Abogacía, Administración de Justicia, búsqueda de trabajo, Derecho, Derecho procesal, Derecho procesal penal, Derecho y Nuevas Tecnologías, despachos de abogados, Nuevas tecnologías

La innovación en los despachos de abogados y en el sector jurídico.

Al igual que en otros sectores económicos de actividad, la tecnología también ha irrumpido con fuerza en el sector legal, y los despachos de abogados, así como la Administración de Justicia (juzgados y tribunales, así como el conjunto de medios materiales y humanos puestos al servicio de la Justicia) no pueden quedarse atrás en la modernización de sus sedes.

En primer lugar, cabe destacar que “el tema estrella de la innovación en el sector legal es el de la justicia predictiva. La posibilidad de ofrecer datos fiables sobre la posibilidad de ganar o perder un caso basándose en la Inteligencia Artificial, constituye una de las aplicaciones tecnológicas más interesantes para el sector. Otras tendencias que ya están en marcha son: el uso del algoritmo, la integración de softwares, Blockchain o la interacción con el cliente mediante chatbots y, de forma más incipiente, la prescripción a través del machine learning y el Internet de las Cosas.

Respecto a la percepción sobre la proyección futura del negocio entre los profesionales jurídicos, resulta ser bastante optimista: 8 de cada 10 abogados españoles creen que los resultados de sus despachos se han incrementado y seguirán haciéndolo. Los datos reflejan que se ha superado el periodo de incertidumbre derivado de la crisis y resulta necesario un aprendizaje continuo que lleve al modelo de “abogado integrado o total”.

El rol del abogado

De esta forma, el rol del abogado pasa de ser proveedor de servicios legales a socio estratégico de sus clientes. Los despachos se perciben como auténticos business partners y su oferta de servicios debe modificarse acorde con estas expectativas.

Para José Angel Sandín, CEO de Lefebvre, “la complejidad del nuevo escenario implica pasar del despacho de abogados al equipo de profesionales multidisciplinares. En definitiva, el cambio de la transformación digital obliga no solo a usar más la tecnología sino a pensar más tecnológicamente, en términos de colaboración, de multifuncionalidad y de redes”.

Las tecnologías del conocimiento y el valor de lo predictivo se vuelven cada vez más importantes en su labor diaria. La innovación no debe ser una actividad puntual y aislada, sino una actitud que involucre a todas las áreas del negocio.

De cara al futuro, la meritocracia, basada en el binomio saber-motivación, se impone progresivamente a la tradición jerárquica. Es incuestionable la necesidad de contar con nuevos perfiles que lideren el cambio. Se exigen aptitudes (hard skills) que capaciten para el desempeño de nuevos roles como embajador o portavoz de marca, así como actitudes diferenciadoras (soft skills), como curiosidad, proactividad y comunicación.

La innovación, un camino necesario para la evolución

Si el estudio refleja que en todos los países el sector legal está predispuesto a la innovación, ¿qué está fallando para que la alta concienciación no se traslade a la realidad?

En España el 80 % de los abogados está concienciado con la necesidad de innovar, pero poner la idea en práctica supone un descenso drástico de esta cifra, pues solo un 34 % considera que se está implementado realmente. En el caso de los asesores esta cifra asciende ligeramente hasta el 43 %.

El elevado coste, la ausencia de un responsable de innovación, la inexistencia de un plan estratégico, la falta de personal cualificado y de un presupuesto específico y la mayor prioridad de otros objetivos son, para los abogados, los principales obstáculos para poner en práctica las tendencias más innovadoras. En el caso de los asesores, además de las barreras apuntadas, aparecen también la dificultad de medir la contribución al progreso del negocio y el tiempo excesivo para obtener un retorno de la inversión.

Obstáculos al margen, el estudio también señala las principales fuentes que impulsan la innovación. En orden de importancia, las más apuntadas son: escuchar al cliente, ser capaz de extrapolar, el análisis previo y posterior de las actuaciones y la tecnología como gran eje vertebrador.

En suma, existen factores de cambio comunes como son la globalización, la digitalización, el perfil del nuevo cliente, los cambios legislativos o la presencia de nuevos competidores, mientras que los profesionales coinciden en que las grandes áreas de transformación en el sector son la relación con el cliente, la automatización, la gestión del talento y el marketing.

