búsqueda de trabajo, Derecho, Política

La superproducción de titulados universitarios

Desde hace muchos años, España sufre una época de superproducción de titulados universitarios, muchos de los cuales no encuentra trabajo al terminar la carrera, en comparación con otros países europeos. Y esto supone un problema en el acceso al mercado laboral.

En este sentido, cabe señalar que “España es uno de los países con la mayor tasa de alumnos que han completado estudios superiores en toda Europa, del 42,3 % (para los jóvenes de 30 y 34 años) y por encima del 37,9 % de media en la UE. Sin embargo, de los 214.000 estudiantes que se gradúan cada año, más de un 31 % (67.196 egresados) se queda fuera del mercado de trabajo. Además, la tasa de empleo de los recién graduados es una de las más bajas de Europa, un 68,6 %, con el agravante de que no puede saberse si el empleo tiene relación con los estudios cursados y que el desempleo en España es mayor cuanto menor es el nivel educativo.

Por otro lado y aún a pesar de estas cifras, llama la atención que el objetivo del actual Gobierno es lograr que el 44 % de los españoles de entre 30 y 34 años tenga estudios superiores en 2020, cuatro décimas más que el objetivo medio europeo, según el informe Educación y Formación de la UE.

Además, Europa también desmonta el mito de que haya demasiadas universidades. Nuestro país se encuentra en la media europea en relación al número de universidades por miles de habitantes con estudios preuniversitarios, asemejándose a otros países de referencia como Alemania, Francia, Suiza, Finlandia, etc. Además, ayer, el ministro de Educación afirmó, en un foro hispano-alemán celebrado en Berlín, que en España hay “demasiados” univeristarios y “pocos alumnos de FP” y que hay “hay que equilibrar” el número.

Por su parte, el vocal del Comité Permanente de la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas), Josep Garrell, contestó al ministro, asegurando que “las cifras no indican que sobren universitarios”. Garrel, tras el encuentro que mantuvo con el vicesecretario sectorial del PP, Carlos Maroto, en la ronda de reuniones con partidos políticos que está realizando, añadió que “si se comparan los datos de España con la OCDE no es exactamente cierto”, ha remarcado, a la vez que ha afirmado que “las cifras desmienten esta información si se compara con la OCDE y la UE”.

Alemania, con menos alumnos

El informe de la OCDE destaca que hay países que tienen una tasa de graduados inferior a la española. Alemania tiene una tasa del 31,4 %; Italia, del 23,9; Austria, del 40 y Grecia, del 37,2 %. Sin embargo, otros Estados tienen más graduados que España. Reino Unido tiene una tasa de universitarios que finalizan estudios del 47,7 % (incluyendo a extranjeros que se forman en el país, siendo el país que más universitarios tiene (663.305 en 2013, según datos de Eurostat), Francia, del 44,1 % (con 512.832 univeristarios); Finlandia, del 45,3 % y Dinamarca, del 44,1 %. Pero, por el contrario, estos países sí emplean a sus egresados.

Según el Consejo de la Juventud de España (CJE) “esta generación de jóvenes españoles está marcada por la sobrecualificación, el desempleo, la precariedad y la emigración”. En su informe Juventud Necesaria: consecuencias económicas y sociales de la situación del colectivo joven se calcula el coste para las arcas del Estado de la “fuga de cerebros”: hasta 4.000 millones de euros al año. Además, destaca que, entre 2008 a 2013, se marcharon a vivir al extranjero 218.000 jóvenes.

Europa también da un tirón de orejas a los países que tienen profesionales trabajando en empleos con sobrecualificación como es el caso español. La OCDE indica que los profesionales pueden llegar a estar menos satisfechos con sus puestos de trabajo, pueden ganar menos y pueden ser más propensos a cambiar de trabajo a corto medio plazo.

Titulados desempleados

¿Por qué hay tantos titulados desempleados en España? La falta de oportunidades sumado a que nuestro sector productivo está especializado en trabajos de baja cualificación (sector servicios, turismo), hace que los mejor preparados no encuentren trabajo. Disponemos de una estructura de reloj de arena, como indican los expertos, donde existen muchos titulados universitarios con programas de máster y personas que tienen escasa o ninguna formación, es decir, baja cualificación. Por el contrario, no disponemos de personas con formación de nivel medio.

