Paraísos fiscales

CONCEPTO:

 Es difícil dar una definición de paraíso fiscal, ya que como dicen algunos autores, es una de las cosas que todo el mundo sabe lo que son pero pocos saben definir. A nivel general, hay múltiples definiciones de paraíso fiscal, tantas como autores. Una de ellas puede ser la de un territorio, normalmente un Estado, que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a los ciudadanos y empresas no residentes que se domicilien en el mismo. Estas ventajas consisten en una exención total o una reducción muy significativa en el pago de los principales impuestos.

Los paraísos fiscales también son llamados centros financieros “offshore” (término utilizado originariamente en los años 30 para designar a las islas fuera de las fronteras de EEUU que ofrecían a las empresas americanas operar y conducir los negocios con una mínima carga impositiva) o extraterritoriales porque sus servicios financieros están diseñados para empresas o particulares no residentes. Principalmente, los paraísos fiscales son utilizados por personas naturales que poseen un gran capital y no desean pagar impuestos sobre la renta del mismo, y personas jurídicas que a través de compañías anónimas offshore desean hacer negocios y disminuir o eliminar la carga fiscal.

Según el foro de competencia fiscal perjudicial del comité de asuntos fiscales de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) los paraísos fiscales se pueden dividir en dos tipos:

1.Jurisdicciones que cumplen los criterios para ser considerados paraísos fiscales. Estas características, que se analizarán más adelante,  resumiendo son:

-Imposición nula o baja

-Normas legales o practicas administrativas que limitan el cambio de información con otros países.

-Falta de transparencia a nivel legal reglamentario y administrativo.

-Estanqueidad.

2.Jurisdicciones de regímenes fiscales que son perjudiciales.

La definición acabada de dar de paraíso fiscal es más teórica que práctica puesto que EE.UU., en 2001, hizo presiones para que estos lugares no fueran sancionados por su régimen tributario propiamente dicho, sino por su grado de cooperación en la transparencia e intercambio de información con otros países. Concretamente EE.UU. pedía:

-Supresión del criterio de estanqueidad. Aún cuando un país cumpliera este criterio no debería considerarse un paraíso fiscal.

-Que la lista de paraísos fiscales de la OCDE dejara de ser considerada como una lista negra y que apereciera como un informe de progreso.

La posición de la OCDE ante estas peticiones estadounidenses fue:

En lo que respecta al criterio de estanquidad, se comprometió a que no fuera utilizado para determinar cuándo una jurisdicción es o no cooperativa. Sin embargo, dejo claro que el hecho de que una jurisdicción no fuera considerada un paraíso fiscal no cooperativo por no darse el criterio de estanquidad no supondría que dejara de ser un paraíso fiscal. Esta posición de la OCDE implica que no se puede aplicar medidas anti-paraísos de forma coordinada contra estos países cooperativos. Sin embargo los países que dispongan de legislación anti-paraíso propia, como es en el caso de España, podrán seguir aplicándola contra los paraísos fiscales considerados tales técnicamente (que cumplan el criterio de estanquidad), por mucho que sean cooperativos.

Además, cabe destacar que la OCDE sigue aplicando el criterio de la estanquidad a los regímenes fiscales perjudiciales que sean miembros de la propia OCDE.

En cuanto a la segunda petición de EEUU, se cedió para que no se considerase la lista de los paraísos una lista negra. Esta decisión tiene más calado en un sentido formal que práctico.

Resumiendo, esta nueva posición de la OCDE de no tomar medidas coordinadas contra los países cooperativos supone en la práctica, a nivel internacional, una corrección de la definición de paraíso fiscal, que a partir de ahora está más ligada a su grado de cooperación que a su régimen tributario.

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LOS PARAÍSOS FISCALES:

 

1.- Imposición nula o baja dentro de un sistema dual, de tal forma que existe un régimen fiscal, diferente según se aplique a los nacionales de ese paraíso o a los titulares de terceros Estados que se domicilien en el mismo.

2.-El denominado criterio de estanqueidad. Puede ser de dos tipos:

Subjetivo: se diseña el régimen fiscal de tal manera que los residentes no pueden invertir en entidades a las que se aplica dicho régimen preferencial.

Objetivo: se impide que las entidades cubiertas por el régimen operen en el mercado domestico de tal manera que todas las operaciones tengan que ser realizadas con entidades extranjeras.