La integración de la tecnología con el derecho

La integración de la tecnología con el derecho, definida como legaltech, implica un nuevo concepto de actividad jurídica. España es el país que presenta una mejor actitud respecto al cambio de modelo de negocio. Según el estudio elaborado por Lefebvre, los profesionales españoles valoran muy positivamente todo lo relacionado con la incorporación de la tecnología.

Se están superando los prejuicios hacia el marketing pero todavía quedan pasos para alcanzar una concepción global de 360 grados que fundamente el desarrollo estratégico del negocio.

De cara al futuro, se transforma la forma de trabajar en los nuevos modelos de negocio, hacia una mayor flexibilidad y adaptabilidad. La tendencia está en la deslocalización, siempre compatibilizándola con las demandas del cliente. Un cliente que demanda una solución integral a problemas complejos, de una forma diferencial y, en general, con visión internacional“.

Lo primero que se puede deducir aquí es el hecho de que tanto la relación abogado-cliente o procurador-abogado, así como la presentación de los escritos necesarios en todo proceso, o la remisión a sus destinatarios de las respectivas resoluciones dictadas en todo tipo de procesos se lleva principalmente a cabo a través de mecanismos tecnológicos, informáticos o de otra clase semejante. Incluso la forma de llevar a cabo los juicios.

Dicho de otro modo, “hace tiempo que la innovación dejó de ser una opción para convertirse en parte de la estrategia, la cultura y el modo en que se prestan los servicios legales. Y hablamos de innovación en un sentido amplio, lo que no implica exclusivamente el uso de la tecnología (que también), sino una verdadera evolución en la manera de hacer las cosas, con el objetivo, siempre presente, de anticiparse a las necesidades de los clientes y aportar el mayor valor añadido posible.

No se trata de innovar por innovar, sino de buscar el modo en que el cliente se beneficie de esta innovación. Por eso, resulta esencial centrarse en racionalizar el uso de la tecnología, de modo que se introduzca solo aquella que mejor se adapte a las necesidades de los clientes, por ejemplo con herramientas que contribuyen a la automatización de procesos para ser más eficientes y dedicar más tiempo a tareas de valor añadido.

La adopción de nuevas herramientas debe ir, además, de la mano de una transformación profunda en la organización y en cada uno de sus profesionales. En este contexto, es necesario contar con el mejor talento del mercado y ofrecerle la formación más completa posible. La irrupción en las firmas de la robotización y de la inteligencia artificial hace imprescindible contar con abogados con nuevas habilidades, capaces de trabajar de la mano de las nuevas herramientas a su alcance y de sacarles el mejor provecho. Todo ello exige un esfuerzo extra a la hora de formar a los profesionales y buscar nuevos perfiles, una evolución que también se abre camino con la incorporación a las firmas de nativos digitales que poco a poco van contaminando la organización con nuevas maneras de enfocar los problemas.

Aunque la tecnología es una parte importante en el proceso de innovación, también lo es animar a pensar de manera diferente, más estratégica y creativa: la combinación de las herramientas técnicas con las nuevas ideas de los profesionales es esencial para lograr una transformación real en los bufetes. En Garrigues así lo hemos entendido y hemos buscado fórmulas para que nuestra gente piense de forma distinta y actúe en consecuencia. Como nuestro Innovation think tank, un laboratorio de ideas interno que fomenta un cambio cultural y que ya ha tenido, entre otros muchos resultados, el desarrollo de herramientas innovadoras que contribuyen a mejorar la experiencia de los clientes con la firma. Es el caso de Garrigues Work, una app desarrollada por el despacho con la que se mejora el cross-selling interno y se ayuda a proporcionar un servicio más ágil y personalizado a nuestros clientes.

En cuanto a la selección de herramientas legaltech disponibles en el mercado, en el despacho utilizamos aquellas que nos permiten optimizar los procesos y ganar en eficiencia y competitividad (automatización de procesos, legal drafting, predicción analítica…), siempre con el objetivo último de dedicar más tiempo al trabajo de valor añadido. Contamos además con Proces@, un robot diseñado por Garrigues y los ingenieros y lingüistas del Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC) para indexar todo tipo de información, incluidos audios y documentos multimedia.

