Derecho general

¿Cómo tomar buenas decisiones? Consecuencias jurídicas de una mala decisión

La toma de una buena decisión es una variable en la vida de todas las personas. La vida está formada por la toma de decisiones, y, dependiendo en si es una buena o una mala situación, habrá que atenerse a las consecuencias.

En base a ese hecho de que siempre hay obstáculos en la toma de decisiones y en la consecución de esas decisiones.

Una vez dicho esto, cabe señalar que “la idea es de definir protocolos de actuación para acontecimientos que no son rutinarios pero que podrían pasar.

Si alguien tarda 5 minutos en presentar su pregunta en una sesión con alumnos de preguntas/respuestas, le pongo en espera hasta la siguiente pregunta.

Si vuelve a hacerlo en su segunda pregunta, le interrumpo y le pido ir al grano para respetar el tiempo de todos.

Este método del «Si…Entonces…», es otro mecanismo de automatización basado en la anticipación de cosas que pueden pasar tremendamente eficaz.

Con las Rutinas y el «Si…Entonces…» ya hemos arreglado la toma de decisión del 99% de todas las decisiones que tienes que tomar cada día.

Nos queda por arreglar el tema de las decisiones complejas y difíciles. Son decisiones atípicas y no muy comunes. El resultado es muy difícil de prever.

De hecho, los seres humanos no estamos bien preparados para hacer estimaciones en tiempos, probabilidades o resultados esperados de ciertas actividades que conllevan riesgo.

Aún así, tendremos que lidiar con esta toma de decisión también, porque el riesgo está en el ADN de la vida humana.

Veamos ahora cómo hacerlo de la mejor forma posible.

El complicado arte de tomar una decisión difícil

Hemos empezado con las decisiones sencillas, rutinarias, que podemos resolver en cuestión de segundos: cómo vestirnos, qué comer, qué mirar en la TV esta noche.

Pero existen otro tipo de decisiones mucho más complejas. 

Te presento algunas que todos hemos tenido que tomar en algún momento:

  1. ¿Qué carrera estudiar?
  2. ¿En qué ciudad vivir?
  3. Cambiar de trabajo o no
  4. Separarte de tu pareja o no
  5. Casarse o no
  6. Tener hijos o no
  7. Ahorrar dinero o gastarlo para un viaje de ensueño
  8. Etc.

Cada decisión compleja conlleva normalmente:

  1. Incertidumbre – Nadie puede prever el futuro, tomar una decisión es apostar por una opción.
  2. Complejidad – Es siempre complicado de separar el síntoma de la causa. En muchos casos hay un efecto dominó con elementos interconectados.
  3. Riesgos – El impacto de estas decisiones puede ser grande. Piensa en un cambio de estrategia para una empresa o la decisión de separarte de tu pareja, por ejemplo.
  4. Alternativas – Para llegar a cada una de las decisiones que tomas, siempre tienes que estudiar las distintas alternativas que existen.
  5. Aspectos emocionales – Algunas de estas decisiones afectan personas, y es imposible saber, de antemano, cómo van a reaccionar.

Es por esta razón que es conveniente tener una metodología seria para poder tomar mejores decisiones, analizando de forma objetiva las distintas opciones que se ofrecen para cada problema.

La idea es no basarse únicamente en tu intuición sino disponer de un método más analítico para poder analizar cada alternativa posible.

Te presento el método de notación AICE:

– A de Alcance: cuántas personas están afectadas por esta decisión.

  1. 1 persona | 10 personas | 1000 personas

– I de Impacto: ¿Cuál es el impacto medio de esta decisión?

  1. 3 = impacto masivo | 2= Impacto Alto | 1 = Impacto Mediano | 0,5 = Impacto Bajo | 0,25 = Impacto mínimo

– C de Confianza: ¿Cuál es riesgo? ¿Qué nivel de confianza tienes para llegar a buen puerto?

  1. 100% = Domino estas habilidades | 80% = Confianza Mediana | 50% = Confianza baja | 25% = Nunca lo he hecho y riesgo máximo

– E de Esfuerzo: ¿Qué esfuerzo (Tiempo y Dinero) tengo que hacer para realizar cada una de las alternativas?

  1. Cuantos días de trabajo conlleva cada opción que has estudiado durante la toma de decisión. Cuanto te cuesta cada opción
  2. 3 = Esfuerzo masivo | 2= Esfuerzo Alto | 1 = Esfuerzo Mediano | 0,5 = Esfuerzo Bajo | 0,25 = Esfuerzo mínimo

Scoring de cada alternativa

  1. S = A* I * C / E (Hay que dividir por el Esfuerzo, los demás parámetros se multiplican)
  2. La alternativa que obtiene la nota más alta es la mejor opción posible

Vamos a ilustrarlo con una decisión concreta.

