Derecho, Economía

¿Cuál es la edad de jubilación en el ámbito laboral en España?

Esta es una de las cuestiones más controvertidas que se puedan plantear. Sobre todo, porque en el ámbito laboral la legislación no establece una edad de jubilación.

Hay que establecer que “la jubilación constituye un mecanismo del sistema laboral de un Estado para procurar un descanso y un sustento oportunos tras una vida de trabajo. Se trata de unos pagos compensatorios en base proporcional al dinero aportado por un trabajador al sistema de pensiones. Por consiguiente, suponen una especie de retorno del dinero invertido en este fondo de pensiones público; pero, a la vez, asociado a las dinámicas particulares de la vida laboral de cada individuo.

La afiliación a este sistema, gestionado por la Seguridad Social, resulta obligatoria para todo ciudadano. De la misma manera que habrá que estar dado de alta en los censos de trabajadores de este organismo público, se generarán unos fondos que repercutirán posteriormente en la percepción de una pensión. También existen planes de pensiones privados, pero no son los que incumben en este texto”.

Llegados a este punto, hay que destacar que “cuando un sujeto, que ha cotizado el período mínimo exigido para jubilarse por la norma, llega a la edad legal de jubilación (en 2027, 67años o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización) se abre su derecho a jubilarse.

Se trata de un derecho que tiene el trabajador cuando cumple los requisitos exigidos en la norma frente a la Seguridad Social, pero, en ningún caso una obligación.

La desaparición de la jubilación forzosa

Con anterioridad existía la posibilidad de que mediante convenio colectivo se regulase la obligación de jubilarse a los trabajadores que cumplían los requisitos para acceder a la prestación.

Cuando el trabajador cumplía la edad legal de jubilación y cumplía los requisitos exigidos legalmente, el empresario podía extinguir la relación laboral sin ninguna penalización.

Generalmente se reconocía esta posibilidad siempre que se justificase por motivos de políticas de promoción del empleo juvenil.

Desde la Ley 3/2012, de 6 de julio, han quedado prohibidas las cláusulas de jubilación forzosa en los convenios colectivos, declarando la nulidad de dichas condiciones.

De este modo, desaparece la figura de la jubilación forzosa en el ámbito de la empresa”.

La única excepción es la de los funcionarios públicos, que pueden jubilarse según lo que disponga la normativa sobre la materia.

Aquí hay que señalar que “el empresario no puede obligar al trabajador a jubilarse al llegar a la edad legal reconocida por la ley.

La única opción del empresario, si entiende que el trabajador por razón de edad no presta adecuadamente su prestación de servicios, es extinguir el contrato de trabajo por despido objetivo.

En el Estatuto de los Trabajadores se establece como causa de extinción unilateral del empresario la ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa.

Una de dichas ineptitudes, que se pueden alegar a estos efectos, es la causada por la edad del trabajador.

En todo caso, deberá indemnizar al trabajador con 20 días de salario por año de trabajo o fracción, con un máximo de 12 mensualidades.

A partir de este momento cesará su actividad en la empresa y podrá, si estima conveniente, solicitar la pensión de jubilación, si cumple con los requisitos legales”.

La crisis económica ha provocado un cambio tremendo en la edad de jubilación en España. Hay que referirse aquí al hecho de que “a partir de 1-1-2013, la edad de acceso a la pensión de jubilación depende de la edad del interesado y de las cotizaciones acumuladas a lo largo de su vida laboral, requiriendo haber cumplido la edad de:

  • 67 años o
  • 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización.

Este requisito será exigible, en todo caso, cuando se acceda a la pensión sin estar en alta o en situación asimilada a la de alta.

Las edades de jubilación y el período de cotización a que se refieren los párrafos anteriores, se aplicarán de forma gradual, en los términos que resultan del siguiente cuadro:

Las edades de jubilación y el período de cotización a que se refieren los párrafos anteriores, se aplicarán de forma gradual, en los términos que resultan del siguiente cuadro:

Año Períodos cotizados Edad exigida
2013 35 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 3 meses 65 años y 1 mes
2014 35 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 6 meses 65 años y 2 meses
2015 35 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 9 meses 65 años y 3 meses
2016 36 o más años 65 años
Menos de 36 años 65 años y 4 meses
2017 36 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 3 meses 65 años y 5 meses
2018 36 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 6 meses 65 años y 6 meses
2019 36 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 9 meses 65 años y 8 meses
2020 37 o más años 65 años
Menos de 37 años 65 años y 10 meses 
2021 37 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 3 meses 66 años
2022 37 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 6 meses 66 años y 2 meses
2023 37 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 9 meses 66 años y 4 meses
2024 38 o más años 65 años
Menos de 38 años 66 años y 6 meses
2025 38 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 3 meses 66 años y 8 meses
2026 38 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 3 meses 66 años y 10 meses
A partir de 2027 38 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 6 meses 67 años 

Excepciones:

Se mantiene la edad de 65 años para quienes resulte de aplicación la legislación anterior a 1-1-2013, de conformidad con lo establecido en la disposición transitoria cuarta. de la LGSS.