En todo este proceso de implantación de tecnología no debe perderse nunca de vista la ciberseguridad, una cuestión clave a la hora de construir una verdadera relación de confianza con los clientes. En 2018, el Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad) gestionó más de 110.000 incidentes de ciberseguridad en España, de los cuales al menos la mitad tenían una motivación económica. Es, por tanto, un tema que debe ser tratado con especial atención por las firmas, para proteger de manera segura su información y la de terceros”.

En cuanto a la forma de llevar a cabo esta innovación en los despachos de abogados, hay que señalar que, “a la hora de pensar en innovación, lo primero que se nos viene a la cabeza, a día de hoy, refiriéndonos a los despachos, quizás es innovación a través de nuevas herramientas tecnológicas, acudir a nuevos nichos de mercado, o lanzar nuevas líneas de servicios legales en nuestro despacho, y todo eso está muy bien, siempre que se tengan recursos y estén muy claros los objetivos que nos marquemos, claro. Pero no me voy a referir a ese tipo de innovación en este post, vamos a empezar por lo más fácil, o difícil, según se mire.

Para poder crear algo nuevo o cambiar las cosas que se vienen haciendo de determinada forma en un despacho de abogados, la innovación primero ha de pasar por uno mismo. Es decir, primero hay que creerse que los cambios pueden traer consigo mejoras y buenos resultados, que la adaptación a los nuevos tiempos que vivimos es necesaria y que quizá sea bueno salir de la zona de confort en la que nos encontramos. Lo primero es renovarse, que no es otra cosa que llevar a cabo la innovación, pero en primera persona.

Se trata de llevar a cabo un cambio de mentalidad y creer que el cambio a mejor es posible. Cuando se haya interiorizado lo anterior estaremos en disposición de innovar. Pero comencemos por lo sencillo. No hace falta volverse loco analizando nuevos nichos de mercado o sectores en los que quizá no se es del todo experto, de lo que se trata es de introducir novedades en la forma de trabajar en el día a día, siendo conscientes de que dicha innovación va a ser buena para el despacho, porque va a ser buena para mis clientes, mejorando el servicio prestado.

Se puede innovar en muchos aspectos, como en aquellos relacionados con la forma de presentar mis servicios al mercado, la forma de comunicar qué tipo de despacho soy, adaptando la marca del despacho haciéndola más moderna o fresca, o indagar sobre nuevos canales on y offline a través de los que llegar a mi público objetivo, por ejemplo.

Mejor me quedo como estoy

Desgraciadamente, nos ponemos muchas excusas a nosotros mismos para no tener que salir de nuestra zona de confort: “más vale lo malo conocido”, “no hay tiempo para esos cambios”, “el despacho siempre ha funcionado así” o “aún no estamos preparados”, son frases relacionadas con puertas que nos cerramos por el miedo a lo desconocido o a lo distinto.

Y es que los cambios se pueden llevar a cabo paulatinamente. Es más, se han de llevar a cabo por fases, y siempre acorde a los recursos de cada tipo de despacho, estableciendo unos objetivos claros por etapas, y cerciorándonos de que todos los integrantes del despacho han asimilado que los cambios a llevar a cabo en la gestión del despacho son necesarios, y que saben el porqué de los mismos.

Hablamos de hábitos

De nada servirá que intentemos convencer a los integrantes de un despacho de las bondades que tiene utilizar de forma recurrente LinkedIn, o de la idoneidad de generar de forma continuada determinado contenido, si no han adquirido el hábito.

Y para que lo puedan adquirir, primero es necesario que vean de una forma muy tangible los beneficios que, para ellos y el despacho, tiene LinkedIn, o tiene el marketing de contenidos, por poner dos ejemplos claros.

Iniciar un hábito puede parecer complicado, pero se trata de saber escoger aquellos que vamos a poder llevar a cabo con cierta facilidad, sin cargar demasiado el “papel” con nuevas tareas. Lo primero es marcarse una meta, comenzar por una secuencia lógica y medir los resultados obtenidos tras haber adquirido dicho hábito.

¿De qué hábitos estamos hablando?

