búsqueda de trabajo, Derecho, Oposiciones, Oposiciones Justicia

CARTA A UN OPOSITOR

El objetivo principal de esta entrada es querer motivar a todas aquellas personas que, tras el fracaso en su acceso al mercado laboral por no encontrar trabajo o por haber perdido el que ya tenían, se embarcan en la difícil aventura de opositar. Aunque el presente blog es principal para artículos sobre materias relacionadas con el Derecho, al tener la materia de oposiciones relación (pues en cualquier oposición tienes más o menos temas de Derecho), se ha querido motivar en este artículo a todos aquellos que están sacrificando tanto mientras opositan.

Querido opositor:

Hace ya dos años que empezaste esta etapa tan dura de opositar. Quizás esta carta tendrías que habértela escrito entonces para cuando llegases a tu meta, pero ni siquiera pensaste en eso.

Es de destacar el esfuerzo que has de llevar a cabo para conseguir tus fines, y los altibajos que vas a tener a lo largo del proceso de oposición. Debes de tener en cuenta que todo lo que te rodea debe ser secundario. Has de dejare de lado a amigos, a salir, a ir de fiesta, a estar con la familia, y a muchos otros planes que suelen apetecer tanto.

Has tenido una etapa difícil y aún tienes una etapa difícil por delante, pero has de tener en cuenta que, una vez superada esta etapa, y una vez hayas conseguido tu plaza de funcionario, podrás hacer mil planes. Es un sacrificio que da muchos frutos tras la superación del correspondiente proceso selectivo.

Has de tener en cuenta que no vas a estar al margen de tentaciones de las personas que te rodean, bien sean familiares, amigos, el novio o novia que tengas en ese momento en que comienzas o continúas con la oposición, o conocidos. Siempre vas a estar tentado de dejar de estudiar para salir a darte una vuelta, o hacer planes de cena con amigos o familia fuera de casa. Pero ten en cuenta que el viaje que has emprendido implica dejar al margen todos estos planes, incluso dejar de hablar con todas estas personas, o dejar de estar en contacto de otra forma con todas estas personas.

Es admirable todo lo que haces en tu etapa de opositor. “Cada mañana te levantas sabiendo que un día más en realidad es un día menos, para bien y para mal. Para bien porque el recorrido hacia tu objetivo se va haciendo cada vez más pequeño y para mal porque eso significa que el tiempo que resta para asimilar conceptos se agota. Tus ojeras te lo recuerdan junto a los días tachados en el calendario y los temas estudiados”[1].

Has de admirarte “por todo tu trabajo, pero sobre todo porque eres una persona valiente. Lo que no significa que no tengas miedos, dudas, incluso momentos de aburrimiento y de querer dejarlo todo porque no puedes más. Pero, a pesar de ello, sigues adelante, con fuerza, con ganas y sobre todo con pasión. Es más, en los días grises es cuando más esfuerzo intentas poner para no darte por vencido, para demostrarte que puedes con eso y con más. Créeme, eso es digno de valorar”[2].

Has de admirarte también “porque para recorrer este camino estás renunciando a otros muchos. Y eso tampoco es fácil, por mucha esperanza que haya en el fondo. Nadie mejor que tú sabe qué se siente al rechazar un plan de amigas, una invitación al cine que terminará con una cena, un fin de semana en la playa o en la montaña o simplemente dos horas más para estar en familia. Son tantas tus renuncias, tantos conflictos contigo mismo a los que te tienes que enfrentar para al final convencerte de que la mejor compañía en esta etapa es tu temario”[3].

Por último, has de admirarte “porque haces malabarismos para compaginar el día a día con tu estudio, porque con tu actitud construyes tu éxito y porque has hecho de la organización, la concentración y el subrayado tus mejores materias”[4].

Has de tener en cuenta también que tu vida, forma de ser, va a sufrir cambios de todo tipo: físico, psicológico, etc. Físicamente, porque no vas a tener mucho tiempo para hacer ejercicio físico y porque vas a pasar largas horas sentado. Y, principalmente, psicológicamente, porque los altibajos en tu forma de ser van a ser frecuentes, y tan pronto como estés alegre, también vas a estar de mal humor, o incluso deprimido porque tengas unos días muy bajos de ánimo.

