¿Cómo mejorar la concentración de los alumnos?

Cada vez que ingresan al aula los docentes se enfrentan a un desafío que parece imposible de alcanzar: captar la atención de estudiantes que cada día cuentan con más medios para distraerse. Conseguir que estos presten atención a la lección no es sencillo, pero gracias a estrategias surgidas de la neurodidáctica, esta tarea puede facilitarse.

Ya sea por el uso del móvil en clase o simplemente conversando con otros compañeros e incluso pensando en las preocupaciones típicas de la edad, los estudiantes se distraen. Para los docentes esto implica un gran problema, pues las estrategias que planifican para enseñar no tienen el efecto adecuado.

Cuando los alumnos prestan atención a la lección, el docente puede lograr los objetivos que se ha propuesto y asegurarse de que el conocimiento que desea transmitir con su discurso sea efectivamente recibido por los estudiantes. A su vez, los jóvenes tienen más posibilidades de retener mejor la información, y por lo tanto lograr una mejora en sus resultados académicos.

Neurociencia y educación

Al aplicar los conocimientos propios de la neurociencia y el estudio del cerebro y su funcionamiento al entorno educativo surge la disciplina denominada neurodidáctica.

Esta busca estudiar el proceso de enseñanza y optimizarlo, partiendo de conocimientos acerca del desarrollo del cerebro. Es decir, busca conocer cómo funciona el cerebro de los estudiantes para hacer que estos saquen a flote todo su potencial con estrategias específicamente diseñadas para motivarlos. La neurodidáctica cambia la forma en que los docentes enseñan, pues el foco de estos ahora estará en cómo los estudiantes aprenden.

Mejorar la concentración con neurodidáctica

El estudio de la neurociencia ha llevado a postular diversos consejos para docentes. Entre ellos, algunos se dedican especialmente a la mejora de la concentración de los estudiantes.

De acuerdo a esta disciplina, lo más importante es empezar las clases con algo motivador, una frase o un recurso multimedia. Algo que llame la atención de los estudiantes de inmediato y no los deje indiferentes, pero que de alguna forma permita introducir el tema que se tratará.

En el desarrollo de la clase, los docentes deben apelar a conectar con la vida y los problemas de sus estudiantes, para que estos encuentren la temática interesante. Además, es importante generar un espacio donde estos puedan hablar libremente.

Por último, los expertos en neurodidáctica recomiendan terminar la clase con incongruencias, novedades o elementos que generen sorpresa e incertidumbre. Este tipo de información es ideal para los momentos finales de la clase pues, precisamente, es en estos momentos que generalmente la concentración comienza a disminuir.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s