Derecho, Economía, Protección de datos

¿Te pueden despedir por colgar fotos en redes sociales de la cena de navidad?

Es una cuestión controvertida. Pero las redes sociales también tienen su peligro aquí. Hay que destacar que “es invevitable que en cualquier cena, fiesta o reunión se hagan fotografías y vídeos desde múltiples cámaras o teléfonos móviles. Sin embargo, y más cuando esa celebración es un evento corporativo, lo recomendable es tener prudencia a la hora de difundir material de otras personas sin su consentimiento por las redes.

  • Hay que tener el permiso de las personas que aparecen en una foto o vídeo para poder reenviarlos a otros contactos o subirlo a las redes.
  • El consentimiento es revocable, es decir, aunque ya haya sido subida a una red social, la persona que aparece en la imagen puede pedir al autor o a la propia red social que se retire de la misma.

Un caso aparte es que se graben vídeos de algún trabajador cometiendo actos como agresiones a un compañero, insultos u otras situaciones inaceptables, en cuyo caso esa grabación podría desembocar en un despido disciplinario, no por el vídeo en sí, sino por los actos cometidos.

Además de lo que indica la ley, es conveniente consultar el convenio colectivo de cada empresa para entender con claridad a qué sanciones se enfrentan los empleados de cada compañía, y qué faltas se podrían cometer, desde las leves hasta las muy graves, que pueden implicar graves consecuencias perjudiciales, como la suspensión de empleo y sueldo o incluso, en ocasiones, el despido disciplinario”.

Para más inri, se debe señalar que “el Tribunal Supremo (Sentencia de 19 de marzo de 2019) diferencia entre los “eventos comerciales especiales fuera de la jornada» – es decir, con clientes – y las “invitaciones de cortesía” exclusivamente

para trabajadores y cuya asistencia es de carácter voluntario.

Mientras que las primeras, según el
Tribunal Supremo, tienen plena consideración de tiempo de trabajo,
respecto a las segundas deben concurrir algunas notas adicionales que pueden determinar su laboralidad, como las que apunta la Sentencia del Juzgado Social de Málaga de 20 de septiembre de 2002:

“a) la empresa invitó a toda la plantilla, no faltando ninguno de los trabajadores; b) se organizaron discursos por los superiores que dotaban de «oficialidad» al evento; c) se acordó hacer entrega de la cesta de navidad, prestación indudablemente laboral; d) se acordó alterar el régimen ordinario de jornada -pasando de la partida a la intensiva- y modificar el horario de trabajo para que todos los trabajadores pudieran asistir.”

¿Y si no es tiempo de trabajo…puedo hacer “lo que me dé la gana”?

Rotundamente no. Un buen ejemplo lo encontramos en la cena de Navidad analizada en la Sentencia del TSJ de Castilla y León de 6 de junio de 2005,
que valida el despido disciplinario de un empleado que, tras “ingerir constantemente vino y tirar trozos de pan a las mesas contiguas”, se puso en pie y en evidente estado de embriaguez, empezó a gritar “la
frase de «mejicanos hijos de puta», junto con silbidos y vítores interfiriendo en el discurso del directivo de nacionalidad mejicana
(…)”.

¿Pero puedo subir las fotos y videos? Desde el punto de vista estrictamente laboral, sería sancionable disciplinariamente la difusión de imágenes de otros empleados o directivos en actitudes o conductas – como pueden ser habituales en una cena de Navidad – que puedan dañar la imagen y reputación de la empresa
(TSJ Castilla y León 30 de abril de 2014, que declara procedente el despido de una trabajadora que subió a Facebook videos de compañeras cayéndose).

En lo que respecta a la normativa de protección de datos, como norma general, será necesario contar con el consentimiento de los miembros que aparezcan en las fotos o vídeos, antes de publicarlo en las redes sociales. La propia AEPD reconoce que “la difusión de imágenes o videos publicados en internet sin consentimiento de las de las personas que aparecen en ellos es un tema que se plantea
con frecuencia ante la Agencia”.

Pero no únicamente aplica la normativa
de protección de datos en el tratamiento imágenes y videos. Hay que tener en cuenta que la imagen (y con ello, cualquier contenido audiovisual donde aparezcan rostros de personas), se encuentra sometida a la LO 1/1982 de protección al derecho al honor, intimidad y propia imagen.

Dicha norma, señala que debe obtenerse
el consentimiento expreso del interesado para evitar que el tratamiento suponga una intromisión ilegítima a la propia imagen. A título ilustrativo, cabe recordar que el Tribunal Supremo, condenó a un periódico a pagar 15.000 euros de indemnización por publicar una fotografía de una persona obtenida de Facebook, sin su autorización (STS 15 de febrero 2017).

¿Y las puede subir la empresa sin mi consentimiento?

Si bien pueden existir determinadas
situaciones puntuales donde la empresa puede tratar la imagen de sus empleados sobre bases legales distintas del consentimiento, tales como el interés legítimo (art.6.1 f) RGPD) o la propia relación contractual con la empresa (art.6.1 b) RGPD); como norma general, la empresa deberá obtener el consentimiento (art.6.1.a) RGPD), como en el caso de la publicación de fotografías tomadas en la cena de navidad.