Problema: Cómo lanzar tu negocio online

  1. Alternativa 1: Procrastinar y no lanzarlo
  2. Alternativa 2: Lanzarlo en solitario, método prueba-error
  3. Alternativa 3: Comprar un training online y lanzarlo
  4. Alternativa 4: Contratar a un mentor y lanzarlo
Tomar decisiones - Alternativas

En ambos casos, el alcance es una persona, porque puedes lanzar tu negocio online sin dejar el trabajo que tienes ahora. Así que el impacto de esta decisión no afecta la economía familiar. 

El principal impactado serás tú, el que quiere emprender.

De cara al impacto de cada alternativa. 

La primera alternativa, presupone que no vas a hacer nada. Impacto mínimo a 0,25.

Las otras 3 alternativas comparten el mismo impacto: la valoración del beneficio de haber lanzado un negocio online (ingresos extras, mayor libertad, minimizar riesgos de despido, etc…). Impacto máximo a 3.

Ahora tenemos que estudiar los riesgos (Confianza):

  1. Si no haces nada nuevo – alternativa nº1 –, pues Confianza al 100%. Dominas a la perfección lo que te hace tan infeliz hoy 😀
  2. Si lo haces todo en solitario – alternativa nº2 – riesgo máximo = Confianza mínima 25%
  3. Si compras un training – alternativa nº3 – puedes seguir un método y unirte a un grupo de emprendedores – riesgo menor = Confianza 50%
  4. Si decides contratar a un mentor – alternativa nº4 – alquilas el cerebro de un especialista y lo pones a trabajar en tu propio proyecto – riesgo reducido = Confianza 80%

Ahora tenemos que estudiar el esfuerzo:

  1. Si no lanzas tu negocio– alternativa nº1 – Esfuerzo 0,5, no hay cambios frente a la situación actual, solo el coste emocional de no hacer lo que realmente quieres hacer
  2. Si lo haces todo en solitario – alternativa nº2 – desgaste máximo = 3 (perdido de foco, centenares de horas perdidas en hacer cosas irrelevantes)
  3. Si compras un training – alternativa nº3 – desgaste menor = 2 (sigues un método)
  4. Si decides contratar a un mentor – alternativa nº4– desgaste mínimo = 1 (sigues un método personalizado a tu contexto y el mentor te corrige, paso a paso)

En muchos casos, tendrás que tomar decisiones sin tener claro el posible resultado de tu decisión:

  1. Decides casarte sin tener garantías de que estás con la mujer de tu vida
  2. Decides tener hijos sin tener garantías de que vas a ser un gran padre
  3. Decides comprar una casa sin tener garantías de que es la casa de tu vida
  4. Etc.

Tienes siempre que balancear, el Impacto (o los beneficios esperados) con La Confianza (o el riesgo de que salga bien).

Como puedes ver, esta metodología te permite reflexionar de forma más objetiva sobre las alternativas, pero no tenemos una fórmula matemática ni un algoritmo que nos permite tomar decisiones 100% seguras.

Hasta en los sistemas de trading automatizado que toman decisiones muy rápido, el riesgo se racionaliza, pero nunca se elimina.

Frente a esta realidad (el riesgo nunca desaparece), mucha gente entra en un bucle de analizar opciones… y así no tomar decisiones.

La magia solo llega con acciones nuevas

Verdad verdadera. 

Todas las cosas más grandes que han logrado en tu vida han empezado con una decisión valiente.

Y seguramente un compromiso grande.

La adquisición de nuevas competencias.

Muchos esfuerzos consistentes en el tiempo.

El punto de partida siempre es el mismo: decidir intentarlo y dar lo mejor de ti en cada momento.

El mejor método para tomar decisiones difíciles es…

Definir una fecha tope para comunicar tu decisión.

Anunciarlo en público para no poder dar marcha atrás.

Antes de empezar con el proceso de análisis de opciones.

Es fundamental para no quedarse atrapado en el análisis permanente.

Si después de analizar todas las alternativas, sigues con 2 alternativas igual de atractivas e igual de arriesgadas, tan solo tendrás que decidirte por una de ellas.

Es allí dónde la intuición vuelve a cobrar protagonismo.

Si no sabes qué elegir después de haber analizado de forma analítica tus opciones, elige la alternativa que más te emociona.

Básicamente, tan solo tienes que tomar tu decisión y comunicársela a todos los involucrados para pasar a la acción masiva cotidiana.

Son los actos los que construyen leyendas y legados, no las decisiones.

No se triunfa siempre. 

Pero a menudo se aprende más en la dificultad que en el éxito.

Decide las cosas que quieres experimentar sí o sí, despegándote de las metas relacionadas con estas decisiones.

