La independencia de Cataluña y el artículo 155 de la Constitución Española

Llevamos ya en España varios años, concretamente, los mismos que llevamos de democracia desde la aprobación de la Constitución de 1978, pero sobre todo los últimos años desde 2004 en que los últimos Gobiernos de España no han hecho nada para defender la unidad de España y aplacar al reducido grupo de independentistas catalanes.

Pero lo peor de todo no es sólo que lleven años pidiendo la independencia, sino que todos los Gobiernos de la Generalitat, mediante su competencia de educación, han aprovechado para modificar los materiales educativos y contar la historia a su manera. Además, claro está, de todo lo que se han llevado estos políticos diciendo que todo era por el pueblo catalán y luego se lo llevaban a sus cuentas en Suiza y otros paraísos fiscales (el caso Pujol, para no ir más lejos, cuyos miembros se han visto ya involucrados en un proceso judicial sin futuro, pues está claro que los jueces no les van a condenar, dada la clara influencia política del poder judicial).

También hay que estar a la clara inactividad para paliar este problema de todos los gobiernos españoles centrales. Además de que, como informaba el periódico El País en una noticia del 15 de octubre de 2015 en su titular, que decía lo siguiente: “155, el artículo más explosivo de la Constitución. El recurso más extremo de la Ley Fundamental no implica la suspensión de la autonomía y no ampara la utilización de las Fuerzas Armadas”.

Esta misma noticia, en su cuerpo, continuaba diciendo que “hay un número tabú entre los políticos españoles. Es el 155, y da nombre al artículo más explosivo de la Constitución, aquel que permite al Estado intervenir para obligar a las autoridades de una Comunidad Autónoma a cumplir las leyes cuando se han agotado todas las vías de control. Hasta ahora, los representantes públicos han preferido no pronunciarlo, e incluso en las circunstancias más tensas, buscan fórmulas para buenos entendedores como “aplicaremos solo la ley, pero toda la ley” y otros eufemismos.

Los últimos hitos del proceso soberanista catalán –en especial la manifestación montada en la puerta del Tribunal Superior de Justicia, en Barcelona, con la declaración de Artur Mas como imputado por el 9-n– han empezado a levantar este temor reverencial. En la última semana, el Gobierno, a través del ministro de Justicia, Rafael Catalá, y de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, han insinuado –quizá por convicción, quizá por cálculo electoral- la posibilidad de aplicar el temido 155.

El artículo 155 de la Constitución Española dice así:

“1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

  1. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.”

Su “aura de horror religiosum”, en palabras del exabogado del Estado y experto constitucionalista Jesús García Torres, ha hecho que no solo se evite invocarlo, sino que impere la confusión sobre su alcance. Este periódico ha desempolvado manuales de Derecho Constitucional para explicar en qué consiste un artículo “cuyo arte estriba en saber no usarlo”, según escribía en 1981 el catedrático progresista y expresidente del Constitucional Jesús Cruz Villalón”.

El problema aquí es la clara voluntad política de no querer aplicar por el Gobierno central tal artículo, y claro está por todos los beneficios que perderían, pues está claro también que algo tienen pactado con los gobiernos catalanes para no aplicar tal artículo, además de seguir dándoles dinero del resto de ciudadanos españoles para que paguen las embajadas que han creado, y que les crea a los catalanes un déficit enorme.

Esta idea se desprende de noticias que van apareciendo en los diversos medios de comunicación, ya sean los periódicos (tanto en su edición impresa como en su edición de internet), o en radios o en la televisión.

En una noticia de La Vanguardia de febrero de 2017 se puede prever esta idea, pues dice que “el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha sugerido que La Generalitat de Catalunya “a lo mejor está cometiendo un delito” al poner en funcionamiento un nuevo programa informático que permitirá recaudar los impuestos de los catalanes. Y no ha descartado la posibilidad de aplicar del artículo 155 de la Constitución española, que prevé la intervención o suspensión de una autonomía, para frenar el referéndum porque “está en la Constitución y es una opción”.

”No puede recaudar los impuestos que no les corresponde. Por tanto, no sé qué sistema informático tendrán o dejarán de tener, pero si se están gastando el dinero de los catalanes en dotarse de herramientas que no pueden usar, a lo mejor están haciendo un mal uso de fondos públicos, o a lo mejor están cometiendo un delito”, ha dicho en declaraciones a Los Desayunos de TVE.

Sostiene que si se están gastando el dinero de los catalanes en dotarse de herramientas que no pueden usar, a lo mejor están haciendo un mal uso de fondos públicos”.

En este sentido, ha reprochado al Gobierno catalán que se esté dedicando a hacer aplicaciones informáticas en vez de atender los problemas “reales” de la sociedad catalana al ser preguntado por este sistema que lleva gestándose 16 meses y que la Hacienda catalana quiere activar el 1 de julio”.

 Lo único que hay que hacer, para todo aquel que piense en la unidad de España, tal y como lo establece el artículo 2 de nuestra norma suprema, es decidir bien a la hora de votar, pues está claro que todos los partidos políticos que tienen representación en el Congreso de los diputados, no están por la labor de poner freno a este ultraje del territorio catalán y gastarse más del dinero que recaudan vía impuestos (de los más altos en la Unión Europea, cuando tenemos de los sueldos más bajos de Unión Europea) para luego darles casi todo a los catalanes, para no pagar a los funcionarios de este territorio y no al resto.

También hay que destacar en este punto que, cuando se inició la separación del Reino Unido de la Unión Europea, los catalanes aprovecharon el hecho de que Escocia quería celebrar un referéndum para saber si se quedaban o no en Reino Unido tras la separación los catalanes aprovecharon y también empezaron a celebrar esta clase de consulta. Pero hay que destacar el hecho de que el pacto por el que se creó Reino Unido sí que permitía a Escocia celebrar el referéndum, cosa que no ocurre en territorio español respecto a Cataluña, pues en el reparto de competencias de nuestra Constitución no se reconoce esta iniciativa respecto a las Comunidades Autónomas o Ayuntamientos y demás entidades locales, sino sólo al Gobierno Central.

http://www.elmundo.es/espana/2017/02/02/58931affe2704e9f248b4623.html

 

http://www.elmundo.es/espana/2017/02/02/58931affe2704e9f248b4623.html

Anuncios

Un comentario en “La independencia de Cataluña y el artículo 155 de la Constitución Española

  1. Ossama Tibi dijo:

    buen artículo. me imagino que tanto el Sr. Sanchez como el Sr. Iglesias, no han leído el texto de la constitución, por eso van con ignorancia muy atrevida, y el gobierno catalán aprovecha esta ignorancia, para poder sacar una tajada económica, ya que si pensamos con la cabeza y la lógica, ni al mismísimo gobierno catalán, le interesa hacer este referéndum, porque sabe de ante mano sus consecuencias, tanto si sale el sí o el no, por eso, está continuamente pidiendo al gobierno central, un dialogó, que le saque de este charco en el que se ha metido. pero que sea una salida triunfal para lavarle la cara ante el resto de los catalanes, ya que el fundador de este follón, ha sido el Sr. Artur Mas. pero este como se percató de las consecuencias, se retiró y se lavó las manos, y puso en su lugar al novato de turno.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s