La distinta personalidad del delincuente en la realización del hecho delictivo

Vivimos en un mundo en el que cada día se cometen miles de crímenes o delitos a nivel mundial. Y cada uno de esos crímenes se caracteriza por la personalidad de su autor o autores.

La verdad es que al ser cada persona un mundo, si una persona comete un crimen, éste se caracterizará por su personalidad. La verdad es que la mente humana sigue siendo un ámbito muy desconocido para el ámbito de la medicina, y, por tanto, también para el ámbito jurídico, en el cual es necesario, al igual que para la medicina, llegar a comprender la mente humana.

Como destaca la revista Muy Interesante, “cuando se informa a las personas de que su yo consciente surge “simplemente” de las mecánicas agitaciones de átomos y moléculas en su cerebro, a menudo se sienten defraudas, ero no debería ser así. Muchos de los grandes físicos de este siglo -Werner Heisenberg, Erwin Schrödinger, Wolfgang Pauli, Arthur Eddington y James Jeans- han señalado que los componentes básicos de la materia, como los cuantos, son en sí mismos de lo más misteriosos – si no total y absolutamente espeluznantes-.”, asegura el eminente neurólogo V.S. Ramachandran en su obra Lo que el cerebro nos dice (Paidós, 2012). “Así pues, no debemos temer que el yo sea menos maravilloso o impresionante por el hecho de estar compuesto de átomos”, añade.

De hecho, a lo largo de las casi 500 páginas que contiene esta obra, Ramachandran aborda algunos de los extraordinarios misterios neurológicos con la seriedad del investigador y la voluntad divulgativa de quien desea acercar los temas científicos al público no especializado. Los lectores de este libro descubrirán por qué algunos individuos son más creativos que otros, por qué consideramos hermosas ciertas cosas o cómo evolucionó el lenguaje. Y también descubrirán manifestaciones neurológicas extrañas que ha tratado el propio autor, como pacientes que creen estar muertos o individuos aquejados del síndrome Capgras que están firmemente convencidos de que sus seres queridos son unos impostores. Incluso es posible que al terminar la obra los lectores coincidan con el autor en que “es difícil hablar del cerebro sin ponerse poético””.

La verdad es que de este razonamiento se puede deducir que la mente humana juega un papel importantísimo en las conductas que lleva a cabo el ser humano a lo largo de un día. Entre otras, la de interpretar las conductas de las personas con las que se relaciona.

Y, claro está, esto juega un papel importantísimo a la hora de entender por qué un sujeto ha actuado de una manera determinada cuando comete un crimen o delito. Muchas veces resulta difícil también en el ámbito del Derecho establecer las penas o inculpar al sujeto porque algunas de las razones por las que el sujeto ha actuado de esa manera están fuera de la comprensión humana, y pueden llegar a quedar sin castigo porque el sujeto puede haber actuado de manera inconsciente por razones que no puede la ciencia llegar a dilucidar.

Todavía tardaremos mucho tiempo en comprender por qué actuamos como actuamos porque todavía no disponemos de los medios necesarios para comprender nuestro propio ser interior y las formas por las que nos lleva.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s