paterfamilias” (familia propio iure).

Sin embargo podemos ir a un significado más amplio y más tardío, y entender por familia el conjunto de todas aquellas personas que hubieran estado sometidas a la misma potestas si el común paterfamilias no hubiese muerto (familia communi iure).

En ambos casos el lazo de unión es la agnatio, el parentesco civil; es decir, la relación que une a todas aquellas personas que se encuentran bajo el poder de un mismo paterfamilias o que se encontrarían si este pater no hubiera muerto.

La familia supone un conjunto de cosas, intra commercium o extra commercium, que le pertenece al pater.

A veces el término familia tiene el significado de patrimonio, herencia (por ejemplo en el caso de la actio familiae erciscundae: acción divisoria de la herencia).

También designó este término el conjunto de esclavos que son propiedad del pater. Por último, también se entiende por familia al conjunto de personas unidas por vínculos de sangre y afectivos (familia cognaticia). Esta definición se corresponde con el concepto actual del término familia.

La unidad familiar se refleja en la unidad de cultos (a los antepasados comunes, a los dioses familiares…)

Económicamente la familia era un órgano autárquico. En el aspecto de la actividad agrícola y ganadera la familia era independiente y autónoma respecto a las demás. La estructura familiar está compuesta por dos tipos de personas, los sui iuris y los alieni iuris. Los sui iuris son aquellas personas completamente autónomas, mientras que los aliena iuris son aquellas personas que dependen de un paterfamilias.

 

  1. LA PATRIA POTESTAS

El paterfamilias tiene un poder pleno e ilimitado sobre el resto de miembros de la familia.

El símbolo de poder del pater es la manus (la mano humana), que significa protección y dominio.

Este poder del pater se manifiesta de diferentes formas:

  • El poder sobre los hijos ¨ Patria potestas.
  • El poder sobre la mujer ¨ Manus.
  • El poder sobre los esclavos ¨ Dominio potestas.

Los hijos, las esposas de los hijos, los hijos de los hijos, los esclavos, la mujer, los hijos comprados, los hijos adoptados…, todos están sometidos a la potestas del pater.

El poder absoluto del pater es propio del cives romano.

Poderes del pater:

  1. Ius vital et necis ¨ Derecho de vida y muerte sobre los sometidos.
  2. *
  3. *
  4. *

 

*

  1. RÉGIMEN ECONÓMICO DE LA FAMILIA

*

*

*

*

*

*

 

  1. LOS PECULIOS

El paterfamilias era el único sujeto de derechos patrimoniales. En un principio dentro de la familia el único que podía disponer a su gusto del patrimonio familiar era el pater, pero este régimen económico comenzó a sufrir rupturas, comenzó a sufrir fracturas, y se les empezó a conceder a los hijos ciertos peculios.

Los peculios son un pequeño patrimonio del que comenzaban a disponer, a administrar y a disfrutar los hijos y los esclavos con independencia del pater. Esta disposición no era en calidad de dueño.

Tipos de peculios:

  1. Peculium profecticium ¨ Es el tipo de peculio más antiguo. Este peculio lo concedía el pater a los hijos o a los esclavos. En este caso se les concedía la administración, y no podían venderlo aunque sí podían usufructuarlo. Este peculio era del pater, de tal manera que si el hijo moría los bienes no se sucedían, no se heredaban, sino que volvían al patrimonio paterno.
  2. Peculium castrense ¨ Peculio que va formando el hijo por su servicio en el ejército (sueldo, salario, donaciones de compañeros de armas, botín de guerra…). El filius podía disponer de estos bienes en testamento, pero si moría sin haber hecho testamento pasaban automáticamente al pater.
  3. Peculium quasi castrense ¨ Conjunto de bienes recibidos por prestar servicios en la administración pública (salario, donaciones del emperador…) Su régimen jurídico era muy similar al del peculio castrense. Los filius podían disponer por testamento de este patrimonio.
  4. Peculium adventicium ¨ Todo el conjunto de bienes que llegaban al hijo procedentes de la madre, bien por vía de herencia, bien por donaciones, etc. Este peculio englobaba a todos los bienes que proceden de la línea materna (por ejemplo, el abuelo materno). De este patrimonio podía disponer por testamento, pero en caso de que no fuese así estos bienes no pasaban directamente al pater, sino que se abría la sucesión intestada.
  5. Peculium servilis ¨ Masa de bienes de cualquier tipo que se le entregaba al esclavo para que dispusiera de ellos, los administrara y se beneficiara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA 36

 

  1. MATRIMONIO

El matrimonio es la unión de dos personas de distinto sexo con la intención de ser marido y mujer.

El matrimonio en Roma era una situación jurídica y social (más social que jurídica) basada en la convivencia conyugal y en la affectio maritales (la intención de ser marido y mujer).

No era necesaria una convivencia efectiva. El matrimonio era efectivo aunque los cónyuges no habitaran en la misma casa.

Se podía contraer matrimonio en ausencia del marido, pero no de la mujer.

A diferencia del matrimonio actual, en Roma el matrimonio no surgía por el consentimiento inicial, sino que era necesario el consentimiento continuo y duradero. El matrimonio romano no estaba sujeto a ninguna formalidad.

Cuando desaparece la affectio maritales el matrimonio cesa.

Puesto que el matrimonio en Roma está basado en el consentimiento continuo y duradero, no se podía someter no a término, ni a condición, ya que en este caso el matrimonio sería nulo.

Los juristas romanos no se plantearon la cuestión de si el matrimonio era o no era una figura jurídica. Por eso mismo no encontramos ninguna definición jurídica del matrimonio realizada por los juristas romanos, sino meras aproximaciones que destacan el hecho de la unidad de vida entre dos seres de distinto sexo.

Según Modestito, “el matrimonio es la unión de hombre y mujer en comunidad plena de vida y en comunidad de Derecho humano y divino”.

Justiniano por su parte definió el matrimonio como “la unión de un hombre y una mujer dirigida a una unidad de vida”.

De estas definiciones se obtiene que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, y que esta unión está dirigida a ser una comunidad de vida (personas que se dirigen a vivir juntas).

 

  1. REQUISITOS Y EFECTOS

REQUISITOS

Requisitos para un matrimonio válido:

  1. Capacidad natural ¨ No podían contraer matrimonio los impúberes. En derecho justinianeo tampoco se permitía contraer matrimonio a los eunucos.
  2. Capacidad jurídica ¨ Se exigía tener el ius connubi para poder contraer matrimonio. Para tener el connubium se necesitaba ser libre y ser ciudadano romano. El contubernio, es decir la unión de esclavos, no es matrimonio. Las uniones entre libres y esclavos tampoco son matrimonios. Durante mucho tiempo tampoco se reconoció el matrimonio entre patricios y plebeyos. A través de la Constitutio Antoniniana (212 a.C.) se permitió contraer matrimonio a los extranjeros.
  3. Consentimiento de los esposos ¨ Es necesario que el consentimiento sea continuo y duradero, no basta con el consentimiento inicial. Hay personas que no están capacitadas para expresar el consentimiento, como por ejemplo los locos. La violencia queda excluida para el consentimiento válido.
  4. El consentimiento del paterfamilias si los contrayentes no son sui iuris ¨ Si el pater no vive o está en el extranjero se suprime este requisito.

Requisitos negativos o impedimentos para contraer matrimonio:

  • Absolutos ¨ Producen incapacidad para contraer matrimonio a todo el mundo.
    1. Cuando el matrimonio precedente no está disuelto.
    2. La esclavitud de uno de los cónyuges.
  • Si se ha hecho voto de castidad u órdenes mayores.
  1. El parentesco de sangre. En línea recta este impedimento llegaba hasta el infinito y en línea colateral hasta el tercer grado. En el caso del parentesco de adopción se aplican las mismas reglas. Esto sólo se podía evitar otorgando la emancipación al hijo adoptado.
  2. El parentesco espiritual entre padrinos y ahijados. Esta es una consecuencia del cristianismo.
  3. La afinidad (parentesco que se establece por el matrimonio entre el cónyuge y los parientes del otro), Entre padrastro e hijastra, entre madrastra e hijastro, entre yerno y suegra… Incluso entre cuñados.
  • El adulterio y el rapto. Imposibilidad de contraer matrimonio entre la adúltera y su cómplice, igual entre el raptor y la raptada.
  • Relativos ¨ Producen incapacidad para contraer matrimonio únicamente a ciertas personas o en ciertos supuestos.
    1. En un senadocunsulto del siglo II se prohibió el matrimonio entre el tutor, o el patrefamilias, o los hijos del tutor, y la pupila, mientras no se hayan rendido cuentas.
    2. Entre magistrados que estuviesen en provincias y mujeres oriundas del territorio donde ejerce el cargo.
  • A los militares mientras estuviesen prestando servicio militar. Este impedimento fue revocado en el siglo II d.C.
  1. Razones de índole social. Se impedía a aquellas personas de clase alta o de rango senatorial contraer matrimonio con personas de clase social más baja o con esclavos. Esto fue abolido.
  2. La mujer que no podía contraer matrimonio hasta 10 meses después de haberse disuelto el matrimonio anterior. En Derecho postclásico el periodo era de 1 año. El objetivo de este impedimento es evitar las dudas en materia jurídica respecto a quien es el padre. En el caso de que naciese algún hijo durante este periodo se le concedía la paternidad al anterior.
  3. Razones religiosas. Estaba prohibido el matrimonio entre cristianos y judíos.

EFECTOS

Surgen derechos y deberes para ambos contrayentes, pero marido y mujer no estaban en plano de igualdad, sino que la mujer estaba subordinada al marido.

Los deberes de una de las partes son derechos para la otra parte.

Entre los deberes del marido estaba el de la defensa de la esposa. Cuando la esposa había sido ofendida el esposo podía ejercer la actio iniurarium. El esposo también disponía de interdictos para reclamar a la esposa a cualquiera que la retuviera indebidamente.

Entre esposos no se podían ejecutar acciones penales o infamantes.

En Derecho justinianeo se admitió para ambos el beneficium competentiae para que ninguno se viese privado de lo necesario para la subsistencia.

Ambos tienen también derecho a los alimentos y a la sucesión hereditaria.

En la época de Augusto se produjo un descenso alarmante de la natalidad, lo que llevó a este emperador a dictar toda una legislación matrimonial (entre la que se encuentra la lex Iulia de maritandis ordinibus del 17 a.C., y la lex Papia Poppea del 9 a.C. para favorecer la natalidad:

  • Se obligaba a las mujeres de entre 20 y 50 años y a los hombres de entre 25 y 60 años a contraer matrimonio.
  • Se establecían plazos para que los divorciados y los viudos (tanto hombres como mujeres) volviesen a contraer matrimonio.
  • Se premiaba la fecundidad.
  • Si la mujer era ingenua y tenía 3 hijos, o si era liberta y tenía 4, se les eximía de pagar impuestos.
  • Por cada hijo se descontaba un año para ocupar cargos públicos (para desempeñar cargos públicos se requería una determinada edad).
  • Existían leyes que prohibían la sucesión a los casados sin hijos, a los célibes, y a los padres que habían enviudado y no habían contraído matrimonio (padres solitarios). A todos ellos se les reducía su derecho hereditario, y el conjunto de bienes que no podían pasar a sus herederos (bona caduca) pasaban al erario público.

  1. CAUSAS DE DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO

El matrimonio se disuelve:

  1. Por muerte de uno de los cónyuges.
  2. Por capitis deminutio máxima ¨ La pérdida de libertad. Ser hecho prisionero de guerra suponía al cabo de cierto tiempo la disolución del matrimonio.
  3. Por capitis deminutio media ¨ La pérdida de la ciudadanía romana.
  4. Por impedimentos sobrevenidos. El más curioso de estos impedimentos era el incesto sobrevenido: si un paterfamilias adopta a la esposa de uno de sus hijos el matrimonio se disuelve porque ambos están en la misma condición, ambos son hijos del mismo paterfamilias y por lo tanto son hermanos entre sí.

EL DIVORCIO

Se da cuando desaparece la affectio maritales en uno o en ambos cónyuges.

El divorcio no estaba sometido a ninguna limitación no formalidad.

Cuando se fue asentando el cristianismo se fue desarrollando una mayor aversión contra el divorcio.

En Derecho justinianeo se llegó a exigir una declaración para obtener el divorcio (una formalidad). No todo el divorcio es lícito.

(En Derecho Romano no se producía el acto formal de firmar para aceptar el matrimonio, pero existían toda una serie de actos externos y siempre se sabía cuando comenzaba el matrimonio).

Tipos de divorcio:

  • Divortium ex iusta causa ¨ Divorcio justificado por el otro cónyuge.

Causas que justificaban el divorcio para los hombres:

    1. Saber que su mujer era conocedora de conspiraciones contra el emperador y no se lo hubiera dicho.
    2. El adulterio.
    3. Atentados contra el marido.
    4. El alejamiento de la casa del marido.
    5. Que la mujer fuese a baños públicos con hombres.
    6. Que la mujer fuese a espectáculos públicos sin permiso de su marido.

