¿Sabes qué es el Síndrome del Impostor?


¿Piensas que todo lo que has conseguido en la vida ha sido por pura suerte? ¿No valoras tus logros como debieras? Seguramente estés sufriendo el síndrome del impostor, un trastorno que ya padecen 7 de cada 10 personas.

El término fue acuñado en 1978 por dos psicólogas clínicas, Pauline Clance y Suzanne Imes, y básicamente se refiere a la incapacidad de internalizar los éxitos. Las personas que sufren este fenómeno psicológico creen que son un fraude, ya que todo aquello que han conseguido en la vida ha sido fruto de la fortuna o la coincidencia.

¿Qué grupo social es más propenso a padecer este síndrome? Mujeres y hombres a partes iguales pueden sufrir este trastorno, aunque lo cierto es que suele tener más incidencia dentro del mundo académico, estando ampliamente difundido entre los estudiantes de posgrado.

A continuación te mostramos algunos ejemplos de cómo el síndrome del impostor puede estar frenando tu carrera:

1. Las personas cualificadas tienden a infravalorarse, prestando especial atención a todo aquello que no han conseguido en lugar de en sus logros. El resultado es que piensan que no están a la altura, mientras que el resto de sus colegas serían altamente capaces de realizar el trabajo. ¿Qué hacer? Piensa que si la empresa te ha contratado será por algo, así que comienza a abrazar tus fortalezas e intenta mejorar tus debilidades. Eres tú, con tus normas y tus presiones, quien está fijando objetivos demasiado altos, no tus compañeros o tus superiores.

2. Los profesionales que sufren el síndrome del impostor no suelen hacer preguntas, ya que piensan que el resto de compañeros sabrán la respuesta. Lo cierto es que, si es así, mejor para ellos. Es importante preguntar para mejorar en la empresa y adquirir un mayor número de conocimientos. Recuerda que no hay preguntas tontas. Si te sientes inseguro, comienza por un colega de confianza para ir escalando poco a poco, hasta conseguir formular preguntas a los superiores.

3. Estos profesionales también suelen exagerar las consecuencias que tendrán sus actos. Si no hago un proyecto impecable, ¡me despedirá! Es cierto que el miedo es bueno para evitar el peligro, aunque también puede limitar tu potencial si es en exceso. Es imposible ser perfecto. La clave está en tomar los errores, estudiarlos y aprender de ellos. Si tu jefe ha confiado en ti, es porque puedes con el trabajo.

Aunque aún no se sabe con certeza, se cree que este síndrome puede padecerse por dinámicas familiares. ¿Tú eras el gracioso mientras que tu hermano era el listo? ¿Tus padres te presionaban constantemente con sacar las mejores notas? Además, también influyen los estereotipos de género, las brecha salarial y la percepción que cada uno tiene del éxito y del fracaso.

Datos bastantes curioso, sobre todo teniendo en cuenta que la mente humana todavía es desconocida para el mundo científico. Y, además, es todo un mundo el hecho de cómo el ser humano actúa ante los estímulos del mundo exterior.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s