El mentoring: 5 ventajas de aprender de la experiencia

Las empresas actualizan sus plantillas constantemente, buscando nuevos profesionales capaces de cumplir con sus necesidades. Pero, paradójicamente, el proceso de contratación implica nuevas necesidades: las de adaptación.

Todo nuevo empleado pasa, de forma consciente o no, por un período de adaptación tanto a la empresa como a sus compañeros y su puesto de trabajo. Este puede llevar semanas, meses e incluso años, pues todos los profesionales son diferentes.

Como forma de gestionar y agilizar este momento inevitable en la vida de todo trabajador, existe una tendencia ya consolidada y cada vez más popular en el ámbito empresarial: el mentoring.

Esta práctica, aplicada en las empresas, busca potenciar el talento de los profesionales, facilitar su adaptación a nuevos empleos e incrementar su motivación. Mediante este sistema, un trabajador de sobrada experiencia profesional es asignado como “mentor” a un nuevo trabajador. De este modo, podrá proporcionarle de forma directa sus mejores consejos profesionales, ofrecerle inspiración y ayudarle en el proceso de adaptación.

Existen diferentes definiciones para esta práctica, una de las más reconocidas señala que este es un proceso de cuidado y tiempo compartido para generar una relación profesional que permita el desarrollo del actor con menos experiencia en dicho vínculo.

¿Por qué emplearlo? El mentoring es una tendencia a nivel mundial y cada vez son más las empresas que lo aplican. Esto se debe, principalmente, a que posee una amplia lista de beneficios tanto para los trabajadores como para las empresas. ¿Tienes a cargo una empresa, startup o emprendimiento? Estas son las 5 ventajas del mentoring que deberías conocer:

1. Saber hacer: el aprendizaje es práctico, concreto y sobre tareas del día a día. Se aprende el saber hacer, y no los elementos teóricos.

2. Contactos: el mentor brindará a su orientado acceso a su red de contactos, mejorando así su propia red.

3. Confianza: se generan vínculos de confianza en las empresas, que permiten y facilitan el trabajo en equipo.

4. Cultura organizacional: con el paso del tiempo, se crea una forma de actuar que define a la compañía. Es decir, su cultura empresarial.

5. Incorporaciones ágiles: tener un nuevo empleado ya no implicará una baja en la productividad sino todo lo contrario, esta se encontrará en su máximo desde el primer día.

Aprender de un trabajador con más experiencia resulta especialmente valioso para jóvenes que comienzan a dar sus primeros pasos y desean conocer de forma directa y real el futuro en su profesión. ¿Tienes la posibilidad de establecer relaciones de mentoreo en tu compañía? Intenta utilizarlo y poco a poco comenzarás a notar los resultados.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s