Causas que justificaban el divorcio para las mujeres:

  1. Saber que su marido era conocedor de conspiraciones contra el emperador y no se lo hubiera dicho.
  2. Atentados contra la mujer.
  3. Intento del marido de prostituirla.
  4. Conocimiento de relaciones del marido con otra mujer.
    • Divortium bona gratia ¨ No tiene culpa ninguno de los cónyuges. Fundado sobre causas no imputables al otro cónyuge, como la impotencia insanable, el voto de castidad, o la incertidumbre sobre la supervivencia del cónyuge cautivo de guerra después de cinco años.
    • Divortium sine iusta causa ¨ Este tipo de divorcio tiene consecuencias para la parte que se divorcia sin iusta causa. El hombre pierde los derechos sobre la dota y las donaciones nupciales. La mujer también pierde derechos.
    • Divortium communi consensu ¨ Divorcio realizado por común acuerdo de las partes.

  1. CONCUBINATO

El concubinato es la unión estable de un hombre y una mujer, pero sin la recíproca intención de ser marido y mujer, sin la affectio maritalis.

También es concubinato la unión de un hombre y una mujer que carecen de capacidad jurídica.

Mediante las prácticas sociales se reconocía si la unión que se producía entre un hombre y una mujer era un matrimonio o un concubinato.

La concubina, a diferencia de la esposa, no participaba de la dignidad del marido y no entraba en su familia. Los hijos de la concubina no eran hijos legítimos.

El matrimonio entre esclavos (contubernio) no tenía consecuencias desde el punto de vista jurídico.

El concubinato adquirió relevancia con la legislación matrimonial de Augusto. En este momento se pretendía favorecer la descendencia legítima, con lo cual se crearon leyes para favorecer el matrimonio y evitar el concubinato o el adulterio (descendencia ilegítima).

La lex Iulia de adulteriis castigaba el adulterio y las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Esta ley calificó como crimina tres tipos de uniones sexuales:

  • El adulterium (unión con mujer casada).
  • El incestum (unión entre parientes).
  • El stuprum (unión con mujer núbil o viuda).

La lex Pappia Poppaea también iba dirigida a evitar el concubinato.

Lo que distinguía al matrimonio del concubinato era un primer lugar la intención con la que se habían unido (affectio maritalis), y en segundo lugar los usos sociales.

  1. ESPONSALES

Los esponsales son las promesas de futuro matrimonio.

En la época más antigua esta promesa originaba una acción, la actio ex sponsione. Esta acción la podía ejercitar un esposo contra el otro en el caso de que no hubiese cumplido su promesa. A través de esta acción se conseguía una suma de dinero como sanción. Pasada la época arcaica los esponsales se convirtieron en una institución más social que jurídica porque nunca obligaba a concluir en boda y porque, a pesar de que se hubiese pactado una cláusula penal para el caso de incumplimiento, no se podía exigir.

En la parte oriental del imperio los esponsales muchas veces iban garantizados por cláusulas especiales que establecían penas pecuniarias, las arras esponsalicias. Las arras tenían una función penal ya que si el hombre incumplía esta promesa de matrimonio perdía las arras y si era la mujer quien incumplía estaba obligada a entregar el doble.

  1. LA DOTE: CONSTITUCIÓN, RESTITUCIÓN

La dote era una institución que se desarrollaba paralela al matrimonio. Esta institución ha desaparecido, desde 1981 ya no existe.

En Roma la dote solamente se podía dar en los matrimonios sine manu; es decir, en aquellos matrimonios en los cuales la esposa no se incorporaba a la familia del marido, en aquellos matrimonios en los cuales la mujer seguía conservando los lazos con su familia primigenia.

La dote es el conjunto de bienes, el patrimonio, que la mujer o alguien por ella entrega al marido a causa del matrimonio.

Era una institución muy extendida y las mujeres que no podían aportar la dote tenían mayores dificultades para contraer matrimonio.

Esta dote pasaba a hacerse propiedad del marido y la mujer carecía de derechos sobre ella.

Más tarde la dote pasó a designar el conjunto de bienes que servían para hacer frente a los gastos del matrimonio, y que en caso de disolución de dicho matrimonio volvían a la mujer.

Finalmente se terminó considerando que la dote era propiedad de la mujer.

Modos de constituirse la dote:

  1. Dotis datio ¨ Supone la transmisión al marido de la propiedad (por medio de mancipatio, in iure cessio, o traditio) u otros derechos sobre una cosa o un crédito.
  2. Dotis dictio ¨ Consiste en una promesa solemne en forma de stipulatio que se reservaba para la mujer o parientes muy próximos.
  3. Dotis promissio ¨ Promesa de constitución de la dote que podía realizar cualquier tercero.

En Derecho Justinianeo estas tres formas quedaron sustituidas por un instrumento dotal, un documento escrito. Se admitía incluso la constitución tácita de la dote.

Dentro de las dotes se pueden distinguir varios tipos:

  • Dote necesaria ¨ La que tiene que dar la mujer, el padre de la mujer o un ascendiente paterno.
  • Dote voluntaria ¨ La dada por cualquier otra persona.
  • Dote profecticia ¨ La daba el padre.
  • Dote adventicia ¨ La daba un extraño.
  • Dote estimada ¨ Aquella cuyo valor se tasaba al entregar la cosa.

La dote era absolutamente nula si no llegaba a concluirse el matrimonio.

RESTITUCIÓN DE LA DOTE

La restitución de la dote únicamente se puede producir cuando se produzca la disolución del matrimonio.

En los primeros tiempos una vez disuelto el matrimonio la dote pasaba a ser propiedad del marido, pero en algunos casos se estipulaba que si el matrimonio se disolvía por causa del marido éste devolvería los bienes (cautio rei uxoriae).

Más tarde se creó la actio rei uxoriae que podía ejercitar la mujer en caso de disolución del matrimonio o de la muerte del marido, y sin necesidad de que se hubiese realizado ninguna estipulación.

La actio rei uxoriae es una acción de buena fe, esto implica que la cantidad de dinero que se devuelve sea menor que la cantidad inicial debido a que se han de tener en cuenta las circunstancias que rodean al caso. Sólo se devolverá la parte proporcional que no se haya gastado ya.

En la restitución de la dote tanto el marido como la mujer tienen derecho al beneficium competentiae, no se puede dejar a ninguno de los dos sin lo mínimo para la subsistencia. En Derecho justinianeo se creó la actio dotis para reclamar la restitución de la dote.

  1. BIENES PARAFERNALES

            Los parapherna son los bienes que se encuentran fuera de la dote.

            Los bienes parafernales eran todos aquellos bienes extradítales que aportaba la mujer al matrimonio (ahora estos bienes reciben el nombre de bienes privativos de la esposa).

            Es una figura de origen griego que fue adoptada por el Derecho Romano. Estos bienes parafernales tenían importancia en los matrimonios sine manu, pero no tienen sentido en los matrimonios cum manu porque en este tipo de matrimonio todos los bienes pasaban al paterfamilias.

            La figura de los bienes parafernales fue evolucionando hasta que finalmente Justiniano la equiparó a los bienes dotales.

  1. DONACIONES NUPCIALES

            Son los bienes que el esposo da a la mujer a causa del matrimonio. Es la figura opuesta a la de los bienes dotales.

            Existen dos tipos de donaciones nupciales:

  • Donatio ante nuptias.
  • Donatio propter nuptias.

Esta figura de las donaciones nupciales está vinculada al matrimonio. Si se disuelve el matrimonio se restituyen los bienes.

TEMA 37

  1. MODOS DE SUJECCIÓN A LA PATRIA POTESTAS

            Son cuatro los modos de sujeción a la patria potestas:

  1. Por nacimiento ¨ Los hijos nacidos en justas nupcias (iustae nuptiae) entran bajo la potestas del paterfamilias.

El hijo nacido en matrimonio legítimo adquiría la condición que tuviera el padre.

El hijo ilegítimo continúa la condición de la madre.

  1. Por adrogación ¨ Por la adrogatio un paterfamilias quedaba sometido a otro renunciando a sus derechos.
  2. Por adopción ¨ Adquirir la adopción es adquirir la potestad sobre un filiusfamilias que estaba sometido a la potestad de otro paterfamilias. De este modo el filiusfamilias salía de la familia originaria para entrar en la familia adoptiva. El adoptado asumía el nombre y los apellidos de la nueva familia y adquiría el derecho sucesorio en la nueva familia, perdiendo los derechos sucesorios en la familia originaria.

En Derecho Postclásico la adopción sufrió modificaciones. Se introdujo el principio “adoptio naturam imitatur” (la adopción debe imitar a la naturaleza). Se estableció que las formas de adoptar fuesen más simples y más directas. La adopción se presenta como un acuerdo entre el padre natural y el adoptivo, con el consentimiento del adoptado, declarando ambas partes el acto ante el gobernador de la provincia.

En cuanto a la edad, se exigía que el adoptante fuera mayor de edad y que hubiese una diferencia de por lo menos 18 años entre el adoptado y el adoptante.

En Derecho Justinianeo se da un paso más en el tema de la adopción, y se distingue entre adoptio plena y adoptio minus plena, con distintos efectos.

  • Adoptio plena ¨ Realizada por un ascendiente cuando no tenía descendientes sometidos a su potestad. Los efectos de esta adopción son los de la época clásica.
  • Adoptio minus plena ¨ La realizaba un extraño, un tercero. Esta adopción no implica que el adoptado se someta a la patria potestas del adoptante ni supone una separación de la familia originaria y además el adoptado no pierde los derechos hereditarios en la familia originaria. La finalidad de este tipo de adopción es conceder al adoptado derechos sucesorios ab intestato.
  1. Por conventio in manum ¨ Forma de matrimonio por la cual la mujer se integra a la familia del marido y queda sometida a la patria potestas a la cual estuviese sometido el esposo.

La conventio in manum tiene tres formas diferentes:

  • Confarreatio ¨ Ceremonia religiosa, solemne, ante diez testigos, y presidida por el pontífice máximo o por un sacerdote de Júpiter. Estaba reservada exclusivamente para patricios.
  • Coemptio ¨ Compra fingida de la mujer. Se usa el ritual de la mancipatio pero adaptándolo para que ésta no se convierta en una esclava.
  • Usus ¨ Aquella mujer que había vivido durante un año sometida al marido quedaba automáticamente sometida a la familia de éste. Para evitar este hecho la mujer disponía de la usurpatio trinoctii que era una forma de divorcio que consistía en ausentarse durante tres noches consecutivas del domicilio conyugal.

  1. PÉRDIDA DE LA PATRIA POTESTAS

La patria potestas se puede perder de 3 formas:

  1. Por muerte ¨ La muerte libera de la patria potestas.
  2. Por capitis deminutio:
    1. Capitis deminutio maxima ¨ Pérdida de la libertad.
    2. Capitis deminutio media ¨ Pérdida de la ciudadanía.
    3. Capitis deminutio minima ¨ este es el supuesto de la adrogación.
  3. Por emancipación ¨ Acto con el cual el paterfamilias renuncia a la potestas que tiene sobre un hijo convirtiéndole a éste en sui iuris. Es un acto voluntario del pater, aunque podía haber ocasiones en las que se viese obligado a hacerlo:
  • En Derecho clásico cuando el hijo llegaba a la pubertad podía pedir liberarse de la patria potestas por medio de un pacto extraordinario.
  • En Derecho justinianeo se llegó a imponer la emancipación del filiusfamilias en caso de abuso de la patria potestas por parte del pater.

La emancipación no suponía siempre que el hijo tuviese una vida totalmente independiente del pater. Es en materia patrimonial en la que se ve más claramente la no independencia del emancipado.

  1. FILIACIÓN

            La filiación es la relación o parentesco paterno-filial. Puede ser:

  • Legítima ¨ Están sujetos a la patria potestas del pater sus hijos legítimos y los hijos legítimos de los varones que estén sometidos a esa patria potestas. La filiación legítima depende de que el hijo haya sido procreado en un matrimonio de justas nupcias. Los hijos de la mujer quedan sometidos a la patria potestas a la que esté sometido el marido, pero nunca a la del padre de la mujer.

El hijo procreado seguirá la condición de sumisión que tenía su padre en el momento en el que lo engendró.

Los hijos nacidos en iustae nuptiae reciben el nombre de “iusti” para diferenciarlos de los hijos naturales o de los spurii.

Los spurii son los hijos nacidos de uniones no estables.

Los naturales son los hijos nacidos de uniones estables pero sin que estas uniones fuesen matrimonios, sino concubinatos.

  • La filiación natural o ilegítima ¨ Afecta a los hijos nacidos de un concubinato. Los hijos naturales siguen la condición de la madre, pero ello no dificulta que puedan alcanzar la condición de hijos ilegítimos por medio del proceso de legitimación, este proceso puede llevarse a cabo de 3 formas:
    • Por subsiguiente matrimonio ¨ Si posteriormente los padres contraen matrimonio el hijo pasa a ser hijo legítimo.
    • Por ofrenda al municipio, a la curia ¨ Si el padre dona o deja por testamento todos sus bienes a sus hijos naturales con la condición de que esos hijos fueran inscritos entre los decuriones (miembros de la asamblea municipal), dichos hijos pasan a convertirse en hijos legítimos.
    • Por un rescripto del emperador ¨ Se daba cuando era imposible llevar a cabo el matrimonio con la concubina. Por ejemplo, en el caso de que ésta hubiese muerto.

