Derecho penal, Derecho procesal penal

¿Prescriben los delitos?

Como se puede imaginar cualquier ciudadano con juicio suficiente, hay ciertos comportamientos del ser humano vulneradoras de los derechos de otras personas y que constituyen conductas contrarias al Derecho y que están castigadas por el ordenamiento como delitos mediante la imposición de castigos denominados penas.

Ahora cabe preguntarse si esos comportamientos son siempre perseguirles, o si, por el contrario, llega un momento en que ya no lo son.

En primer lugar, se debe de señalar que “la prescripción de un delito supone la desaparición de cualquier responsabilidad penal por el transcurso del tiempo establecido sin que se inicie o cuando quede paralizado durante un cierto periodo de tiempo el correspondiente proceso penal contra el supuesto autor del acto delictivo.

El Código Penal señala unos plazos de prescripción que fueron modificados tras la última reforma del Código Penal que entró en vigor en julio de 2015. Puede ocurrir que los nuevos plazos de prescripción difieran de los anteriores en cuyo caso se aplicaran los más beneficiosos. En España, el plazo de prescripción de delitos es de obligado cumplimiento por los Juzgados, ya sea en cualquier estado del procedimiento, y por tanto de aplicación de Oficio.

Plazos de prescripción 

El artículo 131 del Código Penal de España establece varios plazos en función de la pena máxima del delito que empezaría a contar desde el mismo día que se cometió el hecho delictivo. Los plazos serían los siguientes:

A los veinte años, cuando la pena máxima señalada al delito sea prisión de quince o más años.

A los quince, cuando la pena máxima señalada por la ley sea inhabilitación por más de diez años, o prisión por más de diez y menos de quince años.

A los diez, cuando la pena máxima señalada por la ley sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de diez.

A los cinco, los demás delitos, excepto los delitos leves y lo de injuria y calumnia, que prescriben al año.

Existen algunas excepciones por las que no prescribirán en ningún caso, como los delitos de humanidad y de genocidio, los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado y los delitos de terrorismo si han causado la muerte de una persona.

La prescripción del delito se computará desde el día en que se haya cometido el acto delictivo. En los casos de delito permanente, delito continuado o infracciones que exijan habitualidad la prescripción se llevará a cabo desde que se eliminó la situación ilícita, desde el día que se realizó la última infracción o desde que cesó la conducta, respectivamente.

Cuando la víctima fuese menor de edad en delitos como tentativa de homicidio, aborto no consentido, lesiones, trata de seres humanos, contra la libertad, torturas y delitos contra la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, los delitos se computarán desde el día que la víctima sea mayor de edad. Si falleciese antes de alcanzar los dieciocho años la fecha seria a partir de su fallecimiento”.

En segundo lugar, y directamente relaciona con lo que se acaba de exponer, se ha de afirmar que “la fijación de unos determinados plazos en el Código Penal tiene diversos fines, entre otros, evitar que se sustancie un proceso con dificultades probatorias, la protección del derecho de todo ciudadano a un proceso sin dilaciones indebidas así como facilitar la descongestión de juzgados y tribunales.

El mismo artículo recoge, a su vez, una serie de acciones penales que son imprescriptibles, como los delitos de lesa humanidad, terrorismo, genocidio o los cometidos contra las personas o bienes protegidos en caso de conflicto armado.

El artículo 132 del mismo texto legal recoge el momento inicial desde el cual empieza el cómputo del transcurso del tiempo de la prescripción, siendo este el de la comisión del delito. Sin embargo, en los delitos continuados o permanentes, así como en aquellas infracciones que exijan habitualidad, el cómputo del plazo comenzará el día en el que se realice la última infracción, desde que se elimine la situación ilícita o desde que cese la conducta delictiva. Entre este tipo de delitos se encuentran, entre otros, el secuestro o el abandono de familia.

En aquellos casos en los que la víctima sea menor de edad en delitos como lesiones, aborto no consentido, tentativa de homicidio, trata de seres humanos, torturas y delitos contra la libertad, la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, los delitos se computarán desde el día en que la víctima sea mayor de edad, independientemente de la fecha en la cual se haya cometido el delito. En caso de que la víctima falleciese antes de alcanzar la mayoría de edad la fecha para comenzar el cómputo del plazo sería a partir de su fallecimiento.

El cómputo del plazo puede ser interrumpido, quedado así sin efecto la totalidad del tiempo transcurrido, en aquellos casos en los que el procedimiento se dirija contra la persona indiciariamente responsable del delito, comenzando este a correr de nuevo desde que se paralice el procedimiento o termine el mismo sin condena”.

Por tanto, en relación con el tema de esta entrada, se ha de afirmar que existen unos plazos maximos de prescripción del delito, así como la posibilidad de suspender esos plazos por la apertura de un juicio sobre esos hechos.

En tercer lugar, y en cuanto a los delitos sexuales, también se puede afirmar que “los sexuales ocurren y muchos son silenciados por años. Existen multitud de causas por las que una víctima decide no denunciar un delito sexual. La situación se complica si hablamos de menores, que pueden no ser conscientes hasta edades adultas de su voluntad de denunciar. about:blank

En estos casos, la prescripción de los delitos puede ser un problema para ejercer los derechos de la víctima en los tribunales. La situación, no obstante, puede cambiar. El Consejo General del Poder Judicial ha dado este 31 de mayo su visto bueno al Anteproyecto de la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y a la Adolescencia frente a la Violencia. En su informe, el órgano de gobierno judicial ha avalado la decisión de comenzar a contar los plazos de prescripción de delitos sexuales contra menores a partir de que las víctimas cumplan 30 años. 

Con este cambio la víctima podrá presentar acusación hasta que cumpla 45 años para los casos de delitos más graves, y no hasta los 33 como ocurre con la ley vigente. about:blank

¿Cómo se computa la prescripción de estos delitos?

Los plazos de prescripción vendrán determinados por la gravedad del delito. 

La regla prevé una regla de oro para el caso de menores en materia de prescripción: sólo comenzará a contar cuando la víctima cumpla 18 años. Así, para los casos más graves de delitos sexuales contra menores (con penas de hasta 15 años), podrán denunciar las víctimas de hasta 33 años de edad, límite que resulta de la suma del plazo de prescripción y de la edad a partir de la que comienza a correr la prescripción (18 años). 

¿De cuántos años estamos hablando? Debemos acudir al artículo 130 del Código Penal para obtener respuesta. Este artículo establece la extinción de la responsabilidad criminal por causa de prescripción tanto del delito como de la pena o medida de seguridad impuesta. El artículo siguiente, el 131 del Código Penal establece que, como norma general, prescribirán los delitos: 

–    a los 30 años, si el delito en cuestión lleva aparejado pena de prisión por más de 20 años.
–    a los 25 años, si la pena es de prisión de 15 o más años sin que excedan de 20.
–    a los 20 años, cuando la pena máxima señalada al delito sea prisión de 15, sin que excedan los 20
–    a los 15, cuando la pena máxima señalada por la ley sea inhabilitación por más de 10 años, o prisión por más de 10 y menos de 15 años.
–    a los 10, cuando la pena máxima señalada por la ley sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de 10.
–    a los cinco, los demás delitos, excepto los de injuria y calumnia y los delitos leves, que prescriben al año.

Así, en el caso de delitos sexuales contra menores, el Código Penal recoge penas de hasta 15 años para los casos donde exista agresión (con violencia e intimidación) a menor de 16 años “con acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías”. En este caso, por ejemplo, la prescripción sería de un plazo de 10 años, y siempre a partir de cumplir los 18 años.”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s