¿Abrumado por la carga de trabajo? 5 claves para organizarte en la oficina

Si sientes vértigo cada vez que llegas al trabajo y ves la montaña de tareas que están pendientes, es normal que te acompañen sentimientos de frustración y ansiedad y no te sientas nada motivado con tu empleo.

Pero, francamente, en muchos tipos de empleo, o según proyectos y flujos de procesos, es normal que, a veces, la carga de trabajo aumente y la organización de la jornada no sea suficiente para llevar todas las tareas a cabo.

¿Cómo afrontar una gran carga de trabajo en tu empleo? En estas ocasiones en las que la presión de tu empleo te abruma, tu actitud y capacidad de resiliencia serán claves para hacer frente a la carga de trabajo y no dejar que te afecte, más de lo que debería.

Estos consejos para trabajadores te serán muy útiles para cualquier tipo de empleo, pero, sobre todo, cuando tu organización de la jornada no abarque todas las tareas que debes hacer y debas gestionar todas las emociones que sientas, de manera que no agraven la situación.

1. Habilidades de aceptación: de manera que no te sientas vulnerable ni pienses que toda la responsabilidad es tuya. Esto te ayudará a saber que debes centrarte en cada tarea, ir haciéndola y saber cuáles son los límites de tus capacidades.

2. Actúa de forma más relajada: comienza cambiando tu actitud, de manera que tus emociones también cambiarán y te ayudarán a estar más calmado y dispuesto a afrontar los retos. Normalmente esperamos que el cambio sea al revés, pero no suele ser tan exitoso.

3. Márcate unos límites sanos y que te ayuden a priorizar: como, por ejemplo, tener que contestar tus correos electrónicos de inmediato o hacerlo fuera del trabajo. Antes de hacer las cosas de inmediato o pensar que deben de ser así, confirma cuándo necesitan que el trabajo esté hecho y comunica el tiempo que crees que necesitas para hacerlo de forma eficaz.

4. ¿Tienes una visión correcta del éxito?: tu necesidad de perfeccionismo y de demostrar lo que vales puede que te conduzca a ejercer una presión sobre ti mismo que afecta negativamente a tus emociones. En ocasiones, puede que la mayor sensación de estrés provenga de las normas que te autogeneras.

5. Revisa tu organización: trabajar muchas horas no quiere decir que rindas mucho, sino que puede significar todo lo contrario. Tampoco es sano autoconvencerse de que nuestra carga de trabajo nos obliga a tener jornadas laborales muy largas y que no hay más remedio.

Para tomar medidas y usar un enfoque más positivo, opta por usar métodos o aplicaciones que te ayuden a medir tu productividad y hacer un seguimiento de tareas realizadas y tiempo empleado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s