  1. PARENTELA Y AFINIDAD

            Como hemos visto, en Roma cabe distinguir dos tipos de familia:

  1. Familia proprio iure ¨ La constituye el conjunto de personas que se encuentran sometidas a la potestas de un mismo pater.
  2. Familia communi iure ¨ La forma aquel conjunto de personas que estarían sometidas a la potestas de un mismo paterfamilias si éste no hubiera muerto.

Al vínculo cognaticio que une a todo un conjunto de personas relacionadas con un antepasado común es a lo que se llama parentela.

Hay que distinguir la parentela civil (agnatio) de la parentela propiamente dicha. La agnatio conlleva siempre la cognatio, pero no al revés.

La parentela puede ser natural o civil según se base en lazos de sangre o en lazos de adopción respectivamente.

La afinidad es la relación que une a los cónyuges entre sí y a los parientes de un cónyuge con el otro cónyuge.

  1. ACCIONES DE ESTADO: LA PRESUNCIÓN DE PATERNIDAD

            El modo normal de entrar en una familia es por nacimiento.

El hijo procreado en justas nupcias, el hijo legítimo, pasaba siempre a formar parte de la familia a la que pertenecía su padre.

Requisitos para ser un hijo “iusti”:

  1. Nacer después de los 6 meses de haberse celebrado el matrimonio.
  2. Nacer antes de los 10 meses posteriores a la disolución del matrimonio.

Aunque el hijo naciese antes o después de estos plazos el marido también podía reconocerlo como hijo suyo, pero en estos casos era imprescindible dicho reconocimiento.

La regla general en la presunción de la paternidad es que “el padre es el que el matrimonio demuestra”, sin embargo la paternidad admitía prueba contraria. El marido podía no reconocer al hijo como suyo presentando pruebas contrarias a su paternidad, como por ejemplo su ausencia durante un largo periodo, su imposibilidad de tener hijos,…

Las acciones de estado son acciones que conceden la posibilidad de reclamar la filiación legítima.

En caso de divorcio el pretor concedía al marido una acción, la actio de liberis agnoscendis, para poder reclamar a los hijos ya nacidos.

En el siglo I d. C. se creó también la actio de partu agnoscendo para que en caso de divorcio el marido pudiese reclamar la paternidad de un hijo concebido pero no nacido.

La mujer divorciada, en caso de que se encontrase en cinta debía comunicar esta situación al marido dentro de los treinta días siguientes al divorcio. El marido podía aceptar la paternidad y nombrar custodios, o podía rechazarla. En el caso de que el marido desconociese la paternidad sólo podía liberarse probando que él no era el padre. Si la mujer no comunicaba el embarazo al marido o no admitía a los custodios nombrados por éste, el marido podía desconocer su paternidad.

También el hijo, al alcanzar la pubertad, podía actuar para reclamar la paternidad de su padre.

TEMA 38

  1. LA TUTELA: CONCEPTO Y CARACTERES

Cuando un sui iuris tiene plena capacidad jurídica, pero se encuentra con la capacidad de obrar suprimida, necesita que otra persona ejecute su deficiencia. La persona que se va a encargar de suplir esa deficiencia será un tutor o un curator (dependiendo del caso).

Si se trata de personas menores de edad o de mujeres: tutela.

Si se trata de pródigos o locos: curatela.

Entre unos casos y otros no se pueden señalar grandes diferencias.

La tutela es un poder y potestad sobre la persona libre, otorgado y permitido por el Derecho Civil, para proteger a la persona que por su edad no puede defenderse por sí misma (tutela impuberum).

La tutela es una institución propia del ius civile cuya finalidad es la de defender a aquellas personas que, sin estar bajo potestas, no pueden defenderse por sí mismas. En época antigua la tutela era una potestad del paterfamilias (un poder más de la patria potestas) y no hacía falta nombrar a un tutor porque cuando moría un pater se ponía inmediatamente otro.

Lo que sucedió con el tiempo (sobre todo cuando cambió la concepción de la familia) es que el tutor venía nombrado en testamento.

Durante un tiempo se mantuvo que sólo un paterfamilias y un testamento podían nombrar a un tutor pero cuando evolucionó la familia se desgajó esta teoría y la tutela pasó a ser un derecho a favor del tutor a convertirse en una carga (un deber público) que incluso podía llegar a suponer gastos para el tutor.

  1. CLASES DE TUTELA

La distinción viene dada por como se nombra al tutor.

  • Tutela legítima ¨ La que viene dada por la ley. La ley dice a quien se debe nombrar tutor en determinados casos.

La clasificación de a quién se debe dejar como tutor aparece en las XII Tablas y coincide con el orden de llamamientos que efectúa la ley cuando se muere sin testamento:

    • Al heredes sui (el heredero de pleno derecho, quien va a continuar con la patria potestas).
    • Al adgnatus proximus (el pariente próximo).
    • A alguien del grupo gentilicio.
  • Tutela testamentaria ¨ Aquella tutela que establece un pater en su testamento.
  • Tutela dativa ¨ Aquellos casos en los que no lo hace ni la ley ni el testamento. El magistrado es el que dice quien va a ser el tutor.
  1. GESTIÓN DE LA TUTELA Y RESPONSABILIDAD DEL TUTOR

La gestión principal del tutor es la administración del patrimonio del pupilo.

El impúber para poder gestionar su patrimonio necesita la auctoritas tutoris.

El impúber mayor de 7 años podía realizar negocios jurídicos que exigiesen una contraprestación, pero sólo quedaba obligado si los finalizaba con la auctoritas tutoris (la autorización del tutor); si por el contrario el negocio se había concluido sin esta autorización la otra parte no podía exigir nada al pupilo.

A partir de Antonino se podía exigir que se devolviese la prestación para evitar que se produjese un enriquecimiento sin causa.

El pupilo sí que podía intervenir sin autorización en aquellos negocios que le supusiesen un enriquecimiento pero no una disminución del patrimonio.

Un menor de 7 años no podía participar en los negocios y la gestión la tenía que llevar a cabo un tutor como en un supuesto de representación indirecta. Este tutor le trasladaba los efectos del negocio al pupilo mediante actos posteriores.

Medios para exigir responsabilidad al tutor:

  • En los primeros tiempos se les exigía que prestasen garantía por medio de una stipulatio de que las cosas del pupilo iban a quedar a salvo. Si no cumplían se les aplicaba la actio ex stipulatu.
  • En la época de las XII Tablas hay dos acciones:
    • Accusatio suspecti tutoris ¨ Acción popular (la puede ejercitar cualquiera), infamante y que se dirige a remover al tutor infiel.
    • Actio de rationibus distrahendis ¨ Acción penal y privada que se dirige contra un tutor para que éste rinda cuentas de todo lo que ha defraudado al pupilo.
  • A finales de la República:
    • Actio tutelae ¨ La ejercita el pupilo al terminar la tutela para exigir responsabilidades por todos los daños y perjuicios causados al pupilo durante dicha tutela.

El tutor disponía de la actio tutelae contraria para dirigirse contra el pupilo, sobretodo para exigir que se le resarciesen los daños que la tutela le había conllevado.

  1. INCAPACIDADES Y EXCUSAS

En Derecho clásico los menores eran incapaces, y hasta avanzada la época clásica también las mujeres.

Los filiusfamilias eran incapaces porque no tenían la potestad del paterfamilias (no podían tener sometidos si ellos mismos ya estaban sometidos).

En Derecho justinianeo eran incapaces los menores, los obispos, los monjes y los deudores y acreedores del pupilo.

El tutor testamentario podía liberarse de la tutela declarando ante testigos que no quería realizarla.

El tutor dativo tenía que tener motivos graves para poder excusarse.

El tutor legítimo podía incluso llegar a ceder la tutela a un tercero (in iure cessio tutelae), pero si este tercero muere o cae en capitis deminutio revive la tutela para el cedente.

Excusas más habituales:

  • Ejercer cargos públicos u oficios de utilidad pública.
  • Razones personales
    • Tener 70 años cumplidos.
    • Ser extremadamente pobre.
    • Ignorancia total.
    • Enfermedad grave.
  • Cargas familiares: Tener ya tres hijos o tres tutelas.
  • Determinados privilegios: Aquellos atletas que habían ganado alguna competición, los veteranos de guerra…

  1. TUTELAS DE LAS MUJERES

Las mujeres sui iuris en época justinianea estaban sometidas a tutela, pero en época clásica esto desapareció porque los juristas no entendían que las mujeres sui iuris pudiesen estar sometidas a tutela.

En época antigua se decía que la mujer tenía que estar bajo tutela por dos razones:

  1. Porque si no podían ser paterfamilias tenían que estar sometidas como todos al poder y también a la tutela del pater.
  2. Por su presunta dejadez en ciertos aspectos: administración económica.

  1. CURATELA

La curatela es básicamente lo mismo que la tutela pero en unos supuestos determinados.

Ya en las XII Tablas aparece atribuida la curatela a los familiares próximos o en su defecto a los del grupo gentilicio.

La finalidad de la curatela es proteger a los sui iuris por su incapacidad.

Al curator lo nombraba el pretor o el praefectus urbi en Roma, y en las provincias el gobernador.

En Derecho Justinianeo curatela y tutela se equiparan.

El curator se encargaba de gestionar los bienes de los incapaces. La regulación de esta gestión se lleva a cabo por medio de la actio negotiorum gestorum.

Hay 3 tipos de curatela:

  1. Cura minorum (de los menores) ] Para gestionar el patrimonio o ayudar en la gestión de aquellos menores de 25 años y mayores de 14, porque se entendía que en estas edades existía cierta debilidad mental (falta de madurez) para poder gestionar su propio patrimonio.

El magistrado podía ordenar que el negocio realizado con un menor de 25 años se restituyera a su situación primitiva por medio de la restitutio in integrum ob aetatem. Se trata de proteger a personas púberes pero no todavía mayores de edad, por esto se daba la curatela desde la pubertad hasta los 25 años, edad en que se supone que el menor alcanzaba la mayoría de edad y de facultades.

Desde la pubertad a los 25 años, estas personas podían pedir al magistrado el nombramiento de un curator que las asistiera en sus negocios. El consentimiento prestado por el curator en los negocios del menor sirve para hacer inaplicables las disposiciones dictadas en beneficio de los menores, garantizando a la otra parte la validez del negocio concluido.

  1. Cura furiosi (de los locos) ] Consiste en la gestión preocupada del patrimonio de un demente, de un enfermo mental. Esta gestión, al igual que en la tutela, se atribuía a un adgnatus proximus (pariente próximo) o a alguno de su grupo gentilicio. Se nombraba a un curator siempre y cuando ese demente no tuviese ya un tutor.
  2. Cura prodighi (de los pródigos: aquellos que dilapidan su patrimonio sin ser conscientes de su gasto) ] Se nombraba curator prodighi a la persona que iba a ser heredero del pródigo. El curator prodighi sólo tenía la facultad de administrar los bienes del pródigo, en cuanto que cualquier otro acto jurídico que no concerniese a los bienes podía ser libremente realizado por el pródigo, es decir, podía realizar actos que mejorasen su condición económica (aceptar pagos, recibir herencias), pero no actos que la empeorasen. Para estos actos dispositivos el magistrado con un decretum establecía la figura del curator.

TEMA 39

  1. OBJETO DEL DERECHO HEREDITARIO

El derecho hereditario es la parte del ordenamiento jurídico que está compuesta por un conjunto de normas que tienden a regular el patrimonio del que era titular el causante (difunto), y que por el hecho de su fallecimiento se originan unas nuevas relaciones jurídicas.

El derecho hereditario exige la desaparición de una persona física, a la cual están supeditadas unas relaciones jurídicas.

La sistematización del derecho hereditario como parte del Derecho romano privado es moderna, los juristas romanos no siguieron esta sistematización.

En la evolución del derecho hereditario se distinguen tres etapas:

 Regulado por el ius civile ¨ Derecho hereditario muy formalista que se basa en los antiguos quirites.

‚ Epoca clásica ¨ Se manifiesta un dualismo ius civile – ius honorarium. Va a haber dos sistemas hereditarios, el que marca el Derecho civil (hereditas) y el que marca el Derecho honorario (bonorum possessio).

ƒ Epoca justinianea ¨ El derecho hereditario aparece regulado en las novelas (nuevas constituciones) donde el dualismo desaparece y las características de este derecho hereditario son casi iguales a las de hoy.

El derecho hereditario tiene por objeto la regulación de las relaciones jurídicas de una persona a partir del momento de su muerte. Equivale a la sucesión mortis causa (sucesión por causa de muerte).

Una sucesión se produce cuando alguien se coloca en el lugar de otro. Esta sucesión puede ser mortis causa o inter vivos (como es el caso de la adrogatio). En el caso del derecho hereditario lo que importa es cuando se sucede a alguien por causa de muerte. Para hablar del derecho hereditario, y por tanto de la sucesión mortis causa hay que hablar de la muerte física de una persona.

  1. HEREDITAS: CONCEPTO Y ESTRUCTURA JURÍDICA

La hereditas es una institución propia de los antiguos romanos, establecida y regulada por el Derecho civil.

