Derecho general

Pandemia por COVID-19, datos 5G y explosión de datos. Visión desde el punto de vista legal

Otro hecho que la pandemia por COVID-19 ha cambiado, por lo menos para las personas sensatas, es el de la forma de relacionarse, por el hecho de no poder reunirse tantas personas al mismo tiempo como se hacía antes de la pandemia.

En primer lugar, cabe señalar que “la pandemia ha acelerado la formación en nuevas competencias digitales y 2021 va a ser un año de reafirmación, como exponen desde Cloudera, compañía especialista en capacidades de captura, procesamiento y gestión analítica de la información con capacidad de procesar datos masivos en tiempo real.

En este marco, las compañías seguirán lidiando con un aumento exponencial de las cantidades de datos y de las complejidades en las nuevas tecnologías. Por ello, desde Cloudera entienden que el aprendizaje automático será “fundamental” para las empresas si quieren aprovechar al máximo esos grandes volúmenes de información.

En 2021, la capacidad de una empresa para confiar en su modelo, en la medida en la que pueda producir acciones a partir de la información derivada de la inteligencia artificial, será “determinante” en su capacidad para sobrevivir.

Las empresas siguen anteponiendo la tecnología a la estrategia cuando se trata de la nube. La compañía destaca que hay una gran tecnología habilitadora, pero las organizaciones no han pensado en cómo usarla adecuadamente para su beneficio.

En este sentido, la seguridad y el gobierno del dato ocuparán un lugar central el próximo año. Es decir, habrá un mayor acercamiento hacia este gobierno del dato. about:blank

Por otra parte, lo ocurrido este año obligará a las compañías a repensar por completo lo que diseñen y pidan a sus modelos de aprendizaje automático. La capacidad de un modelo para obtener predicciones a la perfección será menos importante que la posibilidad de una estructura capaz de reflexionar automáticamente.

A su vez, las empresas van a buscar cada vez más modelos que perfeccionen ciertos atributos humanos como la proactividad o la agilidad instintiva, como apuntan desde Cloudera.

Asimismo, la inteligencia artificial ética va a ser fundamental durante los próximos doce y veinticuatro meses junto con la gobernanza de datos, que se van a aplicar a diferentes áreas, como el rastreo de contactos (en la lucha contra la Covid-19), los vehículos conectados y los dispositivos inteligentes, así como a los perfiles digitales personales, con respecto al aumento de la huella cibernética que conduce a preguntas de privacidad.

Preocupación por el uso de los datos

Y muy unido a lo anterior, está la preocupación por el uso de los datos. Cada vez más personas son conscientes del poder de los datos y de la responsabilidad de su tratamiento por parte de las empresas, lo que llevará a que en 2021 más compañías implementen controles de ética de datos en el desarrollo de ‘software’.

Se espera, además, que las geografías emergentes lideraren la adopción del 5G. Desde Cloudera explican que aunque el 5G lleva tiempo en los ‘smartphones’, la mayoría de las personas no se da cuenta de que su teléfono en realidad no funciona a esta capacidad, debido a que no sirve de nada sin una red adaptada.

Los proveedores de telecomunicaciones están empezando a actualizar la tecnología de red para admitirla. Y en esta instalación de infraestructura 5G se da la paradoja de que las geografías emergentes podrán superar el próximo año a las localizaciones convencionales. Esto se debe, como explican desde Cloudera, a que es mucho más sencillo instalar el último sistema tecnológico en un lugar nuevo que tener que revisar el sistema actual”.

En segundo lugar, y en cuanto a la utilización de las nuevas tecnologías para combatir la pandemia, se ha de decir que, durante las semanas de confinamiento que hubo durante los meses de marzo, abril y mayo, “nuestra sociedad ha cambiado en pocas semanas. Durante esta cuarentena hemos visto distintas iniciativas para hacer un seguimiento de los usuarios y poder enfrentarse mejor a la pandemia. Desde aplicaciones de diagnóstico como la que prepara el Gobierno, aplicaciones para controlar el cumplimiento de la cuarentena, hasta un estudio de movilidad con datos de los operadores que gestionará el INE. Diferentes proyectos, cada uno con su propia forma de tratar los datos, pero con la necesidad de analizar de dónde proviene y cómo se expande la infección.

Esta monitorización por parte de las autoridades ha vuelto a reabrir el debate sobre la privacidad. Sobre si el coronavirus es otra excusa para invadir nuestra intimidad o si por el contrario nos hace falta abrazar la tecnología para poder enfrentarnos con las mejores herramientas a la pandemia.

Hemos hablado con distintos expertos en seguridad y protección de datos para que nos expongan su punto de vista sobre los distintos proyectos que están en marcha para hacer frente al COVID-19. Una necesaria reflexión sobre cómo esta crisis del coronavirus puede llegar a cambiar para siempre nuestra visión sobre la privacidad y el uso de nuestros datos.