También has de tener en cuenta que no debes dejar que nadie te diga que no puedes hacer. “Simplemente hazlo, demuéstrate a ti mismo que hoy es el primer día de tu vida, que hoy es el punto de partida. Cada día es una nueva oportunidad, nunca olvides eso, el día más oscuro sólo tiene 24 horas.

Ve adonde quieras ir, di lo que quieras decir, haz lo que te haga sonreír, lo que te haga ser feliz. Es lo único importante.
Ríe, llora, ama, vive cada segundo como si fuese el último y no dejes nunca de pensar que eres una persona verdaderamente afortunada por haber llegado hasta aquí y por tener la gente que tienes en tu vida. Piénsalo de nuevo, en todo lo que ya has conseguido, en todo lo que tienes, piensa en el motivo por el que empezaste y siéntete orgulloso, porque has caído, has sufrido y has decidido continuar. Y sé que no es tan fácil hacerlo, que a veces te sentirás pequeño…

¿Quieres ser grande? Haz que la gente se pregunte por qué sigues sonriendo cuando caes y vuelves a levantarte, esa es la verdadera grandeza. La verdadera grandeza no es no equivocarse, ni caerse nunca, la verdadera grandeza es ser consciente de los propios errores y aprender de ellos. Uno aprende la mayoría de las cosas desde la experiencia.

Quiérete a ti mismo, tómate tu tiempo. Respira, mira al cielo y tranquilízate, porque ninguna tormenta es eterna, nada es para siempre. Sé que estás pasando por un infierno, pero sigue andando y saldrás de él, esto no es eterno. No durará para siempre. Ponte metas pequeñas, pequeños objetivos ambiciosos pero alcanzables y date un capricho por cada uno de ellos que consigas.

Y no tengas miedo, siempre habrá quien muestre el camino, quien prenda la llama, quien te emborrache de luz y te ofrezca su mano. No te sientas sólo entre esas cuatro paredes, habrá gente que nunca te fallará y que no te dejará caer, así que sigue adelante sin miedo, porque no tienes nada que demostrarle a nadie, tú ya has ganado por ser como eres.

 No olvides nunca que, tras la oscuridad, el cielo es más azul. Que la felicidad no existe sin amargura, y que el camino más difícil también es el que más orgullosos nos hace sentir. Ad Astra Per Aspera, hacia las estrellas por el camino más difícil, el superarse a uno mismo como modo de vida, la lucha por ser la mejor versión de uno mismo, en todos los ámbitos.
La vida debe entenderse como si fuese una montaña, la subida hacia la cima no está exenta de soledad y de frío, de oscuridad y de dudas.
Muchos piensan que no merece la pena tan arduo camino y deciden desistir, otros ni siquiera lo intentan, quizá por miedo a perder. Arriesgar todo por un sueño jamás será perder, el resultado no importa. Arriesgar todo por un sueño es la cosa más loable que alguien puede hacer, es algo de lo que vanagloriarse”[5].

Además, es de destacar que la decisión de opositar como opción para entrar al mercado de trabajo supone un reto y un camino en el difícil camino de encontrar trabajo.

También hay que destacar que, aunque nos presentemos en varias convocatorias o tardemos más o menos en sacar la oposición, el solo hecho de decidir preparar una oposición supone una gran decisión, muy importante, porque, aunque no se sea consciente, siempre aporta a nuestra formación.

Por tanto, querido opositor, no has de caer en el pensamiento negativo de que no aportas nada, ni a ti ni a tus seres más cercanos, ni tampoco en el pensamiento de no has elegido la mejor opción, porque la oposición fortalece el carácter y la forma de ser, sobre todo por los sacrificios que conlleva.

Además, debes tener en cuenta que ¡¡¡¡¡¡OPOSITAR ES DE VALIENTES!!!!!!


[1] La mente es maravillosa. Carta a un opositor: https://lamenteesmaravillosa.com/carta-a-un-opositor/

[2] Ver Nota 1.

[3] Ver Nota 1.

[4] Ver Nota 1

[5] Carta a un opositor. Locos por vivir: https://locosporvivir.wordpress.com/2015/04/27/carta-a-un-opositor/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s