3.- La  confidencialidad, el secreto y el anonimato en que se desarrollan  la titularidad  y los movimientos de las cuentas  bancarias, las  transacciones de todo tipo, la titularidad de  las  acciones de las sociedades domiciliadas en el mismo, etc., amparadas todas ellas en el secreto bancario, comercial, etc.

      Suele existir  una  ley que  impida  el  levantamiento  del secreto bancario y otra  que  regula  los límites  de  información  que  pueden  obtenerse  de los  registros públicos.  Estos  Estados  también suelen  impedir la  negociación de cualquier clase de convenio con otros  que incluyan  una cláusula que regule el intercambio de información, siendo este uno de los indicadores que refleja, frente a  la comunidad internacional, la voluntad  de estos  países de configurarse como una zona de tributación privilegiada.  En el caso de que tengan tratados que dispongan dicha  cláusula,  en la práctica,  estas  actuaciones se ven limitadas o anuladas  alegando que la realización de las mismas  supone desvelar un secreto comercial o industrial, o  bien aduciendo  razones  de   administrativas y burocráticas que impiden su aplicación.

4.- Hay  una  ausencia  de cualquier  norma que  limite o controle los movimientos de capitales  que tengan su origen o destino en un paraíso fiscal.

5.-En algunos casos se dispone de una infraestructura turística y clima favorable que permite atraer a los inversores como opción de ocio, por eso muchos de esto Estados tienen un aspecto paradisíaco, como puede ser los casos de Las Islas Caimán, Las Bahamas, Barbados, Bermudas etc.

6.- Para  que todo este entramado funcione es necesaria la  existencia de una infraestructura jurídica, contable y fiscal que permita el acceso a asesores, consejeros y profesionales  especialistas  en  el aprovechamiento de las ventajas que ofrece todo paraíso fiscal.

NÚMERO Y LOCALIZACIÓN DE LOS PARAÍSOS FISCALES:

 

La determinación de qué territorios deben ser considerados como paraísos fiscales es muy importante ya que constituye un paso previo fundamental en la elaboración de las medidas anti-paraíso (que se analizarán más adelante), puesto que hay que determinar quiénes serán los destinatarios de dichas normas. Esta determinación puede llevarse a cabo por dos sistemas:

-Utilización de listas cerradas en donde se enumeren una serie de países o territorios que son considerados por la Administración Tributaria como paraísos fiscales.

-Por medio de la inclusión de una o varias normas que contengan parámetros o criterios objetivos que caractericen dichos territorios como paraísos fiscales.

La lista cerrada es el sistema utilizado por la legislación española. Esta lista fue publicada por el Gobierno español, a través del Real Decreto 1080/91 de 5 de julio, que aún está vigente. Según el art. 1 de este RD eran considerados paraísos fiscales para España en el momento de su promulgación 48 paraísos fiscales:

EUROPA

-Isla de Man.

-I. de Guernesey y de Jersey.

-Principado de Andorra.

-Gibraltar.

-Gran Ducado de Luxemburgo.

-Principado de Liechtenstein.

-Principado de Mónaco.

-República de San Marino.

-República de Malta.

-República de Chipre.

AMÉRICA


-Anguilla.

-Antigua y Barbuda.

-Las Bahamas.

-Barbados.

-Bermudas.

-Islas Caimanes.

-Antillas Holandesas.

-Aruba.

-República de Dominica.

-Granada.

-Jamaica.

-Montserrat.

-San vicente y las granadinas.

-Santa Lucia.

-Trinidad y Tobago.

-Islas Vírgenes Británicas.

-Islas Vírgenes de EEUU.

-República de Panamá.

-Islas Turks y Caicos.

-Islas Malvinas.

AFRICA


-República de Liberia.

-República de Seychelles.

-Islas Mauricio.

ASIA


-República Libanesa.

-Reino Hachemí Jordano.

-Emirato de Bahrein.

-Emiratos Árabes Unidos.

-Sultanato de Omán.

-Macao.

-Hong-Kong.

-República de Singapur.

-Sultanato de Brunei.

-Islas Marianas.

OCEANÍA:


-República de Naurú.

-Islas Salomón.

-República de Vanuatu.

-Islas Fiji.

-Islas Cook.

