Derecho, Drones

Aplicaciones legales de los drones

Los Drones en la sociedad actual en manos de los particulares están aumentando de manera significativa. Y aquí surge el problema que le den esos particulares, en cuanto al ejercicio de los derechos fundamentales por el resto de ciudadanos.

En primer lugar, cabe señalar que “la visión de los fabricantes de drones frente a la perspectiva de las aseguradoras, así como la protección de derechos fundamentales y las implicaciones de índole penal que puedan derivarse de su vulneración, son algunos de los aspectos que preocupan a los que encuentran en este sector un mercado de negocio emergente.

En EEUU ya hay más de 30.000 pilotos profesionales de dron. Y en España están registradas más de 4.000 empresas y el Ministerio de Fomento espera llegar a las 51.400 en 2035.

Estas aeronaves pilotadas por control remoto están reguladas por  la Ley 18/2014 de 15 de octubre, de Medidas Urgentes de Crecimiento, Competitividad y Eficiencia y por el Real Decreto 1036/2017 de 15 de diciembre, que modifica el Reglamento del aire y el de Circulación Aérea.

Tanto la Ley en su artículo 50 como el Real Decreto en el 26, establecen como obligación del operador de drones la protección de la intimidad y de los datos. 

El nuevo marco legal amplía el uso profesional a zonas de vuelo antes prohibidas como el vuelo en ciudades o los vuelos nocturnos, lo que sin duda impulsará la industria de los drones con nuevas actividades como el control de tráfico o la seguridad, por decir sólo algunas.

Para operar profesionalmente con drones es necesario estar en posesión del título específico y que el aparato cuente con una placa identificativa, entre otros requisitos.

La nueva legislación también establece las normas para el uso recreativo de drones para lo que no es necesario tener título ni identificar el aparato con una placa, pero sí es necesario tener los conocimientos para pilotarlo con seguridad.

Las normas de uso van a variar dependiendo del peso del aparato. Así, el peso máximo para considerar un dron de uso recreativo es de 2 kilos.

Daños y accidentes

En una mesa redonda organizada en estos días por el despacho Pérez-Llorca, Laura Ruiz, abogada senior del equipo de Litigación de Arbitraje de la firma, hizo un análisis jurídico de la responsabilidad civil de los fabricantes y operadores de drones, introduciendo el marco normativo y tratando el difícil asunto de la ley aplicable.

También resaltó los distintos escenarios en los que podrían producirse daños por productos defectuosos y presentó el régimen de responsabilidad de los operadores de drones, terminando con el impacto que el régimen de responsabilidad podría tener sobre el aseguramiento.

En caso de accidente, o de incidente grave, comentó, es obligatoria la notificación a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de la Aviación Civil y al Sistema de Notificación de Sucesos de la AESA. “Tras la notificación, las autoridades tienen la facultad discrecional de valorar si debe realizarse o no una investigación”.

También se refirió a que, en paralelo, “los afectados tendrán que notificar el siniestro a las aseguradoras del operador (o, en su caso, del fabricante) para activar las pólizas que se hayan suscrito”.

Ruiz no solo habló sobre las pólizas de seguro obligatorias como la de responsabilidad civil sino sobre “todas aquellas que sean susceptibles de cubrir el siniestro, como es el caso de una póliza de ciberriesgos, si el siniestro se debe a que se ha hackeado el software del dron”.

Los daños que pueden ocasionar los RPAs dependen mucho de su peso, por lo que para establecer el importe se establecen unas escalas con cuantías indemnizatorias máximas.

“Esta limitación de la responsabilidad facilita su aseguramiento. En este punto hablamos del seguro civil de operadores; los fabricantes no están sujetos a esta obligación pero tienen un incentivo innegable en estar asegurados adecuadamente”.

Para Ruiz, una cuestión que, sin embargo, puede provocar “discrepancias en el futuro” es la ley aplicable a los siniestros “ya que los límites indemnizatorios pueden variar entre las distintas leyes que puedan resultar de aplicación”.

A continuación, Matxalen Cruz de Llano, subdirectora técnica del Área de Transportes y Aviación de Mapfre España aportó la visión de la aseguradora, presentando la situación del mercado de drones y las ventajas que su utilización puede tener en lo que respecta a disminución de costes, reducción de impacto ambiental y creación de nuevas empresas y aplicaciones.

Cruz de Llano hizo especial hincapié en los riesgos derivados de las operaciones con estos equipos y su incidencia en la cobertura de los daños”.

Tras esta intoducción, cabe señalar que, como se ha señalado, la normativa básica está constituida por la Ley 18/2014. Por lo que a la normativa respecta, hay que decir que “el texto básico vigente en esta materia se recoge en la Sección 6ª de Ley 18/2014, con un amplio y farragoso artículo 50, completado con el régimen general de la Ley 48/1960 de 21 de julio, sobre navegación aérea y con la normativa sectorial europea a través del Reglamento C.E. 216/2008 sobre normas comunes sobre la navegación aérea; siendo la Agencia Estatal de Seguridad  Aérea (AESA) –dependiente del Ministerio de Fomento- la encargada de la regulación de las operaciones con DRONES menores 150 kg. de masa máxima de despegue y dentro del espacio aéreo español.

