7 claves para estudiar: tener un método y concentrarte


Cuando se aproximan las épocas de exámenes se suele tender a aumentar las horas de estudio, en algunas ocasiones hasta acabar exhaustos. Pero solemos acabar con la sensación de que todo ese tiempo dedicado no nos ha cundido como nos habíamos propuesto.

En el estudio, como en cualquier actividad productiva, la calidad siempre es mejor que la cantidad, por lo que más vale una buena organización y seguir ciertos trucos, que obligarnos a no levantarnos de la silla en todo el día.

Clave 1: elegir el espacio para estudiar
Antes de nada, elige el espacio de estudio que mejor se adapte a tus necesidades. Intenta que sea un lugar iluminado, silencioso y con pocas distracciones alrededor. Si eres asiduo a la biblioteca, elige un sitio de espaldas a la puerta o lejos del pasillo para no distraerte con el paso de la gente. Y evita sentarte cerca de tus amigos, de manera que no sientas la tentación de comenzar una conversación.

Clave 2: horarios para estudiar
Es aconsejable que planifiques un horario de estudio y de tareas a realizar, y que incluyas pequeños descansos que debes usar para cambiar de postura, pasear un poco, beber agua y comer algo. Los expertos en productividad recomiendan hacer pequeñas pausas cada 30 minutos y aprovechar este descanso para levantarse de la silla y relajar el cuerpo.

Clave 3: objetivos a corto plazo
Durante tu tiempo de estudio, proponte objetivos a corto plazo que te ayuden a marcar tu ritmo de trabajo. De este modo podrás ver tu avance, corregir tu planificación y disfrutar de la satisfacción de haber cumplido tus tareas al final del día.

Clave 4: metodología de esquemas
En tu mesa de estudio nunca deben faltar papel y boli. Toma notas a mano de lo que vas estudiando, haz pequeños esquemas, dibujos, o escribe los conceptos más importantes. Estos apuntes te ayudarán a afianzar conocimientos, estructurarán tus ideas, te ayudarán a memorizar al usar también la parte más visual de tu cerebro, tendrás notas listas para realizar un repaso posterior y pueden ser una buena práctica para el examen.

Clave 5: adiós al móvil durante un rato
Desconecta tus dispositivos y desactiva las notificaciones. Entre hoja y hoja no consultes tu correo, ni las redes sociales y céntrate en una única tarea.
Estas actividades deben ser la recompensa cuando hayas finalizado las tareas planificadas.

Clave 6: conoce tus horas de mayor rendimiento
Observa cuáles son tus horas de mayor rendimiento y dedícalas a las tareas que más esfuerzo supongan. Sabiendo cuáles son tus objetivos a cumplir y cuándo eres más productivo, podrás adaptar tus actividades al momento más adecuado.

Clave 7: distracción y descanso adecuado
En épocas de exámenes no renuncies a realizar otras tareas de ocio, también necesitas practicar deporte, dar un paseo o quedar con tus amigos. Elige actividades que ayuden a tu cuerpo y mente a desconectar, relajarse y liberar tensión. Y no olvides evitar consumir bebidas estimulantes a base de cafeína y azúcar, que te ofrecen una falsa energía y perjudicarán tus horas de descanso.

Conocer tu propio ritmo de trabajo, ser realista y afrontar tu tarea con ilusión son claves para mejorar tu concentración. Sabes que la recompensa valdrá la pena.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s