Primer análisis del Brexit

Llevamos ya un año a vueltas con el Brexit, el cual no termina de producir efectos del todo en cuanto a la separación del Reino Unido como tal, pero que ha producido en este año que llevamos en la Unión Europea con este hecho importantes efectos institucionales, económicos y en materia demográfica.

Desde que el Primer Ministro David Cameron decidió dar comienzo a este proceso de desconexión con la Unión Europea como consecuencia de desacuerdos con sus homólogos del resto de países miembros, han surgido un océano de críticas, sobre todo de parte de todos aquellos británicos que viven en otros países miembros, porque el Gobierno británico que existía en el momento de declararse el Brexit quería quitarles privilegios, además de todos los que ya perderían como consecuencia de la conexión con la Unión Europea, como la libre circulación.

Como consecuencia de su anuncio de separación, Cameron tuvo que cumplir su promesa de que si salía el sí en el referéndum que hizo para ver si Reino Unido se salía o no de la Unión Europea, presentaba su dimisión.

Tras esta dimisión, se celebraron unos meses, a finales de 2016, elecciones en el partido conservador británico para elegir nuevo representante, saliendo en esas elecciones elegida Theresa May. Tras ello, se tuvieron que celebrar nuevas elecciones para que así pudiera ser investida o no como Primera Ministra, y las ganó, pero en este 2017 lo ha fastidiado, volviendo a celebrar elecciones, y perdiendo la mayoría absoluta de la que gozaba, y de la que podría haber disfrutado todavía unos años más.

Pero el Reino Unido no es la única nación que está sufriendo las consecuencias que está produciendo el Brexit, tanto económicas (hay que recordar que, desde que se inició el proceso separatista británica, la libra esterlina ha perdido gran parte del valor que tenía antes del Brexit, cayendo en picado, y haciendo que Reino Unido no sea ya tan fuerte económicamente), como también institucional (pues ahora surgen dudas de si la Unión Europea podrá seguir tras la salida de uno de sus miembros más fuertes, además de que también en el Reino Unido han surgido movimientos separatistas tanto en Escocia y en Gales, pues estas naciones quieren seguir en la Unión Europea).

También hay que destacar que ahora también se plantean cuestiones relativas a lo que sucederá entre Reino Unido y la Unión Europea una vez se produzca el Brexit. Hay abierto un proceso de negociación entre las dos partes para determinar los efectos de las relaciones una vez que todo el proceso de separación termine.

Como nos dice el periódico El País en una noticia del pasado 8 de junio de 2017, “primero fue la dimisión del ex primer ministro David Cameron tras el referéndum de hace un año. Más tarde vinieron las disputas entre duros y blandos frente al Brexit y finalmente, la convocatoria de elecciones generales. Reino Unido lleva casi un año postergando una negociación clave para su propio futuro y para el de la UE: el divorcio de sus socios europeos. Bruselas aguarda impaciente el inicio de un proceso que puede contaminar toda la agenda comunitaria en los próximos meses. Si no surgen nuevos imprevistos, la primera cita para empezar a negociar los términos de la separación se producirá el próximo 19 de junio.

La familia europea ha pasado ya por todas las fases anímicas tras el referéndum británico del pasado 23 de junio. Al estupor inicial le siguió un periodo de duelo, pero los excesos de la primera ministra británica, Theresa May, han acabado irritando hasta a los más fervientes defensores de Reino Unido en las instituciones europeas. Esa perplejidad ha cristalizado en un inaudito frente común entre los Veintisiete, que se pondrá a prueba cuando arranquen las verdaderas negociaciones”.

En otra noticia de tres de mayo de 2017, el mismo periódico, en su titular, dice que “Bruselas eleva las exigencias del ‘Brexit’ por la presión de los Estados”, diciendo a continuación que “Bruselas apunta alto en la negociación del Brexit. La Comisión Europea ha endurecido su postura inicial respecto a los dos asuntos fundamentales del divorcio: saldar las cuentas pendientes y garantizar los derechos tanto de los europeos residentes en Reino Unido como de los británicos que viven en la UE. Así lo revela el mandato de negociación aprobado este miércoles por el Ejecutivo comunitario, que incorpora nuevos conceptos de pago o partidas magnificadas respecto a cálculos anteriores y blinda los derechos de ciudadanía incluso para aquellos que se muden a Reino Unido hasta el mismo día de su salida de la UE. El negociador jefe, Michel Barnier, es consciente de las exigencias que plantea, pero advierte de que, sin pactar esos dos capítulos, el proceso “puede explotar”.

