Derecho

¿Qué pasa si a alguien se le declara muerto si estarlo? Parte I

En ocasiones, hay personas a las que se las declara muertas judicialmente por petición de familiares porque llevan mucho sin saber de esas otras personas y no saben dónde se encuentran al no encontrarlas en sus lugares habituales.

Es decir, se necesita de un procedimiento judicial para hacer esa declaración de fallecimiento.

Por lo que a esto respecta, “para que alguien sea declarado muerto en ausencia, esa persona deber haber abandonado su vida y sus responsabilidades durante un largo
periodo de tiempo.

Normalmente se emite un certificado de defunción cuando un médico verifica que una persona ha fallecido, pero cuando no
hay cuerpo, los requerimientos son más estrictos.

“Sólo están legalmente muertos cuando así lo declara un tribunal. Debe haber un
procedimiento judicial”, explica Patty Spencer, una abogada de Lancaster.

En algunos casos, los solicitantes deben presentar una declaración jurada y pruebas que demuestren que esa persona no puede ser localizada.

En otros casos, el paso del tiempo es prueba suficiente.

“Puede hacerse en cualquier momento, pero si están ausentes durante siete años, se presume que han fallecido”, señala Spencer.

Según explica la experta, estos casos son tratados por cortes estatales, por
lo que los requisitos pueden variar de un estado a otro. En Pensilvania se requiere un periodo de tiempo de siete años para declarar legalmente a alguien muerto en ausencia, aunque en otros estados es de cinco.

Ahora, la mayoría de los estados cuentan con la llamada cláusula de desastres,
instituida tras los ataques de septiembre de 2001 en Nueva York, que permite emitir certificados de defunción inmediatamente después de una catástrofe para no hacer esperar años a los familiares de fallecidos
cuyos cuerpos no han sido hallados”.

Y esto en cuanto a la regulación fuera de nuestro país. Pero la actual regulación española tiene una idea muy parecida para la declaración de fallecimiento. La actual regulación se encuentra en el Código civil y en la Ley de Jurisdicción Voluntaria.

Para explicarlo de mejor manera, hay que decir que “se entiende por declaración de

fallecimiento aquella resolución judicial mediante la cual una persona se tiene por fallecida. Tal y como establece el Art. 195 ,Código Civil, la misma va a suponer, en la mayor parte de los casos, el cese de la
situación de ausencia legal previamente declarada. Como indica también
el citado artículo, toda declaración de fallecimiento expresará la fecha
a partir de la cual “se entiende sucedida” la muerte, lo que conllevará, como se recoge en el Art. 196 ,Código Civil, la apertura de la sucesión respecto de los bienes del declarado fallecido, procediéndose a la adjudicación de los mismos conforme a lo dispuesto legalmente.

Los artículos 193 y 194 del Código Civil
recogen los requisitos necesarios para que se produzca una declaración de fallecimiento. Así, entre las distintas situaciones que permiten la solicitud de la declaración de fallecimiento de una persona
desaparecida, nos encontramos con los siguientes supuestos.