Por otro lado, en España, cuatro de cada 10 jóvenes de entre 25 y 34 años tienen estudios superiores, un 1, 1 % por encima de la media europea, sin embargo, también disponemos de la cifra más alta de jóvenes que ni estudian ni trabajan (conocidos popularmente como ninis). Según el Instituto Europeo para el Empleo y la Encuesta de Población Activa (EPA), un 7 % de los jóvenes entre 15 y 19 años y un 23 % de los que tienen entre 20 y 29 años, no dispone de formación culificada ni empleo.

Según el Ministerio de Educación, el nivel de la formación en España ha mejorado mucho, pero lo ha hecho muy lentamente. Por ello, se recomienda que los jóvenes que abandonaron sus estudios puedan incorporarse al sistema educativo a través de la Formación Profesional (FP) de grado medio para acercar a nuestro país a las cifras internacionales de titulados en este campo formativo, el cual tiene una mayor facilidad para la inserción laboral. De hecho, se ha producido un aumento de matriculados en FP en casi un 30 % en los últimos dos años, según datos del Ministerio de Educación recogidos en su estudio Datos y Cifras curso escolar 2014-2015.

Aunque las perspectivas sean poco halagüeñas para los titulados superiores españoles, la media de los países europeos se está poniendo las pilas para emplear a sus profesionales. Por ello, el objetivo de la UE para 2020 es volver a la tasa de empleo del 82 % (valores de 2008), si todos los países miembro incorporan medidas para conseguirlo”.

Como comentario de esto. hay que destacar que el hecho de que nuestro sistema educativo y laboral esté basado en el hecho de que todos los estudiantes tengan que ir a la universidad, al contrario de lo que pasa en Europa, además del hecho de que los titulados universitarios no salen con la preparación técnica necesaria para saber cómo adaptarse al mercado laboral al que tienen que acceder al mercado laboral.

En este sentido, cabe señalar que, “debido al desajuste entre el gran aumento de titulados superiores y el menor incremento de la demanda de trabajadores cualificados, la sobrecualificación se ha ido haciendo cada vez más patente. De hecho, en comparación con otros países, el porcentaje de trabajadores sobrecualificados en España es bastante alto: se sitúa en torno al 20%, aunque la cifra varía según la edad o los años de experiencia laboral (Alba, 1993; Quintini 2011a, 2011b) y, ligeramente, según la definición o la fuente de datos utilizadas, se ha comprobado que una de cada cinco personas tiene un nivel de cualificación superior al que sería necesario para realizar correctamente su trabajo.

Aunque las cifras agregadas de trabajadores con un nivel de cualificación mayor que el requerido para sus puestos sean relevantes, estos porcentajes solo dan una idea parcial del problema del desajuste educativo, pero hay al menos tres razones que lo explican. La primera, porque se basan en estimaciones hechas en un momento específico del tiempo y para el promedio de trabajadores, y esta foto fija no permite identificar posibles cambios en el riesgo de sobrecualificación a lo largo de la vida laboral de los trabajadores. Por tanto, no se puede saber si son los mismos trabajadores los que permanecen mucho tiempo en esta situación o si la sobrecualificación se produce fundamentalmente en las etapas iniciales de la carrera laboral. La segunda, porque las medidas habituales de sobrecualificación no tienen en cuenta el desempleo ya que, por definición, se calculan atendiendo únicamente a los trabajadores. Sin embargo, es evidente que entre quienes quieren trabajar y no pueden también hay un desaprovechamiento de las cualificaciones y, por tanto, un desajuste educativo que merece la pena considerar. Y la tercera, porque una cifra agregada de sobrecualificación nada dice del diferente riesgo de desajuste educativo para titulados de diferentes disciplinas, es decir, de la heterogeneidad de los títulos en el riesgo de sobrecualificación. Uno de cada cinco trabajadores tiene un nivel educativo superior al que sería necesario para desempeñar correctamente su trabajo y los jóvenes son los que tienen mayor riesgo de estar sobrecualificados”.

