¿Ha llegado la hora de buscar un nuevo empleo?

Hace mucho tiempo que nos planteamos si vivimos para trabajar o trabajamos para vivir. Puede parecer una frase hecha, pero en el fondo encierra una cuestión bastante más compleja a la que nos enfrentamos en los últimos tiempos. Cada vez son más comunes los casos de personas que deciden abandonar sus trabajos, incluso cuando estos son de prestigio y con buenas remuneraciones económicas. ¿Por qué? Más de uno llamaría a estas personas majaderos, pero lo cierto es que probablemente sean todo lo contrario.

De manera totalmente inconsciente, y en buena parte por culpa de la difícil situación en que nos ha dejado la crisis económica, nos hemos acostumbrado al “vivir para trabajar”. Hemos asumido que tener trabajo y obtener un beneficio de ello es lo único que importa sin pensar realmente si estamos haciendo algo con lo que obtengamos otro tipo de satisfacción. Claro que necesitamos un sueldo para sobrevivir de alguna forma, sin embargo, nos hemos olvidado de vivir y de que trabajar puede ser una parte muy satisfactoria de esa vida.

Te encuentras bien en tu lugar de trabajo, tienes un sueldo y un ambiente agradable… Pero hay algo, y no sabes qué es, que no te hace sentir del todo cómodo. Sientes que te falta algo y vas cada día a trabajar como si fuera una verdadera condena. Quizás ha llegado el momento de parar y plantearse la pregunta. ¿Estoy bien en mi trabajo?

Que no te encuentres bien en tu trabajo no quiere decir que haya mal ambiente, que tengas unos compañeros horribles, que la competitividad sea asfixiante. No, no tiene que ver necesariamente con eso. ¿Cuándo fue la última vez que tu trabajo te produjo satisfacción personal?¿Te has sentido orgulloso últimamente por cómo ha salido algo? ¿Hay algo de lo que hagas en tu puesto de trabajo que te motive? Muchas de estas personas que han decidido cambiar se lo plantearon y descubrieron que no, que no les ocurría nada de eso, y desde luego que esa es la mayor señal de que quizás debas plantearte buscar otro empleo.

Las empresas valoran a los trabajadores dinámicos, a gente motivada que realmente crea en lo que está haciendo. Las nuevas generaciones son las que están abanderando esta tendencia. En muchos casos, a pesar de tener oportunidades en mayores empresas, vuelven a centrarse en lo que se nos había olvidado, vivir y ganar calidad de vida. No hablamos solo de startups donde entre sus fundamentos figure el bienestar de los empleados como algo inamovible, cada día son más las grandes empresas que están reflexionando acerca de esta cuestión y están ofreciendo mejoras a sus trabajadores. No mejoras económicas o de horarios, sino también intelectuales, nuevos retos para que se superen como profesionales y oportunidades para que se reciclen y aprendan cosas nuevas con las que mejorar su rendimiento.

¿Y tú? ¿Te lo has planteado ya?

La verdad es que en la mayoría de las ocasiones los trabajos absorben todos los aspectos de la vida y no dejan casi tiempo para estar en familia o con las personas que más queremos. Se han de buscar mecanismos que permitan una mayor conciliación familiar y laboral. Pero todavía queda mucho para ello.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s