Este término –hereditas– tiene dos acepciones:

  1. Todos los bienes, derechos y obligaciones dejadas por el fallecido (causante).
  2. Sucesión. El heredero es quien continúa la titularidad de las cosas del causante.

El llamado a recibir la herencia es el heres (heredero), aquella persona a la que se le reconocen y conceden todos los derechos tras la muerte del causante.

Dentro de la hereditas hay que tener en cuenta dos sujetos:

  1. Causante o difunto ¨ Aquel de cuya sucesión se trata.
  2. Heres ¨ Quien se va a hacer titular de las relaciones jurídicas. En la época más antigua éste era quien continuaba con la carga política de la familia (heredes sui).

La hereditas es la sucesión mortis causa regulada por el Derecho Civil.

  1. SISTEMA PRETORIO DE SUCESIÓN HEREDITARIA: LA BONORUM POSSESSIO

El sistema pretorio (bonorum possessio) es un sistema análogo al del Derecho Civil por el cual el pretor fue concediendo la herencia a los parientes cognaticios (parientes de sangre).

El bonorum posesor no era un heredero, sino que simplemente el pretor lo colocaba en una situación análoga a la del heredero. Sólo se es heredero a través del Derecho Civil. La bonorum possessio surgió cuando se perdió el carácter político de la organización familiar.

La obra del pretor no tenía por objeto reformar el derecho hereditario, el pretor colocaba en posesión de los bienes a quien él consideraba con más derechos para ser heredero. La bonorum possessio (posesión de los bienes) consiste en la adjudicación interna de las cosas hereditarias a fin de facilitar un proceso posterior en el que se iba a discutir quien era el heredero auténtico. Esta posesión podía ser de carácter temporal o perpetuo. La bonorum possessio es la adquisición de las cosas hereditarias concedida por el pretor.

El pretor miraba quien estaba en mejor situación para ser heredero y a esa persona es a quien le entregaba los bienes, pero esto no impedía que otras personas pudiesen ejercitar la acción de petición de la herencia (hereditas petitio).

El bonorum posesor estaba protegido por el interdicto quórum bonorum, que tutelaba su posesión de los bienes de la herencia.

Clases de bonorum possessio:

  • Bonorum possessio secundum tabulas ¨ Aquella posesión de bienes concedida por el pretor a quienes aparecen en el testamento.
  • Bonorum possessio sine tabulis ¨ Cuando el pretor otorga los bienes a falta de testamento.
  • Bonorum possessio contra tabulas ¨ Cuando el pretor otorga los bienes en contra del testamento (a quien no aparece en el testamento).
  • Bonorum possessio cum re ¨ El poseedor de los bienes tiene preferencia sobre el heredero civil.
  • Bonorum possessio sine re ¨ El poseedor de los bienes no tiene preferencia sobre el heredero civil.
  • Bonorum possessio edictalis ¨ Si viene dado en un edicto del pretor.
  • Bonorum possessio decretalis ¨ Si viene dado en un decreto.

  1. EVOLUCIÓN Y PROCESO DE FUSIÓN DE AMBAS

En un principio el sistema civil de sucesión hereditaria era único y exclusivo. Este sistema tenía dos elementos principales:

  1. Daba un valor especial a la agnatio en la sucesión.
  2. Daba una prominencia extraordinaria y un valor formalístico a la institución testamentaria.

Frente a este sistema el pretor va introduciendo reformas que vistas en perspectiva terminarán por crear un sistema hereditario perfecto, de manera que con el paso del tiempo nos encontramos con dos sistemas: el sistema civil propio y el que crea el pretor aparte. El derecho hereditario formado por el pretor tiene dos características:

  1. El pretor nunca puede nombrar herederos porque esa condición sólo la otorga el Derecho Civil. El pretor sólo puede colocar a alguien en una situación análoga a la del heredero.
  2. El pretor termina creando un sistema hereditario dentro del cual engloba al sistema civil y lo va adaptando.

Dentro de la evolución de este sistema que crea el pretor se va produciendo una superación del ius civile pero sin llegar a derogarlo, para ello se va dando preferencia a los unidos por lazos de sangre (cognatio) frente a los unidos por lazos de sumisión (agnatio).

El sistema hereditario civil era muy formalístico y por eso empieza a utilizar el sistema previsto por el pretor (sistema mucho más simple).

El pretor lo que hizo fue suavizar el formalístico sistema civil pero sin derogarlo y esto provocó que ambos sistemas se fuesen interrelacionando. Cuando surgían roces entre ambos el pretor era quien decidía a quien había que adjudicar los bienes.

TEMA 40

  1. LA DELACIÓN: LLAMADA POR LEY Y LLAMADA POR TESTAMENTO

A la muerte del causante se abre la sucesión y hay que llamar a heredar.

La delación (delatio) es el ofrecimiento, el llamamiento al heredero para que acepte la herencia.

En Derecho Romano sólo se llama a heredar a los herederos voluntarios.

La llamada a heredar se puede producir de tres formas:

  1. Por testamento.
  2. Por ley o falta de testamento (sucesión ab intestato) ¨ Cuando no existe testamento, o cuando existiendo éste no despliega efectos (es nulo, los herederos no aceptan la herencia…). En estos casos la voluntad del causante la suple la ley. En los supuestos de sucesión ab intestato el orden de llamamiento que efectúa la ley es:
    1. Al heredes sui.
    2. A los parientes próximos.
    3. A la gente del grupo gentilicio.

Estas dos formas de llamar, el llamamiento testado y el intestado son absolutamente incompatibles: “una persona no puede morir a la vez testada e intestada”. Esto tiene importantes efectos:

  • El testamento tiene que contener la institución de herederos. Si no contiene la institución de herederos el testamento es nulo.
  • Mientras exista la posibilidad de una sucesión testada no se abre nunca la sucesión ab intestato (excepción: el testamento militar).
  1. Sucesión legítima contra testamento (sucesión forzosa) ¨ Cuando aún habiendo testamento algún hijo no ha sido llamado. En este caso se ha incumplido el ordenamiento y el hijo va a ser llamado a la herencia.

El hijo que no ha sido nombrado heredero y tampoco ha sido desheredado expresamente tiene derecho a la “legítima”. La legítima es la porción de bienes de los cuales el padre no puede disponer completamente porque la ley los reserva para los hijos.

Cuando un hijo no había sido llamado a la herencia y tampoco había sido desheredado se entendía que el padre había faltado a su officium y este hijo podía impugnar el testamento por medio de la denominada querela inofficiosi testamenti (“reclamación de testamento inoficioso”).

  1. CARÁCTER PERSONAL DE LA DELACIÓN: IN IURI CESSIO HEREDITATIS

La delación tiene un carácter personal, no es transmisible.

Si el que ha sido llamado a la herencia muere antes de aceptarla, esa delación no se transmite a los herederos, sin embargo esto comenzó a tener numerosas excepciones y así por ejemplo se les permitió a los herederos del llamado que ejercitasen una restitutio in integrum para que la herencia pasase a ellos.

Lo que si existió fue la sucesión en la delación:

  1. Transmissio ex capite infantiae ¨ Si el menor de 7 años que ha sido llamado a una herencia muere antes de asirla, ese derecho para a su padre.
  2. Transmissio teodosiana o transmissio ex iure sanguinis ¨ Si aquel que ha sido nombrado heredero por un ascendente muere antes de que se abra el testamento, ese derecho pasa a un descendiente suyo.
  3. Transmissio ex iure patriae ¨ El paterfamilias tiene derecho a adir la herencia a la que es llamado un hijo y que éste rechaza.
  4. Transmissio iustinianea ¨
    1. Si el llamado a una herencia muere sin asirla antes de transcurrido un año, sus herederos tienen el tiempo que quede de ese año para aceptar la herencia.
    2. Si la persona llamada a una herencia muere sin tener conocimiento de esa llamada, sus herederos tienen todo un año para aceptar dicha herencia.

En relación con el carácter personal de la delación se plantea el problema de la in iure cessio hereditatis. La herencia se puede adquirir por in iure cessio, es decir utilizando un sistema de transmisión de la propiedad. Se puede ceder a un tercero la herencia por medio de una in iure cessio. Si alguien acude al magistrado a reclamar una herencia (hereditatis petitio) y el heredero no su opone, el magistrado le concedía el título de heredero a este tercero.

La in iure cessio hereditatis sólo se puede efectuar antes de que se haya aceptado la herencia (ante aditionem), porque si el heredero ha aceptado ya la herencia no se está transmitiendo el título de heredero, sino que lo que se está transmitiendo es un conjunto de bienes.

Esta figura desapareció cuando desapareció el procedimiento formulario.

  1. HERENCIA YACENTE

Es la situación de la herencia desde que muere el testador hasta que la aceptan los herederos. Los aumentos o disminuciones de herencia en este periodo de tiempo repercuten en el patrimonio hereditario. Esta herencia es en sí misma una persona jurídica.

  1. USUCAPIO PRO HEREDE

Es la adquisición de la herencia por la posesión continuada de la misma durante el tiempo necesario para usucapir (1 año). Esta usucapio se podía dar incluso aunque existiesen auténticos herederos.

Para que se produjese la usucapio pro herede era imprescindible un requisito: tener la capacidad de ser heredero.

Esta figura se creó para forzar a los herederos auténticos a que manifestasen en el plazo de un año si aceptaban o no aceptaban la herencia.

Al principio se permitía que esta usucapio pro herede se diese incluso sin que existiese buena fe.

En el siglo II d. C. (en tiempos de Adriano) esta figura desapareció y la usucapio quedó sólo para la transmisión de la propiedad de los bienes.

  1. ADQUISICIÓN DE LA HERENCIA: HEREDES NECESARII Y HEREDES VOLUNTARII

Hay que distinguir 3 categorías de herederos:

  1. Herederos necesarios ¨ Es el esclavo al que se le nombra heredero en testamento y a la vez pasa a ser libre por manumisión. Este esclavo se hace libre y heredero en el mismo momento de la muerte del causante aunque no quiera, es decir, incluso en contra de su voluntad.

Muchas veces el esclavo al que se nombraba heredero tenía que hacer frente a deudas, pero se permitía que el heredero necesario conservase aquellos bienes que hubiese adquirido tras la muerte del patrono y separase los bienes propios de los herederos para no verse obligado a hacer frente a la deuda con su propio patrimonio.

  1. Herederos suyos y necesarios ¨ Eran los herederos de la propia casa, herederos domésticos, descendientes legítimos. Eran los descendientes sometidos a la patria potestas del causante. En vida del causante ya son casi dueños porque contribuyen a incrementar el patrimonio. No reciben una herencia ex novo, sino que se produce una continuatio dominio. Son herederos necesarios porque se hacen herederos a pesar de su voluntad, pero estos podían liberarse de la herencia por medio del beneficium abstinendi.
  2. Herederos extraños o voluntarios ¨ Son aquellos a los que se les va a llamar a heredar y que no son descendientes legítimos. Estos herederos extraños o voluntarios necesitan hace la aceptación de alguno de los modos previstos. Cuando se les llamaba a heredar éstos disponían de un tiempo para deliberar si aceptaban o no la herencia (spatium deliberandi). Esta figura del spatium deliberando se va a completar con el beneficium inventarii.

 

 

 

  1. BENEFICIUM ABSTINENDI

El beneficium abstinendi es una facultad reconocida por el pretor a los heredes sui et necessarii y consiste en que se permite a estos herederos abstenerse de intervenir en la herencia. De este modo los herederos suyos y necesarios no van a responder de las deudas del difunto.

Si los heredes sui et necessarii se abstienen de intervenir en la herencia serán considerados como herederos extraños o voluntarios.

Este derecho lo podía disfrutar incluso el impúber que ya hubiese dispuesto de los bienes de la herencia.

  1. ACEPTACIÓN DE LA HERENCIA: MODOS Y EFECTOS

La herencia sólo la pueden aceptar o rechazar los herederos extraños o voluntarios.

Modos de aceptar la herencia:

  • Cretio ] Declaración formal, solemne y realizada ante testigos, que suponía la aceptación de la herencia. En ocasiones este modo era impuesto por el propio testador y se le daba al heredero un plazo de 100 días para aceptarlo.
  • Pro herede gestio ] (Gestión de los bienes como heredero). Se lleva a cabo sin solemnidades, usando los bienes como si fuese un heredero más. La pro herede gestio supone realizar actos, comportamientos, gestiones, que dejan muy claro que se quiere aceptar la herencia.
  • Aditio nuda voluntate ] (Manifestación simple de voluntades). Es un modo de aceptación de la herencia de compleja explicación porque se confunde con la pro herede gestio. Consiste en una simple manifestación de voluntad de aceptar la herencia, realizada sin solemnidades.

Por lo que se refiere a la herencia pretoria, la bonorum possessio se adquiere como consecuencia de dos actos distintos:

  • La petición al pretor del interesado para que le ponga en posesión de los bienes hereditarios.
  • La efectiva puesto en posesión ordenada por el magistrado.

Por eso en la bonorum possessio no puede hablarse en puridad de delación testamentaria ni legítima, porque siempre es el pretor quien concede esta posesión. En Derecho justinianeo, producida la fusión entre el ius civile y el ius honorarium, toda herencia se adquiere por aceptación.