  • Casos de una desaparición prolongada en el tiempo. Los apdo. 1 y 2 del Art. 193 ,Código Civil exigen que hayan transcurrido diez años desde las últimas noticias habidas del ausente, o, a falta de éstas, desde su desaparición; este
    “plazo” se reduce a la mitad (cinco años) si, al expirar el mismo, el ausente hubiere cumplido setenta y cinco años.
  • Casos de riesgo inminente de muerte. La exigencia temporal es menor, tal y como recoge el apdo. 3 del Art. 193 ,Código Civil en determinadas situaciones a las que se atribuye una especial
    “peligrosidad”. Así, basta un año desde un riesgo inminente de muerte
    por causa de violencia contra la vida, y de tres meses en el supuesto de
    siniestro. Según señala el último párrafo del precepto señalado, “se presume la violencia si en una subversión de orden político o social hubiese desaparecido una persona sin volverse a tener noticias suyas durante el tiempo expresado, siempre que hayan pasado seis meses desde la cesación de la subversión”.
  • Casos de “presencia en” o “unión a” contingente armado. El apdo. 1 del Art. 194 ,Código Civil considera que procederá declaración de fallecimiento de los que hayan desaparecido en operaciones de campaña tanto como integrantes de contingente armado como sujetos unidos al mismo en calidad de
    funcionarios auxiliares voluntarios o en funciones informativas. El tiempo exigido, en estos supuestos, será el de dos años contados desde la fecha del tratado de paz, y en caso de no haberse concertado, desde la declaración oficial de fin de la guerra.
  • Casos de naufragio o inmersión en el mar y siniestro aeronáutico. La diversidad de los supuestos de esta naturaleza recogidos en la norma, netamente casuística, arranca del apdo. 2 del Art. 194 ,Código Civil, que señala que procederá la declaración de fallecimiento de aquellas personas sobre las cuales resulte acreditada su presencia a bordo de una nave cuyo naufragio o desaparición por inmersión en el mar se haya comprobado, o a bordo de una aeronave cuyo siniestro se haya verificado y haya evidencias racionales de ausencia de supervivientes. El apdo.
    3 del Art. 194 ,Código Civil señala que se declararán fallecidos aquéllos acerca de los cuales “no se tuvieren noticias después de que resulte acreditado que se
    encontraban a bordo de una nave cuyo naufragio o desaparición por inmersión en el mar se haya comprobado o a bordo de una aeronave cuyo siniestro se haya verificado, o, en caso de haberse encontrado restos humanos en tales supuestos, y no hubieren podido ser identificados, luego que hayan transcurrido ocho días”. El apartado 4 recoge la declaración anterior respecto “de los que se encuentren a bordo de una
    nave que se presuma naufragada o desaparecida por inmersión en el mar,
    por no llegar a su destino, o si careciendo de punto fijo de arribo, no retornase y haya evidencias racionales de ausencia de supervivientes, luego que en cualquiera de los casos haya transcurrido un mes contado desde las últimas noticias recibidas o, por falta de éstas, desde la fecha de salida de la nave del puerto inicial del viaje”. Y, finalmente, el apartado 5 dispone que procede también la declaración de
    fallecimiento “de los que se encuentren a bordo de una aeronave que se
    presuma siniestrada al realizar el viaje sobre mares, zonas desérticas o
    inhabitadas, por no llegar a su destino, o si careciendo de punto fijo de arribo, no retornase, y haya evidencias racionales de ausencia de supervivientes, luego que en cualquiera de los casos haya transcurrido un mes contado desde las últimas noticias de las personas o de la
    aeronave y, en su defecto, desde la fecha de inicio del viaje”, indicando a continuación que “si éste se hiciere por etapas, el plazo indicado se computará desde el punto de despegue del que se recibieronlas últimas noticias”.

El procedimiento de la declaración de fallecimiento encuentra su regulación en los Art. 74 de la Ley 15/2015, de 2 de julio y siguientes. A este respecto, el primero de los artículos citados señala lo que se indica a continuación:

  • La declaración de fallecimiento derivada de la situación descrita en el apdo. 2 del Art. 194 ,Código Civil seinstará por el Ministerio Fiscal inmediatamente después del siniestro, mientras que si se trata del supuesto regulado en el apdo. 3 del Art. 194 ,Código Civil, lo hará a los ocho días si no se hubiesen identificado los restos. “Aportadas o practicadas las pruebas que se hayan estimado necesarias para acreditar la concurrencia de cuantos requisitos exigen los mencionados apartados dentro del plazo máximo de cinco días, con la colaboración, en su caso, de las Oficinas diplomáticas o consulares
    correspondientes, el Secretario judicial competente dictará en el mismo
    día la resolución oportuna”. Finalmente cabe señalar que “el decreto dictado por el Secretario judicial declarará el fallecimiento de cuantas personas se encontraren en tal situación, expresando como fecha a partir de la cual se entiende sucedida la muerte, la del siniestro.”
  • La declaración de fallecimiento a que se refieren el Art. 193 ,Código Civil y los apdos. 1, 4 y 5 del Art. 194 ,Código Civil podrá instarse tanto por los interesados como por el Ministerio Fiscal, y se tramitará conforme a lo establecido en el propio Capítulo IX del Título II de la Ley 15/2015, de 2 de julio,
    de la Jurisdicción Voluntaria. El decreto que dicte el Secretario judicial en estos casos declarará, si resulta acreditado, el cese de la situación de ausencia legal, si hubiera sido decretada previamente, y el
    fallecimiento de la persona expresando la fecha a partir de la cual se entienda sucedida la muerte.

