Constitución Española, Derecho, Lenguas oficiales, Pensamientos sobre educación española

El ataque al castellano como lengua vehicular de España. Parte II.

Hay que comenzar esta entrada diciendo, en consonancia con una entrada anterior, que el ataque al castellano como lengua vehicular de España y prácticamente como único nexo en común en el conjunto del territorio español, que la intención del Gobierno con la reforma de la Ley Orgánica de Educación a través de la Ley Celàa es un ultraje a esta lengua tan admirada en otros países.

En primer lugar, cabe recordar que “el castellano deja de figurar como lengua vehicular de la enseñanza y como lengua oficial del Estado. En aquellas comunidades autónomas con más de una lengua oficial, el alumnado podrá estar exento de realizar la evaluación del área Lengua Propia y Literatura.

Sobre la religión la ley Celaá elimina la obligación de cursar una materia alternativa y la nota no contará para procesos de acceso universitario o a becas. Se estudiará la asignatura de valores cívicos y éticos en Primaria y Secundaria, con especial atención al respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia y a la igualdad.

Los alumnos pasarán de curso cuando el equipo docente lo considere y también con una o dos materias suspensas. Repetir será excepcional y el alumno solo podrá hacerlo dos veces como máximo a lo largo de Primaria y Secundaria.

Los centros sostenidos parcial o totalmente con fondos públicos no separarán al alumnado por su género. En un plazo de diez años los centros ordinarios deberán tener recursos para atender alumnado con discapacidad. Las administraciones prestarán apoyo a los centros de Educación Especial para alumnos que requieren atención muy especializada.

Cuando no existan plazas suficientes, la admisión en un centro se regirá por los criterios prioritarios de hermanos matriculados, proximidad y renta. Después, se tendrá en cuenta el ser familia numerosa u otras circunstancias.

Se elimina la “demanda social” para abrir nuevos centros o aumentar plazas. No podrán percibir cuotas de las familias por recibir las enseñanzas de carácter gratuito ni imponer aportaciones a fundaciones o asociaciones.

Otros detalles son el aumento progresivo de puestos escolares en la red pública. Fomentar la educación para la salud, incluida la afectivo-sexual, desde Primaria. Los alumnos deberán adquirir un conocimiento profundo de la historia de la democracia en España. Deberá plantearse desde una perspectiva de género.

Igualdad de género que se impulsará mediante el incremento de alumnas en ciencias, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas, y promoverán la presencia de alumnado masculino en estudios con notoria mayor matrícula de mujeres.

La ley Celaá también pretende fortalecer las capacidades afectivas del alumno en sus relaciones con el planeta. El Bachillerato se podrá hacer en tres años y también se contempla la posibilidad de que el equipo docente decida la obtención del título por el alumno que haya superado las materias salvo una”.

En segundo lugar, autores como Vargas Llosa han salido en defensa del castellano, como deberíamos haber hecho en España. Cabe señalar aquí que, “para Vargas Llosa, la conclusión es que España finalmente no tenga “un idioma oficial”. “¿Y qué pasa con los 500 millones de personas que hablan español gracias a España? ¿Cómo vamos a explicarle a los mexicanos que España ya no tiene lengua propia porque se ha abolido en esta Ley de Educación?”, ha cuestionado.

Así, el autor de ‘Conversación en La Catedral’ ha calificado esta medida de “disparate que no tiene cabeza ni sentido”, recordando que la existencia de lenguas regionales está “bien” pero “no a costa del español”. “Es una idiotez que no tiene perdón”, ha añadido el académico de la lengua.

Precisamente, la Real Academia Española (RAE) de la que Vargas Llosa forma parte votará este jueves 18 de noviembre la aprobación de un comunicado para defender “la importancia del español” como lengua, si bien fuentes de la institución consultadas por Europa Press han reiterado que no guarda relación con la reforma de la ley educativa, conocida como la ‘Ley Celaá’.

“Creo que la RAE debe pronunciarse de manera categórica sin entrar en pequeñas politiquerías que están dentro de esa suspensión, además en una Ley de Educación. Si uno lo cuenta, da vergüenza ajena, si España no tiene lengua ¿esos 500 millones de personas en el mundo qué hablan? ¿Y de dónde nace el español? Un gran misterio, no es para llorar sino para reírse a carcajadas”, ha afirmado.

Un repaso a sus libros en ‘Las Sobras Completas’

Estas ‘Sobras completas’ de Triacastela recuperan un ciclo de conferencias que Vargas Llosas escribió en inglés y para una audiencia de la universidad de Siracusa en Nueva York, publicado en Estados Unidos en el año 1991 -de esta manera, se convierte en la primera traducción de una obra del Premio Nobel de Literatura del inglés al español-.

