Derecho, Incapacitación de personas

La incapacitación de una persona. Circunstancias que rodean el proceso de incapacitación, regulación y solicitud. Parte I

La incapacitación supone privar a una persona de los medios necesarios para gobernarse a sí misma.

En primer lugar hay que destacar que “cuando determinadas personas no pueden regirse por sí mismas, ya sea por
enfermedades o deficiencias persistentes, sean psíquicas o físicas, que le impiden gobernarse por sí mismas, en estos casos necesitan que el derecho les de protección, necesitan que otra persona decida por ella sobre su persona y bienes, y para ello se debe proceder a su incapacitación“.

En primer lugar hay que destacar que “la incapacidad es un estado civil que debe ser declarado judicialmente y que viene referido a aquellos supuestos en que la persona, por motivo de una discapacidad o enfermedad que afecta a su facultad de querer y entender, necesita a otro que vele por sus intereses personales y patrimoniales y le proteja.

El aspecto de la protección personal del incapaz es, obviamente, el que debe primar en todo caso, no obstante a todos nos resulta conocido, ni que sea por referencia, aquel supuesto típico de persona de edad avanzada que, con el paso del tiempo, ha ido perdiendo facultades psíquicas y ha sido objeto de algún tipo de abuso por parte de desaprensivos que, viendo la ocasión de
beneficiarse de una disposición patrimonial a su favor han aprovechado la situación, ya sea desde beneficiarse de entregas de dinero en efectivo a conseguir disposiciones testamentarias o actos de donación a
su favor.

Como no podría ser de otra manera, este tipo de actuaciones podrían ser impugnables, no obstante, ello exigiría

instar un procedimiento judicial en el cual básicamente, a buen seguro, se presentaría una grave dificultad en materia probatoria. Y ante ello nos preguntamos ¿Por qué no prevenirlo? ¿Por qué no evitarlo? Tenemos medios para ello, el procedimiento de incapacitación suele ser la medida preventiva idónea.

Así existe un proceso judicial específico que incapacita jurídicamente a la persona que ha perdido la capacidad de autogobernase y le asigna un tutor que vele por sus intereses”.

También se ha de señalar que “la incapacitación judicial es una figura que tiene mala prensa, pero que en realidad es todo lo contrario. Está pensada precisamente para proteger a las personas cuando llegan a una situación en la que no pueden valerse por sí mismas, por ejemplo, para que no se aprovechen de ellas terceras personas.

Hay muchos controles con respecto a la
incapacitación de los progenitores, cónyuges o familiares, de forma que nunca se les va a perjudicar, sino que estarán protegidos por la ley. El Ministerio fiscal vela asimismo por el incapaz a lo largo de todo el procedimiento y a lo largo de toda la incapacitación”.

En cuanto a los requisitos para la incapacitación, hay que destacar que “el régimen jurídico de la incapacitación exige una doble garantía a favor de la persona:

  • la necesidad de una sentencia que culmine un proceso judicial declarativo
  • la constatación de la existencia de causas de incapacitación debidamente acreditadas.

Por lo tanto, podríamos decir que los REQUISITOS BÁSICOS exigidos para la declaración de incapacitación judicial son:

Que se padezca una enfermedad o deficiencia de carácter físico o psíquico,
que debe referirse en términos generales a aquellos estados en los que se da un impedimento físico, mental o psíquico, permanencial y a veces progresivo, que merma la personalidad, la deteriora y amortigua, con efecto en la capacidad volitiva y de decisión, incidiendo en su conducta al manifestarse como inhabilitante para el ejercicio de los derechos
civiles y demás consecuencias.
Persistencia de la enfermedad
o deficiencia que impide el autogobierno del presunto incapaz, entendiendo que dicha enfermedad debe tener cierta duración, continuidad o permanencia.
La ausencia (o deficiencia) del autogobierno por el incapaz. Esto se refiere a la ausencia de posibilidad, habilidad o facilidad de entendimiento”.

Por lo que respecta a la solicitud, se debe señalar que “la solicitud de declaración judicial de incapacidad deberá realizarse
mediante demanda, la cual deberá ser elaborada, y presentada, por profesionales habilitados para ello (abogado y procurador).

Junto con la demanda, y de forma enunciativa, deberán acompañarse, entre otros, los siguientes documentos:

  1. Certificado de nacimiento del presunto incapaz.
  2. Certificado de empadronamiento del presunto incapaz.
  3. Informes médicos e informe pericial.

Si bien existen otras alternativas jurídicas que persiguen la protección del, presunto, incapaz (nombramiento de tutor mediante
autotutela, poderes provisorios o, incluso, el testamento vital), la incapacitación judicial es la más empleada como solución a una situación que afecta, y afectará en el futuro, a una gran parte de la población”.

Por lo que respecta al procedimiento, se debe señalar que “el procedimiento se inicia con demanda, siendo necesaria la representación de procurador y la asistencia de abogado, el demandado será el presunto incapaz, que podrá nombrar abogado para que le defienda, y si no lo nombra lo defenderá el Ministerio Fiscal o en su caso, cuando haya sido el Fiscal el promotor del procedimiento, un defensor judicial.

Habrá que acreditar las limitaciones psíquicas o físicas que impiden al presunto incapaz decidir por sí sólo sobre su persona y su patrimonio, será necesario acompañar los informes médicos pertinentes, sin perjuicio de practicar durante el proceso una prueba pericial médica o el examen del médico forense. El juez oirá a los parientes más próximos del presunto incapaz y examinará a éste por sí mismo.

¿Qué es lo que se decidirá en la Sentencia?

El juez en Sentencia se pronunciará sobre si procede o no la incapacitación, y en caso afirmativo determinará la extensión y los límites de ésta, así como el régimen de tutela o guarda a que haya de quedar sometido el
incapacitado.

Si procede se podrá pronunciar sobre la necesidad de internamiento. Además, si se hubiere solicitado en la demanda, el juez nombrará a la persona o personas que, con arreglo a la Ley, hayan de asistir o representar al incapaz y velar por él, normalmente un tutor”.

FUENTES:

  1. La incapacitación Judicial: ¿qué necesitas saber?: https://www.agmabogados.com/la-incapacitacion-judicial-que-necesitas-saber/
  2. La incapacitación judicial. Mundo jurídico: https://www.mundojuridico.info/la-incapacitacion-judicial/
  3. Cuándo y cómo es posible declarar la incapacidad de una persona: https://mymabogados.com/incapacitacion-cuando-y-como-se-puede-declarar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s