Derecho, Derecho de la Unión Europea, Derecho intwrnacional

El imperio Bilderberg

Hay que comenzar esta entrada diciendo que “el Grupo Bilderberg, quizás la organización secreta más controvertida del mundo, comienza este jueves una reunión de cuatro días a puerta cerrada en un lujoso resort en Montreux, Suiza.

Al encuentro están invitados unos 130 líderes de la élite política mundial, así como personalidades de la industria, las finanzas, la academia y los medios de comunicación.

Tú no estás invitado y, no importa qué periódicos leas, ni que noticieros veas, ni que redes sociales sigas: no leerás ningún reporte sobre esta cumbre, todos están prohibidos”.

Por otro lado, y para que quede claro este artículo, cabe señalar que “el Club Bilderberg es una conferencia que se celebra anualmente en distintas localizaciones y que reúne a personas influyentes de todo el mundo en los ámbitos económico, político y mediático. La naturaleza reservada del club, junto con el alto nivel de sus asistentes, han generado a su alrededor un aura de misticismo y teorías de la conspiración desde hace años.

El origen del club se remonta a los años cincuenta. Tras la Segunda Guerra Mundial y el lanzamiento del Plan Marshall, comenzó a crecer en Europa un rechazo a Estados Unidos, una visión que preocupaba a la élite europea en un contexto de Guerra Fría. Así, personalidades como el polaco Józef Hieronim Retinger  —político y activista exiliado en el Reino Unido— promovieron una conferencia con participantes europeos y estadounidenses. La intención era fomentar el atlantismo y la unidad entre Europa occidental y Norteamérica, y debatir sobre la cooperación económica y política en el marco del libre mercado y el modelo de sociedad occidental. 

La conspiración de la geopolítica

https://elordenmundial.com/conspiracion-geopolitica/embed/#?secret=ofjpMyWrcx

La primera conferencia se celebró en 1954 en el hotel Bilderberg, en Países Bajos, del que el club recibe su nombre. A ella acudieron varias decenas de delegados de varios países europeos y Estados Unidos, al menos uno liberal y otro conservador de cada país para fomentar el debate entre posiciones ideológicas opuestas. El éxito de la reunión fue tal que terminó por constituirse como institución permanente, con un comité de dirección encargado de organizar la reunión anual y con Retinger como secretario. Este comité directivo ha estado encabezado por personas como Bernardo de Lippe-Biesterfeld, príncipe consorte de los Países Bajos, Peter Carington, secretario general de la OTAN entre 1984 y 1988, o Étienne Davignon, vicepresidente de la Comisión Europea de 1981 a 1985. El presidente actual es el economista belga Victor Halberstadt. El Club Bilderberg se financia con aportaciones de capital privado que sirven para mantener los cargos permanentes de la institución, mientras que las reuniones son cubiertas por los miembros del comité de dirección del país en el que se celebra cada año.

Desde la primera reunión, se han celebrado cumbres anuales del Club Bildelberg alrededor del mundo, reuniendo a personalidades muy diversas. Algunos de los invitados han sido Jared Kushner, yerno del presidente Donald Trump; Margaret Thatcher, antes de su etapa como primera ministra británica; Juan Luis Cebrián, expresidente ejecutivo del grupo de comunicación español PRISA; o Peter Sutherland, antiguo presidente de Goldman Sachs y British Petroleum. Los participantes —en su mayoría europeos y norteamericanos— varían anualmente, aunque los hay que han asistido a más de una cita. Las cumbres suelen durar varios días y en ellas se debaten distintos asuntos de interés global.

Uno de los aspectos más controvertidos de este club es su secretismo. Los entre 120 o 150 asistentes que acuden cada año se reúnen bajo la regla Chatham House, por la que se les permite divulgar lo que se ha discutido pero sin citar a personas concretas, con lo que se busca proteger las opiniones de todos los participantes y generar un clima de debate cómodo. Además, no se permite el acceso a la prensa, lo que añade aún más misterio a las cumbres. Debido a su secretismo y exclusividad, han surgido diversas teorías de la conspiración alrededor del Club Bilderberg, incluidas las que afirman que es el lugar en el que se decide el destino del mundo hasta las que lo asocian con el intento de establecer una gobernanza global que acabe con la soberanía de los Estados”.

