La entrevista de trabajo

1.- Introducción.

Hoy en día, la entrevista de trabajo es uno de los elementos fundamentales para superar el proceso de selección de personal en la búsqueda de trabajo, y no ya sólo en el ámbito privado, sino también en el público, pues en algunas oposiciones se impone como parte del proceso de la propia oposición la entrevista.

En este artículo se pretende, en primer lugar, delimitar los elementos más básicos que aparecen en cualquier entrevista de trabajo. Lo que se pretende con ello es el hecho de que en cualquier entrevista hay una serie de elementos comunes, es decir, que sirven para buscar todo tipo de trabajo.

En segundo lugar, lo que se pretende es analizar las preguntas básicas que aparecen en cualquier entrevista de trabajo, independientemente del puesto al que vaya destinado a ocupar el entrevistado.

En tercer lugar, también se pretende analizar la forma en que el aspirante al puesto de trabajo debe de preparar la entrevista de trabajo. Hay una serie de pasos elementales que te permitirán superar la entrevista sin problemas.

En cuarto lugar, también se dará cuenta de la postura que se ha de adoptar en la entrevista. Este paso también es importante, pues muchas veces la postura o posición que tomemos ante quien lleva a cabo las entrevistas inclina la balanza más a nuestro favor o no.

En último lugar, se harán una serie de conclusiones sobre lo exigentes que resultan las actuales condiciones de trabajo actualmente.

2.- Elementos básicos de la entrevista de trabajo.

En primer lugar, hay que destacar que “la entrevista de trabajo individual es el paso clave dentro del proceso de selección, al que solo llegan los candidatos mejor posicionados para ocupar el puesto de trabajo que se oferta. Por lo que debes tener en cuenta que ya partes de esa ventaja, y que te han seleccionado porque la empresa cree que eres la persona adecuada para el empleo. Así que tan solo te queda convencerles en persona, de que tú eres la mejor opción.

En todas las entrevistas de trabajo, vas a encontrarte con que el entrevistador va a seguir ciertas pautas, sobre todo en lo que se refiere a las preguntas de tipo directo, en las que se te pedirán datos concretos, que más tarde les servirán para comparar a los candidatos.

Si ya has hecho varias, te habrás dado cuenta de que las principales preguntas que te toca responder son siempre las mismas, y que más allá de tener que explicar detalles sobre tu currículum, se trata de que demuestres quién eres, cómo eres, si sabrás hacer el trabajo por el que van a contratarte y si finalmente podrías encajar en la empresa, junto a los demás empleados”[1].

También hay que destacar que “el objetivo de una entrevista de trabajo es venderte a ti mismo, aquí encontrarás dos aspectos que debes tener en cuenta al preparar la entrevista de trabajo. Uno de los aspectos fundamentales es tu comunicación verbal y no verbal, a continuación, vamos a analizar qué debes y no debes hacer para transmitir al entrevistador la imagen que deseas”[2].

Por otro lado, hay que destacar que, como elementos básicos de la entrevista de trabajo, como informa la página web Universitario con Trabajo, “tras enviar el Curriculum, la empresa valora si cumple con los requisitos del puesto vacante, pero puede entrevistar (y no garantiza nada) a los candidatos con otro tipo de finalidad:

  1. Profundizar en la información que se tiene de la persona candidata.
  2. Comprobar actitudes, motivaciones, experiencias, personalidad… Ahora bien: la entrevista no es un interrogatorio, no has de tener miedo, es un diálogo con preguntas, donde el responsable de RRHH tratará de ver si eres la persona idónea para la vacante. De tal manera que el entrevistador, presentará la oferta, y las funciones a cubrir, evaluando las actitudes y aptitudes que tenga el/la candidata/a para desarrollar el trabajo, su posible adaptación e integración a la empresa.

Ahora bien, como aspectos fundamentales antes de la entrevista, hay que destacar lo siguiente. Imprescindible, Actitud positiva, e interiorizar: “no tengo que tener miedo, sólo quieren conocerme mejor. Si he llegado hasta aquí, tengo que ofrecer lo mejor de mí, tengo que hacerles ver que soy lo que la empresa necesita”.