La edad mínima puede ser rebajada o anticipada, sólo para trabajadores en alta o en situación asimilada a la de alta, en determinados supuestos especiales:

  • Jubilación anticipada a partir de los 60 años por tener la condición de mutualista.
  • Jubilación anticipada a partir de los 61 años sin tener la condición de mutualista.
  • Jubilación parcial.
  • Jubilación especial a los 64 años, para quienes resulte de aplicación la legislación anterior a 1-1-2013, de
    conformidad con lo establecido en la disposición transitoria cuarta de la LGSS.
  • Jubilación del personal del Estatuto Minero, personal de vuelo de trabajos aéreos, ferroviarios, artistas,
    profesionales taurinos, bomberos y miembros del cuerpo de la Ertzaintza.Jubilación flexible.
  • Jubilación de trabajadores afectados por una discapacidad igual o superior al 45% o al 65%.

En ningún caso, la aplicación de los coeficientes reductores de la edad ordinaria de jubilación dará lugar a que el interesado pueda acceder a la pensión de jubilación con una edad inferior a 52 años; esta limitación no afectará a los trabajadores de los regimenes especiales (de la Minería del Carbón y Trabajadores del Mar) que, en 01-01-08, tuviesen reconocidos coeficientes reductores de la edad de jubilación, a los que se aplicará la normativa anterior”.

Como se ha señalado, no es posible forzar a los trabajadores a jubilarse, puesto que la norma confiere esa posibilidad siempre como un derecho.

Pero, existen ciertas situaciones en las que debido, en unos casos a las características del mercado laboral y, en otros, a la propia
articulación del resto de las prestaciones del sistema, el trabajador tiene que decidir necesariamente jubilarse.

Entre ellas, se encuentran las siguientes:

Extinción de la relación laboral, cuando cumpla los requisitos para acceder a la jubilación ordinaria antes o durante el disfrute de la prestación contributiva de desempleo.

No será posible beneficiarse de la pensión contributiva de desempleo, dado que uno de los requisitos para su disfrute es no alcanzar la edad legal de jubilación, cumpliendo las notas exigidas por la ley para acceder al beneficio.

– Beneficiarios del subsidio de desempleo para mayores de 55 años.

Cuando se cumplen los requisitos de acceso a la pensión de jubilación, en cualquiera de sus modalidades, incluidas la anticipada, el Servicio Público de Empleo cesa el disfrute de la prestación.

En estos supuestos mencionados, no se obliga al trabajador a jubilarse, pero al extinguirse sus prestaciones de desempleo, seguramente solicitará la pensión de jubilación para obtener una protección adecuada”.

Pero como ya se ha dicho la cosa ha cambiado mucho desde 2007.

“En 2027 convivirán dos edades legales de jubilación: la de 65 años, para los trabajadores que tengan carreras de cotización superiores a los 38 años y seis meses, y la de 67 años para los que no hayan logrado alcanzar esta cifra. O más tarde, para los que deseen seguir trabajando para mantener sus ingresos. Por eso puede decirse que no existe una edad única de jubilación, sino que cada trabajador, en función de los años cotizados y el momento en que ha empezado a hacerlo, así como de sus circunstancias económicas, podrá retirarse en momentos distintos de su vida.

Ésa será la situación en 2027, pero ¿cómo se calculará la edad legal hasta entonces?
La reforma de las pensiones aprobada en 2011 y que amplía la edad de jubilación desde los 65 a los 67 años establece un régimen progresivo.
Por eso, para calcular la edad en la que se puede acceder a la jubilación hasta 2027 (momento en que se alcanzan los 67 años) habrá que combinar esas dos variables: la edad biológica y la vida laboral.

