¿Cómo organizar un horario de estudio?

¿Cuántas veces has pensado que no tienes tiempo para nada? ¿Te son familiares los nervios y ese nudo que se te forma en el estómago cuando ves que lo que tenías que estudiar era demasiado para hacerlo a última hora? Todos hemos tenido algún momento así en nuestra vida y no, no es la forma más eficaz de estudiar si realmente quieres que tus notas sean buenas. Ser constante cuesta trabajo y la tentación de estudiar lo justo para conseguir aprobar y pasar al siguiente examen siempre está ahí, sin embargo, si lo que quieres es conseguir buenas opciones para el futuro, lo mejor es que te tomes un tiempo para replantearte tu forma de estudiar.

Reducir las distracciones al mínimo es siempre un punto fundamental de cualquier sesión de estudio que te propongas, pero no es lo único que deberías hacer si realmente quieres crearte un hábito de estudio. Un horario de estudio no tiene por qué ser exclusivo para la época de exámenes, la constancia es algo que deberías practicar, y crear una rutina de estudio diario puede ayudarte mucho más de lo que crees. Si tienes una buena planificación detrás, solo necesitas sentarte y estudiar. Puede que al principio te cueste más, pero con el tiempo te irá siendo mucho más fácil seguir con esta rutina.

¿Cómo organizar un horario de estudio? Ante todo has de ser realista. Examina tus actividades del día a día, cuánto tiempo pasas en clase, cuánto tardas en regresar, si realizas alguna actividad fuera… ¿Cuántas horas tienes libres para dedicar por completo al estudio? Recuerda que un buen descanso es fundamental para estudiar bien, así que no dejes todo el estudio para la noche.

¿Ya sabes cuántas horas tienes al día para estudiar? Muy bien, defínelas y anótalas antes de pasar a lo siguiente. ¿Cuántas asignaturas tienes que estudiar? Si estableces un planning semanal, puedes dividir las asignaturas entre las horas de estudio de la semana para que queden bien repartidas y puedas dedicarles suficiente tiempo a todas. Si eres de los que se aburren repitiendo el mismo esquema, puedes variar redistribuir las asignaturas cada semana para seguir dedicándoles el mismo tiempo pero en diferentes días.

Organizar tu horario de estudio es sencillo, sin embargo, hay algunos consejos que deberías tener en cuenta. Nunca estudies una asignatura más de hora y media seguida. Cuando dedicas mucho tiempo a la misma temática sin haber descansado, puedes saturarte y perder la capacidad de asimilar tanto como esperas. Además, alterna teórica y práctica. Seguro que tienes alguna asignatura con ejercicios prácticos que puede ayudarte a hacer el estudio más llevadero después de una puramente teórica. Y por último, intenta cumplir siempre tu planificación; puede que ahora te cueste, pero terminarás por habituarte a ella y disfrutarás de sus beneficios.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Crea tu horario de estudio y ponte en marcha.

La verdad es que todos los nervios que aparecen cuando estudias, sobre todo cuando hay distracciones de por medio y que te hacen no comer para luego aprovechar el tiempo perdido es una constante en cualquier época de estudio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s