Decimos “eran” porque en el art. 2 de este RD se establece: “Los países y territorios a los que se refiere el art. 1 que firmen con España un acuerdo de intercambio de información en materia tributaria o un convenio para evitar la doble imposición con cláusula de intercambio de información dejarán de tener la consideración de paraísos fiscales en el momento en que dichos convenios o acuerdos entren en vigor.”, por lo que algunos de los Estados que en él aparecen a día de hoy no son considerados por España paraísos fiscales.

Como complemento a las listas nacionales, la OCDE publicó en un Informe del año 2000 una lista con 35 países o territorios identificados como paraísos fiscales, algunos de ellos dependientes de Estados de la Unión Europea (Andorra, Gibraltar, Mónaco, Liechtenstein, Isla de Jersey, Isla de Man, Islas Marshall, Naurú, Liberia, Vanuatu, Islas Caimán, etc.), esta lista ha ido disminuyendo  según algunos Estados que en ella figuraban se han ido comprometiendo a firmar acuerdos bilaterales de cooperación con otros Estados.

Por otra parte, la ONU tiene censados hasta un total de 74 territorios.

LA UTILIZACIÓN DE LOS PARISOS FISCALES:

Paraíso fiscal, evasión y fraude fiscal:

 

A la hora de utilizar un paraíso fiscal es necesario diferenciar dos conceptos, muchas veces, confundidos como son la evasión y el fraude fiscal, respecto a la elusión fiscal.

La elusión fiscal es la pieza clave de la planificación fiscal. Representa el aprovechamiento de los recursos legales disponibles para conseguir la mínima carga fiscal o para diferir en el tiempo su impacto. Además, permite al contribuyente evitar que se realice el hecho imponible, con el fin de no pagar los tributos o abaratar los costos tributarios, procurando para ello forzar alguna figura jurídica establecida en las leyes. Eludir es perfectamente legal y se combate con una análisis económico de los hechos que permita al auditor determinar la verdadera naturaleza de las operaciones realizadas por los agentes económicos para evitar el pago de los impuestos.

La  evasión fiscal  consiste en sustraer la actividad del control fiscal y, por tanto, no pagar impuestos.  Se  configura como  una  figura delictiva, ya  que el  contribuyente no  cumple con  sus obligaciones tributarias, convirtiendo su conducta en una infracción que debe ser  sancionada. Intenta reducir  los costos tributarios, utilizando para  ello medios ilícitos y vedados por las leyes, como el contrabando, fraude, etc. contra los que las autoridades deben  luchar con todos sus medios legales para conseguir recuperar los ingresos perdidos.

La utilización de un paraíso fiscal, en principio, no tiene por qué ser delictiva.

¿Cómo se utiliza un paraíso fiscal?

A la hora de analizar la utilización de los paraísos fiscales hay que distinguir si el interesado es una persona física o una persona jurídica (una sociedad industrial o mercantil), es decir,  la utilización de estos territorios se divide en dos vertientes, ya sean utilizadas por personas físicas o por personas jurídicas.

Las personas físicas que suelen utilizar los paraísos fiscales suelen ser personas con grandes rentas, como son el caso de muchos empresarios, deportistas y artistas.

La razón por la cual las grandes rentas suelen estar domiciliadas en estos Estados es su beneficioso régimen fiscal. En esto hay que destacar que tener el domicilio en un paraíso fiscal no implica siempre la exención total de tributación por las rentas y plusvalías obtenidas, pero sí de una baja fiscalidad en comparación con otros Estados de tributación “normal”.

Además de la no o baja tributación, otra de las finalidades de los paraísos fiscales es la planificación de herencias y legados. Así, en el caso de las herencias, para ahorrarse impuestos y además poder disponer de ella a voluntad sin tener en cuenta la legislación del país de origen, que por ejemplo en el caso de España establece unos mínimos para los hijos (la legítima).

Sin embargo, para que puedan disfrutar de estos privilegios fiscales, estos países exigen normalmente como requisito indispensable la residencia en su territorio, de aquí que, por ejemplo, deportistas con grandes rentas vivan y tengan domicilio, aunque sólo sea en teoría, en esos países. Decimos en teoría porque en relación con la residencia en los paraísos fiscales suele haber mucho fraude en el sentido de que aunque estén domiciliados y residan legalmente en esos territorios, en la práctica las personas allí domiciliadas no suelen tener residencia fija o suelen vivir en su país de origen. A esta regla general existen  algunas excepciones como puede ser la Isla de Montserrat en la cual no es necesario la condición de residente.