Continuando con este sentido, cabe señalar que, “en todos los países, los jóvenes son el grupo de trabajadores con mayor riesgo de estar sobrecualificados. Para explicar esta regularidad normalmente una parte de la literatura especializada argumenta que la sobrecualificación es un fenómeno transitorio. Es decir, que al entrar en el mercado de trabajo se carece de experiencia laboral y, en consecuencia, es más frecuente aceptar trabajos para los que se está sobrecualificado, pero que al ir adquiriendo experiencia laboral se reduce la incidencia de la sobrecualificación (Sicherman, 1991). Sin embargo, la evidencia para algunos países, incluido España, muestra que hay una gran persistencia en la sobrecualificación. En otras palabras, que muchos de los que acceden a puestos para los que están sobrecualificados permanecen bastante tiempo en esa situación, mientras que para otros la sobrecualificación no es un problema en prácticamente ningún momento de su vida laboral (Ramos, 2015). 

Si nos fijamos en los datos más recientes para titulados españoles del gráfico 2, vemos que el porcentaje de jóvenes universitarios que están sobrecualificados en su primer empleo es bastante alto: 38%. Es decir, en el primer empleo tras salir de la universidad más de uno de cada tres titulados acceden a un puesto que requiere un nivel educativo de formación profesional de grado superior o grado medio, bachillerato o ESO, EGB. Cuatro años después el porcentaje agregado se reduce al 25%.

Las cifras son parecidas a las que se observaban en Reino Unido la década pasada, donde un 38% de los titulados estaba sobrecualificado en su primer empleo, y seis años después un 30% permanecía en la misma situación (Dolton y Vignoles, 2000). Sin embargo, estas cifras contrastan bastante con las de otros países como, por ejemplo, Italia, donde según algunos estudios la sobrecualificación tras acabar la carrera es del 13,2% y se reduce al 8% a los cinco años (Caroleo y Pastore, 2013).

3. Sobrecualificación y desempleo

Como ya hemos mencionado, las cifras de sobrecualificación se refieren, por definición, solo a los individuos que trabajaban en un puesto que requiere un nivel educativo inferior al que posee el trabajador. Sin embargo, para comprender mejor el valor de las titulaciones en el mercado de trabajo, tan relevante como conocer el grado de adecuación del puesto es identificar si existen dificultades para conseguir un empleo. Con este fin se ha calculado un indicador de desajuste educativo más completo que permite identificar simultáneamente para cada titulado la situación laboral en su primer trabajo (si trabajó alguna vez) y cuatro años después de salir de la universidad (si trabaja actualmente). En él se incorporan dos dimensiones: una temporal, para comparar la situación laboral en dos momentos diferentes del tiempo (en el primer empleo y cuatro años después de acabar la titulación); y una segunda dimensión relativa al empleo, para conocer el valor de la titulación universitaria no solo parade quienes trabajan, sino también de quienes no han conseguido un empleo (desempleo/sobrecualificación/trabajo adecuado). En la tabla 1 se representan las cinco categorias del indicador, y en el gráfico 3 se describe la distribución de titulados en esas categorías”.

Por otro lado, cabe señalar que “el mercado de trabajo en España atraviesa una de las situaciones más complejas de los últimos años. Las profundas transformaciones económicas y sociales han generado un entorno laboral más diversificado, especializado y globalizado, donde prevalecen, sin embargo, altos índices de desempleo y sobrecualificación. Estos cambios tienen una incidencia directa en la empleabilidad de los graduados universitarios: se necesitan profesionales cada vez más competentes, flexibles ante los cambios y demandas de la profesión, que sean capaces de aprender, desaprender y aprender nuevamente o que estén preparados para tomar decisiones rápidas y muchas veces con muy poca información; aspectos todos que exigen nuevos retos al sistema de educación superior

La paradoja no es nueva. Por un lado, el sistema universitario español se ha visto cuestionado en más de una ocasión por los bajos índices de empleabilidad de sus graduados, generado fundamentalmente por limitaciones en el proceso de formación, la no vinculación de la teoría con la práctica, la no familiarización y acercamiento al mundo del trabajo y la poca vinculación del diseño curricular con las necesidades reales del entorno. Por otro lado, cada vez más graduados universitarios terminan trabajando en puestos de baja cualificación, no acorde al nivel de formación.

Si la pertinencia de la oferta académica de las universidades debe estar asociada a la medida y la forma en que las carreras se vinculan con los requerimientos del mercado de trabajo en España, no cabe duda que deben fortalecerse estos vínculos tanto desde la planificación de la oferta como desde la promoción de acciones que coordinen la demanda de graduados en las empresas. 

