10 claves para leer y analizar un texto literario

Existen muchas obras de gran complejidad literaria que requieren del pensamiento crítico, la atención al detalle y una gran concentración. Si debes enfrentarte a un texto desafiante y hacer un resumen, reflexión o pretendes descubrir las temáticas principales que ahonda, es importante que tomes nota de los siguientes 10 consejos:

1. No dejes que el texto te abrume: intenta acercarte al texto con curiosidad y expectativas razonables. Lo fundamental no es comprender todas las palabras, las expresiones y los argumentos, sino descubrir la intención del autor y lo que la obra transmite en su conjunto.

2. Lee el prólogo o la introducción de la obra: la introducción o los prólogos suelen dar apertura a la obra y acercar conceptos claves que se tratarán más adelante. La colección de Letras Hispánicas de la editorial Cátedra son especialmente útiles, ya que brindan el contexto histórico, los rasgos más importantes del texto, la vida del autor, la estructura, el estilo, etc.

3. No detengas la lectura para recurrir al diccionario: si la palabra aparece numerosas veces a lo largo del texto, sí conviene que busques su significado, pero muchas palabras puedes evitar buscarlas en el momento y luego por contexto descifrarlas. De igual modo, es bueno que al terminar de leer busques todas las palabras en el diccionario para conocerlas e incorporarlas.

4. Toma apuntes de la obra mientras lees: los apuntes son muy útiles, especialmente cuando la narrativa es intrincada o con muchos detalles y personajes, como “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez. Si no, aprovecha a anotar las cosas que entendiste o te han llamado la atención.

5. Identifica las temáticas que trata el libro: las historias suelen tener temáticas y subtemas claros y algunos subyacentes. Es muy útil identificar en torno a qué gira la narración y conviene recordarlo cuando debas hacer una reseña.

6. Analiza los personajes y el narrador de la obra: reconoce al protagonista, sus enemigos, la información de cada personaje y su incidencia en la narración.

7. Presta atención al estilo de narración: al tipo de estructura, la sucesión de hechos, los saltos temporales y la presencia de recursos literarios, como la analepsis (retornar a sucesos pasados) o la prolepsis (adelantar la narrativa en el tiempo).

8. Considera el estilo de lenguaje: la manera en que el autor se expresa, el tipo de lenguaje, si es formal o coloquial, si el estilo se relaciona con el argumento, si utiliza demasiados recursos literarios o predomina el diálogo.

9. Atiende al contexto histórico de la obra narrativa: la literatura es hija de su tiempo, por lo que es importante considerar el momento en que las obras son escritas, el contexto histórico, social y político que las rodea y cómo influye en el autor y su estilo.

10. Compara el texto con otras obras del mismo autor y de autores contemporáneos: al considerar diferentes obras de un mismo autor, puedes determinar si el autor ha evolucionado en su manera de redactar, su visión del mundo, el desarrollo de sus personajes, sus reflexiones, etc. Asimismo, al ver sus obras frente a otros textos de la época, podrás discernir si ese autor se integra en un movimiento literario o generación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s