Efectos de la aceptación de la herencia:

  • “El heredero es el nuevo titular del patrimonio hereditario”. La regla general es que el heredero se coloca al frente de todas las relaciones jurídicas de las cuales era titular el difunto, sin embargo existen 2 limitaciones a esta regla general:
    • Hay relaciones jurídicas en las cuales para suceder se exige no sólo la condición de heredero, sino también la condición de hijo (derecho de sepulcro).
    • Hay relaciones jurídicas que no son susceptibles de sucesión porque se extinguen con la muerte del titular (derechos reales de usufructo y de uso, obligaciones derivadas de la comisión de un delito, obligaciones que derivan de las relaciones de amistad).

También hay ocasiones en que la voluntad de las partes hacen intransmisibles determinadas obligaciones que para el Derecho sí son transmisibles.

La posesión tampoco se hereda.

  • Otro efecto importante es que el heredero también hereda las deudas del difunto. Si el heredero acepta la herencia va a asumir les deudas frente a los acreedores. Según el principio romano “ultra vires hereditatis”, el heredero tenía que hacer frente a las deudas del difunto incluso con su propio patrimonio.

Los acreedores del difunto acudirían junto con los acreedores del heredero (si los tuviese) contra la misma persona.

Cuando una persona hereda se produce una confusión de dos patrimonios y se crea un patrimonio único. Si los acreedores del difunto o el propio heredero no querían que se mezclasen los patrimonios tenía a su disposición algunos remedios:

    • Remedios para los acreedores:
      • Separatio bonorum ] Separación de patrimonios. Al evitar la confusión de patrimonios cada patrimonio hace frente a sus deudas.
    • Remedios para el heredero:
      • En Derecho clásico no hubo remedios legales para el heredero, lo único posible eran acuerdos privados entre el heredero y los acreedores (el heredero aceptaba la herencia pero con la condición de que hubiese una disminución proporcional de los créditos).
      • En Derecho justinianeo se introdujo a favor del heredero el llamado beneficium inventarii que se unió a la separatio bonorum.

  1. RENUNCIA A LA HERENCIA

Solo puede renunciar a la herencia aquel que ha sido llamado.

Según el ius civile la renuncia a la herencia sólo es posible para el heredero extraño o voluntario.

La renuncia es un acto sin forma que tiene los mismos efectos que la aceptación. Es un acto irrevocable salvo en el supuesto de que el que haya aceptado la herencia sea un menor de 25 años (restitutio in integrum ob aetatem), o en el caso de que haya mediado dolo o violencia física.

  1. SPATIUM DELIBERANDI Y BENEFICIUM INVENTARII

Spatium deliberandi

El ius civile no marcó ningún plazo para aceptar la herencia. Esto necesitaba ser modificado y por eso el pretor, en interés de los acreedores del difunto, estableció el spatium deliberando. El spatium deliberando es el espacio de tiempo concedido a los herederos para pensar si aceptaban o no la herencia.

Fijado este plazo los acreedores podían llamar al heredero frente al magistrado y preguntarle si quería ser heredero.

Comenzó dándosele al heredero un plazo de 100 días y transcurrido ese plazo sin ninguna respuesta por su parte se consideraba que éste renunciaba a la herencia. Sin embargo Justiniano modificó esto entendiendo que si se pasaba el plazo sin respuesta es que el heredero aceptaba la herencia.

Los plazos de este spatium deliberando cambiaron, y así mientras los jueces solían dar 9 meses, el emperador solía conceder 1 año.

Beneficium inventarii

El beneficio de inventario se creó para evitar el inconveniente de aceptar una herencia llena de cargas. Se valora, se hace un inventario de la herencia para que el heredero sólo responda en los límites del patrimonio hereditario.

El inventario había que comenzarlo a los 30 días de ser llamado a la herencia y tenía que se redactado en 60 días (cuando los bienes con los que se tenía que hacer el inventario estaban lejos se concedía un año).

Este inventario se hacía en presencia de un tabularius (un notario) y de testigos.

Efectos del beneficium inventarii:

  1. No se produce la confusión hereditaria.
  2. El heredero se podría dirigir contra la herencia si fuese acreedor del difunto.

Una vez concluido el inventario se podía comenzar la venta de cosas del patrimonio hereditario para ir saldando las deudas.

TEMA 41

  1. CONFUSIÓN HEREDITARIA: PATRIMONIO DEL CAUSANTE Y PATRIMONIO DEL HEREDERO

La adquisición de la herencia lleva consigo la transmisión en bloque del patrimonio del difunto (todas las relaciones jurídicas activas y pasivas).

El heredero se hace titular del nuevo patrimonio y se produce la confusión hereditaria, ya que a partir del momento de adquisición de la herencia se confunden ambos patrimonios.

Consecuencias de la confusión hereditaria:

  1. La extinción de todas las relaciones jurídicas que existían entre el difunto y el heredero (por ejemplo, las deudas entre ambos).
  2. La confusión se produce por la adquisición. Si el heredero no llega a adquirir la herencia no se confunden los patrimonios. La confusión se puede dar en herencias sucesivas, los patrimonios se pueden confundir en el último heredero. (Si Ticio es heredero de Cayo y Cayo lo es de Servio los patrimonios se confunden en el último heredero).
  3. Los acreedores del difunto concurren con los acreedores del heredero.

Como remedios generales contra la confusión hereditaria funcionaron la separatio bonorum, y la satisdatio suspecti heredis.

La satisdatio suspecti heredis es una garantía con fiadores de que el heredero va a hacer frente a las deudas.

Si los acreedores del difunto piden la separatio bonorum y luego cuando se ejecuta no se consiguen satisfacer todas las deudas ¿pueden ir los acreedores contra el heredero para que éste les satisfaga lo que falta?

Sólo podrían dirigirse contra el heredero aquellos acreedores que no hubiesen pedido la separatio bonorum.

  1. ACRECIMIENTO

El acrecimiento se produce cuando varias personas son llamadas a una misma herencia.

El ius adcrescendi (derecho de acrecer) en la sucesión hereditaria significa que cuando varias personas son llamadas a la misma herencia y uno de ellos muere antes de la adición, o renuncia a la herencia, o es incapaz de heredar, su cuota no se pierde ni pasa a los herederos ab intestato, sino que acrece al resto de herederos llamados a dicha herencia.

En el derecho hereditario es importante distinguir si la llamada a los herederos era conjunta o separada, es decir, si a cada uno de ellos se les llama a la totalidad de la herencia, o si cada heredero tiene designada su cuota. En el primer caso, en la llamada conjunta, al haber pluralidad de herederos habrá que repartir la herencia, mientras que en el segundo caso, en la llamada separada, cada heredero tiene designada su cuota y por tanto no existirá el derecho de acrecer.

El acrecimiento se da tanto en la sucesión testada como en la intestada. En la sucesión intestada se da el derecho de acrecer en cuanto hay pluralidad de herederos. En la sucesión testada cuando varias personas son llamadas y alguno no adquiere, la cuota vacante se reparte proporcionalmente entre el resto. Si hay posibilidad de sucesión testada no se abre nunca la intestada.

En el caso de que el testador al redactar el testamento se olvidase de incluir en éste algún bien no se abre la sucesión intestada, sino que dicho bien acrece a los herederos testamentarios.

El acrecimiento se da entre coherederos o entre colegatarios.

En tiempos de Augusto se estableció que los casados sin hijos, los solteros y los viudos no podían heredar y por tanto ese patrimonio acrecía al resto de coherederos. En el caso de que no hubiese más herederos dicho patrimonio pasaría al erario público.

  1. COLLATIONES

Las collationes son aportaciones de bienes que tiene que hacer un heredero para evitar situaciones de manifiesta injusticia en relación con los otros herederos.

Los supuestos estudiados por los juristas romanos son de tres tipos:

  1. Collatio bonorum mencipati.
  2. Collatio dotis.
  3. Collatio descendentium.

La collatio bonorum emancipati y la collatio dotis se daban en Derecho clásico en los supuestos de sucesión intestada y de sucesión contra testamento. En Derecho justinianeo se extendió también a los casos de sucesión testamentada.

Collatio bonorum emancipati

Cuando el pretor llamaba a heredar a los hijos emancipados junto con aquellos que habían estado sometidos a la potestad del pater se creaba una clara injusticia porque mientras unos habían dispuesto de su propio patrimonio y habían adquirido bienes para sí mismos, los otros habían trabajado y adquirido bienes para el pater. Por tanto se estaría cometiendo una injusticia si la herencia se repartiese de manera igualitaria entre todos.

La solución que dio el pretor fue la de obligar a los hijos emancipados que iban a heredar a aportar todo el patrimonio que hubiesen adquirido desde que se emanciparon (no tenía por qué ser una aportación real, simplemente era para realizar los cálculos). De este modo puede que el hijo emancipado adquiriese sólo una pequeña parte de la herencia.

El hijo emancipado debía prestar una garantía, una caución de que aportaba sus bienes. La collatio bonorum emancipati sólo se da por los emancipados a favor de los sui heredes, nunca se da entre emancipados.

Collatio dotis

La mujer siempre debe colacionar su dote, el patrimonio que aportaba el padre en razón del matrimonio. La dote es una liberalidad paterna que otros hijos no habían recibido.

Se trata de evitar desigualdades entre los herederos suyos y los emancipados.

En el reparto hereditario se tenía en cuenta la dote dada por el padre a la hija, pero no la dote dada por un tercero.

Collatio descendentium

Es una figura de Derecho postclásico (en esta época todos los hijos, incluso los sometidos, ya disponían de su propio patrimonio).

Consiste en aquellas aportaciones que tienen que hacer los herederos según las liberalidades que hubiesen recibido del padre (donaciones, ventas fingidas…). Se trata de evitar las desigualdades ocasionadas por las liberalidades del pater en vida.

  1. COMUNIDAD HEREDITARIA Y DIVISIÓN DE LA HERENCIA

Cuando hay más de un heredero, cuando hay pluralidad de herederos se produce la comunidad hereditaria.

Este hecho hace surgir una situación de condominio sobre las cosas hereditarias.

Las comunidades hereditarias tienden a desaparecer ya que el fin siempre es la división de la herencia. Del condominio o copropiedad universal (de todos los bienes) se va a pasar a la división de la herencia. Antes de la división todos los herederos son dueños de la totalidad de la herencia.

A partir de las XII Tablas existe una acción para la división de la herencia, la actio familiae erciscundae.

La herencia se puede dividir de tres maneras:

  1. División pactada o voluntaria ] Todas las partes se ponen de acuerdo y dividen los bienes (forma convencional).
  2. División judicial ] Se plantea la actio familiae erciscundae o acción de partición de la herencia. Esta acción la puede utilizar cualquier heredero que haya aceptado la herencia y que reconozca al resto de herederos. La actio familiae erciscundae es una acción doble, todos a la vez son demandantes y demandados. El objeto de esta acción es todo el patrimonio hereditario. El juez debe tener en cuenta la divisibilidad o indivisibilidad de los bienes. Se trata de poner fin a la relación hereditaria y a todas las relaciones jurídicas que se hayan producido. Se tienen en cuenta los aumentos de la herencia, las disminuciones, los daños causados, etc.
  3. División realizada por el causante ] Que el testador haya hecho él mismo la división, que el propio testador haya hecho la distribución de los bienes hereditarios entre sus herederos, lo que se llamó divisio parentum inter liberos.

Siempre que haya una sucesión hereditaria ha de haber una regulación efectiva de los créditos.

  1. ACCIONES HEREDITARIAS

Medios de los que dispone un heredero para tutelar su derecho como heredero:

  1. Hereditatis petitio (o acción de petición de la herencia) ] Dispone de ella el heredero para reclamar su parte de la herencia.

Se representaba como una vindicatio y terminó siendo una reivindicatio. En la época republicana la acción de petición de herencia se ejercitaba a través de la legis actio sacramento in rem con la que el heres reclamaba los objetos hereditarios del poseedor abusivo.

En la época clásica, el procedimiento se instauraba ante el tribunal de los Centumviri. El demandante era el heredero civil y la tenían como acción útil los fideicomisarios e incluso el erario. El demandado será aquel que posea la herencia pretendiendo ser heredero, pero posteriormente está acción se podía dirigir contra cualquier poseedor de los bienes hereditarios. Las consecuencias variaban dependiendo de su se estaba poseyendo de buena o mala fe. Habrá un agravante si la posesión se continúa hasta después de la litis contestatio. Justiniano incluyó esta acción entre las acciones de buena fe y la consideró como una acción mixta. Se podía dirigir contra los poseedores ficticios y contra el ius posesor (poseedor de derechos).

  1. Interdictum quórum bonorum ] Medio de tutela de los derechos que tiene el bonorum posesor (es un interdicto porque la posesión se protege con interdictos).

La finalidad del interdictum quórum bonorum es lograr la restitución de la herencia. Se podía intentar la restitución de los bienes y se podía utilizar contra aquél que se hubiese servido de la usucapio pro herede.

Cuando se fundieron la herencia pretoria y la civil, Justiniano fundió el interdictum quórum bonorum con la hereditatis petitio.

