Administración de Justicia, Administración Pública, Derecho general

Estatuto de los cuerpos de funcionarios al servicio de la administración de justicia. Parte I

Hay que destacar que, principalmente, la normativa aplicable sobre la funcionarios publicos al servicio de la Administración de Justicia se encuentra e el Libro VI de ma Ley Orgánica del Poder Judicial, así como en el Real Decreto 1451/2005, el Real Decreto 796/2005, y, de forma subsidiaria, el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre.

Esta es la principal normativa aplicable a los funcionarios de la Administración de Justicia. Aunque también hay que señalar que les es de aplicación la Ley de incompatibilidades del personal al servici de las Administraciones Públicas, así como la Ley Orgánica 1/1985, de 18 de enero, de incompatibilidades del personal al servicio del Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, componentes del Poder Judicial y personal al servicio de la Administración de Justicia, Tribunal deCuentas y Consejo de Estado, la Resolución de 5 de diciembre de 1996, de la Secretaría de Estado de Justicia, por la que se dictan instrucciones sobre jornada y horarios en el ámbito de la Administración de Justicia, la Instrucción de 12 de junio de 1997, de la Secretaría de Estado de Justicia, sobre el sistema de control del cumplimiento de la jornada y horarios establecidos en el ámbito de la Administración de Justicia, la Orden JUS/615/2012, de 1 de marzo, por la que se regula la duración de la jornada general de trabajo en cómputo anual y las de las jornadas en régimen de dedicación especial para el personal al servicio de la Administración de Justicia.

Respecto a este personal hay que destacar que “se trata de órganos unipersonales o colegiados, todo juzgado o tribunal se integra por una pluralidad de sujetos, jerárquicamente organizados, cuya función es facilitar la labor del personal juzgador.
La legislación orgánica procesal estructura al personal de los órganos jurisdiccionales en diferentes niveles, con diferentes cometidos pero organizados en virtud de criterios administrativos de coordinación y
eficacia. Los sujetos de cada uno de los niveles conforman un Cuerpo de funcionarios (lo cual no extraña siendo la jurisdicción una función estatal y los jurisdiccionales órganos públicos). En orden decreciente a su cualificación académica, los funcionarios al servicio de la Administración de Justicia son el Secretario Judicial, por una parte, y por otra los miembros de los Cuerpos de Gestión Procesal y Administrativa, de Tramitación Procesal y Administrativa, y de Auxilio
Judicial. Tradicionalmente, los anteriores funcionarios tenían en común, por contraposición con los Jueces y Magistrados, la no atribución por la ley de funciones decisoras, sin embargo, en los últimos años el Secretario Judicial, tradicionalmente exclusivo titular de la fe pública procesal, ha ido asumiendo funciones que normalmente corresponderían al juez, en la medida en que implican la adopción de decisiones dentro del proceso, si bien circunscritas al ámbito de lo procesal: desde la Ley Orgánica del Poder Judicial, el Secretario dicta las diligencias de ordenación, resoluciones de ordenación formal del proceso que cumplen la función antiguamente atribuida a las providencias de mera tramitación, es decir,
las resoluciones judiciales de carácter automático dictadas en el proceso para el impulso procesal. Con la reforma de la Ley Orgánica 19/2003, las funciones decisoras del Secretario Judicial se han potenciado
(juntamente con las de gestión de personal), a partir de la intención de convertirlo en “juez de lo procesal”, y de reservar a los jueces y magistrados para la decisión del fondo del litigio que construye objeto del proceso; una pretensión pendiente de desarrollo en las normas procesales.

Quizá por ello, y quizá también por su condición de experto licenciado en Derecho, la noción de funcionarios al servicio de la administración de Justicia suele reservarse a los integrantes de los otros Cuerpos
administrativos pertenecientes a la estructura de los tribunales. La propia Ley Orgánica del Poder Judicial regula por separado al Secretario Judicial (Libro V) y al personal al servicio de la Administración de Justicia (Libro VI), por mucho que las
normas sobre ingreso y cese puedan ser comunes a ambos. Estos funcionarios trabajan bajo la dirección del Secretario, que es el jefe de personal de la oficina judicial y de los servicios comunes de los
juzgados y tribunales. Además de los señalados, existen otros cuerpos de
funcionarios al servicio de la Administración de Justicia, situados
orgánicamente extramuros del órgano jurisdiccional, como a continuación
veremos”.

