Estrategias didácticas con las que sacarás el máximo rendimiento de tus estudios

La profesión de profesor se enfrenta a una época de cambios y nuevos desafíos en los que, sobre todo, se pretende actualizar los sistemas de enseñanza y adaptarlos a las nuevas necesidades y al comportamiento de los estudiantes.

Aunque todo cambio suponga un esfuerzo por introducir nuevas dinámicas y estrategias de aprendizaje, los resultados que se están comenzando a obtener son muy prometedores y demuestran la necesidad de que a las aulas llegue la innovación y nuevas formas de trabajar.

– Aprendizaje colaborativo: el aprendizaje participativo y el trabajo en equipo son la base de las nuevas dinámicas de trabajo y que también se pueden extrapolar al plano profesional. Este tipo de aprendizaje favorece la coordinación de personas y tareas, el intercambio de ideas y que cada persona pueda aportar sus fortalezas y ver cubiertas sus debilidades.

– Aprendizaje basado en problemas: la mejor manera de aprender y asimilar conocimientos es a través de la práctica, y la resolución de problemas es una forma de enseñar y de desafiar a los alumnos. Emplear problemas supone una primera fase de compresión de conceptos, seguido de una actitud activa por parte de los estudiantes y un espíritu colaborativo para poder llegar a las soluciones, siempre con la ayuda y asesoramiento del profesor.

– Aprendizaje basado en proyectos: esta estrategia se basa en la propuesta de aprender resolviendo problemas, pero dando un paso más allá. En este caso, los alumnos planifican y trabajan en un proyecto que sirva para la resolución de problemas y conflictos. Es una metodología muy completa porque supone que le dediquen tiempo a la fase de recogida de información, análisis, creación de una propuesta y su presentación.

– Autoaprendizaje: también denominado aprendizaje autónomo, es una de las metodologías donde más se implican las nuevas tecnologías y el fácil acceso de información a través de la Red y medios digitales. El desempeño personal de cada estudiante es donde radica el éxito, mientras que el profesor actúa como mediador y guía, facilitando las herramientas, aclarando las dudas y asistiendo al alumno en todas las fases de su desarrollo.

– Enseñanza por descubrimiento: la mejor manera de aprender algo es a través de la experimentación y la prueba, por lo que este sistema didáctico se basa en una enseñanza práctica. El profesor se encarga de planificar las actividades y dar las órdenes de ejecución, mientras que los estudiantes deben de ponerse manos a la obra, empleando los conocimientos y habilidades que han ido adquiriendo en clase.

Para que cualquiera de estos sistemas didácticos sea efectivo y se produzca un aprendizaje eficaz, es importante que el profesor dedique tiempo en dotar de autonomía y habilidades a sus alumnos, de manera que estos se sientan independientes y comprometidos con su evolución formativa.

Muy buenas prácticas para fomentar el aprendizaje y el trabajo en equipo, pero hay que saber ponerlo en práctica.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s