Por esto mismo, has de tener en cuenta que hay ciertas claves que debes saber:

Conocer la empresa. Para ello, tenemos que meternos en su web y estudiarla con detenimiento: nº de empleados, fines, objetivos, obra social…, a esto se le llama googlear la empresa.

La cita de la entrevista: a ser posible confirmar la asistencia unos días antes. Si no se puede asistir, ver si hay posibilidad de cambiarla de hora/ día, con argumentos muy sólidos y justificables. No la retrases mucho en el tiempo, porque estarás indicando dejadez y falta de motivación.

Puntualidad. Acude siempre con unos 15-20 minutos de antelación, te podrás relajar, ir al baño, fijarte en detalles… mostraras además una impresión previsora y sin prisas, organización y control del tiempo.

Intenta acudir solo, o si vas con alguien, que te espere fuera del recinto. No necesitas apoyos emocionales de ningún tipo, sólo mostrarte seguro de tí y tu talento.

Lleva papel y bolígrafo para apuntar cualquier cosa si fuese necesario, darás impresión de organización e interés; y también, la copia del CV que enviaste (podrás repasar algún aspecto o fechas), junto a tus titulaciones en un portafolio, para entregarlos si te lo requieren (es mejor llevarlo aunque no nos lo pidan, que no tener nada que mostrar si nos los piden).

Imagen: Puede ser determinante para conseguir el empleo. La primera impresión es fundamental, tanto en aspecto como en vestimenta. En la manera de vestir se puede identificar como es una persona, al igual que en el aspecto de la higiene personal.

Hay que ser naturales, mostrar sencillez y usar colores no llamativos, los accesorios sobre todo a las mujeres, que sean discretos (vamos a una entrevista, no a una boda) y cuantos menos mejor. La ropa, mejor sin manchas y acorde a lo que vamos, una entrevista.

Aspecto e higiene son fundamentales, es algo tan personal que indicarán mucho sobre sobre tí y tu interés personal. Parece que sea de una película, pero es más común de lo que nos creemos. A una entrevista hay que ir aseado/a, sin oler a sudor, peinado/a, con las manos y uñas limpias y arregladas (mujeres: uñas sin desconchones). El perfume, mejor tirando a poco que ahogar al entrevistador.

Educación: una vez entrado en el recinto, preguntar por el Sr/a que nos entrevistará. Nos harán esperar o dirigirnos a algún departamento, en este segundo caso, debemos volver a preguntar a la secretaria/o del departamento, para informar de nuestra presencia. Una vez nos llamen y entremos al despacho, tenemos que esperar a que sea el/la reclutador/a el/la que extienda su mano y nos invite a tomar asiento.

Las pertenencias hay que dejarlas donde no molesten, ni invadan el espacio físico o visual del entrevistador, es decir, no se te ocurra poner el bolso o portafolio sobre la mesa de la persona que te está haciendo la entrevista, ni utilizar cada una de las sillas del despacho para ir dejando tus pertenencias. Y recuerda que el móvil tiene que estar en silencio.

Si vas a fumar antes de entrar a la entrevista, procura llevar algún tipo de caramelo o pastillita tipo juanola o Smith, recuerda que un aliento a tabaco puede causar mucho rechazo a quien tenemos frente a nosotros.

Recuerda que la entrevista, es la puerta a la empresa, y como se comentó anteriormente: Si he llegado hasta aquí, tienes que ofrecer profesionalmente lo mejor de tí, tienes que hacerles ver que eres lo que la empresa necesita”.

En la siguiente entrada veremos los elementos a cuidar durante la entrevista, así como los gestos o comunicación no verbal más habituales y cómo cambiar algunos aspectos de negativos a positivos en función de las preguntas del entrevistador”[3].

3.- Preguntas básicas de cualquier entrevista de trabajo.

Las preguntas que se formulan en cualquier entrevista de trabajo son muy similares, independientemente del trabajo al que se aspire. Algunas de esas preguntas son las siguientes, como señalan páginas como infoempleo o cazatutrabajo. La entrevista de trabajo es la parte más difícil de todo proceso de selección.

Las preguntas que hagan al candidato pueden versar sobre la personalidad del candidato, entre las que destacarían las de cómo se describiría el propio candidato, o las virtudes que ha adquirido durante sus años de estudio y preparación.

