Administración de Justicia, búsqueda de trabajo, COVID-19, creación de negocios, Derecho, Derecho Laboral, despachos de abogados, Pandemias

Cambios en los modelos de negocio post COVID-19

Otro de los aspectos modificados por el COVID-19 ha sido el de creación de nuevos negocios o mantenimiento de los antiguos, imponiéndose nuevas maneras de operar e interactuar con los clientes o de ofrecer los servicios.

En primer lugar, se ha de comenzar este artículo diciendo que “tanto en los meses de confinamiento, como en las semanas que sucedieron a este periodo, se produjeron cambios en el modo de consumir. Por un lado, el comercio electrónico experimentó un repunte positivo en la mayoría de los sectores debido a la imposibilidad de acudir a los establecimientos comerciales físicos y a las posteriores medidas de distanciamiento social. Las cifras no mienten: se llegó a disparar hasta un 300% en Hispanoamérica.

Y por otro, todo lo relacionado con los hábitos saludables y el bienestar también han ganado enteros en las preferencias de los consumidores. Esto dibuja un paisaje en el que priman las propuestas de valor, las experiencias y la capacidad de facilitar el proceso de compra.

La respuesta a esta nueva realidad ha de ser, por lo tanto, ágil y coherente, pues una inadaptación del negocio puede suponer la quiebra del mismo. Y en ese terreno las startups tienen mucho que ofrecer, comenzando por su modo de trabajar.

La labor de las startups

Según explica en un artículo Marta Domínguez, profesora de Innovación en IE Business School, experta en Startups y directora de I-Thread Consulting, los emprendedores innovadores manejan tres marcos de exploración: “cambiar o adaptar lo que no funciona” a partir de una innovación incremental, “hacer las cosas más fáciles para el cliente” mediante medidas disruptivas, y “hacer las cosas más asequibles para el cliente”.

“Las startups se mueven por terrenos poco explorados por las empresas y son también las que más se aventuran en propuestas disruptivas. Sin embargo, la metodología de los tres marcos es un modelo que puede dar a la empresa los mismos beneficios internos para la gestión de la incertidumbre de una forma ágil que a la startup. La clave está en captar algo de la esencia de una startup”, concluye Domínguez para dejar claro cómo esos modelos innovadores tenderán a ser adoptados por empresas más tradicionales.

A fin de cuentas, el objetivo de las startups pasa por crecer y consolidarse como compañías de mayor tamaño y calado, o simplemente por ser adquiridas por empresas grandes.

Un buen ejemplo de la capacidad de este tipo de empresas se puede comprobar en el programa  insur_space de Mapfre, cuya tercera convocatoria está abierta y en el que pueden participar startups con ganas de crecer en el mundo asegurador. Su objetivo no es otro que potenciar sus productos y servicios en tres verticales: el envejecimiento de la población, la salud y bienestar proactivos y la gestión de riesgos, daños y siniestros.

Cultura digital 

Una de las tendencias de la época post-covid es la aceleración de la cultura digital, otra de las vertientes donde las startups cuentan con una mayor fortaleza. En este sentido surgen diversas oportunidades de negocio en las que este tipo de negocios tendrán mucho que decir.

Teletrabajo

Aunque su mayor adopción en estos tiempos se deba a lo que reza el dicho popular de “a la fuerza ahorcan”, bien es cierto que numerosas empresas han encontrado en esta modalidad una solución a algunos de sus problemas. Esta realidad llevará a muchas de ellas a buscar las mejores soluciones a sus necesidades particulares. 

“Crecerán las propuestas ante el aumento del teletrabajo, ofreciendo alternativas de relaciones online desde una perspectiva de intereses personales. Asimismo, las personas valorarán mucho más actividades de interrelaciones personales con pocos participantes que aporten valor añadido”, apunta el citado Javier Redondo.

Seguridad

Esta descentralización laboral conlleva tomar una serie de medidas relacionadas con la ciberseguridad que hagan factibles las comunicaciones seguras. Y es ahí donde muchas startups están enfocando su negocio, ya que se trata de un segmento de negocio que no ha parado de crecer en la última década. De hecho, según la consultora Canalys, el mercado mundial de ciberseguridad se incrementó un 9,7% durante el primer trimestre con respecto al mismo periodo de 2019, y la protección de los trabajadores móviles (remotos) tuvo mucho que ver en ello.

Comercio online

Los eCommerce también tenderán a proliferar dada la posibilidad de que la producción y la venta se detengan si vuelve a darse una situación de confinamiento. No obstante, aún hay mucho campo por explorar si tenemos en cuenta un estudio realizado por la empresa GoDaddy, que pone como ejemplo a España, donde solo el 10% de las pymes cuentan con comercio electrónico para vender sus productos y servicios. En este contexto, las startups pueden trabajar en el desarrollo de metodologías disruptivas que faciliten la transición de numerosas empresas para las que la posibilidad de tener un eCommerce era nula hasta hace apenas unos meses.