  1. Interdictum quod legatorum (interdicto de por lo legado) ] El legado es una disposición testamentaria por la que se atribuyen derechos pero sin atribuir el título de heredero.

Los bienes del legado han de ser entregados por los propios herederos.

El legatario no puede ocupar por sí mismo los bienes legados, sino que debe pedir la entrega al poseedor hereditario.

Si el legatario, sin estar capacitado para entrar en posesión de los bienes, lo hace, los herederos pueden reclamar al legatario esos bienes a través del interdictum quod legatorum.

El interdictum quod legatorum es el interdicto que tienen los herederos para reclamar al legatario aquellos bienes en cuya posesión ha entrado irregularmente.

Este interdicto es un interdicto restitutorio.

TEMA 42

  1. SUCESIÓN TESTAMENTARIA

La sucesión testamentaria es el tipo de sucesión más habitual.

Una persona (testador) dispone mediante testamento que es lo que quiere que se haga con sus bienes, con su patrimonio, tras su muerte.

La voluntad escrita no se puede modificar siempre y cuando sea conforme a la ley.

La sucesión por testamento implica proyectar hacia el futuro la voluntad del testador.

  1. EL TESTAMENTO: CONCEPTO Y CARACTERES

Se han dado numerosas definiciones del término testamento.

Se ha definido testamento como “un acto jurídico unilateral por medio del cual se instituyen herederos”.

Otra definición de testamento es la que aparece en las Instituciones de Gayo, donde se define testamento como “un testimonio de voluntad” (testatio mentis).

Según Ulpiano, “el testamento es una manifestación legítima de nuestro pensamiento que se hace solemnemente para que valga después de la muerte”.

Modestino en D. 28, 1, 1 dice: “El testamento es una manifestación de nuestra voluntad conforme al Derecho, en la que manifestamos lo que queremos que se haga después de nuestra muerte”.

Sin embargo, en estas definiciones no se hace alusión al requisito esencial del testamento, que es la institución de herederos. Por lo tanto la mejor definición de testamento es: “el testamento es un acto personalísimo, libre y revocable, mediante el cual el testador, instituyendo herederos, otorga disposiciones referentes a su patrimonio que desplegarán plenos efectos después de su muerte”.

Características del testamento:

  • Es personalísimo ] No se puede hacer por mandatario, lo tiene que hacer cada uno en persona.
  • Es libre ] A nadie se le obliga a hacer testamento.
  • Es un acto revocable ] El testamento se puede modificar tantas veces como se quiera.
  • Es un acto civil ] Para uso exclusivo de los cives romanos.
  • Es unilateral ] La voluntad emana de una sola parte, de una sola persona (testador).
  • Es un acto solemne ] Exige requisitos: testigos, formalidades…
  • Es un acto mortis causa ] Sólo despliega efectos tras la muerte de una persona.
  • Se instituyen herederos ] Si el testamento no tiene la institución de herederos dicho testamento es nulo, no despliega ningún efecto.

  1. DIVERSAS FORMAS DE TESTAMENTOS
  • En el Derecho de la época más antigua existían 3 tipos de testamento:
  1. Testamentum in calatis comitiis ] Testamento en los comicios calados. La designación de heredero se realizaba ante los comicios reunidos en asamblea, la cual estaba presidida por el pontífice máximo. Estos comicios se reunían dos veces al año, el 24 de marzo y el 24 de mayo. Ante los comicios reunidos en asamblea un paterfamilias declaraba solemnemente a qué persona instituía heredero.
  2. Testamentum in procinctu ] Era el testamento que se autorizaba a hacer a los soldados ante el ejército reunido en armas. Se hacía antes de marchar a la guerra.

La diferencia con el anterior es que en lugar de hacerse ante los comicios se hacía ante el ejército. Esto evolucionó y con el tiempo se permitió que se hiciese ante un grupo de compañeros de armas. El problema de este tipo de testamento es la prueba, ya que si los soldados morían no quedaba prueba de este testimonio.

  1. Testamentum per aes et libram ] Consistía en hacer una mancipatio con la herencia. Aparecía un sujeto (el familiae emptor) que se comprometía a llevar a cabo la voluntad del otro cuando éste falleciese y se realizaba una venta ficticia del patrimonio hereditario. No se estaba vendiendo realmente el patrimonio, sino que el acto que se realizaba era para llevar a cabo la voluntad del difunto.

El problema de este testamento es que únicamente se apoya en la confianza.

  • En el Derecho honorario o pretorio se dispuso que el testamento debía hacerse por escrito (en unas tablillas) y que tenía que ser firmado por 7 testigos. A aquel que se presentase con las tablillas ante el pretor se le iba a otorgar la bonorum possessio.
  • En el Derecho imperial se creó el testamentum tripertitum que era un tipo de testamento escrito por el testador ante 7 testigos que debían sellarlo y firmarlo, después se cerraba y se volvía a sellar y a firmar.
  • En época de Justiniano se admitieron dos tipos de testamentos:
  1. Público:
    1. Judicial ] Lo efectuaba el testador manifestando su voluntad ante un magistrado, el cual elaboraba un acta reflejando dicha voluntad.
    2. Principi oblatum ] El testador entregaba un texto con su última voluntad a la cancillería imperial para que allí se guardase en sus archivos hasta que muriese.
  2. Privado:
    1. Oral.
    2. Escrito.

En ambos casos, tanto en el oral como en el escrito, el testamento requiere la presencia de 7 testigos y además, se debe realizar sin interrupciones (en unidad de acto). El testamento escrito lo puede hacer el testador de su puño y letra (testamento ológrafo) o dictándoselo a otro (testamento alógrafo).

Testamentos especiales:

  1. Testamento militar ] Los militares no hacen testamento como el resto de los ciudadanos. Este tipo de testamento no respetaba la cláusula de que nadie podía morir en parte intestado y en parte testado. Para los bienes que no fuesen recogidos en el testamento se abría la sucesión ab intestato.

Este tipo de testamento está libre de formas, se exige menos solemnidades. El problema de este tipo de testamento se encuentra en su prueba.

  1. Testamento en tiempo de peste ] Como la peste es contagiosa se trataba de evitar el contagio a los testigos. No se necesitaba la presencia simultánea de los testigos.
  2. Testamento del ciego ] Dictado ante testigos a un tabularius (notario).
  3. Testamento del analfabeto ] Dictado ante testigos a un tabularius.
  4. Testamento rural ] Como en el campo había escasa población se exigía un número menor de testigos, solo 5 testigos.
  5. Testamento del sordomudo ] Realizado de su puño y letra y ante testigos.
  6. Testamentum parentis inter liberos ] Se creó en tiempos de Constantino. Consiste en que el padre deja dicha su última voluntad en un acto que no requiere testigos, pero en el que tiene que dejar muy claro que bienes deja a cada uno de los hijos. No se podían utilizar abreviaturas.

  1. TESTAMENTIFACTIO ACTIVA Y PASIVA

La testamentifactio activa es la capacidad para tener herederos, mientras que la testamentifactio pasiva es la capacidad para ser heredero.

Testamentifactio activa:

La testamentifactio activa es la actitud de hecho o de Derecho que debe tener una persona para poder tener herederos.

Esto exige en primer lugar ser ciudadano romano, ser sui iuris y ser libre, aunque con el paso del tiempo también se les concedió la testamentifactio activa a los filiusfamilias e incluso a los esclavos (para los peculios).

Como requisitos de hecho se exigía ser púber y estar mentalmente sano. Estos requisitos se exigían tanto en el momento de testar como en el momento de la muerte.

Si el testador entre el momento de hacer testamento y el momento de su muerte se encontraba en un intervalo lúcido podía revocar el testamento, podía modificarlo.

Testamentifactio pasiva:

La testamentifactio pasiva es la capacidad para ser heredero, la capacidad para recibir por testamento.

No todo el mundo tenía la capacidad para ser heredero. Para ser heredero se tenía que ser ciudadano romano, ser sui iuris (en ocasiones también se concedió la testamentifactio pasiva a aquellos que gozasen del ius commercii), y ser libre (cuando un esclavo heredaba lo hacía para su dueño). Estos requisitos eran necesarios en el momento de la aceptación, pero no en el de la delación.

Respecto a las mujeres, la lex Voconia les impedía ser herederas de un ciudadano cuyo patrimonio superase los 100.000 ases.

También existían impedimentos por motivos de celibato. Se impedía a los solteros, a los casados sin hijos y a los viudos que fuesen herederos al 100% de lo que habían sido llamados.

Cuando los esclavos adquirían lo hacían para su dueño y con el permiso de éste.

Cuando los hijos adquirían lo hacían para el pater.

Los peregrini no podían heredar de un ciudadano romano.

Los fideicomisos surgieron como una válvula de escape para poder heredar.

Si el testador nombraba a una persona incierta como heredero (los primeros que lleguen a mi funeral), dicho testamento no era válido.

Con Augusto las limitaciones aumentaron para los solteros, para los viudos y para los casados sin hijos.

Los conventos y las comunidades religiosas podían heredar de los clérigos y los monjes. Justiniano permitió las instituciones a favor de Jesucristo (a favor de la Iglesia) e impidió que los ateos y los herejes pudiesen heredar.

La capacidad para poder ser heredero se exigía en tres momentos:

  1. Cuando se redacta el testamento.
  2. En el momento de la muerte del testador.
  3. En el momento de la aceptación (si se es heredero voluntario).

Entre estos momentos la posible incapacidad no importa.

  1. INDIGNITAS

Que una persona sea considerada indigna significa que dicha persona no es merecedora de suceder a alguien. La indignidad para suceder implica privar a alguien de la posibilidad de ser heredero en determinadas circunstancias.

Causas de indignidad:

  1. Por asesinato del causante.
  2. Por no haber perseguido a los asesinos de una persona.
  3. Aquel que ponía en discusión el estatus de una persona.
  4. Aquel que en vida del causante ya ha donado su herencia. Aquel presunto heredero que, viviendo aún el causante, ha donado la parte de la herencia que iba a recibir.
  5. La impugnación del testamento.
  6. Cuando mediante dolo o mediante violencia se ha inducido a alguien a testar en una dirección determinada, o a modificar el testamento, o a no hacerlo.
  7. Aquel que hubiera establecido una relación conyugal ilegítima. (Por ejemplo, un magistrado que contrae matrimonio con una mujer oriunda del lugar en el que gobierna).

La indignidad implicaba que al indigno se le privase de los bienes. Estos bienes iban a parar al erario público (hasta tiempos de Antonino Pío).

El indigno podía aceptar la herencia pero tendría que hacer frente a las deudas y se iba a ver privado de los bienes.

En el momento de la delación es cuando se calificaba a una persona indigna.

  1. HEREDIS INSTITUTIO Y SUSTITUCIONES

En un testamento se pueden hacer multitud de instituciones: fideicomiso, legado, revisión de deudas, sustituciones, heredis institutio…

Las más importantes son la institución de heredero y las sustituciones porque ambas van dirigidas al nombramiento de herederos.

La heredis institutio es la solemne designación de heredero que se tenía que hacer mediante palabras solemnes y de forma imperativa. La heredis institutio debía preceder a cualquier otra disposición hereditaria. Sin la institución de heredero el testamento no sirve. La atenuación en la forma de designar al heredero (de “mando que Ticio sea heredero” a “quiero que Ticio sea heredero”) implica que se pierda el carácter imperativo y que por tanto muchas veces no quede claro quien es el heredero, lo que conlleva que el testamento sea nulo. Puede existir cierta dificultad en distinguir al heredero de otros destinatarios como por ejemplo legatarios, fideicomisarios,…

En Derecho clásico se consideraba heredero a aquel que se le designe con este nombre.

En Derecho postclásico se atendía a la forma del acto, a la voluntad del testador.

Reglas que se siguen para ver dicha voluntad:

  1. Se consideraba a alguien heredero cuando se le atribuía todo el patrimonio o una parte de éste (una cuota determinada).
  2. Si a alguien se le nombraba heredero en un codicilo (un añadido al testamento) se consideraba que lo que se había constituido realmente era un fideicomisario. No se podía nombrar herederos realmente en un codicilo.
  3. Si el causante dejaba bienes a una persona liberándola expresamente de las deudas se consideraba que se estaba instituyendo un legatario.

Mediante la heredis institutio se puede nombrar heredero a una o varias personas. El reparto de la herencia se hace por cuotas. Una cuota es una parte intelectual del patrimonio (sin representación de un bien físico). Cuando son varios los herederos y no hay atribuciones de cuotas, a todos los herederos se les esta nombrando herederos a partes iguales. Si hay asignación de cuotas puede ocurrir que:

  1. El patrimonio haya quedado perfectamente liquidado con esta asignación de cuotas.
  2. El patrimonio no se agote. La cuota no asignada se distribuye en virtud de las reglas de acrecimiento.
  3. Se supere el patrimonio, que se disponga más de lo que el patrimonio da de sí. Se produce un decrecimiento proporcional a las cuotas designadas.

La heredis institutio puede ser sometida a condición suspensiva, pero nunca a condición resolutoria o a término, ya que esto chocaría con la regla “semen heres semper heres” (una vez heredero siempre heredero).