En cuanto al consentimiento, hay que
tener en cuenta que pueden existir varias finalidades y que todas ellas deben ser consentidas. Por ello, la autorización para la mera realización de fotografías no necesariamente habilita para su posterior publicación en redes sociales, ya que se trata de dos finalidades distintas (Dictamen 29WP 03/2013 sobre la limitación de finalidad).

En esta línea, la normativa española de protección de datos establece que “cuando se pretenda fundar el tratamiento de los datos en el consentimiento del afectado para una pluralidad de finalidades será preciso que conste de manera específica e inequívoca que dicho consentimiento se otorga para todas ellas.” (art.6.2 LOPDGDD).

Por tanto, en la cena de navidad, la
empresa debería asegurarse de obtener el consentimiento no sólo para la realización de fotografías, sino también para su posterior publicación en redes sociales, ya que podría darse el caso que algún comensal accediera a la toma de fotografías, pero tuviera determinadas reservas a
la hora de que éstas fueran publicadas en sitios web o redes sociales de la empresa.

Consentimiento libre.
Más allá de las finalidades del consentimiento, debe garantizarse que
este sea libre, es decir, que no exista penalización alguna por parte de la empresa, en el caso que el trabajador decida no prestarlo.

Cabe recalcar que consentimiento prestado en el entorno laboral ha sido puesto en entredicho en reiteradas ocasiones ya que “los trabajadores no están en condiciones, habida cuenta del desequilibrio
de poder, de dar su libre consentimiento al tratamiento de sus datos personales por parte de su empresario (…).” (Dictamen 29WP 2/2017 sobre el tratamiento de datos en el trabajo).

Por tanto, la empresa deberá estar en facultades de poder demostrar en
todo momento que el consentimiento recabado ha sido libre, a todos los
efectos.

Pero hay que hacer referencia, entre las últimas conclusiones, que “es habitual que en este tipo de fiestas se hagan fotografías y se compartan en redes sociales y grupos de WhatsApp. Pero para publicar una
foto en la que aparecen otras personas en redes sociales es necesario contar con su consentimiento. El consentimiento no es obligatorio que sea explícito: si alguien posa para una foto se entiende que está
consintiendo para la realización de la misma. No obstante, puede darse el caso de que la persona no sepa que esa foto va a ser posteriormente compartida en redes sociales.

Además, el consentimiento es revocable. Por tanto, si una vez publicada la fotografía se desea que la misma desaparezca, se le puede solicitar al autor que la elimine de redes sociales.

Aunque esas imágenes llegasen a ser vista por alguno de los superiores de la empresa, no debería ser motivo de despido para el
trabajador. Otra cosa es si se tratase de un vídeo en el que el trabajador apareciese insultado o criticando a compañeros o jefes. En esta situación, el artículo 54.2c del Estatuto de los Trabajadores recoge que se considera, entre otros motivos, un despido como disciplinario cuando se ofenda al empresario o a las personas que
trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos. Por tanto, la empresa podría despedir al trabajador y este no tendría derecho a indemnización”.

Para publicar una fotografía de otra persona en redes sociales, siempre que a través de ella se le pueda identificar, es necesario tener su consentimiento. El consentimiento no es obligatorio que sea explícito, si alguien posa para una foto se entiende implícitamente que está consintiendo para la realización de la misma. No obstante, puede darse el caso de que la persona no sepa que esa foto va a ser posteriormente compartida en redes sociales, por lo que ese consentimiento no alcanzaría a la publicación.

Además, hay que tener en cuenta que el consentimiento es revocable, por tanto, si una vez publicada la fotografía se desea que la misma desaparezca, se puede solicitar al autor que la elimine de sus redes sociales. Si esas imágenes llegaran a ser vistas por alguno de los superiores de la empresa, esto no debería ser motivo de despido para el trabajador.

Pero ¿qué ocurre si se trata de una grabación de video en la que el comensal aparece insultando o criticando a sus compañeros o jefes?

En esta situación, el artículo 54.2c del Estatuto de los Trabajadores recoge que se considerara, entre otros motivos, un despido
como disciplinario cuando se ofenda al empresario o a las personas que
trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos, por lo
tanto, el empresario podría despedir al trabajador como disciplinario,
es decir, no tendrá derecho a indemnización”.

FUENES:

  1. JURISTA ENLOQUECIDO (https://juristaenloquecido.com/2019/12/16/puedo-subir-las-fotos-de-la-cena-de-navidad-a-mis-redes-sociales/).
  2. REVISTA QUE: https://www.que.es/ultimas-noticias/201712121214-cena-empresa-podria-suponer-despido.html
  3. EL ECONOMISTA: https://www.eleconomista.es/empleo/noticias/8804732/12/17/Peligros-de-la-cena-de-Navidad-de-empresa-puedehasta-acabar-despedido.html
  4. LEGALITAS: https://www.legalitas.com/actualidad/La-cena-de-empresa-podria-suponer-tu-despido-disciplinario
  5. LIBRE MERCADO: https://www.libremercado.com/2013-12-12/como-comportarse-en-la-cena-de-navidad-del-trabajo-1276506187/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s