Por otra parte, para las personas jurídicas (sociedades) las ventajas de estas zonas, consisten fundamentalmente en la no sujeción al impuesto de beneficios obtenidos por las empresas constituidas en aquellos países, la absoluta libertad de movimientos para los capitales y la ausencia de control de cambio.

La utilización de estas zonas puede perseguir, pues, diferentes objetivos: se puede usar para evitar el control de cambios del propio país o para eludir la convertibilidad de la moneda. Otras veces, lo que se pretende es centralizar la gestión financiera de las sociedades. También es muy común para operaciones de intermediación comercial, refacturación, etc.

Además se pueden utilizar las personas jurídicas con residencia en paraísos fiscales para evitar diferentes tributos que tendrían que pagar otras empresas o personas físicas que en realidad no residen en ellos, algunos ejemplos:

  1. Impuestos sobre Transferencias de Bienes:

Estos impuestos suelen gravar las ventas de inmuebles, de barcos y de aeronaves. Se obliga el pago de un porcentaje del valor del objeto cada vez que se realice un traspaso. La elusión de este impuesto permite comprar inmuebles para revenderlos sin pagar el porcentaje que corresponda.

La técnica de elusión es muy sencilla. El interesado crea una sociedad mercantil en un paraíso fiscal, de la cual es propietario al 100%. El bien en cuestión es adquirido por esta sociedad extranjera. Una vez que la sociedad es propietaria del bien que se quiere vender, lo puede vender directamente a través de ella o puede vender directamente la sociedad que llevaría incluida el bien. El coste de este traspaso es bastante más barato que lo que costaría hacerlo de la forma habitual.

  1. Sucesiones:

Este acto administrativo prevé un gravamen sobre las herencias y puede ser evadido una forma similar a la de los impuestos sobre transferencias de bienes.

Por ejemplo, el propietario de un inmueble desea que a su muerte éste pase a sus hijos libre de impuestos. Para ello crea una sociedad mercantil en un paraíso fiscal, de la cual es propietario al 100% de forma confidencial. La titularidad sobre el inmueble se trasmite a la sociedad. El verdadero propietario firma un documento sin fecha mediante el cual cede la totalidad de sus participaciones en dicha sociedad mercantil. Al morir la persona en cuestión, los hijos ponen al documento la fecha que corresponda y proceden a registrar la transacción en el Paraíso Fiscal a un coste muy bajo y sin pagar el Impuesto de Sucesiones en su propio país.

  1. Impuesto sobre Actividades Económicas:

Para eludir este impuesto, el interesado debe crear una sociedad mercantil en un paraíso fiscal, la cual puede realizar actividades comerciales y de inversión a escala mundial. Realizando todas sus actividades mercantiles a través de esta sociedad extranjera (u offshore), el interesado no necesita pagar la licencia comercial en su propio país, ya que esta tributo sólo afecta a las empresas residentes.

  1. Impuesto sobre la Renta sobre las Personas Físicas:

La elusión de los impuestos de la renta se hace también usando una sociedad que no reside en el propio país y el propietario resultará registrado como empleado, con un salario mínimo asignado, exento de impuestos.

  1. Impuestos sobre los beneficios de las sociedades mercantiles:

Este tributo grava los beneficios de las compañías mercantiles. La existencia de este impuesto tiene además otros muchos inconvenientes, ya que obliga a mantener un sistema contable muy costoso y a realizar varias declaraciones fiscales a lo largo del año. Por si esto fuera poco, la reglamentación fiscal de algunos países no permite deducir numerosos gastos, lo cual falsea la situación real de la empresa y aumenta desmesuradamente la carga fiscal. Mediante la creación de una sociedad mercantil offshore en un paraíso fiscal se evade por completo este tributo.

Cualquier empresa puede utilizar otra sociedad mercantil en un paraíso fiscal, de forma que parte de sus ingresos vayan a cuentas de esa sociedad fijada en un paraíso fiscal. La sociedad mercantil situada en el paraíso fiscal puede disponer libremente de sus beneficios sin tener que pagar el impuesto sobre ellos. De esta forma, si la Junta General de Accionistas decide que se repartan dividendos, los socios podrán recibir éstos íntegramente, sin ningún tipo de retención fiscal.

