La muerte de Miguel Blesa

Estos últimos dos días hemos amanecido con la muerte de Miguel Blesa, cuya causa parece haber sido un disparo en el pecho. La primera cuestión que surge por las noticias que han ido apareciendo desde que se le encontró muerto parecen indicar o bien un ajuste de cuentas o un suicidio.

Según el periódico El País, en una noticia de este miércoles 19 de julio de 2017, “el cuerpo sin vida del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, de 69 años, ha sido hallado este miércoles en la finca “Puerto del Toro”, en Villanueva del Rey (Córdoba), lugar que frecuentaba para cazar. Poco antes de las ocho de la mañana, Blesa se encontraba desayunando con un grupo de amigos antes de salir de cacería y se ha levantado de la mesa alegando que iba a mover el coche que estaba aparcado en el garaje.

Fue un trabajador de la finca, de 1.600 hectáreas situada en Sierra Morena, el que alertó a los Servicios de Emergencias 112 de que una persona se encontraba tendida en el suelo con un disparo. El expresidente de Caja Madrid ha fallecido a las 8.40, según certificaron los servicios sanitarios desplazados a la zona tras recibir una llamada de alerta efectuada a las 7.50 horas, según fuentes de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación y que descarta que sea un accidente de caza.

 

Según los primeros indicios, la causa de la muerte ha sido un disparo en el pecho producido por una escopeta de caza y las primeras hipótesis apuntan al suicidio. El cuerpo ha sido localizado en el garaje de la finca que, aunque no es de su propiedad, era frecuentada por Blesa. La titularidad de “Puerto del Toro” corresponde a la sociedad Las Rozuelas del Valle, y la gestión del coto está a nombre de Fermín Gallardo y Rafael Alcaide que, en el momento de los hechos, se encontraba en la finca.

Según las mismas fuentes, Blesa, que presidió Caja Madrid entre los años 1996 y 2009, llegó a la finca en la madrugada de este miércoles, alrededor de las dos, con la intención de pasar unos días allí. Agentes del Instituto Armado están tomando declaración al grupo de amigos que se encontraba en la finca.

El entorno de Blesa afirma que no estaba desanimado ni abatido.Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid hallado muerto este miércoles en una finca cordobesa de caza, no se encontraba en los últimos días desanimado ni deprimido, aunque preocupado a veces por el devenir de la batalla judicial que afrontaba desde hace años, informaron a Europa Press en fuentes de su entorno.

Las mismas fuentes destacan que el fallecimiento de Blesa se ha producido en un momento que no era el peor para el exbanquero, ya que albergaba “serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black, tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso la Audiencia Nacional.

Uno de los momentos más duros desde el punto de vista de su imagen, reconocen, fue cuando el fiscal tildó de “depredadores” a los exconsejeros de la caja que se beneficiaron de las tarjetas black, calificativo que le dolió especialmente.

“Pero en los momentos más duros jamás se le vio abatido, y curiosamente este no era el peor momento por el que estaba pasando, de hecho, era el más tranquilo”, indican las fuentes, que piden cautela a la hora de especular con las circunstancias de la muerte del exbanquero.

A mediodía, el juez encargado de la investigación, del juzgado de instrucción número 2 de Peñarroya-Pueblonuevo, de la muerte de Miguel Blesa ha ordenado el levantamiento del cadáver del exbanquero y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Córdoba, para practicarle la autopsia este jueves y establecer oficialmente la causa de la muerte. El cuerpo ha llegado al tanatorio a las 12.45 y nadie se ha acercado a interesarse por él.

El expresidente de Caja Madrid fue condenado en marzo de 2017 a seis años de prisión por el caso de las tarjetas black (opacas al fisco) de la entidad, pero la Audiencia Nacional decidió no imponer ninguna medida cautelar hasta que la sentencia, que tanto él como Rodrigo Rato (también condenado) han recurrido, fuese firme. Miguel Blesa tenía pendiente otra causa, la de los sobresueldos de la antigua caja madrileña, que sigue en instrucción y, por tanto, aún no ha sido juzgado”.

La verdad es que, si resulta siendo un suicidio, como consecuencia de que los remordimientos por el mal que ha causado a tantas personas, es un poco tarde, lo que tendría que haber hecho es no haber causado tantos pufos a tanta gente, o haber asumido su culpa y haber hecho frente a sus deudas. Se seguirán los acontecimientos, y, cuando se averigüen las causas de la muerte de Blesa se hará un segundo artículo.

Según el diario El Mundo, “personas cercanas a Blesa aseguran que en los últimos días no encontraron al ex presidente de Caja Madrid ni desanimado ni deprimido, aunque sí estaba preocupado por el por el devenir de la batalla judicial que afrontaba desde hace años.

Las mismas fuentes destacan que el fallecimiento de Blesa se ha producido en un momento que no era el peor para el ex banquero, ya que albergaba “serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black.

El banquero, máximo responsable de Caja Madrid entre 1996 y 2009, había sido imputado en los últimos años en distintas causas judiciales que investigan irregularidades cometidas en la gestión durante su etapa en la presidencia.

La Audiencia Nacional condena por las ‘black’ a Blesa a 6 años de cárcel.

El pasado mes de febrero la Audiencia Nacional condenó al que fuera presidente de Caja Madrid a seis años de prisión por apropiación indebida en el caso de las tarjetas black. La sentencia estaba pendiente de revisión en el Supremo.

La Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal determinó que actuó al margen de la legalidad al atribuirse a sí mismo y los otros beneficiarios una tarjeta corporativa al margen del salario acordado y cuyo uso no precisaba de justificación de gastos.

Paralelamente, el banquero tenía pendiente otra causa instruida en los juzgados en Plaza Castilla también relacionada con su gestión al frente de la caja madrileña. La titular del Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid, Luisa María Prieto, dictó también en febrero auto de apertura de juicio oral por el que le sentaba en el banquillo a él y al ex director financiero de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj por un delito de administración desleal derivado de los sobresueldos irregulares que, según el FROB, causaron un perjuicio económico de 14,8 millones de euros.

El ex presidente de Caja Madrid estaba a la espera de conocer la fecha de celebración de este nuevo juicio en el que se enfrentaba a una petición de cárcel de 4 años por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

En 2013, llegó a ingresar en prisión en dos ocasiones por la investigación abierta por el juez Elpidio José Silva sobre la compra en 2008 de City Nacional Florida. Posteriormente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) condenó a este juez a 17 años y medio de inhabilitación por su actuación en la instrucción del ‘caso Blesa’. El tribunal consideró que Silva decidió mandar a prisión a Blesa por “motivaciones insólitas” y la causa fue archivada”.

http://www.elmundo.es/economia/2017/07/19/596f1ac6e5fdea854a8b45fa.html

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s