  • En primer lugar, la edad biológica: Desde 2013, año en el que entra en vigor la reforma, hasta 2027, año en el que la edad alcanza los 67 años, la edad de jubilación se va retrasando a razón de un mes por año que pasa, de 2013 a 2018, y de dos meses desde 2018 a 2027. Así, la edad legal en 2013 era 65 años y un mes, en 2014 de 65años y dos meses, en 2015 de 65 años y tres meses… hasta 2018, cuando es de 65 años y medio. En 2019 será de 65 años y ocho meses… y así hasta 2021, que se alcanzan los 66. Seis años después –en 2027-, y a razón de un retraso de dos meses cada año, se alcanzan los 67.
  • Pero en segundo lugar, cuenta la vida laboral, porque cualquier persona podrá jubilarse en todo momento a los 65 años si tiene un número mínimo de años cotizados. Esa cantidad de años
    mínima se va incrementando desde los 35 años hasta los 38,5, en un periodo también progresivo (a razón de un trimestre por año que pasa) desde 2013 y hasta 2027. Por ejemplo, en 2018, un trabajador que cumpla 65 años solo podrá hacerlo si tiene cotizados al menos 36 años y seis meses. De no tenerlos, ha de esperar a jubilarse a la edad legal en este momento, 65 años y seis meses”.

Esto es lo que ha supuesto la crisis: el aumento progresivo de la edad de jubilación, sobre todo por la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Desde la reforma laboral de 2012, ya no es posible incluir en los convenios colectivos cláusulas de jubilación forzosa. Se entienden como nulas todas las condiciones que declaren la obligación de jubilarse de los trabajadores desde el momento en el que cumplan la edad ordinaria de Jubilación.

Con anterioridad a la reforma, se admitían cláusulas obligatorias de jubilación para los trabajadores que llegasen a la edad ordinaria y cumpliesen las condiciones exigidas para acceder a la pensión. El
fundamento de esta obligatoriedad se encontraba en la necesidad de fomentar la contratación de los jóvenes en las empresas en sustitución de aquellos que llegan a la edad de jubilación.

No obstante, aunque se impone la total imposibilidad de incluir estas cláusulas de jubilación forzosa desde la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, sí siguen vigentes las condiciones incluidas en este sentido por la negociación colectiva antes de su entrada en vigor.

Esto es, todavía quedan cláusulas vigentes en los convenios colectivos que pueden imponer la jubilación.

Aunque se irán extinguiendo por el paso del tiempo, cuando los convenios colectivos que las incluyen vayan siendo sustituidos por otros”.

Y es que la esperanza de vida sube, y por tanto hay cada vez más jubilados, teniendo en cuenta los casos de jubilación anticipada ya expuestos. Esto es criticable, porque, mientras una persona pueda seguri aportando al mundo laboral (casos de mineros u otras profesiones a las que les han jubilado pronto y que les han dado la pensión desde entonces) no tendrían que parar, sino renovarse y moverse a otros sectores donde puedan seguir llenando la bolsa de las pensiones.

Como destaca el periódico Libre Mercado, “”Telefónica ofrecerá bajas incentivadas sus trabajadores mayores de 53 años”. O en lenguaje coloquial… prejubilado con poco más de medio siglo de edad y 35-40 años por delante de esperanza de vida.

La noticia, de esta semana, habrá hecho que más de uno haya comenzado a hacer cuentas. Y no sólo en la empresa de telecomunicaciones. A muchos trabajadores les parecerá un sueño. A otros, sin embargo, quizás se les plantee la cuestión de qué hacer. Y está el problema de la pérdida de ingresos: la oferta incluye un recorte del sueldo bruto del 32% para los que se apunten. Incluso así, el enunciado sigue sonando muy bien: de hecho, al anterior plan de Telefónica se apuntaron el 85% de los trabajadores que cumplían los requisitos.

Para la gran mayoría de los trabajadores, sin embargo, esto será sólo una quimera. De hecho, si los españoles de 20 a 50 años quieren pensar en su futuro de forma realista, deberían prepararse para el escenario contrario: no sólo no se jubilarán a los 53, sino que lo más probable para los treintañeros actuales es que la edad de retiro esté más cerca de los 70-72 que de los 60. Habrá que empezar a verle el lado positivo, que lo tiene.

Así, la casualidad ha hecho que el anuncio de Telefónica haya coincidido con la publicación, apenas unos días antes, del informe de la OCDE Working better with age, en el que la organización que agrupa a los países más ricos del mundo plantea medidas políticas para “mejorar las alternativas y las oportunidades” de los trabajadores de más edad. Porque, aseguran los autores del informe, en todas las sociedades occidentales será necesario un incremento en la participación laboral de los mayores de 50 años. Y España, por muchas razones, será uno de los países en los que más tendrán que cambiar las cosas en las próximas décadas.

