búsqueda de trabajo, Derecho, Economía

El futuro (o no) de las universidades

El objeto de este artículo es determinar qué futuro le espera a la universidad española, o incluso mundial, por la interconexidad que tienen todas las universidades del mundo por programas erasmus y no erasmus y, en el caso de que tenga futuro, qué actuaciones ha de hacer o cómo ha de actuar la universidad ante las nuevas formas de enseñar las carreras que se ofrecen.

Llegados a este punto, hay que destacar que “todo cambia, nada permanece. Una sociedad profundamente tecnológica y digital precisa de instituciones capaces de cambiar con ella, adelantarse a sus necesidades y cubrir sus demandas. También en la universidad, una institución histórica que ha sabido resistir a los embistes del tiempo y los acontecimientos durante siglos, pero que muy posiblemente no permanecerá ajena a la mayor transformación de nuestro tiempo, aunque esta tenga lugar en apenas un lustro. Renovarse o morir.

Un nuevo rol aguarda a la universidad, una institución recia, histórica y muy burocratizada que clama nuevos aires de transformación. A su alrededor, el mundo se mueve a una velocidad que, lejos de estabilizarse, parece correr cada vez más. En la sociedad de la información, los agentes claves que marcarán las futuras generaciones serán aquellos que sepan adaptarse a este nuevo contexto en el que el conocimiento ya no es patrimonio exclusivo de los más eruditos ni se esconde entre cuatro paredes.

Sobre el papel de la universidad en plena transformación digital reflexionan en la web de Telefónica Educación Digital. Un espacio para el debate sobre los nuevos aprendizajes y con el que la compañía quiere impulsar la empleabilidad y las nuevas modalidades de capacitación. Un escenario de cambio sobre el que detenerse para descubrir las tendencias que cambiarán su rol en la sociedad a partir de las cuestiones expuestas en el IV Congreso Internacional de Innovación Educativa por Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey”.

La verdad es que la implantación de las nuevas tecnologías en todos los aspectos de la vida, incluyendo el ámbito educativo, es una realidad presente. Y todo ello implica que la universidad ha de incorporar las nuevas tecnologías en su forma de enseñar las carreras que se enseñan en ellas.

Ahora toca destacar que “las buenas instituciones son las que son capaces de atraer y retener a los mejores. El plan estratégico de Cambridge es el mismo desde principios del siglo XX. “La diferencia estratégica la ponen las personas”, señalaba el Rector de la Universitat Politècnica de València, el profesor Francisco Mora. Por eso, parece necesario poner especial atención en la atracción de talento, una tarea colosal que producirá resultados a largo plazo tanto para el país como para las comunidades autónomas y para las propias instituciones (Universidades públicas).

Debemos reflexionar sobre a quién se quiere atraer y sobre dónde están los que queremos atraer. Existen muchos casos de éxito entre los países de la OCDE y de ellos merece la pena destacar los factores que lo hacen posible. En primer lugar, a los que se atrae se les debe ofrecer una información clara y pertinente, esto es, un branding honesto y estar con ellos en permanente contacto en el momento de la transición. Ejemplos interesantes son el observatorio de la inmigración en Australia para las personas con high skills, es decir, con conocimientos y habilidades excepcionales, la Royal Society donde siguen a los investigadores de élite del Reino Unido, o el Consorcing Global Talent, que atrae a los mejores en tecnología en Nueva Zelanda.

En segundo lugar, los gobiernos deben facilitar los procesos de inmigración y hacerlos más simples para los investigadores. En la atracción de talento extranjero se mezclan temas no sólo migratorios sino educativos, sociales y familiares (pensiones y sanidad). Por ello, la Universidad o los gobiernos deben contar con una Agencia Externa que coordine y se ocupe de estos asuntos y una profesionalización de la atracción y gestión del talento, como ocurre en otros países.

En tercer lugar, la gobernanza y la responsabilidad no depende solo de los líderes universitarios, también lo es de los policy-makers de los países. Todas las políticas públicas de recursos humanos afectan a la atracción del talento. Si se ponen en marcha demasiado tarde, no seremos capaces resultar atractivos en el medio plazo. Este fue el caso de Singapur o de Finlandia, donde el propio Estado se empeñó en la tarea en solitario y se vio obligado a virar rápidamente sus políticas de personal a nivel de país. Porque, como se puso de manifiesto en el debate, en muchos casos el talento no es una cuestión de país, es una cuestión de ciudad o incluso de hubs o clústeres de conocimiento (buenos ejemplos son Eindhoven, Auckland, Toronto, etc.).

Finalmente, como señalaba otra ponente, Victoria Galan-Muros, hay que aprovechar el efecto retorno de los expatriados porque, como las tortugas, vuelven a su lugar de origen (sea turtle recruitment). Del “brain drain” al “brain exchange” a través de retroceder las iniciativas de diáspora por las distintas universidades y centros de investigación del mundo de forma que recalen otra vez en Europa y, en particular, en España.

Se calcula que hay más de 240 millones de expatriados en el mundo y unos 70 millones son europeos.

El reto de las universidades españolas está en plantear fórmulas creativas para atraer ese talento que cuenta con experiencia acumulada, una trayectoria profesional consolidada y un bagaje importante de madurez intelectual: iniciativas como estancias cortas en grupos de investigación o en institutos o en centros de investigación de las propias universidades (con todos los gastos pagados) o semanas de prueba (sample weeks sin coste para el investigador) en universidades del país, constituyen ejemplos interesantes de retorno de talento”.