El punto de partida que la AESA emplea para incluir al DRONE y sus elementos auxiliares distintos de la aeronave propiamente dicha, como p.ej. la unidad de control remoto,  como aparatos regulados, es por el hecho de tratarse  de una aeronave pilotada por control remoto con uso comercial o profesional y por tanto sujeto a la legislación aeronáutica, y dejando fuera de regulación a esas mismas aeronaves con fines deportivos, lúdicos y de recreo, pero esto no significa que quedes excluidas de recomendaciones y directrices como ahora veremos.

Los DRONES como hobby

Es importante advertir, que los particulares que practiquen esta afición no están obligados a registrar su RPAS en el Registro de Matrículas de Aeronaves y no necesitan habilitación por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

La regulación de los vuelos recreativos se establece a través de la normativa de seguridad aérea empleada para el aeromodelismo y aunque esté fuera de la supervisión y competencia de la  AESA, la cual con un sentido práctico de responsabilidad, publicó una nota informativa en abril de 2014 en la que  daba las pautas legales del uso de DRONES con fines lucrativos.

Para estos fines, como ya se ha dicho, no es necesario tener la habilitación de piloto, sólo se exige volar fuera del espacio controlado con seguridad, pues los daños que se ocasionen serán responsabilidad de quien controle el DRONE.

El vuelo siempre debe estar a la vista del controlador, no podrá ascender a una altura superior  120 m. y sólo podrán volar en zonas adecuadas para ello como zonas de vuelo para aeromodelismo, estando terminantemente prohibido hacerlo en zonas urbanas, en aglomeraciones de personas como playas, parques, conciertos, bodas, manifestaciones, procesiones, eventos deportivos, etc. También está prohibido volar de noche, en las proximidades de aeropuertos, aeródromos, helipuertos y zonas donde se practique paramente o paracaidismo.

Uso profesional y comercial del DRON

Para los trabajos aéreos con aeronaves gobernadas por control remoto, tanto para vuelos técnicos o científicos (conocidos como BVLOS), ente los que se encuentran la investigación y el reconocimiento instrumental, la fotografía, la filmación, observación, vigilancia, operaciones de emergencia, salvamento y búsqueda, publicidad aérea, programas científicos, tratamientos fitosanitarios, vuelos de demostración, vuelos de I+D, etc., se distinguen tres aspectos reguladores en función de la masa máxima de despegue (MMD o MTOM), así existen unas normas específicas para DRONES < 2 kg, DRONES ≤ de 25kg y DRONES ≤ 150 kg  o > 150 kg  destinados en operaciones de extinción de incendios.

  1. Para DRONES de hasta 2 kgs de peso máximo al despegue es suficiente que el controlador disponga de una declaración responsable y la comunicación previa conforme al art. 69 de la Ley 39/2015 del PAC de las Administraciones Públicas, y  necesitará obligatoriamente la emisión de un NOTAM o mensaje emitido por ENAIRE con la información relativa al establecimiento solicitante, la condición de la instalación aeronáutica, el procedimiento de vuelo, el servicio prestado y peligro por lo que el interesado deberá presentar el impreso normalizado con antelación a 20 días a que comience la actividad y valedero por 3 meses, donde quede reflejada la información del solicitante,  la naturaleza de los trabajos, las fechas de la actividad, las zonas de trabajo, la identificación de la aeronaves y la declaración de conformidad. Estos DRONES volarán de día, en condiciones meteorológicas favorables, fuera de aglomeraciones de edificios, zonas urbanas y reuniones de personas al aire libre,  en espacio aéreo no controlado,  siempre en el área de alcance de radio de la estación de control y a una altura máxima de 120 metros. Para volar más allá del alcance visual del piloto –siempre dentro del alcance de la emisión de radio- el aparato debe contar con medios técnicos para conocer en todo momento su posición, como p.ej. GPS.
  2. Para el vuelo de  DRONES con masa máxima de despegue de hasta 25 kg. el  controlador deberá estar registrado en la AESA y habrá comunicado la declaración responsable  de art. 69 de la Ley 39/2015 a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Volarán de día, en condiciones meteorológicas favorables, fuera de aglomeraciones de edificios, zonas urbanas y reuniones de personas al aire libre,  en espacio aéreo no controlado, a una altura máxima de 120 metros y siempre dentro del alcance visual de piloto.
  3. Los DRONES comprendidos entre los 25 y los 125 kg de masa máxima de despegue o superiores a los 125 kg en labores de extinción de incendios, los pilotos deberán acreditar su habilitación y estar registrados en la Agencia, deben estar inscritos en el Registro de Matrículas de Aeronaves y las operaciones de actividad se ajustarán a las condiciones y limitaciones del régimen de autorización por parte de la AESA.

Se puede consultar el registro de operadores de RPAS en  la web de AESA http://www.seguridadaerea.gob.es/media/4305572/listado_operadores.pdf y es común para todos los vuelos de DRONES con fines comerciales o profesionales la obligación de la contratación de un seguro de responsabilidad específico para aeronaves.

