Salud pública, Sanidad, Seguridad ciudadana

Recomendaciones para la cuarentena del coronavirus

El descontrol en la prevención del COVID-19 ha sido, como ya hemos dicho en artículos anteriores, la característica de este “gobierno del cambio”. Y todavía sigue habiendo descontrol por la falta de consideración de la gente para prevenir el contagio.

En esta línea, hay que destacar que “la crisis sanitaria que estamos padeciendo actualmente en muchos países y que obliga a las familias a permanecer en sus casas, está poniendo a prueba la convivencia familiar. La combinación de teletrabajo y niños sin clase, puede resultar difícil, sin embargo, también puede que sea una oportunidad única para adquirir nuevos aprendizajes y mejorar nuestras relaciones.

El ritmo frenético del día a día ha dado un frenazo de golpe y es posible que durante estos días tengamos la oportunidad de volver a conectar con nuestros hijos, practicar la escucha activa y, la comunicación. Es el momento de establecer pactos, trabajar la empatía y los miedos. La organización familiar se vuelve indispensable para compaginar trabajo, deberes y tiempo libre.

Estas son algunas pautas y recomendaciones para una buena convivencia familiar y aprendizajes que podemos extraer de esta situación:

  1. Mantener horarios y la rutina habitual. Acostarse y levantarse a la misma hora, establecer rutinas para las tareas y horarios de juego. Mediante reuniones de familia pueden acordarse los tiempos, cuando los niños sienten que se les tiene en cuenta y colaboran, es más sencillo que estén dispuestos a cumplirlo.
  2. Con las prisas, en ocasiones, acabamos haciendo cosas por ellos, que, sin lugar a dudas, podrían realizar ellos solos. Puede ser un buen momento para trabajar la autonomía a la hora de vestirse, doblar su ropa o ducharse. De igual manera, muchas de las tareas del hogar pueden ser realizadas por ellos mismos, fomentando así la seguridad en sí mismos y estimulando la capacidad de colaboración.
  3. Es un buen momento para conocer mejor sus fortalezas y debilidades y, sobre todo, para trabajar sobre estas.
  4. El miedo puede ser una de las emociones más intensas en estos días. Según la psicóloga y coach Julia Gómez Sanz: “El miedo es la emoción que nos sirve para protegernos del peligro, en situaciones nuevas y especialmente en situaciones que no conocemos, es normal que se nos active”. Estos días nuestros pequeños nos ven preocupados y perciben una situación de alerta… escuchan la palabra muerte con mayor frecuencia de la habitual. Además, les hemos sacado de sus rutinas, no les permitimos ver a sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio. Todo esto puede provocarles mucha incertidumbre y frustración. Con esta situación, es muy posible que, en muchas ocasiones nos veamos sobrepasados y, quizá, la mejor herramienta que podemos usar con ellos sea la honestidad emocional, haciéndoles saber cómo nos sentimos y lo que necesitamos o esperamos de ellos. De esta manera, estaremos automodelando y permitiendo que ellos también puedan expresarse, que identifiquen lo que sienten y le pongan nombre para después acompañarles en sus emociones trabajándolas con un dibujo, un juego o una conversación juntos. Esto les permitirá entender qué les sucede a ellos y al mundo que les rodea (si es seguro o amenazante, amigable o poco amigable…). Como decía Rudolf Dreikurs. psiquiatra y educador austriaco: “Los niños son muy buenos observadores pero muy malos intérpretes”.
  5. También puede ser una oportunidad para desconectar de pantallas y móviles y hacer juegos en familia fortaleciendo el vínculo entre sus miembros.
  6. Reflexionar sobre la necesidad de mantener a los niños ocupados todo el tiempo. Los niños necesitan calma y sosiego para interiorizar los estímulos que les llegan. La mayoría están empezando ahora a conocer el aburrimiento y no debemos olvidarnos que el juego libre es indispensable para el autocontrol, la planificación y la creatividad.
  7. Este es sin duda, el mejor momento para trabajar con niños y adolescentes grandes valores como la empatía, la cooperación, la responsabilidad, el cumplimiento de normas, el conocimiento de la Ley, el respeto a los demás, la solidaridad o la necesidad del respeto de los espacios de cada uno en el hogar (autocuidado).
  8. Mostrarles la importancia de valorar y conocer el gran trabajo de los sanitarios o policías, personas que cuidan de nosotros y nos protegen.
  9. Es el momento de devolver nuestros cuidados a los abuelos, quienes han cuidado de los niños todo este tiempo. Contribuir al compromiso que tenemos con ellos ahora, cuidando de ellos y tomando conciencia colectiva para proteger su salud.
  10. Bajar nuestro nivel de exigencia, esta nueva situación precisa que asimilemos muchos cambios. Seleccionar aquellas batallas con los niños que merezcan la pena o sean importantes de verdad. Tener pequeñas concesiones con los niños.
  11. Cuidarnos en la medida de lo posible para también cuidar de nuestros hijos”.

A estas recomendaciones, se pueden añadir otras como ir adelantando todas aquellas tareas cotidianas que normalmente se van dejando normalmente para más adelante y para las que siempre buscamos escusas.