  1. Impuesto sobre el Patrimonio:

Este impuesto grava todos los bienes de una persona física residente, la cual debe pagar al Estado un porcentaje sobre su valor total.

La técnica de elusión de este tributo consiste en poner todos los bienes propios a nombre de diversas sociedades registradas en uno o más paraísos fiscales. El interesado es propietario al 100% de estas sociedades, sí bien de forma confidencial, y debe procurar que las autoridades fiscales de un país no pueden acceder a esta información de ninguna forma. Para ello es necesario utilizar un paraíso fiscal que ofrezca garantías absolutas de confidencialidad.

  1. Impuesto sobre los Incrementos de Capital:

Este tributo grava el aumento del valor de los bienes objetos de una inversión, por ejemplo, acciones de compañías cotizadas en la bolsa, inmuebles, joyas, objetos de arte o metales preciosos.

La técnica de elusión consiste en realizar todas las inversiones a través de una sociedad mercantil establecida en un paraíso fiscal. Al liquidar la inversión y obtener un beneficio, éste es abonado en una cuenta corriente que esta sociedad mantiene en un paraíso fiscal. El nombre del verdadero interesado no aparece en ningún documento bancario y la elusión fiscal no es detectable.

ESTRATEGIAS PARA  ACABAR CON LOS PARAÍSOS FISCALES

Existe una gran preocupación en los Estados por lo que significa la pérdida de ingresos y por la infiltración de organizaciones criminales debido a los paraísos fiscales.

La lucha contra los paraísos fiscales y el blanqueo de dinero que se lleva a cabo en ellos se encuentra con dos serios obstáculos: el secreto bancario y el principio de soberanía nacional.

El secreto bancario impide a las autoridades obtener las informaciones necesarias y dificulta o impide el seguimiento de las operaciones bancarias. Se añade, además, el secreto profesional que es invocado por muchos de los profesionales que intervienen en las operaciones de blanqueo.

El principio de soberanía se invoca para no cooperar con las investigaciones abiertas por magistrados o comisiones parlamentarias de algunos países democráticos e impide la aplicación de las sanciones que se les impongan.

Por esto es necesaria la construcción de una normativa legal internacional que contemple la criminalidad económica.

Se debe fomentar la creación de organismos especializados, firmar y ratificar convenios internacionales sobre la represión de la corrupción en los mercados internacionales, la cooperación policial y judicial permanente, realizar estudios, crear comisiones de investigación, formación de jueces y policías especializados, adopción de códigos de buena conducta, estudio de nuevas técnicas de corrupción, etc. Todo ello acompañado de declaraciones de los líderes políticos comprometiéndose en la lucha contra el sistema de delincuencia financiera existente y campañas anticorrupción, abanderadas por importantes organismos internacionales como el Banco Mundial, FMI y OCDE.

Pero tan importantes como las medidas que hay que adoptar a nivel de organizaciones internacionales mundiales son las de las organizaciones regionales y las de los propios Estados. En estos niveles se podría realizar:

A nivel de la Unión Europea:

1.Prohibir los movimientos de capitales con los paraísos fiscales.

Para eso habría que reformar el antiguo artículo 56 del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea que es el actual artículo 63 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que impide prohibir movimientos de capitales y pagos entre Estados miembros y entre éstos y terceros países. Es decir, actualmente no se puede prohibir movimiento de capital alguno con otros Estados como son los paraísos fiscales en este caso. Por tanto se puede pedir una excepción a esta libertad de movimientos de capitales, la de los movimientos efectuados entre los Estados miembros y los territorios calificados como paraísos fiscales.

2.Aprobar una directiva europea sobre intercambio de información.

 

A través de ella se podría intentar suprimir el secreto bancario y establecer medidas severas, de aislamiento financiero, para los Estados que no quieran colaborar.

A nivel nacional:

  1. Establecer impuestos especiales sobre movimientos de fondos con los territorios calificados como paraísos fiscales.

Todo movimiento de fondos, que tenga como origen o destino un territorio calificado como paraíso fiscal, tributaría mucho más de lo que lo hace actualmente.

  1. Que no se reconozca en la legislaciones fiscales nacionales a las sociedades constituidas en los paraísos fiscales.

Al no reconocerlas no se podrían realizar operaciones comerciales con ellas.

3.Modificar la legislación bancaria.

