6 tips para que no dejes de aprender un idioma cuando te vayas de Erasmus

Y es que puedes aprender mucho de la gente que te rodea: sus costumbres, sus horarios, su gastronomía y sus formas, ¡pero no hay nada como aprender el idioma que se habla en tu nuevo destino! Gracias a poder comunicarte en el idioma local, te será mucho más fácil hacer nuevos amigos, aprobar las asignaturas y, con suerte, aprenderás ese idioma de forma definitiva para que te sirva en tu futuro profesional.

Todos sabemos que un CV sin idiomas no sirve para mucho, así que toma nota e intenta aplicar los siguientes consejos para aprender bien un idioma en lo que, seguramente, será “uno de los mejores años de tu vida”:

Truco 1: cuando necesites algo, hablarás.
Da igual que al principio te dé vergüenza o no domines el idioma lo suficiente, cuando necesites saber cómo se llega a la fiesta de bienvenida o cuál es la clave del wifi, te saldrán las palabras. ¿Milagro? Bueno, más bien necesidad… Y es que no hay nada como encontrarse en un apuro para que nos salgan las palabras como por arte de magia.

Truco 2: pregunta a tu alrededor, seguramente te ayudarán encantados.
Con esto de tener siempre un smartphone a mano se nos ha olvidado lo que es preguntar a personas normales y corrientes, en lugar de a Google. Y pensar que la gente preguntaba por todo antes de Internet… direcciones, restaurantes con “buena puntuación”, lugares de moda, etc. ¡No temas! Seguro que el panadero estará encantado de recomendarte una frutería o el profesor de música te dirá dónde comprar el libro que necesitas. Así es como conocí yo a mi compañero de piso italiano y fue genial, ¡hablar offline todavía funciona!

Truco 3: allá donde fueres, haz lo que vieres.
Si estás en Italia, te darás cuenta de cómo todo el mundo bebe un café solo después de comer. No un cappuccino. No un café con leche. No. Un café solo. Y es que la cultura del café en un país como Italia es muy extensa y curiosa, al igual que lo es la cultura de la cerveza en países como Alemania o Bélgica. Imita las costumbres locales y aprenderás un montón de vocabulario relacionado con sus rutinas. ¡Al fin y al cabo, esas son las pequeñas cosas que aprenderás fuera de los libros!

Truco 4: “Teamwork makes the dream work”.
Bueno, no sé si mejor… pero desde luego es más divertido. Si tienes un par de amigos de tu país, o de uno diferente al tuyo, que también estén aprendiendo el mismo idioma que tú, todo será más fácil si practicáis juntos. Poned en común vuestras dudas y también las palabras nuevas que estéis aprendiendo, de esta manera las memorizarás mejor. Como dice el refrán: “una alegría compartida es doble alegría y una pena compartida es media pena”.

Truco 5: pelis, música, YouTube, tu teléfono… TODO en el nuevo idioma.
Y es que aprender de forma pasiva es de las mejores cosas de la vida. Aprender viajando, aprender con la radio de fondo, aprender con canciones, aprender viendo una peli con o sin subtítulos… ¡Así da gusto! Convierte tus aficiones en actividades bilingües casi sin darte cuenta. Si quieres cocinar una receta, búscala en ese idioma en Internet. Si vas a hacer una foto o mirar la app del tiempo, ¡ve a los ajustes de tu teléfono y ponlo en ese idioma! Poco a poco aprenderás sin darte cuenta.

Truco 6: aprovéchate del material de apoyo.
Si no te vale con las clases de idiomas de tu universidad, intenta ir un paso más allá. Hoy en día por poco dinero puedes completar tu formación con material didáctico moderno, fácil y divertido.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s