COVID-19, Derecho, Estados de alarma, excepción y sitio, Pandemias

¿Es delito desobedecer el estado de alarma?

La situación que se está viviendo a nivel global desde marzo de 2020 por la pandemia causada por el COVID-19 ha provocado la declaración en muchos países de estados excepcionales de alarma. Hay que destacar que esto ha provocado mucha incertidumbre sobre qué se podía hacer durante las declaraciones de estos estados y qué suponía salir durante la declaración de cuarentena a causa de la vigencia de estos estados previstos en muchas de las Constituciones de los países democráticos.

En primer lugar, cabe destacar que “durante la vigencia del Estado de Alarma se han impuesto restricciones a la libertad de circulación y de movimientos de los ciudadanos. Con fundamento en la normativa reguladora del estado de alarma, muchos ciudadanos, durante el confinamiento forzoso, han sido detenidos acusados de un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad. Y no solamente han sido detenidos sino que han sido acusados por el Ministerio Fiscal y condenados por diversos juzgados por la comisión de este delito de desobediencia, bien en instrucción, alcanzando una conformidad, bien en el juzgado de lo penal. E incluso, algunos de estos acusados reincidentes han ingresado en prisión provisional.

La pregunta que cabe hacerse es si la legislación emanada tras decretarse el estado de alarma habilita para detener y acusar a los infractores de un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad. Y si es así, en qué casos y bajo qué condiciones”.

En segundo lugar, se ha de “explicar algunas cuestiones en relación con el delito de desobediencia y para ello hemos de señalar con carácter previo el contexto regulatorio en el que nos encontramos:

1.- La Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, publicada en el BOE núm. 134, de 5 de junio de dicho año, señala en el artículo 10.1 que el “incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la Autoridad Competente en el estado de alarma será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes”.

2.-  Por su parte, el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma preceptúa en su artículo 20 el régimen sancionador al disponer que “el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de las autoridades competentes en el estado de alarma será sancionado con arreglo a las leyes, en los términos establecidos en el artículo diez de la Ley Órgánica 4/1981, de 1 de junio”.

Con éstas dos previsiones el legislador faculta a la autoridad o a los agentes de la autoridad a proponer sanciones e iniciar procedimientos administrativos sancionadores o, en su caso, actuando como policía judicial,  levantar atestados con posible detención y poner en conocimiento de la Autoridad Judicial o del Ministerio Fiscal hechos potencialmente delictivos.

La elección de encaminar unos hechos supuestamente cometidos por un ciudadano hacía una posible infracción administrativa o ante un delito es prima facie decisión de las fuerzas de seguridad, que puede ser corregida posteriormente por la autoridad judicial competente.

Esa valoración inicial debe venir guiada por varios parámetros vinculados a la conducta del sujeto y a la naturaleza del mandato, como la persistencia o reiteración que puede reflejarse en haber sido previamente denunciado administrativamente, la intensidad de los actos de incumplimiento, la actitud del rebelde o  la importancia o transcendencia que tiene la orden.

3.- En ese mismo Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, que declaró el estado de alarma, se establecieron en el artículo 7.1 una serie de limitaciones a la libertad de circulación de los ciudadanos por las vías o espacios de uso público estando únicamente permitida la circulación de personas cuyo objetivo fuere la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial; retorno al lugar de residencia habitual; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; desplazamiento a entidades financieras y de seguros; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad; y cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada.

Asimismo, en el apartado segundo se permite la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado 1 o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio.

4.- Mediante Real Decreto 10/2020 fecha 29 de marzo, publicado en el BOE del mismo día se articula una medida en el ámbito laboral de regular un permiso retribuido recuperable para los trabajadores por cuenta ajena, que no presten servicios esenciales, con el objetivo de reducir la limitación de movimientos hasta los niveles que permitan conseguir el efecto de disminuir la propagación del virus.

De esta manera se ordena a todos los trabajadores, salvo aquellos que son exceptuados expresamente en dicho Real Decreto, a disfrutar de un permiso retribuido recuperable, de carácter obligatorio”, entre el 30 de marzo y el 9 de abril de 2020.

En consecuencia, el incumplimiento de ese mandato, podrá dar lugar a propuestas sancionatorias administrativas o, en casos más graves en donde se evidencie un desprecio reiterado y consciente de esa orden, a la iniciación de procesos penales por desobediencia.

Con éste entorno jurídico podemos situarnos frente al delito de desobediencia grave a la autoridad o a sus agentes, recogido en el artículo 556.1 del Código Penal, en relación con los incumplimientos de las limitaciones de circulación previstas en las normas ya señaladas”.