A través de esa modificación se podría establecer la prohibición de que las entidades bancarias puedan tener filiales o sucursales en territorios calificados como paraísos fiscales. Subsidiariamente en el caso de que esto no se haga, que los distintos Estados obliguen a los bancos de su nacionalidad a informar a sus autoridades tributarias de las operaciones de sus filiales o sucursales en paraísos fiscales, en los mismos términos que sus propias operaciones realizadas en territorio nacional.

  1. Modificar las legislaciones penales

Con esas modificaciones se podrían agravar las penas cuando el fraude fiscal se cometa mediante la utilización de paraísos fiscales.

  1. Llevar a cabo un plan de comprobación de empresarios, profesionales, artistas y deportistas con residencia en paraísos fiscales.

 

De esta forma, sobre todo en el caso de deportistas y artistas se podría crear un ambiente de rechazo a hacia estas personas que en podrían resultar que se replantearan la residencia en aquellos países.

La legislación española se ha modificado en los últimos años con el fin de incorporar medidas anti-paraíso y de esta forma, restringir, penalizar o desincentivar la utilización de paraísos fiscales. Estas medidas se encuentran, principalmente, en la LIS (Ley del Impuesto sobre Sociedades), LIRPF (Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y LIRNR (Ley del Impuesto sobre la Renta de No Residentes). Así, por ejemplo podemos destacar:

Art.8.2 Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

No perderán la condición de contribuyentes por este impuesto las personas físicas de nacionalidad española que acrediten su nueva residencia fiscal en un país o territorio considerado como paraíso fiscal. Esta regla se aplicará en el período impositivo en que se efectúe el cambio de residencia y durante los cuatro períodos impositivos siguientes.

Art. 9.1  de la misma:

Se entenderá que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

  1. Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este período de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas, salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país. En el supuesto de países o territorios considerados como paraíso fiscal, la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en éste durante 183 días en el año natural.

Art.107.9 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades:

En ningún caso se deducirán los impuestos satisfechos en países o territorios calificados reglamentariamente como paraísos fiscales.

POLÉMICAS ACERCA DE PARAÍSOS FISCALES.

 

Acerca de los paraísos fiscales, las polémicas que más suelen saltar a la opinión pública suelen versar sobre los múltiples casos de deportistas españoles que residen fuera del territorio nacional, en países de baja o nula tributación para eludir el pago de impuestos para sus grandes fortunas. A este respecto nos parece interesante resaltar la proposición no de ley que  presentó en la Comisión Económica del Congreso en el año 2008 el diputado de ICV Joan Herrera para prohibir a todos los deportistas españoles con residencia fiscal fuera del país participar “bajo la bandera española” en las competiciones deportivas y así como su reclamación para la creación de un “censo permanente” para saber que deportistas no tributan en España.

Esta proposición nos parece del todo lógica ya que el deportista es un modelo para muchos españoles, y en  momentos de crisis económica como los actuales, con reducciones salariales y despidos, no parece apropiado que deportistas muy significativos de la sociedad española no contribuyan a la economía española.

Sin embargo la citada proposición no salió adelante ya que tanto el PSOE como el PP votaron en contra argumentando que en la actualidad ya se contempla la residencia fiscal de los deportistas que gozan de ciertos privilegios ya que “para acogerse a las ayudas oficiales de carácter público, para ser declarado deportista de élite y tener derecho a esas exenciones fiscales, el Consejo Superior de Deportes solicita a las federaciones nacionales respectivas que informen dónde pagan sus impuestos esos deportistas, que de hacerlo en paraísos fiscales se quedan sin ese derecho”.

Además el Gobierno de España ha rechazado en múltiples ocasiones publicar la lista de famosos con residencia fuera de España y son los medios de comunicación los que facilitan esos datos. Así entre los más destacados podemos nombrar los siguientes:

Fernando Alonso paga en Suiza, al igual que el ya ex-tenista Carlos Moyá,  Jorge Lorenzo, en Andorra. Otros casos conocidos son Daniel Pedrosa o el triple campeón mundial de ciclismo de fondo en  carretera Óscar Freire.

Cabe destacar que entre la gran cantidad de los que han seguido declarando sus ingresos en España, para ejemplo de todos, está al número uno del tenis Rafael Nadal.

Alberto Infante Caballero.

Fernando Ibáñez Sáiz

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s