Sustituciones:

No hay una definición unitaria para las sustituciones. Estas van dirigidas a la sustitución de un heredero. Existen tres supuestos:

  1. Sustitución vulgar ] Es el nombramiento de un heredero para que sustituya al heredero constituido, en el caso de que éste no pueda o no quiera aceptar la herencia. Las causas por las que el heredero no adquiere la herencia son: o bien porque la repudia, o bien porque no puede aceptarla (por caer en esclavitud, por haber sufrido capitis deminutio, etc.) La sustitución vulgar es una institución condicional y la condición es que el nombrado heredero pueda o no pueda, o que quiera o no quiera, aceptar la herencia.
  2. Sustitución pupilar ] El pater en su testamento nombra a un heredero sustituto para su hijo impúber, en el caso de que éste muera sin haber alcanzado la pubertad, sin haber alcanzado la mayoría de edad. En estos casos el pater está testando por su hijo en su propio testamento.

Presupuestos de la validez:

    • Debe existir la patria potestas sobre el hijo en el momento en el que el pater muera.
    • El pater tiene que haber redactado un testamento válido. Si no es así no puede redactar un testamento para su hijo.

Efectos de la validez:

  • Si el testamento paterno resulta nulo también lo será la sustitución pupilar.
  • El impúber tiene que morir en este estado, tiene que morir siendo impúber, de lo contrario puede hacer testamento como quiera.
  1. Sustitución cuasipupilar o ejemplar ] Un ascendiente realiza el nombramiento de un heredero sustituto para el descendiente loco o demente (en el caso de que éste muera en ese estado).

La madre podía nombrar a un sustituto y éste tenía que ser hijo del loco. En el caso de que no tuviese hijos tenía que ser un hermano, y si también faltasen estos habría que escoger entre el resto de los miembros de la familia.

  1. CODICILOS

El testador podía completar el testamento con un documento separado, un pequeño códice que recibió el nombre de codicilo. El codicilo era un pequeño apéndice.

Los codicilos se extendieron mucho en tiempos de Augusto porque suponían una forma más breve y sencilla de testar que en el caso del testamento.

El codicilo cuando se anexiona al testamento está ligado a él, por tanto si el testamento no es válido tampoco lo será el codicilo.

Los codicilos pueden contener legados, manumisiones, el nombramiento de un tutor, o cualquier tipo de disposición mortis causa excepto desheredaciones y nombramiento de herederos. Nunca se puede desheredar ni nombrar herederos mediante un codicilo (salvo que en el testamento se declare que sea heredero aquel que se nombre en el codicilo).

En los codicilos se pueden establecer disposiciones condicionadas a lo que se prevea en el testamento.

Tipos de codicilos:

  • Codicilos sin testamento ] Sólo pueden contener fideicomisos.
  • Codicilos con testamento ] Hay dos tipos:
    • Codicilos confirmados ] Pueden contener cualquier tipo de disposición, incluso el nombramiento de herederos.
    • Codicilos sin confirmar ] Solo pueden contener fideicomisos.

Durante muchos siglos convivieron las figuras del testamento y del codicilo, pero en época postclásica (derecho vulgar) llegaron a confundirse. Justiniano trató de evitar la confusión reiterando la condición de que en un codicilo nunca se podían instituir herederos.

  1. INTERPRETACIÓN DE LA VOLUNTAD TESTAMENTARIA

Siendo el testamento un acto de voluntad privada, se plantea el problema de la interpretación de la voluntad testamentaria, problema arduo en el que no se puede recurrir a la aclaración de la parte puesto que ésta ha fallecido.

En la interpretación de la voluntad testamentaria surge el conflicto entre verba y voluntas. Cuando la voluntad del testador no aparece claramente señalada, ¿hay que tener en cuenta lo que dice literalmente el testamento o hay que analizar la voluntad del testador?

Respecto a este tema existían diversas opiniones. Licinio Craso abogaba por la interpretación de la voluntad, mientras que Quinto Scaevola defendía la interpretación literal.

Según Betti cuando la voluntad testamentaria no está clara hay que interpretar, y esta interpretación puede ser de dos tipos:

  1. Interpretación típica ] Hay que interpretar el sentido normal de las palabras.
  2. Interpretación individual ] Hay que buscar el sentido que el individuo da a las palabras.

Cada testamento hay que interpretarlo en sí mismo, independientemente de los demás. La regla general en estos casos es que no debe interpretarse un testamento salvo que quede demostrado que la voluntad del testador fue otra.

  1. NULIDAD Y REVOCACIÓN DE LOS TESTAMENTOS

Nulidad de los testamentos:

El testamento es susceptible de nulidad. Esta nulidad puede ser ocasionada por dos tipos de causas:

  1. Causas originarias ] llevan a la nulidad del testamento desde el momento de su concepción.
  2. Causas sobrevenidas ] provocan la nulidad del testamento a posteriori de su concepción.

La nulidad del testamento se puede producir en 3 momentos diferentes:

  1. En la concepción del testamento (si no se reúnen todos los requisitos el testamento será nulo).
  2. En el momento de la muerte del testador.
  3. En el momento de la aceptación de la herencia por parte de los herederos.

Dependiendo de cuando se produzca la nulidad estaremos hablando de causas de nulidad originarias o sobrevenidas. Principales causas sobrevenidas:

  1. Testamentum irritum ] Cuando el testador sufría una capitis deminutio.
  2. Testamentum ruptum ] Cuando a posteriori de la concepción del testamento aparece un nuevo heredero.
  3. Testamentum destitutum (o desertum) ] Cuando el heredero instituido no quiere o no puede aceptar la herencia.

En todos estos casos el testamento es nulo.

Siempre que se produzca la nulidad del testamento (bien originaria o bien sobrevenida) se va a abrir la sucesión ab intestato.

En el régimen del ius civile la nulidad de la heredis institutio (institución de herederos) suponía la nulidad de todo el testamento, sin embargo, con el paso del tiempo y mediante la intervención del pretor, esto se fue atenuando. En Derecho justinianeo se estableció que el hecho de que la institución de heredero se transforme en ineficaz no iba a afectar a las demás disposiciones.

Revocación de los testamentos:

Un testamento es un acto esencialmente revocable. Mientras viva, el testador puede hacer un nuevo testamento que revoque el anterior (“la voluntad del disponente puede mudarse hasta el fin de la vida”).

En el testamento se plasman los afectos de una persona respecto a otras y es posible que con el paso del tiempo los afectos respecto a alguna de estas personas cambien, por eso el testamento es revocable hasta la muerte del testador.

La posibilidad de revocación deriva de que el testamento es un acto mortis causa. Como el propio Gayo señala “los testamentos válidos no pueden ser revocados por un testamento inválido”. La excepción a esta regla está en el testamento militar, el cual puede ser revocado por un testamento nulo.

La revocación de un testamento válido por otro se producirá a pesar de que los herederos de este último testamento no acepten la herencia.

TEMA 43

  1. HERENCIA FIDEICOMISARIA: CARACTERES Y SANCIÓN JURÍDICA DE LOS FIDEICOMISOS

Un fideicomiso es una disposición de última voluntad que consiste en un ruego que realiza el testador (fideicomitente) al heredero o legatario (fiduciario) para que lleve a cabo una gestión a favor de un tercero (fideicomisario).

En un fideicomiso intervienen 3 sujetos:

  1. El fideicomitente ] El causante de la orden.
  2. El fiduciario ] El heredero, o el legatario.
  3. El fideicomisario ] El beneficiado.

El fideicomiso es un acto sin requisitos de forma, mediante el cual el fideicomitente establece disposiciones para después de su muerte. Carece de requisitos formales. Se puede realizar por escrito, por señas…

Un fideicomiso no está subordinado a un testamento.

No tienen un contenido típico. Mediante un fideicomiso se puede dejar todo un patrimonio, una parte del patrimonio, una cosa concreta, un derecho…

La base del fideicomiso es la voluntad del disponente (voluntad mortis causa).

El fideicomiso es un envío a la fe, a la confianza (fidei committo). Es un ruego que se lleva a cabo a título de favor.

Los fideicomisos surgieron para hacer llegar bienes a personas que carecían de la capacidad para ser herederos (testamentifactio pasiva), como por ejemplo a los peregrini (los extranjeros).

El problema que existió en el origen de esta figura es que no había ningún medio jurídico para garantizar el cumplimiento, pero poco a poco los fideicomisos se fueron imponiendo y en tiempos de Augusto comenzaron a ser regulados mediante sanciones jurídicas impuestas por los cónsules por vía extraordinaria.

En el siglo I d.C. los fideicomisos recibieron sanción jurídica y se creó una magistratura especial para regularlos (2 pretores fideicomisarios). La única función de estos pretores fideicomisarios era la de conocer en el tema de los fideicomisos. En tiempos de Tito el número de pretores fideicomisarios se redujo a uno.

Se constituyeron dos senadoconsultos para regular el tema de los fideicomisos, el Senadoconsulto Trebelliano (56 d.C.) y el Senadoconsulto Pegasiano (69 d.C.).

Muchas veces la voluntad del fideicomitente fracasaba ya que el fiduciario no tenía la intención de cumplir porque a él no le reportaba nada. Como el objeto de estos senadoconsultos era que no fracasasen los fideicomisos, se estableció que el fiduciario pudiese quedarse con una cuarta parte del patrimonio (cuarta Falcidia) que se le encargaba pasar al fideicomisario. De esta manera se intentaba asegurar que el fiduciario aceptase la herencia puesto que ahora tenía interés en ello.

Esta cuarta Falcidia ya se aplicaba a los legados. Al final el legado y el fideicomiso acabaron integrándose y se equipararon en todo.

Tipos de fideicomisos:

  • Fideicomiso universal ] Se ha de restituir toda la herencia al fideicomisario.
  • Fideicomiso si sine leberis decesserit ] Para si muere sin hijos.
  • Fideicomiso familiae relictum ] Se impone la restitución sucesiva de la herencia dentro de una misma familia. Justiniano limitó esto hasta la cuarta generación.
  • Fideicomiso de residuo ] Es el más complicado. Consiste en un ruego del fideicomitente al fiduciario por el cual le pide que aquello que quede a su muerte (a la muerte del fiduciario) se lo pase al fideicomisario. Había dos tipos de fideicomiso de residuo:
    • Fideicomiso de eo quod supererit ] Se ruego que se entregue algo, lo que quede. Siempre va a quedar algo porque el fiduciario tiene que disponer de ese patrimonio conforme a la bona fides y al arbitrium boni viri. El fiduciario tiene que hacer un consumo proporcional del patrimonio fideicomitivo y del suyo propio, por lo tanto, salvo que a su muerte se encuentre en la miseria, siempre va a sobrar algo. Muchas veces los fideicomisarios se veían burlados y no les llegaba casi nada de este patrimonio.
    • Fideicomiso si quod supererit ] Apareció en el año 541 d.C. en una Novela de Justiniano. Justiniano estableció lo que se ha llamado una cuarta Falcidia a la inversa, es decir, estableció que el fiduciario tenía que reservarse siempre para el fideicomisario una cuarta parte del patrimonio que recibía del fideicomitente.

En ocasiones se permitía al fiduciario disponer de esa cuarta parte para constituir la dote, para llevar a cabo obras pías, o para redimir cautivos, pero en el resto de los casos esa cuarta parte era para el fideicomisario.

  1. LEGADOS: CONCEPTO Y CLASES

El legado es una disposición testamentaria por medio de la cual un testador concede a una persona determinadas cosas o derechos que separa de la herencia, pero sin conferir a esta persona el título de heredero.

Es una disposición mortis causa por la cual se atribuyen derechos a una persona, pero sin nombrarla heredera (lo que supone que esta persona no responderá de las deudas). En los legados se distinguen 3 sujetos:

  1. El disponente ] El testador.
  2. El gravado ] El heredero.
  3. El legatario ] El beneficiado.

Clases de legados:

  1. Con efectos reales ] Aquellas disposiciones mortis causa que originan un derecho real a favor del legatario.
    1. Legado per vindicationem ] Tan pronto como el heredero acepta la herencia, la cosa legada se hace automáticamente propiedad del legatario. Para reclamar la cosa el legatario tiene a su disposición la actio reivindicatoria.
    2. Legado per praeceptionem ] El testador autoriza a uno de sus herederos a detraer algo del patrimonio hereditario sustrayéndolo de la partición hereditaria. En estos casos coincide en la misma persona la figura del heredero y del legatario.
  2. Con efectos obligatorios ] Aquellas disposiciones mortis causa que originan una obligación a favor del legatario.
    1. Legado per damnationem ] El heredero quedaba obligado a entregar la cosa legada al legatario. La cosa legada podía ser tanto del causante como del heredero, e incluso podía ser de un tercero o ser una cosa inexistente (una cosa futura). El legatario adquiere un derecho personal contra el heredero. Hay un crédito para el legatario y una obligación para el heredero.
    2. Legado sinendi modo ] Legado de tolerancia, de permisión. No es necesario que el heredero haga nada, basta simplemente con que tolere que el legatario haga. La cosa legada podía pertenecer o bien al testador o bien al heredero, pero nunca a un tercero.

  1. ADQUISICIÓN Y EFECTOS DE LOS LEGADOS

El legatario no puede obtener el legado hasta que el heredero adquiera la herencia.

