El violador del ascensor

Esta semana ha sido cogido el violador del ascensor por haber vuelto a cometer una serie de violaciones. La pregunta que surge es: ¿Por qué salió de prisión? Difícil de contestar. Cabe criticar el hecho de que se le soltara, porque si ya has violado una vez, vas a volver a incidir en este hecho. Existen diversas formas de cometerlo, según lo previsto en nuestro Código Civil.

El periódico El País informa que “la coincidencia en las versiones de las —hasta ahora— cuatro denunciantes fue lo que puso a los investigadores ante la idea de que se trataba de un violador en serie y así pudieron comenzar a acotar su búsqueda.

La primera vez que lo intentó, fracasó porque la víctima logró zafarse de él. Fue en diciembre del año pasado. La última denuncia corresponde, en cambio, a unos hechos ocurridos en el mes de abril. Entonces Gallego sí logró su brutal objetivo.

Hubo otro intento fallido y otra violación consumada entre ambas agresiones. De ahí que, por el momento, se le acuse de dos violaciones y otras dos en grado de tentativa con una diferencia aproximada de cinco semanas entre cada una.

Gallego salió de la cárcel en noviembre de 2013 gracias a la derogación de la doctrina Parot y su liberación generó una gran inquietud social. Tenía por aquel entonces 55 años, bastante bien llevados pese a haber pasado casi media vida en prisión, y la imagen de su nuevo rostro corrió de móvil en móvil entre montones de alumnas de Valladolid, de donde era su familia.

A quien fue mecánico en su juventud y se hizo pasar por reparador de ascensores para cometer sus terribles agresiones, no se le conocía ni oficio ni beneficio desde que salió de la cárcel. Ya entonces tuvo que huir del pueblo de su familia por el rechazo de sus vecinos. Aparentemente, vivía en Segovia desde hace años con su novia.

La policía, tras una larga y minuciosa investigación, le atrapó este miércoles cuando salía del portal con su pareja. No opuso resistencia, frente a la estupefacción de su acompañante. Actualmente se encuentra en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial del juzgado de instrucción número 15 de Plaza de Castilla. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido la prisión permanente revisable para casos como el de Gallego”.

En primer lugar, hay que destacar que “el delito de agresión sexual, se contempla en el artículo 178 del Código Penal, como un atentado contra la libertad sexual de otra persona, de la siguiente forma: “El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación…”.

Libertad sexual significa libre disposición por la persona de sus propias capacidades y potencialidades sexuales, y esto tanto en su comportamiento particular como en su comportamiento social; o lo que es lo mismo, la facultad de disponer del propio cuerpo o el ejercicio libre de la sexualidad.

El tipo de agresiones sexuales del artículo 178 CP castiga la implicación de una persona en una práctica de naturaleza sexual, en sentido amplio, en contra de su voluntad, con violencia o intimidación.

La indeterminación de la redacción típica fue interpretada como “todo comportamiento lúbrico”, realizado con violencia o intimidación y no consentido por la víctima, caracterizado como “agresivo”; conducta que se caracteriza de manera negativa frente a las agresiones sexuales cualificadas del artículo 179 CP y frente a los abusos, tanto por el comportamiento sexual, como por los medios”.

También hay que destacar que, conforme a la consumación, “de acuerdo con la estructura del tipo penal del artículo 178 del CP descrita, para la consumación del delito de agresión sexual será preciso que llegue a tener lugar efectivamente la acción sexual propiamente dicha, es decir, el contacto corporal sobre la víctima.

De lo contrario, estaremos ante una tentativa. Así lo considera la doctrina jurisprudencial, para la cual el delito de agresión sexual del artículo 178 CP se consuma cuando el autor lleva a cabo el atentado contra la libertad sexual, con violencia o intimidación, aunque no consiga una satisfacción erótica. La acción típica en el delito de agresión sexual consiste en “atacar” la indemnidad sexual del menor de trece años”, por supuesto “con violencia o intimidación”.

En segundo término, sólo van a constituir agresiones sexuales típicas aquellos actos que sean de carácter sexual, es decir, que representen una manifestación del instinto sexual, o dicho con otras palabras, toda acción mediante la que el autor pretende involucrar a otra persona en un contexto sexual. Por ejemplo, tocar pechos o genitales a una mujer mediante violencia”[1].

El problema que surge es pensar cómo es posible que se le haya dejado suelto los últimos cuatro años, pues había sido condenado a una pena altísima por todas las violaciones que había cometido.

Como informa el periódico El Español, “Pedro Luis Gallego, conocido como El violador del ascensor fue excarcelado en 2013. Seguiría en prisión hasta 2022 de no ser por la derogación de la doctrina Parot por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), que el año 2013 le dio la razón a la etarra Inés del Río. Esta doctrina, aplicada por el Tribunal Supremo en 2006, defendía que las redenciones de condena deberían aplicarse sobre el total de la pena impuesta (en ocasiones miles de años) y no sobre el límite máximo de cumplimiento, que en España eran 30 años (hasta 2003 que se aumentó a 40 años)”.

Es decir, la eliminación de la Doctrina Parot otra vez favoreciendo a los peores criminales existentes en esta nación española. Cierto que hay que reconocer que, cuando fueron condenados, existían unos límites máximos para la imposición de penas, pero el hecho de que nuestro Tribunal Supremo hubiera elaborado una doctrina para imponer a criminales que cometieran una serie de delitos condenados con las más altas penas previstas en el Código penal.

Aquí se puede comprobar cómo muchas veces los tribunales acaban favoreciendo a los criminales, en vez de a las víctimas. El por qué es difícil de determinar a raíz de lo expuesto, también le resulta incomprensible a este servidor. Ojalá la justicia, tanto en España, como la emanada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos consiga algún día alcanzar el grado de independencia para que sus sentencias no estén influenciadas por convicciones políticas, o las víctimas volverán a estar desprotegidas, no sirviendo para nada la reforma a nivel de la Unión Europea introducida por las directivas y la decisión marco por las que se han creado un estatuto de la víctima de delito de la Unión Europea.

[1] http://www.tuabogadodefensor.com/delito-agresion-sexual/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s