Barnier ha comparecido en Bruselas para despejar dudas sobre las dificultades del camino que queda por delante. “Algunos han creado la ilusión de que el Brexit no tendrá impacto, que se puede negociar rápido. No es el caso”, ha zanjado el excomisario francés, en una alusión velada a la inquietud con que salió el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de la complicada cena que mantuvo la semana pasada con la primera ministra británica, Theresa May, y en la que participó el propio Barnier. El texto exige al Gobierno británico una perspectiva clara de desembolsos anuales para arreglar las cuentas y sostiene que todos los ciudadanos europeos que recalen en Reino Unido antes de la salida efectiva de la UE, el 30 de marzo de 2019, tienen derechos adquiridos, que podrán invocar ante el Tribunal de Justicia de la UE hasta el día de su muerte. Reclamar la potestad de este organismo tras el Brexit constituye un anatema para las autoridades británicas”.

Pero el hecho de que la Unión Europea exija bastantes garantías al Reino Unido en cuanto a su salida es lógico, pues ya bastantes tambaleos y dudas de sus ciudadanos del resto de países ha sufrido debido a esta salida, además del debilitamiento de sus instituciones y de los principios sobre los que se construyó. Ahora toca restablecer las garantías y los valores que la Unión Europea ofrecía a todos sus ciudadanos para recobrar fuerza, pues ya suficiente tienen las instituciones con los ataques islámicos que se están sucediendo en diferentes países europeos como para también ver tambalearse a sus instituciones con el Brexit.

Con todo lo dicho, ahora toca terminar este proceso, para poder centrarse bien en las medidas a adoptar frente a los ataques a los valores europeos por parte de ciudadanos pertenecientes al mundo islámico y que se habían radicalizado.

También en el canal de la BBC, BBC Mundo, se nos da una explicación de qué es el Brexit para comprenderlo mejor. Lo hace de la siguiente manera:

“Una pregunta que muchos pensaban nunca tendrían la posibilidad de responder les fue planteada a los británicos este 23 de junio: ¿debe Reino Unido seguir siendo parte o no de la Unión Europea (UE)? Y la mayoría votó a favor de abandonar la UE. Tras un dramático conteo, estos son los resultados oficiales:

  1. Votos a favor del Brexit: 17.410.742
  2. Votos a favor de permanecer: 16.577.342
  3. Total de votos: 33.577.342
  4. Participación: 72%

Nunca antes un país miembro ha abandonado esta unión política y económica de 28 países que, desde sus inicios, no ha hecho más que expandirse.

Y la salida de Reino Unido constituye un duro golpe para el proyecto europeo, en cuyos orígenes estuvo la idea de evitar otra gran guerra en el continente tras el desangramiento que supuso la Segunda Guerra Mundial.

La decisión británica de abandonar la Unión Europea 43 años después de ingresar en su antecesora, la Comunidad Económica Europea, tiene nombre: Brexit.

Pero, ¿qué significa? ¿Y cuáles serán las consecuencias de esta decisión?

BBC Mundo te explica las claves de este acontecimiento histórico.

¿Qué es el Brexit?

Brexit es una abreviatura de dos palabras en inglés, Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), que significa la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Se convirtió en la palabra más pronunciada al hablar del referendo, aunque solo se refería a una de las dos opciones del mismo. La alternativa Bremain (Britain y Remain: permanecer) no tuvo el mismo éxito mediático. Ni tampoco en las urnas.

Los orígenes del término Brexit parecen remontarse a 2012, cuando estaba en boga Grexit, utilizado para especular sobre la salida de Grecia de la Unión Europea en los momentos más intensos de la crisis en ese país”.

Para más información sobre la noticia y los efectos que describe del Brexit, se deja el enlace a continuación: http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36484790

Todo esto como primer contacto con el Brexit. En un futuro texto se analizará más en profundidad todas las consecuencias del Brexit.  Para más información por el momento, se dejan varios enlaces para consultar.

http://www.lavanguardia.com/internacional/20170609/423281377253/mas-incertidumbre-brexit-elecciones-reino-unido.html

http://www.larazon.es/opinion/editorial/la-crisis-politica-que-esconde-el-brexit-PF15325758

http://www.larazon.es/opinion/editorial/la-crisis-politica-que-esconde-el-brexit-PF15325758

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s