Qué tipo de datos se están solicitando

Para entender el debate de privacidad entorno al coronavirus primero debemos distinguir distintos casos de monitorización entre las iniciativas que se han propuesto durante estas semanas. Podemos clasificarlos de la siguiente manera:

  • En primer lugar están las aplicaciones de autoevaluación como CoronaMadrid, Stop Covid19 CAT de Cataluña o la aplicación oficial que prepara el Gobierno. Se trata de aplicaciones que piden de manera opcional el número de teléfono móvil y la localización para determinar en qué comunidad autónoma nos encontramos. Estas aplicaciones no geolocalizan la posición del usuario de manera continua.
  • Seguidamente tenemos aplicaciones de cercanía, varias de ellas basadas en Bluetooth. Aquí se engloban iniciativas como TraceTogether de Singapur o PEPP-PT. El objetivo es identificar a las personas que hayan estado en contacto. Lo interesante de las implementaciones nombradas es que únicamente almacenan la última interacción, por lo que sirve para avisar del contagio pero no para identificar con quién has estado en contacto.
  • En tercer lugar están las aplicaciones de control de cuarentena como las que hemos visto en Corea del Sur o la española Open Coronavirus. Se trata de aplicaciones que pueden solicitar acceso al GPS del móvil y sirven a las autoridades para saber si el infectado ha salido de casa. Aplicaciones que según describe Sergio López, ingeniero de RedHat, tienen un “propósito coercitivo y pueden generar un historial de las ubicaciones del ciudadano”.
  • Finalmente está el estudio de movilidad que prepara el Gobierno junto al INE, donde se utilizarán los datos anonimizados de las operadoras. Se trata de un seguimiento equivalente al realizado durante el pasado otoño. Este estudio se encuentra en línea con la iniciativa gestionada por la Comisión Europea donde se ha seleccionado un operador de cada país. En total ocho grandes operadores (Telefónica, Vodafone, Deutsche Telekom, Orange, Telecom Italia, Telenor, Telia y Telekom Austria) cederán sus datos para realizar un seguimiento del flujo de movilidad de la población.

Estas son las iniciativas planeadas y anunciadas para luchar contra el coronavirus, si bien empresas privadas como Palantir o firmas de ciberseguridad como NSO Group también estarían ofreciendo sus servicios a distintos países para crear herramientas de seguimiento. El debate que planteamos hemos querido centrarlo en las primeras, pues son aquellas que por el momento se están barajando para España.

De los selfies de Polonia a la completa app de Singapur: medidas de vigilancia tecnológica para frenar la epidemia

En XatakaDe los selfies de Polonia a la completa app de Singapur: medidas de vigilancia tecnológica para frenar la epidemia

No es lo mismo el control a nivel agregado que se realiza a nivel europeo con los operadores, que un seguimiento individual de todos los ciudadanos, algo que seguramente sería desproporcionado”, explica Sergio Carrasco, jurista de Fase Consulting especializado en privacidad y seguridad. “Pero dentro de las iniciativas del gobierno, no he visto que se haya aplicado esto último”.

“Hemos visto aplicaciones como CoronaMadrid donde pedían inicialmente de manera obligatoria el teléfono móvil. En general el problema que veo es que se piden demasiados datos. A veces innecesariamente. Y esto puede provocar un sesgo, que el usuario desconfíe de la herramienta”.

Otro problema asociado que comenta Carrasco es sobre el uso de una app para móvil a la hora de realizar ciertos controles. “La monitorización puede ser útil para analizar la efectividad, pero si utilizamos herramientas tecnológicas podemos dejar fuera al conjunto de gente que no tiene acceso”. Por ello, se entiende que estas aplicaciones deberían ser un complemento a la ayuda telefónica y no la vía única para recibir o transmitir información.

Samuel Parra, jurista especializado en el RGPD y privacidad, nos explica que “ni la aplicación que ha preparado Madrid, ni los datos que van a dar los operadores al INE van a suponer que nos monitoricen para saber si de forma individualizada estamos saliendo de la cuarentena”. “Ni la aplicación que ha preparado Madrid, ni los datos que van a dar los operadores al INE van a suponer que nos monitoricen para saber si de forma individualizada estamos saliendo de la cuarentena”.

“Nadie te va a obligar a utilizarlas. Partimos de la base en que tu vas a actuar y ceder datos voluntariamente, en favor de la contención de la epidemia”, explica Parra. “Yo aún no he visto que el Gobierno vaya a extraer información sin nuestro consentimiento. Por tanto no creo que se vaya a perder privacidad. Ahora bien, ¿se está utilizando la epidemia por terceros de manera malintencionada? Eso sí, pero como siempre lo ha habido. De empresas que quieren robar información. En ese sentido la epidemia sí nos puede llegar a hacer más vulnerables”.

“Estas iniciativas sí son necesarias, pero no a lo loco”, explica Borja Adsuara, profesor y abogado experto en derecho. “No es una cuestión tecnológica, esto es una cuestión médica. ¿Puede ayudar el Big Data? Por supuesto. ¿Puede ayudar la monitorización? Por supuesto. ¿Hace falta hacerlo con todo el mundo? No”.

“No hay ninguna individualización ni hay una obligación de bajarse un app. La única aplicación que voluntariamente te puedes bajar es simplemente la de información para descongestionar los teléfonos de atención. Se han quedado en nada”.

El interés general prevalece sobre la privacidad individual

En algo que coinciden los distintos expertos consultados es que “el interés general prevalece sobre la privacidad individual” y en este caso, la pandemia es un claro ejemplo de búsqueda del bien común. El propio Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) contiene excepciones en el caso de epidemia o de protección de la salud de las personas en base al interés general, a través del Considerando 46.

La Agencia Española de Protección de Datos ha tomado cartas en el asunto y ha emitido un comunicado donde concluye que esta situación “no puede suponer una suspensión del derecho fundamental a la protección de datos personales. Pero, al mismo tiempo, la normativa de protección de datos no puede utilizarse para obstaculizar o limitar la efectividad de las medidas que adopten las autoridades competentes, especialmente las sanitarias”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s