Derecho, Seguridad ciudadana

Los ultras en el deporte

Una lacra en cualquier tipo de deporte es una lacra para la sociedad en general y en especial para el deporte concreto en el que todavía existen.

En España todavía existen “unos 10.000, según el Ministerio del Interior. Lo cual representa unacifra asombrosamente baja si lo comparamos con países de nuestro entorno. Es necesario tomar perspectiva para comprobar que, pese a que el problema ultra es real y grave en España, la situación ni se parece a la de Italia, Grecia, Suiza, Holanda, Francia o países escandinavos.

Ni hablar de Europa del Este o los Balcanes. En estos países –muchos de ellos con mayor desarrollo económico que España– los ultras, más numerosos, siguen sembrando el terror cada fin de semana, provocando
graves altercados y sometiendo a sus clubes a un humillante control. En comparación, España es un país con un fútbol pacífico”.

A pesar de intentar eliminar a estos grupos violentos en el deporte, no se ha conseguido del todo. Aún así, si que hay que destacar ciertas medidas que se están tomando para evitar a estos grupos en los eventos deportivos.

Hay que destacar que “Inglaterra, Alemania, Italia y Francia, cuatro de los países que más han sufrido en sus estadios la acción violenta de los “ultras” futbolísticos, han adoptado ya medidas como el cierre parcial de las gradas, el carné aficionado o la prohibición de viajar a las aficiones para erradicar esta lacra.

== Inglaterra

Bajo la legislación británica, las personas condenadas por acciones relacionadas con el fútbol pueden recibir un veto judicial para acudir a cualquier estadio durante un periodo de entre tres y diez años.

La policía del Reino Unido mantiene una unidad especial para vigilar a los hinchas violentos que asigna agentes de inteligencia dedicados a acompañar a los grupos de aficionados potencialmente peligrosos a todos los partidos.

Esos agentes son los encargados de prever posibles altercados y de asegurar que los hinchas que han sido sancionados cumplen el veto de entrada a los estadios.

Según las cifras del Ministerio de Interior británico, el pasado 3 de septiembre había 2.273 personas en Inglaterra y Gales con la entrada prohibida a los estadios de fútbol.

La Federación inglesa (FA) resalta en un documento sobre los estándares de seguridad en el fútbol británico que “en la medida de los posible” la policía escolta los autobuses de la afición visitante desde la entrada de la ciudad hasta el campo.

La FA destaca que las áreas segregadas en las gradas, así como la instalación de cámaras de seguridad que enfocan a los grupos de hinchas radicales, han reducido significativamente los problemas en los estadio ingleses.

== Alemania

En Alemania, desde 1992 existe un registro central que recoge nombres y datos de personas que han llamado la atención por actos violentos relacionados con el fútbol. Ese registro le permite a la policía mantener a esas personas alejadas de los estadios.

Además, en la gran mayoría de los estadios hay una observación por vídeoque permite identificar a personas responsables de brotes de violencia.

Los ultras actualmente exigen que se les diferencie de los ‘hooligans’ que, en vista de las restricciones policiacas, suelen darse cita fuera de los estadios, sobre todo en bosques y parque, para organizar enfrentamientos violentos.

La policía, por su parte, se queja de que los grupos ultra colaboran muy poco a la hora de identificar personas relacionadas con grupos violentos.

Según la Central Federal de Formación Política, los ‘hooligans’ actuales no están ya tan ligados a sus clubes como en el pasado. Muchos, además, tienen relaciones con grupos de extrema derecha.

Recientemente, ha llamado la atención un movimiento llamado “Hooligans contra salafistas” que ha organizado manifestaciones xenófobas en diversas ciudades con el pretexto de luchas contra el fundamentalismo islámico.

== Francia

Francia tiene previsto la designación de partidos de alto riesgo cuando hay medidas objetivas que lo justifican, lo que supone incrementar el dispositivo policial o, incluso, impedir que viajen aficionados del equipo visitante.

Es lo que ha sucedido en varias ocasiones en el duelo París Saint-Germain contra el Olympique de Marsella, considerado de máxima rivalidad y que en 2010 provocó la muerte de un aficionado de la capital
tras una pelea.

Tras ese hecho, el Gobierno endureció la legislación e introdujo la posibilidad de impedir que viajen aficionados de una ciudad a otra, algo que se aplica solo a ciertos partidos.

De lo contrario, la policía acordona a los aficionados del equipo visitante y evita que entren en contacto con los locales.

Estas medidas no impiden que, como sucedió el mes pasado en el Niza-Bastia, se produzcan enfrentamientos entre aficiones. En esta ocasión sucedió después de que un jugador del Bastia blandiera una bandera corsa ante la grada radical del Niza.

Las autoridades francesas lleva a cabo regularmente operaciones para evitar que en las gradas de los hinchas más radicales aparezcan signos de ideología nazi, algo que prohíbe expresamente la ley gala.

