Los 4 responsables de la ausencia de paridad en las carreras STEM

Estamos siendo testigos de un verdadero cambio o, al menos, de la visibilidad sin filtros de las desigualdades entre géneros y como la sociedad es limitadora a la hora de que las mujeres puedan acceder a ciertos ámbitos profesionales o puedan desarrollar una carrera libremente, sin ser objeto de críticas por los estereotipos o el peso de las tradiciones.

Eliminar estereotipos y desvincular la educación y el machismo son las dos grandes soluciones para crear una sociedad más igualitaria basada en el desarrollo por méritos, sin que el género u otras condiciones socioeconómicas actúen como limitador en la igualdad de oportunidades.

La desigualdad de género es palpable en ciertos ámbitos profesionales, como es el caso de las carreras STEM, en el que la presencia de mujeres sigue siendo menor por el peso de los estereotipos o porque las mujeres profesionales siempre han ocupado puestos secundarios, favoreciendo la ausencia de referentes para las nuevas generaciones.

Pero todo esto está en proceso de transformación, y la mejor manera de comenzar es viendo qué y quiénes son los responsables de estas desigualdades y cómo pueden combatirse con éxito:

1. Estereotipos que se perpetúan en la sociedad: relacionar ciertos roles profesionales con el poder del hombre y delegar a la mujer a profesiones más serviciales es algo que aún está en la mente de gran parte de la sociedad y que tiene su peso, aunque sea de forma inconsciente, a la hora de seleccionar profesionales o de promocionar a nuevos responsables. Del mismo modo, la maternidad sigue siendo un aspecto que se percibe como limitador de una carrera profesional, dado que las empresas y el mercado laboral no facilitan la conciliación.

2. Ausencia de referentes: en ámbitos como el de las carreras STEM hace falta que se den a conocer figuras femeninas que han podido desarrollar su vocación y son reconocidas por su prestigio profesional, y que esto sirva de inspiración a las nuevas generaciones.

3. Educadores y sociedad: aunque parezca algo evidente, el peso de la sociedad o la educación que han recibido generaciones pasadas, basadas en la desigualdad y en comportamientos machistas, trasladan estos estereotipos a los más jóvenes, limitando su libertad. La educación y el machismo deben estar completamente desvinculados, facilitando que los estudiantes se desarrollen en un clima de igualdad, tolerancia y respeto.

4. Familiares: en la mayoría de ocasiones es la propia familia y el peso de los estereotipos los que impiden que los niños y niñas actúen con libertad, movidos por su interés y no por las tradiciones o lo bien visto por la sociedad. El apoyo de la familia, y que fomenten que el género es una cuestión obsoleta a la hora de elegir profesión, estudios o hobbies, es crucial para llegar a la plena igualdad y generar un verdadero cambio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s