búsqueda de trabajo, Derecho, Economía

¿Cómo responder en una entrevista a la pregunta de por qué se te debería contratar?

Se ha de decir respecto a esta pregunta que “es una de las preguntas más típicas en una entrevista de trabajo y con la que muchas empresas pueden concluir su entrevista. Se trata de la pregunta: ¿Por qué deberíamos contratarte? Es en este momento cuando el candidato debe tomar el mando de la entrevista. Y en ese momento expresar, de forma breve y concisa, el motivo que le hace único ante los demás solicitantes al puesto de trabajo.

Lamentablemente, no hay una respuesta correcta o adecuada que asegure tu incorporación a ese puesto de trabajo. Depende de múltiples factores: las prioridades de la empresa solicitante, el perfil profesional de cada uno de los candidatos, el criterio que decida utilizar el reclutador, etc.

No obstante, lo que sí podemos hacer es ofrecerte unos cuantos consejos para que consigas averiguar qué es lo que te hace destacar como profesional. Así, sabrás encontrar puntos en común con el puesto de trabajo ofertado. Además, serás capaz de dar los mejores motivos que hagan ganarte la decisión del entrevistador.

¿Estás en la posición correcta?

Para poder contestar a la pregunta adecuadamente, primero debes tener muy claro si encajas con el puesto de trabajo. Si no, será muy difícil poder transmitírselo al entrevistador. Los puestos de trabajo que solicitas siempre deben ir acordes a tus capacidades y aptitudes. De lo contrario, estarás perdiendo el tiempo, pues en algún momento tu candidatura caerá. De ser así, habrás malgastado un tiempo que podrías haber empleado en buscar ofertas más afines a ti.

Siempre podemos flaquear ante un requisito en concreto, pero debes cumplir la gran mayoría de condiciones que ha puesto la empresa. En la mayoría de los casos, el desconocimiento de un programa o una técnica de trabajo puede substituirse por el conocimiento de otro con un mecanismo similar. Coméntalo o apréndetelo antes de la entrevista para poder demostrar que estás 100% preparado.

Y lo más difícil de todo: créete capacitado para el puesto. Si estás convencido de que ese trabajo está hecho para ti, ahora es el momento de conseguir que el entrevistador también lo esté”.

A la hora de responder a esta pregunta también hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

Los puntos más importantes a tener en cuenta son:

• “Ofrecer una respuesta acorde a los ideales y objetivos de la empresa en cuestión. Lo que implica que es muy recomendable informarse al detalle sobre la compañía antes de acudir a la cita con el entrevistador, y no ofrecer nunca una respuesta vaga como las que exponíamos anteriormente.

Centrarte en qué es lo que puedes ofrecer a la empresa, y por qué deberían contratarte a ti y no a otra persona. Aquí entra en juego la marca personal, invertir un tiempo en reflexionar sobre los aspectos que te diferencian positivamente, y que podrían llevar a que te eligieran a ti por encima de candidatos igual o más preparados que tú, pues la experiencia y la formación a veces pasan a segundo plano si sabes venderte correctamente como un candidato que cumple las expectativas que el puesto de trabajo requiere.

Prepara tu guion. Que cuentes previamente con la pregunta, no quiere decir que al llegar a la entrevista laboral tengas que decirla tal cual, como un alumno exponiendo la lección que se ha estudiado, pues esto además de alejarnos de nuestro propósito -que debería ser conocernos a nosotros mismos un poco más a fondo, y aprender a explotar nuestros puntos fuertes-, da lugar a un resultado muy poco creible, que lejos de responder a la pregunta de por qué deberían contratarte, más bien da a entender que tu único propósito es que te contraten, a cualquier precio. Lo que sí debes hacer es resaltar tus competencias, tus puntos fuertes, qué es lo que puedes aportar a la empresa en ese puesto de trabajo, qué destacan de ti tus compañeros de trabajo, cuáles son tus virtudes… para no olvidarte de ninguna aspecto que pudiera resaltar tu candidatura.

No seas modesto pero tampoco hables mal de nadie. Recuerda que estás vendiéndote, y que una entrevista de trabajo no es un buen lugar para la modestia, pero de ningún modo trates de criticar a nadie para dar a entender que tú eres mejor que ellos, pues haciendo esto lo único que conseguirías es dar una terrible impresión. Limítate a hablar de tus competencias y virtudes de manera natural, sin atribuirte tampoco los que no tienes, pero tampoco dejándote nada en el tintero…recuerda que la virtud está en el termino medio”.