La efectividad del legado está subordinada a la adquisición de la herencia por parte de los herederos. Si el heredero no acepta la herencia, el derecho del legatario decae (excepto en Derecho justinianeo).

Si el heredero es un heredes necesarii, éste adquiere la herencia en el mismo momento del fallecimiento del testador y por lo tanto el legatario obtiene el legado desde ese momento. Sin embargo, si el heredero es un heredes voluntarii, la regla tiene plena vigencia y el legatario obtendrá el legado cuando el heredero acepte la herencia.

Los juristas romanos distinguieron 2 momentos en cuanto al recibimiento del legado:

  • Dies cedens (cuando cede el día) ] Aquel momento en el que el legatario adquiere un derecho en expectativa. El día en el que el testador fallece.
  • Dies veniens (cuando llega el día) ] El día en el que el heredero acepta la herencia.

Si el legatario llegara a fallecer entre medias del diens cedens y del dies veniens, su derecho se transmitiría a sus herederos.

  1. LIMITACIONES A LA LIBERTAD PARA LEGAR

A finales de la época republicana la institución del legado estaba tan extendida y la libertad de legar era tan grande que los herederos quedaban burlados por la gran cantidad de legados. Este hecho llevó a la necesidad de poner limitaciones a la hora de legar para evitar que el heredero se quedase sin nada por haber establecido el testador una gran cantidad de legados.

Se llevó a cabo una regulación para limitar la desmedida libertad a la posibilidad de legar. De este modo, a través de la Lex Furia Testamentaria (siglo II a.C.) se prohibía a los testadores dejar legados superiores a los 1.000 ases. Pero esta ley no solucionó el problema porque, en vez de establecer un legado superior a 1.000 ases, se establecían muchos legados inferiores a 1.000 ases, con lo cual el heredero seguía viéndose burlado.

En el año 69 a.C. la Lex Voconia estableció que nadie pudiese recibir más que el heredero. A pesar de esta ley los herederos seguían viéndose burlados porque se nombraban muchos legatarios.

Finalmente en el año 40 a.C. la Lex Falcidia de legatis solucionó el problema estableciendo siempre a favor del heredero una cuarta parte de cada uno de los legados. De este modo se puso fin definitivo a la desmedida libertad de legar.

TEMA 44

  1. SUCESIÓN AB INTESTATO: EN EL ANTIGUO IUS CIVILE; EN EL EDICTO PRETOR; EN LOS SENADOCONSULTOS; EN LAS NOVELAS.

Existen 3 formas de llamar a suceder: la sucesión testamentaria, la sucesión ab intestato y la sucesión contra testamento.

La sucesión ab intestato es la sucesión llamada legítima. Tiene lugar en los 3 casos siguientes:

  1. Cuando no hay testamento.
  2. Cuando hay testamento pero éste es nulo. La nulidad del testamento puede ser originaria o sobrevenida.
  3. Cuando los herederos nombrados no concurren a adquirir.

En estos casos primero la Ley de las XII Tablas, luego los senadoconsultos, y después las constituciones imperiales, tuvieron como objetivo suplir la voluntad del causante. El orden sucesorio al no ser establecido por el testador tiene que ser establecido por la ley.

Sucesión ab intestato en el antiguo ius civile

Orden sucesorio establecido en las XII Tablas.

Tiene como punto de conexión la agnación, la familia agnaticia, el parentesco civil.

Orden de llamamientos:

  • Se llama a heredar en primer lugar al sui heredes, al heredero de propio derecho: descendientes legítimos o adoptivos, incluyendo a la mujer in manum y a los hijos póstumos.

Todos los sometidos concurrían a la herencia, y los del mismo grado heredaban por cabezas y los de distinto grado heredaban por estirpes.

  • Si no hubiese sui heredes, se llamaría a los agnados, a los colaterales: los hermanos, los sobrinos.

Los de grado más próximo (que heredan por cabezas) excluyen a los de grado más lejano (que heredan por estirpes).

  • Si no hubiera agnados, se llamaría a los gentiles.

Sucesión ab intestato en el edicto del pretor

En determinados casos el pretor fijaba el orden sucesorio para la bonorum possessio.

El punto clave en el que se fija el pretor para llamar es en el vínculo de sangre; en el vínculo cognaticio.

El pretor podía llamar a la herencia a través de edictos, y en casos especiales a través de decretos.

Orden de llamamientos:

  • En primer lugar se llama a los unde liberi: los hijos del causante, incluso los emancipados.
  • Si no hay hijos, se llama a los unde legitimi: los establecidos en las XII Tablas, los previstos por la ley. En realidad los legitimi terminan siendo los agnados, porque los sui heredes ya están incluidos entre los liberi (los hijos) y el grupo gentilicio como estructura familiar y política ya ha desaparecido.
  • Si no hay agnados, se llama a los unde cognati: los parientes de sangre hasta el sexto grado, descendientes o ascendientes.
  • Si no hay parientes de sangre, se llama al unde vir et uxor: el cónyuge superstite (que sobrevive), siempre y cuando estuvieran casados en justas nupcias.
  • Si el causante era soltero, se llama al erario público.

Sucesión ab intestato en los senadoconsultos

Se trata fundamentalmente de unos llamamientos especiales regulados en dos senadoconsultos, el senadoconsulto Tertuliano y senadoconsulto Orfiziano.

Estos establecieron unas precisiones a la hora de establecer el orden sucesorio:

  • Senadoconsulto Tertuliano ] Establecía que la madre pudiera heredar a los hijos que murieran sin dejar hijos.
  • Senadoconsulto Orfiziano ] Establecía que los hijos pudieran heredar a la madre con preferencia a los agnados de ella.

También hubo unas constituciones que hicieron unas precisiones en cuanto a los llamamientos sucesorios: dieron a los nietos del abuelo materno la condición de heredes sui (Constituciones Valentiniana y Anastasiana).

Sucesión ab intestato en las novelas

Se produjo en tiempos de Justiniano.

Justiniano estableció el orden sucesorio en dos novelas: la Novela 118 del año 543 d.C. y la Novela 127 del año 548 d.C.

Se establece por Justiniano un nuevo orden de llamamientos basado en la nueva concepción familiar, la cual se basa a su vez en el vínculo sanguíneo.

Orden de llamamientos:

  • En primer lugar se llama a los descendientes: a los hijos (heredan por cabezas, todos a partes iguales), y si éstos no estuviesen, a los nietos (heredan por estirpes).
  • En segundo lugar se llama a los ascendientes y a los hermanos y hermanas de doble vínculo. Los ascendientes heredan porque no hay descendientes. Se llama a la herencia a padres, abuelos, bisabuelos. Los de grado más próximo excluían a los de grado más remoto.
  • En tercer lugar se llama a los hermanos de vínculo sencillo. Estos heredan por cabezas, y en su caso por representación los hijos heredan por estirpes.
  • En cuarto lugar se llama a otros parientes colaterales hasta el sexto grado y a los hijos de los del sexto grado, es decir, séptimo grado.
  • En quinto lugar, se llama al cónyuge superstite.
  • En sexto lugar se llama al erario público, al Estado, al fisco.

  1. SUCESIÓN LEGÍTIMA CONTRA EL TESTAMENTO

La sucesión legítima contra el testamento es la tercera forma de delación.

Se trata de aquellos casos en los que el Derecho civil da preferencia a determinados descendientes contra la voluntad del testador.

Es una sucesión legítima porque viene establecida en la ley, y necesaria porque se da necesariamente por el hecho de existir descendientes.

Ya desde la antigüedad existía en la concepción romana la idea de que el testador debía nombrar a todos sus herederos forzosos (descendientes) en el testamento, ya sea para nombrarlos herederos o para desheredarles.

Se buscaba que el testador no llevase a cabo ningún olvido, que no dejase de mencionar a un descendiente.

Cuando esto ocurría, el pretor a través de la bonorum possessio ponía a ese hijo preterido (olvidado) en posesión de los bienes.

Para aquellos casos en los que el testador había preterido a algún hijo (no le había nombrado heredero no le había desheredado) se buscó un remedio: la querela inofficiosi testamenti.

Este instrumento procesal apareció a finales de la República y permitía a los herederos impugnar el testamento como inoficioso cuando el testador, sin causa justificada, no les había dejado al menos una cuarta parte de lo que habrían recibido en el caso de sucesión ab intestato.

Se está abriendo paso no sólo a la sucesión necesaria formal (el nombramiento), sino también a la idea de sucesión necesaria material, es decir, el derecho de todos los herederos legítimos a recibir algo, al menos la cuarta parte de lo que habrían recibido mediante la sucesión ab intestato (es decir, a recibir la legítima).

Con esta querela inofficiosi testamenti se está atacando a la voluntad del padre.

Se hacía ante el tribunal de los Centunviri.

Había un plazo para el ejercicio de esta querela inofficiosi testamenti de 5 años, y podía ejercitarla aquellos a quienes, teniendo derecho a suceder, no se les hubiera dejado al menos la cuarta parte de lo que les habría correspondido por sucesión ab intestato.

Aquel testamento declarado inoficioso que acarreaba la nulidad de la institución de heredero, acarreaba la nulidad de todo el testamento (incluso de otras disposiciones) y en consecuencia se abría la sucesión ab intestato.

En época imperial se creó una acción que suprimió a la querela inofficiosi testamenti para evitar estas consecuencias, la actio ad supplendam legitimam (acción para completar la legítima).

Todo este régimen sufrió modificaciones en el Derecho justinianeo y se estableció:

  1. Que todas las desheredaciones se hiciesen nominalmente.
  2. Se elevó la cuota de la legítima a un tercio o a la mitad según el causante tuviese menos o más de cuatro sucesores legitimarios.
  3. El éxito de la querela inofficiosi testamenti sí acarreaba ahora la nulidad de la institución de heredero, pero no del resto de disposiciones (un legado, un fideicomiso, el nombramiento de un tutor…).

TEMA 45

  1. DONACIONES: CONCEPTO, CLASES Y LIMITACIONES

La donación consiste en traspasar derechos patrimoniales de una persona a otra con la única intención de realizar una liberalidad, sin ninguna obligación y sin ningún deber que lo justifique y sin poder exigir a cambio ninguna contraprestación.

En toda donación intervienen 2 sujetos:

  1. Donante ] El que lleva a cabo la donación.
  2. Donatario ] El beneficiario.

En Derecho clásico la donación no era un negocio especial, no existía un negocio típico de donación. Las donaciones se podían llevar a cabo utilizando otros negocios (por ejemplo realizando una venta ficticia).

La donación comenzó  a configurarse en el siglo II a.C. mediante la Lex Cincia (104 a.C.), la cual prohibía hacer donaciones por encima de una determinada cantidad.

Había que comenzar a establecer si un negocio se había hecho con la intención de donar o no, y en el caso de que se hiciese con la intención de donar, si superaba o no esa cantidad.

La Lex Cincia era una ley imperfecta, prohibía pero no anulaba ni sancionaba.

Para que exista donación han de darse 3 requisitos:

  1. Que haya un negocio jurídico apto para llevar a cabo un traspaso patrimonial.
  2. Que ese traspaso patrimonial se haga sin ninguna contraprestación.
  3. Que exista el animus donando, que haya intención de llevar a cabo una liberalidad.

Las limitaciones a las donaciones venían impuestas por la Lex Cincia, que establecía la cantidad máxima que se podía donar. En Derecho postclásico esta ley cayó en desuso. En Derecho jsutinianeo se estableció la llamada insinuatio (se exigía documentar ante un funcionario público las donaciones).

Clases de donaciones:

  • Donaciones reales ] Su objeto es el traspaso de un derecho real (por ejemplo, la propiedad).
  • Donaciones obligatorias ] Suponen el nacimiento de un derecho de crédito a favor del donatario.
  • Donaciones liberatorias ] Perdonan un gravamen. Llevan consigo la remisión de un gravamen, de una deuda.

Existen varios casos de donaciones especiales:

  • Donación modal ] Conlleva una carga, un gravamen.
  • Donación remuneratoria ] Se da para agradecer un favor. Es irrevocable.
  1. REVOCACION

Las donaciones podían ser revocadas por diferentes razones:

  1. Por ingratitud del donatario.
  2. Por supervivencia de hijos (cuando se tenían hijos después de haber hecho la donación).
  3. Por mutuo acuerdo, reversión. Se pacta la devolución de los bienes en caso de que fuera necesario.

 

  1. DONATIO MORTIS CAUSA Y LEGADO

Donación hecha por causa de muerte.

Se hacía ante un peligro inminente y quedaba supeditada a la supervivencia o no del donante (que volviera de un viaje peligroso…).

La donación mortis causa es una figura muy próxima a los legados, y se la terminó aplicando todo el régimen jurídico de los legados. Finalmente acabó equiparándose a los legados.

 

  1. MORTIS CAUSA CAPIONES

Las mortis causa capiones son adquisiciones por causa de muerte.

Son adquisiciones de las que se beneficia una persona que no lo hace ni a título de heredero, no de legatario, ni de fideicomiso. Por ejemplo: una cuantía económica que pueda recibir una persona por renunciar a un legado, el beneficiario de un modo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s