Seduce a los recruiters con tu perfil de LinkedIn

Gracias a las redes sociales, contactar con un reclutador o una empresa se hace mucho más sencillo para trabajadores en busca de una oportunidad laboral. Estas funcionan como una especie de ventana abierta al diálogo, con la que minimizar las distancias y tiempos de respuesta.

Los beneficios son todavía mayores cuando se emplean redes sociales profesionales, creadas especialmente para acercar trabajadores de todo tipo a los recruiters. El ejemplo clásico de este tipo de redes es LinkedIn, conocida como la red social profesional por excelencia.

A grandes rasgos, LinkedIn funciona como una especie de currículum en línea que además permite el networking online. Hoy en día, un profesional sin LinkedIn es un profesional sin presencia digital y, por tanto, poco atractivo para los reclutadores.

A pesar de ello, tener presencia en esta red no es lo único necesario para lograr atraer a quienes pueden brindar oportunidades laborales. De hecho, se requiere de un trabajo planificado y organizado para poder efectivamente transformar el perfil de LinkedIn en uno atractivo, que todos los reclutadores querrán leer.

¿Cómo lograrlo? ¿Cómo crear un perfil laboral atractivo que facilite la búsqueda de empleo? Existen algunos consejos básicos que deben considerarse para alcanzar este objetivo:

1) Información: de nada servirá tener un perfil activo si este no se encuentra completo y actualizado respecto a su información. Cuanto más detalles brindes sobre tu formación, experiencia laboral, capacidades y metas profesionales, más atractivo serás para las empresas.

2) Organización: es importante tener la información organizada, respetando los espacios de la propia red. Si tienes un apartado específico para colocar tu formación, ¿por qué incluirla en la descripción de tu perfil? Mencionar tu título principal puede ser adecuado, pero listar en este espacio cada uno de los cursos complementarios realizados será una decisión pésima y reiterativa en cuanto a la organización de tu perfil.

3) Selección: selecciona correctamente las palabras a utilizar, considerando conceptos de SEO y SEM, si es posible. Esto te ayudará a mejorar tu presencia en las búsquedas y con ello a incrementar tu empleabilidad.

4) Algo más: un perfil en LinkedIn no es un currículum, sino algo más. En este debes ofrecer un acercamiento a tus motivaciones más profundas, tus metas laborales y las cualidades que te hacen un buen trabajador más allá de tu experiencia y tus títulos.

5) Atraer: si tienes claro a qué profesional quieres atraer a tu red, o un reclutador en concreto al que busques interesar, puede ser una buena idea acercarte a su círculo. Comienza a comentar, compartir o recomendar sus publicaciones, añade tu opinión sobre las mismas, e incluso agrega algunos de sus contactos que te interesen para que este note tu presencia y decida agregarte o aceptar tu solicitud cuando la envíes.

Seducir a los reclutadores hacia tu perfil puede ser todo un arte. Pero aunque resulte sacrificado en algunos momentos, este es un proceso que vale el esfuerzo. Si consigues destacar en esta red, no solo tendrás acceso a las oportunidades laborales que deseas, sino que podrás nutrirte del conocimiento de contactos de interés y compartir tus saberes con tu red.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s