Centrándome en la materia que nos ocupa ahora, hablando de marketing y comunicación para los despachos de abogados, podemos empezar por desarrollar los siguientes hábitos;

  • Dedicar tiempo de calidad a gestionar mi despacho. No se trata de aprovechar tiempos muertos o los viernes por la tarde para dedicar unos minutos a ver “cómo va” el despacho. Puedes comenzar por marcarte unas horas a la semana en las que afrontar una estrategia acorde a tus objetivos, saber dónde quieres estar realmente dentro de “x” tiempo y qué tienes que hacer para conseguirlo. ¿Tarea fácil? Desde luego que no, requiere de esfuerzo, ganas y tiempo.
  • Desarrollar la escucha activa. He aquí un hábito que, desde luego, no todo el mundo tiene. Marcarte unos objetivos tangibles para conocer realmente a tus clientes, pregúntales cómo te perciben, si están satisfechos o sobre qué materias del derecho les interesaría recibir información y estar actualizados, por ejemplo.
  • Generar contenidos de interés y útiles para tus clientes. El diseño de un calendario de contenidos es, sin duda, un buen inicio para poder llevar a cabo una buena estrategia de marketing de contenidos. Escribir un número de post al mes, de forma coherente y adaptada a tus recursos, sobre temas de interés para tu público objetivo, puede convertirse en un buen hábito, que reforzará la imagen del despacho y de los profesionales involucrados.
  • Préstale atención a la web del despacho. ¿Cómo podemos sacarle provecho a dichos contenidos? Una buena manera de hacerlo es adaptar un espacio en tu web donde albergar dichos contenidos. Una web con contenidos actualizados es una web viva, evitemos la desactualización de contenidos, lo que denota cierta dejadez y daña la imagen del despacho.
  • Si hemos ido adquiriendo los hábitos comentados anteriormente, ¿por qué no pensar en dedicarle unos minutos diarios a las redes sociales y compartir dicho contenido con el “resto del mundo”? De esta forma asociaremos nuestra marca a una o varias materias del derecho, potenciando nuestra imagen de expertos en determinadas áreas e invitando a los usuarios a visitar nuestra web.

Podría seguir recomendando la adquisición de más hábitos, pero en este caso, menos es más, y lograr llevar a cabo las acciones mencionadas anteriormente ya es todo un paso. “El hábito hace al monje”, como se suele decir, y de eso se trata, de adquirir esos hábitos como una tarea más en nuestro día a día, midiendo los resultados y sabiendo cómo están funcionando.

Con tiempo de calidad, ciertas dosis de creatividad y, ante todo, continuidad, el despacho verá reforzada su marca, lo que ayudará, sin lugar a dudas al proceso de venta, en el que –dicho sea de paso-, también son necesarios ciertos hábitos”.

Por tanto, como se puede observar, para llevar a cabo una innovación en condiciones, hay que cuidar y llevar a cabo una serie de pasos, entre los que está el de cambiar, en primer lugar, la propia persona titular del despacho que ha de llevar a cabo la innovación del despacho propio.

Cabe destacar ahora que “hace cinco años era difícil encontrar un despacho que hablara sobre inteligencia artificial (IA), pero hoy resulta casi imposible que uno de los grandes bufetes internacionales no haya adquirido una licencia de software predictivo o, incluso, desarrollado su propio programa de IA.

Esta nueva realidad del mercado jurídico también se traslada a las aulas.

“Aparecen nuevos competidores para los despachos tradicionales”, apunta Soledad Atienza, vicedecana de IE Law School. Se refiere a proveedores de servicios jurídicos alternativos y asegura que éstos “necesitan abogados con habilidades distintas de los que trabajan en despachos”.

Los Grados o LLM´s en Derecho que se limiten a formar jurídicamente a un estudiante ya no es suficiente. Hoy las escuelas de derecho viven su propia revolución, en busca de nuevos modelos docentes, que van mucho más allá de incluir unas asignaturas del MBA, crear dobles grados o Masters con Derecho y Empresariales o añadir unas horas lectivas de programación informática.

news-hablidades-skills-abogados-futuro-legaltech-management

Las 10 tendencias que marcarán el futuro del sector legal

Soledad Atienza – Vicedecana de IE Law School

Aparecen nuevos competidores para los despachos tradicionales (proveedores de servicios jurídicos alternativos) y éstos necesitan abogados con habilidades distintas a los de los bufetes. Estos nuevos operadores jurídicos se preguntan si las facultades de Derecho formarán a los abogados con un perfil diferente.

Los bufetes más tradicionales están invirtiendo recursos en innovación y buscan el apoyo de las universidades y escuelas de derecho a través de sus programas, profesores e investigadores.

