Los 3 ingredientes esenciales del llamado currículum social

Cuando nos disponemos a redactar un currículum, solemos caer en el error de crear un documento que en realidad es un resumen poco atractivo de toda nuestra evolución profesional y esfuerzos por ser mejores profesionales.

En realidad, cualquier currículum debe de responder a una estrategia concreta: tener muy claros cuáles nuestros objetivos profesionales, reflejarlos y emplearlos para conseguir ese puesto deseado.

Teniendo en cuenta estas pautas en la confección de un currículum, es mucho más fácil destacar entre el resto de candidatos, a pesar de que tengamos una formación o competencias similares. Por tanto, ya estás añadiendo valor a tu candidatura y haciendo una propuesta que no pasa desapercibida al reclutador.

También es importante adaptar el CV a cada una de las ofertas de trabajo que se respondan. Es decir, que no debes contar con un solo documento para solicitar cualquier empleo, sino que debes personalizar el currículum a las necesidades u oportunidades que ofrezca cada empresa o puesto de trabajo. Para llevar a cabo esto, es muy recomendable emplear las cartas de presentación para mejorar el posicionamiento y poder usar argumentos más persuasivos y creativos.

El CV social: la manera de respaldar nuestra marca personal

La búsqueda de trabajo y el salto al mundo profesional comienza con la creación, desarrollo y consolidación de una marca personal que sirva para diferenciarnos y poder explicar qué ofrecemos como profesionales.

Para esto, el currículum social es la herramienta más útil. Combina la idea tradicional de lo que es un CV, integrando el entorno digital y las nuevas herramientas Esta tarea es más sencilla de lo que pensamos, si tenemos claro cuáles son los ingredientes que deben estar presentes:

1. Reputación: también llamada identidad digital o marca personal que, en resumidas cuentas, si has planteado bien tu estrategia, debe responder a los mismos objetivos y a la idea de ser un referente en tu campo de trabajo.

2. Networking: amplía la visión de tu red de contactos profesionales, como personas que enriquecen tu identidad, aportan información de valor y te ayudan a estar más cerca de tus objetivos. Emplea estos medios y contactos para estar más cerca de tu trabajo soñado y trabajar en oportunidades laborales que desconoces, pero pueden ser claves.

3. Actividad del candidato: comenzando por cuidar la configuración de tus perfiles, su privacidad y el contenido que compartes en cada uno de los medios sociales.

Siempre pregúntate: ¿este contenido que publico me aporta algo y me acerca a mis objetivos? ¿Estos mensajes refuerzan mi marca personal y lo que quiero mostrar como profesional? Ten esto en mente cada vez que te pongas delante de una pantalla.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s