¿Qué es y cómo funciona el aprendizaje invertido?

Los nuevos modelos de aprendizaje ya se están imponiendo en muchos centros educativos, todos en búsqueda de la participación activa de los estudiantes y con el objetivo de romper con el formato tradicional de comunicación unidireccional entre profesor – alumno.

Así llega también el aprendizaje invertido, un sistema basado en las nuevas tecnologías como herramientas básicas de conocimiento fuera del aula para que al llegar a clase los alumnos pongan en conjunto sus ideas e impresiones dándole la oportunidad a los docentes de personalizar su instrucción según las necesidades de cada uno.

La idea es motivar a los alumnos para que sean responsables en cuanto al tiempo de dedicación a su formación fuera del aula. Esto sólo se hace posible empleando herramientas digitales a las que ellos pueden acceder cuando quieran y siempre que lo consideren necesario.

Hablamos de vídeos en la mayoría de casos, pero el catálogo se ha ampliado a ebooks, conferencias online y cursos MOOC, entre otras cosas. Siempre con la finalidad de que cada estudiante vuelva a la clase con un punto de vista particular sobre lo aprendido y dispuesto a intercambiar su experiencia con sus compañeros y el profesor.

En el caso de los docentes se exige una alta cualificación para ser capaz de captar las necesidades de cada uno de sus pupilos aportándoles feedback conforme van exponiendo sus ideas. Esta forma de trabajo implica otro sistema de evaluación, dando la oportunidad de puntuar al mérito, al esfuerzo y a la responsabilidad de cada uno.

Es importante aprovechar al máximo el tiempo empleado en el aula, por lo que el profesor debe revisar constantemente la eficacia de los materiales audiovisuales empleados y si el proceso de intercambio de ideas en clase verdaderamente incentiva a los alumnos a seguir adquiriendo conocimientos.

Barreras para su funcionamiento óptimo

Aunque todas las intenciones son buenas, hay que tener en cuenta ciertos aspectos que pueden frenar esta iniciativa. Más allá de contar con el material adecuado para cada asignatura, lo más importante es lograr la familiarización de los estudiantes tradicionales con este nuevo modelo educativo.

También hay que romper con toda brecha digital que impida el acceso apropiado a las herramientas y con el posible prejuicio de padres o personal docente y/o administrativo que no confíe en otro sistema de estudios más allá de los tradicionalmente conocidos.

Aprendizaje Invertido en el futuro

Ya se está empezando a pensar en un modelo donde los propios estudiantes tomen la iniciativa en cuanto a la presentación de proyectos, presentaciones audiovisuales o ensayos para demostrar sus conocimientos adquiridos.

Ellos mismos elegirán la forma de hacer saber a sus profesores que están listos para pasar al siguiente nivel de la asignatura, por lo tanto, estos últimos deben tener la capacidad de realizar una justa evaluación en base a métodos más prácticos o creativos.

Dando un vistazo rápido se podría considerar complicado dejar en manos de los propios alumnos su forma de aprender, pero la clave está en la motivación y en el dinamismo, invitándolos a participar de manera activa en el proceso educativo.

La verdad es que las necesidades de las sociedades actuales requieren de nuevos métodos de aprendizaje que permitan a los trabajadores adquirir nuevos conocimientos sin dejar de lados sus obligaciones laborales. No hay que dejar de aprender, sobre todo por la velocidad de los cambios que se producen actualmente en nuestra sociedad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s