Se puede afirmar que se trata de un club secreto en el que se deciden los asuntos más importantes a nivel global, desde el momento de provocar una crisis económica global o el conjunto de valores y políticas que han de regir a nivel global. Es decir, utilizan al resto de seres humanos del planeta como cobayas o incluso como marionetas.

Dicho esto, se ha de señalar que, “cuando las instituciones y gobernantes no cumplen con las responsabilidades inherentes a su cargo se produce la corrupción. Los amos del Poder permiten el ascenso de los mediocres y oportunistas, aún más, lo facilitan, pues estas personas carentes de integridad y moral son esenciales para ejecutar sus planes. Es así, valiéndose de individuos intermedios, como el Poder toma las riendas de la mal llamada democracia y deja de lado al pueblo, abandonándolo a su suerte. Mediante estrategias de marketing construyen líderes políticos, fabrican mentiras y sucedáneos democráticos con los que mantener a los ciudadanos satisfechos, acomodados y entretenidos. La información se convierte en propaganda, un engañabobos para ocultar y maquillar los abusos del Poder, usando medias verdades cuyo efecto es más devastador que una mentira completa.

Mientras los líderes visibles del imperio Bilderberg defienden en público la democracia, en privado sus laboratorios no cesan de estudiar nuevas estrategias para atacarla. A los lobos no les gusta que las ovejas se rebelen ni anden sueltas. La democracia que les agrada no es la democracia del pueblo sino la democracia de los amos del Poder.

Ante esta intuición muchos optan por pensar en sí mismos, e intoxicados por las mentiras sembradas en todos los campos eligen alinearse a las esferas del Poder; creen que es el único camino. Partidos políticos, sindicatos, empresas, ONG… También están los mercenarios que se venden al mejor postor. En estas democracias ilusorias todo funciona hasta que los amos del Poder deciden que ha llegado el momento de apretar las tuercas para obtener más poder y lanzan el vil ataque de las crisis.

¿Por qué la política está llena de mediocres? Porque el Poder necesita siervos, esclavos que ejecuten las órdenes que ellos deciden en sus despachos. Tienen a sus órdenes a un ejército de mercenarios que trabajan por dinero: en el mercado, en la política, en la cultura. Pagados con el dinero de nuestro trabajo. Sin saberlo y sin quererlo, estamos pagando a nuestros amos. Estamos financiando nuestra esclavitud. «A la gente la empobrecen para que luego vote por quienes la hundieron en la pobreza», dijo el cardenal argentino Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco. Sabía bien lo que decía porque Argentina ha sido vilmente atacada y su pueblo ha sufrido y sufre robos y endeudamientos constantes. No hay democracia sin separación de poderes. No hay libertad sin justicia, no hay libertad sin pensamiento libre, no hay libertad sin verdad. Esto no es democracia. De la dictadura del proletariado hemos pasado a vivir en la dictadura de los mediocres, en la dictadura de los malvados.Bilderberg Ben Garrison 2

© Ben Garrison

Si el lugar que hoy ocupan los políticos globales fuera ocupado por mentes brillantes, con conciencia, conocimiento de las leyes… Los malos no podrían avanzar en sus planes de mantener a los seres humanos en estado de esclavitud económica, física y espiritual. Se trataría del gobierno de los sabios que planteó Aristóteles. Pero claro, para que los amos del mundo avancen en la consecución de sus objetivos necesitan esclavos, muy bien pagados, pero siervos al fin y al cabo. Como en todo, hay distintas escalas de esclavitud. Sus casas son mejores que las del pueblo llano, sus putas son más caras y refinadas que las de los parroquianos, pero su esclavitud es más voraz, les permite menos espacio a su libre albedrío. Todo tiene un precio y ser un esclavo de alto rango requiere entregar tu alma, tu libertad al diablo. Cuanto más escales en su mundo, más esclavo serás.

A los amorales a sueldo, considerados por la cultura oficial como gurús o profetas, los griegos los llamaban sofistas, sabios que ponían su conocimiento en venta, que usaban la retórica y las palabras con eficacia para convencer al auditorio. Se convertían en portavoces del Poder a cambio de suculentas sumas de dinero. Hoy los sofistas se nos cuelan por todas las rendijas y sus mensajes emocionales provocan un déficit de raciocinio monumental”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s