Logística

Otro de los campos en los que se espera un repunte de soluciones tecnológicas que provoquen un significativo avance es el de la logística y la gestión de la cadena de suministro, que ha de adecuarse a una nueva realidad en la que el comercio electrónico crece y el consumidor no desea salir de su casa para adquirir productos.

Inversión en innovación

Finalmente, cabe señalar que la relevancia de las inversiones en I+D tendrá que ser mayor, habida cuenta que la innovación y la transformación digital se han convertido en dos de las piedras angulares para el futuro de las empresas. En este sentido, las startups también tendrán una oportunidad de desarrollar nuevos proyectos enfocados en la demanda del mercado.

Eso sí, resultará recomendable que cuenten con el apoyo institucional. Esto queda patente en los países hispanoamericanos. Según una encuesta del World Economic Forum, el emprendimiento y la creación de ecosistemas de startups será esencial para “empoderar” a los jóvenes de 15 a 29 años, que ven en la corrupción, la falta de educación, la inseguridad y la escasez de oportunidades económicas los principales escollos para lanzarse a innovar”.

En segundo lugar, se ha de decir que el escenario de los nuevos negocios “es un escenario en el que el nuevo liderazgo, las estrategias de gestión y comerciales, el diseño de productos y los modelos de negocio “van a tener en cuenta el impacto de nuestro trabajo en el entorno. El consumidor va a premiar o incentivar a las empresas que generen un impacto positivo. Antes era un intangible. Ahora, va a ser fundamental”. [Más información en el Superlunes de elEconomista]

Este impacto positivo se puede introducir en la estrategia empresarial y en el liderazgo de muchas maneras, que van más allá de la sostenibilidad en relación al medioambiente. “Está también relacionado con la sostenibilidad de las empresas, con la buena ética, buenas prácticas… Las crisis, en general, son buenos momentos para acelerar la transformación. Una que hemos vivido es el teletrabajo con una aceleración de la digitalización y un cambio de cultura. Muchas veces no depende tanto de tener herramientas, sino de una cultura para aplicarla” como ha sucedido, por ejemplo, con las videollamadas, que ya existían, pero los acuerdos se seguían cerrando en comidas.

Y, en este contexto, aparecen tendencias en nuevos modelos de negocio, que también son oportunidades para las empresas. Una de ellas está relacionada con la tecnología o modelos de negocio sin contacto para hacer una transacción sin necesidad de tocar a alguien. “Esto tiene la consecuencia de ser más sano, pero luego trae que mejora la experiencia de usuario”. 

También se prevé que ahora todo pase a ser digital por defecto, ya que el teletrabajo ha venido para quedarse y los ciudadanos y trabajadores van a valorar más su espacio privado, reservando su tiempo para reuniones de trabajo o trámites en persona solo para cuando sea imprescindible. Este mayor consumo digital convierte en clave la ciberseguridad y la preservación de la privacidad.

Patriotismo industrial

El coronavirus nos ha traído el llamado patriotismo industrial, que conlleva una mayor protección y favorece el consumo local, lo que deriva a su vez en el rediseño de la cadena de suministro. “Hay una fuerte tendencia hacia la reindustrialización de la economía”, reduciendo el papel de China y con el fin de fabricar componentes y productos (impresión 3D, Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial van a liderar el cambio), energía (los costes de baterías y placas solares van a disminuir y el petróleo dejará de ser interesante) y alimentación”, redescubriendo la agricultura para tener alimentos en el país. “Es más rentable y seguro”. 

El servicio básico universal es otra de las tendencias que llega. “Consiste en que, cuando un producto es suficientemente barato, en el futuro van a prosperar modelos en el que se da acceso gratuito de manera preferencial a personas que tengan menos recursos o que estén pasando una época mala”. Con la digitalización de la sanidad, educación o telecomunicaciones, aparecen “modelos en los que las empresas empatizan más con el usuario”, de manera que la marca se solidariza con la persona que, por ejemplo, ha perdido su trabajo.

Vuelve la ‘economía del propósito’

Con el post-Covid, llega a su vez la economía del propósito con la que se recupera la lucha contra el cambio climático. Las empresas que no se comprometan con la sostenibilidad -el nuevo pilar de valores corporativos y personales-, podrían perderlo todo. Es “alinear intereses económicos con la sostenibilidad”, añade Pedro Moneo”.

