4 mitos sobre el aprendizaje basado en proyectos

El Aprendizaje Basado en Problemas, también conocido como Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) o Problem-based learning (PBL), puede definirse como un método de enseñanza que coloca al estudiante en el centro de su aprendizaje. Para ello, se asigna a este cierta responsabilidad.

En esencia, este modelo se opone al modelo educativo tradicional que colocaba al alumno como un simple receptor. Con el PBL, el estudiante se vuelve generador de su aprendizaje, pues analiza e investiga cada temática en lugar de entenderla tal y como la plantea el docente. El profesor, por su parte, se posiciona como un guía para acceder al conocimiento, y en cierto modo abandona su lugar de protagonista.

¿Cómo se desarrolla el PBL? Trabajando en equipo, los estudiantes se enfrentan a un proyecto. Este surge de una respuesta disparadora, que motiva la creatividad y el pensamiento analítico de los alumnos. Los alumnos, por su parte, resuelven este proyecto y aprenden a cada paso. Por ello, mejoran su desarrollo de las habilidades comunicativas y de investigación, al tiempo que refuerzan su capacidad para tomar decisiones.

Al igual que ha ocurrido con otras tantas tendencias educativas, el PBL ha debido enfrentar una serie de críticas, informaciones tendenciosas y referencias poco justas. Es por ello que, en torno a este método, se han creado una serie de mitos. ¿Quieres conocer qué representa exactamente el PBL? Estos son algunos de los falsos supuestos que deberías descartar:

1. Los profesores proponen los proyectos: lo ideal en este modelo es que estudiantes y docentes decidan de forma colectiva, tomando el aprendizaje en el largo plazo.
2. Elimina las evaluaciones: si bien es cierto que el PBL cambia las formas de evaluación, esto no quiere decir que no existan medios para analizar el progreso de los estudiantes.
3. Es un método totalitario: emplear el PBL no implica renunciar a otros métodos. De hecho, puede coexistir con otras metodologías de enseñanza.
4. Implica un gran uso de la tecnología: este tipo de aprendizaje puede implicar el uso de tecnología, pero esta no es imprescindible en dicho modelo.

Esta es una de las últimas tendencias en el ámbito de la Pedagogía, presente en los principales centros educativos del mundo. Su éxito se debe, principalmente, a que con la era digital los jóvenes pueden producir conocimiento con apenas unos clics. Por ello, se hace necesario otorgar a los mismos un nuevo rol dentro del aula, aprovechando sus habilidades y capacidades.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s