En tercer lugar, hay que continuar diciendo que “en el ámbito administrativo-sancionador, hay que destacar, por encima de todo, el art. 36.6 de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana (LA LEY 4997/2015) (en adelante, LOPSC), que tipifica como infracción grave «la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación» (5) . También puede resultar de aplicación la infracción prevista en el art. 45.4.b de la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil (LA LEY 11497/2015) (en adelante, Ley 17/2015 (LA LEY 11497/2015)), consistente en «el incumplimiento de las órdenes, prohibiciones, instrucciones o requerimientos efectuados por los titulares de los órganos competentes [en materia de protección civil] o los miembros de los servicios de intervención y asistencia», entre los cuales se incluyen «las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad» (art. 17.1) (6) . Sin duda, la situación de crisis sanitaria originada por el COVID-19 entra en el ámbito de la Ley 17/2015 (LA LEY 11497/2015) en tanto en cuanto afecta a la protección civil, entendida como «servicio público que protege a las personas y bienes garantizando una respuesta adecuada ante los distintos tipos de emergencias y catástrofes originadas por causas naturales o derivadas de la acción humana» (art. 1.1). Ahora bien, la citada infracción se circunscribe a los casos de «emergencias declaradas» (arts. 45.4.b), con lo que su aplicación en los supuestos que nos ocupan «tendría el inconveniente de que el concepto de declaración de estado de alarma de la Ley Orgánica 4/1981 (LA LEY 1157/1981) no coincide, desde un punto de vista técnico-jurídico, con la declaración de emergencia acordada en el ámbito de la protección civil, y al amparo de la Ley 17/2015 (LA LEY 11497/2015)» (7) . Finalmente, cabe mencionar el art. 57.2.c.1.º de la Ley 33/2011, de 4 de octubre (LA LEY 18750/2011), General de Salud Pública (en adelante, LGSP), que tipifica como infracción leve «el incumplimiento de la normativa sanitaria vigente» (8) , de la que forma parte el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (LA LEY 3343/2020), pues su finalidad, como decimos, es hacer frente a una emergencia sanitaria. De este modo, los incumplimientos de las limitaciones a la circulación establecidas en el art. 7 del Real Decreto se subsumirían sin problemas en dicha infracción (9) . Otra cosa es si la misma resulta legítima, lo que genera serias dudas, habida cuenta de que su contenido de injusto se agota en el simple incumplimiento de una norma o, peor aún, de cualquier norma incluida dentro del amplísimo campo de la sanidad (10) .

En el ámbito penal, el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la autoridad o sus agentes durante el estado de alarma puede resultar constitutivo del delito de resistencia o desobediencia grave del art. 556.1 CP (LA LEY 3996/1995), castigado con pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses (11) . Precisamente, en las últimas semanas se han dictado numerosas sentencias de conformidad por este delito fundamentadas en el incumplimiento reiterado de la prohibición de circular por las vías o espacios públicos establecida en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (LA LEY 3343/2020). Sin embargo, resulta más que cuestionable que en los casos enjuiciados los condenados «resistieran o desobedecieran gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones», que es lo que tipifica el art. 556.1 CP. Para resolver esta duda, hemos de analizar los elementos esenciales de dicho delito”.

Por tanto, la mera presencia en la calle de una persona durante la declaración de un estado de alarma no constituye delito, sino eñ acto de desobedecer las órdenes de los agentes de la autoridad que llamen la atención de los ciudadanos.

FUENTES:

  1. ¿Es delito desobedecer el estado de alarma? JURISTA ENLOQUECIDO: https://juristaenloquecido.com/2020/05/15/analizamos-el-delito-de-desobediencia-en-pleno-estado-de-alarma/
  2. Cómo es el delito de desobediencia grave bajo el estado de alarma. CONFILEGAL: https://confilegal.com/20200405-como-es-el-delito-de-desobediencia-grave-bajo-el-estado-de-alarma/
  3. El delito de desobediencia en el estado de alarma. IDIBE: https://idibe.org/tribuna/delito-desobediencia-estado-alarma/
  4. Delito de Desobediencia en el Estado de Alarma. PGS ABOGADOS PENALISTAS: https://www.pgsabogadospenalistas.com/blog/delito-desobediencia-estado-alarma/
  5. ¿Multas durante el estado de alarma? Sin resistencia o desobediencia a la autoridad, no puede haber sanción. ECONOMIST&IURIST: https://www.economistjurist.es/articulos-juridicos-destacados/multas-durante-el-estado-de-alarma-sin-resistencia-o-desobediencia-a-la-autoridad-no-puede-haber-sancion/
  6. ¿DELITO DE DESOBEDIENCIA POR INCUMPLIR EL ESTADO DE ALARMA? IURIS FACIL: https://iurisfacil.com/coronavirus/delito-desobediencia-estado-de-alarma/
  7. Delitos de desobediencia en el Estado de Alarma : ¿inocentes, ignorantes o maleantes? DELAJUSTICIA.COM: https://delajusticia.com/2020/05/04/delitos-de-desobediencia-en-el-estado-de-alarma-inocentes-ignorantes-o-maleantes/
  8. DUDAS CORONAVIRUS – ¿Puedo cometer un delito de desobediencia por salir a la calle durante el estado de alarma? RED JURÍDICA: https://red-juridica.com/coronavirus-desobediencia-estado-alarma/
  9. COVID-19: Así debe interpretarse el delito de desobediencia en relación con lo dispuesto en el RD 463/2020. GARRIGUES: https://www.garrigues.com/es_ES/noticia/covid-19-asi-debe-interpretarse-el-delito-de-desobediencia-en-relacion-con-lo-dispuesto-en

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s