Los efectos de la declaración de fallecimiento se pueden abordar desde una doble perspectiva:

  • Desde un punto de vista patrimonial,
    la declaración de fallecimiento supone el final de las relaciones jurídicas que se extinguen con la muerte y de la denominada “reserva por derechos eventuales del ausente”. Además, una vez sea firme la declaración de fallecimiento, se procederá a la apertura de la sucesión del declarado fallecido en favor de sus herederos, procediéndose a la adjudicación de sus bienes conforme a lo dispuesto legalmente. En este
    caso, y según dispone el Art. 196 del Código Civil, “los herederos no podrán disponer a título gratuito hasta cinco años después de la declaración del fallecimiento” y hasta que transcurra este mismo plazo “no serán entregados los legados, si los hubiese, ni tendrán derecho a exigirlos los legatarios, salvo las mandas piadosas en sufragio del alma del testador o los legados en favor de Instituciones de beneficencia”.
  • Desde la perspectiva del ámbito familiar se produce el cese de las relaciones familiares que subsistiesen hasta el momento, nombradamente la comunidad matrimonial de bienes y la patria potestad si ésta no hubiese cesado ya con anterioridad. Además,
    siguiendo lo recogido en el Art. 85 ,Código Civil, la declaración de fallecimiento va a suponer la disolución del matrimonio, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración.

Ya por último, el Art. 197 ,Código Civil alude al supuesto que posibilita la revocación de la declaración de fallecimiento: “Si después de la declaración de fallecimiento se presentase el ausente o se probase su existencia, recobrará sus bienes en el estado en que se encuentren y tendrá derecho al precio de los que se hubieran vendido, o a
los bienes que con este precio se hayan adquirido; pero no podrá reclamar de sus sucesores rentas, frutos ni productos obtenidos con los bienes de su sucesión, sino desde el día de su presencia o de la
declaración de no haber muerto””.

En cuanto a los efectos de la declaración de fallecimiento, hay que decir que “se abre la sucesión en los bienes del declarado fallecido, ya tenga o no, testamento. Eso sí, existe un límite. Los herederos no podrán disponer a título gratuito hasta 5 años después de la declaración del fallecimiento. Es decir, no podrán donar, por ejemplo, los bienes que adquirieron mediante sucesión, hasta pasados 5 años desde la declaración.

Igualmente, hasta que no pasaron esos 5 años, no serán entregados los legados, si los hubiese, ni tendrán derecho a exigirlos los legatarios. La única excepción que regula el código en este caos son las mandas piadosas en sufragio del alma del testador o los legados en favor de Instituciones de
beneficencia.

También es obligatorio para los sucesores formar notarialmente un inventario detallado de los bienes muebles y una
descripción de los inmuebles”.

También cabe el efecto de que aparezca el declarado fallecido o ausente. En este caso, “si después de la declaración de fallecimiento se presentase el ausente o se probase su existencia, recobrará sus bienes en el estado en que se encuentren y tendrá derecho al precio de los que se hubieran
vendido, o a los bienes que con este precio se hayan adquirido.

Lo que no podrá hacer será reclamar de sus sucesores rentas, frutos ni productos obtenidos con los bienes de su sucesión, sino únicamente desde el día de su presencia o de la declaración de no haber muerto”.

FUENTES:

  1. BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/05/130503_eeuu_brenda_heist_reaparicion_jg
  2. Regulación de la declaración de fallecimiento como modalidad de la ausencia en lo referente a las circunstancias de la persona en el Código Civil. Iberley: https://www.iberley.es/temas/regulacion-declaracion-fallecimiento-codigo-civil-59474
  3. Celtiberica abogados: https://celtibericabogados.com/declaracion-fallecimiento/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s