== Italia

En Italia, debido a los incidentes que se han producido últimamente, se han endurecido las normas ya en vigor como el conocido como “Daspo”, la prohibición de entrada en las manifestaciones deportivas.

Así, aquellos considerados culpables de causar peleas tendrán prohibido el acceso a las instalaciones deportivas durante 3 años. Si se trata de un reincidente, la pena oscilará entre los 5 y los 8 años y la obligación de presentarse en comisaría cuando se está produciendo el evento deportivo.

Otras medidas que se han tomado en pasado ha sido la de contratar a vigilantes voluntarios dentro de los estadios y prohibir el viaje de los aficionados visitantes en casos de partidos de alto riesgo.

Además, hace unos años se introdujo la obligación de sacarse un carné de aficionado, una especie de documento de identidad obligatorio en el caso de querer seguir al equipo en los partidos fuera de casa y lo pueden pedir sólo quienes no hayan sido condenados por delitos vinculados al estadio.

Asimismo, todas las entradas que se compren son personales y con el
número de asiento para facilitar la identificación de las personas en
casos de altercados dentro del estadio”.

Pero a pesar de todas estas medidas, los ultras siguen existiendo y, aunque se les tiene por lo general controlados y no acceden a los estadios, siguen creando disturbios en las afueras de los estados y crean desperfectos.

Hay que destacar que “el fenómeno trasciende el fútbol. El escenario ultra es una subcultura urbana como tantas otras (moteros, punkis, okupas, hipsters, groupies…), donde la explicación de su existencia reside en la necesidad de pertenencia, identidad y adrenalina. Todo lo demás es una consecuencia, un medio, pero no un fin. De modo que su pervivencia o no depende de factores que van más allá del deporte. El fútbol es el escenario donde se desenvuelven, por tanto parece improbable que vayan a desaparecer mientras existan los estadios. Otra cosa es que puedan desarrollar sus creencias violentas (los ultras, como otros muchos segmentos de la
sociedad, creen en la violencia como una forma de solucionar conflictos), ya que el control es cada vez mayor”.

Aunque vayan desapareciendo, todavía existen porque los clubes los amparan, más que nada “porque no quieren sus estadios en silencio. Ni más ni menos. Quitando Real Madrid y Barcelona (precisamente los dos únicos clubes que se han enfrentado realmente a sus ultras), los demás equipos tienen en el bullicio de su estadio una herramienta muy importante para lograr sus objetivos. Los equipos humildes viven muchas veces de hacerse fuertes en casa y eso pasa por un campo ruidoso y hostil. Los ultras son los encargados. Y los presidentes han demostrado estar dispuestos a pagar cualquier precio por mantenerlos activos: desde reyertas hasta asesinatos. Lo increíble es que esta dicotomía es falsa: ya existe un país (Alemania) donde se demuestra que la casi ausencia de violencia ultra y el ambiente caliente en el estadio no son incompatibles”.

Y esta es la principal cconsecuencia de que sigamos existiendo. Por ello hay que seguir exigiendo a las autoridades medidas para impedir que conviertan el deporte en una batalla campal.

Por último, se debe señalar que “la situación actual de los ultras y todo lo que supone su existencia en el deporte es muy heterogénea. Según en qué país hay mayor o menor presencia de radicales en los campos de fútbol.Pero desde luego, sobre todo refiriéndonos a la violencia como tal, la actualidad es una utopía si la comparamos con el panorama de hace unos años. El progreso social y económico a nivel global; y las políticas (en España la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte) llevadas a cabo, han ayudado a debilitar el movimiento en gran medida, pero especialmente a mantenerlo controlado por parte de las autoridades.

La labor de los clubes como uno de los principales agentes en esta ecuación es imprescindible, sin embargo, infinidad de ellos prefieren mantener a los ultras en
tribuna; anteponen una grada con ambiente, llena de cánticos y colorido
capaz de alentar a sus futbolistas en el césped (como si los únicos capaces de reavivar el alma del equipo fueran ellos), aunque esto suponga que de cuando en cuando les toque lidiar con más de una
animalada. Una postura maquiavélica, aquello de «el fin justifica los medios», totalmente incomprensible.

No obstante, es cierto que la desaparición parcial o total de estos grupos, no depende estrictamente del fútbol. Como se ha mencionado al principio, los ultras trascienden al deporte, son otros los intereses que les mueven. Por lo tanto, su extinción es una incógnita. Pero por supuesto, la ausencia de violencia en el fútbol es un objetivo que, poco a poco, se debe y se está logrando alcanzar”.

FUENTES:

  1. EL PAÍS: https://verne.elpais.com/verne/2014/12/03/articulo/1417631187_291017.html
  2. IUSPORT: https://iusport.com/art/3762/como-combate-europa-a-los-ultras-del-deporte
  3. SOCCER CITY: https://soccercity.es/que-es-un-ultra/

1 comentario en “Los ultras en el deporte”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s