Por otro lado, hay que decir que ”

Todos estos funcionarios se integran en Cuerpos Nacionales
y forman parte también de la denominada administración de la
Administración de Justicia, por lo que su competencia reglamentaria y
disciplinaria pertenece al Ministerio de Justicia o a las Comunidades
Autónomas.

Tales Cuerpos Nacionales se dividen en Generales y Especiales. Son generales los Cuerpos de Gestión Procesal y Administrativa, de Tramitación Procesal y Administrativa y los de Auxilio Judicial, y son especiales el resto.

El ingreso a los Cuerpos se efectúa mediante oposición o concurso-oposición, convocados por el Ministerio de Justicia.

1.1. Los Cuerpos de Gestión procesal y administrativa

Los funcionarios de este Cuerpo integran los tradicionalmente denominados Oficiales
de la Administración de Justicia. Para el ingreso al Cuerpo se requiere ser Diplomado Universitario, Ingeniero Técnico, Arquitecto Técnico o equivalente (art. 475.a).

Los oficiales de la administración de justicia colaboran, bajo la supervisión del Letrado de la Administración de Justicia, en la actividad procesal de nivel superior mediante la tramitación de procedimientos que exijan interpretaciones normativas, firman las comparecencias, documentan los embargos y lanzamientos, pueden redactar
notas que no sean de prueba, sino de referencia, resumen y examen del
trámite, realizan tareas de registro, emiten copias simples de documentos, pueden asumir la Jefatura de las Unidades de Apoyo o de los Servicios Comunes, efectuar tareas de gestión administrativa, de personal y de material, y desempeñar puestos en las unidades administrativas, así como ejercer la Secretaría de los Juzgados, pueden
intervenir, como fedatarios, en una diligencia de registro y levantar acta.

1.2. El Cuerpo de Tramitación procesal y administrativa

Bajo esta denominación engloba la LOPJ a los tradicionalmente denominados Auxiliares.de la Administración de Justicia. Para el ingreso al Cuerpo se requiere
estar en posesión del título de Bachiller o equivalente (art. 475.a).

Son funcionarios de apoyo a la gestión procesal, que bajo la dependencia de los funcionarios del Cuerpo de Gestión y en último término del Letrado de la Administración de Justicia, realizan tareas
ejecutivas, tales como la tramitación general de los procedimientos mediante el empleo de métodos mecánicos u ofimáticos, confeccionando la totalidad de los documentos, autos y expedientes procesales, incluidas las cédulas de los actos de comunicación, llevan el registro y
clasifican la correspondencia, pudiendo desempeñar su función tanto en las oficinas judiciales, como en las unidades administrativas (art. 477).

1.3. El cuerpo de auxilio judicial

Por funcionarios del Cuerpo de Auxilio Judicial cabe entender a los comúnmente llamados Agentes judiciales. Para su ingreso se exige el título de graduado en ESO o equivalente (art. 475.a).

Estos funcionarios, que cuando actúan como policía judicial, tienen el carácter de Autoridad, tienen como cometido practicar todos los actos de comunicación (notificaciones, citaciones y emplazamientos), la ejecución de embargos y lanzamientos, mantener el orden en las vistas, realizar funciones de archivo y velar por el correcto funcionamiento de
los medios técnicos del Tribunal, pudiendo desempeñar también su actividad, tanto en la oficina judicial, como en las unidades
administrativas (art. 478)”.

Principalmente son los funcionarios que encontramos trabajando en los juzgados y tribunales cuando acudimos a interponer una denuncia y con quienes primero nos relacionamos.

En otro artículo posterior se explicarán el resto de cuerpos y cómo han de actuar.