Diferencia entre embajada y consulado

La embajada es la misión diplomática de mayor categoría y, por lo tanto, la más importante. Es la representación oficial de un país en otro. Entre sus funciones, están las de velar por los intereses de su Estado, promover las relaciones y actividades de desarrollo entre ambos territorios y organizar visitas de Estado.

Una misión diplomática es cualquier tipo de representación permanente que un Estado tiene en otro país.

El máximo dirigente es el embajador, por lo que es la persona que se encarga de proteger los intereses de su país en el Estado en el que se encuentra. Es el intermediario entre los dos gobiernos.

Asimismo, el término embajada también suele englobar a las oficinas y la residencia del embajador. Tan sólo hay una sede de embajada en cada país, que se suele encontrar en la capital.

Por otro lado, el concepto embajada concurrente hace referencia a una embajada que se encuentra en un país pero actúa ante varios. Por ejemplo, en Santiago, Chile, encontramos la Embajada de Tailandia, que es concurrente en Panamá, Costa Rica y El Salvador, ya que en sus territorios no hay embajada tailandesa.

Consulado

Un consulado u oficina consular es otra representación de un país en un territorio. No obstante, la principal diferencia con una embajada es que, además de ser de menor rango, se preocupa de los conciudadanos que están viviendo en ese país extranjero.

Por lo tanto, las funciones principales que cumple un consulado y su máximo representante, el cónsul, son las siguientes:

  • Renovar o expedir pasaportes y otros documentos oficiales
  • Ayudar a las personas detenidas
  • Dar información importante
  • Asistir frente a una catástrofe o emergencia
  • Tramitar visas y permisos a ciudadanos extranjeros

Al contrario que las embajadas, puede haber varios consulados en un mismo territorio y se suelen localizar en las principales ciudades. El consulado general es el más importante, mientras que el consulado honorario o agencia consular tiene competencias limitadas.

Del mismo modo, un cónsul honorario o ad honorem es una persona que no suele tener la nacionalidad del país por el que ejerce, por lo que está limitado a realizar determinadas funciones. La persona en la que suele delegar un cónsul se llama agente consular.

Dicho de otro modo, en la práctica la embajada es una especie de oficina de representación de un país en otro. Normalmente solo hay una y están en la capital del estado de destino (el “Estado receptor”) siendo la máxima autoridad del otro estado en el país con el embajador al frente de la misma y con distintas consejerías sectoriales dependiendo de los intereses de España en el país en cuestión.

Las embajadas albergan también a los consulados, a cargo de un diplomático, cuyas funciones son básicamente la atención a los ciudadanos españoles, residentes o visitantes, así como a los locales o a los nacionales de un tercer país que se encuentran en la demarcación. Dependiendo de su magnitud, pueden estar físicamente dentro de la embajada, en cuyo caso se denomina Sección Consular, o bien fuera de la misma, pasando a ser entonces Consulados Generales.
Las funciones del consulado incluyen una larga lista de lo más variada que puedes ver aquí. En todo caso en los consulados podrás tramitar pasaportes, visados y certificados de residencia, Además, actúan a todos los efectos como Jueces encargados del Registro Civil inscribiendo nacimientos, matrimonios y defunciones, y también realizan funciones como Notarios, autorizando documentos públicos, testamentos, etc. No faltan otros asuntos más llamativos como la celebración de matrimonios que te contaba Pablo Rupérez aquí o la organización de citas electorales para que los españoles en el extranjero también puedan votar. Finalmente, los consulados atienden a los españoles en situaciones de urgente necesidad a través del teléfono de emergencia consular, un número que está operativo las 24 horas todos los días del año y en todos los países del mundo y que también da bastante juego.
Hay países donde por sus dimensiones o bien por el tamaño de la colonia, se hace necesario abrir uno o más consulados en otras ciudades para poder atender a los españoles que viven lejos de la capital. En este caso, el Consulado siempre cuenta con un diplomático al frente y el objetivo es prestar la asistencia consular facilitando los trámites y evitando los desplazamientos siendo responsable de un espacio territorial determinado llamado “Circunscripción consular”.
Finalmente, quizá también hayas oído hablar alguna vez de los Consulados o Viceconsulados Honorarios. Son oficinas que sirven de apoyo a la colonia pero, a diferencia de los anteriores, el titular no es un diplomático de carrera sino que normalmente son españoles o incluso nacionales del propio estado receptor residentes allí y vinculados de alguna forma con España y cuya misión es prestar la asistencia consular siguiendo las instrucciones la Embajada o del Consulado correspondiente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s