Por otro lado, también hay preguntas sobre la formación del propio candidato. Con este tipo de preguntas el entrevistador quiere averiguar si estás lo suficientemente preparado como para afrontar tu futuro trabajo con garantías de éxito.

Por ejemplo, destaca la pregunta de “Háblame de tu formación académica”. Ésta es otra de las preguntas típicas en una entrevista de trabajo. Aunque no es fácil de responder. Muchos candidatos piensan que es suficiente con describir su formación académica. ¡ERROR!

Aquí el entrevistador quiere que le expliques por qué decidiste estudiar o formarte en un determinado ámbito.

No caigas en el error de describir tu historial académico. Crea una historia adecuada para contarle quién eres y porqué has tomado las decisiones que tomaste en el pasado. Lo importante es mostrar que tomaste tus decisiones por algún motivo y no por casualidad.

Algunas frases que deberías meter en tu respuesta a esta pregunta de la entrevista son:

“Escogí estudiar aquello que me apasionaba”

“Sabía que en un futuro quería trabajar en ese sector”

“Dadas mis expectativas e intereses, consideré que era la mejor elección en ese momento”

#4 “¿Crees que tienes la suficiente formación para el puesto?”

Hay ciertas preguntas en una entrevista de trabajo, en las que el entrevistador espera ver cómo reaccionas. Ésta es una de ellas.

La formación realmente se adquiere trabajando, él ya lo sabe. Lo que quiere ver es si tienes seguridad y confianza en ti mismo, o si vas a dudar a la mínima que alguien cuestione tus capacidades.

Por eso lo mejor que puedes hacer es comenzar la respuesta argumentando que tienes la suficiente formación:

“Creo que tengo la suficiente formación por los motivos A, B,C “

Para luego pasar a jugar la baza psicológica que muestra que tienes seguridad en ti mismo:

“Aunque la formación académica es importante, pero considero más útil aprender trabajando en un entorno real”.

También destacan otras preguntas de por qué se quiere cambiar de puesto de trabajo o de por qué se quiere trabajar en esa empresa, o incluso de por qué se ha estado tanto tiempo sin trabajar. La verdad es que todas ellas son las que determinan que, dependiendo de la respuesta que se dé, y en la forma en que se dé, se acabe siendo contratado.

4.- Forma de preparación de la entrevista de trabajo.

La entrevista no se puede preparar de un día para otro, requiere de mucho esfuerzo, y se ha de ensayar mucho dependiendo de a qué puesto de trabajo aspiremos. Una vez que hayamos sido convocados a una entrevista de trabajo, se han de tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. “LA POSTURA Y LAS FORMAS
    1. Las primeras impresiones son de gran importancia, así que, debes dar una buena impresión. Muchos empresarios consideran que tras haber visto entrar por la puerta a un candidato, observar la forma de dar la mano y sentarse, son capaces de decidir sobre su valía
    2. Saluda al entrevistador con una fórmula convencional.
    3. Siéntate derecho. Sentarse al borde de la silla suele denotar inseguridad, y hacerlo repantigado, falta de respeto.
    4. No seas el primero en extender la mano, espera a que tomen la iniciativa ellos.
    5. Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos
    6. No te sientes hasta que te lo digan
    7. No tutees si no te lo indican
    8. Estate atento y simpático
    9. Evita ponerte nervioso y, si lo haces, evita los gestos que lo demuestran (morderse las uñas, golpear con el boli en la mesa, agitarse en el asiento…)
    10. No fumes
    11. No interrumpas
    12. Mira al entrevistador a los ojos, pero sin intimidar
    13. Deja que él tome la iniciativa
    14. No hables demasiado, ni demasiado poco. En el equilibrio está la virtud.
    15. Cuida tu lenguaje
    16. No peques de agresivo ni de sensiblón
    17. No te aproximes mucho a él.
    18. No pongas los codos encima de la mesa del entrevistador
    19. No cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensiva
    20. Si te ofrecen una bebida puedes aceptar pero, que no sea alcohólica
  1. LA FORMA DE EXPRESARTE
    1. Piensa antes de contestar
    1. Responde clara y brevemente
    2. Di siempre la verdad
    3. Si te preguntan sobre ti mismo, enfatiza tu formación, experiencia y resultado de tus trabajos
    4. No uses palabras rebuscadas
    5. No respondas con evasivas o dudas, ni con monosílabos
    6. No esperes demasiado tiempo para responder, podría parecer síntoma de distracción
    7. No utilices expresiones tajantes “siempre, nunca”, ni utilices latiguillos “osea”, “este”, “bueno”…
    8. Muestra entusiasmo por el trabajo, pero no lo supliques
    9. Nunca hables mal de las empresas en las que has trabajado
    10. No te niegues a responder preguntas
    11. Si te hacen preguntas de tipo cómo: si va de viaje con su novio ¿qué piden, una o dos habitaciones?; responde que en tu opinión ese asunto es irrelevante para deducir tu idoneidad para el puesto al que optas. Dilo con seriedad pero no con agresividad. Estas preguntas valoran tu control emocional
  1. LA ACTITUD
    1. Piensa positivamente
    2. No pidas el puesto como si fuera una limosna
    3. No digas que necesitas terriblemente el trabajo
    4. No critiques a pasados empresarios
  1. EL INTERÉS
    1. Haz preguntas, pero sin parecer prepotente
    2. Si tienes dudas, pregunta sobre las posibilidades de promoción, la empresa o el puesto de trabajo
    3. Los temas económicos siempre son espinosos. Pregunta si tienes dudas, pero que no parezca que es tu principal motivación.
    4. Expresa siempre tu agradecimiento”[4].