Para ir terminando el trabajo, hay que señalar que “la realidad es que en la bonita profesión de encontrar al profesional perfecto para una empresa, hay de todo -como en la viña del Señor-, y hay ciertas preguntas que te vas a seguir encontrando y que vas a tener que saber contestar.

Personalmente no creo que el camino para conocer mejor al candidato y poder hacer una valoración lo más real posible de sus capacidades, actitudes y potencial, sea seguir haciendo esas preguntas –de las que, seamos francos, todos todos nos llevamos la respuesta preparada y carente de frescura, sinceridad o información realmente valiosa-, pero sea, porque los viejos hábitos cuesta Dios y ayuda cambiarlos, y aunque las empresas van todas de innovadoras, la realidad es que se aferran a las tradiciones y al “como siempre se ha hecho” más allá de lo que siga siendo útil o siga teniendo sentido.

Cuando a mí me vuelvan a hacer esta pregunta algún día, te digo lo que me gustaría contestar:

Esa es una buena pregunta. La decisión que tienes que tomar es importante y no sé si puedo darte la respuesta que quieres. Más allá de los requisitos del puesto, no conozco por dentro la compañía, el estilo de gestión ni las necesidades de la empresa considerando la situación del mercado, y tampoco conozco a los demás candidatos para poder comparar. Sólo hay algo que conozco bien: a mí misma, y estoy segura que podría sobresalir haciendo este trabajo. Tengo el conocimiento y experiencia para enfrentar el puesto con confianza y las ganas de superarme en los retos que indudablemente se van a plantear. Y sobre todo, me apasiona este mercado y estoy decidida a dar lo mejor de mí misma para hacer mi mejor trabajo

La realidad es que no hay una respuesta perfecta o correcta.

La decisión se va a tomar teniendo en cuenta toda una serie de variables y requisitos que no puedes conocer de  ninguna manera, no se va a tomar en base a una (ni dos) respuesta.

De hecho, ojalá fuera así, porque entonces sería tan fácil como una ecuación matemática o una prueba “tipo test” de las que tanto nos gustaban en la carrera (versus las de “preguntas abiertas”, que para los que hemos estudiado derecho y somos de pluma fácil… eran un pedazo de reto).

Pero recuerda siempre:

Nadie te va a pagar por tener un título, sino por lo que eres capaz de hacer o lo que puedes lograr que otros hagan

Por eso, casi mejor que preocuparte por tener la respuesta correcta, mis recomendaciones son:

  • Preocúpate previamente por haberte presentado a un puesto que realmente te apetezca, en el que tengas mucho que aportar y que encaje con tus valores y tu forma de ser. A estas alturas de la película esto podría sonar obvio pero por desgracia aún hay mucha gente que sigue dándole a todo lo que se mueve (vamos, que manda el CV tanto a puestos de administrativo contable, de responsable de marketing o de delegado de ventas…) y luego viene el llanto y crujir de dientes.
  • Desenvuélvete en la entrevista con la mayor naturalidad que te sea posible. Si tienes que decir “no sé la respuesta a esa pregunta”, dilo. Te aseguro que por muy desesperado que estés, de poco te va a servir fingir tu personalidad y dar respuestas “de otros” para que te contraten.
  • Dicho esto, tampoco vayas nunca con una mano delante y otra detrás. Piensa de antemano en la tranquilidad de tu casa lo que quieres transmitir, asegúrate que sabes contar tu historia y sobre todo: prepara ejemplos concretos de lo que has logrado en tus trabajos anteriores
  • Este no es el momento de ser tímido o modesto. Si no les cuentas tú por qué les interesa contratarte, no esperes que ellos sean adivinos o lectores de mente. Pónselo a capón: dí exactamente en qué eres bueno y pon ejemplos de ello, siempre pon ejemplos.
  • Y finalmente, si sólo pudiera darte una recomendación para enfrentar la entrevista, sería que más allá que tener la respuesta correcta, lo que te va a dar la ventaja competitiva será tu ACTITUD. Ningún seleccionador que yo conozca le dará más importancia a tu título, a un año más o menos de experiencia, a un certificado más o menos que a las ganas, el entusiasmo y la disposición por mejorar y dar lo mejor de ti mismo. Ninguno, te lo aseguro!

Pero si sólo vas a poder recordar una única recomendación en ese momento, la que es más certera y va a dar en el clavo de lo que está buscando el seleccionador, es esta: PON EJEMPLOS DE TU EXPERIENCIA”.

FUENTES:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s