Preguntas que un reclutador nunca te debería formular en una entrevista de trabajo


El artículo 14 de la Constitución (comprendido en el Título 1, Capítulo segundo) dicta que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Por ello, hay una serie de preguntas que un reclutador nunca te debería formular en una entrevista de trabajo.

1. Nacimiento: una empresa vulnera el derecho a la intimidad cuando pregunta por la edad o el año en el que te licenciaste. Si quieren asegurarse de que tienes la edad mínima para trabajar, podrán preguntar esta cuestión, pero sin la necesidad de que expliques el año exacto. Un sí o no será más que suficiente. El reclutador solamente podrá saber tus años si tú se lo dices o lo has puesto en el currículum.

2. Raza: la procedencia no tiene ninguna repercusión en el modo en el que una persona puede desempeñar su trabajo; por tanto, es totalmente ilegal que te pregunten por el lugar en el que naciste tú o tus padres. Algunos reclutadores, conocedores de las leyes, preguntan por la lengua materna, ya que así pueden determinar el país de procedencia. También es ilegal.

3. Sexo: aunque hombres como mujeres pueden hacer un mismo trabajo de forma eficiente, aún son muchas las empresas que creen que ellos son más profesionales, serios y efectivos. Este tipo de discriminación, si puede demostrarse, es ilegal. Ni que decir tiene que preguntas del tipo “si antes eras un hombre o una mujer” a personas transgénero también son denunciables.

4. Religión: las empresas que pregunten cuestiones acerca de la religión o las creencias pueden atentar contra la libertad de culto. Cualquier tema al respecto debe ser denunciado, incluyendo comentarios acerca del atuendo; por ejemplo, si se refieren al uso del hijab.

5. Opinión: ninguna empresa debería escoger a sus candidatos dependiendo de su intención de voto, por lo que preguntar al respecto es un delito penado por la ley.

Dentro de este artículo también se contempla que es ilegal peguntar “acerca de cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Por ejemplo, estas:

6. Estado civil: por desgracia, aún son muchos los reclutadores que preguntan acerca de la situación familiar y el estado civil. Una empresa nunca deberá formular cuestiones preguntando si estás casado, soltero, divorciado o viudo. Nunca tampoco deberías enfrentarte a una persona que quiera saber si vas a tener hijos, si podrías permitirte una niñera para que los cuide o si desearías tener una familia en el futuro. Sí podrán, por ejemplo, preguntar por la disponibilidad horaria o si el candidato tiene alguna razón para no poder viajar o realizar horas extra.

7. Orientación sexual: hasta lo que yo sé, una persona podrá ser igualmente productiva sin que su tendencia sexual le influya en su trabajo. No permitas que nadie pregunte si eres homosexual, heterosexual, bisexual, asexual, trans, intersex o queer.

8. Discapacidad: una empresa nunca deberá preguntar si un candidato es minusválido o tiene alguna incapacidad. Sin embargo, sí es deber del postulante explicarla en caso de sufrir algún tipo de limitación que sea incompatible con el puesto.

9. Salud: a ninguna empresa le interesa cuándo ha sido tu última operación, si enfermas con frecuencia o si eres alérgico a algo, a no ser que esta patología sea incompatible con el trabajo a desarrollar.

10. Cuestiones personales: un reclutador tampoco deberá conocer tu peso o altura, si eres aficionado a un club deportivo en concreto o si tienes antecedentes penales. Esta última cuestión solamente podrá ser requerida para puestos de la Administración y normalmente para aquellos trabajos relacionados con niños. En este caso, el candidato deberá adjuntar el certificado de penales.

Si estás en una entrevista y te realizan alguna de estas preguntas, contesta adecuadamente que estas cuestiones forman parte del ámbito privado y no deberían ser formuladas por cualquier empresa. Si crees que esa contestación ha servido para descalificarte y echarte de la carrera por el puesto, podrás demandar a la empresa. Será la propia justicia quien lleve el caso por vía civil o penal, dependiendo del daño y el prejuicio que se haya podido ocasionar al afectado.

La verdad es que hay reclutadores que sólo saben poner pegas con tal de hacer imposible la adquisición del puesto de trabajo, aunque cumplas con todos los requisitos que se hayan expuesto en la oferta de trabajo. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s