Por otro lado, también se recomienda preparar algunas preguntas típicas de la entrevista por adelantado, así como informarse sobre la empresa y el puesto de trabajo al que se opta, para no quedarte en blanco si te preguntan si conoces la empresa, y el ámbito en el que trabaja.

Se recomienda también tener bien en mente tu currículum, sobre todo para cuando te pregunten sobre tu formación, experiencia, los éxitos o fracasos que hayas tenido, etc. A continuación, has de saber cómo practicar para una entrevista. Es decir, aprender con alguien cuáles son tus puntos fuertes y cuáles los débiles.

“Está claro que hay una serie de consejos básicos que debes seguir, como por ejemplo el de acudir solo, vestir de forma adecuada al tipo de empresa, llevar el pelo limpio y arreglado, no llegar nunca tarde, sino más bien diez minutos antes, etc. Pero hay mucho más que debes saber si quieres hacer la entrevista perfecta”[5].

También se ha destacar que es imposible conocer al dedillo las preguntas que te vayan a hacer en una entrevista de trabajo, ya que éstas dependen de las circunstancias propias de cada candidato, así como de las características del puesto de trabajo. Pero siempre hay una serie de preguntas típicas que se repiten en cualquier tipo de entrevista, y éstas son las siguientes:

  • ¿Qué sabes sobre nuestra empresa?
  • ¿En qué consistirá tu trabajo?
  • ¿Te gusta trabajar en grupo?
  • ¿Qué puedes decirme sobre ti?

5.- Postura que se ha de adoptar por el aspirante en la entrevista de trabajo.

En primer lugar, se ha de destacar que se ha de acudir a la entrevista con una postura de colaboración con la empresa que te ha convocado, así como con actitud de respeto hacia las personas que estén encargadas de hacer la entrevista.

Como destaca el periódico La Vanguardia en una noticia de 6 de septiembre de 2016, “la doctora Carol Goman, autora de El Lenguaje Silencioso de los Líderes, ha declarado a la revista Time que “hay dos conversaciones paralelas en una entrevista: el intercambio verbal y el no verbal. Cuando tu cuerpo refleja algo diferente de lo que dicen tus palabras, la gente se quedará con tus gestos”. Estos son algunos consejos que te ayudarán a conseguir el puesto que deseas. Estas posturas son:

  1. Adopta una posición de poder. Llega un poco antes a la entrevista y vete al lavabo. Mírate al espejo y dedica dos minutos a creerte un superhéroe: coloca los pies un poco separados y las manos sobre tus caderas. “Algunas investigaciones demuestran que hacer este gesto aumenta la testosterona, lo que te hace sentir más seguro y a la vez disminuye la hormona que genera el estrés”, explica Goman.
  2. Lee el periódico y no el móvil. Es normal que mientras esperas a que te llamen, sobre todo si hace rato que estás aguardando, mires tu móvil para distraerte un poco. Pero este gesto hace que pierdas los beneficios de la pose de poder. “Cuando te encorvas para mirar tu teléfono tus niveles de cortisona aumentan y la testosterona empieza a bajar”. Una buena alternativa es llevar un periódico y ojearlo. “Tu cuerpo se expande de forma natural y tu espalda y tu cuello se ponen más rectos”, detalla Goman. De esta forma resulta más sencillo mantener la sensación de empoderamiento.
  3. Proyecta el tipo de sonrisa correcta. El cerebro tarda solamente 200 milisegundos en interpretar la expresión facial de alguien, según una investigación de la Universidad de Glasgow. “Si tienes la más mínima muestra de duda o preocupación cuando entras por la puerta el entrevistador se va fijar mucho en ella”, señala la Doctora Goman.
  4. Perfecciona el apretón de manos. “El contacto físico es la señal no verbal más primitiva y poderosa”, indica Goman. Te aconsejamos que, en este primer trato, sacudas la mano del entrevistador firmemente mirándole a los ojos. “Intenta que no sea una mirada muy penetrante pero tampoco demasiado escurridiza, porque da la impresión de que tienes algo que ocultar”. Otro detalle importante en este primer momento es intentar decir el nombre de la persona. “Hay una palabra que todos amamos por encima de las demás: nuestro propio nombre”, dice Goman. “Cuando lo oímos, un foco de atención se activa en nuestro cerebro”. Así que cuando dices: “Encantado/a de conocerte, Susana”, mientras le das la mano, has vinculado el contacto con algo positivo en la mente de la otra persona.
  5. Habla con gestos. Los gestos que haces ayudan a ilustrar mejor tu discurso. “Por eso tendemos a mover las manos incluso cuando hablamos por teléfono”, aclara Goman. Los gestos son importantes porque ayudan a eliminar las muletillas como “eh”, “¿no?” o “mmm” que no deberían estar presentes en tu presentación. Pero tienen que ser relajados, si no parecerá que has perdido el control. Evita también los gestos para tranquilizarte, como tocarte el pelo, frotarte las manos o tocarte la cara. “Son signos de nerviosismo. Si te das cuenta de que los estás haciendo, pon las manos sobre tu regazo”, aconseja Goman.
  6. No te hagas pequeño. “Estudios recientes de la universidad de Harvard y Columbia han concluido que las mujeres tienden a reducir sus cuerpos. Se sientan con las piernas cruzadas o muy juntas y con los brazos pegados al torso”, dice Goman. “De esta forma pareces más pequeño de lo que en realidad eres”. Aunque no te lo parezca, transmites la sensación de tener poca seguridad y eso no te interesa. Lo que deberías hacer es poner los brazos en el reposabrazos y mantener los pies firmes en el suelo. La doctora Goman afirma que así te sentirás un poco más seguro. Otro truco es inclinarte un poco hacia delante con el cuerpo, cosa que te hará parecer más interesado y entusiasmado con la entrevista.
  7. Sé un espejo. Imita sus movimientos. Si el entrevistador pone las manos sobre su regazo y mueve ligeramente la cabeza hacia un lado, haz lo mismo. Pero espera unos dos segundos. Goman explica que este breve detalle hace que se establezca una mayor conexión entre los dos. “De manera inconsciente, esto le envía el mensaje de que sois personas un poco más cercanas”, según concreta Goman”.

Es decir, no se ha destacar por encima de tu personalidad, no te has de salir de tu forma de ser natural, pero siempre con respeto hacia la persona de quien lleva a cabo la entrevista, quien va a tener a cabo la última palabra. Y también se ha de tener cuidado de la forma en que nos sentamos, así como de nuestros movimientos inconscientes.