Los despachos, asesorías de empresas y proveedores de servicios jurídicos alternativos se centran en buscar profesionales con una formación multidisciplinar que vaya más allá del derecho, y que incluya elementos adicionales a la ya tradicional formación en administración de empresas y gestión, como por ejemplo tecnología e innovación

Algunas de las competencias que destaca el sector son el pensamiento crítico e innovación; el aprendizaje activo; y la creatividad e iniciativa. Será necesario, entre otras cosas, crear contenidos para los programas de derecho y usar nuevos métodos de enseñanza.

Los clientes (tanto grandes empresas como start up) buscan una colaboración más estrecha con sus abogados. Más que una asesoría jurídica paralela a su actividad, quieren una colaboración integrada. Para poder ofrecer este tipo de servicio, los abogados necesitan recibir formación multidisciplinar y sobre habilidades de colaboración.

Michele DeStefano – Profesora de Derecho de la Universidad de Miami

Todo abogado necesita aprender a innovar, incluso aunque su modelo de negocio no esté roto y funcione, ya que en el proceso se perfeccionan tanto la mentalidad, como las habilidades y los usos que el cliente desea.

Los clientes están demandando a sus abogados que colaboren con ellos, así como con otros proveedores de servicios legales, de una forma diferente. Hay que tener en cuenta que las expectativas que no se fijan, no se pueden alcanzar. Para trabajar bien conjuntamente se requiere compromiso con el propósito, llegar a acuerdos y gestionar bien los tiempos.

Los abogados necesitan nuevas habilidades para cumplir y sobrepasar las expectativas de sus clientes. Aquí se incluyen competencias como gestión de proyectos, planificación de negocio, tecnología, networking, empatía, dar y recibir feedback, audacia, mentoring o liderazgo, entre otras. Algunas de ellas, como la empatía, son esenciales para hacer equipo e innovar.

La diversidad en todas sus formas (incluyendo raza, género, orientación sexual, edad, experiencia, etc.) contribuye de forma determinante a encontrar mejores soluciones y propuestas más creativas.

El mejor solucionador de problemas es aquel que los detecta rápido, según los gurús del management Daniel Pink y Tina Seelig. Por eso, los abogados necesitan dedicar más tiempo a explorar e identificar los problemas con sus clientes y compañeros antes de intentar resolverlos”.

Y es que, “con independencia del negocio con la que se cuente (tanto si es una multinacional como una reciente startup que trata de buscar su hueco en el mercado empresarial) siempre hay una serie de aspectos con el que todas ellas deberán contar. Para empezar deberán elaborar un planning que, más o menos, se ajuste a los tiempos que puedan establecer para hacer un seguimiento de los progresos que consigan. Además, deberán hacer una previsión de gastos y de los ingresos en los plazos en los que estos se puedan ir dando para recuperar la inversión y para comenzar y continuar, a posteriori, con los beneficios. Pero tampoco se puede dejar de lado que hay una serie de aspectos legales que siempre estarán implicados. Con un programa jurídico para empresas elaborado y pensado con este objetivo se puede ahorrar mucho tiempo y dinero. Si aún no sabes de lo que estamos hablando, sigue leyendo.

Las nuevas tecnologías pueden ser un gran aliado si se saben emplear y, en este sentido, todo empresario debe pensar en la posibilidad de contar con una plataforma digital que haya sabido emplearlas para transformar un negocio a su versión digital (lo que le permitirá, sin lugar a dudas, entrar en la nueva era y ser más competitivos). Aunque antes todo este tipos de aspectos legales se hacían en papel impreso, el contar con la versión digital puede hacer que el recuperar esa información y almacenarla termine por ser mucho más sencillo. Además del ahorro de tiempo y espacio que puede suponer.

Al tiempo, este tipo de softwares para empresas también sirven para tratar los diferentes aspectos legales que pueden afectar a una empresa, con un equipo experto y de confianza que está detrás, haciendo que el resultado siempre sea el más óptimo en cada caso.