En ella, Vargas Llosa va comentando seis de sus grandes novelas una a una, en lo que sirve de ejemplo para desentrañar los “trucos del oficio”. Por otra parte, también se publica ‘Diálogos en el Perú’, un volumen coeditado por Jorge Coaguila que reúne 38 conversaciones del autor con entrevistadores desde el año 1964 hasta el año 2019, “sin que Vargas Llosa las asumiera como autor, hasta ahora”.

“Estos tres libros enriquecen mucho la visión que se pueda tener de mis novelas”

Por último, esta el volumen de ‘Vidas paralelas’, coordinado por José Lázaro, que supone un ensayo dialogado entre el propio Vargas Llosa y el filósofo Fernando Savater en el que se articulan conversaciones a través de cartas, junto con fragmentos de sus libros, para poder así reconstruir la evolución de sus trayectorias.

“Solo siento agradecimiento por publicar estos tres libros, que enriquecen mucho la visión que se pueda tener de mis novelas. En ellos hay muchos elementos de juicio sobre la manera en que las novelas fueron compuestas: cosas que hasta a mí me han sorprendido y desconcertado incluso, enriqueciendo la visión de mi propia obra”, ha explicado el Premio Nobel.

“Somos lo que hemos sido a lo largo de toda nuestra vida, a pesar de que casi siempre estamos llenos de contradicciones. Hay muchas cosas que lamento muchísimo haberlas creído, pero las creí, y sería ridículo negarlas. El resultado de toda esta evolución es lo que constituye a un ser humano”, ha concluido”.

En segundo lugar, cabe destacar la pretendida justificación por el Ejecutivo central de esta retirada del castellano como lengua vehicular, en los términos de que “en la contestación del Ejecutivo a Vox también se refiere a que el Tribunal Constitucional sentenció en su resolución 82/1986 que “el contenido del deber constitucional de conocimiento del castellano (…) no puede generar un pretendido derecho a recibir las enseñanzas única y exclusivamente en castellano”.

Desde La Moncloa se añade que “el garante de los derechos lingüísticos es el Estado”, de acuerdo con el artículo 3.1 de la Constitución Española, pero que esto implica “el conjunto de las administraciones públicas, cada una en el ámbito de sus competencias”. Añade el Gobierno que la Carta Magna señala en su artículo 3.2 que las autonomías “con lengua cooficial son competentes para concretar, según lo contemplen sus Estatutos de autonomía y su propia legislación, el régimen de cooficialidad lingüística que ha de aplicarse en sus centros educativos”.

Se concluye que “el Gobierno tiene que velar por hacer que se cumpla, no sólo el derecho sino la obligación de que el alumnado adquiera, a largo de su paso por el sistema educativo obligatorio, altas competencias en castellano y en la lengua oficial de su comunidad autónoma””.

Esto último lo único que hace es agravar las diferencias entre los diferentes territorios de España y deja aún más claro la intención del Gobierno de acabar con España como nación.

En tercer lugar, cabe señalar que “el Tribunal Constitucional y el Supremo ya han resuelto que el castellano debe ser lengua vehicular y utilizarse en al menos un 25% del horario lectivo en Cataluña (la comunidad donde funciona desde hace décadas el sistema de inmersión lingüística y concentra la polémica), y a pesar de ello la Generalitat solo ha aplicado las sentencias en unas decenas de casos y después de que las familias recurriesen de forma individual a los tribunales. Ninguna de tales circunstancias cambiará tras la aprobación de la ley.

La decisión sí tiene una gran valor simbólico y supone un reconocimiento implícito al modelo de inmersión lingüística. Las entidades que reclaman que el castellano también se use en Cataluña creen que dificultará su ya penoso camino ante los tribunales para que la Generalitat cumpla las sentencias del Constitucional y el Supremo. El Gobierno destaca, por su parte, que lo importante es que la ley establece que los alumnos deben acabar la enseñanza obligatoria con un “dominio pleno” tanto del castellano como de la lengua cooficial. Y que cuando ello no esté sucediendo en un centro las comunidades deben adoptar las medidas necesarias para corregirlo”.

Por tanto, se ve un incumplimiento los mandatos constitucionales y resoluciones del Tribunal Constitucional que garantizan al castellano su papel de unión.

Ojalá nos demos cuenta cuanto antes de la necesidad de no dejar que Gobiernos de Izquierdas utilicen la educación como medio para hacer a las nuevas generaciones más tontas y que no sepan nada sobre el elemento de unión como es la lengua oficial de todo el Estado, así como de no conocer su auténtica historia. Estamos permitiendo que estos politicuchos en general, pero sobre todo la izquierda, vayan dejando a España mal a nivel internacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s