Como destaca también la página web entrevistapersonal.org, “tu postura puede ser un reflejo de tu personalidad. Por esta razón, los entrevistadores suelen fijarse mucho en ella. Es ideal que te mantengas siempre con la espalda bien recta, tanto cuando estés de pie como cuando estés sentado. Debes tener mucho cuidado en la manera cómo te sientas. Asimismo, debes esperar a que el entrevistador te invite a hacerlo. Esto parece sencillo, pero los nervios a veces te pueden hacer cometer errores”. Y como también destaca la página de búsqueda de trabajo laboris.net, que lo expresa de la misma manera que la anterior.

6.- Conclusiones.

La principal conclusión que se puede sacar de este trabajo es que nunca se debe acudir a la entrevista de trabajo con una posición de superioridad frente a quien te hace la entrevista, ni tampoco se ha de acudir con ropa de deporte o de estar por casa.

Es decir, se ha de acudir con actitud humilde, colaboradora, respetable, así como con ganas de colaborar con la persona que hace la entrevista, así como una buena preparación de la misma dependiendo del puesto al que se aspira, y planeando cómo se puede mejorar el puesto de trabajo con tus conocimientos y cómo te llevarías con el resto de miembros de la empresa.

Como destaca el blog eusebia42.blogspot.com, “para la empresa DATCOM, juega un papel muy importante la primera impresión como es la imagen y presentación, después los estudios y experiencia y por último, haber acreditado las pruebas psicométricas respectivas, durante el proceso de selección y reclutamiento de personal, sin ser importante el sexo, raza y estado civil, sin embargo las estrategias y prácticas que maneja dentro del proceso de selección y reclutamiento de personal se puede mencionar que son muy subjetivas ya que para ellos estos procesos tienen la importancia de encontrar personas preparadas para desempeñar un excelente trabajo dentro de la empresa  (DATCOM), a través de personas con estudios superiores, experiencia, y presentación.

En conclusión las empresas, sin importar su giro, tamaño o magnitud desarrollan y diseñan sus propios sistemas, técnicas, métodos y procesos de selección y reclutamiento, de tal manera que la empresa como tal facilite su propio trabajo y se beneficie a si misma, sin embargo, de alguna manera el personal encargado del área de recursos humanos en una empresa reconoce la importancia de estos procesos, y le da un significado, el cual tienen que ver con la manera de realizar su trabajo y comprender la importancia de este.

Como futuros administradores de personal debemos comprender la importancia de seleccionar y reclutar personal, como una manera de lograr que la empresa logre sus objetivos a través de la coordinación entre la manera efectiva de buscar a las personas adecuadas para cubrir un puesto o cargo dentro de la empresa y la manera de integrarlos a este, cumpliendo con las políticas y reglas que establece la misma empresa.

En varias ocasiones las empresas tanto públicas como privadas tienen maneras distintas de reclutar y seleccionar personal, no obstante, es necesario recalcar que en nuestro país (México) las empresas públicas pierden la verdadera esencia de estos procesos tan importantes, sin en cambio para las empresas privadas suele ser una clave de éxito.

¿Una clave de éxito?, si, por que no solamente se trata de contratar a trabajadores o personas que ayuden a trabajar, si no de adquirir el capital intelectual y humano que permita el desarrollo y desempeño de la empresa logrando reconocimiento, prestigio y éxito en sus operaciones, de manera personal yo concluyo que la empresa DATCOM, al igual que muchas empresas tienen conocimiento de que sus procesos de reclutamiento y selección de personal son la clave para su éxito, y por este motivo necesita implementar e integrar nuevas técnicas que hagan de sus procesos de selección y reclutamiento procesos mas efectivos que vean mucho más allá de la experiencia, el conocimiento y la imagen o presentación, pues a pesar de que estos aspectos son muy importantes, existen otros como la actitud, los valores, las habilidades entre otros”.

[1] https://entrevistadetrabajo.eu/

[2] https://www.primerempleo.com/entrevista-trabajo/una-entrevista-de-trabajo.asp

[3] http://www.universitariocontrabajo.com/9-elementos-clave-de-la-entrevista-de-trabajo/

[4] https://www.entrevistadetrabajo.org/entrevista-de-trabajo.html

[5] https://entrevistadetrabajo.eu/#Repasa_estas_guias

 

la entrevista de trabajo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s