Si aún quedan dudas sobre el porqué dar el salto y hacerse con un software jurídico para empresas, he aquí algunos de los principales motivos:

  • Una mayor productividad. Lo que ya mencionábamos anteriormente, en el sentido de que integrando este tipo de sistemas las tareas se consiguen optimizar y la eficacia siempre es superior. Lo que hay que tener en cuenta cuando se invierte en este tipo de software es que siempre será una inversión a largo plazo en la que se podrá ver la rentabilidad al poco de empezar a usarla, pero especialmente con el paso del tiempo y la continuidad, por lo que merecerá la pena.
  • Ahorro. Derivado, sencillamente, del propio ahorro de tiempo que supone el contar con un programa que está preparado siempre para ofrecer la mejor solución posible a cada problemática legal en el menor tiempo posible.
  • Reduce el riesgo. Porque hay normativas con plazo o que cambian y el estar pendiente de todo esto puede resultar un tanto abrumador. Con este sistema se ven reducidos los riesgos financieros de la empresa al máximo posible con lo que es una preocupación menos para el empresario”.

Por tanto, ningún despacho de abogados o ninguna otra firma dentro del sector legal debería dejar pasar la oportunidad de adaptarse a las nuevas tecnologías, así como tener mayor presencia en internet, porque en un mundo tan globalizado e interconectado como el actual, dejar de innovar y de introducirse en las nuevas tecnologías significa no sólo quedarse obsoleto, sino también estar abocado al cierre.

FUENTES:

  1. Panorama actualizado del “Legaltech” en España a día de hoy. CONFILEGAL: https://confilegal.com/20190908-panorama-actualizado-del-legaltech-en-espana-a-dia-de-hoy/
  2. Disrupción en el sector legal: cinco tecnologías que los despachos de abogados no pueden ignorar. IE INSIGHTS UNIVERSITY: https://www.ie.edu/insights/es/articulos/disrupcion-sector-legal-cinco-tecnologias-los-despachos-abogados-no-pueden-ignorar/
  3. Diez tendencias que marcan el futuro del sector legal. IE LAW SCHOOL: https://www.ie.edu/es/law-school/noticias-eventos/noticias/abogacia-y-justicia-diez-tendencias-que-marcan-el-futuro-del-sector-legal/
  4. ¿Por qué deben innovar los pequeños despachos? THE TECNOLAWGIST: https://www.thetechnolawgist.com/2019/12/05/por-que-deben-innovar-los-pequenos-despachos/
  5. Innovación empresarial: así son los nuevos despachos de abogados. LEMONTECH BLOG: https://blog.lemontech.com/innovacion-empresarial-asi-son-los-nuevos-despachos-de-abogados/
  6. ¿Qué soluciones creativas plantean hoy en día los abogados a sus clientes para resolverles sus problemas? ¿Qué herramientas tecnológicas están utilizando los despachos de abogados para optimizar sus recursos y lograr mayor eficiencia en su trabajo? ¿Cuáles son los retos que enfrentan las asesorías? ¿Qué nuevos tipos de empresas que ofrecen servicios jurídicos han aparecido en la industria del sector legal? ¿Qué es Legal Tech? ¿Qué derroteros le esperan los próximos años a la abogacía? JURISTAS CON FUTURO: https://www.juristasconfuturo.com/innovacion/
  7. La era de la transformación digital jurídica y gestión legal. JURISTAS CON FUTURO: https://www.juristasconfuturo.com/innovacion/productividad-para-abogados/la-era-de-la-transformacion-digital-juridica-y-gestion-legal/
  8. El 80 % de los despachos apuesta por la innovación, pero sólo el 34 % la implementa realmente. ELDERECHO.COM: https://elderecho.com/espana-80-los-abogados-cree-necesario-apostar-la-innovacion-solo-34-considera-se-esta-implementando-realmente
  9. Transformaciones en los despachos de abogados. LEFEVRE EL DERCHO: https://lefebvre.es/study-conclusions/transformaciones-en-los-despachos-de-abogados/
  10. ¿Qué es eso de la innovación en los despachos de abogados? CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA ESPAÑOLA: https://www.abogacia.es/publicaciones/blogs/blog-comunicacion-y-marketing-juridicos/que-es-eso-de-la-innovacion-en-los-despachos-de-abogados/
  11. “La innovación en el sector jurídico es una revolución permanente”. LEGAL TODAY: https://www.legaltoday.com/legaltech/nuevas-tecnologias/la-innovacion-en-el-sector-juridico-es-una-revolucion-permanente-2016-03-29/
  12. Los bufetes más innovadores. EXPANSIÓN: https://www.expansion.com/juridico/premios/2018/05/07/5af086cc468aebe1508b45bc.html
  13. La innovación en el sector legal: siempre al servicio del cliente. CINCO DÍAS: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/10/09/legal/1570624605_325230.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s