También se pueden añadir las siguientes:

“1. ACEPTAR LA SITUACIÓN, ACEPTANDO TUS EXPERIENCIAS INTERNAS

Probablemente te hayas visto inundado por emociones desconocidas, difíciles y/o intensas. Es completamente natural y humano que esto sea así. Estamos viviendo en una especie de “duelo” en el que predominan el shock, la negación, el enfado o el miedo.

Ya no es sólo que la incertidumbre sea muy molesta psicológicamente, sino que las estrategias que generalmente empleamos para reducirla – que pasan principalmente por la interacción social – se ven cohibidas por esta situación de aislamiento.

En estos momentos es más importante que nunca observar nuestras experiencias – pensamientos, sensaciones y emociones – y, desde la autocompasión y el no-juicio, permitir que sean.De lo contrario, esas experiencias no-observadas tomarán el timón, y perderemos la libertad de elegir.

No se trata de decir “lo acepto” sino de llevar nuestra atención al torrente de experiencias internas que van apareciendo inesperadamente a lo largo del día para, a cada momento, ser consciente. Simplemente eso.

2. SOBREVIVIENDO A LA CONVIVENCIA: ELIGE LA PAZ CON QUIENES CONVIVES

Sé que esto de “elige” puede parecer utópico. “¿Cómo que elija yo? ¡Pero si son ellos los que están alterados!”. No me detengo a valorar exhaustivamente el peso de cada acción sobre la situación final. Sólo te invito a que, si consideras que en tu casa hay “ajetreo” decidas, aunque sea solo por esta temporada, preservar la paz. Para ello, es necesario abandonar el “si de mí dependiera*” y realmente valorar la posibilidad de que así sea; de verdad, sólo por esta temporada 😉

Tal vez te apetezca hacer algo por alguien. Por ejemplo, darle al de al lado un masaje (sí, ese que tiene el canal 24horas de fondo) para relajar tensiones. O puede que decidas no enredarte en una discusión que, hasta hace pocos días, te hubiese hecho saltar como fuegos artificiales.

Quizá esto pueda marcar una diferencia en la situación de convivencia actual, sea con tu familia o con tus compañeros de piso.

Puede que te des cuenta de que, eligiendo la paz, se vive mucho mejor, y “le pilles el tranquillo” para futuras ocasiones.

Juega a que esto dependa de ti, a ver qué pasa…

3. VIVE EL AHORA

¿Acaso tenemos otra opción? Las circunstancias que parecían tener cierta estabilidad están cambiando por minutos. Así que, adaptémonos a ellas. La gran ventaja que garantiza al ser humano la primera posición en la cadena alimenticia se fundamenta en su capacidad de aprendizaje y de adaptación. Hagamos uso de esa cualidad dormida entre tanta planificación y agenda, y vivamos lo que Sea, Ahora. Ya tendremos tiempo de organizarnos a un año vista cuando las cosas recuperen un poco el sentido.

Si te descubres especulando sobre el futuro incierto, simplemente obsérvalo y retorna tu atención a lo que sea que estés haciendo en este instante. Esto te aportará paz y claridad.

4. REALIZA ACTIVIDADES NUEVAS

¿Cuántas veces has pensado en que te gustaría tener más tiempo para ti o tu familia?

Este es tu momento. Aprovecha para deshacer tus rutinas y realizar esas cosas que nunca tienes tiempo de hacer.

Si te encuentras inspirado, puede que este “Stand-by” sea el momento para definir tus propósitos. Como ya he mencionado en ocasiones anteriores, tener claro el qué quieres a nivel profundo es parte del proceso de conseguirlo. Sin planes detallados, sólo autodescubrimiento interno.

Tómate el tiempo que necesites.

Estas son sólo sugerencias y recomendaciones que pueden ayudarte a pasar esta racha de la mejor forma posible.

Creo profundamente que esta etapa (y, en esencia, cualquier otra) puede enseñarnos muchas cosas, si mantenemos una mente permisiva y receptiva.

No se trata de ser optimista ni de “ver el lado bueno de las cosas”, sino de utilizar el sentido común y la libertad, para apagar el piloto automático y decidir, de forma consciente”.

Y todo esto porque toca vivir una época de solidaridad en la que de trata de evitar la propagación de un virus nuevo y muy contagioso, el cual está demostrando afectar también a personas no incluidas en los grupos de riesgo inicialmente señalados por los profesionales. Por esto también se está recomendando salir lo menos posible a la gente. Puede haber quien diga que pasar tanto tiempo en casa le produce aburrimiento.

Pero hay que destacar que siempre se pueden buscar actividades alternativas lara combatir el aburrimiento. Entre ellas, leer ese libro que tenías pendiente, terminar esa serie que tenías empezada y a medio acabar, ordenar las tareas que te hayan mandado en el colegio, el instituto o la universidad, o avanzar con esos temas atrasados que tienes en las oposiciones y que no te dio tiempo a ver en la vuelta correspondiente. Así como también ordenar la casa o hacer limpieza.

FUENTES:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s