En sefundo lugar, se ha de destacar que “si bien el impacto del coronavirus puede originar, según los expertos, la crisis financiera más profunda desde la II Guerra Mundial, las empresas se enfrentarán a nuevos parámetros que en las últimas recesiones eran inexistentes: el riesgo sanitario, problemas laborales por el distanciamiento obligatorio entre trabajadores y, especialmente, la paralización logística por restricciones de movilidad. “El pasado mes de enero, el World Ecomic Forum publicaba que en la próxima década los envíos urbanos aumentarán un 78% debido a la penetración del e-commerce frente al comercio tradicional”, dice Jordi Escruela, subdirector de Innovación de Correos. Unas cifras que indican que los repartos y las empresas de paquetería tendrán un papel relevante. Numerosos especialistas, organizaciones económicas internacionales y reputados medios como The Economist o The Financial Times han comenzado a dibujar las vías de acción para cumplir esos puntos cardinales destacados en el gráfico anterior.

Nueva organización del negocio

Más que construir un negocio fuerte, la tendencia que marca la nueva normalidad es fomentar un modelo empresarial flexible (para el jefe y sus trabajadores) que sepa amoldarse en poco tiempo tanto a las necesidades del mercado como a la de sus empleados o clientes. El primer paso es adaptar las instalaciones de la empresa y el servicio con los nuevos protocolos sanitarios (distanciamiento, teletrabajo, guantes, gel, pruebas PCR, posibles bajas laborales…), medidas que no solo mejorarán la confianza de los clientes sino también la hucha de los presupuestos anuales, ya que esta nueva política sanitaria empresarial es posible que perdure durante los próximos años.

Una forma de trabajar que, según el especialista en promoción y desarrollo de nuevos negocios Xabier Arruza, será esencial para gestionar la incertidumbre que va pegada a la covid-19. “Aunque la planificación estratégica es siempre algo necesario, en estos momentos es fundamental ponerse objetivos alcanzables en el corto plazo e ir modificándolos en función de las nuevas expectativas, así como tener un equipo capaz de responder a emergencias”, puntualiza. Arruza no duda en recomendar a los empresarios afinar el oído: “Escucha más que nunca a tu cliente y busca nuevas oportunidades que están surgiendo. Desde el restaurante con estrella Michelin que ha dado el paso al delivery, antes considerado solo para establecimientos baratos, a quien ha vendido experiencias virtuales de turismo a la espera de que abran las fronteras”.

Unos trabajadores trabajan en la organización de un alamacen logístico.

Unos trabajadores trabajan en la organización de un alamacen logístico.

Los cambios también vendrán desde fuera. El caso más flagrante es el de la reconversión de las cadenas de suministro. Las restricciones de movilidad, especialmente de fronteras, están llevando a grandes empresas a cambiar su red de productores por una más localista que le aporte una seguridad a la hora de abastecerse ante los nuevos rebrotes y un posible cierre de aduanas. Para Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China, ampliar la elección de proveedores, incluso si hacerlo aumenta los costes y reduce la eficiencia, es una lección de rentabilidad a largo plazo que miles de empresas están aprendiendo con la pandemia. Una oportunidad también para las pymes nacionales que pueden ver incrementadas sus ventas.

La logística importa (y mucho)

La cuestión del problema de las redes de proveedores es la actividad logística, un sector que, según palabras del economista británico Tim Harford, a nadie le importaba hasta que las cosas empezaron a ir mal. “En un momento en el que a gran parte de la población mundial se le dijo que no se aventurara más allá de la puerta de su casa, vimos poco más que breves incidencias en el abastecimiento de harina, pasta o papel higiénico. Ha sido extraordinario comprobar lo resistentes que han sido las cadenas de suministro minoristas”, escribió Harford en junio en el Financial Times. Una tendencia que seguirá en los próximos años. Por lo que disponer de una empresa de repartos segura y de confianza se ha vuelto más que nunca indispensable para todos los negocios, incluso para las pequeñas tiendas de barrio, que han visto Internet como un canal para sobrevivir a esta crisis.

Un productor de Correos Market, durante el proceso de elaboración de su aceite ecológico.

CORREOS MARKET, UN LUGAR DE CONCENTRACIÓN DE PRODUCTORES LOCALES

Un productor de Correos Market, durante el proceso de elaboración de su aceite ecológico.CORREOS

La crisis provocada por la covid-19 ha llevado a miles de pequeños negocios a reducir gastos para sobrevivir, por lo que destinar parte del presupuesto anual a crear una plataforma de venta por Internet es, en muchos casos, impensable. Para Xabier Arruza, especialista en modelos de negocio, una solución es buscar grandes empresas con las que colaborar. La eficacia de muchos negocios de hacer llegar sus productos está unida a los acuerdos que tienen con otras empresas. “Buscar esos socios complementarios nos permite disponer de una oferta más amplia de servicios. Y esto será una tendencia creciente”, afirma Arruza.