En este punto, también hay que destacar que “

La Universidad -al menos en España- ha estado en las últimas semanas en el centro del debate público, en las portadas de los diarios, en las cabeceras de los informativos y en las conversaciones de la gente… Tesis dudosas, másteres sospechosos, alumnos célebres que reciben favores y títulos que no merecen… Este ha sido el centro de un debate que no ha tenido en cuenta algunas cuestiones fundamentales, como el abismo entre el mundo académico y la realidad de un mercado laboral cambiante; las verdaderas oportunidades que la formación universitaria ofrece a los futuros profesionales; la necesaria adaptación a las profesiones y empleos del futuro… Qué es hoy la Universidad y qué será mañana resulta una incógnita de la que depende la carrera de quienes llegan a la educación superior. Obtener respuestas sobre esto es tan complicado como conseguir consejo acerca de qué carrera estudiar, qué sector, qué empleo o profesión tendrá futuro en los próximos años.

Tres rectores de grandes universidades internacionales que participaron esta semana en una sesión especial sobre el futuro de la Universidad, organizada por la Universidad de Navarra con motivo de la inauguración de su nuevo campus en Madrid, responden a grandes cuestiones sobre la educación superior y cómo será ésta en los próximos años:

Reducir la brecha

El mundo académico y la realidad del mercado laboral viajan a diferentes velocidades, cuando no en sentido contrario. Bert van der Zwaan, rector de la Universidad de Utrecht y presidente de la Liga de Universidades de Investigación Europeas, cree que “las prácticas en la industria o en compañías relevantes ayudan a reducir la brecha entre el mundo académico y la realidad de la empresa. Ofrecen al estudiante la posibilidad de reunir conocimientos y habilidades en un campo de experiencia notable en el que éste desea trabajar en el futuro. Sobre todo en el Norte de Europa, la empleabilidad se toma muy en serio, y eso implica que la Universidad es corresponsable de esa empleabilidad”.

Tan Eng Chye, presidente de la Universidad de Singapur, considera que “las empresas de todo el mundo se enfrentan a una crisis de habilidades más que a una crisis de empleo. Los empleadores detectan una brecha entre las capacidades que necesitan y lo que ven en los recién graduados. En Singapur, nuestras facultades revisan regularmente un riguroso plan de estudios junto con los líderes de la industria y asesores internacionales para garantizar que los cursos que se ofrecen siguen siendo relevantes para satisfacer las necesidades de la industria””.

Como conclusión, hay que destacar el hecho de que la Universidad no puede quedarse atrás en el avance tecnológico, debiendo introducir todos los nuevos aspectos para poder atraer mejor a nuevos alumnos, así como actualizar los conocimientos de las carreras y enseñanzas que se dan en la Universidad. Por tanto, hay que tener en cuenta que “

El reto de las universidades españolas está en plantear fórmulas creativas para atraer ese talento que cuenta con experiencia acumulada, una trayectoria profesional consolidada y un bagaje importante de madurez intelectual: iniciativas como estancias cortas en grupos de investigación o en institutos o en centros de investigación de las propias universidades (con todos los gastos pagados) o semanas de prueba (sample weeks sin coste para el investigador) en universidades del país, constituyen ejemplos interesantes de retorno de talento.

Todos los asistentes coincidieron en que no hay una única solución para todos los problemas, especialmente para los complejos, y que las respuestas se deberán dar según las áreas de conocimiento, el tipo de universidades, según las características de la región de acogida o, entre otras variables, por la nacionalidad del origen de las personas talentosas. Sin embargo, los gobiernos, por una parte, tendrán que sentar las bases de un modelo muy novedoso que rompa con los corsés del actual, que adolece de un sistema de selección muy mejorable; y las universidades, por su parte, tendrán que plantear fórmulas creativas capaces de romper las inercias de las propias instituciones”.

Como destaca La Vanguardia, también hay que destacar que ” Las nuevas tecnologías son la herramienta para conseguir un sistema educativo eficiente y transformador. A su alcance, las posibilidades que brinda la inteligencia artificial, la realidad virtual o el big data son ilimitados. Tecnologías que convergerán en plataformas capaces de modelar sistemas complejos. Según Telefónica Educación Digital, nuevas formas de interacción que pueden y deben utilizarse para hacer más eficientes los procesos educativos y que la universidad debe liderar si quiere seguir ocupando un lugar centrar como motor de conocimiento”.

O también que “

El reto de las universidades españolas está en plantear fórmulas creativas para atraer ese talento que cuenta con experiencia acumulada, una trayectoria profesional consolidada y un bagaje importante de madurez intelectual: iniciativas como estancias cortas en grupos de investigación o en institutos o en centros de investigación de las propias universidades (con todos los gastos pagados) o semanas de prueba (sample weeks sin coste para el investigador) en universidades del país, constituyen ejemplos interesantes de retorno de talento.

Todos los asistentes coincidieron en que no hay una única solución para todos los problemas, especialmente para los complejos, y que las respuestas se deberán dar según las áreas de conocimiento, el tipo de universidades, según las características de la región de acogida o, entre otras variables, por la nacionalidad del origen de las personas talentosas. Sin embargo, los gobiernos, por una parte, tendrán que sentar las bases de un modelo muy novedoso que rompa con los corsés del actual, que adolece de un sistema de selección muy mejorable; y las universidades, por su parte, tendrán que plantear fórmulas creativas capaces de romper las inercias de las propias instituciones”.

FUENTES:

LA VANGUARDIA (https://www.lavanguardia.com/vida/20190111/454063739264/como-seran-universidades-futuro-brl.html)

UNIVERSIDAD SÍ (https://www.universidadsi.es/el-futuro-de-las-universidades-de-que-estamos-hablando/)

EXPANSIÓN (https://www.expansion.com/expansion-empleo/desarrollo-de-carrera/2018/10/05/5bb74085ca474119488b45ab.html)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s