Aspectos comunes vuelos lúdicos y profesionales

Para las diferentes actividades con el uso de aeronaves pilotadas por control remoto, hay que tener en cuenta la protección de otros derechos reconocidos  como la integridad física y la propia vida ante los potenciales peligros que entrañan estos aparatos y que deriva en la responsabilidad civil extracontractual, por eso y como ya hemos dichos, para los usos profesiones es obligatorio la contratación de un seguro de responsabilidad civil específico para esta contingencia y es muy recomendable para el uso lúdico.

La existencia en el mercado de DRONES de diminuto tamaño, escaso peso y de escasa sonorización externa favorecen la intromisión al derecho a la intimidad personal y familiar, atacan a la inviolabilidad del domicilio y atentan a la protección de datos de carácter personal.  Es independiente el uso recreativo o profesional del DRON a la hora de velar por las garantías constitucionalmente protegidas las cuales prevalecen ante el conflicto de ambos derechos y así se pone de manifiesto en numerosas sentencias, entre la que me gustaría citar la Sentencia nº 329/2016  de la Sala Penal del Tribunal Supremo  de 20 de abril, donde se manifiesta sobre la inviolabilidad del domicilio  que “. . . .la tutela constitucional del derecho proclamado en el apartado 2 del art. 18 de la CE protege, tanto frente la irrupción inconsentida del intruso en el escenario doméstico, como respecto de la observación clandestina de lo que acontece en su interior, si para ello es preciso valerse de un artilugio técnico de grabación o aproximación de las imágenes” refiriéndose con estas palabras a una interpretación funcional y actualizada a nuestros tiempos de lo que se debe interpretar la inviolabilidad del domicilio a través de aparatos de avanzada tecnología y por lo tanto espacio prohibido para los DRONES y que en el caso de ser empleados para un uso inapropiado pudieran tener responsabilidades jurídicas significativas para quienes las practican.

Nuevos retos reguladores

Los operadores jurídicos implicados en esta normativa, lo profesionales del sector y los aficionados a este tipo de recreo están pendientes de la publicación del texto definitivo del  Real Decreto -que ya ha sido expuesto a valoración e información por el Ministerio de Fomento-  y que regule de una vez por todas esta materia. Con él se modificará el vigente R.D. 552/2014 conocido popularmente como Reglamento del Aire y Navegación Aérea.

El ámbito de aplicación del nuevo Real Decreto afectará al territorio y espacio aéreo de soberanía española y afectará a las aeronaves y elementos que configuran el sistema de aeronaves pilotadas por control remoto, así como a las operaciones y aeronavegabilidad  realizados con ellas. Quedan fuera de su aplicación los DRONES militares, los de más de 150 kg de masa máxima al despegue, lo globos libres y los vuelos que se desarrollen íntegramente en espacio cerrados. Y obviamente se regulará las condiciones de los operadores y pilotos de estas aeronaves.

A la espera ver publicado el  texto definitivo, podemos avanzar que entre otras novedades se autorizará la posibilidad de desarrollar vuelos nocturnos siempre que cuenten con un plan de seguridad y la correspondiente autorización de la Delegación o Subdelegación del Gobierno; también se podrán autorizar el sobrevuelo de reuniones de personas y zonas pobladas con DRONES de masa crítica de despegue < 10 kg. siempre que se mantenga el contacto visual del con el piloto, con una altura máxima de los actuales 120 m  y siempre  con la zona acotada y controlada por la autoridad competente salvo que se exceda  una distancia de las personas y los edificios de  50 y 150 m. respectivamente.

Por último decir que se hacen responsables del mantenimiento a los fabricantes de las aeronaves que salgan de sus fábricas salvo alguna excepción que pueda realizar el operador,  se exige a los vendedores que lleven un libro de registro  con la identificación de los propietarios y los pilotos deberán operar con los DRONES de forma razonablemente habitual, presumiéndose que ésta se alcanza con el pilotaje de tres vuelos en los últimos tres meses”.

El problema es el uso que hacen los particulares cuando no los utilicen de forma recreativa, ya que supone el hecho de vulneración de derechos fundamentales, pues, como se dice, la maldad nunca duerme, y muchos particulares utilizan estos aparatos como cometer ciberdelitos y contra las personas. Por ello convendría controlar más el uso de estos aparatos, así como su venta y distribución.

FUENTES:

  1. Aspectos jurídicos sobre el uso de drones. ABOGADIUM: https://abogadium.com/eltintero/articulo/aspectos-juridicos-sobre-el-uso-de-drones
  2. Los drones y sus implicaciones legales: es obligatorio un seguro de responsabilidad civil. CONFILEGAL: https://confilegal.com/20181204-los-drones-y-sus-implicaciones-legales-es-obligatorio-un-seguro-de-responsabilidad-civil/
  3. El vuelo de los Drones. Privacidad y otras implicaciones legales. EUROVIMA: https://eurovima.es/blog/el-vuelo-de-los-drones-privacidad-y-otras-implicaciones-legales/
  4. GUÍA LEGAL PARA EL USO DE DRONES EN ESPAÑA. LETSLAW: https://letslaw.es/guia-legal-uso-drones-espana/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s