Una posibilidad para los pequeños productores es la plataforma de Correos Market, el market place que la empresa pública puso hace un año en marcha para apoyar al comercio local. Los negocios participantes ya suman 575 y, en total, se ofrecen más de 3.700 productos, que van desde objetos de artesanía hasta harina ecológica. Correos hace uso de sus 2.396 oficinas esparcidas por todo el país, lo que facilita la conexión y reduce los tiempos de los pedidos. Los envíos se realizan a toda España sin costes, lo que es un plus tanto para los clientes como para los pequeños empresarios rurales. A partir de junio, estos productos ampliarán su mercado, ya que Correos Market venderá también en Portugal. Este market place se suma a una lista de otros servicios que la entidad pública ofrece a los empresarios, como Soluciones Digitales (para crear una web o app propia de venta), Citypaq (servicio de taquillas para la entrega y recogida de paquetes las 24 horas) o tarifas especiales de envíos para negocios.

La tecnología, un arma contra la covid-19

En el último medio año, gran parte del planeta ha realizado un curso intensivo sobre comercio electrónico y teletrabajo, dos vías con las que ahora parece imposible abrir un negocio. Los datos de su éxito son palpables: las ventas por Internet han crecido un 67% durante el segundo trimestre de 2020 (según el último informe de la gestora empresarial internacional Salesforce) y el servicio de videollamada Zoom ha pasado, en un solo año, de tener 10 millones de usuarios diarios a 200 millones. Internautas, por cierto, que no solo acuden a telerreuniones de trabajo, sino también a clases de inglés o tai chi.

Tienda virtual. Estas cifras señalan lo importante que será a corto plazo que una empresa (grande o pequeña) disponga de estas estructuras para sobrevivir. Hecho que parece ser una asignatura pendiente en España, donde solo el 17,1% de las pymes dispone de tienda online, según datos de la agencia de marketing BeeDigital. Tras la experiencia del confinamiento, cuando hasta un 10% de los españoles compró comida por Internet por primera vez(según datos de la consultora Kantar), los especialistas señalan que millones de compradores en todo el mundo convertirán la Red en su canal favorito para adquirir productos. Con toda probabilidad, el negocio que esté fuera perecerá.

Pero no basta con tener una tienda web. Mantener un buen nivel de ventas pasa por tener un buen sistema logístico de almacenamiento de las mercancías y una empresa de repartos que haga llegar el producto rápidamente y sin problemas. Por otro lado, la comunicación con el cliente (tanto para asesorarle como para solucionar posibles inconvenientes) debe ser primordial para garantizar su fidelización. “En situaciones de crisis como la que estamos viviendo, mejorar la comunicación entre empresa y cliente es vital, además de contar con un buen y potente equipo de atención al cliente capaz de atender, gestionar y satisfacer estas expectativas”, explica el especialista Xabier Arruza.

Teletrabajo y ciberseguridad. La realidad de trabajar desde casa ha demostrado ser rentable: los costes de infraestructuras se han reducido y se gestiona mejor el tiempo. No obstante, las empresas que no han sabido ejecutar bien esta forma de trabajo han visto cómo muchos de sus empleados han generado estrés crónico, aislamiento e incluso deterioro físico. Una opción para evitar estos problemas es buscar asesoramiento para tejer una estrategia que cubra estas nuevas jornadas laborales y las transforme en más rentables y seguras.

La tecnología se ha vuelto clave para que el teletrabajo resulte cómodo para el trabajador y rentable para el empresario.

La tecnología se ha vuelto clave para que el teletrabajo resulte cómodo para el trabajador y rentable para el empresario. ISOTCK

Otro factor a tener en cuenta es la seguridad de la información, tanto de los trabajadores como de los clientes, que evitará posibles robos de datos que pueden hacer mucho daño al negocio. Hay que tener en cuenta que son los pequeños negocios los blancos preferidos de los hackers por su escasa protección. Ya hay empresas dedicadas a ofrecer un servicio de protección para pequeños negocios que no disponen de los recursos suficientes para crear un departamento propio.

La creatividad como punto de partida

Como siempre ha ocurrido en todas las crisis, el ingenio a la hora de crear nuevas formas de vender o de comunicarse con los clientes será una ventaja diferenciadora. La creatividad ya ha permitido a muchas empresas replantear nuevas formas de producir con monitoreo remoto y la incorporación de robots, e incluso de solventar las desconfianzas de los clientes ante el miedo de contagiarse en un negocio físico. Algunos restaurantes ya entregan gratuitamente mascarillas en la entrada de sus establecimientos e informan sobre sus protocolos de limpieza. Un gesto que hace recordar al cliente el buen trato”.

Por tanto, se puede afirmar que los negocios han de buscar nuevas formulas para poder adaptarse a los nuevos tiempos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s