Las cifras

Comenzaremos con lo más básico: la esperanza de vida a los 65 años en España. En 1991, las cifras eran de 15,6 años para los hombres y 19,2 para las mujeres. Ahora, según datos del INE, están en 19,1 y 23,0. Y en 2050 las previsiones apuntan a 23,5 años para ellos y 26,9 para las españolas. O lo que es lo mismo: más de la mitad de los españoles que ahora mismo tienen 40 años sobrepasarán los 90 años. De hecho, lo normal es que sean bastante más de la mitad (y eso si no hay algún avance médico extraordinario en enfermedades degenerativas, como cáncer o alzheimer, que mejore todavía más nuestras perspectivas).

ocde-working-better-esperanza-1.jpg

No siempre nos damos cuenta, pero cada uno de nosotros debe ser capaz de producir, a lo largo de su vida, lo que va a consumir. Evidentemente, no se hace de forma lineal: en los primeros años, son tus padres los que te mantienen y luego serás tú el que mantenga a tus hijos; las pensiones de reparto del sistema público las pagarán los empleados del futuro, a cambio de que los del presente coticen para los actuales jubilados. También puede haber personas que no trabajen ni en el mercado laboral ni en el hogar (por enfermedad o incapacidad) y que sean sostenidas por otros. Pero al final, a grandes rasgos, la ecuación es más o menos la que apuntamos: consumes lo que produces.

Por eso, en nuestra época, somos capaces de mantener nuestro estilo de vida aunque trabajemos mucho menos que nuestros abuelos. Ellos empezaban antes (en muchas zonas rurales era habitual que lo hicieran, incluso, con 10-12 años) y se retiraban más tarde, apenas había un período de jubilación como lo entendemos ahora. La clave es que somos mucho más productivos que ellos y por eso podemos ahorrar y vivir muchos años sin trabajar (aquí podríamos entrar en una discusión filosófica sobre los modelos de pensiones que excede el ámbito de este artículo).

Pero todo tiene un límite. Es decir, una cosa es que seamos más productivos y otra que podemos jubilarnos a los 55. Imaginemos a alguien que comenzó a trabajar con 25 años, se retira tres décadas después y vive hasta los 90. Habría producido 30 años y con lo generado en ese tiempo debería mantenerse no sólo esos 30 años, sino 60 más: pagar, en cierto sentido, lo que sus padres pusieron por él durante su niñez y adolescencia y ahorrar para su retiro. Si no lo hace él, será otro el que tenga que sostenerle. Es una identidad económica básica: lo que cada uno consumimos tiene que pagarlo alguien. Si no lo hago yo es porque otro lo está haciendo por mí.

En el siguiente gráfico podemos ver la edad efectiva de jubilación en algunos países europeos en 1970, 2000 y 2018. Como vemos, hay una doble tendencia de signo contrario: por un lado, la edad de jubilación cayó mucho entre 1970 y el año 2000. Entre los hombres alemanes, por ejemplo, pasó de 67 a 61 en esas tres décadas. Luego, ha comenzado a repuntar de nuevo, aunque sin llegar todavía al nivel de hace medio siglo. Lo primero (el adelanto de la jubilación) tiene mucho que ver con el incremento de riqueza y productividad; lo segundo (el incremento en la edad de retiro en el siglo XXI), con la mejora de la esperanza de vida y unos sistemas públicos de pensiones que están al límite. En España, en este período, hemos pasado de tener una edad de jubilación entre las más elevadas del mundo rico a una de las más bajas”.

FUENTES:

  1. Jubilación de futuro: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/el-cese-de-la-actividad-laboral-del-trabajador-al-llegar-a-la-edad-legal-de-jubilacion-derechos-y-deberes.html
  2. Jubilación de futuro: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/el-cese-de-la-actividad-laboral-del-trabajador-al-llegar-a-la-edad-legal-de-jubilacion-derechos-y-deberes.html
  3. Seguridad Social: http://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Trabajadores/PrestacionesPensionesTrabajadores/10963/28393/28396/28472
  4. Jubilación de futuro: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/a-que-edad-llegara-mi-jubilacion.html
  5. Jubilación de futuro: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/me-puede-mi-empresa-obligar-a-jubilarme.html
  6. Libre Mercado: https://www.libremercado.com/2019-09-15/a-que-edad-podre-jubilarme-los-72-seran-los-nuevos-65-1276644771/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s