El secreto para aprenderse cualquier tema, revelado por un ganador del Premio Nobel


Richard Feynman fue un físico estadounidense que desarrolló diferentes teorías y prototipos que contribuyeron al avance de la Física. Sus aportes más destacados se refieren al campo de la electrodinámica cuántica, unos estudios que lo llevaron a ser uno de los científicos más destacados del mundo, e incluso a recibir el Premio Nobel de Física en 1965.

A través de libros y conferencias, Feynman ha divulgado sus conocimientos por el mundo, hasta llegar al punto de colaborar con los estudiantes de distintas áreas enseñando una técnica muy particular. La denominada técnica de Feynman promete funcionar para cualquier cosa, sin importar la temática o el motivo del aprendizaje. Con esta herramienta puedes preparar un examen o aprenderte la lista de la compra.

Este científico propone que para aprender necesitamos pasar por 3 etapas distintas, a las cuales identifica con un proceso o paso a realizar.

El primer paso de esta técnica consiste en intentar enseñar lo que sabemos a un niño, pensar una forma de transmitir nuestros conocimientos a una persona que no posee el vocabulario o la capacidad para comprender términos específicos. Al imaginar esta situación, utilizaremos términos más sencillos, por lo tanto podremos contactar más con la idea y menos con la forma en la que la transmitimos. Una conexión fuerte con las ideas centrales del tema permitirá un mejor aprendizaje.

El segundo es la revisión del tema en cuestión. Feynman plantea que en el primer paso pueden surgir olvidos o lagunas, conceptos mal asociados o dificultad para expresarlos debido a un desconocimiento verdadero del asunto al que hacemos referencia. Por eso, es importante revisar y repetir el paso inicial cuantas veces sea necesario hasta llegar a un punto en que los conceptos puedan ser expresados con claridad y verdadera comprensión.

Por último, este experto recomienda organizar y volver a revisar las notas creadas para la explicación que planeamos con la finalidad de simplificarlas aún más. La idea es organizarlas de la forma más sencilla para transmitirlas, sin importar el orden asignado en el material de origen. Para cerrar esta etapa, se sugiere leer en voz alta lo dispuesto en papel, para revisar cómo suena una vez dicho.

En el caso de un examen o prueba importante, para el que un estudiante podría sentirse inseguro, Feynman recomienda volver al primer paso una vez finalizados los tres puntos. Sin embargo, sostiene que en lugar de transmitir la idea a un niño, el estudiante debería sentirse capacitado para contar la idea a un compañero y esperar que este la comprenda. Si lo hace, es porque realmente el trabajo realizado ha dado sus frutos.

La verdad es que esto sí que es un gran consejo para triunfar en la vida, sobre todo en el ámbito universitario, y, sobre todo, cuando se ha decidido realizar una oposición. El principal problema es que los profesores, sobre todo en España, sólo saben, en términos generales, soltar “chapas” y ahí termina todo. A ver si terminan de aprender. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s