Estos fortalecimientos mejorarían la inserción laboral de los graduados universitarios, alcanzando mejores resultados en las tasas de actividad, de empleo y de paro. Para ello, se hace necesario intensificar la vinculación entre las instituciones de educación superior y el entorno laboral buscando incrementar los índices de empleabilidad con más y mejor trabajo.

Situación de los graduados universitarios en el mercado de trabajo en España

En los siguientes párrafos desglosamos el capítulo 2 del Informe CYD 2018 según 4 apartados.

En el primero atendemos la situación actual y evolución reciente así como las características principales de los egresados en el sistema universitario español. En el segundo apartado, nos ocupamos del mercado de trabajo en España analizando a la población que posee estudios superiores; examen que también realizamos en perspectiva comparada con la Unión Europea. En el tercero, analizamos la demanda y oferta de empleo en ocupaciones de alta cualificación, el desajuste que se produce entre ambas, y los grados de sobrecualificación registrados en España. En el último apartado, detallamos las condiciones de inserción laboral de los graduados superiores y su grado de formación permanente.

1. Egresados universitarios

En el curso 2017-2018, el número de egresados de los estudios de grado en el sistema universitario español ascendió a 191.803 personas, lo que implica una nueva variación negativa respecto a la cifra del curso anterior. En cambio, en el máster oficial, nuevamente se produce un incremento porcentual de dos dígitos (12,8%), alcanzando el total de egresados las 112.122 personas. El aumento de los egresados en máster oficial en las universidades privadas ha sido muy intenso, de tal manera que ya llevan dos cursos superando al número de los titulados en grado. El peso relativo de las privadas sobre el total de egresados es del 36,1% para el máster y del 16,5% para el grado.

En cuanto al perfil del egresado, el porcentaje de mujeres se muestra superior ligeramente en grado (casi 60%) que en máster y también creció más. Tanto en grado, sobre todo, como en máster, se observa un cierto rejuvenecimiento de los egresados (aumento del porcentaje de titulados con menos de 25 años). Pese al ascenso desde principios de década, los de nacionalidad extranjera sólo representan el 3,6% del total de titulados en grado, aunque son el 21% en máster oficial. 

En comparación con el curso 2010-2011, en grado ha disminuido unos tres puntos porcentuales el peso relativo de las ciencias sociales y jurídicas, pese a lo cual sigue siendo la rama con más egresados, y, sobre todo, el de ingeniería y arquitectura, más de siete, a favor del resto de ramas, especialmente, ciencias de la salud. 

Por comunidades autónomas, el 62,9% de los egresados de grado y el 67,8% de los de máster oficial pertenece a universidades de solo cuatro regiones: Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana. Comparado con el curso 2010-2011, el nivel de concentración ha disminuido ligeramente en el grado y ha crecido en el máster oficial. 

Tomando como referencia el curso 2016-2017, solo el 34,4% de los titulados en un grado de cuatro años finaliza en el tiempo teórico previsto. En el máster oficial de un año, esta tasa de idoneidad es del 70,4%. Tanto en grado como en máster oficial, las mujeres observan mejores registros que los hombres y, por tipo de universidad, los máximos se logran en las privadas presenciales. En el caso del grado, la diferencia entre sexos ronda los 20 puntos”. 

Es una situación que se debería revertir, porque, de seguir la tendencia, se va a provocar que España se convierta en un país envejecido, provocando que se acabe con déficit de trabajadores, no pudiendo pagar pensiones ni otras cosas.

FUENTES:

  1. Sobrecualificación y desempleo juvenil. Dinámicas de inserción laboral de los titulados universitarios. FUNDACIÓN LA CAIXA: https://observatoriosociallacaixa.org/-/sobrecualificacion-y-desempleo-juvenil-dinamicas-de-insercion-laboral-de-los-titulados-universitarios
  2. Relación entre los graduados universitarios y el mercado de trabajo en España. FUNDACIÓN CYD: https://www.fundacioncyd.org/graduados-universitarios-mercado-de-trabajo-en-espana/
  3. El mercado laboral español deja fuera a 67.000 nuevos titulados cada año. EL ECONOMISTA: https://www.eleconomista.es/primer-empleo/noticias/7158227/11/15/El-mercado-laboral-deja-fuera-a-67000-titulados-cada-ano.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s