Si quieres superar con éxito cualquier examen, sigue estos consejos

Ni que decir tiene que para superar con éxito un examen necesitas estudiar. Con esto no nos referimos a una pasada de lectura o a un atracón dos días antes de la prueba. Si quieres sacar unas notas extraordinarias, es preciso que dediques unos minutos al día a cada asignatura, pasando los apuntes a limpio, ampliando los conceptos que han quedado incompletos o repasando aquello que no ha quedado claro.

El día antes del examen es imprescindible descansar, permitiendo al cuerpo que duerma, al menos, ocho horas. De esta forma tan sencilla conseguirás que el organismo almacene energía, la cual permitirá que nos concentremos y podamos con el esfuerzo mental que supone cualquier examen.

Una vez te hayas levantado, aseado y desayunado, podrás repasar los apuntes si lo crees necesario, aunque es importantísimo que antes de que comience la prueba dejes todos los temarios a un lado y te concentres, realizando unos ejercicios de meditación, respirando profundamente y pensando que estás preparado y que puedes con todo.

Cuando el profesor entregue el cuestionario, dedica un minuto o dos a leer el examen y las preguntas que en él se plantean. Puede que alguna sección te vaya a llevar más tiempo que otras, por lo que siempre debes realizar este proceso si quieres completar tu ejercicio dentro del tiempo marcado.

Comienza contestando aquellas preguntas que mejor te sepas y que más rápido puedas completar, realizando previamente un esquema siempre que la respuesta sea abierta. En él debes señalar las ideas generales, los puntos fundamentales a tratar y el guión a seguir. Posteriormente continúa con el resto de preguntas que sepas contestar o por aquellas que valgan más puntos o sean más largas.

No creas que estás teniendo un mal día o que eres más torpe que tus compañeros si no entiendes una pregunta a la primera. Normalmente los exámenes suelen contener cuestiones confusas para confundir y sembrar la duda entre el alumnado. Lee la pregunta tantas veces como sea necesario hasta que identifiques aquello que pide el profesor.

Ni que decir tiene que debes estar concentrado en todo momento, pudiendo realizar algún ejercicio de meditación o respiración durante la prueba si lo consideras necesario.

Una vez finalizado el examen, abandona el aula y no comiences como loco a comprobar las respuestas, ya que, además de que no te servirá de nada, creará en ti una sensación de pesimismo, nerviosismo y estrés.

Y, sobre todo, no alarmarse por creer que no se saben las respuestas a algunas preguntas y no hay que permitir que otras personas que haya en la sala nos hagan creer que somos menos que ellos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s