Derecho general

¿Debe la Sanidad española continuar siendo totalmente gratuita y protectora o se debería adoptar algún sistema como los existentes en otros países europeos?

La situación actual de la Sanidad española está en la encrucijada. Desde la entrada en democracia. Ante esta situación, surge la duda de si la gestión de la sanidad española debe ser totalmente gratuita o si debe gestionarse el sistema de otra manera.

Ahora mismo, cabe señalar que “

el gasto sanitario fue recortado en casi todos los países de la UE por los problemas económicos derivados de la crisis. Grande fue el esfuerzo que los sistemas sanitarios europeos tuvieron que realizar para hacer frente a estas carencias. En España el repunte en el gasto sanitario fue menor que en otros países la región, con un 9,2% del PIB frente a la media del 9,9% de la Unión Europea. Frente a una inversión más reducida, la sanidad española sigue siendo de las mejores.

Por ejemplo, la baja mortalidad se convierte en uno de los grandes indicativos de la calidad de los servicios sanitarios y, dentro del estudio europeo, se refleja que contamos con más médicos per cápita que la media europea, frente a un número inferior a la media en cuanto a enfermeros.

Una de las conclusiones del estudio para la sanidad española es que, como uno de los retos para el futuro, España tendrá que invertir más en el Sistema Nacional de Salud, lo que podría traducirse en un gasto público mayor o en más impuestos o requerimientos de copago sanitario. Los dos escollos a los que hacer frente en los próximos años serán el innegable progreso tecnológico y el no menos preocupante envejecimiento de la población”.

Pero una vez dicho esto, cabe señalar que el copago no es suficiente, ya que nuestro sistema es más garantista que otra cosa.

Aquí también cabe señalar que “

En cuanto a la situación actual de nuestro sistema sanitario, José Manuel Romay Beccaría ha declarado que “es muy equitativo, con aseguramiento universal y financiación pública y, en este aspecto, es un modelo admirado por todo el mundo. Tenemos unos médicos y un profesional sanitario que se puede comparar también con los mejores del mundo; un equipamiento en edificios y tecnología, también comparable con los países más avanzados; pero tenemos problemas de eficiencia como consecuencia del modelo organizativo, que es demasiado rígido, burocrático, sin motivación científica y económica para los profesionales”. En este sentido, añadió que “lo que hay que cambiar es justamente ese modelo organizativo para implantar uno con autonomía en los centros, responsabilidad de los profesionales y libertad de elección de los ciudadanos para ser atendidos en centros públicos o privados concertados, cuyos indicadores de calidad estén respaldados por agencias independientes”.

Por su parte, Bernat Soria, ha destacado que “el sistema sanitario español siempre ha sido una de las instituciones españolas mejor valoradas por los ciudadanos, especialmente lo que se refiere a sus profesionales”. Según Soria, “las claves para mantener y consolidar la sostenibilidad de nuestro modelo sanitario se basan en cuatro patas fundamentales: estructura financiera, capital humano, gestión eficiente e incorporación de la calidad y la innovación”. En palabras de Julián García Vargas, “el problema básico de nuestro sistema sanitario es la deuda de 12.000 millones de euros, que no puede seguir creciendo y que ya recae sobre proveedores y pequeñas y medianas empresas. La difícil situación financiera que estamos viviendo hace que la contención e incluso la reducción del gasto público sea una necesidad imperiosa, algo que afecta tanto al sistema sanitario como al conjunto del gasto público. El sistema sanitario español se ha acostumbrado a vivir en permanente expansión, y ahora mismo eso ya no es posible, por lo que el próximo año se tendrá que hacer un esfuerzo muy grande de contención que afectará a toda la actividad”.

También se han analizado otras cuestiones, que hacen referencia especialmente al papel más activo de los pacientes, que van a tener gran protagonismo en la elección del centro y del médico que les atienda, lo que, sin duda, ha manifestado el Dr. Macaya, “comportará una mayor trasparencia del sistema sanitario”. El copago ha sido otro de los temas protagonistas del debate y de él se ha analizado la posibilidad de que pueda contribuir de forma positiva a dar más racionalidad y rentabilidad al sistema, “además de hacer al paciente más partícipe de la gestión del modelo sanitario”, ha declarado el presidente de la SEC. Por su parte, según Romay Beccaría, “el copago tiene muchas dificultades de lograr una implantación equitativa y rentable y lo más importante y urgente es que se mejore la eficiencia del sistema porque esa mejora puede significar una autonomía muy importante”. Además, añadió que hay que controlar mejor el gasto farmacéutico “mediante el impulso creciente de los genéricos y la aplicación rigurosa de los precios de referencia”. Para Bernat Soria, “el copago no tiene sentido como una fórmula aislada, sino que se tiene que analizar en un conjunto. Cuando analizamos la sostenibilidad del sistema sanitario debemos hacerlo de forma global, en su conjunto, y siendo así, se darán las condiciones para un gran pacto social”.

Además, los participantes han comentado la importancia de establecer la claves para lograr el ambicioso reto de crear un sistema sanitario de calidad, pero también sostenible en un contexto de crisis financiera y de cambios, debidos, fundamentalmente, a una mayor esperanza de vida entre la población, a los avances médicos de los últimos años y a la cronicidad de muchas enfermedades. La innovación y los avances tecnológicos se han formulado como elementos imprescindibles para asegurar la calidad del sistema sanitario. “La investigación y la innovación son la clave de la calidad de nuestra asistencia médica que está entre las mejores del mundo y por tanto debemos de potenciarlas todo lo posible”, ha manifestado Romay Beccaría.

Según el presidente de la SEC, “se ha tratado de un encuentro que responde a un formato nuevo y original y que será el primero de varios debates que, desde la SEC y el Consejo Asesor, queremos llevar a cabo en los próximos meses, con el fin de dar cabida y protagonismo a todos los agentes sanitarios”. En referencia en concreto a este debate, el Dr. Carlos Macaya ha puesto de relieve la originalidad del encuentro, que ha reunido a varios ex ministros de Sanidad “que han proporcionado su opinión sobre diversos temas de actualidad de nuestro sistema sanitario en un momento en el que no poseen una responsabilidad directa, lo que, sin duda, favorece la libertad y la trasparencia de sus comentarios”.

Como conclusión, se puede decir que nuestro sistema nacional de salud necesita una reforma a fondo, además de que se devuelvan las competencias asumidas por las Comunidades Autónomas, al Estado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s