Lo que debería motivarte a actuar no es el sueño del estilo de vida de un emprendedor de éxito, sino que eres un ser súper creativo y disfrutas ayudando a los demás.

Así te garantizas que disfrutas del proceso, no que te has enamorado ciegamente de los resultados del proceso, sin estar dispuesto a pagar el precio de este sueño: aprendizajes y esfuerzos.

¿Cómo aprender a tomar buenas decisiones, en casos complejos?

A modo de resumen, el proceso de toma de una decisión difícil se agiliza cuando:

  1. Te conoces bien: el autoconocimiento es clave para tomar mejores decisiones personales. Esas decisiones positivas nacen de la claridad que tienes sobre tu Qué y tu Por qué.
  2. Alineas tus decisiones con tus sueños y valores: Es la mejor forma de sentirte bien. Cuando te encuentras en una situación el la que se debe elegir entre dos opciones y no es fácil elegir una de la otra, recurre a tus valores, para elegir una de las 2 opciones.
  3. Te dejas tiempo para explorar alternativas y validar opciones: no hay buena decisión sin una reflexión profunda. Identifica alternativas en el mercado. Indaga en Pro’s y Contra’s. Sigue el método de valoración AICE.
  4. Te pones una fecha tope: Si no lo haces el tiempo se expandirá al infinito (Ley de Parkinson), y entrarás en un bucle permanente de análisis sin tomar nunca decisiones. 
  5. Te despegas del resultado de la decisión: o se gana o se aprende, en ambos casos es valioso. El proceso debería motivarte más que la meta.

Por qué no tomar decisiones es una mala opción

Pasan 3 cosas cuando retrasas de forma regular una serie de decisiones importantes que sabes que tienes que tomar:

  1. Generas deudas adicionales: será más difícil lo que tienes que hacer para superar este tema.
  2. Retrasas el punto de beneficios: a consecuencia del punto anterior, tardarás más en llegar en el punto de equilibrio, el momento en el que los beneficios superan el esfuerzo realizado.
  3. Limitas el impacto al que podrás llegar: si te proyectas a muy largo plazo, tu impacto máximo será menor, ya que ya tardado más en activar el efecto compuesto.
Tomar decisiones - Resultados/tiempo

Todas las decisiones sufren este ciclo:

  1. Despedir a un empleado
  2. Separarte de tu pareja
  3. Dejar tu trabajo para emprender
  4. Ahorrar dinero e invertir para tu jubilación
  5. Tomarte en serio esto de cuidar tu cuerpo y tu salud (Dormir, Ejercicio, Comida)
  6. Realizar tu “Bucket List” (Los proyectos que te gustaría hacer antes de morir)
  7. Etc…

Postergar, echar la mirada por otro lado, pedir su opinión a terceros (es solo marear la perdiz, estas decisiones te corresponden a ti), no son buenas opciones.

Ya ves que este problema lo tenemos en el caso de decisiones complejas (que impactan la vida de terceros) o sencillas (que comer hoy, hacer o no hacer ejercicio).

14 trucos sencillos para ayudarte a tomar decisiones correctas si eres emprendedor

Ahora quiero aterrizar una serie de instrucciones básicas para ayudarte a tomar mejores decisiones si eres emprendedor.

En efecto, los emprendedores tienen que tomar más decisiones y a menudo decisiones más complejas, por la naturaleza de su actividad, llena de incertidumbre y cambios”.

Estos puntos sobre cómo tomar importantes, pero muchas veces la toma de decisiones se ve truncada por el hecho de los miedos que aparecen a la hora de tomar decisiones. Hay que tener en cuenta que estos miedos son algo normal en todas las personas y en todo tipo de decisiones a tomar. Que no sólo típico en un tipo de personas”.

Como conclusión, se puede afirmar que el acto de toma de decisiones está condicionado por las circunstancias que nos rodean, las cuales, a su vez, condicionan las consecuencias de esa toma de decisiones a un lado o a otro.

FUENTES:

  1. 7 consejos para tomar buenas decisiones. NOTICIAS UNIVERSIA: https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2014/07/14/1100505/7-consejos-tomar-buenas-decisiones.html
  2. TOMAR DECISIONES: ¿CÓMO MEJORAR LA TOMA DE DECISIONES IMPORTANTES Y EVITAR LA FATIGA DE DECISIÓN EN TU DÍA A DÍA? LIFE STYLE AL CUADRADO: https://www.lifestylealcuadrado.com/tomar-decisiones-pasar-accion/
  3. Las seis decisiones más importantes que toda persona tiene que tomar en su vida. EL CONFIDENCIAL: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-10-13/decisiones-importantes-tomar-en-su-vida-felicidad_1453845/
  4. ¿Cómo tomar buenas decisiones? LA MENTE ES MARAVILLOSA: https://lamenteesmaravillosa.com/decisiones-2/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s