Rompe el bloqueo al escribir tu TFG con estos tips

La presión siempre es buena compañera cuando debemos realizar un trabajo importante y exigirnos más a nosotros mismos; pero, en ocasiones, esta presión puede convertirse más en una preocupación que en un apoyo y acabar conduciéndonos a un bloqueo.

Aunque se crea de otra manera, muchos estudiantes coinciden en que la parte que más cuesta arriba se les hace es redactar el TFG, tras haber dedicado muchas horas a la recogida y análisis de información. Y es que suelen verse desbordados al no saber por dónde empezar, adoptar un estilo constante en toda la redacción y reflejar todas las ideas que debe incluir el trabajo.

Ya sea por el reto que supone resumir un año de trabajo en unas hojas o por la falta de costumbre de realizar trabajos de tal magnitud, escribir el TFG suele ser la parte donde más bloqueos se sufren.

Lo primero que debes de tener claro es que las prisas e ir a contrarreloj no van a ser una ayuda nada eficaz, así que lo primero es comenzar por una previsión de trabajo que permita detenerse en hacer revisiones, correcciones y buscar la mejor manera de crear un TFG atractivo, original y que sea un reflejo de las horas invertidas en tu tema.

Consejos para superar los bloqueos con el TFG

1. Dedícale tiempo de calidad: la redacción de un TFG debe ser una actividad a la que dediques tiempo y consigas muy buena concentración, así que organiza tus jornadas para poder estar con ello unas cuantas horas al día.

2. Sigue las pautas de tu universidad: usa el manual de la universidad como guía, tanto por las directrices que te marca como para no pasar por alto ningún requisito, en cuanto estilo, normativa para citas…

3. Mantén bien ordenada toda la información recogida: emplea un método eficaz para clasificar la información recabada. Esto te servirá para ordenar las ideas y tener todos los detalles localizados.

4. Comienza por el Estado de la Cuestión: suele ser la parte que más cuesta de redactar, pero también la que te servirá para no pasar por alto nada y marcar la estructura del desarrollo.

5. Deja la Introducción para el final: para poder dar una idea global y completa, deja esta parte para el final. Puedes ir recogiendo las ideas que quieres plasmar, pero deja la redacción para el final, como la Conclusión.

6. Lee mucho: lee tus notas, otros TFGs, trabajos académicos…. para que te den una idea del estilo y léxico apropiado para un trabajo universitario.

7. Dedica una jornada a revisión: cada cierto tiempo, dedica una jornada a hacer una lectura general de todo lo escrito, corregir fallos y comprobar que mantienes un estilo y que no hay errores de comprensión.

8. Apóyate en los consejos de tu tutor: si estás bloqueado o dudas de tus avances, recurre a la opinión de tu tutor y acepta sus sugerencias para mejorar tu TFG.

Tu TFG puede ser la llave que te lleve a descubrir tu especialidad o que lo tuyo es la investigación y la idea del doctorado te seduzca más. Piensa en el TFG como la cima de tu primera etapa en la universidad, pero que puede descubrirte nuevas orientaciones profesionales que desconocías.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s